El camino del PSOE al Pasok pasa por Felipe González

Si teníamos alguna duda de por qué Rubalcaba iba alternando su estilo de oposición al Gobierno (lunes contemporizador, martes cabreado, miércoles dialogante…), Felipe González nos ha despejado la incógnita. El ex presidente del Gobierno y probablemente algunos más dirigentes más de su generación son los que están presionando al líder del PSOE para que no desfallezca en sus intentos de tender puentes hacia Rajoy y no acepte la oposición dura y sin contemplaciones que le están pidiendo desde otros sectores del partido. En su entrevista de hoy con El País:

No tiene nada que ver con los Pactos de la Moncloa, pero hay más razones incluso que entonces para hacer una política de consenso nacional. El consenso nacional significa acordar lo que hay que hacer. Y eso exige empezar por un relato de qué es lo que hemos hecho mal y cómo lo corregimos. Y de qué es lo que está haciendo mal Europa y qué cantidad de influencia ponemos sobre la mesa para corregir esa desviación europea. ¿Eso se tiene que hacer por consenso entre todos los actores? Sin duda alguna.

González afirma que hay que reconocer los errores cometidos por gobiernos anteriores, y eso afecta a los dos partidos (por los gobiernos de Aznar y Zapatero). Curiosamente, la responsabilidad acaba ahí y no llega hasta su época. Cuenta con la ventaja de que la Alemania de Kohl no era la de Merkel, pero llama la atención que no acepte que los problemas de la construcción europea provienen de mucho antes de la eurozona. El déficit democrático del que tanto habla González ya era evidente entonces, por ejemplo la incapacidad de que funcione un legislativo que de verdad sirva para controlar al poder ejecutivo como ocurre en toda democracia.

Eso no debe sorprendernos. El ex presidente pertenece a una generación de líderes que cree que hay que defender la autonomía de los políticos que están en el Gobierno. Otros actores políticos e instituciones le preocupan mucho menos.

En la entrevista se refiere al flujo descontrolado de crédito que llegó al sur de Europa con la instauración del euro. Su análisis es correcto en muchos aspectos. Olvida convenientemente que España ya disfrutó de otra lluvia de millones en condiciones, estas sí, extremadamente favorables. Los fondos estructurales de la UE sirvieron para mejorar (o crear) las infraestructuras españolas hasta niveles inimaginables. ¿Sirvió para cambiar el modelo productivo, para hacer que algunas autonomías no entendieran que el progreso no consiste simplemente en recibir fondos públicos de fuera, para preparar al país para caminar solo en el momento en que ese dinero dejara de llegar? Evidentemente, no.

«Estoy seguro de que la mayoría absoluta es hoy una máquina de destrucción de legitimidad», dice. Vamos a ver si lo entiendo. La mayoría del PP con 186 escaños es un factor negativo. Pero si Rajoy llega a un pacto con el PSOE y en las cuestiones fundamentales esa mayoría llega a los 296 escaños y su discurso único se convierte casi en el único mensaje que se oye en los medios de comunicación, entonces su legitimidad estaría a salvo.

Yo creo que lo que mina la credibilidad del sistema democrático, entre otras cosas, es que la gente termine creyendo que su voto no sirve para nada. Que piense, equivocadamente, que todos los políticos son iguales. Que vote a un partido para que ponga en práctica su programa y que luego haga lo contrario de lo que dijo que iba a hacer. Que vote al PSOE para que haga de oposición a un previsible Gobierno del PP y que luego encuentre a su líder implorando un pacto porque sabe que no le sobra credibilidad a menos de un año de las elecciones.

Es posible que un pacto entre los dos grandes partidos pueda servir para que el Gobierno central y las comunidades autónomas vayan por el mismo camino, pero ya hemos visto que no son las diferencias ideológicas sino las territoriales las que lo están impidiendo. Sólo hay que ver lo que han hecho en los últimos días los gobiernos de Valencia y Murcia, ambos del PP, adelantándose a futuro rescate autonómico con anuncios prematuros, mal coordinados y, en el caso de Murcia con desmentido posterior, ridículamente incompetentes.

Ese sistema autonómico que, según González, está siendo injustamente atacado hace aguas por el irresponsable sistema de financiación, que hizo que cuando en 2010 el Gobierno central comenzara a cambiar de rumbo las autonomías continuaran a toda marcha, porque no tenían entonces ningún incentivo para reorientar sus prioridades. Además, si ese ‘pacto nacional’ no es posible dentro del PP, ¿cómo va a funcionar con la inclusión del PSOE? ¿Funcionará mejor con más intereses contrapuestos?

«Actúa como si fueras Gobierno, sabiendo que no lo eres», le dice González a Rubalcaba. Con estos consejos, no me extraña que Rubalcaba no tenga claro por dónde ir.

González no puede negar que no conoce otro libreto político que el que se puso en práctica en la transición, ahora cuestionado como no lo fue entonces. Enterremos nuestras diferencias y vendamos una ficción con la esperanza de que los ciudadanos no se den cuenta.

Funcionó entonces por el miedo a que ese mecanismo vulnerable que era la transición, con sus instituciones en pañales, no llegara a funcionar. 35 años después, la gente exige más a las instituciones y no se cree que haya que suspender el funcionamiento normal de los usos democráticos (aunque eso le sorprenda a González, es bueno que haya una oposición en el Parlamento) sólo porque un partido consiguió la mayoría absoluta y no sabe qué hacer con ella.

De lo contrario, la oposición se trasladará –ya lo está haciendo– a otros foros no institucionales, y el descrédito por los errores cometidos alcanzará por igual a las dos grandes fuerzas políticas. Aún renqueante porque no ha pasado un año de su vergonzante derrota electoral y con su líder íntimamente ligado al fracaso de Zapatero, el PSOE puede verse atrapado en el peor de los mundos posibles si se convierte en la ‘muleta razonable’ del PP.

La misma situación en que se encuentra ahora el Pasok griego.

Foto del Flickr de Con Rubalcaba.

Esta entrada fue publicada en Crisis, España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El camino del PSOE al Pasok pasa por Felipe González

  1. toño dijo:

    Excelente análisis. Hay otro ejemplo pertinente: el de la España de la restauración. Tras el pacto dinástico, vino la crisis del 17 y la desaparición de los dos partidos hegemónicos. Necesitamos una oposición parlamentaria real, no puede ser que los gritos en todas las manifestaciones vayan contra los diputados

  2. DiTomasso dijo:

    Muy buen artículo pero discrepo en»Enterremos nuestras diferencias y vendamos una ficción»

    Ya sé que no todos los políticos som iguales pero desde luego para mí últimamente se han vuelto indistinguibles. No hay diferencias que enterrar. Lo único que diferencia al gobierno de Valencia del de Andalucía es la localización geográfica.
    Y me parece que de haber ganado el PSOE las elecciones estaríamos en el mismo sitio.

  3. pau dijo:

    En realidad fue su gobierno el primero en utilizar las burbujas, desde la de los solares con sus correspondientes corruptelas, hasta las laborales, creando subvenciones en sectores socialmente conflictivos. También compuso el primer gobierno monetarista, que propugnaba el ser camareros antes que industriales, el narcotráfico gallego para recaudar divisas y mucha otra mierda que terminó con la incipiente cultura industrial del país.

  4. Marcus dijo:

    Pero ¿Cómo se supone que el PSOE vaya a hacer oposición a las mismas políticas que harían si estuvieran gobernando? El pacto ya existe, es puro teatro.mFelipe está senil y no se ha enterado aún.

  5. Cem por cento de acordo. São todos iguais. Gonzalez é igual a todos os demais socialistas, os principais responsáveis pelo estado em que a Europa se encontra. Eles mais que a direita da qual nada havia a esperar. Sim, a linha política de Gonzalez, de profundo desprezo pelo povo, é o caminho mais curto para fazer do PSOE um outro PASOK

  6. Pingback: El camino del PSOE al Pasok pasa por Felipe González

  7. David Peñasco Maldonado dijo:

    El futuro del PSOE está en ser la próxima UCD y desaparecer.

  8. No lo tengo yo tan claro, David. Recuerda la cantidad de comentarios que se vertieron en su momento sobre el PP a propósito primero del intento de Gallardón de postularse como diputado, luego de la teórica rebelión de Aguirren contra Rajoy… Se vertieron todo tipo de teorías políticas sobre la descomposición del partido, etc etc y , luego ¿qué? pues nada. La estructura clientelar del PPSOE es demasiado jugosa para que nadie haga movimientos definitivos de secesión. Saben lo que les espera fuera del partido. Es preferible ,incluso, permanecer como (teórica) corriente dentro del mismo arañando todo el poder público que se pueda.

    Que desde determinados ámbitos (voy a dar nombres: PRISA, Ramón Lobo) se quiera vender a Madina como figura de renovación, con el pasado que ha tenido en las legislaturas de Zapatero, es directamente de risa. O, lo que es lo mismo, de seguir tomando al votante como idiota. Eso si, me parece perfecto que tomen como tal a sus afiliados -que no han respondido a la designación como lider de quien les llevó a los peores resultados de su historia con una devolución masiva de carnets-, que al fin y al cabo demuestran un dia si y otro también, con su pertenencia al partido, su nivel ético e intelectual.

  9. David Peñasco Maldonado dijo:

    Y a mí que cada vez que alguien me habla de «corrientes» dentro del PP o del PSOE me suena a «famiglias» dentro de la Mafia…

  10. Paciente venganza dijo:

    Para mí el papel de la oposición como freno de recortes o reparto equitativo de sacrificios es de importancia secundaria. La solución a nuestro principal problema se decide fuera del país. Las decisiones de nuestros señores salvadores extranjeros estarán muy condicionadas por la imagen de confianza que inspiren nustros gobernantes, instituciones y clase política en general (en este momento escandalosamente deteriorada). La apariencia y las formas benefician a la mayoría mientras la turbulencia de los mercados impida que consigamos crédito.

  11. El pesoe es un partido distinto del PSOE que fundara Pablo Iglesias. El PSOE dejó de existir después de la guerra civil; digamos que Julián Besteiro firmó el acta de defunción. El pesoe es un enjendro que se fundó en Suresnes con el único objetivo de neutralizar a la izquierda y que la transición fuera lo que fue, un procedimiento para que los franquistas salvaran el culo y asegurar que efectivamente todo quedaba atado y bien atado.

    Si contamos las tres legislaturas de Felipe González y las dos de Zapatero, salen casi veinte años, veinte años eran tiempo más que suficiente para desmontar las estructuras caciquiles y de poder real desarrolladas durante el franquismo. ¿Lo hizo? De ninguna manera. ¿Manifestó alguna vez la maás mínima intención de hacerlo? No, padre.

    Si queremos que surja una alternativa real de izquierdas, será preciso echar al pesoe al cubo de la basura.

  12. Tomarak dijo:

    Txomin, puedes añadir que lo que hicieron en Suresnes y después iba apoyado con dinero de la socialdemocracia alemana.

    Hay quien dice que hubo quienes hicieron de catalizadores de esto. Los interesados en dejar a España presentable para entrar en la OTAN, en aquellos años de la Guerra Fría. Los mismos que pusieron de moda el expresionismo abstracto. ¿Será mentira?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *