La resaca melancólica de la España de Campofrío

Un año más, llega a nuestras pantallas por estas fechas el anuncio de Campofrío. Si los nacionalistas catalanes cuentan ahora con la mística de las preguntas de la consulta que sólo el maestro Yoda podría interpretar, los nacionalistas españoles pueden solazarse con la publicidad de la marca de embutidos. El chorizo como reserva espiritual de la Marca España.

Hace un año, escribí sobre ese anuncio porque me parecía el compendio de todo lo que funciona mal en España, y no desde hace unos pocos años precisamente: el conformismo, la aversión a la innovación y la idea de que somos un gran país y que todo se solucionará más pronto que tarde.

Continúa en Zona Crítica.

Esta entrada fue publicada en Crisis, España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La resaca melancólica de la España de Campofrío

  1. Sara Mago dijo:

    Ja, ja, ja; lo cuentas con mucho salero, Íñigo. Sobre todo eso de «el chorizo como reserva espiritual de la marca España». Si bien es cierto que lo de «chorizo» deberías haberlo puesto entre comillas. Es más propio en estos días.

  2. Dr. Pointer dijo:

    Pregunta académica. ¿Todo lo que funciona mal, en España, o España funciona mal por definición? Algunos pensamos lo segundo, igual que funciona mal el capitalismo (y es incorregible, por más que pueda oscilar en un continuo de máximo daño a mínimo daño, pero siempre daño), o la sociedad estamental, o la esclavitud, o lo que se quiera. De hecho la izquierda (españolista) siempre ha sido esquizofrénica en este punto, y así le ha ido (y le va) como le ha ido. Y le irá, hasta que se acabe el invento (el que sea).

    Del artículo anterior, «Ciertas palabras terminan perdiendo su significado por repetidas» e ideas inferidas: exactamente se llama saturación. Es lo mismo que dejar de oler la mierda en un establo o dejar de percibir un ruido persistente de fondo. Está relacionado con la adaptación, imprescindible para la supervivencia. Es constitucional, la señal de alarma no es permanente, llega un momento que se desconecta.

    Dicho todo lo cual, ¿realmente vale la pena ver el anuncio? Es que tengo especial repugnancia hacia los anuncios, la propaganda no me gusta nada nadita. Es una perversión del séptimo arte y una adulteración de la información.

    P.S. La pregunta del referéndum catalán está perfectamente clara, o al menos lo está para mí. «Que Catalunya un estado sea tú quieres, y si así tú lo ves, que independiente fuese tal estado». Lo que yo no entiendo, ni Yoda, ni Dios, es lo que dice la caterva del gobierno español cuando babean, aunque ya sabemos de qué va el tema.

  3. Eladio Lestrove dijo:

    Critiqué tu postura el pasado año, pero este debo decir que tienes toda la razón: el spot es horrible. El mensaje no es el mismo que el del año pasado. Es lógico que no lo sea, lo que no es lógico es que sea tan malo. La publicidad son sensaciones, el otro tenía un impacto -positivo en mucha gente que lo vio-, este es pura bazofia. Malo, malo, malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *