La apuesta del régimen egipcio por la violencia

Fotografías estremecedoras de Mosa’ab Elshamy de las consecuencias de la matanza ocurrida en la zona de El Cairo donde se manifiestan los seguidores de los Hermanos Musulmanes. La cifra de muertos es como mínimo de 65, según el Ministerio de Sanidad pero puede ser muy superior porque muchos de los heridos no fueron trasladados a hospitales, sino a los centros de salud improvisados por los manifestantes. Los islamistas afirman que hay decenas de heridos en situación crítica. Muchos de los cadáveres presentan una sola herida de bala en el pecho o la cabeza, por lo que se sospecha que fueron eliminados por francotiradores.

Entre los policías que disparaban, había también civiles armados. Los islamistas denuncian que algunos estaban emplazados en la azotea de la universidad de Al-Azhar.

Ayer en Alejandría, también hubo muertos en enfrentamientos armados entre partidarios de los Hermanos y del Ejército. La policía decidió no intervenir.

Al igual que ocurrió el 5 de julio, los acontecimientos siguieron la misma dinámica. Primero, gases lacrimógenos, después disparos con fuego de postas o perdigones, al final fuego real. Los responsables son en este caso no militares, sino policías. Ocurrió después de la tres de la madrugada.

Aproximadamente a esa hora, los militares habían invitado a un grupo de periodistas extranjeros a subirse a sus helicópteros para presenciar desde el aire la concentración de Tahrir. Una curiosa coincidencia.

El viernes se celebró en Tahrir la manifestación masiva reclamada por el jefe de Ejército días antes para que los egipcios entregaran al Ejército un mandato para acabar con “el terrorismo”. Alguien se dio por aludido y decidió proceder a poner en marcha la eliminación física de sus rivales.

La noticia de que la justicia pretende procesar al ex presidente Morsi por sus supuestos contactos con Hamás relacionados con una fuga de presos en 2011 y los hechos de esta madrugada revelan que los militares no tienen ningún interés en negociar con los islamistas. La idea de que pueda haber unas elecciones libres dentro de seis meses se antoja ahora mismo irreal.

Esta entrada fue publicada en Egipto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La apuesta del régimen egipcio por la violencia

  1. Harry Heller dijo:

    ¿PRESIDENTE MAAAAAAOOOOOO? ¿Alguien le ha visto por ahí? ¿O está regalando bonitos pañuelos palestinos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *