Boris Johnson recibe una paliza en la BBC (por su culpa)

Otra tremenda entrevista en la BBC a un político británico de alto rango. La víctima esta vez es Boris Johnson, alcalde de Londres, posible sustituto en el futuro de David Cameron al frente de los conservadores y, lo más importante, un duelista con amplia experiencia en sus enfrentamientos con periodistas de colmillo afilado.

El periodista le recuerda su muy conocido historial. Por resumirlo rápidamente: trabajó como periodista en The Times y le despidieron por inventarse una cita, engañó a su mujer de forma escandalosamente notoria (y no una vez) y mintió al entonces líder tory, Michael Howard, en mitad de ese escándalo.

¿A qué venía sacar ahora todo eso? No lo tengo muy claro, pero parece que se debe a que Johnson aceptó participar en un documental en el que se hablaban de estas cosas. La razón no es muy sólida. Aun así, fue suficiente para que Eddie Mair le aplicara el cuarto grado.

Todo es un tanto extraño, incluso para lo que es normal en la BBC. Mair llega a decirle como colofón a una de sus preguntas: “You are a nasty piece of work”, que en inglés suena bastante desagradable. No conozco el trabajo de Mair. No es el presentador titular del programa. Sustituía a Andrew Marr, que está enfermo y que hace a los políticos en el programa de entrevistas del domingo las preguntas que hay que hacer, aunque de forma muy civilizada.

Supongo que Johnson podría haber cortado el tono de la entrevista. Siempre podría haber dicho que ya ha hablado de esos temas en varias ocasiones, que se han escrito no ya artículos sino hasta libros que explican sus estúpidos errores con todo detalle. Pero no lo hizo y creo que todo se reduce a una cuestión de ego. Johnson es casi imbatible en este tipo de entrevistas. Habla de todo, de lo que le compete y hasta del Gobierno de la nación, no siempre en los términos que le gustaría a Cameron. Tiene una cultura enciclopédica y ha labrado su fama como alguien que es capaz de salir de cualquier trampa que le tiendan los periodistas. ¿Un sustituto le va a poner contra las cuerdas? Venga ya, soy Boris.

De hecho, Jeremy Paxman (sí, ese Jeremy Paxman) le suele tratar con guante de seda. Y si le aguantas la mirada a Paxman (macho alfa de las entrevistas agresivas) y hasta le ganas en algunos duelos, ¿cómo te vas a rendir ante otro periodista de estatus muy inferior?

La impresión general es que Johnson hizo el ridículo. Pero siendo Boris como es Boris, ha reaccionado al cataclismo con deportividad. Los británicos no tienen en alta estima a los que no saben perder. Y seguro que Johnson rentabiliza esta entrevista en el futuro de algún modo. Si la política consiste a veces en utilizar la fuerza del adversario en tu beneficio, se puede decir que el alcalde de Londres no estaría donde está ahora si no fuera porque es cinturón negro.

Esta entrada fue publicada en Periodismo, Reino Unido, Television y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Boris Johnson recibe una paliza en la BBC (por su culpa)

  1. Ricardo dijo:

    Yo he seguido algún tiempo el trabajo de Eddie Mair en iPM, programa de la BBC radio 4, y en él Mair tenía una actitud completamente distinta (también iPM es un programa mucho más relajado, por supuesto) y nada indicaba que podría tener este tipo de agresividad entrevistando políticos. Cosa que por otro lado no me disgusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *