Crónica de un reportero

Juan Gómez fue corresponsal de El País en Berlín y Jerusalén. Dejó el periódico no mucho tiempo después de iniciar su trabajo en Jerusalén. Ahora se ha decidido a contar algunas cosas después de la airada reacción del periódico por un artículo publicado por The New York Times. Para los que no lo sepan, Antonio Caño es el director de El País y David Alandete, su director adjunto.

Evidentemente, cuando un director se cree mucho más al portavoz de un Ejército que al periodista que envió a ese país, el periodismo salta por la ventana y lo que queda dentro no tiene un aspecto muy edificante. Es otra cosa, lo que sea, pero no es periodismo.

Esta entrada fue publicada en España, Israel, Periodismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.