Los ordenadores no saben lo que es Syriza

Los medios de comunicación aplican el principio de acción-reacción a sus informaciones sobre la evolución de la Bolsa a corto plazo (hacen mismo con las encuestas de intención de voto). Si hay un cambio repentino de los números, DEBE haber una explicación que se pueda contar. Es casi un mandato divino. En el caso de las encuestas, se hace incluso cuando esos cambios son pequeños, de unas pocas décimas.

Belén Carreño explica aquí por qué muchos de estos análisis/especulaciones que se están haciendo sobre el impacto en la Bolsa de las elecciones anticipadas en Grecia y una posible victoria de Syriza están alejados de la realidad o son muy discutibles.

Eso no impide que la incertidumbre política tenga repercusiones económicas de distinto signo. Y sobre casos concretos, sí pueden hacerse deducciones concretas. Si los bancos griegos caen en un día como hoy, no es extraño. En el campo de las posibilidades, podría ocurrir que el BCE amenazara a un nuevo Gobierno griego con retirar o reducir su ayuda a los bancos del país, sin la cual tendría de inmediato un problema de liquidez que se convertiría pronto en otro de solvencia. No digo que eso vaya a ocurrir, pero es absurdo que la gente que tiene acciones de esos bancos no lo tenga en cuenta y obre en consecuencia. Igual es exagerado pedirles que confíen el futuro de su dinero a las decisiones del BCE o de un futuro Gobierno que no saben cuál va a ser.

Pero algo muy diferente es lanzarse con titulares como este: “New Greek Elections Loom – What The Market Thinks”. Se entrevista a cinco economistas de perfil profesional muy similar y… ¡voilá!, ya tenemos la opinión de los mercados. ¿De cuántos? DE TODOS. Dónde va a parar. Me vas a comparar eso con un titular tipo “Cinco economistas opinan que…”.

Esta entrada fue publicada en Crisis, Economia, Grecia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.