Macron se hunde en las encuestas casi al nivel de Hollande

El índice de popularidad de Emmanuel Macron continúa en caída libre en una tendencia muy clara desde principios de este año. Una encuesta de Ifop para el periódico Journal du Dimanche indica que un 73% de los franceses está muy o bastante descontento con su presidente. Los que están muy o bastante contentos son el 25%. Otras encuestas dan porcentajes similares en los últimos dos meses.

Ese 25% es el punto más bajo de su presidencia y se acerca peligrosamente a la situación en que estaba François Hollande (20%) en el mismo momento de su mandato. Su primer ministro, Edouard Philippe, se encuentra algo mejor con un 34% de partidarios. Uno de los responsables del sondeo califica la gráfica de Macron como de “auténtico tobogán”, siempre hacia abajo en 2018.

El periódico compara los índices de apoyo de los últimos tres presidentes. Si bien es cierto que Sarkozy no descendía a tanta velocidad y que disfrutó de un ascenso en los meses finales de su segundo año en El Elíseo, los tres tienen un elemento en común. Comenzaron con un apoyo superior al 60% –cuando prometían profundas reformas económicas y sociales– y luego cayeron con estrépito en el momento en que esas promesas se traducían en leyes y decretos concretos.

El debate europeo en torno a la crisis de la democracia liberal y del proyecto europeísta está preñado de esperanzas puestas en la figura de Macron obviando que, sin las acusaciones de corrupción contra el candidato conservador Fillon por la contratación de familiares como asesores, el resultado podría haber sido muy diferente en la primera vuelta. Aun así, un muy debilitado Fillon sacó un 20% en esa votación.

Macron se benefició del hundimiento de los socialistas y de la inesperada pérdida de credibilidad de Fillon, además del hecho de enfrentarse a Le Pen en segunda vuelta. Los cuatro puntos que separaron a Macron y Fillon (1,4 millones de votos) fueron los que dieron al primero la presidencia.

La idea de que Francia había elegido un rumbo diferente al rechazar a los candidatos de los dos partidos tradicionales era cuando menos discutible.

Las expectativas sobre Macron siempre estuvieron por encima de la realidad. En una entrevista de junio con el ministro francés de Hacienda, el periodista de Der Spiegel se atrevió a decir que “Macron fue elegido para cambiar Europa”. Con el veredicto actual de los sondeos, es probable que ahora se conforme con metas más realistas.

La subida del impuesto de carburantes ha provocado una movilización de rechazo por todo el país este pasado fin de semana. Hubo 2.000 concentraciones con unas 287.000 personas (según cifras del Ministerio de Interior), enfrentamientos con la policía y cortes de carreteras y rotondas especialmente en zonas rurales y suburbios urbanos.

“El precio del combustible es tan sensible política y sociológicamente como lo fue el precio del trigo en el Antiguo Régimen”, ha comentado uno de los responsables de Ifop.

Consciente de la oposición creciente, el Gobierno ofreció un paquete de ayudas por un montante total de 500 millones para ayudar a las personas de rentas más bajas a sustituir sus viejos vehículos por otros menos dependientes de los combustibles fósiles o para renovar los sistemas de calefacción por otros más eficientes. Pero estas ayudas suponen que los beneficiados tengan que hacer un desembolso que en general no pueden permitirse.

Es una apuesta clara pero arriesgada por fuentes de energía menos contaminantes a través de los impuestos. Es difícil que tenga éxito cuando procede de un Gobierno cuya credibilidad tiene el depósito casi vacío.

Foto: Macron recibe en El Elíseo al secretario general de la ONU, António Guterres, el 12 de noviembre. EFE.

Esta entrada fue publicada en Francia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.