Qué puede ocurrir en Argelia tras el presunto fin de la era de Buteflika

La rebelión argelina contra la reelección de Buteflika para un quinto mandato obtuvo su primer gran éxito con el anuncio del régimen de que el anciano, y probablamente incapacitado, presidente no volverá a presentarse. Las elecciones se han retrasado junto a una vaga promesa de reformas políticas profundas, por lo que en estos momentos Buteflika continúa siendo presidente de Argelia. Eso no es suficiente para el movimiento de protesta que el pasado viernes volvió a llenar las calles de Argel con una manifestación de centenares de miles de personas, a las que hay otras movilizaciones en otras ciudades del país.

Nadir Djermoune, arquitecta y profesora en la Universidad de Blida, plantea en Jacobin tres hipótesis sobre el futuro inmediato del país en función de las opciones con las que cuenta el régimen. La primera es la que supuestamente está descartada, pero no conviene fiarse:

1. “La coalición presidencial opta por la confrontación y mantiene a Buteflika como su candidato. Esto significaría que las elecciones no se celebrarían. De hecho, ¿cómo podrían tener lugar con el nuevo equilibrio de poder impuesto por la calle? Este resultado implicaría la intervención de los militares para establecer un estado de excepción que permitiera organizar la “transición”.

2. “La dimisión (o retirada) de Buteflika antes de las elecciones. Esto crearía un vacío jurídico y supondría en la práctica que se cancelarían las elecciones. Serían retrasadas, incluso sin intervención militar”.

3. “Existe la posibilidad de que se extienda la opción de una transición negociada a través de una conferencia nacional sobre la reforma constitucional, antes de que se celebren nuevas elecciones”.

‘Le pouvoir’ (el poder) es el término con el que se refieren en Argelia al grupo de generales, políticos y empresarios que dirigen el régimen desde hace años. Un Buteflika de 82 años limitado por el infarto cerebral que sufrió en 2013 era su solución permanente de compromiso para la presidencia (esta foto de EFE es de abril de 2014). La intención inicial era que optara a la reelección sin importarles de que en el momento en que se presentaban los documentos para adquirir la condición de candidato él se encontraba en un hospital de Ginebra en un “chequeo médico” que se prolongó durante una semana.

En el Parlamento, ese poder se expresa a través de un pacto de cuatro partidos –al que Djermoune denomina la coalición presidencial– de los que el más importante es el Frente de Liberación Nacional, o lo que queda del histórico FLN que participó en la guerra de independencia.

El anuncio de la no reelección vino acompañado por el de la formación de un nuevo Gobierno. El primer ministro designado fue Noureddine Bedoui, que era hasta ahora ministro de Interior. El viceprimer ministro es Ramtane Lamamra, un consejero diplomático de Buteflika. Hombres del régimen que no suscitan ninguna confianza en la calle. Bedoui dijo que pretende formar un Gobierno de “tecnócratas” dando a entender que ese gabinete será temporal.

Jóvenes se manifiestan por la renuncia de Buteflika en Argel el 15 de marzo. Foto: EFE

Al mantenerse la protesta, sus protagonistas indican que la retirada de Buteflika no vale por sí sola para poner fin a las movilizaciones. El intento del régimen por presentarse como única salvaguarda para que no se repita una matanza como la guerra civil que se inició en 1992 (la ‘década negra’), con no menos de 100.000 muertos, parece haber fracasado. Sirvió para que las manifestaciones de 2011, coincidiendo con la Primavera Árabe, fueran fácilmente controlables, pero no está ocurriendo lo mismo ahora. Con un 45% de habitantes con menos de 25 años, el recurso al pasado reciente no tiene tanto peso, en especial si esos jóvenes sufren un índice de desempleo superior al 30%.

“No estamos sólo contra el Gobierno. Estamos contra el Gobierno y todos los aspectos del sistema, tanto en el aparato económico como el industrial. Todas esas personas que nacieron dentro de los clanes del sistema y se hicieron ricos gracias a él”, dijo a Al-Monitor el periodista Mahraz Rabia. Eso incluye al principal sindicato y la mayor asociación de empresarios.

Las fisuras en el sistema ya han comenzado a producirse. Hocine Kheldoun, un dirigente del FLN que fue portavoz nacional del partido, dijo que Buteflika “ya es historia” y que el FLN debe apoyar las reivindicaciones de los manifestantes. Un exministro comentó a Reuters que el presidente no tiene más alternativa que dimitir.

Si el régimen supiera quién puede defender sus intereses desde la presidencia, ya habría anunciado el nombre del candidato que sustituirá a Buteflika. No lo ha hecho, lo que hace pensar que las distintas fuerzas de ‘el pouvoir’ no han encontrado un nombre que les satisfaga a todas.

Varios de los candidatos a las elecciones presidenciales se retiraron antes del anuncio de Buteflika para apoyar a los manifestantes. Por ejemplo, el ex primer ministro Ali Benflis (que ya perdió antes dos elecciones ante Buteflika), el islamista Abderrazak Makri y la izquierdista Louisa Hanoune. Pocos quieren conceder ahora legitimidad al sistema político.

Quien sí se presentó fue el general retirado Ali Ghediri. En su caso, se combina un lenguaje crítico con el régimen al que da por finiquitado con las sospechas de que es cercano al general Mohamed Mediène, probablemente el militar más poderoso del país en los 90 durante la guerra como jefe de los servicios de inteligencia. Mediène, de 79 años, fue forzado a dimitir en 2015 cuando el Ejército y Buteflika impusieron su poder sobre el del espionaje argelino.

Embed from Getty Images

En las únicas imágenes de Buteflika distribuidas por el Gobierno a su regreso de la estancia en Suiza, se ve a un presidente con no muy buen aspecto y al general Ahmed Gaid Salah, jefe del Ejército desde 2004.

El general, de 79 años, ha medido sus declaraciones públicas durante las manifestaciones. Siempre ha apoyado a Buteflika, pero esta vez ha preferido no forzar la situación ni dar ningún paso que hiciera intuir una intervención militar inminente. Personas cercanas al jefe del Ejército se han ocupado de atacar a Ghediri destacando que su etapa activa como general no fue en un puesto relevante para alentar los rumores de que sólo puede ser un hombre de paja controlado por alguien más importante, alguien como Mediène.

Los generales no son el único centro de poder del régimen. Al mismo tiempo, es poco probable que se puedan dar pasos políticos trascendentales sin su apoyo.

La opción 1 que explicaba Nadir Djermoune supone un paso similar al que dio el Ejército egipcio con el derrocamiento de los Hermanos Musulmanes. Obligaría al régimen a forzar un consenso entre los sectores políticos que le han apoyado hasta ahora, a los que habría que sumar aquellos que formalmente se han mantenido en la oposición sin crear muchos problemas y a los que ahora se podría intimidar, como ocurrió en Egipto.

Pero un autogolpe o la represión masiva de las concentraciones serían malos para los negocios, incluidos los del hijo del general Ahmed Gaid Salah y de la casta dirigente. Hay muchos hombres con poder que tienen mucho que perder en Argelia.

Publicado en Argelia | Etiquetado | Deja un comentario

Los últimos días del califato

En una zona desértica cercana al Éufrates, los últimos combatientes del ISIS y sus familias afrontan su destino definitivo. Las milicias kurdas del Frente Democrático de Siria se ocupan con apoyo aéreo norteamericano de acabar con el reducto de Baghouz. Al otro lado del río, están las fuerzas del Ejército sirio. No tienen ningún sitio al que huir. El reportaje de Quentin Sommerville, de BBC, de hace casi una semana muestra a aquellos que se han rendido. La imagen de un niño dirigiendo las plegarias de otros de su edad y que dice querer ser yihadista cuando sea mayor hace pensar que para aquellos que casi sólo conocen la vida bajo el fugaz califato del ISIS esto sólo es una pausa antes de volver al combate.

Publicado en Siria | Etiquetado , | Deja un comentario

Los artículos del juicio del procés en esta semana

Si en la semana anterior el Ministerio de Interior y los cargos policiales dejaron su impronta en el juicio, en esta han sido los mandos de los Mossos d’Esquadra en 2017 los que han protagonizado los testimonios más relevantes. La semana comenzó con dos comisarios que testificaron que el cuerpo policial había comunicado a los responsables políticos de la Generalitat su rechazo a la convocatoria del referéndum y finalizó con la intervención de Josep Lluís Trapero, uno de esos momentos decisivos que dejan huella en un juicio. La acusación de rebelión planteada por la fiscalía sufrió un duro golpe, porque incluye en su hipótesis la colaboración de los Mossos como fuerza armada en el desafío del procés. Por otro lado, la constatación de que los Mossos advirtieron a sus jefes políticos que estaban violando la ley podría jugar un papel decisivo si al final el tribunal decide condenar a los acusados por el delito de sedición.

Atentos a los Mossos que han decidido no jugar en la Liga del fiscal o de las defensas.

Dos comisarios de la Policía autonómica envían un mensaje claro en el juicio: la cúpula de los Mossos no quería que se celebrara el referéndum.

Contigo empezó todo, juez Vidal.

El Tribunal Supremo permite el regreso a la carrera judicial del juez Santiago Vidal, cuya locuacidad permitió la apertura de la primera investigación judicial del procés.

Clases de Derecho Penal para testigos que saben demasiado y no recuerdan nada.

Un cargo de confianza de la Generalitat se mete en un lío al responder con “no lo sé” a las preguntas del fiscal sobre el anuncio del referéndum que emitió TV3, incluidas las preguntas de las que debería haber conocido la respuesta.

La aparición de Trapero y por qué es peligroso enfurecer a un mando policial que se había enterado de todo.

El major de los Mossos explica en detalle cómo exigió a Puigdemont y Junqueras que no celebraran el referéndum del 1-O por el riesgo de violencia y por ser ilegal.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

El terrorismo racista es una amenaza global

El autor de la matanza contra la comunidad musulmana de Christchurch, Nueva Zelanda, tenía un objetivo claro: “incitar a la violencia, la venganza y una mayor división”. El mismo sueño con el que el racismo blanco se está manifestando en los últimos años en varios países del mundo, con mucha frecuencia de forma violenta, y que denuncia una conspiración global con la que dejar a la raza blanca sin la superioridad política y económica que ha disfrutado en los últimos siglos.

Esa paranoia se manifiesta de muy diferentes formas. No todos sus propagandistas aspiran a la eliminación física de sus adversarios. En Europa, los partidos que gobiernan en varios países de Europa del Este sostienen que existe un plan –apoyada por la Unión Europea, nada menos- para borrar a la Europa cristiana a través de la inmigración procedente de países musulmanes y con la intención de que esos nuevos ciudadanos favorezcan a partidos de izquierda en las elecciones. Lo vemos con frecuencia en los mensajes de Fidesz en Hungría y Ley y Justicia en Polonia.

Esa propaganda no es una incitación directa a cometer asesinatos. A fin de cuentas, esos partidos ostentan el poder en esos países y tienen la responsabilidad de mantener la ley y el orden. Lo que sí hacen es legitimar el discurso racista y xenófobo en el que otro –habitualmente de piel oscura– es una amenaza para el estilo de vida ‘propio’.

En las zonas más extremistas de ese discurso, no existe ningún problema en apelar a la violencia. No es una amenaza hipotética, sino muy real. En la última década, el 73% de los asesinatos de intención política extremista en EEUU han sido ejecutados por la extrema derecha, frente al 23% de inspiración yihadista o el 3% procedentes de la extrema izquierda, según datos recopilados por Ali Soufan, exagente del FBI y hoy consultor sobre antiterrorismo.

A pesar de esta realidad, no es extraño descubrir que en la mayoría de las informaciones de los medios norteamericanos –no es muy diferente en Europa– las noticias sobre terrorismo siguen centradas en el de carácter yihadista. La derrota completa de ISIS en el campo de batalla en Irak y Siria no ha impedido que se siga prestando más atención a esa amenaza, que es real, a cuenta del riesgo que suponen los antiguos combatientes que viajaron a Oriente Medio si regresan a Europa.

Durante mucho tiempo, se ha hablado de internet como la gran universidad yihadista, donde cualquier persona de confesión musulmana podía encontrar la inspiración y además la preparación técnica para realizar atentados indiscriminados. Se ha prestado menos atención al hecho de que internet es tan útil o más para personas o grupos de ideología neonazi, fascista o racista, o todas esas cosas al mismo tiempo.

El autor del atentado de Nueva Zelanda, que se identifica como un australiano de 24 años, lo dice en un texto de 74 páginas que colgó de su página de Facebook y que enlazó desde un foro de ideas ultras. Se pregunta a sí mismo dónde se puede encontrar material sobre sus convicciones: “Internet, desde luego. No encontrarás la verdad en otro sitio”.

“El Gobierno de EEUU y la comunidad (global) de servicios de inteligencia no están reconociendo el supremacismo blanco como una red terrorista violenta y global que se está extendiendo a muchos países occidentales, incluido EEUU”, dice Soufan en este artículo. “Tenemos que comenzar a trabajar con nuestros aliados en el extranjero y compartir información para combatir el terrorismo de extrema derecha de una forma muy similar a la cooperación que existe contra el terrorismo yihadista. Si se comparte información a ese nivel, es muy poca a pesar de que estamos hablando de una red internacional”.

Es frecuente que cuando se producen atentados de este corte, la primera versión común entre políticos y medios de comunicación consista en referirse a problemas mentales con la intención de definir estos actos como aberraciones protagonizadas por individuos solitarios. El autor de la masacre neozelandesa lo desmiente con el texto de su ‘manifiesto’. Difundir su contenido íntegro puede interpretarse como una forma de extender ese mensaje de odio –por lo demás, será imposible impedir que pueda encontrarse en múltiples sitios de internet–, pero es necesario conocerlo y en especial que las autoridades lo utilicen para ser conscientes de la gravedad del problema.

El autor del texto se vio particularmente influido por Anders Breivik, el asesino noruego de 77 personas en 2011. No es su única fuente de inspiración. Cita a Dylann Roof, que mató a nueve norteamericanos de raza negra en una iglesia de Carolina del Sur, y a otros terroristas ultras que han cometido crímenes racistas en Europa.

En el coche escuchaba música ultranacionalista serbia dedicada a Radovan Karadzic. Llevaba en la ropa y las armas inscripciones e insignias de grupos ultras, como el Batallón Azov ucraniano de ideología neonazi, y varios nombres entre los que estaba el del fascista español que asesinó a Carlos Palomino en 2007. También nombres de batallas históricas de Europa contra el imperio otomano.

Esa ideología de odio cobra formas muy diferentes, y no todas van a concluir en una matanza contra decenas de personas. Lo que sí es obvio es que definir a los musulmanes, en buena parte nacidos fuera o de origen familiar extranjero, como una amenaza a la sociedad occidental alimenta la idea de que deben ser controlados, vigilados o simplemente extirpados. La islamofobia se ha normalizado con multitud de declaraciones de responsables políticos que no piden el asesinato de los musulmanes, pero que sí afirman de forma nada velada que son un problema o un peligro.

El asesino de Christchurch lo dejó claro en el texto. Los occidentales deben “aplastar la inmigración”, deportar a los que no sean blancos y tener más hijos para conjurar el supuesto declive de la raza blanca, como destaca este artículo del NYT.

Ese es un mensaje que llevamos mucho tiempo escuchando en los países occidentales. También en España.

Publicado en EEUU, España, Europa, Terrorismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El incendio de los camiones en la frontera venezolana: lo que se contó en EEUU y lo que de verdad ocurrió

El incendio del 23 de febrero provocado en los camiones en los que la oposición venezolana pretendía pasar comida al país desde territorio colombiano fue utilizado desde el primer momento por Juan Guaidó y la Administración de Donald Trump como otro ejemplo de la necesidad de acabar con el Gobierno de Nicolás Maduro. Cuatro camiones estaban situados frente a la valla colocada en el puente por la policía venezolana. Al otro lado, los antidisturbios arrojaron gases lacrimógenos contra los manifestantes que acompañaban a los camiones. El Gobierno colombiano difundió un vídeo con el que pretendía sustentar la acusación de que la policía había prendido fuego a los vehículos.

La crispación extrema de la política venezolana ha contaminado casi toda la información que procede de ese país. Los medios de comunicación públicos ofrecen la visión del Gobierno. Los medios privados, la de la oposición. Es frecuente que desde ambos lados se ofrezca información falsa o manipulada. Las posibilidades de contrastarla en tiempo real son reducidas. Pero a veces hay imágenes que tardan mucho tiempo en aparecer o que, si han aparecido antes, son ignoradas.

En muchos casos, como sucedió en ese puente fronterizo, la única posibilidad es dar las dos versiones, una solución periodística como mínimo insuficiente. Al menos, para el lector. Algunos medios, en especial CNN en EEUU, informaron directamente de que la policía había prendido fuego a los camiones para impedir su paso a Venezuela. Otros muchos siguieron esa tesis.

The New York Times ha publicado un artículo (con el vídeo que aparece más abajo) con imágenes procedentes de los 13 minutos anteriores al momento en que las llamas eran ya visibles y que el Gobierno colombiano prefirió no difundir (hay que suponer que grabaron el incidente desde mucho antes de que se produjera el incendio).

Las imágenes muestran a uno de los manifestantes partidarios de la oposición lanzando un cóctel molotov desde el lado colombiano. Se aprecia que la mecha, el trapo empapado de gasolina y encajado en la botella, se separa y cae sobre el camión del que momentos más tarde salen las llamas.

Varios de los mensajes de los políticos norteamericanos –el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton– destacaban que el fuego había acabado con alimentos y medicinas destinados a ayudar al pueblo venezolano. No había ninguna medicina en su interior, según ha comprobado el NYT. Además de comida, había material sanitario, como mascarillas, guantes y jeringuillas.

Como es de suponer que EEUU sabía qué material estaba enviando a Colombia para que llegara a Venezuela, la inclusión del término ‘medicinas’ era sólo otra mentira más.

La entrega de ayuda humanitaria, promovida por Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y autoproclamado presidente del país, formaba parte de la estrategia de la oposición para forzar un golpe de Estado de los militares contra el Gobierno de Maduro. Aceptar la llegada de esa ayuda suponía en la práctica admitir que Guaidó ostentaba algún tipo de poder como presidente. Negarse a recibirla podría haber causado fisuras en el apoyo de los militares al Gobierno, lo que no ocurrió.

Glenn Greenwald escribe que la información aportada por el NYT es valiosa, pero ya conocida. Esas imágenes fueron difundidas por Max Blumenthal y la página web que dirige, Grayzone, el día después de los hechos. Es el mismo vídeo en el que se ve a un manifestante arrojar el cóctel molotov. Además, ese mismo día 23 una cuenta de Bloomberg había ofrecido otro vídeo con manifestantes venezolanos preparando cócteles molotov en el lado colombiano de la frontera.

En Caracas, Cáritas Venezuela y el nuncio del Vaticano habían destacado antes del incidente de la frontera que se estaba intentado utilizar la ayuda que tanto necesita el país como una estratagema para conseguir apoyo político, es decir, para provocar lo que en EEUU llaman un “cambio de régimen”.

Lo ocurrido en el puente con este fuego revela hasta qué punto el Gobierno de Trump esperaba rentabilizar en su favor cualquier incidente que se produjera. Una estrategia de desinformación basada en la ayuda humanitaria que se ha utilizado en muchas ocasiones en Latinoamérica en el pasado y que está a la altura de la reputación de Elliot Abrams, nombrado para dirigir las operaciones de Washington sobre Venezuela.

Publicado en EEUU, Propaganda, Venezuela | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los artículos del juicio del procés en esta semana

Melero, el abogado que no suelta la presa.

La comparecencia del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, sirvió para ser testigos de una escena habitual en los juicios, cuando un abogado desmonta una buena parte del testimonio de alguien al resaltar sus contradicciones o mensajes no del todo ciertos. La intervención de Xavier Melero dejó claro que una defensa que dé prioridad a sostener la legitimidad de las posiciones políticas de los acusados no tiene mucho futuro en un juicio. Hace falta algo más, por ejemplo lo que ofreció Melero en la sala.

El coronel Pérez de los Cobos provoca daños en la defensa de los acusados.

Un caso muy diferente fue el de la declaración de Diego Pérez de los Cobos. El hombre enviado por el Gobierno central para dirigir/coordinar a todas las fuerzas policiales ante el referéndum ofreció un testimonio más impenetrable que el de Nieto, contra el que Melero poco pudo hacer. Fue mucho más efectivo a la hora de acusar a los Mossos de ser un factor clave de la presunta rebelión.

La testigo que quería pronunciar la palabra ‘tumulto’… varias veces.

El testimonio de la letrada del Juzgado número 13 de Barcelona, que intervino en el registro de la Conselleria de Economía el 20 de septiembre, fue el primero en el que intervino alguien que no forma parte de la política o de las fuerzas de seguridad. Es la clase de declaración a la que un tribunal presta mucha atención. Imprimió tanto drama a la vista que por momentos parecía la descripción de un asedio como el de ’55 días en Pekín’.

Un mosso y un guardia civil se salen del guión en el juicio.

El jueves fue el primer día en que un antiguo mando de los Mossos dejó en evidencia a los acusados. Confirmó que la cúpula de la Policía autonómica avisó a la Generalitat del peligro de incidentes violentos en el referéndum. Ese es uno de los elementos clave de los argumentos de la fiscalía, aunque por otro lado desmiente en parte la idea de que los Mossos intervinieron de forma activa en la presunta rebelión. A los abogados de la defensa corresponde este lunes la labor de reparar los daños provocados por este testimonio, pero con cuidado porque no pueden dar a entender que la función de los Mossos era colaborar con la Generalitat en la celebración del referéndum.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

EEUU invoca la Doctrina Monroe para justificar su campaña contra el Gobierno de Venezuela

La Doctrina Monroe vuelve a estar en vigor casi dos siglos después de que se formulara. No es que haya estado escondida desde entonces, pero había mucho tiempo desde que un alto cargo de la política exterior estadounidense se atreviera a enarbolarla en público.

El consejero de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, la ha citado como un argumento de autoridad en una entrevista en relación a la crisis de Venezuela sin que le preguntaran por ella directamente. La pregunta era por qué EEUU podía intervenir en los asuntos venezolanos cuando no hace lo mismo con otros gobiernos “brutales” del mundo implicados en violaciones de derechos humanos.

“No, creo que son asuntos diferentes. En esta Administración, no tememos usar las palabras ‘Doctrina Monroe’. Es un país que está en nuestro hemisferio. Siempre ha sido un objetivo de los presidentes americanos tener un hemisferio completamente democrático desde los tiempos de Ronald Reagan”.

En su origen, la Doctrina Monroe fue una declaración del presidente James Monroe en 1823 para advertir a las potencias colonialistas europeas de que se mantuvieran alejadas de Norteamérica y Surámerica, una vez que los países del sur hubieran obtenido su independencia. A cambio de ello, EEUU haría lo mismo con las posesiones coloniales europeas en otras zonas del mundo.

En el siglo XX, la apelación a esa doctrina sirvió para justificar las intervenciones militares y políticas de EEUU en muchos países suramericanos.

Bolton ha sido el portavoz más agresivo del Gobierno de Trump en la campaña para forzar el derrocamiento de Maduro. Un ejemplo de su influencia fue el fichaje de Elliott Abrams, un veterano de las guerras sucias de Centroamérica de los años 80.

Las ventajas económicas del fin del chavismo también fueron destacadas por Bolton, que dijo que “sería una gran diferencia económicamente para EEUU si conseguimos que empresas petroleras americanas participen en la inversión y producción de petróleo de Venezuela”.

Foto: viñeta con Theodore Roosevelt y el canal de Panamá, 1903.

Publicado en EEUU, Venezuela | Etiquetado , | Deja un comentario

Nazis en EEUU: el mitin del Madison Square Garden en 1939

Con un montaje de poco más de seis minutos, Marshall Curry ha conseguido que ‘A Night at the Garden’ haya sido nominada a los Oscar en la categoría de mejor corto documental. No hay voz en off ni testimonios. Es sólo una breve selección de un hecho no desconocido, pero olvidado para la mayoría de sus espectadores: el mayor mitin nazi celebrado en EEUU en los años 30.

El German American Bund reunió a más de 20.000 personas en el Madison Square Garden de Nueva York en un acto en el que no faltaron los discursos racistas, los uniformes, las esvásticas y los saludos brazo en alto. Había un enorme retrato de George Washington en el escenario –se celebró el 20 de febrero de 1939, dos días antes del aniversario de su nacimiento– con la intención de relacionar directamente las ideas fascistas con la fundación de la nación. Se cantó el himno nacional de EEUU sin que la invocación al verso “land of the free” suscitara ninguna confusión entre los asistentes, que se consideraban los únicos patriotas estadounidenses.

Field of Vision – A Night at the Garden from Field of Vision on Vimeo.

El momento más dramático del corto se produce cuando un aprendiz de fontanero, Isadore Greenbaum, un joven judío de 26 años, subió al escenario. Varios miembros del servicio de orden se abalanzaron sobre él y le golpearon con saña. De inmediato, aparecieron los policías que se lo llevaron detenido. Un juez le impuso una multa de 25 dólares, que correspondería a unos 450 dólares de hoy.

“Las imágenes son tan poderosas que es increíble que no se proyecten en las clases de historia de cada instituto”, ha dicho Curry. “Pero creo que el mitin ha desaparecido de nuestra memoria colectiva en parte porque da miedo y es embarazoso. Cuenta una historia sobre nuestro país que preferimos olvidar. Nos gustaría pensar que cuando se alzó el nazismo, todos los americanos quedaron horrorizados de inmediato. Pero aunque la inmensa mayoría de los americanos estaban horrorizados por los nazis, hubo también un grupo significativo de americanos que apoyaban este mensaje supremacista blanco y antisemita”.

La noticia del mitin del Garden apareció en la portada de The New York Times del 21 de febrero, en la primera columna de la izquierda. El artículo comenzaba así: “Protegidos por más de 1.700 policías que convirtieron el Madison Square Garden en una fortaleza casi impenetrable para los antinazis, el Bund Alemán-Americano celebró anoche su publicitado mitin por el ‘Americanismo’ y la celebración del aniversario de George Washington”.

Cuenta que los únicos momentos de tensión se produjeron cuando los asistentes salieron del Garden y en la calle estaba esperando una manifestación antinazi. Según el periódico, los incidentes no fueron graves y se saldaron con 13 detenidos con cargos menores.

En las intervenciones políticas, todas las referencias al presidente Roosevelt eran recibidas con abucheos. Algunos oradores pronunciaban su apellido como “Rosenfeld” para que pareciera judío. El líder del German American Bund, Fritz Kuhn, dijo que iban a luchar “contra todos los que querían convertir Estados Unidos en un paraíso bolchevique”. Como era habitual entre los nazis alemanes, relacionó a los judíos con el comunismo: “No decimos que todos los judíos sean comunistas, pero sí decimos que el judío es la fuerza impulsora del comunismo”.

Curry recuerda la frase de Halford Luccock: “Cuando el fascismo llegue a América, no llevará la marca de ‘Hecho en Alemania’. No estará marcado por una esvástica. Ni siquiera se le llamará fascismo. Se le llamará sin duda ‘americanismo'”. Fritz Kuhn fue después detenido por la acusación de malversación de los fondos de la asociación y encarcelado. Después de la guerra, fue deportado. El Bund se disolvió poco después del comienzo de la guerra.

Desfile del German American Bund en Nueva York en octubre de 1939. Foto: Biblioteca del Congreso

El Bund era un producto más alemán que norteamericano, pero las ideas fascistas tuvieron un fuerte eco en la sociedad estadounidense de los años 30. El sacerdote y activista ultracatólico Charles Coughlin contaba con una audiencia de unos 30 millones de personas en sus programas semanales de radio. El aviador Charles Lindbergh y el empresario Henry Ford dieron a conocer en público sus ideas racistas. En los años 20, Ford había financiado la edición de 500.000 ejemplares de la falsificación antisemita ‘Los protocolos de los sabios de Sión’. El ataque japonés de Pearl Harbor y la entrada de EEUU en la guerra contribuyeron a que esa semilla nazi desapareciera pronto, pero no todas sus ideas desaparecieron.

American Nazis in the 1930s — The German American Bund. Fotografías.

Publicado en Cine, EEUU, Historia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

George Carlin tiene un mensaje sobre el nacionalismo

George Carlin se pregunta cuál es la base de todas esas manifestaciones de orgullo nacionalista tan habituales en muchos países. Él es de origen irlandés, pero hay una cosas que tiene clara: “Ser irlandés no es un mérito. Es un jodido accidente genético”.

Sobre el permanente “God bless America” con el que los políticos norteamericanos adornan el final de sus discursos, dice: “Let me tell you a little secret about God, folks. God doesn’t give a flying fuck about America. He doesn’t care. He never cared about this country any more than he cares about Mongolia, Transylvania, Pittsburgh, the Suez Canal or the North Pole”.

Los norteamericanos no son los únicos en sostener esa falsa ilusión: “Los cementerios militares de todo el mundo están llenos de soldados muertos a los que lavaron el cerebro y que estaban convencidos de que Dios estaba de su lado”. Evidentemente, estaban equivocados.

Publicado en EEUU, Humor | Etiquetado , , | Deja un comentario

Leemos el libro de Pedro Sánchez para que Albert Rivera no tenga que hacerlo

Leonardo DiCaprio ganó un Oscar por su interpretación en ‘El renacido’. Es un tipo de historia que siempre tiene gancho en la audiencia. Así que no es raro que Pedro Sánchez decidiera convertir en un libro su experiencia de los últimos años. Con 46 años, puede alardear de haber consumido más etapas que la mayoría de las personas que se dedican a la política toda su vida. Elegido líder de su partido con 42 años, a punto de ser elegido presidente del Gobierno un año y medio más tarde, después eliminado y humillado por sus compañeros y sin embargo rivales, regresar a lo más alto contra todo pronóstico y finalmente llegar a Moncloa subido a la ola generada por una sentencia judicial. Hay montañas rusas con menos pendientes.

El libro ‘Manual de resistencia’ procede de unas conversaciones con Irene Lozano, que entró en las listas electorales del PSOE en 2015 a invitación de Sánchez y que hoy es secretaria de Estado. “Ella les dio forma literaria a las grabaciones”, dice en el prólogo. Quiere decir que fue Lozano quien lo escribió si aceptamos que “forma literaria” es una forma eufemística de definir la escritura. Aun así, el texto recuerda mucho las palabras y la forma de hablar de Sánchez, con lo que podemos llegar a la conclusión de que describe bastante bien su mentalidad y sus ideas. Sigue leyendo

Publicado en España | Etiquetado , , , | Deja un comentario