La guerra contra Edward Snowden

John Cassidy se centra en The New Yorker en la gran ofensiva emprendida en EEUU por el Gobierno y los medios de comunicación para acabar con la credibilidad de Edward Snowden. No es sólo el hecho de que en los últimos días se hable más del accidentado periplo del ex técnico de la NSA para encontrar un país que le conceda asilo político tras su denuncia del abuso de poder que supone el vasto sistema de vigilancia de las comunicaciones puesto en marcha en secreto por los servicios de inteligencia.

Eso hasta cierto punto es normal. Es una historia emocionante, de final incierto, que enfrenta a EEUU con los gobiernos ruso y chino y hasta cuenta con un lado cómico, con ese vuelo de 14 horas de Moscú a La Habana en el que no estaba Snowden, pero sí un numeroso  grupo de periodistas sin nada que hacer más que sacar fotos de un asiento vacío, por no hablar de la zona de tránsito del aeropuerto moscovita donde otros reporteros creen ver ahora espías por todos los lados.

La clave es desprestigiar a Snowden, convertirlo en una marioneta, voluntaria o no, de oscuros intereses extranjeros y desprestigiar por definición a cualquiera que cuestione el ilimitado poder del Estado en los países occidentales. Y poner el umbral muy alto, casi inalcanzable, a todo aquel que se plantee en el futuro dar un paso como el que ha dado Snowden. Quedarse en el país tras hacer una revelación de este calibre te conducirá incomunicado a una celda de una prisión de máxima seguridad donde podrías pasar los próximos 20 o 30 años de tu vida. Huir al extranjero te colocará en el bando del enemigo, porque te obligará a buscar refugio en países que estén dispuestos a enfrentarse al Gobierno de EEUU.

En la cobertura de muchos medios, se recupera la retórica del eje del mal para destacar los rincones oscuros, numerosos en algunos casos, de los países relacionados con la huida de Snowden: China, Rusia, Venezuela, Ecuador o Cuba. Los pecados de todos estos gobiernos se adjudican de forma automática al currículum de Snowden, que en el mejor de los casos aparece como un sujeto manipulado y en el peor como un espía, aunque esto último sea literalmente irracional (los espías sólo tienen un cliente y son más valiosos cuanto más tiempo pasan infiltrados en el lugar que vigilan; no dan entrevistas a los periódicos ni vuelan en pedazos su cobertura).

Snowden tiene pocas opciones, y se podría decir que todas son malas, pero lo son desde el primer momento en que decidió denunciar las actividades de la NSA. Sabía que tendría que afrontar una vida de fugitivo en la que no siempre tendría su destino en sus manos. Es lo que suele ocurrir a los que se atreven a denunciar el creciente poder del Estado y su capacidad para inmiscuirse en las vidas privadas de los ciudadanos, y lo hacen desde el interior de esas organizaciones con la información a la que han tenido acceso.

Por eso, Cassidy termina el artículo con estas palabras:

“El Gobierno de Obama tiene a su lado a los tribunales, los servicios de inteligencia, el Congreso, el servicio diplomático, buena parte de los medios de comunicación y la mayoría de la opinión pública de EEUU. Snowden tiene con él a Greenwald, una mujer de Wikileaks y un salvoconducto no muy seguro de Ecuador. ¿De qué lado estás tú?”

Esta entrada fue publicada en EEUU y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La guerra contra Edward Snowden

  1. DiTomasso dijo:

    Un artículo muy interesante, Íñigo.

  2. HelenaTeruel dijo:

    De Snowden!
    De hecho, esos temores de que, atrapado en Rusia, acabe siendo cómplice involuntario de espionaje si se hacen con sus laptops, la culpa la tiene EEUU, que es quien no le ha dejado otra salida. Friamente, ¿qué le viene mejor a EEUU?
    A. Un Snowden tranquilito y fácilmente controlable condenado a vivir el resto de sus días en un país de 300.000 habitantes (Isalandia).
    B. Un Snowden angustiado, casi solo, sin perspectivas, atrapado inefinidamente en la zona de tránsito del aeropuerto de una gran potencia con servicios de espionaje más terroríficos que los estadounidenses y cuatro laptops llenos de secretos.
    Si Rusia le coge la información (en caso de que le interese, seguro qeu en realidad no hay nada que no sepa) la culpa la tendrá estados unidos por su cruzada contra Snowden y por impedir cualquier clase de salida que le permita alejarse de ese “eje del mal” (y de la cárcel en EEUU).
    De todos modos, no entiendo a los americanos. ¿Les parece bien saberse espiados? ¿Llaman traidor a quien renuncia a su vida por avisarles? De verdad, les pasa algo raro.

  3. Ramiro dijo:

    Yo estoy del lado de la verdad.

  4. Dr. Pointer dijo:

    En esta historia no sabemos ni la punta del iceberg. Aún no sabemos realmente toda la gente que estaba detrás de esa tan manida analogía del filtrador de la guerra de Vietnam.

    Snowden de momento ni ha filtrado nada que no se supiera (Stallman realmente ha dicho más que él), ni ha aportado al respecto ninguna prueba, y más o menos se ha limitado a decir que el emperador va desnudo, cosa que podía ver quien quisiera, o más adecuadamente, no ver quien así se lo propusiera. Eso sí, seguramente que su estancia en Hong Kong o en Rusia ha servido para pasar, efectivamente, algo de lo que lleva en los discos duros, porque ciertamente su ruta de huida es, cuando menos, curiosa. Como curiosa ha sido la actitud de los gobiernos chino o ruso, que harán exactamente lo mismo que el americano. El mutismo europeo al respecto es más que revelador.

    Si a esto le sumamos que este hombre no parece cuadrar bien con un perfil de izquierdas (tiene su conexión con Ron Paul, que probablemente será un dato ficticio o construido, como suelen hacer con los agentes de inteligencia), yo la historia no la veo nada clara. Está claro que el marrón de entrada es para las empresas privadas de seguridad, y son las primeras damnificadas de esta historia; a la postre esto sólo puede redundar en la renacionalización de la industria del espionaje. Por tanto yo no descarto que detrás de todo esto haya mucho más de lo que parece.

  5. andresrguez dijo:

    Tanta Guerra no será cuando Ecuador comienza a dar largas a la petición de Snowden o que ellos no habían entregado ningún salvoconducto http://www.elcomercio.ec/politica/Ecuador-documento-Snowden-informante-espionaje_0_944905705.html

  6. Dr. Pointer dijo:

    No pasa nada, si Ecuador no lo admite ya ha salido Maduro a decir que Venezuela lo hace con los brazos abiertos, y seguro que le sobran sitios. Todo esto son ceremonias de la confusión y cortinas de humo (es sospechosa la poca cobertura que se le da al tema, cuando tiene morbo por un tubo, con lo de Assange en la embajada estaban todo el puto día al principio). Na na, está en Rusia por un motivo concreto y no saldrá hasta que lo haya terminado, no creo en absoluto que esté ahí parado porque no tenga adonde ir. Los aeropuertos siempre fueron sitios cojonudos para el espionaje, entra y sale peña a punta pala y entran y salen aviones y coches y camiones y paquetes y bultos y hasta vagones de escándalo, con una cantidad de recovecos que parecen los castillos medievales de Fu Manchú con sus pasadizos secretos. Y si encima es ruso, que tienen el puto vicio de no hablar inglés, no veas.

    Aquí mucha gente va a terminar con el culo como una hamburguesa, y no es precisamente Snowden de quien estoy hablando. A ver cómo se come que este chorbo se levante toda la información que se ha levantado (y se la lleva tan pancho, cargando con 20 kg de equipo informático como si nada) y se largue sin más. En cualquier época de la historia, sea esto lo que parece, esté orquestado o sea una guerra de peones, ruedan cabezas por un tubo.

  7. pepe perez dijo:

    EE.UU. quien te ha visto y quien te ve:
    1972: Se destapa un caso de espionaje a partidos políticos. El presidente tiene que dimitir, y la fuente del chivatazo queda protegida.
    2013: Espionaje masivo a toda la nación. Todos se quedan de rositas, menos la fuente del chivatazo que tiene que huir del país.

  8. jn dijo:

    El “asesinato de su carácter” sigue en marcha: de “should be shot in the balls” (claramente una metáfora), sacamos el titular “should be shot” (que parece una decisión literal.

    ¿Para cuándo la primera acusación de violación y/o pederastia? Con Assange no tardaron tanto.

  9. Maria dijo:

    Si escogió trabajar donde lo hizo, sabia perfectamente la confidencialidad q debía manejar. Este es un problema de valores y principios. No se puede justificar la actitud de una persona que no tiene amor por su país . Se equivoco, fallo, no mostró lealtad y no se puede justificar su actitud de ninguna manera. Lamentablemente EEUU tien un hijo traidor. Es lógico que la CIA tenga y utilice medios de protección no convencionales, se trata de un país q proteger. Considero que todos los países tienes sistemas de protección llamense como sea, pero lo hacen, o sea que rasgáramos las vestiduras no tiene sentido. Snowden es un traidor a su patria y debe asumir las consecuencias de su error, mancho su vida con la vergüenza de la traición . Porque lo hizo?! tengo curiosidad de saberlo, por dinero? Protagonismo? Esta loco? Que puede llevar a una persona normal actuar en contra de su país. No tiene nada que ver con la situación de Assange, es otro tema! Y mas vergonzoso todavía que no asuma su error y se cobije en países que odian al suyo. Triste y vergonzoso , fue un Judas!!!! Si quería mejorar o evitar lo q vio, tenía mecanismos en su propio país. No tiene escusa

  10. Gorki dijo:

    María, se nota de lejos que eres una buena persona.

  11. Dr. Pointer dijo:

    ¿Y de dónde sacas que escogió trabajar donde lo hizo? Es que como no sabemos nada del tema, si tan segura estás podías compartir tus fuentes. Por otro lado, ateniéndonos estrictamente a la jurisprudencia incluso a la americana, su comportamiento si es lo que parece no sólo es legal, es que estaba delinquiendo hasta ahora haciendo lo que hacía. El problema es que en estos sitios las cosas funcionan con lógicas retorcidas.

    Yo todo lo que venga de USA lo pongo automáticamente en cuarentena, venga de donde venga.

    De todas maneras, a tanto troll pepero que hay suelto, le deseo lo “mejor”, y que sufra y padezca todo aquello de lo que hace apostolado fanático.

  12. Heber dijo:

    Más bien yo diría que María peca de ingenua, comentando que es “traición a la patria”. Me gustaría saber a cuál¿? Porque no creo que se refiuera a la que causa todos los males de este mundo y se cree con suficiente derecho (poder económico y militar tiene) para acusar a cualquier país o persona de lo que se le ocurra con tal de poder agredirlo y aferrarse a los recursos naturales del mismo. Vamos María, la ingenuidad a veces no es muy conveniente. Analiza la situación , ponte a pensar que Julian Asange sólo entregó los documentos que recibió de Manning a diferentes medios de comunicación y estos fueron quienes lo publicaron. Por qué no se juzgan o se persiguen a estos últimos y sin embargo quieren hacerlo con el “simple” mensajero… No habías pensado en eso? En este caso, que según tú no tiene relación, te has puesto a pensar por qué se acusa a un ex agente de traición a su patria, y nadie se percata de la violación a la propia constitución estadounidense y la de los demás países objetos de esa garrafal violación a los derechos humanos? Por favor María…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *