La guerra de EEUU contra sus propios ciudadanos

El AR-15 es una de las estrellas de las armerías de EEUU. Tanto en el caso del fusil semiautomático de ese nombre como de las versiones similares, desgraciadamente también lo es de muchas de las matanzas ocurridas en ese país en los últimos años.

Un vídeo del NYT explica su popularidad. El fusil que se vende legalmente es una versión para uso civil del muy conocido fusil de asalto M-16 con una imagen muy similar que desde luego encanta a los amantes de las armas. Dicho de otra manera, les hace sentir como si fueran soldados.

Ligero –poco más de tres kilos–, uso sencillo, poco retroceso, poco movimiento hacia arriba de la bocacha apagafuegos lo que permite no perder de vista el objetivo, fácil para apuntar incluso para un tirador no muy experto. Puede llevar cargadores con 20 o 30 cartuchos.

Su precio no es muy alto para lo habitual en un fusil, desde 500 dólares en sus versiones más sencillas hasta 900.

El AR-15 o fusiles similares se han usado en las matanzas de la escuela Sandy Hook en Newtown (Connecticut, 16 muertos), Aurora (Colorado, 12 muertos), Las Vegas (56, muertos), Sutherland Springs (Texas, 26 muertos) y ahora en Parkland (Florida, 17 muertos).

El AR-15 y otros fusiles parecidos fueron prohibidos por la ley aprobada en la época de la Administración de Bill Clinton en 1994. Tenía una validez de diez años y no se renovó en 2004.

No es un fusil automático. No permite disparar en ráfaga manteniendo apretado el gatillo. Pero cuando se trata de disparar a civiles –a niños y adolescentes– dentro de un edificio o a una distancia reducida, su capacidad es increíblemente letal.

La munición de este fusil puede atravesar un casco a 500 metros. En el cuerpo de una persona y a corta distancia, los daños son masivos.

En el caso de la matanza de Las Vegas, su autor colocó un dispositivo al fusil que le permitía convertirlo en automático.

Según un cálculo hecho en 2013, en EEUU hay entre cinco y ocho millones de armas de uso civil de características similares a los fusiles de asalto. La cifra más citada de todas las armas de fuego en EEUU desde hace años supera los 300 millones en un país de 320 millones de habitantes.

En este reportaje del NYT, se cuenta cómo el éxito del kalashnikov por todo el mundo y su mejor adaptación a las guerras del Tercer Mundo hicieron que el Pentágono promoviera el desarrollo de un nuevo fusil de asalto, el M-16, que es en cierto modo el padre del AR-15.

Trump decidió culpar a las víctimas y a los responsables de la escuela recordando que es necesario informar a las autoridades sobre casos de personas de conducta peligrosa o errática. Eso es precisamente lo que hicieron en el instituto de Parkland y por eso el autor de la matanza había sido sancionado y expulsado del instituto.

Pero si hablamos del acceso a armas de personas con antecedentes de enfermedades mentales, hay que recordar que hace un año Trump firmó la ley aprobada por el Congreso que anulaba las restricciones impuestas en la época de Obama para esos casos. Sólo dos republicanos votaron en contra. La NRA aplaudió la decisión.

Esto es lo que la alumna Isabella Gomez respondió a Trump: “No hay ninguna razón para que un chico de 19 años, al que hace un año ya investigaron, pueda comprar un AR-15”.


Steve Kerr, entrenador de los Golden State Warriors, fue más directo: “No se ha hecho nada. Parece que no importa al Gobierno. Están matando a niños cada día en los colegios. No importa que los maten en un concierto, en un cine. La gente que gobierna este país debería hacer algo. Nosotros podemos hacer algo. Podemos votar a gente que realmente tengan el valor de proteger la vida de las personas, y no inclinarse ante la NRA porque les financian las campañas”.

Kerr pide a políticos que se centren en los asuntos importantes, “no en construir un muro estúpido que no tiene nada que ver con nuestra seguridad, sino que nos proteja de lo que es realmente peligroso”.


Algunas estadísticas sobre armas de fuego y la comparación entre EEUU y otros países.

Y sobre las muertes por armas de fuego.

EEUU tiene un 4,4% de la población mundial, pero cuenta con el 42% de las armas en posesión de civiles existentes en todo el mundo.

Estas son las zonas de EEUU más afectadas por la violencia.

Son dueños de armas el 48% de la población de Alabama, el 57% en Arkansas, el 44% en Luisiana, el 35% en Texas, el 20% en California y el 10% en Nueva York.

Algunas de las víctimas identificadas de la matanza del instituto de Cartland, Florida.

Esta entrada fue publicada en EEUU y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.