Erdoğan ya no es invencible en las urnas

Las elecciones locales de Turquía han quebrado la imagen invencible de Recep Tayyip Erdoğan en las urnas. Su partido ha perdido el control de las principales ciudades del país. Su derrota está asegurada en Ankara y es muy probable en Estambul, donde la diferencia entre los dos candidatos más votados es ínfima. En este caso, el AKP confía en que los recursos en los tribunales le devuelvan la alcaldía. Ekrem İmamoğlu, del partido centrista CHP, cuenta con una ventaja de sólo tres décimas en los resultados conocidos (48,79%-48,51%) con el 100% de los colegios escrutados.

En el voto nacional, el AKP de Erdoğan es el partido más votado con gran diferencia. Ha recibido el 44,3% de los votos. Si le añadimos los votos de su aliado –el ultranacionalista MHP– en las últimas elecciones legislativas, ese bloque llegaría al 51,6%.

Erdoğan lanzó su carrera política en las elecciones locales de 1994, cuando se hizo con la alcaldía de Estambul, entonces en las filas del anterior partido islamista, el Partido del Bienestar, que fue ilegalizado años después por el Tribunal Constitucional.

Gönül Tol, del Middle East Institute, escribe sobre los efectos de la derrota en la reputación política y económica del presidente turco:

“Ankara y Estambul son las grandes potencias económicas del país y junto a Adana, Antalya y Esmirna, las otras tres grandes ciudades conseguidas por la oposición el domingo, representan casi el 40% de la población de Turquía. Perder estas ciudades asesta un duro golpe a la red clientelista que Erdoğan ha levantado en los últimos 25 años. A través de esta red, se aseguró la lealtad de la élite empresarial y puso los recursos públicos a trabajar en favor de la consolidación de su poder. En un tiempo de crisis económica, mantener el apoyo de esas élites será cada vez más difícil”.

La retórica antikurda de Erdoğan le ha pasado factura en Estambul. “Los kurdos del HDP han votado en masa al CHP” en esa ciudad, ha dicho a Al-Monitor Behlul Ozkan, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Marmara. Se calcula que los kurdos son hasta un 11% de la población de Estambul.

Erdoğan preparó las elecciones de 2018 con un fuerte incremento del gasto público el año anterior que llevó la cifra de crecimiento al 7,4%. La jugada surtió el efecto deseado al convencer al electorado de que el AKP continuaba siendo la mejor carta para conservar la prosperidad económica. Desde entonces, la situación ha cambiado por completo. En septiembre, el Gobierno anunció un programa económico para revertir el estancamiento comenzando con medidas que afrontaran la mala salud financiera del país. La cotización de la lira y el marcado descenso de las reservas extendieron los análisis pesimistas en el exterior sobre el déficit y la deuda turcas. La proximidad de las elecciones locales hizo que las medidas más impopulares no se aplicaran en un momento de crecimiento del desempleo, que ya ha llegado al 14%.

Algunos datos económicos sí han mejorado en los últimos meses. La inflación ha caído por debajo del 20%. Pero el Gobierno no pudo impedir lo que parecía inevitable unos meses antes y la economía entró en recesión en el último trimestre de 2018. Ahora hará todo lo posible para no tener que pedir un préstamo al FMI, lo que supondría una mancha en las credenciales nacionalistas de Erdoğan.

El dato más positivo con el que cuenta el presidente turco es que las siguientes elecciones no se celebran hasta 2023.

Publicado en Turquía | Etiquetado , | Deja un comentario

Los artículos del juicio del procés en esta semana

Continúan las declaraciones de guardias civiles en el juicio del procés, incluida la del teniente coronel Baena, el ‘paciente cero’ de las investigaciones policiales. Empezó tan pronto, mucho antes de la convocatoria del referéndum, que las defensas están convencidas de que se trató de una investigación prospectiva, algo que viciaría en origen a toda la causa.

Un triángulo con muchas aristas: Jordi Sànchez, la masa y dos guardias civiles.

Vuelven los sucesos del 20 de septiembre de 2017 ante la Conselleria de Economía con la declaración de los dos tenientes de la Guardia Civil que dirigían la comisión judicial que registró varios despachos en el edificio y que no pudo salir hasta la madrugada.

El teniente coronel Baena prende la mecha del polvorín y Melero saca el extintor.

El responsable de casi todas las investigaciones policiales del procés califica de “clima insurreccional” lo que ocurrió en Catalunya hasta la aplicación del 155. Baena se mostró como lo que es: uno de los principales testigos de la acusación y por tanto alguien que endosó desde el primer momento la versión que sostienen los fiscales. Quedó patente cuando habló del “clima insurreccional” en Catalunya tres veces en los primeros minutos.

Se empieza declarando la independencia de Catalunya y se acaba perdiendo los buenos modales.

Los fiscales llaman a declarar a decenas de agentes para desmentir la imagen pacífica del movimiento independentista defendida por los acusados, lo que permitió un homenaje involuntario a Thomas de Quincey.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

–20 años de ‘Matrix’ y de un fenómeno de la cultura pop.
Veinte planos fantásticos de ‘Matrix’.
–Por qué la segunda película, ‘Matrix Reloaded’, era tan mala. De la tercera, ya ni hablamos.
–‘Matrix’ y su aparición en la era de las sonrisas de Tony Blair y Bill Clinton.

–Las películas de superhéroes (y los cómics) siempre han tenido una intención política.
–Cómo actúa Ian McKellen con los ojos.
Cien grandes frases antes de matar a alguien.
–Un ‘Honest Trailers’ para todas las películas de Tim Burton.
Borja Coleaga sobre la autocensura de los guionistas de comedia.
–Sus animadores hablan de ‘Into the Spider-Verse’.
Pennywise: la historia de la serie IT.
–Cómo se hacen los espaguetis de ‘El padrino’.
–Reaparece una cama de Enrique VIII en un hotel.
–Cómo se reconstruye un dinosaurio. Antes era más complicado.
–Acariciando a tiburones.
Guillaume Néry, una leyenda de la inmersión en apnea.
El misterio de los teléfonos de Garfield encontrados en la costa francesa.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

Trump + Mahna Mahna

Y aquí el clásico.

Publicado en Humor | Etiquetado , | Deja un comentario

Una dieta para luchar contra el cambio climático

¿Se puede luchar contra el cambio climático con la elección de tu comida?

El 24% de las emisiones que afectan al calentamiento del planeta tienen que ver con la agricultura, la ganadería y la situación de los bosques, un impacto muy superior al de las emisiones de los coches. Este reportaje da las cifras básicas. Un filete de carne puede llegar a emitir 330 gramos de carbono. Uno de pollo serían 52 gramos. Una porción de pescado, 40 gramos. Verduras y hortalizas reducen la cifra a 14 gramos. En el caso de las lentejas, se queda en dos gramos.

La ganadería supone el 14% del total de emisiones, un porcentaje similar al de todas las formas de transporte. No podemos evitar que las vacas se sigan tirando pedos, pero sí podemos tenerlo en cuenta en nuestras opciones de alimentación. Un dato más. En términos de impacto en el planeta, la dieta mediterránea no es tan diferente a una vegana o vegetariana. Consumir menos carne ayuda a la supervivencia del planeta.

200 libras per cápita corresponde a unos 90 kilos.

Publicado en Economia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los artículos del juicio del procés en esta semana

Ha sido la semana de la Guardia Civil en el juicio del Tribunal Supremo. Convocados por la fiscalía, un grupo numeroso de agentes y mandos ha prestado declaración para hacer hincapié en los incidentes violentos ocurridos en los registros judiciales de septiembre de 2017 y el día del referéndum. La hipérbole ha sido la nota dominante hasta el punto de que algunos de estos testimonios han sido tan poco creíbles que es probable que el tribunal no pueda prestarles mucha credibilidad.

Terror en Via Laietana, horror en el Tribunal Supremo.

Un guardia civil afirma que los incidentes ocurridos ante la Conselleria de Acción Exterior de la Generalitat el 20 de septiembre de 2017 fueron más violentos que todo lo que vio en su época durante 25 años de su trabajo en un grupo policial antidroga.

Cuando la guerrilla urbana consiste en plantar el culo en el suelo.

La Guardia Civil mantiene la ofensiva contra Trapero y los Mossos a los que acusa de connivencia con los independentistas y de dedicar sus esfuerzos a vigilar a las fuerzas de seguridad.

El odio que se puede masticar y otros hitos de la hipérbole en el juicio.

“Vi en las caras de las personas de la calle por primera vez en mi vida el reflejo del odio”, afirma un guardia civil sobre la concentración ante la sede de Unipost en Terrassa.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

Qué puede ocurrir en Argelia tras el presunto fin de la era de Buteflika

La rebelión argelina contra la reelección de Buteflika para un quinto mandato obtuvo su primer gran éxito con el anuncio del régimen de que el anciano, y probablamente incapacitado, presidente no volverá a presentarse. Las elecciones se han retrasado junto a una vaga promesa de reformas políticas profundas, por lo que en estos momentos Buteflika continúa siendo presidente de Argelia. Eso no es suficiente para el movimiento de protesta que el pasado viernes volvió a llenar las calles de Argel con una manifestación de centenares de miles de personas, a las que hay otras movilizaciones en otras ciudades del país.

Nadir Djermoune, arquitecta y profesora en la Universidad de Blida, plantea en Jacobin tres hipótesis sobre el futuro inmediato del país en función de las opciones con las que cuenta el régimen. La primera es la que supuestamente está descartada, pero no conviene fiarse:

1. “La coalición presidencial opta por la confrontación y mantiene a Buteflika como su candidato. Esto significaría que las elecciones no se celebrarían. De hecho, ¿cómo podrían tener lugar con el nuevo equilibrio de poder impuesto por la calle? Este resultado implicaría la intervención de los militares para establecer un estado de excepción que permitiera organizar la “transición”.

2. “La dimisión (o retirada) de Buteflika antes de las elecciones. Esto crearía un vacío jurídico y supondría en la práctica que se cancelarían las elecciones. Serían retrasadas, incluso sin intervención militar”.

3. “Existe la posibilidad de que se extienda la opción de una transición negociada a través de una conferencia nacional sobre la reforma constitucional, antes de que se celebren nuevas elecciones”.

‘Le pouvoir’ (el poder) es el término con el que se refieren en Argelia al grupo de generales, políticos y empresarios que dirigen el régimen desde hace años. Un Buteflika de 82 años limitado por el infarto cerebral que sufrió en 2013 era su solución permanente de compromiso para la presidencia (esta foto de EFE es de abril de 2014). La intención inicial era que optara a la reelección sin importarles de que en el momento en que se presentaban los documentos para adquirir la condición de candidato él se encontraba en un hospital de Ginebra en un “chequeo médico” que se prolongó durante una semana.

En el Parlamento, ese poder se expresa a través de un pacto de cuatro partidos –al que Djermoune denomina la coalición presidencial– de los que el más importante es el Frente de Liberación Nacional, o lo que queda del histórico FLN que participó en la guerra de independencia.

El anuncio de la no reelección vino acompañado por el de la formación de un nuevo Gobierno. El primer ministro designado fue Noureddine Bedoui, que era hasta ahora ministro de Interior. El viceprimer ministro es Ramtane Lamamra, un consejero diplomático de Buteflika. Hombres del régimen que no suscitan ninguna confianza en la calle. Bedoui dijo que pretende formar un Gobierno de “tecnócratas” dando a entender que ese gabinete será temporal.

Jóvenes se manifiestan por la renuncia de Buteflika en Argel el 15 de marzo. Foto: EFE

Al mantenerse la protesta, sus protagonistas indican que la retirada de Buteflika no vale por sí sola para poner fin a las movilizaciones. El intento del régimen por presentarse como única salvaguarda para que no se repita una matanza como la guerra civil que se inició en 1992 (la ‘década negra’), con no menos de 100.000 muertos, parece haber fracasado. Sirvió para que las manifestaciones de 2011, coincidiendo con la Primavera Árabe, fueran fácilmente controlables, pero no está ocurriendo lo mismo ahora. Con un 45% de habitantes con menos de 25 años, el recurso al pasado reciente no tiene tanto peso, en especial si esos jóvenes sufren un índice de desempleo superior al 30%.

“No estamos sólo contra el Gobierno. Estamos contra el Gobierno y todos los aspectos del sistema, tanto en el aparato económico como el industrial. Todas esas personas que nacieron dentro de los clanes del sistema y se hicieron ricos gracias a él”, dijo a Al-Monitor el periodista Mahraz Rabia. Eso incluye al principal sindicato y la mayor asociación de empresarios.

Las fisuras en el sistema ya han comenzado a producirse. Hocine Kheldoun, un dirigente del FLN que fue portavoz nacional del partido, dijo que Buteflika “ya es historia” y que el FLN debe apoyar las reivindicaciones de los manifestantes. Un exministro comentó a Reuters que el presidente no tiene más alternativa que dimitir.

Si el régimen supiera quién puede defender sus intereses desde la presidencia, ya habría anunciado el nombre del candidato que sustituirá a Buteflika. No lo ha hecho, lo que hace pensar que las distintas fuerzas de ‘el pouvoir’ no han encontrado un nombre que les satisfaga a todas.

Varios de los candidatos a las elecciones presidenciales se retiraron antes del anuncio de Buteflika para apoyar a los manifestantes. Por ejemplo, el ex primer ministro Ali Benflis (que ya perdió antes dos elecciones ante Buteflika), el islamista Abderrazak Makri y la izquierdista Louisa Hanoune. Pocos quieren conceder ahora legitimidad al sistema político.

Quien sí se presentó fue el general retirado Ali Ghediri. En su caso, se combina un lenguaje crítico con el régimen al que da por finiquitado con las sospechas de que es cercano al general Mohamed Mediène, probablemente el militar más poderoso del país en los 90 durante la guerra como jefe de los servicios de inteligencia. Mediène, de 79 años, fue forzado a dimitir en 2015 cuando el Ejército y Buteflika impusieron su poder sobre el del espionaje argelino.

Embed from Getty Images

En las únicas imágenes de Buteflika distribuidas por el Gobierno a su regreso de la estancia en Suiza, se ve a un presidente con no muy buen aspecto y al general Ahmed Gaid Salah, jefe del Ejército desde 2004.

El general, de 79 años, ha medido sus declaraciones públicas durante las manifestaciones. Siempre ha apoyado a Buteflika, pero esta vez ha preferido no forzar la situación ni dar ningún paso que hiciera intuir una intervención militar inminente. Personas cercanas al jefe del Ejército se han ocupado de atacar a Ghediri destacando que su etapa activa como general no fue en un puesto relevante para alentar los rumores de que sólo puede ser un hombre de paja controlado por alguien más importante, alguien como Mediène.

Los generales no son el único centro de poder del régimen. Al mismo tiempo, es poco probable que se puedan dar pasos políticos trascendentales sin su apoyo.

La opción 1 que explicaba Nadir Djermoune supone un paso similar al que dio el Ejército egipcio con el derrocamiento de los Hermanos Musulmanes. Obligaría al régimen a forzar un consenso entre los sectores políticos que le han apoyado hasta ahora, a los que habría que sumar aquellos que formalmente se han mantenido en la oposición sin crear muchos problemas y a los que ahora se podría intimidar, como ocurrió en Egipto.

Pero un autogolpe o la represión masiva de las concentraciones serían malos para los negocios, incluidos los del hijo del general Ahmed Gaid Salah y de la casta dirigente. Hay muchos hombres con poder que tienen mucho que perder en Argelia.

Publicado en Argelia | Etiquetado | Deja un comentario

Los últimos días del califato

En una zona desértica cercana al Éufrates, los últimos combatientes del ISIS y sus familias afrontan su destino definitivo. Las milicias kurdas del Frente Democrático de Siria se ocupan con apoyo aéreo norteamericano de acabar con el reducto de Baghouz. Al otro lado del río, están las fuerzas del Ejército sirio. No tienen ningún sitio al que huir. El reportaje de Quentin Sommerville, de BBC, de hace casi una semana muestra a aquellos que se han rendido. La imagen de un niño dirigiendo las plegarias de otros de su edad y que dice querer ser yihadista cuando sea mayor hace pensar que para aquellos que casi sólo conocen la vida bajo el fugaz califato del ISIS esto sólo es una pausa antes de volver al combate.

Publicado en Siria | Etiquetado , | Deja un comentario

Los artículos del juicio del procés en esta semana

Si en la semana anterior el Ministerio de Interior y los cargos policiales dejaron su impronta en el juicio, en esta han sido los mandos de los Mossos d’Esquadra en 2017 los que han protagonizado los testimonios más relevantes. La semana comenzó con dos comisarios que testificaron que el cuerpo policial había comunicado a los responsables políticos de la Generalitat su rechazo a la convocatoria del referéndum y finalizó con la intervención de Josep Lluís Trapero, uno de esos momentos decisivos que dejan huella en un juicio. La acusación de rebelión planteada por la fiscalía sufrió un duro golpe, porque incluye en su hipótesis la colaboración de los Mossos como fuerza armada en el desafío del procés. Por otro lado, la constatación de que los Mossos advirtieron a sus jefes políticos que estaban violando la ley podría jugar un papel decisivo si al final el tribunal decide condenar a los acusados por el delito de sedición.

Atentos a los Mossos que han decidido no jugar en la Liga del fiscal o de las defensas.

Dos comisarios de la Policía autonómica envían un mensaje claro en el juicio: la cúpula de los Mossos no quería que se celebrara el referéndum.

Contigo empezó todo, juez Vidal.

El Tribunal Supremo permite el regreso a la carrera judicial del juez Santiago Vidal, cuya locuacidad permitió la apertura de la primera investigación judicial del procés.

Clases de Derecho Penal para testigos que saben demasiado y no recuerdan nada.

Un cargo de confianza de la Generalitat se mete en un lío al responder con “no lo sé” a las preguntas del fiscal sobre el anuncio del referéndum que emitió TV3, incluidas las preguntas de las que debería haber conocido la respuesta.

La aparición de Trapero y por qué es peligroso enfurecer a un mando policial que se había enterado de todo.

El major de los Mossos explica en detalle cómo exigió a Puigdemont y Junqueras que no celebraran el referéndum del 1-O por el riesgo de violencia y por ser ilegal.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

El terrorismo racista es una amenaza global

El autor de la matanza contra la comunidad musulmana de Christchurch, Nueva Zelanda, tenía un objetivo claro: “incitar a la violencia, la venganza y una mayor división”. El mismo sueño con el que el racismo blanco se está manifestando en los últimos años en varios países del mundo, con mucha frecuencia de forma violenta, y que denuncia una conspiración global con la que dejar a la raza blanca sin la superioridad política y económica que ha disfrutado en los últimos siglos.

Esa paranoia se manifiesta de muy diferentes formas. No todos sus propagandistas aspiran a la eliminación física de sus adversarios. En Europa, los partidos que gobiernan en varios países de Europa del Este sostienen que existe un plan –apoyada por la Unión Europea, nada menos- para borrar a la Europa cristiana a través de la inmigración procedente de países musulmanes y con la intención de que esos nuevos ciudadanos favorezcan a partidos de izquierda en las elecciones. Lo vemos con frecuencia en los mensajes de Fidesz en Hungría y Ley y Justicia en Polonia.

Esa propaganda no es una incitación directa a cometer asesinatos. A fin de cuentas, esos partidos ostentan el poder en esos países y tienen la responsabilidad de mantener la ley y el orden. Lo que sí hacen es legitimar el discurso racista y xenófobo en el que otro –habitualmente de piel oscura– es una amenaza para el estilo de vida ‘propio’.

En las zonas más extremistas de ese discurso, no existe ningún problema en apelar a la violencia. No es una amenaza hipotética, sino muy real. En la última década, el 73% de los asesinatos de intención política extremista en EEUU han sido ejecutados por la extrema derecha, frente al 23% de inspiración yihadista o el 3% procedentes de la extrema izquierda, según datos recopilados por Ali Soufan, exagente del FBI y hoy consultor sobre antiterrorismo.

A pesar de esta realidad, no es extraño descubrir que en la mayoría de las informaciones de los medios norteamericanos –no es muy diferente en Europa– las noticias sobre terrorismo siguen centradas en el de carácter yihadista. La derrota completa de ISIS en el campo de batalla en Irak y Siria no ha impedido que se siga prestando más atención a esa amenaza, que es real, a cuenta del riesgo que suponen los antiguos combatientes que viajaron a Oriente Medio si regresan a Europa.

Durante mucho tiempo, se ha hablado de internet como la gran universidad yihadista, donde cualquier persona de confesión musulmana podía encontrar la inspiración y además la preparación técnica para realizar atentados indiscriminados. Se ha prestado menos atención al hecho de que internet es tan útil o más para personas o grupos de ideología neonazi, fascista o racista, o todas esas cosas al mismo tiempo.

El autor del atentado de Nueva Zelanda, que se identifica como un australiano de 24 años, lo dice en un texto de 74 páginas que colgó de su página de Facebook y que enlazó desde un foro de ideas ultras. Se pregunta a sí mismo dónde se puede encontrar material sobre sus convicciones: “Internet, desde luego. No encontrarás la verdad en otro sitio”.

“El Gobierno de EEUU y la comunidad (global) de servicios de inteligencia no están reconociendo el supremacismo blanco como una red terrorista violenta y global que se está extendiendo a muchos países occidentales, incluido EEUU”, dice Soufan en este artículo. “Tenemos que comenzar a trabajar con nuestros aliados en el extranjero y compartir información para combatir el terrorismo de extrema derecha de una forma muy similar a la cooperación que existe contra el terrorismo yihadista. Si se comparte información a ese nivel, es muy poca a pesar de que estamos hablando de una red internacional”.

Es frecuente que cuando se producen atentados de este corte, la primera versión común entre políticos y medios de comunicación consista en referirse a problemas mentales con la intención de definir estos actos como aberraciones protagonizadas por individuos solitarios. El autor de la masacre neozelandesa lo desmiente con el texto de su ‘manifiesto’. Difundir su contenido íntegro puede interpretarse como una forma de extender ese mensaje de odio –por lo demás, será imposible impedir que pueda encontrarse en múltiples sitios de internet–, pero es necesario conocerlo y en especial que las autoridades lo utilicen para ser conscientes de la gravedad del problema.

El autor del texto se vio particularmente influido por Anders Breivik, el asesino noruego de 77 personas en 2011. No es su única fuente de inspiración. Cita a Dylann Roof, que mató a nueve norteamericanos de raza negra en una iglesia de Carolina del Sur, y a otros terroristas ultras que han cometido crímenes racistas en Europa.

En el coche escuchaba música ultranacionalista serbia dedicada a Radovan Karadzic. Llevaba en la ropa y las armas inscripciones e insignias de grupos ultras, como el Batallón Azov ucraniano de ideología neonazi, y varios nombres entre los que estaba el del fascista español que asesinó a Carlos Palomino en 2007. También nombres de batallas históricas de Europa contra el imperio otomano.

Esa ideología de odio cobra formas muy diferentes, y no todas van a concluir en una matanza contra decenas de personas. Lo que sí es obvio es que definir a los musulmanes, en buena parte nacidos fuera o de origen familiar extranjero, como una amenaza a la sociedad occidental alimenta la idea de que deben ser controlados, vigilados o simplemente extirpados. La islamofobia se ha normalizado con multitud de declaraciones de responsables políticos que no piden el asesinato de los musulmanes, pero que sí afirman de forma nada velada que son un problema o un peligro.

El asesino de Christchurch lo dejó claro en el texto. Los occidentales deben “aplastar la inmigración”, deportar a los que no sean blancos y tener más hijos para conjurar el supuesto declive de la raza blanca, como destaca este artículo del NYT.

Ese es un mensaje que llevamos mucho tiempo escuchando en los países occidentales. También en España.

Publicado en EEUU, España, Europa, Terrorismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario