Un micro abierto para conocer el “fiasco” político británico

Ni un día sin una situación escandalosa y divertida en las primarias tories. Esta vez, un micrófono abierto en un estudio de Sky News antes de una entrevista nos permite presenciar una conversación entre dos viejas glorias de los conservadores, Kenneth Clarke y Malcolm Rifkind, ministros en los gobiernos de Thatcher y Major, y en el caso de Clarke, también de Cameron.

A quien se le escucha bien es a Clarke, porque es el que lleva el micro delator. No se corta ni un pelo, aunque también hay que decir que lleva ya unos cuantos años sin que eso le preocupe mucho. Se salva un poco Theresa May, pero tampoco del todo.

“No creo que ni Andrea Leadsom ni Boris Johnson estén realmente a favor de la salida de la Unión Europea”.

“Ella (Leadsom) no está en esa pequeña banda de locos que creen que nos espera un glorioso futuro económico fuera del mercado único”.

“Mientras ella (Leadsom) sepa que no puede cumplir algunas de las cosas increíblemente estúpidas que está diciendo”.

“Con Michael (Gove) como primer ministro, iríamos a la guerra contra tres países al mismo tiempo”.

“Él (Gove) nos hizo un gran favor al deshacerse de Boris. La idea de Boris como primer ministro es ridícula”.

“Sé que Theresa (May) es una mujer condenadamente difícil, pero lo cierto es que tú y yo hemos trabajado con Margaret Thatcher” (risas).

Theresa May, la favorita en la carrera, puede sentirse afortunada hasta cierto punto. Da la impresión de que Clarke respeta a May y que le dará su voto en la segunda votación, pero también dice de ella que no conoce sus opiniones sobre ningún tema que no tenga que ver con su departamento, el Ministerio de Interior, y que de hecho ella “no sabe mucho de política internacional”.

En cuanto a si el tono del rostro de Clarke es demasiado rojo, hay que decir que casi viene a ser el habitual en su caso. Lleva mucho tiempo disfrutando de los placeres de la vida. Y desde luego le trae sin cuidado que se sepa su opinión sobre el espectáculo que están dando los tories: “Todo es un completo fiasco”, se le oye decir. Y no tiene ninguna intención de rectificar.

La mayoría de los periodistas británicos creen que Clarke sigue en buena forma.

Así está la carrera hasta ahora en cuanto al número de diputados que se han comprometido a apoyar a algún candidato. Esta tarde votan.

Esta entrada fue publicada en Reino Unido y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.