Información de servicio público de Mongolia

Qué tiempos estos en que una revista de humor tiene que recordar lo que todos sabemos pero olvidamos por cosas más importantes. Un director de periódico mantiene viva una conspiración sólo para salvar su ego personal y, mientras tanto, enarbola la bandera de la «regeneración» de la democracia. Es la misma regeneración que la naturaleza ha concedido a algunos reptiles.

Esta entrada fue publicada en España, Periodismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *