La España de Campofrío nos hundirá en la miseria

Georg Pieper es un psicólogo alemán que sabe de traumas. Considerado un experto en el tratamiento del estrés postraumático, acude cuando se produce una catástrofe en Alemania para atender a los supervivientes. Viajó también a Noruega tras la matanza protagonizada por Anders Breivik. En octubre, visitó Grecia para dar conferencias a especialistas locales y lo que vio le dejó profundamente impactado. Ciertas palabras terminan perdiendo su significado por repetidas: crisis, pesimismo, recesión. Para Pieper, lo que está ocurriendo allí es algo más. Tiene todos los rasgos de un trauma colectivo.

Una sociedad puede sumirse en una profunda depresión, no sólo en términos económicos. Corre el riesgo de perder la capacidad de sobreponerse a las dificultades, de rebelarse contra las injusticias, de ser capaz de admitir los errores cometidos y obrar en consecuencia. A partir de ahí, cualquier cosa puede ocurrir.

No hay que dejarse llevar por la desesperación, pero negar la realidad sólo puede servir para sufrir una recaída posterior aún más dolorosa. La campaña promovida por la empresa Campofrío –con el eslogan #elcurriculumdetodos– es un ejemplo de manual de ese voluntarismo que tanto gusta a la gente. Somos un gran país y todo se solucionará más pronto que tarde. Si los de fuera cuentan que nos hemos quedado en los andrajos es sólo porque son unos envidiosos.

Continúa en eldiario.es

Esta entrada fue publicada en Crisis, España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a La España de Campofrío nos hundirá en la miseria

  1. David Peñasco Maldonado dijo:

    Esto es como el anuncio de Loewe, pero para paletos… Yo soy directivo de la empresa de publicidad que ha creado este insulto a la inteligencia y le doy dos guantazos al creativo al que se le ocurrió la idea: uno por gilipollas, y otro por si se le olvida porqué le di el primero. ¡Venga, chicos, pensamiento positivo! ¡Que esto lo levantamos entre todos! ¡Ya se ven los primeros brotes verdes! No pienso volver a comprar nada que venda Campofrío en mi puta vida, lo juro por Dios. Una cosa es que nos traten a los españoles como a subnormales y otra que esperen que les paguemos por ello.

  2. Xaquín dijo:

    Para mi hai una sintonía total entre el anuncio y la realidad que estamos sufriendo. El pastel social e ideológico que nos prepara la “derecha” española como delegada de la internacional se respalda con esa cantinela de “que buenos somos”… y que poco nos lo agradecemos…

  3. Chinochano dijo:

    Felicidades: ha tomado una idea televisiva tierna y optimista, que a todos nos ha sacado una sonrisa, y la ha contaminado de toda la crispación y amargura que flota por el país. Me quedo con el anuncio, que me hizo reír y llorar, usted sólo me ha hecho soltar pestes por el pasillo.

  4. harpo dijo:

    Wow! no lo había visto, tanto si pretende ser irónico como si no, el mensaje final es el mismo, somos la hostia, a mí el optimismo social me parece cercano al fascismo.

  5. ari dijo:

    ¡Jarl! ¿Te das cuen? Tenemos seis millones de parados, ¡pero a escritores no nos gana nadie! ¡Hasta luego, Lucas! No hay dinero para cuidar a nuestros mayores y nuestros jóvenes tienen que emigrar para no morirse de hambre, ¡pero volverán, seguro! ¡Echarán de menos el jamón Campofrío! ¡Cuidadín, que esta crisis tiene más peligro que McGyver en un IKEA! ¡No sé por qué no sois más positivos, chavales! ¡Para los payasos hay trabajo de sobra! ¡Y si no, os podéis reciclar como publicitarios! ¿Y la pasta que nos han pagado a nosotros por rodar el anuncio? ¡Jarl! ¡Si es que os quejáis de vicio, fistros! ¡Pecadores de la paredera! ¡Jarl!

    #BoicotCampofrioYa

  6. Pablo dijo:

    Me sumo al boicot a Campofrío. A partir de ahora, vegetariano. Que vayan a reírse de su puta madre…

  7. Eladio Lestrove dijo:

    Francamente pocas veces he estado más en desacuerdo contigo. Creo que has confundido todo. El anuncio, magnificamente dirigido por Iciar Bollain, creo recordar, está muy bien. Si esperabas en un spot la solución a los problemas de España, supongo que te habrá decepcionado. Yo no esperaba nada, y me he encontrado con humor, con críticas al gobierno (de las pocas críticas que veremos en algunas cadenas será esa magnífica frase de “aeropuertos pa aburrir” en un anuncio), con críticas al triunfalismo en el futbol (el payaso se niega a escribirlo, con Quique San Francisco insistiendo una y otra vez en incluir esas estupideces), con elogio a nuestros jóvenes y viejos. (Muchos amigos míos han emigrado, y este anuncio se lo he reenviado a unos cuantos. No les ha sentado mal). Incluso el comienzo: siete premios Nobel, como tú bien dices, es una mierda. Es lo que dice el anuncio: somos una mierda, pero podemos salir adelante, juntos, si valoramos lo que somos en lugar de dividirnos por tonterías. Y no necesitamos estúpidas banderitas ni estúpidos partidos de fútbol. Y también afirma que -por el contrario- necesitamos valorar esos “idiomas de paletos” que la derechona no quiere ni oír. La verdad es que no comprendo tu crítica, que me parece desaforada. Yo volveré a ver el anuncio varias veces, a ver si capto en él la causa de nuestra miseria que tú le atribuyes, pero te pido que tú hagas lo mismo: intenta verlo como lo que es, un simple mensaje de navidad laico para todos: Paz, solidaridad y a ver si hacemos mejor las cosas. ¿Querías un mensaje político? ¡No sé qué puede ser más politico en un anuncio comercial salvo un llamamiento a las armas! Piénsalo.

  8. Apu dijo:

    Saludemos todos al nuevo community manager de Campofrío…

  9. Eladio Lestrove dijo:

    Que sí, Apu, que sí. Cobro un pastón por ejercer de eso que dices de esa marca que tú dices. El anuncio, desde un punto de vista publicitario, falla por algo básico: no te quedas con el nombre de la marca. Por eso, si alguien está haciendo publicidad de la marca, eres tú. Yo ni la menté. Es más, siendo muy malpensado, podría llegar a suponer que este artículo de Ugarte está diseñado para “fijar” el nombre de la marca, con el que hasta ahora casi nadie se había quedado. (Para que veas cómo se pueden retorcer, en publicidad, cualquier argumento que saques).
    Plantearos unas cuantas preguntas:
    ¿Pensáis que este anuncio apoya al PP?
    ¿Pensáis que este anuncio puede ayudar a que algunos se planteen que hay gente que tiene que emigrar, y que ese hecho no es grato?
    ¿Pensáis que este anuncio puede ayudar a que algunos comprendan que las cosas están tan jodidas que algunas familias viven de la pensión de sus abuelas?
    ¿Pensáis que este anuncio puede ayudar a discutir sobre cuáles son nuestros problemas anímicos y cómo solucionarlos?
    ¿Pensáis que este anuncio promueve el respeto por las “otras” lenguas españolas?
    Joder, si hay tropocientas entradas en El Diario a cuenta de este spot. Yo creo que hay que valorarlo como algo positivo. Pero, en fin, esperaré a ver si los de esa marca me mandan algo de pasta, porque el año que viene mi empresa va a hacer un ERE y tengo bastantes papeletas.
    (Descalificar las ideas de alguien dando a entender que cobra por decirlas es de una bajeza increíble. Eso forma bajuna de disentir sí creo que forma parte de los problemas de España).

  10. Maria dijo:

    Eladio, totalmente de acuerdo contigo, la gente está desquiciada… Por cierto, como emigrada en Inglaterra, eché la lagrimita al verlo. Será que estoy sensible!

  11. Tarik dijo:

    España, de fracaso en fracaso hasta la victoria final…

  12. Bueno, yo recuerdo que cuando algunos, entre otros Iñigo, dijimos que el spot de “Esto sólo lo arreglamos entre todos” era una tomadura de pelo, nos llamaron derrotistas, como poco, y mil cosas mas, algunas bastante feas.

    Eso, reivindico hasta la muerte el derecho que tiene la gente a dejar que lo tomen el pelo y se rían de ella, ya sea el gobierno o , como en este caso, unos publicitarios. Pero que no me obliguen a mi a reir ni me llamen amargado por no encontrarle ni puta gracia. Mas cuando hay detalles objetivos como los que ha desglosado Iñigo para ni esbozar la sonrisa.

  13. Leon dijo:

    Muy interesante el articulo y sobre todo la ristra de debate luego en eldiario.es. Pero mi opinión es que el anuncio, lo haga quien lo haga, peca de un buenismo que a mi ya me resulta estomagante. Con el buenismo y el todos juntos y el unidos mejor que divididos nos la están colando a hostia limpia. Aqui nadie nadie nadie ha respondido por el desfalco de miles de millones, ni nadie ha dado la cara por el desastre educativo (de décadas) … el ejemplo que pones Iñigo del hidalgo es tan triste y tan cierto que o nos quitamos ese rollo de “semo ehpañoleh podemoh con tó” o no avanzaremos jamás. Que sí que tenemos cosas muy buenas, hay gente buena en este país, paisajes preciosos, una gastronomía espectacular, pero somos una sociedad enferma, de paternalismo, de falta de responsabilidad personal, de envidia permanente, de desprecio al esfuerzo y así por mucho anuncio tierno y entrañable que hagamos en 2025 seguiremos igual o peor.
    Y bueno no deja de ser un anuncio de chorizos y jamones.

  14. Gloria dijo:

    Enhorabuena, no podría estar más de acuerdo. Gracias por tu siempre despierta capacidad crítica.
    He recomendado este artículo en mi blog, espero no te moleste.
    Un saludo y felices fiestas.

  15. ana dijo:

    A quién se le ocurre creer en los mensajes publicitarios. ¿a los que creyeron en el mensaje de Rajoy?
    Parecen nacidos ayer.
    La publicidad es eso, vender, de la manera que sea, y cada día menos ética.
    Pero la culpa no es de la publicidad, sino de los que compran ese producto sin leer las etiquetas, sin infrmarse, in leer lo que dice la OCU de cada producto.
    Campofrío hace rato que hace su propio boicot porque es carísimo.
    Y repito, quien compra por la publicidad es como el que vota porque le gustó lo que dijo el político sonriente de turno.
    Es hora de dejar la inocencia y la pereza de mente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *