George W. Obama: la puerta de la vigilancia masiva nunca se cerró

Editorial del NYT:

«El Gobierno ha perdido toda su credibilidad. Obama ha demostrado que es evidente que el poder ejecutivo utilizará cualquier poder que se le conceda y muy probablemente lo ejercerá de forma abusiva. Esa es la razón por la que hemos dicho desde hace mucho tiempo que la Patriot Act, aprobada tras el impacto causado por el miedo posterior a los atentados del 11S por congresistas que en su mayoría ni siquiera la habían leído, era descabellada en su autorización de poderes de vigilancia innecesarios y excesivos. (…)

Existen todas las razones para creer que el Gobierno federal ha recogido cada fragmento de información sobre las llamadas telefónicas de los norteamericanos, excepto las palabras empleadas en esas llamadas. (…)

No cuestionamos la legalidad, bajo la Patriot Act, de la orden judicial desvelada por The Guardian. Pero rechazamos tajantemente el uso de ese poder de esta manera. Es lo mismo contra lo que se manifestó Obama cuando dijo en 2007 que la política de vigilancia del Gobierno de Bush ‘planteaba una elección falsa entre las libertades que atesoramos y la seguridad que obtenemos'».  

La información de The Guardian. «Verizon order: NSA collecting phone records of millions of Americans daily».

Contra el argumento de que el Gobierno sólo tiene acceso al registro de las llamadas, y no a su contenido, Jane Mayer escribe que los metadatos pueden ser tan valiosos para la policía que ni siquiera sea necesario conocer el contenido de las conversaciones. La «expectativa de privacidad» reconocida por los tribunales de EEUU queda en la práctica eliminada.

Un punto de vista diferente en Foreign Policy: la NSA aún tiene prohibido vigilar directamente a un ciudadano norteamericano a menos que haya sospechas fundadas de que sea un espía o un terrorista.

Una cosa está clara. Todo es posible una vez que abres la puerta de la vigilancia masiva a los ciudadanos y confías en que el Gobierno será lo bastante juicioso como para limitarla a los sospechosos de terrorismo. El Estado de derecho  en las democracias no se basa en la confianza en los gobernantes elegidos de forma democrática, sino en el respeto a unas leyes concebidas en teoría para controlar el inmenso poder tecnológico del Estado moderno.

Si tenemos alguna duda al respecto, sólo hay que leer una noticia aparecida en la web de The Washington Post hace unos minutos: U.S. intelligence mining data from nine U.S. Internet companies in broad secret program. También en The Guardian.

La palabra clave siempre es secreto.

Esta entrada fue publicada en EEUU, Terrorismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a George W. Obama: la puerta de la vigilancia masiva nunca se cerró

  1. Pingback: Privacidad en las redes | rafa espada

  2. Pingback: Lo que usted mire en la red Obama lo sabe | La Zona

  3. Atlas dijo:

    La clase de noticia dirigida a todos los que creen que Person of Interest es una serie de ¿ciencia-ficción?

  4. Marcus dijo:

    Al final resulta que para que planear algo sin que nadie se entere no hay que hablarlo por teléfono ni ponerlo por correo.

    ¿De verdad me tengo que creer que la gente conspira por teléfono o por internet? Vamos que hay que ser muy, muy limitadito.

  5. Monosabio dijo:

    BOMB, Podéis saludar a la CIA todos los de esta pagina
    In Obama we trust (ed)

  6. PRESIDENT MAO dijo:

    ¡¡¡OMFG, EL GOBIERNO USA ESPÍA A SUS PROPIOS CIUDADANOS!!!

    En otras shockeantes noticias relacionadas, científicos españoles descubren que el agua moja, el cielo es azul y Rajoy miente hasta cuando pide un café en el bar del Congreso.

  7. Elina dijo:

    Sábado 8 de junio de 2013, 12:08 del mediodía y la UE aún no ha salido a denunciar y exigir el cese inmediato del espionaje y el borrado total, tras comunicarle los contenidos completos, del copiado de datos masivo de cientos de millones de europeos que utilizan esas empresas. Es de tal magnitud la violación de la privacidad y la seguridad personal y social (hay empresas, instituciones, administraciones) que no ya por dignidad sino por justicia y credibilidad las multas deben ser urgentes y de órdago para cada una de ellas y una amonestación real al gobierno de Estados Unidos por la gravedad de los hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *