Alguien se está poniendo nervioso por la caída del precio del petróleo

petroleo

El descenso del precio del petróleo es un hecho, y uno muy preocupante a corto plazo para algunos de los países que aparecen en este gráfico. Se trata de una estimación, por tanto sujeta a errores e interpretaciones.

Países como Arabia Saudí cuentan con amplias reservas que le permiten superar con facilidad descensos del precio que se prolonguen durante bastante tiempo. Otros, como Rusia y Venezuela, sufren problemas económicos más urgentes y lo tendrán más difícil para equilibrar sus presupuestos (Rusia no aparece en el gráfico pero hay expertos que calculan que necesitaría un precio de barril nunca inferior a 100 y otros elevan la cifra hasta 117 dólares). En el caso de Irak y Libia, con crisis tan extremas que casi podrían ser considerados estados fallidos, las repercusiones son imprevisibles.

El descenso del precio sólo puede tener una explicación: la oferta supera a la demanda. La alternativa obvia consistiría en reducir la producción, y en algunas épocas eso le ha resultado condenadamente difícil a la OPEP. Y ya no estamos en los años 70 y 80. La OPEP no controla tanta producción como entonces. Pero tiene que intentarlo. También como es habitual en la organización, los intereses de sus miembros no siempre coinciden.

oil

Venezuela ha solicitado una reunión extraordinaria, pero Kuwait y Argelia no están nada convencidos. Arabia Saudí, Irak e Irán están ofreciendo descuentos en algunas de sus ventas a países asiáticos, y es poco probable que cambien de política a corto plazo. Irán ya ha dicho que ve pocas posibilidades de una reunión de la OPEP antes de finales de noviembre cuando está prevista la próxima cita. Los saudíes han comunicado de forma discreta que de momento están satisfechos con el descenso del precio.

Hay algunos ministros de Hacienda que están haciendo cuentas rápidamente. El presupuesto que tenían sobre la mesa ya no les sirve de mucho.

13.00

Yves Smith incide en la responsabilidad de Arabia Saudí en esta caída del precio. Ha ocurrido antes, así que no debería sorprendernos: reducir el precio lo suficiente como para dañar a tus competidores reduciendo su porcentaje de mercado, no de inmediato, pero sí a medio y largo plazo.  Además, todo aquello que perjudique a los gobiernos de Irán e Irak, a ojos de Riad, gobiernos chiíes, es una ventaja irresistible para los saudíes.

23.30

En su informe mensual, la Agencia Internacional de la Energía ha reducido su previsión de la demanda mundial de crudo para este año en 250.000 barriles diarios a causa de la reducción de las expectativas de crecimiento en la economía mundial. Según el autor del estudio, no es probable que la OPEP reduzca la producción para detener la caída del precio. Cita como causas de esto último el aumento de la producción por EEUU, en especial gracias al uso de la técnica del fracking, y el hecho de que la OPEP y Arabia Saudí no parecen interesados en volver a jugar el papel de juez último del sistema de precios alterando su producción para conseguir el efecto deseado en los precios.

Eso puede querer decir que la OPEP teme que, por el incremento de la producción petrolífera de EEUU, no tenga ya la capacidad de dictar un precio al mercado. En ese caso, ¿de qué serviría recortar la producción si no tienes la seguridad de que eso ocasionará un aumento del precio del barril?

Hay que preguntarse si un mayor descenso del precio convertirá en poco rentables algunas de las explotaciones petrolíferas de EEUU y Canadá. Pero la Agencia calcula que “la mayor parte de ellas continúa siendo rentable con un barril a 80 dólares”. Otros análisis elevan algo ese umbral.

El precio del barril Brent cayó casi tres dólares el martes, en buena parte por el informe de la AIE. Cerró a 85,70.

Esta entrada fue publicada en Petroleo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.