29 niños muertos en el ataque a un autobús en Yemen: una acción militar legítima para los saudíes

Un ataque directo de la coalición dirigida por Arabia Saudí mató a 50 personas este jueves en el norte de Yemen, de las que al menos 29 niños son niños menores de 15 años, según el último dato ofrecido por el Comité Internacional de la Cruz Roja. Entre los heridos hay 30 niños.

Los aviones saudíes o emiratíes lanzaron un ataque con misiles a un autobús que trasladaba a decenas de niños que volvían de una excursión escolar. El conductor había parado en una calle comercial muy concurrida para comprar agua.

El bombardeo no es un hecho aislado ni responde a un accidente. Desde el primer día, los saudíes han destruido la infraestructura civil en su guerra contra las milicias hutíes, han atacado zonas residenciales y han destruido centros médicos, mezquitas y mercados.

En el último balance que ha hecho Yemen Peace Project, de los 140 ataques aéreos identificados en junio de este año, 83 fueron realizados sobre objetivos no militares.

Algunas de las imágenes posteriores al ataque son insoportables. Los habitantes de Dhalian recogían los restos, algunos totalmente destrozados por la explosión. Eso demuestra que el autobús no se vio alcanzado por la explosión en un edificio cercano, sino que sufrió el impacto directo de un misil. El vehículo donde viajaban los niños era el objetivo del ataque.

El Gobierno saudí, a través de un comunicado difundido por la agencia oficial saudí, lo calificó de “acción militar legítima” al estar dirigido contra los responsables de un ataque con misiles contra la ciudad saudí de Jizan el día anterior.

“¿Necesita el mundo más vidas de niños inocentes para detener esta cruel guerra contra los niños en Yemen?”, se pregunta Geert Cappelaere, director de Unicef en Oriente Medio y el norte de África.

En junio de 2017, el Senado de EEUU aprobó la venta de munición guiada por láser a Arabia Saudí por valor de 510 millones de dólares. El Gobierno de Riad anunció que pondría en marcha un programa de entrenamiento para reducir los ataques accidentales contra civiles. En los doce meses posteriores, el número de civiles muertos en bombardeos aumentó un 7%, según datos de la ONU.

En el caso del autobús escolar, no se puede hablar de accidente. Era el objetivo elegido para la destrucción.

Esta entrada fue publicada en Arabia Saudi, Yemen y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.