ElBaradei

Esto es lo que dijo Mohamed ElBaradei cuando renunció a presentarse a las elecciones presidenciales. Su «conciencia» no le permitía participar en un juego político viciado por la influencia del Ejército y las estructuras de poder de la dictadura aún presentes en el Egipto posterior a la caída de Mubarak.

En realidad, no tenía ninguna posibilidad de cumplir en las urnas las esperanzas de sus amigos de Occidente. Su distinguida carrera en la Agencia Internacional de Energía Atómica le había conferido mucho prestigio, excepto en Israel donde los gobiernos siempre lo consideraron  una ayuda inestimable para los planes nucleares iraníes.

Ahora los escrúpulos de ElBaradei se han difuminado y ha aceptado la oferta del Ejército de convertirse en el nuevo primer ministro. Cumplió lo que se esperaba de él cuando defendió el golpe en una entrevista en el NYT: «Yo sería el primero que gritaría alto y claro si apreciara cualquier signo de regresión en cuestiones democráticas».

El mismo día del golpe, ya se puso en contacto con John Kerry y Lady Ashton para tranquilizarles. Antes de que se conociera su nombramiento, pero cuando ya se daba como probable, se anunció que será entrevistado este domingo en el programa Meet the Press de la NBC. ElBaradei es la cara amable para EEUU y Europa que los militares egipcios necesitan ahora.

Domingo

Las objeciones de los salafistas, a los que el Ejército quiere mantener dentro del nuevo consenso de la oposición, han hecho descarrilar la candidatura de ElBaradei. Se tendrá que conformar con ser vicepresidente.

Esta entrada fue publicada en Egipto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ElBaradei

  1. mikel dijo:

    Bueno… Está claro que el «insulto» de Israel confiere cierta credibilidad. Para torpes, por supuesto.

    Cuan Al Baradai aterrizó en el Cairo, allá, por 2011, fue recibido por el personal del Departamento de Estado. Eso está documentado; fue a lo que fue.

    Mohamed ElBaradei ha trabajado ¿trabaja? para el International Crisis Group (ICG) junto a personal, como el actual presidente israelí, Shimon Peres, el gobernador del Banco de Israel, Stanley Fischer, y el ex ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Shlomo Ben-Ami. En el ICG también pululan banqueros USAnos y personajes como George Soros, Zbigniew Brzezinski, Richard Armitage, Samuel Berger, y Wesley Clark.

    Toda una joya ¡hoygan!

  2. Pingback: El golpe en Egipto, paso a paso | Recortes de Oriente Medio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *