La dictadura egipcia perdona a Mubarak

mubarak

Si queríamos otro ejemplo de cómo la dictadura de Mubarak ha continuado aunque con otro militar al frente, un tribunal egipcio nos lo ha ofrecido este sábado. Hosni Mubarak ha visto anulada la cadena perpetua que se le impuso en 2012 por las muertes de 846 personas en la represión de la rebelión que acabó con su presidencia.

Ni siquiera ha sido una absolución. El tribunal ha considerado que debía anular la sentencia por defectos de forma en relación al procesamiento del expresidente (aquí hay una buena explicación de los aspectos legales).

Sin embargo, los jueces han incluido en la sentencia declaraciones de mandos militares y de los servicios de inteligencia, de antes y de ahora, que suscriben muchas de las teorías de la conspiración promovidas por el régimen militar y los medios de comunicación que lo apoyan: a saber, el Gobierno de Mubarak no fue responsable de todas esas muertes, la policía nunca hizo uso de sus armas de fuego, y la rebelión fue promovida por EEUU, Hermanos Musulmanes y otros agentes extranjeros. En definitiva, no hubo represión porque no hubo una rebelión popular, sino una campaña orquestada desde el exterior.

Este es el momento en que se ha dado a conocer el veredicto.

Mubarak, de 86 años, se encuentra cumpliendo ahora una condena de tres años por corrupción. No en prisión. Siempre ha estado en un hospital militar. Fue condenado este año, pero comenzó a contar su estancia en prisión cuando fue detenido en 2011, con lo que es probable que salga pronto en libertad. El fiscal ha anunciado que recurrirá la decisión.

Entre las primeras reacciones, porque en cierto modo la decisión de los jueces era previsible, ha escandalizado aún más la absolución del exministro de Interior Habib El-Adly, un personaje especialmente odiado por la oposición que seguirá en prisión por una condena anterior por corrupción. También se han librado los dos hijos de Mubarak por la acusación de corrupción que existía sobre ellos.

La impunidad del actual régimen se extiende así a los responsables del régimen anterior, excepto algunos castigos para los que robaron demasiado.

Con respecto a los comentarios que afirman que este es el fin simbólico de la Primavera Árabe en Egipto, hay que decir que eso ocurrió ya hace bastante tiempo.


Esta entrada fue publicada en Egipto y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.