El golpe en Egipto: ¿Fase II?

El golpe parece a punto de confirmarse en Egipto. Al Ahram informa que Ahmed Shafiq será proclamado presidente de Egipto el domingo con un 50,7%, según fuentes gubernamentales. También cuenta que diplomáticos extranjeros han recibido la misma información de sus contactos en el Gobierno. Puede ser un globo sonda para tantear la reacción o la confirmación de que la disolución del Parlamento y la asunción de las competencias legislativas por la Junta militar eran sólo el comienzo de la toma del poder.

En los últimos días, circuló también en Egipto otra interpretación, según la cual y ante una previsible victoria del candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Morsi, el Ejército pretendía asumir el mayor control posible para impedir que los islamistas convirtieran sus éxitos en las urnas en poder real. La Constitución egipcia reserva casi todos los poderes al presidente y era necesario dar los pasos legales con los que iniciar los cambios políticos necesarios.

El retraso de varios días en la difusión de los resultados alienta rumores y conspiraciones, tan habituales en Egipto. Los dos candidatos se han presentado como vencedores en las elecciones. Los Hermanos Musulmanes se han lanzado a la calle para defender su victoria, pero la movilización se ha circunscrito a la plaza Tahrir.

Esa protesta no ha contado con el apoyo de los sectores progresistas e islamistas que iniciaron la revolución. No han optado por el mal menor entre Morsi y Shafiq. Su desconfianza en los islamistas es total y pueden tener como recompensa la continuación de la dictadura de Mubarak pero sin Mubarak. Algunos de sus integrantes tienen unas esperanzas exageradas en su capacidad de movilizar una vez más a la opinión pública del país, en este caso para enfrentarse directamente al Ejército.

Demasiado conscientes de su poder, los islamistas no han mostrado mucho interés en llegar a acuerdos con otras fuerzas en los meses posteriores al derrocamiento de Mubarak. Hoy mismo se ha anunciado un pacto entre los Hermanos y algunos grupos liberales para alcanzar un programa común. Probablemente, haya llegado muy tarde.

 

Esta entrada fue publicada en Egipto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *