La pandemia a través de los ojos de las enfermeras de una UCI

Un reportaje producido por The New York Times para contar la pandemia a través de los ojos y testimonios de enfermeras de un hospital de Phoenix. Dos cámaras colocadas en su uniforme nos trasladan al interior de una UCI.

«El liderazgo en esta pandemia no ha venido de los cargos electos o los líderes religiosos, sino de un grupo de personas con bajos salarios, más trabajo del que pueden asumir y que son consideradas secundarias, también en sus centros de trabajo», dice uno de los autores del reportaje. «Mientras muchos otros han tirado la toalla, las enfermeras han trabajado sin descanso para salvar vidas, a menudo preocupándose más por sus pacientes que por sí mismas».

Publicado en Coronavirus, EEUU | Etiquetado , | Deja un comentario

Cuatro millones se llevan por delante la última operación para reflotar la monarquía

Hay actos institucionales montados con toda la pompa que se espera de ellos que tienen una fecha de caducidad tan inmediata como esos mensajes de las nuevas redes sociales que desaparecen a las 24 horas, no sea que los vean las personas equivocadas. Moncloa tuvo el escenario perfecto –el hemiciclo del Congreso– y el reparto apropiado –todos los principales cargos del Estado– para lanzar un cable a la monarquía y al mensaje de que cualquiera que sostenga que la española no es una democracia plena y vigorosa es un disidente desinformado. El acto para conmemorar el golpe de Estado del 23F incluía también un reconocimiento del papel de Juan Carlos I en 1981. Dos días después, el exrey lo estropeó todo. Como llegar tarde a una fiesta un poco tocado, tropezar con la mesa de las botellas y dejar a los demás invitados sin bebidas.

En la noche del jueves, se supo que Juan Carlos ha vuelto a pasar por la ventanilla de Hacienda para regularizar sus ingresos ilegales. Esta vez no fueron 678.393 euros, que no es poca cosa, sino cuatro millones con los que regularizar el dinero que había defraudado. Es decir, que no había pagado al erario público. Esa cantidad se corresponde con todos los vuelos obtenidos gratis total por la benevolencia de la fundación de un primo lejano, según El País, y que suponen un montante total de ocho millones. Una donación en especie que supondría un delito fiscal si Hacienda se hubiera enterado y se lo hubiera notificado.

Ocho millones en vuelos. Se nota que Juan Carlos es un gran fan del transporte público.

En su libro sobre Felipe VI de publicación reciente, el periodista José Antonio Zarzalejos explica por qué «el peor adversario del rey Felipe VI ha sido y sigue siendo su padre». Se puede decir que Juan Carlos I ha confirmado esa idea en varias ocasiones y que tiene la intención de seguir haciéndolo por mucho que la Casa del Rey y el Gobierno hagan todo lo posible por impedirlo. Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

El horror de la industria cárnica de EEUU en la pandemia

La industria cárnica ha sido uno de los focos más peligrosos de la pandemia en Europa y EEUU. Las condiciones laborales están en la base de estos problemas. Mantener las distancias en la cadena de montaje resulta muy difícil. Aun así, lo peor es la falta de respeto habitual a la situación de los trabajadores. Las plantillas cuentan con un alto número de inmigrantes que no pueden permitirse perder el empleo. Las empresas se aprovechan de ellos sin importarles lo más mínimo las condiciones de seguridad. Un número muy pequeño de ellas controla todo un mercado.

En el caso de Alemania, la explotación laboral se extiende en muchas empresas a pesar de las protestas de los sindicatos.

John Oliver dedica a estas compañías un amplio espacio de su programa.

Los directivos y supervisores de una de las plantas de Tyson hacían apuestas sobre el número de operarios que se iban a contagiar de Covid. Sabían perfectamente lo que tenían entre manos.

En toda la industria cárnica norteamericana, se han contabilizado 57.000 contagios. 283 de sus trabajadores han muerto. Oliver no se limita a centrarse en los efectos de la pandemia. Sitúa todos esos problemas en un contexto mayor. El de un sector en el que se producen numerosos accidentes de trabajo con muy bajo número de inspecciones por el organismo regulador. Muchas lesiones graves son atendidas en el servicio de primeros auxilios de la planta, con lo que no están obligados a registrarlos como accidentes.

La multa media que impone el regulador para las irregularidades graves es de 3.717 dólares.

Publicado en Coronavirus, Economia, EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

En el Gobierno nadie tiene prisa para detener la hemorragia interna

El Gobierno consiguió en la votación de los presupuestos una mayoría tan amplia que prácticamente le garantizaba la supervivencia hasta el final de la legislatura. Los resultados de las elecciones catalanas supusieron una derrota tan clara para el Partido Popular y Ciudadanos que ambos han quedado durante un tiempo conectados a la respiración asistida. Ante una sucesión de malas noticias, el PP se ha visto obligado a anunciar la venta de su sede nacional a ver si así los medios hablan de otra cosa. Ciudadanos ni siquiera tiene claro si llegará como partido a las próximas elecciones. Como Santiago Abascal ha reconocido en una entrevista reciente, una gran subida de Vox no garantiza en absoluto que la derecha pueda sacar a Pedro Sánchez de Moncloa.

Y a pesar de todo esto, el Gobierno está sufriendo su mayor crisis interna desde que se formó hace algo más de un año. No es por algo que haya hecho o dicho la oposición. Se trata de heridas autoinfligidas que se van sumando hasta originar una hemorragia que no se detiene. No se ve por ningún lado la llegada de ambulancias ni la presencia de personal médico que ayude de entrada a detener la pérdida de sangre, no ya a curar al enfermo.

Se diría que todo se trata de una conspiración para hacer más interesante la política a los medios de comunicación. Pero no es una conspiración cuando se hace a plena luz del día y a la vista de todo el mundo. Incluida la oposición, que no se cree la suerte que está teniendo. Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Es demasiado tarde para impedir que la ultraderecha siga infiltrándose en tu teléfono móvil?

No importa que seas Batman. Hay cosas del mundo real, fuera de tu lujosa mansión, de tu privilegiada ciudad, que no conoces. Motivaciones que se te escapan. Enemigos que no se comportan como aquellos otros a los que has perseguido y sometido. Su mayordomo los conoce mejor, porque sirvió como soldado en Birmania en la época colonial británica. Así que el personaje que interpreta Michael Caine en ‘El caballero oscuro’ comparte esa información con Bruce Wayne con la intención de que sepa algo más de un villano como Joker: «Algunos hombres no buscan algo que sea lógico, como el dinero. No se les puede comprar. No se les puede intimidar ni se puede razonar o negociar con ellos. Algunos hombres sólo quieren ver arder el mundo».

En su libro ‘Antisocial. La extrema derecha y la ‘libertad de expresión’ en internet’, publicado en España por Capitán Swing, Andrew Marantz cita en varios momentos esa idea expresada con la dicción perfecta de Caine. Desde luego, esa especie de nihilismo destructivo con grandes dosis de sarcasmo no es lo que caracteriza a todos los ultraderechistas o reaccionarios que se han infiltrado con éxito en el debate público en Estados Unidos, y Marantz lo sabe.

Algunos son ideólogos convencidos o fanáticos que no transigen con nada en la defensa de sus ideas racistas. Pero hay muchos, que increíblemente populares en las redes sociales, que sólo pretenden mover la barca a ver qué pasa con la esperanza de que la moneda caiga de su lado.

Lo consiguieron con la victoria de Donald Trump en las elecciones de 2016. Son la prueba viviente de que ese instrumento conocido como internet que se suponía que abriría un periodo de esperanza para la humanidad –»en el siglo XXI la información es poder. No es posible esconder la verdad, dijo Barack Obama»–, también puede emplearse para todo lo contrario, para extender la desinformación al servicio de ideas siniestras. «La información quiere ser libre, pero lo mismo pasa con la desinformación», escribe Marantz.

No es un fenómeno nuevo. El autor del libro recuerda que la imprenta fue esencial para dar voz a estafadores, terroristas o intolerantes o para ampliar el eco del antisemitismo de Lutero. Los regalos que recibe la humanidad tienen muchas caras.

Marantz es un reportero de la revista The New Yorker, por lo que cuenta con mucho tiempo para escribir sus artículos. Decidió entrar en contacto con algunos de los nuevos predicadores digitales de la ultraderecha norteamericana en un momento en el que contaban con la comprensión o apoyo de la Casa Blanca, cuando parecía que remaban en el sentido favorable de la corriente. Eso incluía a personajes un tanto inofensivos en las distancias cortas, pero de los que no se puede negar su influencia en redes sociales con sus centenares de miles de seguidores, y otros más peligrosos, como algunos de los seguidores de Proud Boys, el grupo que tuvo un papel protagonista en el asalto al Capitolio.

Todos forman parte de la historia. Los hay que son encantadoramente excéntricos. «Yo puse en marcha el Tea Party de Indiana», explica una mujer al periodista. «Antes de eso, era una dominatrix con una mazmorra en el sótano y los tíos me pagaban para que les zurrara en el culo. La vida es una montaña rusa, ¿no crees?». Como el tipo con gorro de bisonte que apareció en tantas fotos del asalto al Congreso y que luego se quejaba de que en la cárcel no le servían comida orgánica.

Otros no son tan divertidos, como los Proud Boys, siempre dispuestos a dar una paliza a los que les plantan cara. O los que odian a las feministas, aunque en realidad han puesto en el punto de mira a todas las mujeres: «No hay ninguna razón para pegar a una mujer. Si quieres hacerle daño, destruye su alma».

El libro conecta directamente a esa nueva extrema derecha que hasta hace una década era bastante irrelevante en EEUU con la explosión de las redes sociales que iba a permitir la «democratización» de la comunicación pública. Los que leyeron el primer libro de Evgeny Morozov sabrán ya que las nuevas tecnologías concedieron herramientas a los movimientos populares en las dictaduras del Tercer Mundo que no salían gratis. No es que tuvieran sus inconvenientes, sino que podían ser utilizadas igualmente por las fuerzas represivas contra los disidentes. Era cuestión de tiempo que los países occidentales probaran algo de su propia medicina.

Marantz se sumerge también en el mundo de los «tecnoutópicos» (el título original del libro es ‘Antisocial. Online Extremists, Techno-Utopians and the Hijacking of the American Conversation’), donde curiosamente no cuenta con tantas facilidades para examinar de cerca a esas empresas. Quizá no sea una sorpresa porque corporaciones como Facebook, Twitter o Google tienen mucho cuidado en no permitir que los periodistas husmeen detrás de sus puertas. Pero sí puede acceder a algunos de los nuevos emprendedores dispuestos a ser el próximo Facebook con la misma falta de responsabilidad por las consecuencias de sus acciones. Y sobre todo entra en Reddit –más conocida ahora fuera de EEUU gracias al show bursátil de GameStop–, lugar en que sí obtiene información valiosa sobre lo que funcionaría o no en las empresas de redes sociales si se decidieran a limpiar los rincones más tóxicos de su imperio.

Esos «nuevos guardianes» empeñados en suplantar en el debate público a los oxidados grandes medios de comunicación creían que no podían fracasar con su creencia absoluta en la libertad de expresión de sus usuarios, al modo de ‘el mercado siempre tiene la razón’– y con una audiencia millonaria de gente joven con ganas de descubrir sus nuevos referentes, que obviamente no iban a ser los de sus padres. Para todo lo demás, sus algoritmos bastarían.

Lo ocurrido en los últimos años, a lo que hay que sumar el impacto del asalto ultra al Capitolio, ha dejado para el arrastre ese utopismo. Todo indica que Mark Zuckerberg tiene como prioridad resguardar sus ingresos y sus beneficios, aunque los responsables de Reddit sí empiezan a creer que deben hacer algo al respecto, y mejor que sea rápido. Marantz cuenta cómo empiezan a meter mano a la máquina para hacer lo que siempre habían descartado. Examinar el número incontable de foros de su plataforma para eliminar mensajes violentos y racistas. Nada de algoritmos. A mano y a través de decisiones debatidas con mayor o menor criterio y todas ellas preñadas de una inevitable subjetividad.

Es lo que hace que Marantz escriba que «ahora los días del ‘todo vale’ empezaban a llegar a su fin». Entre otras cosas, porque si las plataformas no hacen algo efectivo, los gobiernos llegarán a la conclusión de que ellos tienen su solución para poner fin a la fiesta.

El periodista es testigo de la «purga» y de las discusiones llenas de dudas sobre dónde poner el límite. «No quieres estar tan enamorado de la vigilancia como para convertirte en la Stasi, pero tampoco quieres temer al control hasta el punto de convertirte en un criadero de nazis», dice uno de los directivos de Reddit. Suena bien. El problema es cómo hacerlo y esa misma persona admite que es «increíblemente difícil».

Las medidas, no siempre coherentes ni exentas de polémica, para poner coto a los mensajes de odio y a algunos de los extremistas que han hecho de las redes su campo de batalla pueden llegar a funcionar. Marantz cita un estudio que afirma que las decisiones de Reddit en 2015 para reducir los contenidos extremistas tuvieron éxito hasta cierto punto. El contenido más tóxico eliminado con el cierre de varios subforos no se trasladó a otros lugares de la plataforma. En ese juego del ‘whack-a-mole’, el que tiene el mazo en la mano lleva ventaja.

Eso no hace que Marantz llegue a conclusiones alentadoras al final del libro. Algunos notorios extremistas han perdido sus cuentas de Facebook y Twitter. Ellos han desaparecido de las redes o han visto reducida su influencia en las redes, pero su mensaje sigue estando allí. O algo peor: cierto mensaje extremista –racista, xenófobo, antifeminista o anticientífico– circula con facilidad por grandes medios de comunicación, como Fox News. Lo que muchos años atrás era impensable fuera de círculos marginales, ahora está al alcance de todo el mundo.

De ahí que Marantz sea pesimista. El progreso social no es una tendencia irreversible. Los que apelan al resentimiento social no están necesariamente en el lado perdedor de la historia. «El arco de la historia puede doblarse en esa dirección (en favor de la justicia), pero el arco de la historia no se dobla de forma inexorable o automática. No se dobla a sí mismo. Nosotros lo doblamos».

Y eso que escribió el libro antes del asalto al Capitolio.

Publicado en EEUU, Internet, Redes sociales | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Días de furia y palos por Pablo Hasel con los políticos como analistas

En 2014, un barrio de Burgos apareció en los titulares de toda la prensa de Madrid y los informativos de televisión. Sólo ya eso era un fenómeno fuera de lo común. Los vecinos de Gamonal llevaban meses protestando contra un proyecto urbanístico del Ayuntamiento del que pensaban que sólo les hacía la vida más difícil. No llegó a los titulares nacionales hasta que se empezaron a producir incidentes violentos con destrucción de mobiliario urbano y otros daños. El Ministerio de Interior envió a no menos de 200 policías antidisturbios cuando ya no había disuasión por la presencia policial. Los agentes tenían que ir allí a pegar porrazos para poner fin a los disturbios. Fue la violencia la que hizo que todo el mundo supiera que existía Gamonal, un barrio obrero de esos de los que los ayuntamientos no se preocupan mucho.

La violencia no conduce a nada en una sociedad democrática, decían todos los medios. A nada bueno, se entiende. Pocos se dieron cuenta de la ironía muy poco oculta en esa crítica, por lo demás razonable. Sin esa violencia, Gamonal habría seguido siendo tan desconocida como antes. El alcalde de Burgos habría podido culminar el proyecto que beneficiaba a las constructoras de la ciudad, incluida una que era propiedad de un empresario que sí era bien conocido por la prensa de Madrid. No por su aportación a la economía local, sino por su paso por prisión a cuenta de un notorio caso de corrupción y por su control de la política urbanística de la ciudad. Empresario, por cierto, que era el dueño del principal periódico de Burgos (eso nunca hace daño en los negocios oscuros).

Los habitantes de Gamonal se habían pasado seis meses manifestándose de forma pacífica y reclamando diálogo al alcalde. No les hicieron caso. Cuando volaron las piedras, de repente todos estaban alarmados por lo que pasaba allí. En el PP, el partido del alcalde, se dijo que no se podía ceder ante la violencia. «Los atentados de Burgos», les llamó Ana Botella. «Las máquinas vuelven hoy a Gamonal sin achantarse ante la violencia urbana», titulaba el 13 de enero en portada El Correo de Burgos (sí, es lo que están imaginando, propiedad de otro constructor), lo que demostraba lo valiente que es la maquinaria de la construcción cuando se trata de defender el Estado de derecho.

Un día después, el alcalde se rindió ante las presiones que llegaban de la dirección nacional del PP –para qué tanta publicidad negativa por una maldita calle de Burgos– y suspendió temporalmente las obras. Tiempo después, el proyecto fue cancelado de forma definitiva. Para entonces, ya nadie hablaba de Gamonal y no era necesario hacer reflexiones incómodas sobre el papel de la violencia.

Las imágenes, el debate sobre la violencia y los cálculos políticos de última hora se repiten ahora con las manifestaciones en Barcelona, Madrid y otras ciudades por la entrada en prisión del rapero Pablo Hasel por su segunda condena. Al producirse en las dos mayores ciudades de España, no ha habido un compás de espera. El conflicto ha pasado automáticamente a primera línea de combate. Concentraciones, cargas policiales, lanzamiento de objetos a los agentes, destrucción de mobiliario urbano y escaparates, decenas de detenidos… y los políticos aprovechando la jugada, porque de la violencia siempre se puede sacar algo.

Fue muy rápido Pablo Echenique. «Todo mi apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles», escribió en Twitter el portavoz parlamentario de Podemos. Exigió la investigación de «la violenta mutilación del ojo de una manifestante» en Barcelona por el impacto de una pelota de ‘foam’ (espuma) lanzada por los Mossos. Y tuiteó los palos que se llevaron varias personas en Madrid en la noche del miércoles («Echenique lanza un vídeo contra la Policía», tituló El Mundo, como si fuera una pedrada).

Un sindicato policial le respondió con el vídeo de un manifestante lanzando una piedra que golpea con fuerza en el casco de un policía. Íñigo Errejón difundió otras imágenes en las que se ve a un agente llamando «puta de mierda» a una mujer a la que luego golpea con la porra.

La reacción de la oposición fue fulminante. PP y Ciudadanos exigieron a Pedro Sánchez el cese de Pablo Iglesias, lo que es lo mismo que el fin del Gobierno de coalición y la convocatoria de elecciones anticipadas. «Es una grave irresponsabilidad que partidos del Gobierno alienten estos actos violentos, que deberían tener consecuencias políticas», afirmó Pablo Casado. El PP buscó el cuerpo a cuerpo con Sánchez, porque el tema de las últimas semanas son las diferencias entre Unidas Podemos y el PSOE. Todo lo que sea poner más madera en ese fuego tiene una rentabilidad irresistible.

Las televisiones lo tenían muy claro por sus audiencias. Los programas informativos matinales fueron casi monográficos sobre los disturbios. En los directos, se apuntaba a los escaparates quebrados e incluso a una loseta medio rota en el suelo de la Puerta del Sol.

Con Madrid de vuelta a la primera clasificación en el ranking autonómico de contagios de Covid, esta era una oportunidad que no podía desperdiciar Isabel Díaz Ayuso. Se fotografió delante de los escaparates rotos junto al alcalde de Madrid y luego fue al pleno de la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano para hacer una ‘performance’ como las que protagonizaba Albert Rivera en los debates electorales. Otros políticos ignoran lo importante que es el atrezzo. Realmente, Ayuso vive para estos momentos.

Empuñó el adoquín con rabia –casi parecía que lo iba a lanzar– y ofreció una frase memorable al llamar a los manifestantes «fiesta de niñatos que se manifiestan por un delincuente que tiene menos arte que cualquiera de los que estamos aquí con dos cubatas en un karaoke». Si hay que suponer que Ayuso dice sobria estas cosas en los plenos a las diez de la mañana, si acaso con algo de cafeína en el cuerpo, imaginarse cómo será en un karaoke de madrugada con dos cubatas en el cuerpo y sin haber cenado es algo que no tiene precio.

Ayuso se mostró más condescendiente con la furia en las calles cuando avisó al Gobierno en mayo de lo que pasaría por el confinamiento impuesto durante la pandemia: «Cuando la gente salga, lo de Núñez de Balboa va a ser una broma». En realidad, lo de las protestas del barrio madrileño de Salamanca ya parecía una broma la primera vez sin necesidad de la segunda vuelta que anunciaba la presidenta madrileña y que nunca se produjo.

Hasel tuvo una primera condena en 2014 por enaltecimiento del terrorismo que no le supuso ingreso en prisión. Una segunda condena en 2018 fue rebajada por el Tribunal Supremo dos años después a una pena de nueve meses por 60 tuits publicados entre 2014 y 2020. En septiembre de 2020, el Tribunal Constitucional rechazó su último recurso, lo que iba a suponer el encarcelamiento. Además, tiene pendiente otra condena a seis meses, que está recurrida, por agredir a un periodista de TV3 en una rueda de prensa. Este jueves, la Audiencia de Lleida confirmó otra condena de dos años y medio, que será recurrida al Supremo, por amenazar al testigo de un juicio («te mataré, hijo de puta, ya te cogeré») del que además difundió su foto en Twitter.

Como se puede apreciar, no todo el historial penal de Hasel tiene que ver con el rap o la libertad de expresión.

Para desmentir que el conflicto sea un asunto izquierda-derecha, Carmen Calvo y José Luis Ábalos se apresuraron a rechazar el uso de la violencia. No sólo los socialistas. El día anterior, Ada Colau había resaltado que a golpe de contenedor quemado –unos 50 en Barcelona– no se va a conseguir la libertad de Hasel: «La violencia no es el camino. Los altercados no servirán para que salga de la cárcel y por lo tanto no están justificados». Ese es un cálculo bastante acertado. El PSOE no va aceptar conceder un indulto exprés si parece que está presionado por la violencia en la calle.

Unidas Podemos ha solicitado el indulto «urgente» al Gobierno para Hasel, cosa que él se niega a hacer. Prefiere que siga la movilización «para que el Estado recule». Tampoco es que sienta mucho respeto por el líder de Podemos («el mierda de Pablo Iglesias») o por Unidas Podemos, porque «son socialdemócratas y los comunistas siempre recordamos que la socialdemocracia es la pata izquierda del fascismo».

Lo que está pendiente es una reforma del Código Penal que impida que se castiguen los delitos de opinión con penas de cárcel. Eso también reduce las posibilidades de que las condenas impuestas por los tribunales españoles sean anuladas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Los dos partidos del Gobierno se han comprometido a llevarla a cabo. Sólo la han anunciado cuando el ingreso de Hasel en prisión era inminente.

En el mundo real, a veces la violencia es el factor que despierta la atención de los políticos y los medios. Suele ocurrir cuando se ha dejado pasar el tiempo pensando que los problemas se solucionan por sí solos.

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Si te parece que los medios de comunicación tienen mucho poder, te vas a pegar un susto cuando leas el BOE

La mecánica parlamentaria jugó una mala pasada al Partido Popular este miércoles. Volvían los plenos del Congreso y la sesión de control unos días después de la debacle del PP y Ciudadanos en las elecciones catalanas y menos de 24 horas después de que Pablo Casado anunciara la venta de su sede nacional, el gran mausoleo de la corrupción en España. A ver con qué cara te presentas en el escaño a decir que los españoles han abandonado al Gobierno cuando a ti las urnas te han dejado tiritando. Pero hay que cumplir el expediente y además con preguntas presentadas la semana pasada –el reglamento del Congreso está pensado para alejar los debates de la actualidad con el fin de hacer la vida más fácil a los gobiernos–, lo que hace que todo tenga un aire irreal. Como si sus señorías vivieran en un país distinto al de los ciudadanos.

Varias de las preguntas tenían que ver con el debate sobre la «normalidad democrática» en España, una cuestión cuya gran virtud consiste en poner sobre la mesa las contradicciones en las que malviven los partidos políticos. No es que sea un asunto menor, pero esta discusión por momentos teológica está un poco lejos de lo que están viviendo los españoles desde hace un año.

Pongamos el caso de Ciudadanos. Al igual que el PP, sostiene que España es desde luego una «democracia plena», frente a las críticas realizadas por Pablo Iglesias. Si alguien lo duda, se les salen los ojos de las órbitas. Por otro lado, en una interpelación a Iglesias, Guillermo Díaz, diputado de Cs, afirmó que hay en el Gobierno un partido, por Unidas Podemos, que «alienta la persecución y caza de periodistas».

O una cosa o la otra. Si lo segundo es cierto, lo primero no puede serlo. En los países en los que el Gobierno persigue a los periodistas, no hay democracia, ni plena ni a tiempo parcial. De hecho, se les suele llamar dictaduras. Sigue leyendo

Publicado en España, Periodismo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El establishment republicano tendrá que convivir con Trump de la misma forma que algunos gobiernos conviven con el coronavirus

Ya ha quedado un poco más claro cuál será la estrategia del establishment republicano para impedir que Donald Trump se haga con el control del partido. Más o menos, la misma que no funcionó en las primarias de 2016. Rechazar su conducta y su desprecio por las normas tradicionales de la política y bloquear a los demócratas cualquier intento de borrar la huella de las políticas trumpistas.

Mitch McConnell, líder de la minoría republicana del Senado, marcó el camino con una intervención sumamente crítica con Trump por los sucesos que concluyeron en el asalto al Capitolio. Fue antes de la votación del sábado que rechazó la condena del expresidente en el ‘impeachment’ que ya no podía destituirle, pero sí impedir que se vuelva a presentar al cargo con una votación posterior.

El senador republicano fue casi tan duro como los demócratas: «No hay ninguna duda, ninguna, de que el presidente Trump es de hecho moralmente responsable de provocar los sucesos de ese día». No ya por su lenguaje incendiario y su negativa a aceptar la derrota en las urnas. También por haber sido el responsable directo del asalto al legislativo por sus «teorías de la conspiración» que pretendían vulnerar la voluntad de los votantes y «prender fuego» a las instituciones.

Antes de las elecciones, era indudable que incluso en caso de derrota el expresidente iba a controlar el debate público del Partido Republicano. La mayoría de los responsables del Comité Nacional Republicano son partidarios suyos. Aunque no es un organismo similar a la dirección nacional de un partido europeo, no se puede negar su influencia, sobre todo a la hora de asignar fondos a las campañas de los candidatos en todo el país.

El asalto del Capitolio cambió ese escenario. Muchos políticos republicanos asumieron la realidad: Trump se había negado a aceptar el veredicto de las urnas y había promovido una movilización violenta que había desembocado en la ocupación del Congreso por una multitud. Sin embargo, la mayoría se opuso a la destitución, que no obtuvo la mayoría de dos tercios necesaria.

El rechazo del impeachment en la votación del Senado se debe a que la inmensa mayoría de los congresistas del partido no pueden aparecer en público como cómplices de los demócratas. Siendo generosos, esto es un ejemplo de la duplicidad de esos dirigentes o de su falta de valor, pero McConnell no es un político que ha estado tanto tiempo en el liderazgo republicano como para ignorar que es conveniente mantener abiertas todas las opciones. Pretender que él y otros como él vayan a dar la batalla ideológica a Trump es desconocer su trayectoria política.

McConnell jugó las dos cartas todo el tiempo que pudo. No reconoció la victoria de Biden hasta el 14 de diciembre, más de un mes después de la jornada electoral, y no denunció las mentiras de Trump sobre un supuesto fraude electoral hasta el 3 de enero. El asalto al Congreso fue lo que desbarató sus prioridades en esos días, que pasaban por una victoria de los dos candidatos republicanos en la votación por dos escaños del Senado en Georgia (que perdieron).

Al igual que muchos gobiernos intentan convivir con el coronavirus para no dañar aún más a la economía, los republicanos como McConnell probarán a convivir con el trumpismo confiando en que se vaya diluyendo con el paso del tiempo al carecer Trump de los altavoces mediáticos que le han sido tan útiles. Su problema es que congresistas republicanos más jóvenes están listos para enarbolar la bandera trumpista como catapulta para su posible candidatura presidencial en 2024 en el caso de que su líder natural no dé el paso al frente.

Antes de que tenga que confirmar esa decisión, Trump tendrá muchas posibilidades de seguir actuando como «agente del caos» en las filas republicanas. Su gran oportunidad serán las elecciones legislativas de mitad de mandato en 2022, en las que apoyará a los candidatos más cercanos a sus ideas en las primarias del partido. Para McConnell, el problema aparecerá en toda su crudeza cuando Trump quiera vengarse de los congresistas que votaron en su contra en el impeachment o le criticaron en público aunque luego no votaran a favor de la destitución.

McConnell aspira a que esta vez sea diferente y que sean los fiscales y los tribunales los que vayan minando a Trump. En su discurso en el Senado, recordó que Trump no se ha librado del todo. «Un expresidente no goza de inmunidad», dijo, ante demandas de todo tipo por la vía penal o civil en el sistema de justicia.

«Ha habido un intento hostil de toma de control del Partido Republicano», dijo el gobernador republicano de Maryland a NBC News. «Creo que debemos pasar de ser la secta de Donald Trump a volver a los principios básicos que siempre ha apoyado el partido». Quizá él lo tenga fácil en un Estado de la costa este. No podrán decir lo mismo sus correligionarios de otras zonas del país.

Según una encuesta de CNBC realizada este mes, sólo un 26% de votantes republicanos quiere que Trump deje la política. El 76% restante se distribuye en varias opciones: que dirija el partido, funde un nuevo partido o siga políticamente activo.

Trump ya ridiculizó al establishment republicano en las primarias de 2016. Aspira a hacer lo mismo en los dos próximos años. Ya no puede presentarse como alguien totalmente ajeno a la política como hace cinco años y su estilo personal ha quedado gravemente dañado tras los sucesos de Washington del 6 de enero, pero sería un error pensar que está acabado.

