Ser euroescéptico nunca hace daño en Londres

spectator merkel.jpg

Una reunión del Gobierno muy complicada. Los liberales demócratas votan en masa por la abstención, es decir ni se presentan en la Cámara, en una votación menor sobre Europa en la que se trataba de apoyar o rechazar la actuación de Cameron en la cumbre de la UE. Los tories euroescépticos no se conforman con la victoria y preparan iniciativas que pondrán las cosas difíciles al Gobierno. El Foreign Office, molesto porque Downing Street no contó con ellos en la estrategia de la cumbre.

No importa. Ser euroescéptico sale rentable en el Reino Unido. Sólo con eso, no se ganan elecciones, pero es un bálsamo reparador. Nadie se hunde en los sondeos por poner mala cara a Bruselas, y si los franceses están de por medio, aún mejor.

Dos sondeos coinciden en dar ventaja a los conservadores por primera vez en este año. El de YouGov, que en los últimos meses ha puesto a los laboristas entre cinco y ocho puntos por delante, ahora da a los tories un 41%, con un 39% para los laboristas. La encuesta de Ipsos concede exactamente la misma diferencia: 41-39.

Los otros dos sondeos más citados, los que publica The Guardian y The Times cada tres meses, tienen mejor reputación, pero en el último año raramente han concedido una ventaja clara a los laboristas, como mucho justo por encima del margen de error.

Por mucho que rabien los franceses, a corto plazo el desafío de Cameron a la UE sólo puede darle buenas noticias políticas. Por otro lado, al no haber elecciones hasta 2015 queda tiempo de sobra para que esos buenos números se diluyan. Como lágrimas en la tormenta de la eurozona.
—-

La portada es de la revista conservadora, y euroescéptica, The Spectator. Es del gran viñetista de The Times Peter Brookes y está inspirada en un cuadro de Bruegel El Viejo.

Esta entrada fue publicada en Reino Unido y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *