Un monstruo en la portada

La revista Rolling Stone lleva a portada a Dzhokhar Tsarnaev por un reportaje sobre la historia de uno de los dos presuntos autores del atentado de Boston: “Cómo un estudiante popular y prometedor fue decepcionado por su familia, se vio atrapado por el Islam radical y se convirtió en un monstruo”.

En esta época de opinión instantánea en tiempo real sobre casi todo, no es extraño que la elección haya causado numerosas críticas. Varias tiendas han decidido no poner a la venta la revista “por respeto a las víctimas”.

La primera impresión, como mínimo, sí que es de sorpresa. La portada por la que han pasado Bob Dylan, Mick Jagger o David Bowie elige ahora a un terrorista. Pero el tema no es que Rolling Stone elija a veces, no con mucha frecuencia, personajes no musicales para sus portadas. Las críticas tienen que ver más con un sentimiento muy extendido entre la población. No queremos saber sobre los motivos que llevan a una persona a matar a sus vecinos por razones políticas, no queremos ver su imagen, excepto en los primeros días cuando es inevitable, no queremos que nadie intente explicar, no justificar, sus acciones, no queremos saber cuándo todo se empezó a torcer en la vida de esa persona.

Si cerramos los ojos, podremos imaginar que nada de eso volverá a suceder.

Quizá habría sido distinto si el final de la entradilla que aparece en la portada (“el monstruo”) hubiera sido el titular. En ese caso, tendríamos una portada-grito como las que hacen los tabloides The New York Post o The New York Daily News, y todos se habrían quedado más satisfechos. Un monstruo no puede ser algo humano. No es algo que tenga que ver con nosotros. ¿Extender el terror por razones políticas? Nunca se ha visto en la historia de la humanidad.

Se me escapa la idea de que poner a alguien en una revista equivale a convertirlo en un héroe. O que, al tratarse de Rolling Stone, sea lo mismo que hacer que parezca un icono cultural, como han denunciado algunos. Desde luego, dudo de que la intención de los responsables de la revista fuera que Tsarnaev parezca ‘cool’.

Será por eso que a finales de 2001 la revista Time no tuvo el valor suficiente como para elegir a Osama bin Laden hombre del año, no por sus méritos profesionales, sino por el dramático impacto de sus acciones en los acontecimientos de ese año. Lenin y Stalin sí lo fueron en su momento, pero los tiempos han cambiado. Aparentemente, una portada sólo puede ser un ejemplo de éxito social, el lugar dominado por los famosos.

“Los terroristas son idiotas, nosotros los convertimos en personas inteligentes”. 20 de abril.

21.10

Ha habido críticas por la elección de la foto. Digamos que no parece especialmente maligno, sólo un joven normal de su edad. Es la misma foto que apareció en la portada del NYT.

¿Un asesino en portada? Seguro que no es la primera vez.

Esta entrada fue publicada en EEUU, Periodismo, Terrorismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Un monstruo en la portada

  1. No se trata de héroes, sino de si es más importante la persona, el hecho o la idea. Pocos critican que se muestre la imagen de un supuesto terrorista, más aún si está en busca y captura. Pero ‘Rolling Stone’ busca el sensacionalismo y atraer la atención de la audiencia (y de blogueros).
    Tal vez me equivoque, pero no creo que el reportaje que justifica la portada sea muy profundo y profesional, ni que busque la crítica social ni vaya a las causas últimas de las cosas. Más bien cabe esperar un texto morboso, con detalles personales de su vida que no llevan a nada ‘a priori’. Repito: tal vez me equivoque.
    Un saludo.

  2. nu1234 dijo:

    Y además, luego te tienes que suponer que lo que cuenten en el artículo sea cierto, y eso es mucho pedir…

  3. Xaquín dijo:

    Creo que salió terrorista en vez de revista : un lapsus “sintomático”? Es cierto que no podemos asustarnos tanto de que aprezcan los “monstruos” en la portada, pero cuando los periodistas se darán cuenta que no solo cuenta lo que el público (y los compañeros, amos…) dice sino lo que el aspirante a monstruo quiere? Cuantos no se venderán a cualquier demonio con tal de aparecer tan guai? Que pasa, que lo de los “faustos” es simple literatura?

  4. La finalidad es provocar y, al provocar, vender. No hay que buscarle más pies al gato. Ni ideología ni información ni ninguna otra clase de propósito. La pu(t)ra pasta!!!

  5. Pierre Arnaud dijo:

    ¿Ha sido ya condenado por un juez? Hasta el momento y que yo sepa se ha declarado inocente (aunque, evidentemente, ya está sentenciado). Y tampoco me cabe la menor duda de que será declarado culpable finalmente.

    A un integrista islámico le falta tiempo para reconocer orgullosamente su matanza y reclamarla suya.

    Cada vez es más difícil establecer una línea divisoria entre Hollywood y la -presunta- realidad; se acepta todo como válido y nos anticipamos -deliberadamente- a cosas tan básicas como la sentencia de un juez o jurado. Y cuanto más mediático sea el caso, más evidente será la opinión del jurado.

  6. Dr. Maturin dijo:

    Hombre Íñigo, el trabajo para darle un tono “romántico” a la foto, (que ya la quisiera Bob Dylan), y ese anticipo de la portada en el que se concatena- buen estudiante – su familia le falla y claro, eso, como todo el mundo sabe, inevitablemente produce un asesino . . . . no se. . . con ese planteamiento no parece un enfoque muy acertado.

    Eso sí, todo el mundo hablando de la revista . . .

  7. Dr. Maturin dijo:

    No había visto el apunte sobre la foto … por cierto usada también por The Telegraph …

    http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/northamerica/usa/10090370/Boston-bomb-suspect-Dzhokhar-Tsarnaev-assures-parents-he-is-innocent.html

    En cualquier caso creo que retocada o no, (que parece no estarlo) la intencionalidad de la portada es la misma.

  8. Akane dijo:

    Oye nadie ha leído nada de los montajes de ese supuesto ‘ataque terrorista’? cómo estamos tan seguros de que se trata de un monstruo y que no es la cabeza de turco de una operación a mayor escala con oscuros intereses? Es increíble como nos creemos y encima afirmamos lo que nos cuentan los tan conocidos medios de des-comunicación y no tengamos ni siquiera el ánimo o la capacidad para cuestionarnos este tipo de cosas por nosotros mismo. Personalmente no conozco todos los antecedentes, pero sí he comparado la información desde diferentes ángulos y perspectivas y después de mucho leer les aseguro que tengo muchas dudas respecto a quién dice la verdad y quién no.

  9. Marcus dijo:

    Como señalan ya en los comentarios, aún no ha sido juzgado ni condenado, recordemos que tampoco lo fue Bin Laden, (que por cierto nunca estuvo reclamado por la justicia de EEUU por los atentados contra las torres gemenlas) con lo que teniendo en cuenta que los USA son país con tendencia a ejecutar a sospechosos sin juicio previo, incluidos sus propios ciudadanos, creo que el hecho de capturar a Tsarnaev con vida ya fue un logro democrático y juzgarle por lo civil otro mayor.

    Así que verdaderamente considero que para ellos la portata de una revista debe ser algo más que ofensivo.

  10. Pingback: Guerra y Paz » Blog Archive » Las caras del terror

  11. Interesante lo que apuntan Pierre Arnaud y Marcus: todavía no ha sido condenado. La portada lo da como culpable sin ‘peros’. Definitivamente, una malísima praxis periodística por parte de Rolling Stone, que sólo busca notoriedad y publicidad gratuita (la cual le estamos dando, como suele suceder en estos casos).

  12. Por cierto, ¿no existe la posibilidad en este blog de suscribirse a los comentarios de entradas específicas? Gracias y un saludo.

  13. Appelsin dijo:

    La mayoría de estos personajes lo que buscan con sus acciones es sentirse importantes, y muchos de ellos disfrutan con la notoriedad. Darles la portada de Rolling Stone, que suele estar ocupada por “ídolos” musicales, etc, significa que obtienen lo que buscan (al menos parcialmente) por medio de asesinar.

    Creo que habría que tener eso en cuenta. No creo que ese sea el formato mejor para que la gente se informe sobre lo ocurrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *