La ley de la patada en la calle

No se puede negar que estábamos avisados. El ministro preconciliar del Interior había anunciado una batería punitiva de medidas para conseguir lo que denominó la «paz social», y ya tenemos un adelanto de lo que se puede venir encima. Digamos que tras su poca puntería anterior, el Gobierno ha decidido lanzar un cañonazo en la línea del que Corcuera hizo famoso con la ley de la patada en la puerta, que luego fue muy rebajada por los tribunales.

Tanto Interior como la Delegación del Gobierno en Madrid habían fracasado en acallar las voces de la protesta. La prensa conservadora tampoco había sido muy efectiva en el intento de criminalizar las manifestaciones, relacionándolas de muy distintas formas con el terrorismo o la kale borroka. No siempre la propaganda consigue sus objetivos. Las encuestas revelaban que muchas de las razones de estas movilizaciones tenían un amplio apoyo popular, a diferencia, por ejemplo, de la valoración de los miembros del Gobierno.

Cuando la PAH elevó el tono de la protesta con las manifestaciones frente a domicilios de políticos o sedes de partidos, se alcanzó el límite máximo en la respuesta retórica del poder. Las comparaciones con el terrorismo ni siquiera eran ya suficientes. Hubo que recurrir a la mayor expresión política de maldad ofrecida por la historia contemporánea: los nazis. Y no una versión local o con edulcorantes: «Nazismo puro», dijo Cospedal, catedrática de Historia y Ética por la Universidad de Génova, 13.

Continúa en eldiario.es

Esta entrada fue publicada en España y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La ley de la patada en la calle

  1. Gorki dijo:

    Mmmmm, lo que es «nazismo puro» es la medida en sí. IU la denomina de «la patada en la boca», y no es para menos. En serio, estamos llegando ya a unos niveles de totalitarismo solo parangonables con las dictaduras. Aunque yo pienso que esta ley no pasará el «Constitucional» (el problema es que cuando este la tumbe, ya habrá pasado toda la legislatura).

  2. Dr. Pointer dijo:

    Estos tíos van a conseguir que Hispanistán acabe como la URSS. No será sólo Catalunya, al final se va a desintegrar el tinglado entero, porque el gobierno central no sólo es responsable del 85% de la deuda pública (BdE dixit, consúltenlo, y no, no es por avalar deuda autónomica, para nada, y de hecho, las CCAA gestionan el grueso del gasto, una vez que está universalmente transferidas sanidad y educación, así que la verdad es que me gustaría saber en qué cojones se gasta la pasta el gobierno *apañó*), es que además con estos energúmenos ha pasado de neutralmente ineficaz a ser autodestructivamente suicida.

    Por lo demás que no se preocupe el articulista. Ya se han puesto un poder judiciá de mano para aprobarles todos sus desmanes. Cuando uno pone la válvula a tope y sube la presión, desde luego la válvula va a tomar por culo.

    Y lo demás también.

    Gente más subnormal no la he visto en mi vida. Ni en EEUU, ni en régimen cualquiera del planeta.

  3. mikel dijo:

    El karma es muy jodido.
    Toda la legislación de excepción contra los vascos, pasará a ser el menú diario para todo el personal disidente del reino.
    Esto va a ser interesante.

  4. Una pica en Amsterdam dijo:

    Esto terminará pareciéndose mucho a la U.R.S.S., en aspecto y modo de vida. Ironías del destino.

  5. mikel dijo:

    Una pica en Amsterdam dijo:
    «Esto terminará pareciéndose mucho a la U.R.S.S., en aspecto y modo de vida. Ironías del destino.»
    Lo dirá por aquello de alterar el orden en las iglesias, supongo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *