Adivina cuáles son las pistas que maneja el Kremlin sobre el asesinato de Nemtsov

nemtsov

En menos de 24 horas, la Fiscalía rusa ya tenía tres líneas de investigación sobre el asesinato de Boris Nemtsov. El dirigente de la oposición recibió cuatro tiros en un muy conocido puente en la zona más céntrica de Moscú. En una zona muy vigilada por la policía. Desde un coche. De noche. Seis o siete disparos. Cuatro impactos, uno de ellos en la cabeza. Una operación ejecutada por profesionales.

¿Y qué opina la Fiscalía? En primer lugar, los sospechosos pueden estar en… la oposición. Sí, ese grupo de intelectuales y profesionales urbanos con poco apoyo popular y habitualmente intimidados por el poder.

“Está la posibilidad de que el asesinato sea una provocación dirigida a desestabilizar la situación política de Rusia”, dijo Vladímir Markin, portavoz del equipo de investigación. “Y Nemstov pudo ser sacrificado por aquellos que no se detienen en nada para conseguir sus objetivos políticos”.

Supongo que eso descarta a los asesinos de Anna Politkovskaya, Alexander Litvinenko, Stanislav Markelov, Natalia Estemírova y Sergei Magnitsky. Todos ellos fueron personas que se opusieron a los abusos que se cometen en Rusia en nombre del Estado.

¿Segunda opción? Los sospechosos habituales del terrorismo fundamentalista islámico. “Hay información de que Nemtsov recibió amenazas por su actitud ante el ataque a las oficinas de Charlie Hebdo en París” (que Nemtsov había condenado).

La tercera tiene que ver con Ucrania. Markin dice que hay que pensar en radicales de ambos bandos de la guerra ucraniana “que no están bajo el control de ninguna autoridad” (estatal). Este último detalle es importante, no sea que se piense que alguien en nómina del Gobierno ruso pueda tener algo que ver con el crimen. 

Estas tres pistas han aparecido en la mayoría de los medios, pero resulta que hay dos más, según Markin. A saber, los negocios de Nemtsov y una vaga referencia a su vida personal. No había amanecido aún el sábado y algunos medios progubernamentales ya estaban manejando la teoría de que todo se debía a que su novia (ucraniana) había tenido un aborto, y alguien se había vengado. Un aborto y la nacionalidad ucraniana, ingredientes perfectos para ocuparse de matar la reputación de un cadáver en la sociedad rusa.

Ha ocurrido antes en Rusia. Algunas personas son señaladas desde el poder como traidores a Rusia, quintacolumnistas o cómplices de los enemigos del país. Otros se ocupan del trabajo sucio.

Esta entrada fue publicada en Rusia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.