Jugando con fuego

Policías golpean con saña a estudiantes de instituto en Valencia. El jefe de Policía de Valencia dice a los periodistas que no va a contar nada de su despliegue porque eso sería dar información «al enemigo». Un alto cargo de la CEOE dice con gesto fiero y despectivo que los trabajadores que rechacen los puestos de trabajo, que no hay, pierdan el subsidio de desempleo, aunque tengan que irse «a Laponia».

Dudo de que a Rajoy le convengan estos ejemplos de violencia desproporcionada y chulería empresarial. No le vale con recibir durante cuatro horas a Rubalcaba en La Moncloa. Tampoco que los líderes sindicales tengan ese aspecto de estar constantemente asustados. No pretendemos sacar aún más gente a la calle, ha dicho el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, sino buscar soluciones coordinadas, se supone que con el Gobierno.

La oposición institucional (partidos y sindicatos) está neutralizada para mucho tiempo, al menos hasta que no esté tan presente la abrumadora victoria electoral del PP. La calle es diferente y sólo necesita una chispa para encenderse. Los comentarios sobre un posible «estallido social» a causa de la crisis suelen ser exagerados. Pero el pesimismo, la falta de esperanza y la resignación pueden convertirse en furia en un movimiento que estará fuera del control del Gobierno.

Ya antes de las elecciones dirigentes del PP comentaban en privado que temían sobre todo una oposición en la calle a sus planes de austeridad, una oposición sin líderes o programa, sólo dispuesta a negarse a aceptar una situación insoportable.

Narcotizar a la gente siempre es una alternativa deseable para un Gobierno dispuesto a tomar medidas impopulares, algunas de ellas incluso entre su propio electorado, como la subida de impuestos. Conseguir que salte con rabia abre un camino que nunca se sabe cómo puede terminar.

El jefe de la policía de Valencia y ese personaje siniestro de la CEOE con el dedo en alto le han hecho hoy un flaco favor a Rajoy. Muchos lunes como este y lo lamentará.

Esta entrada fue publicada en España y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Jugando con fuego

  1. Pingback: Jugando con fuego

  2. Toño dijo:

    Efectivamente, la tensión puede mantenerse sin estallar, y terminar en el cabreo sin soluciones. Pero también basta una chispa para que haya descontrol. En los países árabes fue un chico que se prendió fuego en un pueblo perdido de Túnez. En Inglaterra un disparo a un camello.
    A veces pienso que al Gobierno le interesa un estallido ahora, cuando la tensión no es aún insoportable, y de ahí las declaraciones a micrófono supuestamente abierto, o ciertos comentarios provocadores. Pero tienes razón: se pueden quemar.

    También tienes razón en que desde el PSOE no va a venir la respuesta. Desde los sindicatos ya lo dudo algo más: lo del domingo no se lo esperaban ni ellos, y es posible que los cuadros medios empiecen a ponerse las pilas, al ver el ambiente.

  3. nettizen dijo:

    fuego?
    qué es el fuego para pirómanos con «mono» de ocho años?
    qué es el fuego para los que han consagrado en sus altares a quien proclamó a los cuatro vientos que «la calle era suya» y, efectivamente, la arrasó a sangre y fuego.
    qué es el fuego para aquellos que piensan que los «malos» se consumirán en el fuego eterno del infierno?
    y rajoy, ya ha puesto en la carpeta de «para mañana» los asuntos pendientes de «para hoy»?
    ciao!

  4. Manuel dijo:

    Los políticos y esos mandos policiales con tan poca sesera (que me disculpen, pero hay que ser más inteligente) no tienen ni p… idea de lo que tienen entre manos.

    España lleva muchísimos años sin conflictos, sin gente echándose a la calle con violencia, con ciudadanos ejemplares que protestan pacíficamente aunque la propia Policía infiltre a agentes buscando provocar disturbios para tener la excusa de atizarles.

    Por ello, creen que esto no pasará a mayores, que al final todo quedará en nada por más que les aticen a porrazos.

    Pero la realidad es que de momento no ha pasado nada, pero un golpe mal dado a una de esas chicas en la que una salga realmente herida (basta una mala caída para partirse el cuello) y el resto explotarán, de ‘concentración ilegal’ pasarán a turba descontrolada, y entonces los policías se darán cuenta de que son muchos menos y que por más porras, cascos o escudos que tengan no pueden parar a más de 300 jóvenes encendidos.
    Esperemos entonces que no se le ocurra a alguno sacar su arma de fuego, o que no le sea arrebatada y tengamos que lamentar algún muerto o herido, como ya pasó en las protestas estudiantiles de los 80.

  5. jordi dijo:

    Cuidadín con apretar demasiado al personal, a mí se me están acabando las razones para ser pacífico, todo lo que había firmado en lo referente a mi vida laboral ha quedado en papel mojado, aquí los únicos que tenemos que cumplir con leyes, contratos y normas somos los trabajadores. Leyendo lo que cuentas sobre el temor del PP a la calle, me queda clarísimo que van a intentar ahogar las protestas como sea, y eso incluye el uso desmedido de la fuerza, las detenciones arbitrarias y la provocación.

  6. manel dijo:

    Tiene delito que ahora se quejen en Valencia despues de tantos años engordando a los troles esos.

    Es lo bueno de la Democracia, que cada pueblo tiene el castigo que se merece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *