Cameron se pone el disfraz de político conmovido

Gran viñeta de Peter Brookes en The Times. Por si no se ve bien, por debajo del agua se lee en el cartel «Vote Tory». El aspecto teatral de la política se acentúa en el caso de grandes desgracias. El líder se quita la corbata, se pone las botas y cuenta a la gente lo muy apenado que está por la desgracia que han sufrido. Y en el fondo, está pensando: por amor de Dios, espero que todo este desastre no me quite los votos que necesito para ganar las próximas elecciones. Y como buena parte de las zonas afectadas por las lluvias en el Reino Unido son distritos donde los conservadores disputan sus escaños con los liberal demócratas, el más mínimo error se puede pagar caro.

Desde que Schröder ganó las elecciones en Alemania gracias a su respuesta decidida tras unas inundaciones, o al menos eso se suele decir, el desbordamiento de ríos es considerado un elemento clave. Puede hundir un Gobierno o hacer que un político empiece a andar sobre las aguas.

Esta entrada fue publicada en General, Reino Unido y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *