‘The Falling Man’: por qué algunas fotos duelen más que otras

Richard Drew es el autor de una de las fotografías más conocidas del 11S, una que muchos periódicos en EEUU se negaron a publicar. Es la imagen de la caída de un hombre al vacío después de lanzarse desde una de las dos torres del World Trade Center. No se sabe quién fue ni por qué se tiró. Quizá pensó que su final estaba cerca, quizá estaba en una planta que estaba siendo devorada por las llamas. Su identidad anónima le daba un cierto carácter simbólico. Representaba de alguna manera las 2.606 personas que fallecieron ese día en Nueva York. Provocaba un escalofrío en los lectores: algo así podría haberles pasado a ellos.

El fotógrafo tenía una amplísima experiencia. Había estado a pocos metros de Bobby Kennedy cuando fue asesinado en 1968. Tan cerca que su sangre le salpicó en la chaqueta. Sus fotos se publicaron en todos los medios. En un libro editado por la agencia AP, Drew explica la diferente percepción de ambas imágenes.

«Un editor que rechazó mi foto dijo: ‘Los americanos no quieren ver fotos de muerte o de gente muriendo mientras toman los cereales del desayuno’. No estoy de acuerdo. Creo que no tienen problemas con eso mientras las víctimas no sean americanas.

Durante la guerra de Vietnam, mi amigo y colega Nik Ut tomó la fotografía de la chica herida por un bombardeo con napalm. La imagen se convirtió de inmediato en un símbolo y ganó el premio Pulitzer. Pero nadie en EEUU estaba preocupado por que le fueran a bombardear con napalm. La foto evocaba simpatía, no empatía.

En la foto del World Trade Center, la cuestión es la identificación personal. Pensábamos que conocíamos a Bobby Kennedy, pero no nos identificábamos con él. No éramos los hijos ricos de una dinastía política ni candidatos presidenciales. Éramos sólo gente corriente que teníamos que ir a trabajar, a menudo en edificios altos de oficinas».

La foto del hombre cayendo apareció al día siguiente en la página 7 de The New York Times.

Tom Junod escribió un largo artículo sobre esa imagen y lo que creía que había detrás de ella: ‘The Falling Man’. En una entrevista reciente, explica cómo enfocó el reportaje.

Esta entrada fue publicada en EEUU, Fotografia, Periodismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.