Armas químicas en Siria: una historia para meter miedo

Y de repente los rumores o informaciones basadas en fuentes anónimas sobre el peligro de que el Ejército sirio piense utilizar armas químicas empiezan a disiparse en el aire. Ha sido suficiente para que Obama y Clinton hagan firmes llamamientos a Damasco sobre lo que puede ocurrir si da ese paso (bingo, ante los que le acusan de pasividad, Obama ya ha hecho algo). Ha servido para que sea Siria quien acuse a los rebeldes de estar dispuestos a emplearlas si caen en sus manos. Vuelven los titulares con armas de destrucción masiva (en inglés es más rápido y sencillo, WMD).

La única información sólida, hasta cierto punto, es la sospecha de los servicios de inteligencia occidentales sobre el traslado de material químico preparado o no para ser utilizado como arma. Podría ser cierto y ocurre no mucho tiempo después de noticias sobre bases o instalaciones militares atacadas por los rebeldes. Ningún Gobierno querría que sus enemigos tuvieran acceso a ellas. Ahora ya sabe qué zonas son las más vulnerables.

Una cosa muy diferente es la posibilidad de que los componentes de esas armas (inocuos por separado) se estén combinando en proyectiles de forma que estén preparados y a la espera de la decisión política pertinente. En este caso, es donde entran fuentes anónimas en informaciones que raramente se pueden contrastar. Un campo abonado para la propaganda y la guerra psicológica.

Los expertos son escépticos sobre estas informaciones. Algunos no descartan que sea una forma de presionar a Rusia: en Siria las cosas pueden ir a peor. Por tanto, mejor actuar ahora antes que todas las opciones sean funestas.

Si algo no necesita Asad es la intervención militar de EEUU y Europa en cualquiera de sus variantes. Una zona de exclusión aérea, como la implantada en Libia, le arrebataría su mayor ventaja militar sobre los insurgentes. Haría posible que los rebeldes consolidaran su dominio sobre ciertas zonas o ciudades del país, algunas muy cercanas a Damasco.

Incluso un ataque limitado con armas químicas sería motivo suficiente para una condena del Consejo de Seguridad de la ONU y una intervención extranjera directa. Cualquier ganancia sobre el terreno se vería anulada por la seguridad de que el régimen de Asad habría firmado su sentencia de muerte.

Continuando con las hipótesis, otro escenario posible es el del hundimiento de las defensas en la capital y el traslado de los dirigentes sirios a la zona costera –con una amplia presencia de población alauita– con la esperanza en una partición de hecho del país. La última línea de defensa sería el uso de armas químicas contra cualquier concentración de insurgentes que intente el asalto final.

Pero según el frente se hace más estrecho y la zona a defender más reducida, aumentan las posibilidades de que factores meteorológicos fuera de control en esta época del año aumenten el riesgo de que el atacante pase a sufrir los efectos de sus propias armas.

Todo parece una historia para no dormir. En las historias reales ya han muerto decenas de miles de  personas y hay 500.000 refugiados contabilizados por ACNUR.

Esta entrada fue publicada en Propaganda, Siria y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Armas químicas en Siria: una historia para meter miedo

  1. manolox dijo:

    Un par de anotaciones:

    1 – El Gobierno sirio se ha hartado de repetir que nunca y en ningún caso utilizará las armas químicas contra su pueblo.

    2 – Los rebeldes “sirios” sí que han amenazado con usarlas. http://www.voltairenet.org/article176865.html (Otra cosa es que sea cierto que las tengan, pero no es una acusación del Gobierno sirio contra los rebeldes, sino que son estos quienes alardean de tenerlas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *