Un exlíder tory enarbola la guerra de las Malvinas como ejemplo para las negociaciones sobre Gibraltar

Michael Howard, exlíder de los tories, ha superado el ya alto nivel alcanzado en las declaraciones alarmantes y, en algunos casos, absurdas de los políticos británicos en relación a las negociaciones para la salida de la UE. En los últimos días, los medios británicos han recogido que entre los principios negociadores del Consejo Europeo hay una referencia a Gibraltar que aparentemente no esperaban:

“Después de que Reino Unido abandone la Unión, ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido se aplicará en el territorio de Gibraltar sin el acuerdo previo entre el reino de España y el Reino Unido”.

El texto ha sido interpretado como la concesión de un derecho de veto al Gobierno español sobre cualquier cuestión relacionada con Gibraltar. Los que opinan así ignoran que esa consecuencia era inevitable, y por eso el Gobierno gibraltareño se opuso lógicamente al Brexit. Cualquier cambio en la posición británica en la UE, más aún la salida, sólo podía perjudicarles o, como mínimo, introducir una incertidumbre inexistente ahora.

Los gibraltareños así lo entendieron y de ahí que el 95% de ellos votara en contra del Brexit.

Como en otros muchos asuntos relacionados con la salida de la UE, nadie sabe exactamente cómo terminarán las negociaciones y si habrá acuerdo. La idea de que el acuerdo no es imprescindible es bastante irresponsable, lo que no ha impedido a algunos políticos defenderla. Pero ninguno ha llegado tan lejos como Michael Howard, de 75 años y actualmente miembro de la Cámara de los Lores y líder de los tories entre 2003 y 2005, en unas declaraciones este domingo a Sky News. Thatcher y las Malvinas, el mejor antídoto para todos los problemas:

“No me cabe ninguna duda de que el Gobierno apoyará a Gibraltar. Hace 35 años esta semana otra mujer primera ministra envió una fuerza militar al otro lado del mundo para defender la libertad de otro pequeño grupo de británicos contra otro país hispanohablante, y estoy completamente seguro de que nuestra actual primera ministra mostrará la misma decisión en el apoyo al pueblo de Gibraltar”.

Ante unas negociaciones complicadas, ¿qué mejor que la amenaza de guerra a otro país miembro de la OTAN para tranquilizar a los que creen que en Londres nadie controla a los tories más lunáticos ansiosos por recuperar las glorias imperiales?

La realidad es que el famoso párrafo de los principios del Consejo Europeo se refiere fundamentalmente a la futura aplicación en Gibraltar del acuerdo comercial al que se pueda llegar con Londres. En ese caso, debería haber una negociación entre España y Reino Unido (que ya no será miembro de la UE). Gibraltar querrá disfrutar de las mismas condiciones que el Reino Unido. Eso a día de hoy no lo tiene garantizado, pero dependerá de las negociaciones.


23.00

No era suficiente con las declaraciones de Howard. El Telegraph quiso dar algo de contexto. ¿De qué tipo? Calcular el potencial naval británico en una guerra con España. En serio. Bienvenidos al siglo XVI.

Para los preocupados por una guerra inminente, no parece que los británicos se lo hayan tomado muy en serio en Twitter. Llevan nueves meses así desde el referéndum con un sobresalto tras otro. Hay que ser comprensivos con ellos.

Esta entrada fue publicada en España, Reino Unido y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.