Los talibanes consiguen su mayor triunfo en Afganistán

kunduz

Los talibanes han conseguido este lunes algo que la mayoría de los análisis consideraban que estaba fuera de su alcance: tomar el control de una de las principales ciudades del país. La derrota de las fuerzas gubernamentales en Kunduz (cerca de 300.000 habitantes en el norte del país) nos recuerda a lo que ocurrió en Irak cuando ISIS ocupó Mosul, que aún está en su poder.

Centenares de insurgentes entraron en la ciudad aprovechando que un número no conocido de ellos ya estaban operando en su interior. Rápidamente, lograron cerrar los principales accesos para impedir que la policía y el Ejército pudieran recibir refuerzos. Una de sus principales misiones consistió en asaltar la prisión local, donde consiguieron liberar a unos 500 presos, a los que se puede ver escapando en este vídeo.

Nunca antes desde 2001 los talibanes habían conseguido un triunfo tan importante. Lo han conseguido muy lejos de su principal zona de influencia, que está en el sur y este del país. Sin embargo, amplias zonas de la provincia de Kunduz ya estaban en su poder desde principios de año, con lo que hay que suponer que las autoridades estaban avisadas. Ni así pudieron repeler el ataque, lo que hace dudar sobre la capacidad del Gobierno de Kabul para controlar zonas del país en las que su presencia debería ser un factor de disuasión definitivo.

Con cerca de 200.000 efectivos, el Ejército afgano debería estar en condiciones no de derrotar a los talibanes, pero sí de asegurar los principales centros urbanos del país. Al igual que en el caso de Irak, hay motivos para dudar de que ese Ejército, entrenado por los norteamericanos, esté a la altura de la misión. Quizá ni siquiera el número de soldados sea real. NYT:

Mohamed Yusuf Ayubi, jefe del consejo provincial de Kunduz, dice que no se había organizado ninguna ofensiva gubernamental o reforzado las defensas de la ciudad recientemente, a pesar de que estaba claro que los talibanes llevaban meses amenazando a la ciudad. Afirma que más allá de la ciudad el 70% de la provincia está bajo su control”.

Al igual que en el caso de Mosul en Irak, se repiten las quejas tantas veces repetidas por la población local. Las autoridades de Kunduz son corruptas y cuentan con un escaso apoyo popular. En abril, se produjo el primer intento serio de los insurgentes de llevar a cabo el asalto, pero entonces fueron rechazados. Esta vez los talibanes llegaron hasta el centro de la ciudad.

El golpe para el Gobierno de Kabul es tan fuerte que está obligado a lanzar una ofensiva esta misma semana para recuperar el control de Kunduz. El precedente iraquí deja claro que si los insurgentes se hacen fuertes allí durante varios meses, se interpretará como un indicio de que esa ciudad no será la última que caiga en sus manos.

Foto: insurgentes talibanes posan con su estandarte en uno de los cruces de la ciudad en una imagen difundida por uno de sus portavoces.

Esta entrada fue publicada en Afganistan y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.