El pensamiento único alemán y las elecciones italianas

Estas son algunas de las opiniones aparecidas en la prensa alemana sobre el resultado de las elecciones italianas. No, no del sensacionalista Bild, sino de la prensa que los corresponsales llaman «seria» (Las negritas son mías).

Die Welt (conservador):

«Si sumas (al partido de Berlusconi) los votos del Movimiento Cinco Estrellas del fanático Beppe Grillo, que ha propagado un odio salvaje de los ‘privilegiados’, tienes que más de la mitad de los italianos han votado a alguna forma de populismo. Esto supone una negación infantil de la realidad conocida». 

Süddeutsche Zeitung (centroizquierda):

«Ahora el populismo de los gritos y las mentiras gobierna una vez más Italia. En las dramáticas elecciones griegas de los últimos años, fueron los radicales los que se beneficiaron de la crisis. En Italia han sido los populistas. También son radicales en dos aspectos: niegan la realidad y traspasan la culpa de sus miserias a los enemigos exteriores. Siguen parloteando sobre las soluciones simples a todos los problemas».

Der Tagesspiegel (liberal):

«Italia es ingobernable. Pero eso es sólo una parte del drama italiano. Las elecciones también han demostrado que Italia es vulnerable a la retórica populista. El 25% de apoyo a los estallidos de ira del partido antipartido del cómico Beppe Grillo lo prueban. Como el 30% de Berlusconi. Más del 50% de los votantes italianos han sucumbido a las tentaciones populistas«.

Hasta aquí, la prensa «seria».

Los populistas son los otros. Cuando los políticos y los medios alemanes enarbolan como bandera irrenunciable la sagrada lucha contra la pérfida inflación y apaciguan los temores (alentados por ellos) de la opinión pública, en ese caso no son populistas, sino serios y reflexivos portavoces de las legítimas preocupaciones populares. Si esa inflación llega al estremecedor nivel del 2%, ese umbral que ha derribado civilizaciones por todo el orbe, sus llamamientos sobre la deriva inevitable que puede producirse no son populistas, sino avisos perfectamente meditados sobre el camino que no se debe tomar. Cuando las economías de la eurozona caen una tras otra en la doble recesión o en el estancamiento económico y ellos piden que continúe la austeridad porque no se ha sangrado lo suficiente al paciente, ellos no son los ‘mercadistas’ (por los mercados, mmm, perdón por el palabro), sino gente inteligente que es consciente de que hay que administrar una medicina dolorosa, pero necesaria.

Ellos se atienen a un sendero riguroso. Los demás –habitualmente los países del sur y esos sospechosos franceses– son los que caen en tentaciones populistas, niegan la realidad y se rinden a soluciones fáciles y cobardes.

«No hay alternativa», dicen, en una repetición del lenguaje habitual en los regímenes autoritarios. Si duele, es por tu bien. Los votantes sólo pueden aceptar las decisiones impuestas desde fuera, pero cuidado con hablar del enemigo exterior. Por alguna razón, las elecciones se han convertido en un rito con el que certificar esas órdenes. Los que no aceptan pasar por el aro son radicales, infantiles o populistas. O todo junto.

Ese es el nivel del debate económico y político en algunos de los países más importantes de la eurozona.

Cualquier análisis de la política italiana que pasa por poner a Berlusconi y a Grillo en el mismo saco revela un agudo desconocimiento de la realidad, no sé si infantil o maduro. Colocar a sus respectivos votantes en el mismo frente es ya de ceguera absoluta. Animados por soluciones que pueden ser realistas o imaginadas (¿quién puede considerar el realismo una virtud cuando la política de tu país es un lodazal?), los que han apoyado a Grillo quieren poner fin a una partitocracia de efectos tan funestos como los que estamos viendo en España. Porque si en España hay políticos que roban, y sobre todo hay otros muchos que miran a otro lado o lo permiten, lo de Italia ya es exponencialmente superior.

Grillo puede gritar todo lo que quiera, pero no habría llegado al 25% de los votos si no fuera por el fracaso permanente y comprobado de los partidos tradicionales de la derecha e izquierda italianas. A su modo, es también el producto de un sistema corrompido hasta el tuétano, si pensamos que sólo este nivel de decadencia puede hacer que haya tanta gente que haya dicho ‘hasta aquí y cualquier cosa es mejor que lo que estamos sufriendo’.

La solución no pasa por poner paracaidistas de Bruselas (Monti) o líderes de una mediocridad exasperante (Bersani). En el caso de este último, su rueda de prensa del martes ha resultado un ejemplo evidente de su absoluta incapacidad para generar confianza. Un empleado de funeraria sería capaz de transmitir más esperanza en el futuro.

Ante todo ese escenario caótico e impredecible, la única respuesta que nos llega de Alemania es reclamar que todos los demás europeos pisen exactamente en los lugares marcados por los sacerdotes de Berlín y Bruselas. Fuera de ese camino que acentúa el hundimiento económico no hay salvación. Los que no se resignan son los ‘populistas’. Ese es el nivel del debate económico que toleran la mayoría de los gobiernos europeos.

No es extraño que haya tantos europeos que tengan ganas de gritar tanto como Grillo.

—-

La foto es una imagen de la portada del periódico Frankfurter Rundschau.

 

Esta entrada fue publicada en Alemania, Italia, Periodismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El pensamiento único alemán y las elecciones italianas

  1. Pingback: Sensatez o insensatez | Geografía Subjetiva

  2. Daniel dijo:

    Un par de puntualizaciones. No soy un especialista en prensa alemana ni mucho menos pero vivo en Baviera desde hace un año y medio. El Süddeutsche aquí es considerado como «conservador», no como «centroizquierda». Mas de «centro» o «centroizquierda» sería el Frankfurter Allgemeine (faz.de) y claramente Der Spiegel.

    Por lo demás, te podría confirmar que efectivamente en mi entorno el pensamiento crítico con estos temas brilla por su ausencia. Además, entre los círculos conservadores cunde la opinión de superioridad alemana en todos los aspectos, incluido por supuesto en la buena gestión de la crisis: «A los griegos y los portugueses les pagamos todo con nuestro dinero».

    Pero bueno, esto no es algo que solo ocurre con los extranjeros sino que también pasa internamente. Por ejemplo, con la idea que tienen todos los alemanes del sur de que sufragan con sus impuestos a Berlin y a la alemania del este.

  3. Tja dijo:

    Difiero contigo Daniel. Vivo en Baviera hace muchos años y el Süddeutsche Zeitung es para sus lectores un periódico de centro-izquierda, aunque a tí y a mí se nos pueda escapar la risa.

    En cuanto a lo demás; l@s alemanes siempre han dicho muy alto «Italia es fantástica pero sin italian@s»…

    Salud

  4. Dirty Kuffar dijo:

    Además, entre los círculos conservadores cunde la opinión de superioridad alemana en todos los aspectos, incluido por supuesto en la buena gestión de la crisis: “A los griegos y los portugueses les pagamos todo con nuestro dinero”.

    Y los suzos no quieren ni ver a los franceses e italianos, son inferiores. Los españoles no pueden ni ver a los panchitos, son inferiores. Los argentinos no pueden ni ver a los bolivianos, son inferiores. Y así hasta el final, no tenemos solución! 🙂

  5. Lo que no quieren entender es que Merkel ha perdido las elecciones alemanas y por goleada…

  6. DiTomasso dijo:

    Y qué se podía esperar? Sindicatos, periodistas, economistas y políticos (hasta la fontaine) arrollados por la apisonadora del bolso naranja.
    Pensamiento único o no, los alemanes son los menos adecuados para hablar de populismo.

  7. Marcus dijo:

    Bueno, a lo mejor los alemanes sí son los más adecuados para hablar de populismo, pero no para dar lecciones desde luego. Otra cosa es intentar equiparar populismo con cualquier línea ideológica que no nos convence. Algo que desde España les gusta hacer a muchos con algunos presidentes y presidentas latinoamericanos. Es curioso porque estos ríos de tinta no corrían tan caudalosos cuando esos mismos países estaban gobernados por juntas militares. A lo mejor es lo que en el fondo quieren los alemanes para nuestros díscolos países mediterráneos, una Junta de Bruselas que nos gobierne y nos guíe por el buen camino.

  8. einsestein dijo:

    Klausis, os recomiendo este estupendo comentario en el Taz, criticando el pensamiento único alemán:
    http://www.taz.de/Kolumne-Besser/!111896/

  9. Berlin dijo:

    Es la pregunta del millón. Cuáles son los intereses reales de Alemania para salir de esta crisis: ¿apostar por una UE más fuerte o soltar lastre de los países «flojos» del sur?

  10. Pingback: No hi ha temps que no torn | Més ingovernables del que ens fan creure | Bloko.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *