Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Zombis en Londres. Again.

La última de 007. Sí que da miedo Javier Bardem teñido de rubio.
–Esta semana hemos perdido a un grande del cine español: Sancho Gracia.
–Que alguien haga algo con la voz de Bane. Y lo hicieron.
–¿Quién es esa mujer en los perfiles de spam en Twitter?
–Las modelos de Victoria’s Secret están sufriendo mutaciones horrorosas.
–Por qué los gatos siempre caen de pie.
–La ‘cárcel’ de la Cienciología para sus directivos.
–La dirección artística de ‘Juego de tronos’.
–La Tierra vista desde la Estación Espacial.
–¿Una bomba nuclear para detener a un asteroide? No.
–Caídas en el Tour de Francia.
–Lo que puede llegar a saltar sobre el agua un gran tiburón blanco.

–Me gustó ‘Prometheus’. Es cierto que unas horas después pensé en algunos elementos de la historia y la verdad es que chirriaban un poco. Qué demonios. Ridley Scott es experto en conseguir que la ingeniería visual te apabulle tanto que al primer contacto no seas capaz de encontrar los agujeros en el guión. Pero el caso es que no me tropecé con ellos durante la visión. En esta crítica, el Sr. Ausente se declara impresionado por la peli.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cosas del sábado y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

  1. Nuño dijo:

    Hola Iñigo, me acabo de quedar con el culo torcido con tu declaración sobre; ¡que te ha gustado Prometheus!

    Dime por favor qué también te gusto perdidos y que al principio no encontraste los agujeros en el guión, ¡ya que se trata de el mismo guionista!

    Te dejo la crítica de Jotdown, que me fué de gran asueto para paliar el mal viaje que me quedo cuando salí con mi pobre cabeza totalemente violada por un fraude que parece que ni siquiera pretendia serlo, una granada de fragmentación de referencias que me habían vendido como una semilla de creatividad

    http://www.jotdown.es/2012/08/prometheus-para-dummies/

    Un saludete

  2. Me gustó porque yo siempre he ido entregado a las películas de Alien, que como poco son buenas fuentes de entretenimiento. Esta última recuperaba algo del estilo visual de la primera y, tratándose de Scott, contenía el número adecuado de trampas visuales como para que esas inconsistencias del guión pasen desapercibidas. ¿Que no es tan buena como la primera, que era un prodigio de sencillez en la estructura de la historia? Eso ya lo sabíamos antes de ver Prometheus.

    El artículo de JotDown está muy bien (ese diálogo imaginario entre Scott y el guionista) pero no se puede contener y acaba en niveles de exceso un tanto ridículos (por ejemplo, el segundo diálogo imaginario). Pero intenta explicar todas y cada una de las inconsistencias del guión en función de lo que el autor cree que es el verdadero origen de los ingenieros y sus creaciones diabólicas. ¿Y si no fuera así? ¿Si ese planeta no fue el primer lugar en que estuvieron cocinando sus armas biológicas? Imposible saberlo.

    Otra cosa es que hay momentos casi cómicos en cuanto a errores de guión. Cuando el personaje de Idris Elba cuenta al espectador qué está pasando de verdad en el planeta. ¡Pero si el tío casi no ha salido de la nave!

    En cuanto a Perdidos, la primera temporada fue estupenda (y quizá también la primera mitad de la segunda). El resto era una forma de mantener en funcionamiento la caja registradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *