Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Nuestra idea de los extraterrestres procede de la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Sergei Eisenstein y su reinvención de la revolución rusa.
–Los colores de Wes Anderson.
–Parece que el ser humano sí llegó a la Luna.
–Por qué andaba tan lento el monstruo de Frankenstein.
–Burger King se apunta a la paranoia de los payasos.
–Razones para leer ‘Ulises’, de James Joyce.
–Coches destrozados por badenes. Muchos badenes.
–La batalla del bosque de Teutoburgo, primer mito del nacionalismo alemán.
Quizá Mata-Hari fue una víctima de la propaganda francesa.
–La desaparición masiva de insectos es un mal augurio.
–La temperatura del permafrost en Alaska, otro motivo para preocuparse a causa del cambio climático.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Bagdad cierra el cerco sobre los kurdos

El Gobierno kurdo ha hecho un último intento por frenar la ofensiva militar que Bagdad ha lanzado sobre el norte del país y en la que ya ha perdido la ciudad de Kirkuk. Ha propuesto un alto el fuego, la suspensión del resultado del referéndum por la independencia y el inicio de negociaciones. El llamamiento estaba condenado al fracaso y la primera reacción de Bagdad lo confirmó. Las operaciones militares continuarán hasta que el Gobierno iraquí consiga sus objetivos, y eso es una muy mala noticia para el Kurdistán iraquí.

Los kurdos están a punto de perder algo con lo que contaban de una manera u otra desde los tiempos de Sadam Hussein en 1991: el control de la frontera con Turquía. A partir de 2003, los kurdos aumentaron ese control, lo que se tradujo en mayores ingresos. Cuando se hicieron con Kirkuk y los campos petrolíferos de la provincia, los fondos se multiplicaron.

No parece que los iraquíes vayan a parar hasta llegar al puesto fronterizo de Fish-Khabur, en la zona por donde pasa el oleoducto que lleva a Turquía el petróleo que procede tanto de Kurdistán como de zonas controladas por el Gobierno iraquí. Es la llave del norte que dará un gran poder a aquel que pueda abrirla o cerrarla a su gusto.

Embed from Getty Images

Más allá del campo de batalla, las cosas no pintan bien para el Gobierno kurdo de Barzani. Su viejo aliado ya está haciendo cuentas en su contra. El primer ministro iraquí estuvo este miércoles en Ankara para recibir todo el apoyo de Erdogan. Si los combates se intensifican, esta vez muy cerca de suelo turco, no parece que Erdogan vaya a poner inconvenientes. Podría cerrar la disputa rápidamente si cerrara por completo la frontera con Kurdistán. Supondría la asfixia económica para toda la zona norte del país.

Quizá no sea necesario llegar tan lejos. El viejo caudillo Barzani está a punto de abandonar la presidencia. El puesto quedará en manos de su clan familiar. Le sustituirá en el poder su sobrino, Nechirvan Barzani, actual primer ministro. No es que se vaya a convertir de inmediato en presidente, porque las elecciones presidenciales han sido retrasadas ocho meses por el Parlamento kurdo.

La política kurda es un asunto familiar para los Barzani. Mientras ellos se pongan de acuerdo, las cosas no irán a mayores. La democracia es un asunto relativo para ellos. Barzani tenía clausurado el Parlamento desde 2015 hasta que se reunió esta semana. En la calle, la situación no está mucho mejor. Los funcionarios sólo cobran como mucho la mitad de sus salarios desde hace tiempo.

Se dice que Nechirvan Barzani no estaba a favor del referéndum por considerarlo una iniciativa temeraria en la que los kurdos saldrían perdiendo por muchas papeletas que hubiera en las urnas. Eso fue precisamente lo que ocurrió. El viejo Barzani no le escuchó.

El plan más razonable es permitir que Bagdad controle la frontera con Turquía por primera vez desde los 90, y que ambos gobiernos compartan los ingresos de la exportación de petróleo en una zona que los kurdos habían monopolizado gracias a la ofensiva del ISIS en 2014. Ya no es sólo suya.

Sería una muy buena noticia para el futuro de Irak.

¿Y Estados Unidos? El secretario de Estado, Rex Tillerson, cometió esta semana un error de principiante. Exigir en público algo que no te pueden conocer. Tillerson reclamó al Gobierno iraquí que las “milicias iraníes” abandonen el país una vez que ISIS ha sido derrotado.

El problema es que esas milicias chiíes están compuestas en su gran mayoría por iraquíes. Y además Bagdad no va a renunciar ahora al apoyo militar iraní que le ha permitido recuperar Mosul y este mes Kirkuk. No es extraño que el Gobierno de Bagdad respondiera a Tillerson en un comunicado: no, gracias.

Los norteamericanos continúan acumulando derrotas políticas en Irak.

Publicado en Iraq | Etiquetado , | Deja un comentario

Qué hacer una mujer iraquí cuando no puede salir de casa

Amany quedó encerrada en su casa durante 944 días en una ciudad iraquí ocupada por el ISIS. No quería tener que llevar el velo completo impuesto por los yihadistas a las mujeres. Dedicó ese tiempo a aprender idiomas. No tenía muchas opciones. Lo que importa es que decidió no rendirse.

Publicado en Iraq | Etiquetado , | Deja un comentario

Un estado de excepción para Cataluña

En los últimos años, en la izquierda se ha extendido la idea de que el sistema político que comenzó con la Constitución de 1978 presenta un estado agonizante. Este sábado 21 de octubre, la derecha ha decidido sumar argumentos a esa idea por la vía de los hechos. El Gobierno de Mariano Rajoy ha suspendido la autonomía catalana con la aplicación del artículo 155, el cese del presidente de la Generalitat y de su Gobierno y la asunción por el Gobierno central de todas las competencias que el Estatut da a las instituciones catalanas.

No es sólo el Govern el que es decapitado por una medida que será ratificada por el Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta. Hasta su disolución, el Parlament se quedará sin las competencias que tienen los legislativos en un sistema democrático. No podrá nombrar a un nuevo Govern y no podrá realizar las labores tradicionales de control del poder ejecutivo. El Gobierno central gobernará Cataluña y sólo el Congreso y el Senado pueden controlar sus acciones.

El 155 es un síntoma del fracaso del sistema político en esta crisis. Supone acabar con la autonomía catalana durante el tiempo en que esté en vigor el 155, y por tanto clausurar el pacto constitucional que se puso en marcha en 1978. Es cierto que los independentistas catalanes han dado sobradas muestras de que pretenden romper ese pacto y obtener la secesión de Cataluña. No es menos cierto que el 155 supone en la práctica un estado de excepción que cancela el reparto de poder territorial que hizo posible la actual Constitución.

Lo más grave no es la decisión en sí misma de invocar el 155 y convocar nuevas elecciones en Cataluña, sino las repercusiones que tendrá la medida en los próximos meses o años. Si hasta ahora se dice que la actual crisis tuvo como desencadenante los cambios impuestos en el Estatut por el Tribunal Constitucional, sería estúpido pretender que lo ocurrido ahora tenga menos influencia. El legado del 155 nos perseguirá durante mucho tiempo.

Ante un desafío político de la máxima gravedad, el Gobierno ha optado por utilizar al fiscal general del Estado como ariete con el objetivo de amenazar con la prisión y aplicarla en el caso de los dos principales líderes de la movilización independentista. Siempre que la tensión política ha aumentado al límite, el fiscal general Maza ha filtrado a los medios de comunicación su intención de utilizar los delitos de sedición, primero, y después de rebelión para ir contra los responsables de un desafío que es obviamente político. Como dijo Manuela Carmena, “el Derecho penal no cambia ideas”. Su aplicación ciega puede tener como consecuencia hacer más populares las ideas que se quieren perseguir.

En una democracia al final siempre están las urnas esperándote y nada podrá hacerse contra la voluntad de los ciudadanos catalanes. De ellos depende el desenlace de los acontecimientos de los que somos testigos estos días. Hay una cosa que está bastante clara. Dentro de seis meses, el Partido Popular seguirá siendo la quinta fuerza del Parlament (y no es la sexta porque la coalición Junts pel Sí engloba a dos partidos). La legitimidad del Estado se habrá visto seriamente mermada por la situación actual. El discurso de los independentistas se verá reforzado, porque al otro lado habrá un Gobierno que sostendrá que el autogobierno catalán no se ha visto afectado por el hecho de que Cataluña sea gobernada desde Madrid. Esto último es precisamente lo que el pacto constitucional del 78 pretendía evitar.

El mismo Gobierno que prometió que no habría urnas en la consulta del 1 de octubre y que luego lanzó a policías y guardias civiles a que golpearan con saña a los que querían entregar su papeleta –ensuciando la reputación de España en Europa– ahora nos quiere convencer de que la aplicación del artículo 155 servirá para “recuperar la convivencia”, en palabras de Rajoy. Los que se han sido incapaces de hilar un discurso positivo para ganarse la confianza de los catalanes ahora se harán con el control de Tv3 y Catalunya Radio para garantizar que ofrezcan “una información veraz objetiva y equilibrada”.

Si la unidad de España depende de ellos, hay motivos para temer lo peor.

Publicado en España | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Una lista con los grandes directores de fotografía del cine.

–La cámara de David Fincher siempre está en movimiento.
Persecuciones de coches en el cine de los 80.
–Qué sería del cine sin los gadgets.
–Cómo se elabora el ranking de Rotten Tomatoes.
–‘La momia’ es un caso de cómo las secuelas están destruyendo los guiones.
–Ryan Gosling tiene un problema con la fuente Papyrus (SNL).
Blue Planet II, una secuela que necesitábamos.
–Emmanuel Carrère pasa una semana cerca de Macron.
–Los premios del Wildlife Photographer of the Year.
–¿Es el universo una simulación?
–Un satélite lanzado en 1958 aún está por ahí arriba.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Los kurdos pagan un alto precio en Kirkuk por el error del referéndum

No pasó mucho tiempo desde la invasión de Irak en 2003 cuando se empezó a hablar de la cuestión de Kirkuk. La mayoría de los artículos destacaba tres cosas: los kurdos nunca renunciarían a ella, el Gobierno iraquí nunca renunciaría a ella, y la ciudad era considerada el Jerusalén de los kurdos. Las dos primeras revelaban un conflicto sin solución. La tercera, que más tarde o más temprano habría sangre.

Como otras muchas zonas de Oriente Medio, la zona tenía más historia de la que podía absorber. Kurdos, turcomenos, árabes y asirios creían tener credenciales de sobra para defender su control de Kirkuk. Todas ellas se remontaban a varios siglos atrás. Cuando el reparto de los despojos del imperio turco por británicos y franceses asignó la antigua provincia de Kirkuk al nuevo Estado iraquí, se inició una disputa que no iba a tener fin.

A pesar de todo ese pasado histórico y de la inestabilidad permanente en que vivió Irak desde 2003, incluida una guerra civil entre suníes y chiíes en 2006 y 2007 de consecuencias atroces, nadie movió ficha en relación a Kirkuk a lo largo de esos años, más allá de amenazas y declaraciones públicas que dejaban claro que el conflicto no estaba cerrado.

El Gobierno central dominaba Kirkuk en teoría, pero nadie sabía por cuánto tiempo. Mientras los norteamericanos ocuparon Irak, mantuvieron controlados a los kurdos iraquíes, que por lo demás vivían el mejor momento de su historia reciente, una situación que los medios definían como de semiindependencia (con un semi muy pequeño). Mientras el resto de Irak estaba bañado en sangre, los kurdos vivían una relativa calma sin más perturbación que los periódicos enfrentamientos con Bagdad a cuenta de los ingresos del petróleo.

Una de las razones de esa prosperidad kurda, también en el plano económico, eran las buenas relaciones del Gobierno kurdo, dirigido por el clan de Masud Barzani, con el turco. Contra lo que pueda pensar mucha gente, la solidaridad entre kurdos iraquíes y turcos era escasa, por no decir inexistente. Para Barzani, era mucho más importante que Turquía garantizara una frontera suave para los intercambios económicos entre ambos lados. Desde el punto de vista de los intereses de los kurdos iraquíes, eso tenía todo el sentido del mundo.

La solidaridad entre kurdos es un concepto relativo, también dentro de Irak. Frente al movimiento de Barzani, que no era realmente un partido político al uso, estaba el partido de Yalal Talabani (fallecido el 3 de octubre). Talabani, marxista y maoísta en sus orígenes -tradujo al kurdo varias obras del líder chino–, tenía su base de apoyo en la provincia de Suleimanía, mientras que Barzani controlaba Erbil y Dohuk.

En 1994, las milicias de ambos caudillos se enfrentaron en una guerra civil en la que hubo miles de muertos durante tres años. La derrota de Sadam Hussein en la guerra del Golfo y la zona de exclusión aérea impuesta por EEUU en el norte habían liberado a los kurdos del poder de Bagdad. Utilizaron ese regalo para enfrentarse entre ellos por el dominio de todo el Kurdistán iraquí, que empezaba por el control del lucrativo contrabando de petróleo con destino a Turquía.

Los de Barzani jugaban con la ventaja de dominar las zonas fronterizas con ese país, por lo que Talabani formalizó entonces una alianza con el Gobierno iraní. Ante la posibilidad de verse rodeado por ambos rivales, Barzani llegó a un pacto con Sadam Hussein que permitió la llegada al norte de las tropas iraquíes para acabar con las fuerzas de Talabani. La matanza de kurdos ejecutada por Sadam unos años antes, incluido el ataque con armas químicas sobre Halabya, no suponía ningún obstáculo moral o político para Barzani. En el juego de alianzas, los kurdos iraquíes son capaces de aliarse con sus enemigos si eso les sirve para sus intereses inmediatos.

Embed from Getty Images

Un soldado iraquí retira una bandera kurda en una plaza de Kirkuk.

Una década después de la invasión de Irak por EEUU, se abrió una oportunidad inesperada para los kurdos, y esta vez parecía que las viejas rivalidades no tenían que ser un obstáculo. Todo cambió con un hecho que nadie esperaba ni en Bagdad ni en el norte. Los yihadistas del ISIS se hicieron con el control de Mosul gracias a la desbandada del Ejército iraquí.

Un hecho que todo el mundo definió como una catástrofe era para Barzani un regalo inesperado del que había que sacar beneficio. Envió a los peshmergas para que entraran en Kirkuk. La razón que se dio es que era la única manera de impedir que Estado Islámico avanzara hacia allí aprovechando la desaparición del poder iraquí en el norte. No fue un argumento muy creíble a ojos de Bagdad.

Hasta entonces, se consideraba que el más mínimo avance kurdo hacia Kirkuk provocaría una guerra con Bagdad. Ningún gobernante iraquí sobreviviría mucho tiempo si permitía a los kurdos dominar esa ciudad. Pero la irrupción del ISIS hizo que lo que parecía imposible, o altamente improbable, se convirtiera en realidad en cuestión de días.

La decisión de iniciar una guerra saltaba al otro lado. Era Bagdad quien debía arriesgarse a desencadenar un conflicto que tampoco convenía a EEUU y que no era una prioridad para Irán. Antes había que acabar con ISIS en Ramadi, Tigrit y Mosul. Era una campaña de dimensiones gigantescas que garantizaba a los kurdos varios años de control de Kirkuk.

Esa ofensiva culminó con éxito y por tanto la cuestión de Kirkuk volvía a estar sobre la mesa. Barzani, ya con 71 años, pretendía zanjar el debate y convertirse en una leyenda para sus compatriotas con la convocatoria de un referéndum de independencia que tenía garantizada la victoria del ‘sí’. Fue una apuesta a todo o nada y muy pronto se vio que el desenlace era la nada. Un gran error por no haber sido consciente de que la alianza militar entre los gobiernos iraquí e iraní daba esta vez a Bagdad una ventaja definitiva. EEUU había rechazado el referéndum, lo que daba a entender que no intervendría en caso de una reacción militar de los iraquíes. Y hace tiempo que la influencia norteamericana en Irak es muy limitada.

La capacidad militar de los peshmergas kurdos en Irak siempre ha estado sobrevalorada en los medios occidentales. Incluso así, se esperaba que pudieran oponer algún tipo de resistencia. La ofensiva del Ejército duró unas horas y fue suficiente. En sólo un día, ocuparon los centros neurálgicos de Kirkuk.

Para que eso fuera posible, tuvo que producirse un hecho muy similar a los conflictos internos del pasado. Los milicianos del partido de Talabani dejaron pasar sin luchar a los soldados iraquíes, entre los que estaban combatientes de las milicias chiíes entrenadas y dirigidas por Irán. Miles de kurdos huyeron por la carretera camino de Erbil. En menos de un día, Kirkuk volvió a pasar a manos del Gobierno central. Y también, desde luego, los campos petrolíferos de la provincia, así como varias localidades de las cercanas provincias de Diyala y Nínive, también controladas por el Gobierno kurdo.

Los peshmergas tuvieron que empezar a cavar trincheras y levantar protecciones a 40 kilómetros al norte de la ciudad que acababan de perder. Por un momento, parecía que las tropas iraquíes podían llegar a continuar hasta ocupar todo el Kurdistán iraquí, pero era una falsa alarma. El símbolo de Kirkuk y el petróleo eran ya un botín suficiente.

Los cinco campos petrolíferos de la provincia que Barzani obtuvo en 2014 aprovechando el caos ocasionado por el avance del ISIS volvieron a manos de Bagdad. Ahora su Gobierno tiene serios problemas para financiar su Administración. Esos campos producían 400.000 de los 650.000 barriles diarios de crudo que los kurdos exportaban hasta ahora. Ni siquiera eso impidió que en los dos últimos años los funcionarios kurdos recibieran a tiempo sus salarios.

La pérdida de Kirkuk para los kurdos ha sido recibida con el silencio en casi todo el mundo. Barzani consideraba el referéndum una forma de conseguir una baza negociadora imbatible frente a Bagdad. Una forma de cargarse de razones democráticas que otros países no podrían refutar. Hay que suponer que estaba pensando en EEUU y los países europeos, lo que es un error difícil de creer. Para Washington, cualquier cuestión sobre el futuro de Irak pasa por impedir a toda costa una división entre iraquíes que pueda beneficiar a ISIS. Para conseguir eso, incluso se ha visto forzada a permitir el creciente protagonismo militar iraní en Irak.

El referéndum era un intento arriesgado de convertir en irreversibles las ganancias territoriales de los últimos años. Lo único que ha provocado es que los kurdos hayan vuelto a la situación anterior a 2014, hayan perdido Kirkuk quizá para siempre y estén en una situación económica mucho peor que la anterior.

Foto superior: policías iraquíes pisan la bandera kurda en un antiguo cuartel de los peshmergas en Kirkuk.

Publicado en Iraq | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Ridley Scott explica cuál es su escena favorita de ‘Blade Runner’.

–Harrison Ford y Ridley Scott aún discuten si Deckard era un replicante en la primera película (obviamente, spoilers).
–El origen del nombre ‘Blade Runner’ no tiene nada que ver con Philip K. Dick.
–‘Blade Runner’, la construcción del ‘noir’ futurista.
–La novela era muy diferente.
–En Honest Trailers le hacen el tratamiento salvaje a ‘Blade Runner’.

‘Stranger Things’ ordeñó bien el terror de los 80.
‘Hijos de los hombres’ y ‘Logan’ tienen puntos en común.
–La Masterclass de stand-up comedy de Jabba the Hutt.
Algunos consejos para sobrevivir al fin del mundo.
–Todas las etapas de la carrera de Tom Petty.
–Una historia de horror: el hombre que no estaba en ninguna red social.
–Cómo ficharon a Kevin Durant los Golden State Warriors.
–El duelo de la mangosta y la cobra.
–Si volar en avión parece estresante es porque es más barato que antes.
Cómo la CIA recluta a científicos.

Publicado en Cine, Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

La destrucción de Raqqa en la guerra contra ISIS

Imágenes terribles y emocionantes del momento en que decenas de habitantes de la ciudad de Raqqa salen de los refugios –los sótanos o lo que queda de sus casas– para llegar hasta donde se encuentran las milicias del YPF, en su mayoría, kurdas, que luchan contra ISIS en esa localidad siria. Mujeres, niños, ancianos, algunos heridos, una persona en silla de ruedas, otra que se sostiene con muletas, todos ellos han permanecido escondidos durante semanas desde que se inició la ofensiva contra la mayor ciudad siria ocupada por los yihadistas.

El vídeo permite apreciar el estado de los edificios cercanos de varias plantas. Completamente destrozados por ataques aéreos. No cabe ninguna duda de por qué esas personas estaban escondidas y por qué no se habían atrevido a salir hasta ahora.

Los ataques de las milicias kurdas y árabes y los bombardeos norteamericanos han hecho que ISIS haya sido expulsada del 90% de la ciudad, pero un grupo aún numeroso de yihadistas sigue combatiendo en algunas zonas. Después de varios días de calma, los bombardeos se reanudaron en la noche del miércoles.

Según un portavoz militar norteamericano en Bagdad, unos 4.000 civiles y entre 300 y 400 combatientes del ISIS permanecen en la zona de los combates.

Calle Al Mansur, en el centro de Raqqa. Esa zona ha sufrido decenas de ataques áereos en los últimos tres meses, según Raqqa Post.

Cuando acabe la toma de Raqqa, será difícil considerarlo una victoria. Al igual que en Mosul, los habitantes de la ciudad han sumado a los años en que estuvieron sometidos a la dictadura del ISIS el sufrimiento por la campaña de bombardeos ejecutada para derrotar a los yihadistas.

Según cálculos de Airwars, que hace un seguimiento de las víctimas civiles en Siria e Irak, 5.775 bombas, misiles o proyectiles de artillería se dispararon sobre Raqqa en agosto, ocho cada hora de media. En ese mes, la cifra en todo Afganistán fue de 503.

Airwars estima que en agosto murieron 433 civiles como resultado de los ataques de EEUU y sus aliados. El número total de civiles muertos en Raqqa desde el inicio de la ofensiva en junio supera el millar. Los militares norteamericanos sólo admiten la muerte de cuatro civiles como resultado de sus operaciones.

El teniente general Stephen Townsend respondió a un estudio de Airwars sobre las bajas civiles ocurridas en los bombardeos con estas palabras:

“No hay duda de que los civiles sufren riesgos días a causa del ISIS, las operaciones de nuestros aliados y los ataques (aéreos) de la Coalición en su apoyo. Ahora que la batalla se intensifica en el corazón de Raqqa, más civiles se encontrarán en una situación de riesgo, ya que ISIS los mantiene como rehenes y no les deja huir. Sin embargo, si no son liberados, seguramente morirán, sea a manos del ISIS o de hambre”.

Airwars destaca que otros expertos militares cuestionan la estrategia para recuperar el control de estas ciudades, como este análisis publicado en un think tank de West Point:

“Como no entendemos las ciudades tan bien como deberíamos y como hemos demostrado que incluso sabemos menos sobre cómo optimizar las acciones militares en ellas, somos como doctores medievales. Lobotomizamos pacientes y les dejamos que se desangren sin mejorar su salud y a menudo causándoles la muerte o tales daños que el paciente sobrevive, pero como una sombra de sí mismos”.

Los cálculos de Airwars –siempre aproximados y muy difíciles de verificar sobre el terreno– indican que en los siete primeros meses del Gobierno de Trump han muerto más civiles en ataques relacionados con la guerra contra ISIS que en todos los años de Obama.

Publicado en Siria | Etiquetado , , | Deja un comentario

La adicción compulsiva a las armas en EEUU

En un programa de humor de un canal holandés, enfocan el tema de las armas en EEUU de una forma fácil de entender: como si fuera una enfermedad.

Publicado en EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Huir de Myanmar

Sin botes en los que trasladarse, muchos rohingya que huyen de Myanmar se ven obligados a cruzar de esta manera el peligroso río que les separa de Bangladesh.

Las pruebas de la limpieza étnica de Myanmar contra los rohingya. Guerra Eterna, 17 septiembre.

Publicado en Asia | Etiquetado , | Deja un comentario