El Ejército egipcio derrota al sida

Un paso pequeño para el Ejército egipcio, sin duda, conseguido gracias a un reducido presupuesto y gracias a la guía de su mariscal de campo, el futuro presidente del país después de ese molesto trámite burocrático que son las elecciones. El Ejército ha conseguido derrotar al sida y a la hepatitis C. Si no lo creen, vean este documento histórico, la presentación de la iniciativa por un general el domingo (subtitulado en inglés).

Esto tiene que ser una parodia, un fake, un fino programa de humor para desprestigiar a esa institución sagrada para todos los egipcios que se vio obligado a llevar a cabo un golpe de Estado por petición popular.

En absoluto, es real como la arena del desierto. En un acto al que asistió el presidente del país y el mariscal Sisi, el general fue tajante en sus promesas: “Les juro que no volverán a encontrar un enfermo de sida en Egipto. No volverán a encontrar a un enfermo de hepatitis C. Ya no tendremos que importar fármacos”, dijo el general. Y todo gracias a la captación de las ondas electromagnéticas que surgen del virus. ¿Cómo no se le ocurrió a alguien antes? Evidentemente, porque no disfrutaban del apoyo de Sisi. Es extraño que no digan que todo se debe a su iniciativa.

Algunos insurrectos se muestran escépticos ante los milagrosos avances anunciados. Probablemente, serán detenidos muy pronto para conjurar este peligroso brote de falta de patriotismo. Los enfermos de hepatitis C, de los que hay millones en Egipto, se dirigirán como un solo hombre, o mujer, a las urnas para asegurar su salvación a través del voto para Sisi.

¿Quién dijo que el culto a la personalidad escacharrante sólo se podía producir en países aislados como Corea del Norte?

Esta entrada fue publicada en Egipto, Propaganda y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Ejército egipcio derrota al sida

  1. Ahmed kandil dijo:

    Realmente me encuentro sin palabras para contestar a su insulto al pueblo egipcio entero, ni creía que el odio y el ser culo de Estados Unidos os podía llevar a ese resultado de pensamiento, sí sueño el ejército te va a sorprender y va a ser verdad lo que a ti no te gusta y me gustaría ver su cara y su comentario y como vas a pedir perdón por lo que has escrito ahora.
    Por cierto El Sisi no necesita los que estas diciendo usted, el Sisi tiene el amor de su pueblo y que se presentara a ser presidente o no, el seguirá nuestro héroe que salvado Egipto de todo lo que estaba planeado para que Egipto sea un otro Siria, o Irak o Libia. Egipto va a seguir Egipto y unido y nunca vais a conseguir vuestro objetivo con el pueblo egipcio, Egipto será siempre la cuna de cultura y les enseñara mucho aún.
    Dejar de actuar de esa manera y ver las cosas de firma neutral y objetiva.
    Un saludo

  2. Ahmed kandil dijo:

    Antes de burlar leer y aprender, eso sí usted podrá leer.
    http://www.theguardian.com/science/2013/feb/25/scientists-divided-device-hepatitis-c

  3. Herbert West dijo:

    Hay que ver, Ahmed, lo que hace el fanatismo.

    El artículo del blog no dice nada en contra de egipto, habla de la timada que les intentan colar.

    Y si, es un TIMO, así de claro lo digo desde ya mismo. Y el artículo que enlazas del “detector” de hepatitis C también lo es.

  4. Aloe dijo:

    Lo menos malo que puede pasar es que los médicos y sanitarios puedan hacer como que no han oído y sigan como hasta ahora. Eso ya sería bastante malo, porque además de la desinformación de la población (y sus expectativas traicionadas), excluye programas de salud pública realistas y poniendo pasta sobre la mesa para empezar a controlar las epidemias.
    Lo peor que puede pasar es que a partir de ahora cualquier médico sensato sea tratado como un enemigo y se oculten los casos, se evite el diagnóstico y se estigmatice (más) a los contagiados. Lo más indicado para que se extiendan.
    Un pan como unas hostias, en cualquier caso.

  5. neike dijo:

    He visto formas de intentar blanquear una dictadura, pero esta se lleva el premio gordo por lo grotesto e indecente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *