Lucha de clases en el Everest

La temporada de ascenso al Everest este año ha concluido. Según las últimas informaciones, la mayoría de los sherpas que trabajan para las expediciones internacionales han decidido poner fin a su trabajo a causa de la última tragedia y de la negativa del Gobierno de Nepal a aceptar sus reivindicaciones. El viernes 18, 16 nepalíes murieron en una avalancha, de los que 13 eran sherpas y tres de otros grupos étnicos del país.

A diferencia sobre todo del K2 y de otras cumbres del Himalaya, el Everest no tiene fama de ser un asesino implacable de aquellos que desafían las cumbres superiores a los 8.000 metros. Eso es al menos lo que sabemos de los relatos de sus hazañas. No es del todo cierto. Para los sherpas, continúa siendo un trabajo extenuante y peligroso. No son sólo porteadores. También se ocupan de tender cuerdas y escaleras, y por tanto atravesar varias veces zonas de peligro.

En los últimos años, lo que se ha dado en llamar la comercialización de las ascensiones a la montaña más alta de la Tierra ha hecho que el número de escaladores haya aumentado de forma espectacular. No es que cualquiera pueda subir el Everest. Pero a diferencia de los alpinistas profesionales, y siempre que se tenga un mínimo de buena forma física, un abogado o un arquitecto pueden formar parte de una de esas expediciones si tiene el dinero necesario (entre 50.000 y 90.000 dólares).

Jon Krakauer explica que no se trató de un accidente inesperado. Krakauer es el autor de ‘Mal de altura’ (‘Into Thin Air’), un libro apasionante sobre lo que ocurrió en 1996, cuando una tormenta acabó con la vida de ocho personas en la ascensión.

El alud se produjo por el desprendimiento de un gigantesco bloque de hielo que, según cuenta Krakauer, ya presentaba un aspecto peligroso en 2012 cuando una importante empresa de escaladas decidió suspender sus operaciones a mitad de temporada. La formación de hielo suponía una amenaza sobre la ruta principal de subida en el lado de Nepal.

Todos hemos leído alguna vez que la mayoría de los escaladores de estas expediciones de pago utilizan desde el primer momento botellas de oxígeno en la ascensión, y obviamente son los sherpas los que deben transportarlas, además del resto de material. Lo que no sabía es que otra ayuda extra es un medicamento llamado Dexametasona (o Decatrón en su nombre comercial) que reduce el riesgo de sufrir un edema cerebral o pulmonar a esas altitudes. No suele ser un fármaco que esté a disposición de los sherpas.

Hay una famosa foto de 2012 en la que se ve a una fila interminable de personas literalmente haciendo cola en la subida. Hay que insistir en la idea de que la ascensión al Everest no es un picnic de fin de semana, pero aun así está claro que la masificación de la ascensión sólo ha sido posible por el hecho de que está económicamente al alcance de mucha más gente dentro de unos razonables niveles de seguridad. En 2013 658 personas llegaron a la cumbre. Los profesionales comentan que hasta el 90% de ellos no suelen tener experiencia de alta montaña.

Aunque parezca difícil de creer en un entorno en el que un ser humano no puede sobrevivir (por algo a partir de 8.000 metros algunos le llaman la zona de la muerte), en el ascenso al Everest se producen a veces atascos y largas colas. La tensión entre expediciones y sherpas llegó a un nivel inaudito en 2013 cuando un grupo de sherpas atacó a tres montañeros europeos que subían por su cuenta y no atendieron a la petición de que no atravesaran una zona en la que estaban tendiendo cuerdas.

La seguridad no es la misma para todos. Los sherpas continúan sufriendo un alto número de muertes y lesiones, hasta el punto de que si lo consideramos una profesión, como lo es para ellos, cuenta con unos niveles de mortalidad muy elevados.

everest muertes

Por un trabajo que se realiza entre finales de marzo y mayo, los sherpas reciben un dinero con el que mantienen a sus familias el resto del año. En caso de muerte, los seguros que están obligados a suscribir las expediciones entregarán a sus familias el equivalente a unos 10.000 dólares. Hace sólo un año ese mínimo impuesto por el Gobierno era la mitad.

Pero llevan tiempo indignados porque el Gobierno se niega a aumentar las cantidades que entrega como indemnización en caso de percance. Tras la última tragedia, hicieron una serie de reivindicaciones que de momento no han sido aceptadas. El Gobierno sólo ofreció unos 400 dólares a las familias de los muertos. Los sherpas reclaman elevar esa cantidad a mil dólares, aumentarla también para aquellos que quedan incapacitados tras sufrir accidentes, y doblar el seguro mínimo en caso de fallecimiento.

Las ascensiones al Everest son un gran negocio para el Gobierno de Nepal, que cobra 10.000 dólares a cada extranjero que pretende subir la montaña. Años atrás, la cantidad era mucho mayor, pero el aumento constante de montañeros permitió que se redujera.

Se lleva tiempo diciendo que un descenso del número de escaladores sería un primer paso para controlar la masificación y los problemas que conlleva. Nadie cree que eso pueda ocurrir. El Everest es un gran negocio para Nepal.

—-

Uno de los fallecidos es Ang Kaji Sherpa, que subió a la cumbre por primera vez en 2012 en una expedición de National Geographic.

Este es uno de los pasos sobre una escalera que se debe realizar en la asensión. Son los sherpas los que colocan cuerdas y escalas para que pasen después los montañeros.

Preparativos de la pila funeraria para uno de los sherpas muertos en el alud.

Publicado en General | Etiquetado | Deja un comentario

Las vacunas funcionan

vacunas

Una infografía de Unicef (imagen completa con más datos).

Publicado en General | Etiquetado , | Deja un comentario

El mercado de la xenofobia en Europa

ukip

Dos vallas publicitarias de los euroescépticos británicos de UKIP muestran la cara más cruda de la campaña de este partido y de otros movimientos políticos que tienen muchas opciones de obtener un buen resultado en las elecciones europeas de mayo. Es la mayor campaña financiada por UKIP, pagada en este caso por un millonario que ha desembolsado el millón y medio de libras que supone su coste (también aparecerá en periódicos e Internet).

Como dice Lord Deben, miembro tory de la Cámara de los Lores, ese mensaje apela “a lo peor en los seres humanos: nuestros prejuicios, nuestro egoísmo y nuestro miedo”. Desgraciadamente, será efectiva. UKIP está ahora mismo en los sondeos en torno al 20% de votos de cara a los comicios europeos, disputando el primer puesto a los laboristas.

No es así sólo por unos anuncios, sino también por la cobertura ideológica que durante años han dado a esos sentimientos xenófobos algunos medios de comunicación y políticos conservadores en el Reino Unido. Ya tuvimos algunos ejemplos de ello en enero cuando se desató una paranoia absurda al llegar el momento en que rumanos y búlgaros podían, como ciudadanos de la UE, entrar al país para vivir y trabajar.

Channel 4 hace un ‘fact-checking’ del contenido de la campaña. En cuanto a la construcción, uno de los temas con los que se mete miedo a los trabajadores: aunque es un sector fuertemente golpeado por el estallido de la burbuja, el número de trabajadores empleados en el sector ha aumentado con respecto a hace un año, y aún falta personal cualificado.

Sobre el argumento de que “el 75% de nuestras leyes se aprueban en Bruselas”, un detalle que también se utiliza bastante en España aunque para resaltar lo importante que es el trabajo que se hace en el Parlamento Europeo, destaca que sencillamente no es cierto. Pregunten en España cuáles son las leyes que más han afectado a la gente negativamente en esta crisis económica y comprueben cuántas han salido del Congreso y Senado, y cuántas del legislativo comunitario. Me sorprendería que se les ocurriera alguna aprobada en el Parlamento Europeo.

No es extraño que se hayan encontrado similitudes entre esta campaña y una anterior de la ultraderecha británica.

Hay al menos espacio para las parodias.

La realidad es que no todos los votos que reciba UKIP, al igual que otros partidos en el resto de la UE, procederán de sentimientos xenófobos o contrarios a la UE. Hay que adjudicar una parte de esa responsabilidad a los partidos que han dominado la vida política de esos países. Cuando las opciones tradicionales son las que son, muchos votantes están dispuestos a cualquier cosa.

 

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Paradojas en las elecciones europeas

El socialdemócrata Schulz lucha contra la idea de austeridad en la campaña justo cuando los socialistas franceses han sucumbido. Los conservadores apoyan la candidatura de Juncker, al que desdeña Merkel.

Continúa en eldiario.es

Publicado en Europa | Etiquetado , | Deja un comentario

Escocia y la independencia (o las limitaciones del voto del miedo)

scotlandLa última encuesta de ICM para Scotland on Sunday da la diferencia más estrecha en favor del no en el referéndum de la independencia, 42% a 39%, lo que revela que el triunfo del sí es algo más que una posibilidad.

Hay un 18% de personas en el apartado ‘no sabe/no contesta’.

Hay que recordar dos cosas. Los sondeos de otros medios dan diferencias mayores en favor del no. Lo segundo: aún falta mucho para la fecha de la consulta (18 de septiembre).

El sondeo es significativo porque cambia los parámetros del debate político. La campaña del no parte de la base de que la opción de la independencia es tan negativa para Escocia que simplemente contemplarla es ya un ejercicio irracional. Estos últimos números demuestran que esa hipótesis está muy alejada de la realidad.

En todas las campañas electorales, se utiliza de una manera u otra el voto del miedo. Pero su efectividad es reducida. Al final, alguien tiene que dedicar tiempo a explicar con argumentos de peso por qué es conveniente votar a favor de algo.

En marzo, el periodista escocés Alex Massie ofreció algunas razones por las que el factor tiempo tendía a beneficiar al sí a la independencia. Más o menos en esa época, comenzaron a aparecer artículos en la prensa británica centrados en la preocupación del Gobierno de Cameron por el desenlace de la consulta. Preocupación acentuada por el hecho de que los conservadores son políticamente irrelevantes en Escocia.

Massie destaca que la política se basa en tres factores: identidad, dinero y el relato (eso que ahora se llama la narrativa en traducción directa del inglés). En el primer y tercer punto, los independentistas cuentan con una cierta ventaja que se ha ido acentuando en los últimos meses.

En el asunto del relato (cuál es la historia que vendes a los votantes para convencerlos), los contrarios a la independencia se han estancado al reiterar argumentos ya conocidos que tienen una particularidad: casi todos ellos miran al pasado, no sin motivos. Cuando piensan en el futuro, todo se reduce a la economía, a apelar al miedo de los votantes a perder prosperidad. No es irrelevante pero sí discutible, y en todo caso no se puede armar una campaña sólo con eso.

Ahí es donde cuenta la credibilidad del mensajero. Los tories lo tienen difícil. El partido que gobierna en coalición en Londres ha obtenido un diputado en Escocia en las elecciones de 2001, 2005 y 2010 (hay 59 diputados escoceses en el actual Parlamento de Westminster). La marca tory es tóxica en el norte del Reino Unido.

Los laboristas eran hasta hace pocos años el partido dominante en Escocia, pero ahora lo son los nacionalistas de Alex Salmond. Los principales dirigentes laboristas escoceses hacen carrera en Londres, no en Edimburgo. El electorado deduce así cuáles son sus prioridades personales. El resultado depende en buena parte del momento en que los laboristas se vuelquen en la campaña y de los argumentos que utilicen.

Massie también comentó en febrero que la apuesta de la campaña del no por el factor económico terminará siendo contraproducente en el momento en que sea difícil distinguirla de un chantaje. Por esos días, se supo que el Gobierno estaba presionando a las empresas del sector de defensa para que avisaran que la independencia tendría un fuerte coste en puestos de trabajo (la construcción y mantenimiento de buques de guerra es una de las pocas cartas seguras que les quedan a los astilleros de Glasgow). Y cuando no son los astilleros, son la libra, las pensiones o hasta la BBC.

Una vez que le das a la gente la opción de votar por algo, resulta poco inteligente avisarles de que pagaran un duro precio si se les ocurre marcar la casilla equivocada. No todo el mundo reacciona atemorizado cuando le apuntan con una pistola.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Grandes planos secuencia. En la lista (no hay que hacer mucho caso al orden): ‘El protector’ (Prachya Pinkaew), ‘El espejo’ (Andrei Tarkovsky), ‘Expiación’ (Joe Wright), ‘Weekend’ (Jean-Luc Godard), ‘Hard Boiled’ (John Woo), ‘The Player’ (Robert Altman), ‘Sed de mal’ (Orson Welles), ‘Boogie Nights’ (Paul Thomas Anderson), ‘Gravity’ (Alfonso Cuarón), ‘Uno de los nuestros’ (Martin Scorsese), ‘Snake Eyes’ (Brian De Palma), ‘Hijos de los hombres’ (Alfonso Cuarón)

Aquí algunos enteros: ‘Sed de mal’, ‘Uno de los nuestros’, ‘The Player’, ‘Weekend’, ‘Expiación’, ‘Boogie Nights’, ‘Snake Eyes’.

William Lego Shakespeare contra William Lego Shatner.
–Todo lo que estaba mal en ‘La desolación de Smaug’.
Marlon Brando, antes y después del maquillaje de ‘El padrino’.
Doce películas repudiadas por sus propios directores.
–Hay películas rodadas y montadas que nunca se estrenarán.
–La versión realista de Super Mario Bros. no hubiera tenido mucho éxito.
–El peinado de Conan O’Brien al estilo de ‘American Hustle’.
–Se tomaban su tiempo en el cambio de ruedas de la F1 de 1950.
–Un drone sobre NY.
Salvador Dalí y Laurence Olivier.
–Ciudades fantasma.
Cómo mueren los estadounidenses.
–’I touch myself’, una canción y un homenaje en recuerdo de su cantante y en favor de las campañas de concienciación sobre el cáncer de pecho.

Publicado en Cine, Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

El asalto a una comisaría ucraniana

Imágenes de un vídeo de Vice News del asalto de los manifestantes a la comisaría de Horlivka en la zona este de Ucrania el 14 de abril. Los incidentes más graves comienzan cuando una persona que ha quitado la bandera ucraniana del exterior para sustituirla por una rusa cae desde un primer piso a la calle, empujado por un policía, según los manifestantes.

Con respecto al teniente coronel que aparece al final del vídeo, el reportero Simon Ostrovski ha dicho después que no es ruso. Es un habitante de la ciudad, como mucho un policía retirado.

Publicado en Ucrania | Etiquetado | Deja un comentario

Ningún día sin foto de la duquesa

times carta

Un lector de The Times tira con bala, y con sentido del humor, ante la abundancia de fotos de la duquesa de Cambridge (es decir, Kate Middleton) en el periódico (vía Tim Montgomerie). Sí, es una plaga que ataca a todos los periódicos británicos desde antes de la boda. Aparentemente, no hay problema de sobreexposición para la monarquía británica.

Publicado en Periodismo, Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario

Adivinen dónde está la noticia

elmundo fraudeNo es necesario esperar a que haya sentencia para que los medios de comunicación informen de forma extensa sobre casos de corrupción en los que hay indicios sólidos de criminalidad.

Por otro lado, no está de más esperar a que se inicie la investigación judicial para llegar a alguna conclusión. Por ejemplo, para tomar la decisión de llevar el tema a la portada de un periódico o abrir un informativo de televisión. A veces, hay gente que se lanza a la piscina confiando en que el juez la haya llenado antes de agua.

Desgraciadamente, el caso de la investigación de un presunto caso de fraude en los cursos de formación en Andalucía no es sorprendente dados los precedentes, tanto en esa comunidad autónoma (por el caso de los ERE) como en el de cursos similares (por el caso reciente de Madrid).

La noticia aparece por primera vez en Voz Pópuli en un artículo de Óscar López Fonseca el 11 de abril. “La UDEF destapa en Málaga un fraude de 3 millones de euros en cursos de formación que salpica a la Junta” es el titular. Se dice que es un caso similar al conocido recientemente en Madrid. Hay una quincena de empresas implicadas en cursos de formación para desempleados muy posiblemente ficticios, y por tanto en los que los responsables se han quedado con fondos públicos con la complicidad de las autoridades. “Todo ello, presuntamente sin que los servicios competentes del SAE (Servicio Andaluz de Empleo) hicieran en todo el tiempo ninguna labor de control que permitiera detectar las numerosas irregularidades”.

Se trata de una investigación policial que no ha entrado aún en ningún juzgado, aunque una copia del informe ya está en manos de la Fiscalía Anticorrupción. Y se cuenta al final que la investigación se ampliará a las otras provincias andaluzas “en los próximos meses”.

Recapitulemos. Extensión: una provincia, Málaga. Cuantía: tres millones. Situación legal: el fiscal ya tiene un informe policial, pero se desconoce si adoptará alguna iniciativa.

Unos días después, la noticia salta a otros medios. Y es todo un salto mortal con triple giro. El Mundo abre a lo grande su portada el 16 de abril: “Fraude masivo en los cursos para formación en Andalucía”. Los subtítulos en primera:

–”‘La cuantía defraudada supera la del escándalo de los ERE’, señala una fuente del Ministerio de Interior”.

–”La mayor parte de los fondos dilapidados, que pueden llegar a sumar 2.000 millones, proceden de la Unión Europea”.

–”Según la UDEF, en el engaño participaron la Junta, los sindicatos y las organizaciones patronales”.

Y en la primera frase, se dice que “podría llegar a ser el mayor fraude de fondos públicos de la Historia de España”. Contando desde Felipe II, supongo. Después se insiste: “‘La cuantía del engaño supera la del escándalo de los ERE”, afirma un alto cargo del Ministerio de Interior”. Un alto cargo. Está claro que “un alto cargo” ha estado ampliando la información al periódico. Unos días después de la crisis en el Gobierno andaluz de coalición, que ha hecho que se especule, no sin motivo, con un posible adelantamiento de las elecciones, “un alto cargo” se lanza sobre una investigación policial en la que no hay aún nombres, ni imputados. De hecho, todavía no hay ni juez.

El lugar de las pesquisas sigue siendo el mismo, Málaga “durante los últimos días”, pero por lo visto el alcance es mucho mayor porque se escribe que la UDEF “certificó” que estas prácticas fraudulentas se han realizado también “en la mayoría de las provincias andaluzas”.

Cómo pueden certificarlo, no se sabe. Luego leemos que “las pesquisas todavía se encuentran en una fase muy embrionaria”. Si es así, no sé cómo se puede saber el montante total del fraude para compararlo con el caso de los ERE y cómo se puede deducir que ocurría lo mismo en otras provincias andaluzas que no son Málaga.

Y se manejan cantidades fantasmagóricas. Empezando por el hecho de que aún se desconoce cuánto dinero se ha defraudado en el caso de los ERE. Medios conservadores repiten con frecuencia la cifra de mil millones como un mantra, pero no hay ninguna base argumental para justificarla.

Todo el procedimiento de concesión de subvenciones puede estar viciado de origen, pero eso no quiere decir que todo el dinero cayera en manos de los ladrones. La Guardia Civil estimó que los intermediarios se llevaron 50 millones, aunque la cifra final será probablemente mayor. Hace un año, El País informó que el fraude podía alcanzar los 153 millones. En marzo, El Mundo manejaba distintas cifras por distintos conceptos: mil millones, 700 millones, 50 millones. Mal punto de partida para hacer comparaciones.

Cifras, en cualquier caso, mareantes. Hay que robar mucho para estar a la altura de este caso.

elpais fraudeEl País también lleva el tema a la portada del día 16 con el titular “Anticorrupción rastrea un nuevo fraude masivo en Andalucía”. Sin ser falso, el titular también es intrigante. Por lo que parece, hasta ahora es la policía la que ha llevado la iniciativa en la investigación, no la fiscalía, aunque aquí se habla de un trabajo conjunto.

Hay algunos datos confusos. Una vez más, se dice que la investigación ha sido muy detallada en Málaga, donde se ha interrogado a 300 personas, que figuran en los listados como asistentes a los sospechosos cursos. Pero leemos que “el escándalo es especialmente grave en Almería y Granada”. Nadie explica por qué no se ha interrogado a los asistentes a los cursos de estas dos provincias.

Respecto a los cantidades: el dinero desviado ilegalmente “puede oscilar entre 20 y 40 millones de euros”. También encontramos que “las pesquisas se encuentran en una fase “muy incipiente’”, pero pronto vemos que las fuentes comentan que lo defraudado puede “alcanzar cifras superiores” al caso de los ERE. Supongo que esto no procederá de multiplicar 40 por el número de provincias andaluzas.

Por último, veo que la Cadena SER informa que son 17 las empresas investigadas y que “el dinero público que está bajo la lupa de los agentes, por el momento, suma los dos millones de euros”. Según esa información, la fiscalía aún no ha recibido el informe de la UDEF.

Analizando la cobertura de varios medios, se aprecia que la ensalada de cifras es espectacular. No hay nada que indique que la policía esté haciendo mal su trabajo, pero el relato periodístico de sus actuaciones no tiene mucho sentido. Ningún juez ha tocado aún el tema, pero los medios ya han llegado a conclusiones firmes y claras. Una fuente del Ministerio de Interior se ha ocupado de cocinar e interpretar los pocos datos disponibles.

Si a mí me preguntaran si es posible que se hubiera producido otro escándalo de corrupción en los últimos años en Andalucía, diría que sí, que es perfectamente posible después de lo descubierto en el caso de los ERE. Pero el periodismo, sobre todo si se trata de abrir a cuatro columnas en la portada, no se basa en posibilidades ni pronósticos, sino en hechos. En lo que se sabe con toda seguridad cada día. Como he dicho alguna vez, en periodismo no se puede tener razón a posteriori si antes te has manejado con especulaciones, algunas de ellas teñidas por la sospecha de la manipulación política.

Publicado en España, Periodismo | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ucrania da un primer paso con resultados nada espectaculares

El Gobierno ucraniano ha decidido utilizar la fuerza contra las unidades paramilitares que desafían su poder en la zona este del país. De entrada, el lenguaje empleado por el mando militar parecía estar a la altura de las circunstancias. Como si fueran a solucionar el problema en cuestión de horas: “Se acabaron los ultimátum. Los ultimátum son cosa de civiles. Esto es una operación militar. Unos 300 hombres armados actúan en el este de Ucrania. Los vamos a combatir porque son invasores extranjeros, bandidos y terroristas”, dijo el general Krútov, al frente de las operaciones.

Sus hombres ocuparon el aeródromo de Kramatorsk en la región oriental de Donetsk. Hubo tiros y, aunque los medios rusos informaron de varios muertos, ningún periodista vio ningún cadáver.

Un numeroso grupo de civiles de Kramatorsk se congregó frente al vallado que rodea el aeródromo. Krútov salió a hablar con ellos y, según un periodista de The Guardian, estos le rodearon indignados por la intervención. Cuando él dijo que se trataba de una “operación antiterrorista”, la gente respondió a gritos: “¿Qué terroristas?”.

En la ciudad de Kramatorsk, las milicias prorrusas continúan controlando los principales edificios oficiales.

 

Publicado en Ucrania | Etiquetado | 20 comentarios