El juicio del procés: así fue la primera semana

El martes, se inicia la segunda semana del juicio del procés. Aquí pongo las crónicas que escribí sobre la primera semana, que incluyó las cuestiones previas de las defensas y las acusaciones y la primera jornada en la que comenzaron a declarar los acusados, Oriol Junqueras y Joaquim Forn.

Un teniente coronel contra ocho abogados defensores: el duelo que asoma en el juicio del procés. En el primer día del juicio del procés, los abogados de la defensa presentan sus reclamaciones sobre la instrucción y avisan de que si no se les escucha, España se llevará una sorpresa en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Los fiscales del Supremo se calzan los guantes de pegar. Javier Zaragoza irrumpe en el juicio sacudiendo duro a las defensas, los independentistas, los catedráticos opuestos al delito de rebelión y el tribunal alemán que le dejó sin Puigdemont.

No es tan fácil interrogar a los políticos, señor fiscal. Oriol Junqueras decide no responder a las preguntas de la fiscalía, realizar un discurso político por la independencia y asumir un alto riesgo en la sentencia.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

Sisi se asegura 15 años más en el poder con la complicidad de EEUU y Europa

Esta semana, se ha dado el primer paso para que el presidente de un país con el que EEUU y la UE mantienen excelentes relaciones continúe en el poder hasta 2034, lo que viene a ser una presidencia vitalicia. No es Venezuela, claro. Es Egipto y la noticia no ha causado una gran conmoción porque no es nada sorprendente. El apoyo de Donald Trump y de los gobiernos europeos ha asegurado al régimen egipcio que no habrá ningún problema.

A finales de 2017, el presidente Sisi aseguró que no pensaba ejercer el cargo durante más de dos mandatos, el límite máximo que establece la Constitución. Desde el primer momento, los medios públicos egipcios se afanaron en un permanente culto a la personalidad hacia el general que ejecutó el golpe de Estado que acabó con el Gobierno electo controlado por los Hermanos Musulmanes. Era cuestión de tiempo que cambiara de opinión. Quizá lo tenía previsto desde el principio.

El Parlamento ha iniciado ahora el proceso para que Sisi, de 64 años, pueda volver a presentarse a la reelección en 2022, cuando finalice su segundo mandato. Y una vez más, cuando acabe el tercero. Además, cada uno de ellos se prolonga de cuatro a seis años, con lo que el último acabaría dentro de 15 años.

Otros cambios permitirán al presidente nombrar a los jueces e impedirán que los tribunales puedan bloquear las medidas del Gobierno. Se recuperará la Cámara Alta y una tercera parte de sus miembros será nombrada por el presidente. El Parlamento ya no podrá vetar los nombramientos de los ministros o aprobar una moción de censura contra el Gobierno.

484 de 596 diputados votaron a favor de los cambios. Queda pendiente una segunda votación definitiva que dará paso a un referéndum, cuyo resultado es bastante previsible en un país en el que Sisi obtuvo el 97% de los votos en las últimas elecciones presidenciales.

Los servicios de inteligencia están detrás de todo el proceso que culminó con la votación del Parlamento. “Se han celebrado reuniones diarias en la sede del GIS (la principal agencia de inteligencia) entre altos cargos de los servicios y representantes de la Presidencia para ocuparse de las enmiendas y de la fecha del referéndum en la que se aprobarán”, según el medio independiente Mada Masr que citó fuentes que conocen el contenido de esos encuentros. En ellos ha participado Mahmud al-Sisi, hijo del presidente y que tiene un cargo en el GIS, y el jefe de Inteligencia, el general Abás Kamel.

Conviene descartar la idea de que los cambios constitucionales proceden de una decisión libre de los diputados. Algunos de ellos se manifestaron en contra y pagaron las consecuencias. Khaled Youssef fue uno de ellos y tuvo que huir del país –ahora está en Francia– después de que aparecieran en redes sociales y medios progubernamentales vídeos en los que se le veía manteniendo relaciones sexuales con actrices egipcias. Dos de ellas fueron detenidas por sus comentarios en los vídeos y ahora podrían ser acusadas de violar la ley contra las blasfemias.

Haitham al-Hariri es otro diputado que se opuso a la reforma con el argumento de que produciría un régimen “despótico y autoritario”. En su caso, se filtró una llamada telefónica a una mujer casada. Un abogado que ha presentado demandas en los tribunales en favor del Gobierno le denunció por acoso sexual. Al-Hariri captó el mensaje y anunció que si los cambios eran aprobados por el Parlamento, serían totalmente democráticos. Problema solucionado.

“El Gobierno ha llevado a cabo una campaña continua contra toda forma de disidencia”, ha dicho Human Rights Watch. “Los agentes del Ministerio de Interior han utilizado la tortura, realizado desapariciones y asesinatos selectivos y demolido viviendas en el norte del Sinaí, que han provocado miles de desahucios y víctimas sin provocar ninguna reacción entre los aliados de Egipto”.

Los detenidos por razones políticas son decenas de miles.

Todo esto es irrelevante a ojos de los gobiernos europeos. Emmanuel Macron estuvo en El Cairo a finales de enero para reunirse con Sisi y convencerle de que siguiera comprando armamento francés, material militar que está siendo utilizado para acabar con toda forma de disidencia, según un informe de Amnistía Internacional. El proyecto de vender otros cien cazas Rafale parece haber quedado en suspenso, pero eso no depende tanto de Francia o Egipto, como de Arabia Saudí o Emiratos que son quienes financian las compras de armamento por El Cairo.

Los valores de defensa de los derechos humanos son enarbolados por los gobiernos europeos en varias zonas del mundo. No en Egipto.

Publicado en Egipto, Europa | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un puente como símbolo del duelo entre Maduro y Guaidó en Venezuela

Un puente entre Venezuela y Colombia por el que nunca ha pasado ningún vehículo es el territorio más importante en el que se enfrentan Nicolás Maduro y Juan Guaidó. El presidente de la Asamblea Nacional lo identificó como uno de los tres accesos fronterizos en la zona de Cúcuta por los que podría llegar la ayuda humanitaria ofrecida por los países que han reconocido a Guaidó como presidente del país. La imagen de tres contenedores bloqueando el puente apareció en las portadas de periódicos y medios digitales de todo el mundo. El Gobierno de EEUU se apresuró a exigir que Caracas “reabriera” el puente, lo que daba a entender que había estado abierto hasta entonces.

Luis Almagro, secretario general de la OEA y ministro uruguayo de Exteriores en el Gobierno de José Mugica, utilizó esa imagen como símbolo del intento de Maduro de “aferrarse al poder sobre el hambre y la enfermedad del pueblo de Venezuela”.

La hipotética llegada de alimentos y medicinas se ha convertido en la segunda baza de Guaidó para minar la posición de Maduro, una vez que han fracasado sus llamamientos al Ejército venezolano para que derrocara al presidente. Eso es así porque el desenlace de la crisis no se resolverá en función de lo que diga la Constitución o los apoyos externos de cada bando. La palabra clave es legitimidad y el que la pierda tendrá pocas posibilidades de sobrevivir. Es lo que hace que tus partidarios se queden en sus casas y los del otro se lancen a la calle convencidos de que es ahora o nunca.

Venezuela sufre un terrible hundimiento económico que afecta a la financiación del Estado, suministro de alimentos, el precio de los bienes, la sanidad y la mortalidad infantil, entre otros factores que han originado las peores estadísticas socioeconómicas del país en décadas. Es un hecho incontrovertible que no niega el Gobierno. La moneda nacional no vale nada y el Estado no cuenta con las divisas necesarias para financiar la importación de los productos esenciales.

En las causas de esta catástrofe es donde el Gobierno y la oposición dan razones diferentes. El Gobierno acusa a la oposición y a EEUU de haber entablado una guerra económica contra el país. La oposición le acusa de haber hundido la economía con su política y su gestión de la industria petrolera, cuya producción de crudo se encuentra en la cota más baja desde que Hugo Chávez llegó al poder, con la excepción de la huelga que sufrió PDVSA en 2002 y 2003. Con independencia de todas las declaraciones sobre la Constitución y las elecciones, ese es el punto en el que se dilucida esta crisis.

El énfasis en el puente de Las Tienditas es lo que ocurre cuando una imagen sirve aparentemente para definir todo un conflicto. Antes de que llegara cualquier convoy de ayuda, el Gobierno decidió situar allí los contenedores, además de reforzar la presencia policial en el puesto fronterizo. Desde sectores partidarios del Gobierno, se dijo que el interés prestado al puente era absurdo. Su construcción finalizó en 2016, pero el paso nunca ha llegado a estar en funcionamiento por discrepancias entre los dos gobiernos por la financiación de la obra y la crisis entre ambos países producida en 2015.

Medios de comunicación venezolanos partidarios de la oposición han informado esta semana de que el puente está bloqueado. En realidad, nunca ha estado abierto. Las vallas y los bloques de cemento ya estaban presentes, como demuestra esta foto de 2017. Los contenedores son los que han aparecido ahora.

En los medios partidarios del Gobierno, se destaca que el puente de Las Tienditas nunca ha funcionado y que hay otros accesos que ya se están utilizando para el tránsito de personas y mercancías.

La elección de Las Tienditas no es por casualidad. Los otros accesos están colapsados la mayor parte de los días por miles de personas. Por el puente Simón Bolívar pasan cada día cerca de 35.000 personas. Muchos se han ido de Venezuela para no volver (hay cerca de un millón de venezolanos en Colombia). Otros pasan al otro lado para comprar productos que venden a mayor precio en Venezuela y poder así subsistir. Siempre ha sido una zona de grandes intercambios comerciales entre ambos países, sólo interrumpida por disputas de los dos gobiernos.

A pesar de que el puente está cerrado, el Gobierno colombiano ha instalado en el municipio cercano de Cúcuta un centro de almacenamiento de la ayuda para presionar al Gobierno venezolano. Han aparecido ya camiones enviados por la agencia norteamericana USAID. En el lado colombiano de la frontera, se han reunido manifestantes de la oposición para reclamar la entrada de los camiones.

A comienzos de la semana, Cáritas Venezuela alertó de que el anuncio de esa ayuda estaba creando falsas expectativas que no iban a poder cumplirse y que no debía utilizarse en favor de intereses políticos: “No resuelve los problemas del país. Sólo mitiga los impactos sobre la gente más pobre: riesgo alto de morir y sufrimiento masivo”. La crisis económica de Venezuela afecta a millones de personas y tiene dimensiones tan amplias que no puede subsanarse ni siquiera con la llegada de centenares de camiones.

Las prioridades para el Gobierno y la oposición son más inmediatas. La ayuda humanitaria es el factor con el que Guaidó quiere restar legitimidad a Maduro. Para este último, admitir la entrada de esos camiones demostraría que Guaidó ha empezado a tomar decisiones propias de un presidente.

La oposición cree que la situación económica es su principal palanca para forzar la caída de Maduro. Por eso, Guaidó hizo un llamamiento a los militares para que dejen entrar la ayuda que pueda venir: “Todo está listo. Aquí la pregunta es a los funcionarios militares. ¿Soldado, le vas a negar a tu familia la ayuda humanitaria? Yo apelo una vez más a la conciencia de ustedes. Esta ayuda es para salvar vidas”.

Guaidó sabe que eso produciría la ruptura de la cadena de mando en el Ejército. Maduro también es consciente de ese peligro: “Con este show de la ayuda humanitaria quieren hacerle ver al mundo que Venezuela no puede. Venezuela no tiene que mendigar a nadie. Venezuela sí puede. Quieren humillar al pueblo de Venezuela”, dijo. “Que si están entrando por Cúcuta. Acá en Venezuela no va a entrar nadie, ni un soldado invasor, venga de donde venga ¿o es que no tenemos una fuerza armada con suficiente capacidad para defender a Venezuela?”.

Por una vez, se puede decir que el Gobierno y la oposición están de acuerdo en algo. En palabras del dirigente de la oposición Diego Arria: “Creo que si los militares dejan entrar la ayuda, será el fin” (para Maduro). De ahí que un puente por el que nunca ha circulado un camión sea ahora su campo de batalla.

Publicado en colombia, Venezuela | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Matrix. He’s the one.

El valor premonitorio de ‘Matrix’ veinte años años después.
Keanu Reeves, el héroe de acción de la era postmachista.
–‘Matrix’ pasado por la turmix de Honest Trailers.
Cuando los Oscar premiaron a ‘Paseando a Miss Davis’ sobre ‘Do the Right Thing’.
‘Atrápame si puedes’, la película más infravalorada, según Guillermo del Toro.
–La terrible carrera hacia el Polo Sur en 1912.
Una base en Marte no sería una buena idea.
Diez anuncios divertidos y gamberros.
–¿Se han salvado las abejas?
–El origen de los monos de Gibraltar es bastante reciente.
La colonización de América provocó el enfriamiento del planeta… gracias a la muerte de millones de personas.

–Hilo en Twitter con varios ejemplos del uso de la pintura para crear efectos especiales en el cine.

Publicado en Cine, Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

Pedro Sánchez va a necesitar un barco más grande para no naufragar

Comenzó el telediario de TVE de la noche del jueves y el espectador vio al presentador y detrás de él en lo que se llama el ‘videowall’ dos imágenes en dos pantallas separadas. A la izquierda, Casado y Rivera. A la derecha, Sánchez y Torra.

Era una imagen brutal para los intereses de Pedro Sánchez. Como si la polémica de los últimos días se redujera a un duelo entre los dos líderes de la derecha y al otro lado una ‘alianza’ entre el presidente del Gobierno y el president de la Generalitat. Tal y como está el campo de batalla en España, asociarse a alguien como Quim Torra resulta tan peligroso como matar el tiempo en el núcleo de un reactor nuclear.

El PP y Ciudadanos, con la inestimable ayuda de Vox, han decidido no esperar a que tengan o no éxito las negociaciones sobre el presupuesto y han lanzado todas sus divisiones contra Sánchez. Desde el momento en que Pablo Casado ha anunciado que Sánchez no es el presidente legítimo y que es un traidor a la patria, queda claro que nos encontramos ante una estrategia venezolana. España no es Venezuela –como antes no era Italia o Grecia o, según Rajoy, Angola–, pero en mitad de la balacera poco importan ya estas diferencias. Si te atacan desde varios flancos, será mejor que puedas responder o que tengas un lugar donde resguardarte.

El problema de Sánchez es que cada vez son más los que entre los suyos han empezado a disparar contra él. Es un fuego (no tan) amigo contra el que hay pocas defensas. Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Alfonso Guerra, el nuevo líder carismático de la derecha

Los más jóvenes no lo recordarán, pero hubo un tiempo en que Alfonso Guerra gastaba fama de tener la lengua más viperina y sarcástica de la clase política. En una época en que casi todo el mundo tenía mucho cuidado con lo que decía, el número dos del PSOE disfrutaba repartiendo mandobles y hachazos a izquierda y derecha. Todo el mundo quería ser respetable y Guerra parecía el único que se divertía en política diciendo lo que le pasaba por la cabeza. Una especie de Monedero, pero sin programa de televisión.

De esa época, se recuerda casi siempre las palabras que dedicó a Adolfo Suárez en una ocasión. Le llamó “tahúr del Mississipi con su chaleco y su reloj”, y no veas la que se armó. Lo gracioso es que Guerra lo clavó, pero no en el sentido en que él estaba pensando. En realidad, era un elogio. En esa época de la Transición, Suárez engañaba a todos, pero en realidad no engañaba a nadie. Decía a cada uno lo que quería oír. Ya sabemos que a la primera la culpa es del otro, pero a la segunda es culpa tuya. La magia de Suárez es que a algunos les engañó varias veces. Luego, se lo hicieron pagar con creces –empezando por el rey Juan Carlos–, pero esa es otra historia. Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un Goya para Gaza

‘Gaza’ recibió este sábado el premio Goya al mejor corto documental. Dirigido por Carlos Bover y Julio Pérez, tiene una estructura simple y directa basada en mostrar testimonios de los palestinos que viven encerrados en Gaza, los agricultores que no pueden cultivar su tierra por los ataques del Ejército israelí, las madres que han perdido a sus hijas en los bombardeos contra zonas habitadas por civiles y los médicos que luchan contra heridas imposibles de curar.

