Un bloqueo para proteger al príncipe Carlos de sus errores

Un periodista de Channel 4 intentó hacer unas preguntas al príncipe Carlos sobre el contenido de sus emails a miembros del Gobierno de Tony Blair. A la asesora de la Casa Real no le fue suficiente con el típico bloqueo en movimiento, también agarró el micro hasta quedarse con la capucha.

Aunque han sido necesarios diez años de litigios judiciales, el contenido de las cartas no parece tan escandaloso como creían algunos medios. Es cierto que Charles Windsor llegó al límite con su correspondencia con algunos ministros sobre temas de su interés (medio ambiente, arquitectura…), pero es difícil considerarlo una forma de presión excesiva.

El Gobierno intentó que no se conociera el contenido de los emails porque podría comprometer su posición neutral futura como monarca. Lo que no era del todo falso. Al final, en los titulares, con independencia del éxito de sus gestiones que no está confirmado, no iba a quedar muy bien.

Esta entrada fue publicada en Reino Unido y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.