Romney necesita cambiar de marcha

Sin Santorum en la carrera, y aún con la presencia anecdótica de Gingrich y Paul, Romney debe ahora centrarse en la tarea que creía tener garantizada casi desde el inicio de las primarias republicanas: el enfrentamiento con Obama. Este anuncio reciente en Florida es una de las bazas que debe jugar: una economía estancada, una recuperación agónica.

¿Por qué no ha resultado efectiva? ¿Por qué Obama es aún competitivo en estados que ganó en 2008, pero que muchos pensaban que estarían fuera de su alcance en 2012? Una razón reside en la creación de empleo en el último año y medio en la economía norteamericana, pero es más relevante la cómica debilidad de los candidatos republicanos, empezando por Romney.

El dato del que más se habla en los últimos días es el de la falta de popularidad de Romney entre las mujeres. Conviene sospechar algo sobre este hecho, porque en parte procede de una típica costumbre periodística. Coger el dato de un sondeo y construir todo un relato en torno a él, siempre primando las opiniones de aquellos que confirman ese punto de vista. Incluso así, el dato refleja una realidad. No es una invención.

Estar 18 puntos por detrás de Obama en el voto femenino pone a Romney ante la tesitura de repetir los resultados de McCain en 2008. No le vale con gozar de una amplia ventaja en el voto de la clase trabajadora blanca. Para ello, el ex gobernador debería mostrar que es un ser humano, no un robot programado con frases seleccionadas como tantos otros políticos. Por ejemplo, disfrutar de algo de esa empatía que generaba George Bush entre conservadores e independientes.

Lo malo es que para estas cosas hay que nacer, y Romney es lo que parece. Un tipo frío, con pocos principios sólidos y dispuesto a mentir tantas veces como sea posible para conseguir su meta. Y como se le nota, sus mentiras son más fáciles de descubrir que en otros políticos.

Está muy bien que Romney tenga un pasado empresarial, pero el suyo no es de los que gozan de mayor apoyo público. Gracias a la labor de demolición realizada por Gingrich, sabemos en detalle que la empresa de Romney se dedicaba a sanear compañías en problemas, como un cirujano despiadado al que no le importa que el paciente se quede sin piernas ni brazos con tal de que sobreviva. Eso permitía salvar muchos puestos de trabajo y también eliminaba sin piedad otros tantos. Por cada historia de éxito de Bain Capital, hay otra dramática con centenares de puestos de trabajo perdidos. Es mejor que hable de la economía que de sus antecedentes empresariales.

Acabada la parte interesante de las primarias (el duelo con Santorum), Romney debería huir como del diablo de todas las cargas explosivas dejadas por el ex senador ultraconservador. El mensaje talibán y la propia dinámica de las primarias inclinaron a Romney hacia la derecha para que no se abriera por ese flanco un hueco por el que pudiera ver en peligro la candidatura. Ahora tiene que olvidarse de eso o le terminará pasando lo mismo que a McCain. Podrá movilizar el voto conservador con más brío del que se supone a alguien con su bagaje ideológico y su pragmatismo, pero no le servirá para ganar.

Por encima de todo, Romney necesita que Obama cometa errores graves o tenga muy mala suerte (que EEUU pague una parte de los pecados de la eurozona). La realidad del sistema político norteamericano es que siempre resulta muy difícil derrotar a un presidente. La reelección no está garantizada, pero casi. Sólo cuando un presidente se convierte en paradigma del fracaso o se produce un relevo generacional, las opciones están más repartidas. No parece que  sea el caso actual.

¿Un problema para Romney y su necesidad de recolocarse en el debate político tras las primarias? YouTube y Twitter no olvidan fácilmente.

La portada de The Economist de esta semana: va a ser duro.

La evolución de la popularidad de Obama y Romney: las diferencias están claras.

Esta entrada fue publicada en Elecciones EEUU y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Romney necesita cambiar de marcha

  1. Gutierrez dijo:

    El Saturday Night Live abrió la semana pasada con Romney mintiendo sobre cosas que le interesan pero que todos sabemos que le dan igual.
    http://www.nbc.com/saturday-night-live/video/mitt-romney-campaign-cold-open/1395369

  2. Leon dijo:

    He estado 10 dias en EEUU y la cosa está muy interesante, Romney ha sido masacrado por los de “su” partido y han hecho mucho fuego con el tema de ser mormón. Lo de Fox News es algo que aqui no podemos ni imaginar, a su lado intereconomia parece hasta moderado a veces… Gracias Iñigo por tus notas porque siempre son muy interesantes.

  3. Neikos dijo:

    Segun ese grafico estan 49/43. No veo unidades, asi que me imagino que seran porcentajes de apoyo (?). Si es eso asi, y metiendo un poco de error… tampoco esta el tema como para que Obama se duerma en los laureles.

  4. Oscar M. G. dijo:

    “…la creación de empleo en el último año y medio en la economía norteamericana” me parece un buen argumento para explicar la ventaja de Obama . Pero “… la cómica debilidad de los candidatos republicanos, empezando por Romney” Me parece sumamente subjetivo y expresa mas, la opinion del autor o de su fuente, y no la perspectiva general de la poblacion.

    ¿Como Ronmey pudo ganar tan olgadamente tan internas republicanas? Su amplia ventaja no refleja en ninguna medida los remaches de “impopular” que insisten en ponerle

    “…el ex gobernador debería mostrar que es un ser humano, no un robot programado con frases seleccionadas como tantos otros políticos”

    ¿Y Obama? ¿Acaso el parco de Obama no parece un robot programado con frases seleccionadas?

    Y por ultimo

    “…también eliminaba sin piedad otros tantos”

    No me esperaba leer este comentario. Menos aun de un blog, de un pais en la quiebra, que recurre a un sin numero de recortes para salvar su situacion. ¿Que piensa el autor? ¿El mundo empresarial es acaso un paraiso? ¿Donde reside la maldad de despedir funcionarios en una empresa que agoniza y necesita medidas drastica para no cerrar?

    La logica te dice que es preferible recortar y despedir “algunos” empleados, antes que quebrar, cerrar, y despedir a “todos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>