Merkeland

Nadie supo prever que Merkel podría alcanzar la mayoría absoluta o quedarse muy cerca de ella. Pero lo que sí estaba claro es que la victoria era suya y que la única duda estaba en conocer la identidad de su socio de gobierno. Si había alguna duda, tenía que haber quedado resuelta hace mes y medio cuando se conoció una encuesta de ARD de conclusiones muy reveladoras.

Según ese sondeo, conocido en los primeros días de agosto, el 76% de los alemanes estaba satisfecho de su situación económica personal (el mejor dato desde 1997). El 66% decía que la economía iba bien y el 52% aprobaba la actuación del Gobierno.

Es inexacto decir que Merkel ha conjurado la maldición electoral que persigue a los gobiernos de la eurozona en estos tiempos de crisis (tampoco afectó al Gobierno de Holanda). No puede haber maldición si los votantes creen que no hay crisis.

No hay partido en el poder que pueda perder unas elecciones con datos como los de esa encuesta. Significan que incluso personas que votarán a otros partidos están contentos con su situación personal. Si eso es así, tus votantes de anteriores elecciones no tendrán inconveniente en repetir.

En el caso alemán, los democristianos tenían además la oportunidad de arrancar un buen pedazo del electorado liberal, como así ha ocurrido. Los liberales obtuvieron el mejor resultado de su historia cuatro años atrás. No tardaron mucho tiempo en decepcionar a esos votantes porque no pudieron, al ser el socio minoritario del Gobierno, cumplir su promesa de bajar los impuestos. Después, tuvieron una actitud errática en relación a las crisis de la eurozona. Por momentos parecían el socio euroescéptico de Merkel para al final tener que votar a favor de enviar dinero a Grecia. No suelen tener mucho éxito los partidos que hablan a gritos y que a la hora de la verdad sólo susurran.

Ante tal panorama, los alemanes optaron por el mensaje conservador (no ya en el plano ideológico sino en el sentido literal de la palabra conservar) de la mujer que nunca se altera y que siempre se maneja con una cautela casi exasperante para los que no son alemanes. Ninguna persona que le haya votado podrá decir que volvió a casa un día, encendió la televisión y dijo: ¿que ha dicho qué? Merkel no sorprende a nadie, y eso tiene un efecto tranquilizador en los votantes.

Votantes y alemanes son categorías que hay que administrar con cuidado. Cerca de un 42% de votos para la CDU-CSU deja a más de la mitad del electorado fuera del supuestamente irresistible encanto de Angela Merkel. Pero las elecciones se celebran en los sistemas parlamentarios para elegir diputados con los que luego formar un Gobierno estable. La segunda parte es tan importante como la primera.

No sirve de nada por ejemplo sumar los diputados del SPD y de Die Linke, porque ambos partidos pertenecen a culturas políticas diferentes y sus respectivos dirigentes han dejado claro el poco aprecio que se tienen. Han gobernado juntos en algunos estados, pero no lo harán en el Gobierno federal. Para el SPD, existe un tabú, que quizá algún día desaparezca, sobre pactar con un partido en cuyo origen estuvieron los herederos de la RDA. Pero además no es imprescindible rastrear en la historia. Los programas ideológicos de ambos partidos son muy diferentes.

Merkel ha impuesto un modelo, que tiene sus raíces en la Agenda 2010 del socialdemócrata Schröder, con el que la mayoría de sus compatriotas convive con tranquilidad. La economía goza de un alto nivel de empleo que se obtiene gracias a la existencia de puestos de trabajo a tiempo parcial o de muy baja remuneración. Uno de cada cinco trabajadores tiene uno de los conocidos como ‘minijobs’. El número de autónomos aumentó en un 40% en la primera década del siglo. Uno de cada tres autónomos tiene muy bajos ingresos. Más de la mitad de ellos emplean sólo a una persona: ellos mismos. En muchos casos, no son gente que prospera. Sólo sobreviven.

Es en la práctica una dualidad laboral. Si en España esa dualidad favorece el desempleo, en Alemania produce trabajo precario y su consecuencia evidente: el aumento de la desigualdad.

Eso no preocupa a la mitad de los alemanes, probablemente muchos más, entre los que se encuentran los que están muy satisfechos con ser ciudadanos de Merkerland. No es todo el país pero es suficiente para ganar las elecciones.

A las dos de la tarde, la participación había subido cinco puntos con respecto a 2009. Era un espejismo provocado por el buen tiempo disfrutado por la mañana. Al final, ha votado el 71,6% del censo, sólo 0,8 puntos más que en 2009. Es por tanto la segunda participación más baja desde 1949.

Merkeland no necesita más.

Esta entrada fue publicada en Alemania y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Merkeland

  1. Baturrico dijo:

    Ojo, porque la desigualdad en Alemania creció sobre todo tras la inmediata aplicación de la Agenda 2010. Ahora mismo no crece ni decrece, probablemente a causa del espejismo de la buena situación económica. Si hay algún día crisis económica en Alemania se notaría el duro efecto de las políticas de precarización de empleo y el aumento espectacular de la desigualdad. De momento no se ven ni se verán en una temporada. Al menos ahora mismo los socios liberales no van a estar para reclamar ‘friedmanismo’ si vinieran tiempos de vacas flacas, y con CDU y SPD la inversión en educación, en I+D, y el dejar tranquilos a los servicios públicos y a las políticas sociales está garantizada. O sea, el conservadurismo de mantener el capitalismo renano de los 1960, sin la URSS con el misil delante, y adaptado al s. XIX. Probablemente mejor para la mayoría que el modelo chino o el norteamericano, puestos a elegir entre distintas marcas de soda azucarada. Para tomar nota.

  2. Saturnino dijo:

    Se confirma: la derecha siempre sale victoriosa con baja participación, a base de desalentar al electorado que puede restarle votos. Casi nunca ganan en base a la captación de nuevos nichos de voto, sino a la división múltiple del adversario o a la abstención de éste.

  3. Pingback: Arrasa Merkel, muere… el liberalismo | El Periscopio

  4. Trimaila dijo:

    Ni Her Adolf pudo conseguir lo que ha conseguido el neoliberalismo de Fraü Merkel (y su CDU) con la complicidad de SPD, someter a los pueblos de Europa con un invento llamado UE y un juguetito artificial llamado «€uro».

    ¿Somo masoquistas, nos vá la marcha ó simplemete tenemos miedo?… es posible.
    ¿Cómo acabará todo esto?… es una incógnita que se desvelará más pronto que tarde (ó eso espero) y aunque normalmente los papeles se reparten casi siempre de determinada manera (ganadores y perdedores), el modelo está agonizando, en declive y €uropa está en decadencia… ¿ó quizás no?

  5. Dr. Pointer dijo:

    Una vez más, discrepo del análisis xD. La crisis ha afectado a Alemania, en el mismo grado que a los demás, es sólo que como en todas partes se va rompiendo la estructura por los eslabones más débiles.

    Eso sí, el arrase de Frau Merkel estaba cantado. Pero la factura por ello no, no lo estaba.

    A priori parece un buen resultado. No lo es, porque no tiene mayoría absoluta, y el precio por este resultado es destruir al FDP, que queda muy tocado, a ver si definitivamente. Los antieuro han obtenido un muy buen resultado y podrían ir a más, y avanzarán preferentemente (una vez descontada toda la zapa que han podido hacer por la izquierda) por el electorado de la Union (CDU y CSU).

    También han fracasado en aplastar a die Linke, que ha obtenido un mal resultado. Cada vez está más claro que la solución óptima al problema de la ex-DDR sería su independencia de la ex-BRD. Como nadie lo plantea abiertamente, ni de coña, el tema seguirá ahí hasta que termine explotando de una u otra forma, pero está claro que die Linke sigue siendo el PDS germanooriental (apenas sobrepasa el 5% en el oeste, teniendo más del 21% en el este). Esto no tiene nada de estable de cara al futuro.

    La situación interna del SPD tampoco augura nada bueno. Herr Puente-de-piedra está amortizado, pero imagino que no se va a dejar. La estabilidad interna y la paz del SPD también están muy lejos de garantizar ningún futuro halagüeño, y la subida ha sido tan cutre para una más que esperable avalancha electoral negra que deja también todo por hacer.

    Los Verdes también llevan un varapalo de cojones, y su electorado pijo ha demostrado una fidelidad bastante volátil. A mayores ni ellos ni el SPD actualmente presentan diferencias realmente significativas respecto a la Union, incluso socialmente hablando, que ya es lo más de lo más.

    Todo esto, ante la hostia que viene, y que Alemania la va a recibir de pleno, dado que es totalmente vulnerable a las exportaciones que van a colapsar, sin incluir los pufos, y encima se ha cortado las piernas disparando contra su mercado cautivo de la UE, esto, cuando brille en todo su esplendor, va a cabrear mucho a la peña.

    Veremos entonces lo que dan de sí unos y otros. Me temo que lo mismo que han dado hasta ahora: nada.

    En resumen: inestabilidad para todos los jugadores, imprevisibilidad a corto y medio plazo, y como en otras latitudes, ni plan B ni hostias. Les va a pillar en bragas y se va a cagar la perra.

  6. Artyom dijo:

    ¡Felices años 20! Nos acercamos al precipicio.

  7. il gatopando dijo:

    El drama de la Unión Europea -y de España en ella- es que las elecciones alemanas determinarán nuestro destino en mucha mayor medida que las elecciones europeas.

  8. Gabriel dijo:

    Cierto, pero eso ya pasaba antes con las elecciones americanas.

  9. parvulesco dijo:

    Vaya análisis, Dr Pointer, Alemania está como España estaba en el 2000, de crisis nada, desempleo en mínimos, y eso de que es un fracaso no conseguir mayoría absoluta, algo que el último que lo consiguió fue Adenauer…
    Además el PMI de la eurozona va subiendo, cuando Europa del Sur petó Alemania tenía a los BRICs, sobre todo a China, y si petan éstos, pues volver a los PIGS como si no pasara nada.

  10. ate dijo:

    Pues entre Merkel, Rajoy y sus queridos neoliberales al final vamos a volver al capitalismo salvaje o ya directamente al Tercer Mundo. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/08/de-vuelta-al-capitalismo-salvaje-del.html

  11. Dr. Pointer dijo:

    Alemania está jodida de arriba abajo. Pero jodida a un nivel comparable a 1944, en su contexto.

    Primero, el FDP está en quiebra, y seguramente desaparezca. Debe, «en blanco», 7 millones de euros a los bancos, al ser extraparlamentario no recibe ya ningún dinero federal, de hecho están comentando hoy en la prensa que el FDP está, efectivamente, en quiebra. Eso quiere decir que la derecha está sola ya en la Union, y los pitufos francotiradores que van por libre ahora tienen cancha y nicho para montar lo que quieran (porque hay familias y «empresaurios» que pueden poner eso encima de la mesa, sin despeinarse, ¿me sigue? Como pasó con el NSDAP). Cosa que van a hacer cuando vengan mal dadas, que es ahí al doblar la esquina.

    Toda la potencia industrial alemana es de juja piruja. Europa en electrónica es un desierto, los bancos alemanes están muchísimo más quebrados que los hispanistanos (que ya es decir), que estos enanos mentales marquen la batuta en la UE sólo da idea del erial humano en que se ha convertido este continente. Si no se lo cree, sólo tiene que ponerse cómodo y esperar, porque cuando vean en «primera clase» que el agua está en los tobillos, el pánico va a ser brutal.

    Está en mucho mejores condiciones de capear el temporal Francia que Alemania. Que es a lo que deben estar jugando. Y no pierdan de vista a la Le Pen.

    Otra cosa, la Merkel en realidad es consciente de todo esto. Perfectamente. Se supone que debemos suponer que hace lo que puede. Pero claro, las agendas ocultas no las sabemos. A fin de cuentas, si Alemania se da el batacazo y los demás son arrastrados con ella después de haber sido previamente esquilmados, es como el tío que está en el agujero y tira hacia él de quien lo puede quitar. ¿Lo pilla, no?

  12. Dr. Pointer dijo:

    Ah, aprovecho para recordarle que la DDR es directamente un erial, pero erial erial, con una demografía terminal. Nunca me canso de repetir, es una observación de gran capacidad pedagógica, que si han hecho eso con su propio país, lo que harán (hacen) con los que no son el suyo.

  13. Pelayo Molinero dijo:

    No sé que periódicos leerás tú, pero en El País escribe un «tal» Fernando Aramburu, que ha seguido la campaña estupendamente con unos comentarios magníficos. No creo que nadie con un poco de neutralidad se haya sorprendido por la victoria de Merkel. Quien ha hundido y arruinado España no ha sido la Sra Merkel. Han sido los Bárcenas, EREs falsos, aeropuertos sin aviones, pisos vacíos, cajas quebradas, políticos y sindicalistas metidos a banqueros, créditos que se han pedido y hay que devolver. Aquí en España te puedes pasar tres horas de tertulia denunciando todos estos casos de corrupción y escándalos y al final llegar a la conclusión de que la culpa de todo es de la Sra Merkel. Antes también de Sarkozy. A ver si aprendemos a razonar. Que así nos va.

  14. Dr. Pointer dijo:

    En Hispanistán aún están esperando que vengan a declarar, de los casos de felipismo, desde el embajador (QEPD) alemán hasta toda clase de ejecutivos de las empresas más corruptas del mundo (Siemens, Daimler, las químicas, farmacéuticas, etc.). Las cosas no son así, los alemanes han venido aquí a enterrar montañas de dinero en negocios absurdos que nadie les ha pedido, han mangoneado este país mucho más allá de lo que sería incluso una «injerencia», pero es que este país siempre ha sido un protectorado colonial de un modo u otro, a Franco lo mantuvo (y lo financió) Churchill primero y la NATO después (ya sé que España no era parte de la NATO), y aquí la pasta venía de donde venía para que los aborígenes salvajes hicieran lo que se esperaba de ellos.

    Si no me equivoco, fue el sr. Verstrynge el que hace poco declaró cómo el tinglado de Bárcenas vinieron de Alemania a explicarles cómo se montaba. Qué honor. Obviamente, en el cortijo anterior no hacía falta hacer las cosas así, se cogía el dinero de la caja directamente tal y como hacen los empresaurios con «sus» empresas.

    Alemania era un escalafón más en el orden Occidental hasta la llegada del impresentable Schröder (y en parte de antes ya con Köhl). A partir de ahí, el saqueo generalizado, y la apuesta por la corrupción máxima, igual que en Grecia, o en África donde la última tourné de la Frau Merkel se saldó con un «váyase a la mierda que los chinos nos salen mucho mejor», no puede ser explicada de ninguna manera sin la munición que han suministrado graciosamente los alemanes. Entre otros.

    ¿O por qué se cree que les obedecen todos como putas? No me joda, por favor.

  15. -- dijo:

    Pelayo, ¿no se ha planteado usted que la situación actual puede ser una combinación de ambas razones? Esto no es una cosa u otra.

    A ver si aprendemos a razonar. Así nos va.

  16. Daniel dijo:

    Ah, aprovecho para recordarle que la DDR es directamente un erial, pero erial erial, con una demografía terminal. Nunca me canso de repetir, es una observación de gran capacidad pedagógica, que si han hecho eso con su propio país, lo que harán (hacen) con los que no son el suyo.

  17. Pingback: Arrasa Merkel, muere… el liberalismo | ATTAC Andalucia

  18. Dr. Pointer dijo:

    Dos imágenes valen más que mil palabras, para visualizar claramente que son dos países completamente diferentes:

    Porcentaje de ateos:
    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/3/36/Konfessionslos_Zensus_2011.png

    Correlación de lo anterior:
    https://gs1.wac.edgecastcdn.net/8019B6/data.tumblr.com/cf7497da8f125c5194eed2c56d03e54c/tumblr_mtma3gNUMD1rasnq9o1_1280.png

    Supongo que esto es lo que quieren borrar algunos. Si hay que hacerlo físicamente, pues se hace. En eso están.

  19. Pingback: Por una verdadera democracia – Poder Civil » Arrasa Merkel, muere… el liberalismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *