La secuela de la Ley Sinde

16.00
El monstruo aún puede salir de la caja, según Portero y Cañil. «Zapatero está empeñado en dejar la ley Sinde en vigor antes de irse. No es que quiera hacerle un favor a Ángeles González Sinde, que nadie se confunda. Las razones resultan difíciles de entender para muchos de los que le rodean».

13.30
Sorpresa. A pregunta de Sonia Sánchez, de Informativos Telecinco, José Blanco ha dicho que el reglamento de la Ley Sinde no se ha aprobado en el Consejo de Ministros y que ha quedado «sobre la mesa». Según ABC, Blanco «llegó a poner sobre la mesa que la aprobación del Reglamento antidescargas sería el fin del PSOE«.

Tras el falso final, ha venido otro falso final, y el monstruo ha sido abatido por algunos miembros del Gobierno.
—-

Reforma constitucional. Hecho. Negociación secreta con EEUU sobre defensa antimisiles. Hecho. Indulto a Sáenz. Hecho. Hundir al PSOE en las elecciones. Hecho.

En la lista de temas pendientes, le quedaba algo a Zapatero, pero el tiempo se había echado encima. Un Gobierno en funciones no puede aprobar asuntos fundamentales, y un reglamento como el de la Ley Sinde lo es. Que se lo digan al conde de Romanones. Según el artículo 21 de la Ley de Gobierno:

El Gobierno en funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno y el traspaso de poderes al mismo y limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas.

Nótese cómo los políticos siempre se reservan un inmenso espacio para cumplir la ley en función de sus intereses. Por las «razones de interés general» cabe un portaaviones entero. De esta forma, resulta difícil afirmar que un Gobierno viola la ley. Los ciudadanos no gozan de tales privilegios. Ahí la letra pequeña no perdona.

Sin embargo, al menos en las democracias avanzadas la práctica política casi tiene el mismo valor. Todo el mundo sabe lo que significa despachar asuntos de trámite en el caso de un Gobierno en funciones, con excepción de situaciones de emergencia.

La luz verde al reglamento es sólo un asunto escandaloso por las formas. Lo relevante fue la aprobación de la ley por el Parlamento con los votos de PSOE y PP. Es de suponer que el futuro Gobierno de Rajoy habría dado salida al reglamento en su momento. También puede aprobar otro cuando le plazca.

El reglamento es sólo una mala secuela de una película que ya habíamos visto.

Zapatero tenía que poner el último clavo en el ataúd del PSOE. No ha podido resistir la tentación. El presidente que no usaba el email tenía que demostrar hasta el final dónde están sus prioridades ‘tecnológicas’.
—-

Como en películas y videojuegos de terror, la Sinde ha disfrutado de su irrupción final. Cuando todos la creían muerta, apareció en el tejado con un bazuka.

Esta entrada fue publicada en España, Internet y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *