Las elecciones alemanas son más peligrosas de lo que parecen

Las elecciones alemanas se celebran este domingo en medio de un amplio desinterés por el resultado. Por previsible. La CDU será por mucho el partido más votado y Angela Merkel continuará como canciller. Es un grave error, escribe Wolfgang Münchau. Esas mismas encuestas que han acabado con el suspense anuncian que la nueva ultraderecha alemana del AfD puede acabar siendo la tercera fuerza política y su portavoz en el Parlamento, el líder de la oposición: “Eso ocurrirá si la CDU/CSU una vez más no encuentra otro socio de coalición que el SPD. Dada la tendencia de los altos cargos del SPD a los puestos en el Gobierno y las limusinas ministeriales, no hay que descartar la posibilidad de otra gran coalición. En ese caso, veríamos a un partido que utiliza un lenguaje similar al de los nazis con un papel predominante en el Bundestag”.

Su colíder, Alexander Gauland, dijo hace unas semanas que los alemanes pueden estar “orgullosos” de lo que los soldados nazis hicieron durante la II Guerra Mundial. La frase completa: “Si los franceses con razón están orgullosos de sus emperadores y los británicos de Nelson y Churchill, entonces nosotros tenemos el derecho de estar orgullosos del rendimiento de los soldados alemanes en las dos guerras mundiales”.

Münchau no ve al AfD como un simple partido euroescéptico al estilo del UKIP británico. Lo considera más radical que el Frente Nacional francés. Su oposición al euro y la UE fue el factor más relevante en sus comienzos, pero ha ido mucho más lejos. Su rechazo a la llegada de centenares de miles de refugiados y la acogida que recibieron del Gobierno de Merkel lo han convertido en un partido totalmente xenófobo y con unas ideas sobre el nacionalismo alemán basadas en la pureza étnica de la cultura alemana en peligro por la presencia de extranjeros como turcos, árabes y gitanos.

Así que habrá que prestar más atención a las elecciones alemanas, no por lo que pueda ocurrir el lunes, sino por lo que pueden suponer de cara al futuro.

Esta entrada fue publicada en Alemania y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.