El misterio de las urnas funerarias de la ciudad china de Wuhan

Las estadísticas económicas chinas siempre han sido recibidas con un cierto escepticismo en los medios occidentales. El asunto es más serio en relación a la crisis del coronavirus cuyas primeras noticias se originaron en China, y eso incluye la cifra de muertos. La semana pasada, las autoridades de Wuhan comenzaron a entregar a los familiares las cenizas de los cuerpos incinerados desde enero. Algunos datos e imágenes han llevado a pensar que el número de fallecidos fue mucho mayor que el comunicado por el Gobierno (3.304 hasta este lunes, 2.535 en Wuhan).

Siete funerarias prestan servicio en Wuhan y su área metropolitana, que tiene más de once millones de habitantes. Las imágenes mostraban largas colas en algunas de ellas, porque los que no habían recibido la confirmación por cita previa debían esperar varias horas. En otra imagen del interior de una funeraria del jueves, se puede ver unas 2.000 cajas que contienen urnas, que habían sido descargadas momentos antes de un camión. Las fotos aparecen en la web china Caixin, que explica que ese camión transportaba 2.500 urnas y que su conductor había llevado otras tantas el día anterior.

Un usuario de la red social Weibo, citado por Bloomberg, explicó que las autoridades locales le comunicaron que «debía esperar a que se le llamara para recoger las cenizas de mi padre». Una vez levantadas parcialmente las restricciones de movimiento dentro de la ciudad, los familiares intentan recuperar los restos cuanto antes para llevar a cabo los ritos tradicionales del entierro.

Otra usuaria que perdió a su marido contó que policías locales se habían puesto en contacto con ella para que se controlara en sus reacciones en redes sociales sobre la muerte del familiar.

«Había policías de paisano por todos los sitios», dice otro usuario que visitó una funeraria. «Algunos se acercaban cuando ibas a sacar una foto para impedirlo. Había mucha gente, todos en silencio. Nadie lloraba. La gente se iba en silencio después de recoger la urna».

El secretismo de las autoridades locales y regionales, que incluso escondieron las primeras infecciones al Gobierno central, ha hecho que mucha gente en China desconfíe de las cifras oficiales de fallecidos. Es difícil valorar hasta qué punto está extendida esa opinión, porque los comentarios en ese sentido son borrados rápidamente en la red Weibo por orden de las autoridades.

Una información de la web de Radio Free Asia ha hecho un cálculo a partir del número de hornos, 84, de esas siete funerarias, y de su funcionamiento durante 24 horas desde el lunes de la semana pasada, cuando comenzaron a entregarse los restos. La estimación especulativa ofrece una cifra de más de 40.000 fallecimientos desde el inicio de la pandemia.

«Cada funeraria informa de las cremaciones directamente a las autoridades dos veces al día», ha explicado a esa web una fuente cercana al Gobierno local. «Eso significa que cada funeraria sólo conoce los datos de sus cremaciones, pero no la situación de las otras». Según un habitante de la ciudad, las autoridades entregan 3.000 yuanes (unos 380 euros, algo menos de la mitad del salario medio mensual en China) a cada familia de una persona muerta.

La fuente de esta última información arroja algunas dudas que es conveniente señalar. Radio Free Asia está financiada por el Gobierno de EEUU desde su fundación en 1994. Su predecesora con el mismo nombre operó durante los años 50 para emitir propaganda anticomunista en China y otros países asiáticos cuando era sostenida por la CIA. Las emisiones de Radio Free Asia son interferidas frecuentemente por el Gobierno de Pekín.

China implantó un sistema de alerta temprana de enfermedades infecciosas después de la crisis del SARS en 2002 y 2003 que en teoría iba a permitir que Pekín informara con rapidez a la OMS de cualquier brote, a diferencia de lo que había ocurrido entonces. Nada de esto funcionó en Wuhan, porque las autoridades locales prefirieron hacer algo habitual en el país: retrasar todo lo posible el envío de información negativa a Pekín, e incluso restarle importancia al principio, con la esperanza de que el problema pasara desapercibido y se resolviera antes.

Existe constancia de que un paciente con fiebre muy alta se presentó el 16 de diciembre en las urgencias del Hospital Central de Wuhan, con el que luego no funcionaron los medicamentos y que mostraba graves daños en los pulmones, según The New York Times. Ese nuevo tipo de neumonía con algunas similitudes con el SARS, debería haber sido comunicado a Pekín, como establece el sistema de alerta, pero no se hizo. A finales de diciembre, en Wuhan ya se tenía conocimiento de varios casos como este en distintos centros sanitarios.

Esos hospitales no informaron directamente al Ministerio de Sanidad, sino a las autoridades de Wuhan, que optaron por ocultar la gravedad de esos primeros casos registrados y no comunicarlos al sistema de alerta. Sólo cuando algunos informes y rumores surgieron en enero a través de internet el centro chino de enfermedades infecciosas tuvo las primeras noticias. En enero los contagios se sucedieron entre el personal sanitario de Wuhan y el Gobierno terminó trasladando allí a 40.000 médicos y enfermeras desde otros puntos del país. Para entonces, la epidemia estaba fuera de control.

El día 19 de enero, una comisión de expertos enviada desde Pekín hizo un pronóstico muy pesimista sobre lo que había descubierto. Pocos días después, se decretó el cierre de Wuhan, pero el tiempo perdido ya no se podía recuperar.

El Gobierno chino, consciente de la pésima imagen que ha supuesto la pandemia para el país en todo el mundo, publicita ahora la enérgica respuesta posterior como un ejemplo de eficacia de su sistema sanitario y de valentía y sacrificio de sus médicos. La cifra de muertos en Italia y España ha superado ya a la de China y cualquier revisión del número serviría para aumentar la desconfianza en la información facilitada por Pekín y empañar la imagen con la que el Gobierno de Xi Jinping quiere cerrar esta crisis.

Publicado en China, Coronavirus | Etiquetado , | Deja un comentario

San Francisco

San Francisco vacía a vista de dron el 22 de marzo después de las medidas adoptadas por el coronavirus.

Publicado en Coronavirus, EEUU | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que ver en los tiempos del coronavirus

‘Guns, Germs and Steel’, un documental de PBS basado en el libro de Jared Diamond.

Honest Trailers despedaza con su estilo habitual la última de ‘Star Wars’.

Un giro inesperado en ‘Breaking Bad’.

Publicado en General | Deja un comentario

China pone en marcha la diplomacia de las mascarillas

En la lenta vuelta a la normalidad en la ciudad china de Wuhan, una de las tareas más tristes que están pendientes es recoger en las funerarias la urna con las cenizas de un familiar fallecido por el coronavirus. Imágenes de gente esperando ante los locales –el reparto se hacía por cita previa y los que no la tenían debían esperar varias horas– aparecieron en la red social Weibo, la más popular del país. Después, comenzaron a desaparecer. El Gobierno chino obliga a la empresa a borrar todo contenido que pueda ser crítico con las autoridades o que dé una imagen del país que no se corresponda con el discurso oficial.

Es una vuelta al inicio de la crisis, cuando las autoridades locales y regionales en Wuhan intentaron limitar la información a los ciudadanos sobre la nueva enfermedad. El 31 de diciembre de 2019, medios de comunicación oficiales informaron del brote de un tipo desconocido de neumonía en Wuhan con 27 casos identificados. Al día siguiente, se cerró el mercado callejero considerado en ese momento como probable origen del brote. Sin embargo, el principal periódico de la ciudad no recibió permiso para informar de ello hasta dos semanas más tarde. La censura obligó a los medios a limitarse a publicar después los comunicados oficiales.

Los hospitales recibieron la orden de mantener a cero el número de infectados entre médicos y enfermeras. Eso hizo que oficialmente no hubiera ningún contagiado. De repente, el Gobierno local informó en la segunda quincena de enero que había 15 individuos contagiados entre el personal sanitario, un indicio de que la enfermedad estaba desbordando a médicos y enfermeras.

En la segunda semana de enero, se celebró en Wuhan una importante reunión de altos cargos locales y regionales. Alguien no quería que se viera afectada por esas preocupantes noticias.

En el caso más dramático, la policía de Wuhan obligó al médico Li Wenliang, que avisó el 30 de diciembre a sus compañeros del peligro de la enfermedad, a firmar una carta admitiendo que había hecho «comentarios falsos». A las cinco semanas, Li, de 34 años, murió por el coronavirus.

Continúa en eldiario.es

Publicado en China, Coronavirus, Europa | Etiquetado , , | Deja un comentario

Europa y EEUU se tambalean ante la amenaza que nunca pensaron que llegaría

Escucha a los científicos, dice todo el mundo. Y con razón. Veamos lo que ha dicho el doctor Anthony Fauci, la persona con más nivel científico en el gabinete de crisis de la Casa Blanca que se ocupa del coronavirus. «Tú no haces un calendario [sobre cuándo y cómo acabará esto]. Es el virus el que hace el calendario».

Fauci decía esto en relación al debate propiciado por Trump y algunos empresarios y grandes inversores sobre la posibilidad de poner fin a mediados de abril a las medidas más drásticas e impedir que el daño económico sea mayor. Pero su respuesta vale para todos los gobiernos en relación a cualquier asunto en la lucha contra el coronavirus. Mientras encuentre a portadores en los que residir, el virus seguirá avanzando. Sólo acabará con él la falta de anfitriones, y de ahí las medidas de confinamiento y distanciamiento social.

Esta situación obliga a los gobiernos a reaccionar ante los acontecimientos y con frecuencia parecen verse superados. Están acostumbrados a decir a los ciudadanos que todo está bajo control. Los ciudadanos también tienen la lógica tendencia a pensar que, incluso cuando se equivoca, el Gobierno sabe lo que está haciendo. Viven en un país de Europa occidental o en EEUU, en uno de los más ricos del mundo, con un gran sistema sanitario. La ciencia y la tecnología, en un nivel de desarrollo nunca visto en la historia de la humanidad, están a su servicio, incluso en el más pequeño detalle de la vida cotidiana.

A diferencia de las personas que viven en el Tercer Mundo, somos indestructibles. No hay problema que el dinero o la tecnología no puedan solucionar.

Todas esas presunciones se han visto arrasadas.

De repente, un día descubren que su personal sanitario no tiene mascarillas o guantes. Que deben emplear métodos tan rudimentarios como bolsas de basura para cubrirse o que su jefe les dice que sólo utilicen un par de guantes cada vez, no dos para reforzar la protección. Se enteran de que algunas residencias de ancianos son un foco de contagios que acaba con las vidas de sus ocupantes. Que todos los gobiernos compiten en un gran bazar mundial para conseguir reponer el material sanitario que se consume cada día en dimensiones nunca antes conocidas. El problema no es tener dinero suficiente, sino encontrar lo mismo que todo el mundo busca desesperado.

Continúa en eldiario.es

Publicado en Coronavirus, EEUU, España, Europa | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Multimillonarios de EEUU reclaman la vuelta al trabajo aunque eso suponga que muera gente

Los multimillonarios norteamericanos con mucho dinero metido en fondos de inversión lo tienen claro: hay que volver al trabajo cuanto antes y, si eso supone la pérdida de vidas humanas por el aumento de contagios, ese es un riesgo que hay que asumir. Lloyd Blankfein, presidente del banco Goldman Sachs hasta 2018, abrió la veda el pasado domingo con un mensaje en Twitter: «Las medidas extremas para rebajar la curva del virus son adecuadas durante un tiempo para reducir la carga sobre la infraestructura sanitaria. Pero destruir la economía, los empleos y la moral es también un asunto sanitario y afecta a muchas más cosas. Dejemos dentro de unas pocas semanas que aquellos con bajo riesgo de contraer la enfermedad vuelvan a trabajar».

Su fortuna alcanza los 1.500 millones de dólares, según Forbes.

Donald Trump suscribió esa tesis a comienzos de semana, precisamente porque grandes empresarios y financieros estaban intentando convencerle de levantar las mayores restricciones. De ahí que Trump dijera que las fechas en torno a la Semana Santa a mediados de abril sería un momento «maravilloso» para hacerlo, contraviniendo las opiniones de sus consejeros científicos.

Tilman Fertitta es otro de los empresarios que ha pedido al Gobierno que permita la reapertura de establecimientos en un par de semanas, aunque sea con un aforo más limitado. En realidad, esa es una medida que pueden tomar los gobernadores de cada Estado, no el Gobierno federal, pero confía en que la presión de Trump sea efectiva sobre las autoridades de cada Estado.

Fertitta es el dueño del equipo de baloncesto Houston Rockets y de Landry’s, una cadena de casinos y restaurantes. Acaba de despedir a 40.000 trabajadores de esta corporación hasta que finalice la crisis. Su fortuna se estima en 4.500 millones de dólares.

Dick Kovacevich fue presidente del banco Wells Fargo hasta 2009. Ahora pide que a finales de abril los trabajadores en buen estado de salud que tengan 55 años o menos puedan regresar a sus empleos. «Podemos traer gradualmente de vuelta a esas personas y ver qué sucede. Algunos enfermarán, algunos incluso puede que mueran, no lo sé». Kovacevich cree que merece la pena correr el riesgo, es decir, que los corran los demás: «¿Quieres sufrir las consecuencias económicas o el riesgo de tener síntomas parecidos a los de la gripe o una experiencia como la de gripe? Tienes que elegir».

Da la circunstancia de que Kovacevich tiene 76 años, una edad que se considera un factor de riesgo por ser más proclive para fallecer si se contrae el coronavirus. Pero él no tendría que compartir un centro de trabajo con centenares o miles de trabajadores.

Los millonarios que desean una vuelta al trabajo tienen el apoyo de los activistas conservadores más cercanos a la Casa Blanca, que sostienen que el parón económico también tiene repercusiones en la salud. Para compensar el evidente daño para la salud pública que supondría regresar a las concentraciones de personas en calles y locales, no dudan en profetizar todo tipo de desgracias, incluidos los suicidios. «Hay estrés, hay ansiedad. La gente puede acabar sufriendo un infarto, suicidándose o consumiendo drogas. Hay muchas consecuencias no previstas cuando la gente sufre un percance económico», ha dicho Jenny Beth Martin, del grupo Patriotas del Tea Party. Martin es una de las personas que se reunieron con el vicepresidente Mike Pence esta semana.

En televisión, el vicegobernador de Texas, el republicano Dan Patrick, insistió en esa idea presumiendo de que las personas mayores del país estarían encantados de correr esos riesgos: «Mi mensaje es este. Volvamos al trabajo, volvamos a la vida, seamos inteligentes, y aquellos de nosotros que tenemos más de 70 años, ya nos cuidaremos de nosotros. No sacrifiquemos el país», dijo Patrick, que cumplirá 70 años en unos días. El periodista que le entrevistaba en Fox News tenía un enemigo en mente: «No puedes dejar que los epidemiólogos gobiernen un país de más 320 millones de habitantes».

La mejor respuesta a estas peticiones la ha dado Scott Gottlieb, que fue de 2017 a 2019 un alto cargo de la Administración de Trump como comisionado de la FDA, el organismo público que regula la industria alimentaria y farmacéutica: «Mientras el covid-19 se extienda sin control, los ancianos morirán en números que serán históricos, la gente de mediana edad estará condenada a largas estancias en las UCI luchando por sobrevivir, los hospitales se verán desbordados y la mayoría de los americanos estarán demasiado aterrorizados para salir de casa, comer en restaurantes, coger el metro o ir al parque».

Publicado en EEUU | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que ver en los tiempos del coronavirus

Fake News en el siglo XII. La leyenda del Preste Juan, un rey cristiano en Asia que nunca existió pero que influyó poderosamente en Europa durante cuatro siglos.

La amenaza de las pirañas está sobrevalorada.

El rotoscopio, la técnica que revolucionó el cine de animación.

Publicado en General | Deja un comentario

Portadas del coronavirus

Esta galería contiene 7 fotos.

Recommend on Facebook Share with Stumblers Tweet about it Subscribe to the comments on this post Tell a friend

Más galerías | Deja un comentario

Dos imágenes para entender por qué Boris Johnson se ha visto forzado a seguir los pasos de Italia y España

Dos imágenes ayudan a entender la decisión de Boris Johnson de poner fin a las recomendaciones, abandonar cualquier teoría sobre la inmunidad de grupo y pasar a la acción con el anuncio de tres semanas de confinamiento por la crisis del coronavirus. La primera es de la mañana del lunes en el comedor utilizado por los obreros de un proyecto de infraestructuras en Londres. Incluso si en la construcción se pueden adoptar las medidas de seguridad necesarias, cosa muy dudosa, en otros momentos es imposible.

Esta foto también es de la mañana del lunes en el Metro de Londres. La difundió un diputado laborista, que afirmó que se la había enviado un trabajador que decía que su empresa le había obligado a ir a trabajar, aunque su puesto no era esencial. El Metro siempre va abarrotado a primera hora de la mañana, así que la única forma de que no se convierta en una bomba de contagios es reducir el número de pasajeros que se ven obligados a tomarlo para ir a trabajar. No sirve de mucho aumentar las frecuencias de paso, porque ya están en el límite. En la hora punta de la mañana, no es raro que en el Metro de Londres pase un tren cada dos minutos en las líneas más utilizadas.

Las escenas de vagones llenos de gente se han repetido en la mañana de hoy, martes.

Publicado en Coronavirus, Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que ver en los tiempos del coronavirus

The Exterminator. Un corto al estilo Lego con un pequeño explorador que tiene que acabar con un dron.

Cómo ‘Rick y Morty’ acabaron con ‘Los Simpson’.

Simon Pegg y Nick Frost se vieron las caras con una amenaza muy seria en la película ‘Shaun of the Dead’ y tienen claro qué hacer en situaciones de apuro. Por ejemplo, por qué hay que quedarse en casa.

Publicado en General | Deja un comentario