Publicado en Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los túneles de El Chapo

Ahora que Trump reclama con tanta intensidad la construcción de un muro que supuestamente sirva para cerrar el paso a la inmigración y detener la llegada de droga desde el sur, es un buen momento para recordar que nadie ha metido tanta cocaína, heroína o marihuana bajo tierra como ‘El Chapo’ Guzmán con destino a EEUU.

Como dijo una vez un exdirector de operaciones internacionales de la DEA, “la frontera de México y EEUU está literalmente agujereada con túneles. Tienen que pasar la droga por la frontera y probablemente el método más seguro es hacerlo a través de túneles”.

En los últimos 25 años, las autoridades de EEUU han descubierto más de 180 túneles. Muchos eran rudimentarios, pero el reportaje de Vox muestra que los construidos por la organización de El Chapo –el cártel de Sinaloa– eran obras complejas de ingeniería con iluminación, ventilación, suelo de cemento y raíles para desplazar el cargamento con vagonetas.

El juicio de El Chapo se celebra en estos momentos en Nueva York, pero en la frontera sus hombres continúan haciendo su trabajo bajo tierra.

How the Sinaloa drug cartel digs its tunnels. The New Yorker, 2015.

Publicado en EEUU, latinoamerica, Mexico | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La diputada Jess Phillips nos recuerda que no hay que ganar mucho dinero para ser útil a la sociedad

El Gobierno británico tiene previsto exigir a las personas que pretendan ir a vivir al Reino Unido –después de que el Brexit se haga efectivo– que ganen al menos 30.000 libras al año, unos 34.000 euros, para recibir la autorización correspondiente. Hablamos en este caso de inmigrantes que aspiren a empleos que se consideran cualificados. El asunto es polémico también dentro del Gobierno, porque muchos piensan que la cifra debería ser inferior. De lo contrario, se reducirá la inmigración legal y habrá puestos que no podrán ser cubiertos en muchos sectores que necesitan la mano de obra extranjera.

Eso es especialmente cierto en la sanidad pública, donde el personal de enfermería empieza a cobrar 23.000 libras al ser contratado y los sueldos de los médicos de menor experiencia empiezan en 27.000 libras.

El Gobierno insiste en decir que la inmigración ha sido buena para el país y no cesa de tomar medidas o prepararlas para reducirla de forma sustancial.

Además de eso, hay un asunto que tiene más que ver con la idea extendida en la sociedad, o promovida desde arriba, sobre las personas o puestos que están cualificados y los que no. La diputada laborista Jess Phillips lo explicó de esta manera tan directa en la Cámara de los Comunes.

“Francamente, la idea de que las personas de mi circunscripción no están cualificadas porque no ganan más de 30.000 libras es insultante. Es insultante (decirlo sobre) nuestro personal de enfermería, dependencia, profesores, hay tanta gente que no gana 30.000 libras”.

“Desde que fui elegida (en el Parlamento), he conocido a mucha gente, no antes, pensaba que había conocido a gente pija antes de venir aquí, pero no, sólo había conocido a gente que comía aceitunas. No tenía ni idea de lo pija que podía ser una persona. He conocido a mucha gente que gana mucho más de 30.000 libras y que literalmente no tienen ninguna habilidad reseñable”.

La cualificación de una persona no depende del dinero que gane en una empresa. Parece extraño que haya que recordarlo.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario

Pablo Iglesias contra el Capitán Pescanova

Pablo Iglesias no quiere ser la izquierda amable. No quiere ser un candidato precocinado disponible en la sección de congelados del colegio electoral. Por encima de todo, no quiere perder el control de los acontecimientos en un momento en que Podemos parece realmente vulnerable. El discurso ‘Adiós, Íñigo, si quieres más a Manuela, cierra la puerta al salir’ tenía ciertas fisuras. Aparecía como el deseo finalmente cumplido de ver alejarse al examigo, excofundador, ex casi todo y actual enemigo íntimo y al diablo con las consecuencias. A muchos dirigentes de Podemos les entró el miedo en el cuerpo.

Cuanto más se divide la izquierda, más arraiga entre sus votantes la idea de que todos los problemas en las urnas se solucionarían con la unidad. Es un fetiche que casi se remonta al siglo XIX, y no hay pruebas de que haya desaparecido.

La apelación a la unidad tiene sentido, ¿pero cómo entre gente que ya no se habla? Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , | Deja un comentario