Cameron y Afganistán: propaganda de segunda mano

Le preguntaron a David Cameron en su visita a Afganistán el lunes si los soldados británicos volverán a casa dentro de un año con el convencimiento de que han cumplido su misión. ¿Pregunta trampa? ¿Un truco para forzar al primer ministro británico a repetir el infame mensaje que aparecía en la pancarta «Misión cumplida» durante el conocido discurso de George Bush sobre el (supuesto) fin de la guerra de Irak? Si es así, Cameron asumió la apuesta y la subió:

«Sí, creo que sí. Volverán a casa con la cabeza bien alta. No dejarán detrás un país o una democracia perfecta. Tiene que recordar que Afganistán es un país extremadamente pobre con una historia traumática, pero creo que el propósito de nuestra misión siempre fue construir un Afganistán y unas fuerzas de seguridad afganas que fueran capaces de mantener un nivel básico de seguridad para que nunca vuelva a ser refugio de campos de entrenamiento terroristas».

Así que en ese sentido («and I think we will have accomplished that mission»), Cameron está muy satisfecho a un año vista.

El actual Gobierno británico ha jugado en general a rebajar las expectativas sobre lo que podían hacer sus tropas. Eso quedó claro y cristalino desde el momento en que los norteamericanos decidieron relevar a los británicos en la provincia de Helmand, porque habían sido incapaces a lo largo de varios años de pacificar una zona con fuerte presencia de la insurgencia.

Todo el mito de los militares británicos con más experiencia y más ductilidad que los norteamericanos para emprender una guerra contra un movimiento insurgente se hizo honorables pedazos a causa de esta retirada de Helmand. Y en realidad ya había quedado bajo un gran interrogante tras la experiencia iraquí en Basora (donde los brits acabaron acuartelados en su base del aeropuerto sin atreverse a poner el pie en una ciudad que se estaban disputando varias milicias chiíes).

El Gobierno de Cameron no empezó con muy buen pie en Afganistán cuando su primer ministro de Defensa, Liam Fox, dijo que el Reino Unido no estaba allí estrictamente para ayudar a «un país del siglo XIII». La misión consistía en que ni el pueblo británico ni sus «intereses globales» fueran amenazados. El pestazo colonialista que emanaba de estas declaraciones era difícil de ocultar, por muy retrasado que sea el país en múltiples aspectos.

Además, la amenaza que suponían los campos de Al Qaeda había pasado a mejor vida años atrás. Los talibanes afganos no están embarcados en ninguna idea de yihad global, no así los talibanes paquistaníes. El recurso propagandístico, que tantas veces usaron Blair y Brown, de afirmar que era mejor que los británicos pelearan en Asia Central por la seguridad de sus compatriotas, en vez de hacerlo en las propias calles de Gran Bretaña, había perdido todo sentido tiempo atrás.

Habrá más mensajes como el de Cameron, que al menos puede decir que ha esperado más tiempo que Bush para cantar victoria. Cuando se acerque la fecha de la retirada, escucharemos numerosos elogios a la aportación occidental al futuro de Afganistán. Seguro que los soviéticos dijeron algo parecido cuando dejaron en su retirada al régimen de Najibullah, un Gobierno que parecía sólido y con unas fuerzas militares preparadas (duró tres años).

Si no hay demasiados ataques de los talibanes durante el largo proceso de retirada, dirán que es un ejemplo del éxito en la pacificación del país. Si hay muchos ataques talibanes, dirán que… es un ejemplo del éxito en la pacificación del país (porque los insurgentes están desesperados o porque intentan intimidar al Ejército afgano, porque en esa época hace muy buen tiempo o cualquier cosa que se les ocurra).

Al final, quien mejor comenta las palabras de Cameron es Peter Brookes en su viñeta de The Times:

Esta entrada fue publicada en Afganistan, Propaganda, Reino Unido y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Cameron y Afganistán: propaganda de segunda mano

  1. Sara Mago dijo:

    El «atraso» de Afganistán no es «mérito» propio, sino más bien de extraños. Es un país sometido (sin poder librarse de ello) a guerras constantes desde hace bastantes décadas (y los «señores de la guerra» afganos son igualmente «alimentados» desde fuera). Tiene muy poca vergüenza Cameron cuando habla, porque el Reino Unido ya es la segunda vez que ataca este país para destruirlo. En su país no puede creerle ya nadie.

    Desde luego no hay tal cosa como unos «talibanes afganos» y unos «talibanes paquistaníes». Son los mismos Pasthunes a uno y otro lado de la frontera, y su objetivo siempre fue el mismo (precisamente fueron creados por EEUU). En ningún caso plantean una «yihad global», ni nada parecido (ni lo han planteado nunca). Esto no son más que las excusas «occidentales» para invadir el país, los motivos reales siempre fueron muy otros.

    Solo espero ver el día en que este criminal de guerra y el que le precedió sean juzgados en un tribunal internacional

  2. mikel dijo:

    Sara Mago:
    «…Son los mismos Pasthunes a uno y otro lado de la frontera, y su objetivo siempre fue el mismo (precisamente fueron creados por EEUU)»
    Revíselo, se habrá equivocado, supongo.

    Pues miren ustedes que, el mismo día, ya estaban los talibanes patrullando con las fuerzas amaestradas por los britis:
    http://www.pajhwok.com/en/2013/12/16/ana-taliban-jointly-patrol-sangin

  3. Sara Mago dijo:

    Tienes razón mikel, gracias por la corrección. Me refería a los taliban: Arabia Saudí les financió y les dotó de «ideología», y EE.UU los entrenó para derribar el régimen pro-soviético. Por lo visto ahora que han «allanado» el camino para Irán, ya no les sirve, y «se dedican» (según la propaganda) a la «jihad» global (vaya usted a saber que %&$ es eso). Cuando se vayan las tropas extranjeras, los taliban regresarán tranquilamente desde Pakistan, y Afganistan seguirá como siempre, solo que ahora los talibán no obedecerán más a los americanos. Por listos.

  4. Sara Mago dijo:

    Si que estoy buena hoy. Los que han «allanado» el camino a Irán, no son los talibán, sino los americanos con su guerrita.

  5. Dr. Pointer dijo:

    Creo que el autor se equivoca en un punto. Pase lo que pase en Afganistán tras la retirada, a Occidente le va a tirar de un huevo. No va a salir en su ultrademocratíquisima prensa ni se va a hablar del tema, estúpido velo, como no se dice ni puto mu de lo que no conviene.

    Vamos, que les va a importar un cojón de pato lo que pase ahí. Y a medio plazo, 10-20 años, volverán los rusos de la mano de los iraníes a mangonear el cotarro, sólo que esta vez ni pondrán escuelas ni darán sanidad ni educación. Eso es lo que hemos ganado.

  6. Sara Mago dijo:

    Este te lo dedico a ti, mikel. Leélo, por favor. Es importante que la gente de izquierda lea estas cosas:

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=178335

  7. mikel dijo:

    Estimada Sara Mago:
    En primer lugar: creo que ya se lo he repetido por activa, pasiva y perifrástica, Su famosa «revolución» no fue otra cosa que un invento ¿imperial? visto como está desapareciendo el mentado invento, el Ejército Sirio Libre, se demuestra a quienes creyeron tal cosa, que aquello nunca pasó de ser un cuento. Nunca existió esa titulada revolución popular en Siria, sino una agresión externa orquestada a golpe de armas, mercenarios y miles de millones de dólares.

    Sobre lo de Irán, le diría que: «Hasta el rabo, todo es toro» y todavía no ha pasado entero. Dentro de unos meses lo comprobaremos.

    Espero que no se enganche demasiado a los hijos de Bernstein, pues acabará dando más vueltas que la maleta de un loco y no llegará a ningún lugar. Objetivo clásico de quienes cambian constantemente de acrónimo, pero no de fe de bautismo.

  8. Sara Mago dijo:

    Y dale con el trotkismo. Yo también te voy a tener que decir por «activa, pasiva y perifrástica» (eres un encanto) que no soy trotkista. Es que no entiendo a los comunistas: apoyáis la resistencia en Irak, pero en otros países ya no toca apoyarla. Con esa actitud, favorecéis que el «imperialismo» haga la «contrarrevolución». Y eso ¿por qué? ¿Porque lo manda Rusia? Pero si Rusia no es un país comunista ni nada que se le parezca (ni siquiera China lo es).

  9. Sara Mago dijo:

    Quería decir «troskismo» (para que veas que no se ni como se dice).

  10. Sara Mago dijo:

    Supongo que querías decir Bronstein. ¿Quién es Bernstein? ¿Un músico?

  11. mikel dijo:

    Pues si. Ya puede usted disculpar mi lapsus nominativo.
    Y, no. No hablo de comunistas. Hablo del discernimiento, ese sentido que olfatea los vientos propagandísticos goebbelianos (Psy-ops), tan de moda en los últimos veinte años con ese discurso acaramelado, por parte de la ingente fabricación de agencias «primaverales», que intenta secar el tarro del personal inquieto.

    Pero, no me haga reír, porque lo que vivimos en estas historias no son levantamientos, sino amagos, gestos vanos, sin destino. Lo que estamos presenciado son capítulos retóricos amasados por hombres que los protagonizan como bolos, porque son cómicos que hacen de rebeldes para que les aplaudan y les salga un polvo y unos correveidiles que hablen de heroicidades antiguas, que nunca existieron, como las suyas de hoy. Estos, son genios de la palabra, pero la tienen prestada y jamás se les oye nada que hable de la mudanza de esos valores que importan en cada persona.

    Que sepa usted, que le estoy hablando de una zurda con pasado que debería saber que con instrumentos equívocos sólo se dan resultados desastrosos y sobre todo falsos. Tendría que haber comprobado ya que no hay igualdades aproximadas, ni justicia que casi lo es; pero, sobre todo, que no puede disimular sus objetivos, porque el camuflaje acaba convirtiéndose en carne de la ideología.

  12. Sara Mago dijo:

    ¡Es maravilloso! Me has dejado con la boca abierta (y no es ninguna ironía). Está claro que lo tuyo es escribir. Otra cosa es lo que dices: suena a excusa. ¿De verdad crees que el imperialismo americano está detrás de las manifestaciones en el mundo árabe?, ¿también de las manifestaciones que hubo en Irán, o ahora en Ucrania, o en Turquía. Pues si que tienen poder de convocatoria (y mucha pasta), para poder convencer a sectores de población (obreros, sindicalistas, estudiantes) que no les son afectos para que se manifiesten. O, ¿quizás piensas que los que se manifiestan no son auténticos, que son algo así como miles de «extras»? Demasiado rebuscado ¿no?

    Hay una cosa en la que te doy la razón: esa estupidez de llamar «primaveras» a todas estas manifestaciones.Pero no fueron los árabes quienes las bautizaron así. Fue la prensa occidental, supongo que para ir preparando a la opinión pública para aceptar la «contrarrevolución» puesta en marcha. En fin, espero que no sigas pensando que lo mío es trotskismo. No tiene nada que ver con ninguna ideología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *