La tortura como instrumento legítimo de guerra

cheney

El director de la CIA ha dado el jueves en una conferencia de prensa su respuesta a la difusión del informe del Senado sobre el vasto programa de interrogatorios (y torturas) llevado a cabo durante la Administración de Bush. Si bien ha dicho que es cierto que se cometieron algunas “aberraciones”, también ha dejado claro con sus palabras que estos hechos podrían volver a repetirse. De esa manera, y sin pretenderlo, ha revelado por qué era tan importante que se conociera este informe. Con este párrafo:

“En cuanto a lo que suceda en el futuro, si se produce algún tipo de desafío contra nosotros, el manual de campo del Ejército es la norma aprobada para su uso en interrogatorios. Nosotros, en la CIA, no estamos en el programa de detenciones. No contemplamos la posibilidad de volver a participar en el programa de detenciones utilizando alguna de esas EIT (iniciales de Enhanced Interrogation Techniques), así que dejo que sean los políticos en el futuro los que tomen las decisiones necesarias para que este país continúe seguro en el caso de que nos enfrentemos a una crisis similar”.

Es decir, la CIA ya no interroga a presos. Eso es función del Ejército. Pero si en el futuro el Gobierno decide lo contrario ante una situación de emergencia para proteger a los norteamericanos, volveremos a ponernos a sus órdenes y a hacer lo que sea necesario. Según la explicación de John Brennan en este y otros momentos de su intervención, esos interrogatorios (esas torturas) fueron vitales para capturar a Bin Laden e impedir que se produjeran otros atentados terroristas en EEUU. Por tanto, como esas técnicas fueron eficaces, no hay que dudar de que volverían a emplearse.

Quizá haya que aplicar algunos cambios para evitar “aberraciones”. Es posible que en vez de insertar en el recto de los detenidos un puré hecho con humus, pasta, nueces y pasas, la próxima vez se limiten los condimentos. Y el picante estará rigurosamente descartado.

En esta ocasión, ni siquiera se ha apelado desde arriba al recurso de las “manzanas podridas” que tantas veces escuchamos tras conocerse lo que pasó en la prisión de Abú Ghraib. Entonces, eran policías militares del montón los que cometieron las atrocidades y además fueron lo bastante idiotas como para hacer fotos de sus ‘hazañas’. De ahí que fueran condenados a penas de prisión, no así los oficiales de inteligencia militar que tenían el control operativo de la cárcel y que dieron las órdenes oportunas. Los que sabían demasiado.

Ahora, no hay chivos expiatorios que se puedan arrojar como carnaza. Se trataba de un programa aprobado por la Casa Blanca y el Departamento de Justicia, inspirado por Cheney y sus consejeros (todo eso se puede encontrar en el libro ‘Angler. The Cheney Vice Presidency’, de Barton Gellman) y ejecutado con entusiasmo por la CIA.

En el futuro, como advierte Brennan, otro presidente puede entregar un nuevo cheque en blanco a la CIA por el cual se aplique la misma lógica de los años de Bush: se tortura a los detenidos, pero como esas técnicas han sido aprobadas por el presidente no pueden considerarse tortura, ya que el presidente ha dicho que EEUU no tortura a los presos. Los que meten al detenido en una caja más pequeña que un ataúd durante horas sólo están cumpliendo órdenes. Como se hizo en las prisiones de los jemeres rojos donde también se practicaba el ‘waterboarding’, o más recientemente en las prisiones sirias.

Y si a alguien se le va la mano y mata al preso, siempre habrá un director de la CIA que diga: “El director está completamente convencido de que pueden producirse errores en un trabajo lleno de incertidumbres”. Como así ocurrió.

No es extraño que esos mismos argumentos fueran utilizados por los abogados de los dirigentes nazis juzgados en Nuremberg. Sin tanto éxito en esa ocasión.

Nadie mejor que Dick Cheney para defender estas técnicas de interrogatorio como arma legítima en una guerra. Le preguntaron por el caso de Gul Rahman, que murió de hipotermia tras ser sometido a tormentos espantosos y pasar una noche encadenado al suelo casi sin ropa. Rahman no era miembro de Al Qaeda, sino de una milicia afgana aliada de los talibanes. Y esto fue lo que respondió Cheney:

“3.000 norteamericanos murieron el 11S a causa de lo que hicieron estos tipos y no tengo ninguna simpatía por ellos. No conozco los detalles específicos (…). No he leído el informe. (…) Vuelvo a la idea básica y fundamental: ¿tienes que ser amable con los asesinos de 3.000 norteamericanos?”.

Con estas frases, se entiende mucho mejor la viñeta de arriba.

Esta entrada fue publicada en EEUU y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.