Así viajan los refugiados sirios en los barcos que los llevan a Europa

barco inmigrantes

La periodista Jenan Moussa, del canal Al Aan, de Dubai, ha hablado con dos refugiados sirios que pasaron a Italia en un barco. Uno de ellos partió desde el puerto egipcio de Alejandría y su destino era Italia. El otro, desde Turquía.

En las imágenes tomadas por ellos y que luego facilitaron a la periodista, se comprueba cómo duermen apilados en la bodega de un buque, separados por poco más que unos centímetros. Prácticamente, cada trozo de ese espacio, por estrecho que sea, es ocupado por una persona.

Durante el día, muchos suben a la cubierta, algunos con chalecos salvavidas, mientras el barco surca un mar embravecido.

No parece aventurado pensar que en caso de naufragio, pocos de esos centenares de refugiados tendrán posibilidades de sobrevivir. En las imágenes se ve sobre todo hombres, pero hoy mismo han llegado a Italia casi mil refugiados rescatados, la mayoría de Oriente Medio, y entre ellos hay niños, ancianos y mujeres.

Casi todos los ocupantes de los barcos eran refugiados sirios que huían de la guerra civil. Jenan Moussa cuenta que los sirios los llaman “los barcos de la muerte”, pero es su única opción si quieren llegar a Europa.

¿Quién organiza estos viajes? Moussa, que ha hablado con decenas de sirios que han hecho el viaje, explica que son grupos mafiosos en Egipto y Turquía que aprovechan la oportunidad para hacer negocio. En Libia, son grupos como estos y también las milicias locales que operan con impunidad al haber desaparecido el Gobierno. La mayoría de los sirios son suníes, pero también hay muchos cristianos, kurdos y alauitas.

Que estén desesperados para asumir ese riesgo no quiere decir que no tengan dinero. El viaje de varios días es muy caro. No son los más pobres los que deciden dar el salto, dice Moussa, esos están condenados a quedarse en Siria o los países limítrofes, en especial, Líbano. Los que viajan a Europa son los que han empeñado sus ahorros o han vendido antes la casa, el coche o la tierra para reunir el capital necesario.

El viaje desde Turquía a Italia puede costar al menos unos 6.000 dólares, han contado esos refugiados a Moussa. Desde Egipto, entre 2.500 y 3.000. Desde Libia, entre 1.000 y 1.500.

Si llegan a Italia o Grecia, su objetivo no es quedarse así. Ahí comenzará otra etapa porque intentarán trasladarse a otros países (Alemania, Suecia, Holanda o Dinamarca), donde creen que será más fácil encontrar un empleo. Suecia cuenta con varios miles de refugiados sirios.

Los traficantes no suelen ir en el barco. Puede que estén cerca en una segunda embarcación. A veces recogen al capitán y la tripulación, cuando abandonan el buque para dejarlo a su suerte cerca de la costa italiana.

Publicado en Europa, Siria | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Tres portadas y una ballesta

Un crimen terrible en un instituto de Barcelona pone a prueba a los periódicos a la hora de elegir sus titulares de portada. Es una noticia dramática, sin duda, que despierta el interés de mucha gente. Ha salido el día anterior en todos los informativos de televisión, por lo que hay que suponer que la mayoría de los lectores de diarios ya la conocen antes de verla en el papel. ¿Por dónde deciden ir entonces los periódicos?

elmundo.750

El Mundo da la palabra al asesino. Es la táctica habitual de la prensa sensacionalista. Ante un hecho así, siempre resulta más impactante centrarse en el autor del crimen y convertirlo en protagonista.

elperiodico.750

El Periódico prefiere confiar en las palabras del profesor que impidió que el menor de 13 años atacara a nadie más. Lo hace porque sirve para poner la noticia, por terrible que sea, en el contexto adecuado, al menos hasta que se conozcan más datos.

elpais.750

El País se lleva al premio del mayor despiste o quizá ignorancia. No hay aparentemente intención sensacionalista, pero el titular tiene como resultado crear más alarma. Un crimen es un hecho aislado por definición (sería distinto si ocurriera una vez al mes), pero alguien cree que lo ocurrido en Barcelona “eleva a un nivel insólito” un problema que no existe, al menos a este nivel de gravedad. Los colegios españoles no son un lugar en que los alumnos acuchillen habitualmente a profesores. El acoso, los casos de agresiones que sí se dan, con ser preocupantes, no alcanzan el nivel de lo ocurrido en Barcelona.

Ya para el nivel del delirio queda la portadilla interior de El Mundo con una ilustración a toda página. A falta de fotos sangrientas, siempre se puede recurrir a una ilustración de película de terror. El dibujo no se corresponde a los hechos, tal y como han sido descritos por los medios (por ejemplo, el profesor fue asesinado fuera del aula), pero en estos casos es mejor que el artista deje volar su imaginación.

Publicado en España, Periodismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Los bombardeos saudíes en Yemen ya tienen un vencedor: Al Qaeda

Sin que se sepa si es el inicio de una ofensiva o por tierra, sin que haya indicios de que haya provocado la retirada de las milicias huzíes de Yemen, los aviones saudíes continúan con sus bombardeos del país vecino. Y como se puede apreciar en las imágenes en la capital de Yemen, no se puede decir que los ataques sean muy quirúrgicos. La intensidad de la explosión, o la posibilidad de que impactara en un depósito de municiones, fue tan grande que arrasó decenas de viviendas en la zona habitada más cercana.

 

Entre los objetivos de esos ataques, un almacén de la ONG Oxfam.

El almacén ha quedado completamente destrozado. En este caso no ha habido víctimas. Oxfam dice que allí sólo guardaba material relacionado con su trabajo en Yemen para dotar de agua potable a la población civil. Habían entregado las coordenadas de su localización a la “coalición” (Arabia Saudí y otros países del Golfo). ¿Cuáles son los objetivos? Todos. Se trata de destruir la infraestructura militar y civil del país. Es esa lógica que nunca ha funcionado. Destruyes un país para que la población civil, en vez de huir aterrorizada, se enfrente desarmada a tu enemigo. Esta imagen es del día 17.

 

 

¿Quién es el beneficiario inmediato de esta ofensiva? Aparentemente, Al Qaeda ya está jugando sus cartas. El viernes, se informó de que se había hecho con el control de un gran depósito de material militar del Ejército en la zona este del país. El botín incluye decenas de tanques y lanzaderas de cohetes Katyusha.

¿Tiene algo que temer Al Qaeda de la campaña de bombardeos aéreos de los saudíes y sus aliados? En absoluto. Hasta ahora no se han visto atacados desde el aire. Y no, no es una impresión basada en información incompleta. Ha sido confirmado por el portavoz militar saudí de las operaciones.

 

Según el NYT, Al Qaeda está entablando alianzas con tribus yemeníes enfrentadas a los huzíes, que son chiíes. Es ese tipo de pactos que perduran en el tiempo. Nada que importune a los saudíes, cuyo único objetivo es aplastar a los huzíes.

Washington ha colaborado con los saudíes con información de satélite sobre los daños ocasionados en los objetivos y otros lugares que pueden ser atacados, un elemento fundamental en cualquier campaña aérea. Los medios norteamericanos citan fuentes del Pentágono para decir que se está intentando reducir el número de víctimas civiles en los ataques, que ya se cuentan por centenares. Como hemos visto arriba, no con mucho éxito. Además, según Los Angeles Times, el Pentágono ha enviado dispositivos GPS con los que equipar a los proyectiles. Es la mejor forma de que continúe la campaña militar. También se ayuda a los aviones saudíes abasteciéndoles de combustible en vuelo fuera de Yemen.

Una fuente norteamericana citada por LAT dice que la campaña es un “desastre” y que los saudíes no tienen ningún plan viable para conseguir la victoria. Podemos imaginar que eso no impedirá que la ayuda siga entregándose.

Bombardeos saudíes indiscriminados sobre el país donde Al Qaeda es más fuerte y sin que ni uno solo de los ataques se haya dirigido contra ese grupo. Un plan perfecto.

Publicado en Arabia Saudi, Yemen | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Qué dijo la UE cuando recibió el Premio Nobel de la Paz?

nobel barroso ue

En diciembre de 2012, la Unión Europea recibió el Premio Nobel de la Paz, una distinción siempre polémica porque es difícil estar a la altura de algunos de los premiados. Y, por decirlo de alguna manera, no es lo mismo ser Henry Kissinger que Nelson Mandela. La UE, que es entre otras cosas el club de algunos de los países más ricos del planeta, obtuvo el galardón por su capacidad para superar décadas de guerra y odio en un continente que había provocado dos guerras mundiales en la primera mitad del siglo XX.

Siendo como son los políticos, la celebración no podía quedarse en eso, en la alegría por los logros conseguidos dentro de las fronteras europeas. En su discurso, el entonces presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, fue más allá y presentó a la UE como “una poderosa inspiración para muchas personas por todo el mundo”. No habló de inmigración, pero aún menos presentó a una Europa escondida dentro de su fortaleza. Muy al contrario:

“Todos compartimos el mismo planeta. La pobreza, el crimen organizado, el terrorismo, el cambio climático: estos son problemas que no respetan las fronteras nacionales. Compartimos las mismas aspiraciones y valores universales: están echando raíces en un número cada vez mayor de países del mundo. Compartimos l’irréductible humain, el valor único e irreducible del ser humano. Más allá de nuestra nación, más allá de nuestro continente, todos somos parte de una sola humanidad.”

La actual crisis de los naufragios de buques llenos de inmigrantes africanos en el Mediterráneo, pocos meses después de que Italia y la UE clausuraran la operación de rescates de Mare Nostrum, cobra un carácter singular tras leer estas palabras de Barroso.

Pero no se quedó ahí. Cualquiera que le oyera pensaría que la UE nunca y bajo ningún concepto abandonaría a aquellos que huyen de guerras o de la miseria de sus países. Por ejemplo con estas palabras:

“Como continente que pasó de la devastación a convertirse en una de las economías más fuertes del mundo, con los sistemas sociales más progresivos, por el ser mayor donante del mundo en ayuda al desarrollo, tenemos una responsabilidad especial sobre millones de personas que viven en una situación de necesidad.”

No es responsabilidad sobre millones de personas lo que nos viene a la cabeza cuando recordamos que los gobiernos británico y español justificaron el fin de Mare Nostrum (y su sustitución por Tritón, cuya única función es patrullar las costas italianas) con el argumento de que suponía un efecto llamada para los inmigrantes interesados en dar el salto a Europa. La prioridad con esa medida era por encima de todo proteger las fronteras europeas. ¿Y qué tenía que decir el presidente de la Comisión Europea sobre esas fronteras?

“Durante los últimos 60 años, el proyecto europeo ha demostrado que es posible que pueblos y naciones se unan por encima de las fronteras. Que es posible superar las diferencias entre ‘ellos’ y ‘nosotros’.”

El público asistente se levantó para sellar con aplausos las palabras de Barroso. Quizá no se las creyeron. Quizá pensaron que es posible “superar las diferencias” por encima de las fronteras mientras “ellos” se queden en África.

Publicado en Europa | Etiquetado , | Deja un comentario

La inmigración es imparable desde Libia: ¿quién puede sorprenderse?

katie-hopkin-gunships

Este es el nivel de la discusión sobre inmigración en las páginas de The Sun, representativo de lo peor de la prensa tabloide en este asunto. El que un periódico conceda una página a una incitación al odio a los extranjeros tan evidente es inaudito, pero habitual en el Reino Unido. Pensemos que en España hay partidos que en campañas locales han basado su estrategia electoral en ese odio.

Desde una posición conservadora, pero no xenófoba, Fraser Nelson recuerda al Gobierno británico su responsabilidad sobre los acontecimientos de Libia y su influencia en los flujos de inmigración hacia Europa (a lo que hay que sumar el último naufragio de un barco con 700 inmigrantes). En el editorial de la revista The Spectator, vemos las palabras que pronunció Cameron en un acto multitudinario en Trípoli después del derrocamiento de Gadafi: los libios “no tendrían mejor amigo que el Reino Unido… Estaremos con vosotros en todo momento”.

Tanto él como Sarkozy, también presente en ese acto, mintieron. Y desde el punto de vista de Londres, lo peor es que tenían un ejemplo muy reciente sobre lo que podía pasar:

“En muchos sentidos, Cameron cometió los mismos errores en Libia que Tony Blair en Irak. Envió fuerzas militares para ayudar a expulsar a un odiado dictador y lo hizo bajo la (elogiable) premisa de que Gran Bretaña es un país que cambia el mundo para mejor. Aplaudió las elecciones que se celebraron después, hizo una visita al país que creía haber ayudado a liberar, y luego miró hacia otro lado cuando se hundió en la anarquía. Como con la intervención de Blair en Irak, la osadía inicial escondía una deplorable falta de planificación para lo que sucedería después”.

The Spectator, en un trasunto contemporáneo de Churchill, cree que no hay problema que no se pueda solucionar enviando las cañoneras para que los bárbaros aprendan a comportarse como británicos. Para el día después, la idea es enviar más soldados si fuera necesario, y en este punto la revista conservadora revela la misma ceguera que Blair y Cameron, porque la participación británica en la ocupación de Irak fue contraproducente e inútil en la zona de Basora. Y no puede alegar ignorancia, porque de eso se ha escrito ampliamente en la prensa británica (no en la parte en la que se dedicaba a agitar la bandera y alabar el heroísmo de las tropas). El problema de Libia no se solucionaba con más soldados.

Al final, como dijo Colin Powell a Bush, “si lo rompes, lo pagas”. El Reino Unido y Francia no se limitaron a ayudar a un movimiento insurgente local que luchaba contra una dictadura, sino que impusieron una zona de exclusión aérea que era a todos los efectos una declaración de guerra. Y cuando esa guerra acabó con el objetivo deseado, los países occidentales tacharon Libia de la lista de temas pendientes y pasaron al siguiente.

No sin antes empezar a hacer cuentas con todos los negocios que se podían hacer en la nueva Libia. Tenían que darse prisa porque los franceses se habían adelantado. Y el ministro italiano de Exteriores ya había dicho que la petrolera Eni iba a ser “la número 1″ en el futuro de Libia. Era una carrera en la que no se daban premios por el segundo puesto.

La ironía se torna en sarcasmo cuando tiempo después se supo que los británicos y norteamericanos entrenaron en la provincia de Bengasi a los mismos insurgentes islamistas que más tarde fueron decisivos en la destrucción del Estado libio o que viajaron a combatir en Siria.

Nadie derrama lágrimas por el derrocamiento de un dictador, pero si hubieran leído algo más que las noticias sobre la conducta extravagante de Gadafi, se habrían dado cuenta de que su régimen había alcanzado a lo largo de años un cierto equilibrio con las tribus y fuerzas regionales que tenían poco en común, y para las que no era de mucha utilidad una débil identidad nacional, excepto en las grandes ciudades. Lo hizo con la amenaza de la fuerza e incentivos económicos, pero no se puede negar que fue efectivo.

La guerra civil era algo más que una posibilidad tras el fin de Gadafi. Como escribí en agosto de 2011, en un país sin partidos ni movimientos políticos organizados, iba a ser difícil poner en práctica eso que llaman el reparto del poder.

Ahora no hay nada en Libia que pueda cumplir las funciones de un Estado, tampoco en relación a la vigilancia de sus costas. Toda la gente que huye de guerras o de la miseria en África y Oriente Medio tiene en ese país una cita ineludible. En primer lugar, los propios libios que deciden que su país es una causa perdida. Después, todos los demás.

Antes esa situación, la UE decidió abandonar toda responsabilidad sobre las personas que intentaban dar el salto. Clausuró Mare Nostrum para poner en marcha Tritón, cuyo único objetivo era proteger las costas italianas. No había operaciones de salvamento marítimo, porque no se quería salvar a los inmigrantes.

Hollande se ha apresurado a echar la culpa a las mafias, como hace en España el Gobierno de Rajoy. Parece mentira que gente que cree tanto en las virtudes del mercado aparente ignorar que esas mafias sólo se están aprovechando de un mercado propiciado por dos causas: una incontrolable (el deseo de miles de personas de buscar una nueva vida en Europa) y otra originada por los errores de los gobiernos occidentales.

Publicado en Europa, Libia, Reino Unido | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Tres horas de Kubrick. Arriba, sus primeros años. Después:
The Kirk Douglas years.
The Peter Sellers comedies.
The Master Works.
The Final Features.

–Vamos a ver otra vez la escena final de Los Soprano para entender mejor lo que nos tiene que contar David Chase.

–Siete lecciones de David Mamet.
–Los cinco mejores vídeoclips de David Fincher.
–Un paseo por Abbey Road Studios.
–Cómo ser Ringo Starr.
James Ellroy se lo pasó en grande escribiendo ‘Perfidia’.
Cómo empezó Ellroy a escribir así.
–Las primeras 26 páginas de la nueva novela de Neal Stephenson.
Ciudades rusas hace 70 años y ahora.
–El misterioso mundo de las cajas de seguridad.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

Derechos humanos en Azerbaiyán

azerbaiyan atletico

Azerbaiyán, cuya imagen en España vende el Atlético de Madrid, ha condenado a seis años y medio de prisión a Rasul Jafarov, un abogado dedicado a la defensa de los derechos civiles. Como es habitual en algunas dictaduras, los cargos se escogieron con cuidado para aparentar que no tenían nada que ver con la política, como evasión fiscal y malversación.

Jafarov había sido detenido en agosto de 2014 cuando estaba promoviendo una campaña contra los abusos del Estado con la vista puesta en los Juegos Europeos, una competición internacional que se celebra dentro de unos meses en Bakú, y que el régimen utiliza para mejorar la imagen del país. Por eso, está en las camisetas del Atlético de Madrid.

El presupuesto de esos Juegos es de 7.500 millones de euros, precisamente cuando la caída de precios del petróleo ha obligado al Gobierno a aplicar un recorte de gasto público y una devaluación del 30%, lo que ha ocasionado un aumento generalizado de los precios.

El presidente del país, Ilham Aliyev, obtuvo la reelección en el cargo en las elecciones de 2013 con un 84% de los votos.

Publicado en Azerbaiyan | Etiquetado | Deja un comentario

Sonría, señor Rato, va a salir en la tele

Fue un día excepcional el jueves. Rodrigo Rato sale de su domicilio detenido, rodeado de policías, y uno de ellos le pone la mano en la cabeza antes de que entre en el coche en ese gesto que supongo que los policías hacen por costumbre (en fin, quiero pensar que es así) porque sólo tiene sentido si el preso lleva las manos esposadas a la espalda, lo que no era el caso.

Continúa en eldiario.es

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Qué importan 400 muertos cuando hay en juego miles de votos?

palermo

Otro naufragio. Otra matanza. 400 muertos, o desaparecidos, que viene a ser lo mismo. Más tumbas en el Mediterráneo. Ese cementerio tan limpio en el que muchos europeos se bañarán despreocupados dentro de muy pocos meses. Se cumplen así las prioridades de los gobiernos de la UE. Italia clausuró el programa Mare Nostrum y la UE lo sustituyó por Tritón, un simple sistema de protección de las costas italianas con menos buques. El problema de Mare Nostrum, además de ser muy caro, es que servía para salvar vidas, vidas que acto seguido pasaban a residir en Europa. En opinión de gobiernos como el británico y el español, suponía un incentivo para intentar dar el salto. Esas vidas estaban mejor en el fondo del Mediterráneo como alimento de los peces. Ese es el incentivo que sería de utilidad.

Sólo hay que ver lo que sucede en Libia, Siria, Gaza y varios países africanos para saber que ese cálculo mental puede ser inhumano, pero sobre todo es absurdo. Las personas que se acumulan en las costas del Norte de África ya han arriesgado su vida para llegar hasta allí. Arriesgarla una vez más es sólo el inevitable paso posterior. Y hay muchos esperando en Libia.

Crucemos el mar y veamos lo que pasa en nuestros países. Los inmigrantes que ya están aquí, los que tienen papeles o no, los que pagan impuestos directos o indirectos, los que vienen de países que el Gobierno española llama “hermanos” con una retórica hipócrita, son la carnaza con la que se buscan votos en los sitios propicios. Se hace en Francia, en Gran Bretaña, en Holanda, en Dinamarca, y en España, ahora que entramos en un periodo electoral permanente, lo estamos empezando a ver.

En Cataluña el éxito del programa xenófobo del Partido Popular en Badalona (pasó del 21% en las elecciones de 2007 al 33% en las de 2011), ha animado a sus correligionarios de L’Hospitalet a seguir la misma línea. La candidata del PP, Sonia Esplugas, ha lanzado una campaña en la que no hay ya lugar para los disimulos: “L’Hospitalet necesita un cambio porque desde hace años tenemos problemas de inmigración, limpieza, incivismo y seguridad”. Podría haberlo dicho de forma más directa: los extranjeros son sucios, salvajes y peligrosos). El efecto sería el mismo. Es el discurso racista de siempre disfrazado de preocupación por los problemas de la ciudad.

Lo mismo ha ocurrido en Vitoria, una ciudad poco castigada por la crisis en comparación con la media nacional, donde el alcalde ha encontrado en la xenofobia un argumento perfecto para buscar la reelección. Denunció en 2014 que los magrebíes vivían de las ayudas sociales, sin basarse en ningún dato o estadística. No los necesitaba, porque sólo pretendía apelar a lo peor del ser humano, esa parte miserable que te dice que tus problemas no proceden de las decisiones tomadas por los que mandan o de errores propios, sino por culpa de los que menos tienen, los que te quitan el trabajo que tú no quieres aceptar, los que malviven con sueldos de miseria.

Esa incitación al odio tiene consecuencias en forma de amenazas anónimas. Los que odian a los extranjeros se sienten ahora más fuertes. Maroto ha invertido su capital político en esta espiral y seguirá haciéndolo hasta el día de las elecciones. No será el único.

El panfleto que reparte el PP en L’Hospitalet está encabezado por el guiño de rigor: “Inmigración en L’Hospitalet: pensamos lo mismo”. Odiáis a los extranjeros y no os atrevéis a decirlo en voz alta. Nosotros lo hacemos por ti. Danos tu voto a cambio.

No nos engañemos. Los prefieren muertos en el fondo del Mediterráneo.

Publicado en Africa, España, Europa | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Hillary Clinton e Israel: una historia de amor

netanyahu clinton

Ya sabemos que los candidatos republicanos a la presidencia competirán entre ellos para ver quién es el más proisraelí en juego, pero se tendrán que poner en la cola por detrás de Hillary Clinton. En su reseña del libro ‘Hard Choices’ (al que podríamos definir como las memorias de Clinton tras su paso por la Secretaría de Estado), el exdirector del NYT Joseph Lelyveld destaca cómo las posiciones de Clinton sobre Israel son muy diferentes a las de Obama.

“Su interés en distinguir sus posiciones de las de Obama es más evidente en sus páginas sobre israelíes y palestinos. Como quizá haya que esperar de una exsenadora de Nueva York, no puede permitirse criticar con dureza a Israel por la ocupación de Cisjordania; de hecho, nunca usa la palabra ‘ocupación’. Admite que el crecimiento de los asentamientos supone un problema político, y cuando estuvo en el cargo presionó por una ‘congelación’ limitada de su construcción, pero no dice nada que indique que los problemas que suponen los asentamientos o las condiciones de vida en Cisjordania (la asfixiante mezcla de controles de seguridad, carreteras bloqueadas, patrullas del Ejército…) ofendan su idea de justicia o de derechos humanos. Desde luego, como todos los secretarios de Estado de los últimos 50 años, no menciona que Israel nunca firmó el tratado de no proliferación nuclear, el tratado que ella con razón presiona a Irán para que lo respete.”

Es algo que se nota incluso en un libro pensando para contar lo menos posible, no fuera que perjudicara a su inminente candidatura presidenciales. En este caso, es más bien al contrario. Ninguna declaración de amor a Israel está de más en una campaña electoral norteamericana. Hasta cierto punto, es lógico. Es un país aliado de EEUU desde hace décadas y cuenta con una alta simpatía en la opinión pública del país, según las encuestas.

Pero si quieres ser elegido presidente, debes tener en cuenta en primer lugar las prioridades y objetivos de la política exterior de EEUU. Y es difícil conciliar la solución de los dos Estados con el apoyo a cualquier Gobierno presidido por Netanyahu.

Lo curioso es que Clinton, que utiliza un lenguaje a favor de Israel casi idéntico al que emplean los políticos de ese país, tuvo en el pasado una posición más comprensiva con los intereses de los palestinos. En 1998, habló de que sería conveniente para todo Oriente Medio que los palestinos tuvieran su propio Estado. La Administración de Bill Clinton se apresuró a decir que se trataba sólo de su opinión personal.

Como secretaria de Estado, todo eso era ya historia antigua. En el libro, y en otras ocasiones, Clinton ha dejado claro que sus declaraciones críticas con la expansión de los asentamientos procedían de órdenes de la Casa Blanca. A ella le tocaba hacer de poli malo, hasta que fue la propia Casa Blanca la que también decidió asumir ese rol cuando quedó claro que el primer ministro israelí haría lo que fuera para impedir un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

En el ataque israelí de Gaza, Clinton dijo a sus colaboradores que iban a estar con Israel “al 110%” (sic). En 2014, cuando ya había dejado el Gobierno, fue tajante: las muertes de civiles en los bombardeos israelíes de Gaza eran culpa de Hamás.

De entre todas las (malas) noticias que Netanyahu ha recibido de EEUU en los últimos meses, la candidatura de Clinton es sin duda la mejor.

Foto: Clinton y Netanyahu, en Nueva York en septiembre de 2012. Foto del Departamento de Estado.

Publicado en EEUU, Elecciones EEUU, Israel | Etiquetado , , , | Deja un comentario