Foto superior Mitch McConnell mira a Donald Trump.

Publicado en EEUU, Elecciones EEUU, General | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Casado descubre que hay alguien con un cóctel molotov más grande que el suyo

En las elecciones generales de noviembre de 2019, Pablo Casado creía tener el arma definitiva para Catalunya. Se llamaba Cayetana Álvarez de Toledo. Iba a borrar de un golpe de espada la imagen blandengue y poco viril que una parte de la derecha relacionaba con Mariano Rajoy y su respuesta al proyecto independentista. El resultado fue horrible –dos diputados en uno de los graneros electorales de España– y además Vox comenzaba a echar el aliento en la nuca del PP: sólo 43.000 votos menos, poco más que un punto de diferencia entre ambos partidos.

Ahora ante las autonómicas, Casado dobló la apuesta y reclutó para la causa a su nueva amiga favorita, Isabel Díaz Ayuso, que viajó varias veces a Catalunya como gran estrella invitada. Ayuso hizo de Ayuso dando lecciones de lo bien que lo hacen los madrileños a diferencia de esos pobres catalanes, y se burló de las medidas adoptadas por el Govern contra la pandemia, incluido el cierre de bares.

El desenlace ha sido pavoroso. Vox ha doblado en votos al PP.

El partido que dice ser el mejor defensor de la españolidad de Catalunya se ha convertido en la octava fuerza política con sólo siete décimas por encima del umbral que da representación parlamentaria. El grupo que presume de ser el único que puede acoger todos los votos de la derecha y la extrema derecha para expulsar a Pedro Sánchez de Moncloa ni siquiera ha estado en condiciones de cosechar los efectos del hundimiento de Ciudadanos. Pablo Casado, siempre preparado para incinerar al Gobierno, ha descubierto que había alguien con un cóctel molotov más grande. Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

«Hay una pérdida grave de reputación de la Corona que sufre Felipe VI por culpa de su padre»

José Antonio Zarzalejos fue de los primeros periodistas en lanzar en público la idea de la abdicación de Juan Carlos I para poner fin a una época plagada de escándalos en sus últimos años. Muchos calificaron esa idea de absurda, también desde el diario ABC que él había dirigido años atrás. Esos fieles cortesanos se apresuraron a elogiarla cuando se produjo. Más tarde, se vio que llegaba demasiado tarde y que había puesto a Felipe VI bajo una sombra de la que iba a serle muy difícil desprenderse. Entre otras cosas, por la persistencia de una «cohabitación» que ha perjudicado claramente a la monarquía.

En el libro ‘Felipe VI. Un rey en la adversidad’, publicado por la editorial Planeta, Zarzalejos traza un retrato de esos seis años de reinado en circunstancias muy difíciles. Hace un análisis extremadamente severo de la conducta del anterior monarca –»nos traicionó a todos. Y traicionó a su hijo»–, y no sólo por la posesión de una fortuna ilegal en el extranjero. Hasta se refiere a su «pulsión sexual no controlada». Elogia a Felipe VI, pero admite que la Casa del Rey ha cambiado muy poco desde la época de Juan Carlos I. Aspira a que le sea más sencillo hacerlo cuando pase la tormenta.

El libro empieza fuerte. En la página 28, escribe que «el peor adversario del rey Felipe VI ha sido y sigue siendo su padre». ¿En qué medida el rey Juan Carlos ha sido el peor adversario de su hijo?

En la medida en que no ha asumido que el rey es rey íntegramente, es decir, hay una unión hipostática entre su vertiente pública y privada, de tal manera que las virtudes privadas del rey son sus virtudes públicas. Sus defectos privados son también sus defectos públicos. Una magistratura que se transmite por herencia es muy exigente en la democracia. ¿Por qué? Porque su sentido en una democracia es la funcionalidad para el servicio a los intereses del Estado y de los ciudadanos, y en constituir una referencia de valores cívicos y democráticos. Si realmente el jefe del Estado no cumple esa funcionalidad, está desestabilizando al conjunto del sistema. Y, por otra parte, está transmitiendo la jefatura del Estado en unas condiciones de pérdida grave de reputación que sufre el heredero de la Corona.

Además, dice que sigue siendo un adversario en estos momentos.

Y sigue siéndolo.

Continúa en eldiario.es

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario