Macron decide que vender armamento a Sisi es más importante que los derechos humanos en Egipto

Emmanuel Macron ha lanzado una campaña judicial y policial contra el islamismo radical con el mensaje de que Francia no puede tolerar aquellas ideologías que nieguen la libertad y los derechos humanos. Esa política no se aplica en el exterior, donde su Gobierno continúa teniendo las mejores relaciones posibles con regímenes que violan esos mismos derechos que son irrenunciables en Francia.

Macron ha recibido este lunes en París al presidente egipcio, Abdel Fatah Sisi, junto al que ha hecho una promesa que colma los deseos de su invitado. No condicionará la venta de armamento a Egipto a la mejora de los situación de los derechos humanos en un país que cuenta con miles de presos políticos en sus cárceles. No quiere debilitar la posición de Sisi en los temas que realmente le interesan: terrorismo yihadista en el norte de África o la situación de Libia.

«Es más efectiva una política de reclamar diálogo que un boicot que sólo reduciría la efectividad de nuestros socios en la lucha contra el terrorismo», dijo Macron.

Francia quiere vender más armas a Egipto –fue su principal suministrador de armamento entre 2013 y 2017, según Reuters–, pero las dificultades financieras del Gobierno de Sisi han reducido los pedidos.

Hace sólo unos días, Amnistía Internacional denunció el aumento de las ejecuciones en Egipto, dictadas en juicios en los que no se respetan los derechos de los acusados: «En octubre y noviembre, las autoridades egipcias han ejecutado al menos a 57 hombres y mujeres, casi doblando la cifra de 32 ejecutados en todo 2019. Este horrible asalto al derecho a la vida incluye quince personas condenadas a muerte en relación a casos de violencia política después de juicios claramente injustos manchados por ‘confesiones’ forzadas y otras violaciones de los derechos humanos, como la tortura y las desapariciones».

Macron no es el único dirigente europeo que cree que Sisi, en el poder desde el golpe de Estado que derrocó al Gobierno de Mohamed Morsi, es un gran aliado de Europa. Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, visitó El Cairo a principios de noviembre para reunirse con el dictador egipcio. La lucha contra el terrorismo exige ignorar las violaciones de las libertades, que no son tan irrenunciables cuando se producen en el norte de África.

Esta entrada fue publicada en Derechos humanos, Egipto, Francia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.