Las claves de las elecciones en Afganistán

La participación

Los análisis de las elecciones afganas tienen un número al que agarrarse. La comisión electoral estima que han votado siete millones de personas, un número muy superior a los 4,6 millones de los comicios de 2009. «Los enemigos de Afganistán han sido derrotados», ha dicho el presidente de la comisión, Mohamad Yusuf Nuristani. Parecidos comentarios triunfalistas se hicieron en citas anteriores. Hay que recordar que las elecciones sirven para elegir gobiernos o presidentes. En un país que vive en estado de guerra desde hace décadas, las urnas son una fuente de legitimidad discutible si el vencedor no consigue mejorar la vida cotidiana de la gente, permite una corrupción desaforada o su familia se financia con el narcotráfico.

La mayor parte de la información que nos llega, incluidas las fotos con largas filas de votantes, procede de Kabul o de las provincias del norte. La situación en el resto del país es muy diferente.

La violencia

Cualquier idea de normalidad democrática queda algo cuestionada al saber que cerca de mil de los 7.500 colegios electorales no llegaron a abrir sus puertas por problemas de seguridad. Según el Ministerio de Interior, se produjeron 140 ataques en todo el país el sábado (en 2009 hubo 500), pero no hubo ningún incidente tan grave como los ocurridos en las últimas semanas. Con el despliegue de todos los efectivos del Ejército y la Policía afganos (en total unos 350.000 uniformados), la insurgencia talibán no tenía muchos motivos para salir de sus refugios.

El fraude

La escasa cifra de votantes de las elecciones de 2009 se debe a que un millón de votos fueron anulados por la comisión electoral. La mayoría procedía de las provincias del sur y es de suponer que eran votos a favor de Karzai. El nivel de fraude fue espectacular. En otro país, eso hubiera dejado a los comicios sin ninguna validez democrática. En esa ocasión, los países occidentales prefirieron mirar a otro lado.

Ahora, resulta aún imposible saber si se ha repetido tal nivel de corrupción. Se sabe que en la provincia de Jost, cuatro personas fueron detenidas con 1.067 tarjetas de votantes registrados. No eran falsificaciones, sino tarjetas reales.

Los pastunes son la principal minoría del país, con cerca del 40% de la población, pero viven mayoritariamente en el sur donde la votación es imposible en muchas zonas a causa de los talibanes. Los representantes de los candidatos pastunes en el sur tienen todos los incentivos para apostar por el fraude.

El censo de votantes registrados incluye a 13 millones de personas. La comisión electoral ordenó imprimir 18 millones de papeletas (algunos medios elevan el número a 20 millones), una cifra exagerada que no ha impedido que vuelvan a repetirse numerosos casos de colegios electorales en los que no hubo suficientes para todos los votantes.

La tinta indeleble es la mejor forma de evitar que se vote dos veces. En muchas zonas rurales, los funcionarios electorales tienen el buen criterio de no obligar a los votantes a manchar el dedo. Les delataría al día siguiente ante los talibanes o sus vecinos.

 

Un Estado inválido

En cualquier circunstancia, celebrar elecciones en Afganistán es un gran desafío logístico. Sólo son posibles con financiación exterior. Estas han costado unos 100 millones de dólares, costeados por la ONU y gobiernos occidentales. El Estado afgano no puede pagarlas. Un detalle: se han utilizado 3.200 burros para llevar las papeletas a zonas rurales inaccesibles por carretera.

Los favoritos

No hay que tener prisa para conocer el nombre del ganador. Los resultados oficiales no se conocerán hasta finales de abril y lo más probable es que sea necesaria una segunda vuelta en mayo. Tres candidatos destacan sobre el resto: Abdulá Abdulá, Ashraf Ghani y Zalmai Rasul.

Abdulá, de 53 años, ya se presentó en 2009, donde fue el segundo más votado por detrás de Karzai con el 31% de los votos. Se retiró en la segunda vuelta en protesta por el fraude en favor del presidente. Es el candidato más conocido, pero es tayiko y no se espera que reciba muchos votos en las provincias habitadas por pastunes. Eso deja el campo abierto a otros dos políticos pastunes.

Ghani, de 64 años, es lo más parecido a un tecnócrata que se puede encontrar en Afganistán. Hasta dio una charla en el TED. Fue ministro de Hacienda con Karzai, con el que no tuvo muy buenas relaciones porque su carácter es algo arisco y porque el presidente siempre ha querido hacer las cosas al modo tradicional, recibiendo dinero de norteamericanos e iraníes por debajo de la mesa y pagando fuera del presupuesto a caudillos regionales para obtener su apoyo. Alguien como Ghani que ha tenido puestos directivos en el Banco Mundial aspira a ciertas normas de contabilidad desconocidas en su país.

En 2009, Ghani ya fue candidato y fracasó por completo con un 3% de los votos. Ahora ha preferido hacer las cosas al estilo afgano. Lleva como compañero de lista y candidato a vicepresidente al ex general Dostum, un caudillo uzbeko sospechoso de crímenes de guerra. Dostum es uno de los viejos señores de la guerra que han hundido al país desde los años 90, pero garantiza un buen caudal de votos en el norte. La democracia en Afganistán consiste en esto: los uzbekos votan a uzbekos, los pastunes a pastunes, los tayikos a tayikos, y los hazaras (chiíes) reparten sus votos entre varios, porque la mayoría de los candidatos cuentan con políticos hazaras como aspirantes al cargo de segundo vicepresidente.

Rasul, de 70 años, es el candidato de Karzai. El presidente no ha expresado en público sus preferencias, pero ya se ocupó de pedir a su hermano, Qayum Karzai, que se retirara de las elecciones para no perjudicar a Rasul. Hasta el inicio de la campaña, Rasul era ministro de Exteriores, pero lo más importante es que ha estado al lado de Karzai desde la llegada de este al poder.

Karzai se ocupará de marcarle el camino si Rasul es elegido. Su residencia privada, 1.200 metros cuadrados de superficie, no demasiado para lo que es habitual entre los caudillos tribales, está situada a no mucha distancia del palacio presidencial.

Lo que quiere EEUU

Para Washington, las elecciones se reducen a un enigma: ¿aceptará el vencedor firmar un acuerdo que permita la presencia de tropas norteamericanas tras la retirada? Karzai se ha resistido, aunque da la impresión de que no es porque se oponga, sino porque prefiere que sea otro el que ponga la firma. Los tres favoritos han dicho que están en principio a favor del acuerdo. No hay en Afganistán un Maliki como en Irak que se negó a suscribir el pacto. Maliki necesitaba destacar sus credenciales nacionalistas tras varios años de ocupación y tenía los fondos del petróleo para sostener al Estado. En Afganistán las cosas no han cambiado: el 90% del presupuesto depende de fondos que vienen del exterior.

13.00

Juan Cole destaca varias consecuencias positivas de la jornada electoral del sábado: el despliegue eficaz de las fuerzas de seguridad afganas, la participación de la mujer en las zonas urbanas y la mayor presencia de jóvenes entre los votantes con respecto a anteriores comicios.

Como ejemplo de la escasa o nula participación en las provincias con más actividad talibán, Kevin Sieff, del WP, estuvo en Wardak, a sólo 100 kilómetros de Kabul. «Si los talibanes ven nuestros dedos manchados (de tinta que no se borra hasta unos días después), nos matarán».

Esta entrada fue publicada en Afganistan y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Las claves de las elecciones en Afganistán

  1. Indi dijo:

    Lo que tienen de bueno las elecciones democráticas en Afganistan es que uno puede hacer como en los videojuegos. Resetear la máquina y volver a jugar hasta que uno gane.

  2. Sara Mago dijo:

    Ganará el candidato que más convenga a los invasores. Según la legislación internacional, no se pueden celebrar elecciones (ni mucho menos llamarlas «democráticas») en un país que está ocupado militarmente. La O.N.U. lo único que está haciendo allí, es lo mismo que en Irak: cubrirse de gloria.

  3. Eladio Lestrove dijo:

    Según la quéeeee?
    ¿Legislación internacional?
    Jua, jua, jua…

    Un poco de seriedad, por favor.

    (comentario cariñoso, no me lo tome a mal)

  4. Dr. Pointer dijo:

    Coño, entonces Afganistán se parece a un país occidental. ES un país occidental. Porque en Europedorrol los hispanistanos votan a hispanistanos, los germanistanos votan a germanistanos, los britonís a los britonís, los polaquistanos a los polaquistanos y así sucesivamente. De hecho, se puede decir que para el acceso a la cultura (libre o de pago) de unos y otros, casi que votan con mejor criterio en Afganistán que en Europedorrol. De hecho, eso que oigo de fraudes electorales, gente llevada en autoburros con la papeleta en la boca, esas cosas, bueno, ciertamente en Franconistán no pasan, pero en Berlusconistán, Helenistán, Hispanistán, y hasta Belgiquistán (donde el voto es obligatorio) sí que pasan.

    Esto del etnocentrismo es un mal rollo…

    Y eso que hoy tengo el día bueno y no me apetece hablar de cómo votan en EEUU, que ya es de puta coña. Hay más democracia (al menos, electoral) en Malí o en Bolivia que en todo occidente.

    Por cierto, ¿en qué cojones se han pulido los 0,1 millardos de Ingolgüitrus? Porque salen a 3 USD per capita, que es bastante pasta allá (como 50-100 EUR aquí).

    P.S. No sé para qué cojones quiere EEUU un tipo que les deje no sé qué. EEUU y mariachis se van a retirar totalmente de Afganistán, zero troops, full void, y no creo que entre absolutamente nadie, ni Irán ni Mahoma ni su puta madre.

  5. -- dijo:

    No por favor, no te cortes Dr Pointer e ilústranos con tus conocimientos del sistema electoral de Estados Unidos. Lo digo porque ayer llegaron a casa las papeletas para las elecciones al condado y como somos tontos de baba por aquí me gustaría que echases una mano a mi mujer (a mi no porque además de ser subnormal no tengo derecho al voto).

  6. Sara Mago dijo:

    Si, Eladio. La legislación internacional. En concreto la IV Convención de Ginebra (la de 1950) y sus tres Protocolos. Y la Carta de NN.UU. ¿No lo sabías? Naturalmente en estos casos, todo el mundo se las pasa por el culo (empezando por la propia NN.UU).

  7. Dr. Pointer dijo:

    ¿Las papeletas para las elecciones al condado? ¿Elecciones de qué, por favor? ¿Y qué condado es, si tiene la bondad? Le quedo muy agradecido porque de elecciones por correo sí que no tengo idea, como ya sabe EEUU no expide ningún documento de identidad, no existen -excepto el pasaporte- (ya sabrá usted sobradamente que el permiso de conducir dice expresamente que NO DEBE ser usado como documento de identidad, y el cartón de la seguridad social -si la tiene- no trae ni foto), así que imagino que o se validan a través del pasaporte o bien por el equivalente de la partida de nacimiento.

    No sé si sabe que entre otros sistemas, existe el voto automatizado (máquinas para votar), ese que se probó que era un fraude de escándalo en la famosa elección del amigo Bush. En realidad, cualquier tipo de fraude electoral que pueda existir ya se ha cometido (o se sigue cometiendo) alguna vez en EEUU (que se lo digan a Poe). De hecho tan empalmados que llevan creyéndose la super-democracia de la puta hostia, y es un país que nació con sufragio censitario, donde los afroamericanos no pudieron votar (en su inmensa mayoría) aún después de la abolición de la esclavitud, y el sufragio universal es bastante más reciente que en otras latitudes. Precisamente la 14ª enmienda de la constitución USA (de 1868) decreta el sufragio universal *masculino* para mayores de 21 años, y sólo la 19ª enmienda (1920) garantiza el sufragio universal. Por un lado, países como Francia no lo establecieron hasta 1944 (sí, 1944), o en Suíza hasta 1990 (sí, 1990, a nivel federal ya existía sufragio universal, pero no a nivel cantonal). El primer país en decretar el sufragio universal fue Nueva Zelanda en 1893, en Sri Lanka (entonces Ceilán) se promulgó en 1931 (bajo dominio británico), en Tailandia, libre de colonialismo europeo en 1933, al mismo tiempo que Hispanistán, y como ven más de una década antes que Francia. Por poner cualquier otro ejemplo, en 1906 en Irán la revolución constitucional trajo el sufragio masculino universal, cuando en la mayor parte de Europa era aún censitario.

    Así que no veo yo, as usual, qué putas lecciones de democracia tiene Occidente que impartir a absolutamente nadie. Es más, país más corrupto en la historia que EEUU no ha existido ninguno ni de lejos, como corresponde proporcionalmente al poder económico y político acumulado. Y esto no lo digo yo, viene en los libros de historia de su propio sistema educativo (porque es la puta verdad).

  8. Pingback: El futuro de Afghanistan: ¿Una nueva esperanza? - Estudios de Politica Exterior

  9. Darío dijo:

    Últimas noticias: activistas antimaidan han tomado la sede de las administraciones regionales en Jarkov y Donetz y han proclamado las respectivas repúblicas populares de esas regiones. Mientras tanto el gobierno golpista nazi-liberal (que quiere exterminar a todos los rusos con metralletas y bombas nucleares) han mandado a la guardia nacional( vamos las pandillas de «demócratas» neonazis que siembran el caos en Kiev y la mitad occidental del país) así como los mercenarios de blackwater (que tienen también un largo historial de «respeto de los derechos humanos»), y unidades militares a sofocar los levantamientos la cosa se pone que arde……. ¿Intervendrá Rusia en auxilio de los habitantes del este de Ucrania?
    De cualquier manera no me gustaría ser uno de los «prorusos» en estos momentos, porque parece que nuestros «pacíficos demócratas» proocidentales, no se andan con tonterías, la verdad que son la viva imagen de occidente (sanguinarios, hipócritas, corruptos, ladrones, fascistas, clasistas y descerebrados, lobotomizados por la propaganda occidental…….. lo repito otra vez son la viva imagen de Occidente.

  10. Dr. Pointer dijo:

    Ucrania va para la saca rusa, y no se van a parar ahí. Ni finlandización ni pollas. Y probablemente termine en el CSTO, con bases rusas en Ucrania. Así que cuanto más esté (vaya estando) dentro del saco, tanto menos eco va a tener en los mass mierda occidentales. «Contamos con vosotros para que no se vuelva a hablar demasiado de este asuntillo». Dicho sea de paso, lo de Venezuela va a ir por el mismo sitio. Lo de Venezuela va a ser más vistoso, *creo*, porque me da la impresión de que algunos del bando pro-yanqui se van a cambiar de manera muy espectacular (de ídem).

    Ahora, a ver quién es el siguiente donde van a armar el pollo (sangriento).

  11. Darío dijo:

    Sí lo más probable es que sigan intentando tocarle los cojones a Rusia y las revoluciones proocidentales se desplazen hacia el Cáucaso (estoy pensando en Armenia, que es el más fiel aliado de Moscú en la zona y ya ha dicho que quiere entrar en la Unión Euroasiática…). o hacia Asia Central, pienso particularmente en Tayikistán (buen aliado de Rusia y país muy pobre) o Kirguizistán (que también ha dicho que quiere unirse a la Unión Euroasiática) donde ya tienen experiencia en eso de las «revoluciones democráticas»(recordemos la revolución de los tulipanes de 2005, que elevo a un tío tan corrupto o más que al que echó y que 5 años después fue reemplazado, fue depuesto por otra revolución esta no tan mediática como la anterior).

  12. Dr. Pointer dijo:

    Rusia pasa a la ofensiva, así que tendrán que buscarse a otro(s). En realidad van a por China, así que va a ser interesante, porque vamos a ver la política china de no-cabreo, no-rebote, ultra-dignidad-diplomática, contra la macarrería otánica. El tema es que todo el mundo está pensando ya en regional, en su propio cotarro y proximidades, los únicos subnormales que siguen pensando que el imperio existe son los imperiales, claro, y ya es totalmente imposible que atiendan a todo a la vez. De hecho, nunca pudieron. Ahora menos que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *