Los agujeros negros de Pedro J. Ramírez

elmundo.750

En junio de 2002 el redactor jefe de El Mundo Francisco Frechoso participó en una tertulia de Informativos Telecinco en la que se trató el tema de la huelga general del 21J. Al igual que el 90% de la plantilla del periódico, Frechoso se mostró a favor de la convocatoria y criticó al periódico por haber tomado una serie de medidas con las que distribuir una edición reducida en el día de la huelga y conceder así una victoria al Gobierno de José María Aznar. El portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, se había presentado ese día en el Congreso con varios periódicos bajo el brazo, desplegados de forma que se vieran las cabeceras. El reconocimiento al trabajo bien hecho.

En represalia, El Mundo ordenó a Frechoso que no volviera a participar en la tertulia ‘La Mirada Crítica’. Como se suele decir en estos casos, la libertad de expresión está para los que se la pueden pagar y el periódico decidió que estaba fuera de las posibilidades del periodista. Frechoso respondió con una demanda que ganó, pero a partir de ese momento quedó marcado. Pedro J. Ramírez no se lo perdonó.

Una de las características de los medios de comunicación españoles es que defienden la libertad de expresión de puertas para fuera. Dentro de la redacción, no hay tanto espacio para la discrepancia. A veces, ninguno.

Pedro J. Ramírez ha abandonado su puesto vitalicio de director de El Mundo forzado por una decisión de su empresa, que ya no está en condiciones de resistir su crítica situación económica. Sus vías de salida están cerradas porque los propietarios no están dispuestos a continuar enjugando las pérdidas, el Gobierno le castiga negándole la publicidad institucional que le correspondería por su difusión, y es poco probable que los bancos vayan a conceder créditos millonarios a un negocio lleno de incertidumbres que además les colocaría en rumbo de colisión con el Gobierno. Los bancos siempre juegan en el campo del Gobierno en España.

Con el barco haciendo aguas, la empresa ha arrojado por la borda el cuerpo del director con la esperanza de que el Gobierno premie el gesto y permita o propicie la venta del periódico a otra compañía con más futuro por delante. Lo dejó bastante claro el consejero delegado de Unidad Editorial en una entrevista hace poco más de un mes.

Pedro J. ha presentado ante la redacción su salida como una consecuencia de la cobertura del caso Bárcenas. No hay que ser un genio para saber que no anda muy equivocado. Tampoco hay que ser un cínico despiadado para pensar que él participó de buena gana en el juego del poder con su complicidad con Aznar, se implicó directamente en el intento de algunos sectores del PP de acabar con Rajoy tras la derrota de este en las elecciones de 2008, y al final terminó por sufrir el hachazo final del gallego resentido y de su vicepresidenta que lo apunta todo y no olvida nada.

Indignarse ante esa situación es legítimo y necesario. Escandalizarse, no, porque esa es la forma en que se ha comportado siempre el poder político desde los inicios de la Transición con respecto a los medios de comunicación. Pedro J. ya lo sufrió cuando fue despedido de Diario 16 cuando el dueño tuvo que admitir que sus dificultades económicas ya no le permitían soportar las presiones del Gobierno de Felipe González. Lo mismo ocurrió en Informativos Telecinco cuando el Grupo Vocento le enseñó a Luis Fernández la puerta de salida porque ya no estaba en condiciones de frenar la ofensiva del Gobierno de Aznar.

A veces, son las pérdidas en la cuenta de resultados. En otras ocasiones, son los intereses económicos de las empresas en sectores como la radio y la televisión fuertemente regulados por el Gobierno. Puede ocurrir también que sea una mezcla de ruina financiera y comunión ideológica, como cuando ABC eliminó a su director, José Antonio Zarzalejos, tras la presión inmisericorde de Esperanza Aguirre.

La independencia del poder político no es una realidad en las grandes empresas de comunicación españolas. Si acaso, es un estado de ánimo fácilmente moldeable cuando las circunstancias son propicias para los gobiernos. Y ahora siempre lo son.

Los directores se libran de los periodistas molestos que no dicen a todo ‘sí, señor’ hasta que descubren que ellos mismos también pueden ser neutralizados por no haber sido lo bastante sumisos ante el poder. Es en ese contexto en el que hay que entender los elogios de los editoriales de El País a la política económica del Gobierno. Si estás en manos de los bancos, no necesitas que te llamen para saber lo que tienes que hacer.

Y luego la culpa de la pérdida de lectores es de Internet. O de Google. O de los jóvenes que no leen periódicos. Bueno, esa es otra historia.

Pedro J. Ramírez ha sido el mejor director que haya habido en la prensa de Madrid o Barcelona (un Shackleton con el que merecía la pena jugarse la vida en una expedición imposible) y un horrendo periodista cuando llegó a la conclusión de que podía asumir todos los papeles que estuvieran a su alcance (y un director es un monarca absoluto con poderes ilimitados que en los días buenos es Carlos III, sólo se puede aspirar a eso, y en los malos convierte a Fernando VII en un tipo moderado y abierto a las críticas).

Pedro J. llegó a la conclusión de que podía ser al mismo tiempo director, columnista de pluma agresiva, historiador aficionado, muñidor de un grupo de comunicación, consejero aúlico de presidentes y tertuliano omnipresente. Prensa, radio, televisión, Internet… su imperio no conocía el sol, y como todos los emperadores podía salir del despacho desnudo y que todos admiraran el corte de su traje.

No había nadie detrás que le susurrara al oído: recuerda que eres periodista. Y cuando lo hubo, no le hizo mucho caso.

Antes de eso, y es de justicia decirlo y es injusto dedicarle sólo unas líneas, prestó un servicio impagable a este país con la cobertura de los crímenes de los GAL, un ejemplo de terrorismo de Estado que el Gobierno y la mayor parte de la sociedad preferían ignorar. Primero en Diario 16, en artículos firmados en su mayor parte por Ricardo Arqués y Melchor Miralles, y luego en El Mundo, desveló una trama criminal financiada por un Gobierno de izquierdas y ejecutada por policías y guardias civiles corruptos, y pistoleros fascistas de Francia e Italia. Fue un ejemplo de valor del que pocos periodistas pueden presumir en este país.

Años después, se convirtió en el envés de esa hazaña alimentando la conspiración de los agujeros negros del 11M en colaboración con los personajes más tenebrosos de la clase periodística a través de una serie inagotable de artículos que tenían una característica común: lo mal que estaban escritos.

Pero entonces ya no importaba cualquier prioridad periodística. El PP había perdido de forma inesperada las elecciones, el legado de Aznar estaba en peligro y había que hacer algo para convencer a la gente de que los errores de Aznar y Acebes entre el 11 y el 14 de marzo no eran tales, que había asuntos oscuros que exigían una investigación en profundidad y que además, y esto se dijo desde el primer artículo de la campaña, existió una conspiración organizada por miembros de las fuerzas de seguridad cercanos al PSOE que confundieron al Gobierno y sembraron de pistas falsas esos primeros días de trabajo policial.

“Comienza a asomar así lo que un veterano investigador de la policía ha definido como el cuento de Pulgarcito, alguien que encuentra el camino porque previamente ha dejado las piedrecitas blancas que le indican el mismo”, decía ese primer artículo.

Curiosamente, ese texto terminaba con una llamada al teléfono móvil de uno de los terroristas que se inmolaron en la casa de Leganés y se decía que la explosión “ha enterrado definitivamente la esperanza de conocer toda la verdad del 11-M”. Punto final. Nada más lejos de la realidad paralela que comenzó a construirse. A partir de ese momento, se encadenó una sucesión de historias con las que sostener que la verdad había sido otra sin que nunca estuviera del todo claro cuál era. Se perdió el miedo al ridículo, y las teorías alternativas que, por ejemplo en EEUU en relación al 11S quedaban circunscritas a medios de extrema derecha o extrema izquierda, en España fueron defendidas por un periódico que se decía liberal, moderado o conservador.

Por citar uno de los numerosos ejemplos de esta loca carrera hacia el abismo, Pedro J. empeñó su prestigio, lo hundió en la miseria, regalando tres portadas a un delincuente como José Emilio Trashorras al que los médicos forenses de la Audiencia Nacional diagnosticaron “trastorno psicoafectivo bipolar, trastorno de personalidad esquizoide y antisocial y trastorno psicótico por consumo y abuso de drogas”.

¿Qué mejor fuente puede desear un periodista que está investigando el mayor atentado terrorista en la historia de España? ¿Cómo no creer a alguien que afirma que todo fue un golpe de Estado montado por las fuerzas de seguridad para asesinar a 191 hombres, mujeres y niños, que la policía le ofreció dinero para acusar a unas marionetas y encubrir la matanza o que uno de los terroristas “tenía contactos con ETA?”.

Nadie más que Pedro J. Ramírez podía llegar a esos extremos. No son los políticos los únicos que pierden la cabeza al disfrutar del poder absoluto.

Esta entrada fue publicada en España, Periodismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

43 respuestas a Los agujeros negros de Pedro J. Ramírez

  1. Pingback: Los agujeros negros de Pedro J. Ramírez

  2. Asturchale dijo:

    Solo soy un lector anonimo, pero por lo que valga: grandisimo articulo. Es dificil ser ecuanime con un señor como Pedrojota, lo tipico en los medios progresistas es condenarlo al fuego eterno, pero has sabido reconocerle sus glorias tanto como sus miserias. Te ha quedado un texto magnificamente escrito, y el resumen sobre el control del gobierno a los grandes grupos de comunicacion es como para enmarcarlo.
    En este pais han machacado al periodismo alternativo, a medios como “La Realidad”, Egunkaria o incluso El Jueves. Me alegra ver que tambien los grandes se llevan palos de vez en cuando.

  3. Alvaro dijo:

    Muy de acuerdo, pero no puedo evitar una precision: libertad de expresion es que el estado no te manda a la policia por lo que dices o escribes. Para nada eso se extiende a que un redactor tenga que poder discrepar de su jefe

  4. Pintaius dijo:

    Pensar en la posibilidad de que haya alguna conexión entre «CMX 2004» y las bombas en los trenes solo es producto de la delirante imaginación de cuatro conspiranoicos. Como «gladio».
    Mucho mejor aceptar que unos delincuentes de poca monta, que nada tenían de fundamentalistas y nada tenían que ver con Al-Qaeda, decidieron un buen día cometer el mayor atentado terrorista de la historia de Europa. Eso sí que denota una inteligencia analítica superior.
    Salud.

  5. Pingback: Pedro J. en su laberinto | Colectivo Novecento

  6. isabel dijo:

    Ya pasó su tiempo. Que escriba sus memorias, que pueden ser muy divertidas. Mientras tanto, que prepare su disfraz de Carnaval, seguro que aún guarda en el armario alguno de otros tiempos….. del cuplé.

  7. Ale__ dijo:

    Ni moritos ni la OTAN ni los vascos conchabados con la policia. Fueron los aliens, si, los mismos que construyeron las pirámides y que aún hoy siguen manejando los poderes desde las cloacas del estado. Teresa Forcades lo sabe todo.

  8. francisco muñiz dijo:

    Unos delincuentes reconvertidos en terroristas no es algo anormal. Sucedió en Argelia en 1954, sucedió en Vietnam con el Vietminh y el Viet Cong… Se olvidan los ultras de las declaraciones de amigos y conocidos que muestran cómo tras salir de la cárcel alguno de los delincuentes se había pasado al islamismo más radical, complejo de culpa por la vida anterior.
    Lo verdaderamente revelador es que en España, unos delincuentes pudieron montar una célula terrorista, obtener explosivos y matar a 191 personas. Un indicio claro de lo bien que funciona el estado cuando se trata de defender a ciudadanos normales, algo que ETA ya había demostrado en ocasiones cometiendo atentados que de estar bien organizado el estado y entrenados los policías y guardias civiles no hubieran sido mortales.
    Salud y República.

  9. Redosindo dijo:

    Muy buen articulo,extenso e intenso;la verdad, que seria interesante tener uno mismo una buena panorámica ,bien desgranada y matizada, de la relación poder poltico y periodismo mediatico y empresarial,porque el periodismo puro en esta selva de intereses seria una ingenuidad pensar que existe.
    En la personalidad de J Ramirez ,parece que había una obsesión enfermiza por estar metido en las ubres del poder y allí urdir las grades batallas..;después del 11M ,en el mismo momento que se pierden las elecciones..¿como es posible que alguien que se considere periodista teja toda una harta de mentiras ;confundiendo al lector , en sintonia con Aznar contra el partido ganador.
    ¿Eso es periodismo?Lo que si tengo claro ,es que nosotros,los lectores ,ciudadanos de a pie,somos la “materia prima,la carnaza” para alimentar sus obsesiones patológicas del poder,tanto a políticos,”periodistas”como a sus empresas.
    Buen dia,apertas agarimosas
    http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/01/es-la-hora-de-la-izquierda-social-y.html

  10. Pingback: Pedro J Ramírez, protagonista obligado de la noticia » OntheRecord

  11. Mar-cel dijo:

    Afortunadamente desde años gracias ha que existen muchos y diferentes medios de comunicación para contrastar opiniones, las personas ya no considera a los periodistas como excelsos adalides de la libertad, los periodístas son personas normales que trabajan en una empresa y se deben a las directrices que les marca el empresario (salvo honrosas excepciones), ayer en 13 TV el redactor jefe de ABC Javier González lo confirmó, manifestando que independientemente de que los periodistas están para contar la realidad, ellos se deben al jefe que los contrató, lo malo de la situación es que hay muchas personas que realmente se creen lo que oyen o leen sin contrastar opiniones diferentes o sin profundizar en la objetividad de la noticia.

  12. Juan Manuel dijo:

    EL EJECUTOR EJECUTADO
    Hoy se ha hecho oficial la destitución de Pedro J Ramírez como director de El Mundo y ese hecho y las circunstancias que lo han determinado sugieren reflexiones sobre el papel de la prensa y de los directores de medios de comunicación en las sociedades democráticas
    Sigue en http://letrasdenada.blogspot.com.es

  13. Pintaius dijo:

    Los responsables del 11-M fueron los mismos que hicieron desaparecer, por arte de magia, todo un Boeing 757 tras estrellarse contra el Pentágono. Los mismos que más tarde realizaron un atentado en Londres mientras se llevaba a cabo un ejercicio antiterrorista el mismo día, a la misma hora, en las mismas estaciones y en los mismos trenes. Pa ponerse a mear y no echar gota…
    Contemplamos a dirigentes europeos admitiendo en sede judicial la existencia de «gladio»: https://www.youtube.com/watch?v=h5xjLqKFufk y seguimos creyéndonos el primer cuento para niños que nos ponen delante.
    Salud.

  14. zapatos dijo:

    este señor es un impresentable,como periodista es difamador,vil,inmoral y un largo etc

  15. odigoyo dijo:

    El fondo del artículo es correcto, pero no todo el contenido. El 11-M sigue sin investigar y por tanto no se puede concluir nada al respecto. Hay que estar con aquellas personas que intentan defender la libertad de expresión frente al PP y PSO?E? que politizan y manejan todo en su propio beneficio. Mi apoyo a PJ y a todo el que luche contra la corrupción institucional. Y un lector menos del El Mundo en papel desde ayer.

  16. juan manuel dijo:

    excelente el articulo de Sáenz de Ugarte. El retrato de P.J me parece exacto y preciso..
    Su ausencia en esta hora del país, seguro que ayudará a limpiar el clima de miseria moral en el que estamos.

  17. En resumen en España, no existe verdadera libertad de prensa. Todo está manipulado, presionado por el poder del momento.

  18. ARRAKIS dijo:

    Creo que Pedro J. llegó un momento que pensó que estaba sobre el bien y el mal, al final pero ha pesado mas la cuenta de resultados de la propiedad de ElMundo que cualquier otra elucubración. No hay que decir ni insistir mucho para adivinar a que al estado de esta cuenta de resultado a influido notablemente, los posicionamientos de El Mundo sobre los casos Bárcenas, cobros en B, y un largo etc..que Génova teme mas que a un nublado.

  19. Albacora dijo:

    no te canses pintaius, a la sociedad española no le interesa la verdad, solo la propaganda; como los famosos tres monitos que ni ven ni oyen ni opinan, solo ven salvame y en casos extremos el intermedio; no les interesan fuentes como ” ataque al poder”, veterans today, counterpunch, global research, redvoltaire, Russiatoday, AlManar, HispanTV, Democracy Now, Attac, etc, etc etc

  20. plazaeme dijo:

    El 11-M no “sigue sin investigar”, como dice Odigoyo. Está investigadísimo. Y con dos sentencias. Tras las que no sabemos quién puso las bombas, quién lo ordenó, a quién se le ocurrió -o qué quería-, o cómo se preparó. El gran agujero negro es la complacencia de la inmensa mayoría de los españoles con seguir no sabiendo esas cosas, y en no exigirle al gobierno (el que sea) que las averigüe.

    Resumen para despistados. Tenemos 13 bombas, si aceptamos la mochila de Vallecas. Un terrorista condenado por poner una de ellas. Faltan 12.

    Algunos de los de Leganés “debieron de” participar. Eso dice la sentencia del TS. Algunos de. Algunos, entre siete. ¿Eso qué son; cuatro, tres, que “debieron de”? Siguen faltando ocho o nueve asesinos, a los que nadie busca. Que sepamos. Ni nadie busca cambiar un “debieron de”, por un sabemos (demostramos) que.

    Pero todo lo que nos interesa del 11-M es mirar a Pedro J., y leña la mono. Acojonante. Pero de verdad.

  21. Mohiben dijo:

    Una muy buena película para comprender en parte a este señor es el clásico ‘Ciudadano Kane’, dedicada o basada en la figura del magnate de la prensa estadounidense de finales del siglo XIX y principios del XX William Randolph Hearst. Este señor directamente se inventó un ataque español al acorazado ‘Maine’, y que muchos tildan como el acicate que le sirvió a Estados Unidos para comenzar la guerra de Cuba en 1898.
    Pedro J. se creía la versión española de Hearst, lógicamente en cutre. Muy buen periodismo y muy malo a la vez, pero siempre con un elemento en común, fruto de sus odios y tejemanejes personales y con un objetivo claro de influir en las más altas esferas.

  22. Me duele España dijo:

    Si, si, creamonos la versión oficial tan fiable como las del 23F, Gal o bar Faisan, pero no se le cesa por sus informaciones sobre el 11M, se le cesa por ser el único periodista que se atreve y tiene la decencia de tirar de la manta sociata, pepera y borbóna cesado por segunda vez. el
    El juez del caso Blesa apartado tambien.
    El juez del caso Nos defendiendose ante su fiscal.
    El gobierno soltando etarras y violadores de docena en docena e indultando kamikaces defendidos por abogados “de casa” cuando al mismo tiempo gente tan sospechosa como Jose Antonio Ortega Lara, Maria San Gil, Francisco Alvarez Cascos,Vidal Cuadrss o Mayor Oreja abandonan el partido.

  23. Pingback: 31 de enero de 2014, núm. 343-357 « Andalán.es

  24. Dr. Pointer dijo:

    Cuando uno acepta las reglas de juego de otros en cierto modo está firmando su propia hipoteca.

    Supongo que si se vive dentro de ciertos mundos, no es posible huir de los paradigmas y los dogmas oficiales. Para mí, este tío virtualmente no existía. No leía nada de él (jamás entro en la web de su periódico, es que además es totalmente innecesario, aunque esto es otra historia), es obviamente un referente del españolismo de este país, pero eso es como todo, lo conocen los que militan ahí (activa o pasivamente) o tienen que ocuparse del tema.

    Se deduce que este tío para mí ni es periodista (realmente, no creo que lo sea), ni su periódico ha sido otra cosa que un pesebre para dar de comer a una enorme cantidad de impresentables que no sabían ni escribir (sólo se salvaría Javier Ortiz), tampoco creo que funcionar como una réplica política de El Caso sea periodismo. Muy pobre concepto de periodismo es ese. Además, nula investigación. Yo también armo escándalos si me dan la munición. Si me la DAN, nunca consiguieron absolutamente nada.

    Este tío y lo que representa no es más que la prueba evidente de lo podrido que es el sistema clientelar españolista. De hecho, existe una enorme diferencia (al menos para mí) en redacciones como La Vanguardia, o las de Mandril (El Pis, Bocento). Hermann Tersch fue corresponsal de RISA. Hay una cierta diferencia con Rafael Poch, por ejemplo. Es posible que la Famiglia Godó tenga una visión menos estrecha y pobre de la vida que otros, pero lo cierto es que las hemerotecas están ahí, y las comparaciones son, efectivamente, odiosas.

    Este tipo es como Lola Flores, un fraude, una estafa, y un fulano conseguidor que simplemente se mueve como pez en el agua entre la mierda y la corrupción. Le dio por meterse en este mundo como podría haber estado en Iberdrola o de concejal. De hecho, es la “escuela” del todavía popular José María García (en realidad, es la esuela españolista, con el último patch Franco 3.0, que ya no ha vuelto a actualizarse). Si esto es periodismo, yo debo ser un molusco.

    P.S. Entiendo que se llame gallego a Rajoy desde un cierto punto de vista. Es curioso el uso reiterado que sigue teniendo el gentilicio. Nadie llama “el catalán” a Alejo Vidal-Cuadras, porque ya se asocia mentalmente catalán a otra cosa. Lamentablemente, Rajoy tiene tanto de gallego como Hitler de austríaco. De hecho, como se está viendo, Feijóo, el actual pinchepedo máximo peperro en la CAG, se parece a él como un chimpancé a un paraguas, en formas, en modos y hasta en concepto (subsidiario) de gallego. Sin embargo, Rajoy encaja perfectamente dentro de lo más nuclear del españolismo (inmovilismo, putrefacción de los problemas, puñaladatraperismo, jerarquía cuasiteocrática). Por ejemplo, Rajoy es clavadito al Campeón Arenas en todos los modus operandi políticos, a poco que se les examine con lupa. Sí, C.Arenas es más simpático y con más gracejo, pero eso no se debe a ningún andalucismo, sino a la infancia y adolescencia que debieron tener cada uno de los personajes (y en particular, determinadas aspectos de su personalidad que tampoco tienen mucha relación con su origen cultural-geográfico).

  25. eledonio dijo:

    … el periodismo auténtico, sólo requiere de una cosa: objetividad frente a quien sea y lo que sea; aunque pueda ir teñida de la propia subjetividad; pero sólo, sólo de eso; ¿ o no…?

  26. Antonio dijo:

    Alguien menciona la teoría de la conspiración y solo recibe 24 comentarios?

    Los peones negros ya no son lo que eran, ay.

  27. habi dijo:

    Mencionar que nunca seré quién defienda a PJ,por no tener ninguna simpatia hacía el. Aunque desacreditarle con el autoatentado del11M,que fue la mayor chapuza realizada en España.

    En fin comentarios anteriores demuestran que una parte del pueblo no se creen ni a unos ni a otros(PPSOE) lo cual demuestra que la casta política es cómplice de algo(no se que pero quizás algún día se levante el telón)

  28. Gani dijo:

    Excelente artículo.
    Asemeja mas a un Editorial bien pensado, estudiado y calibrado.
    Nada que decir, punto en boca.

    ¡¡ Y mira que es difícil que yo me calle !!

  29. GZ dijo:

    No hay que olvidarse de que éste es, al menos, el segundo director de periódico que Rajoy elimina. José Luis Gómez fue destituido de ‘Xornal de Galicia’ después de que el periódico publicase una fotografía del entonces líder de la oposición en el barco de un traficante (sí, algo parecido a lo que le ha pasado a Feijoo).

    http://www.periodistadigital.com/periodismo/prensa/2011/04/04/rajoy-buque-xornal-director-gomez-galicia.shtml

  30. Frann dijo:

    “desveló una trama criminal financiada por un Gobierno de izquierdas”
    .. he tenido que dejar de leer aquí. Me han entrado arcadas …
    (Por lo de “de izquierdas”, no porque no piense que el senyor X y sus secuaces no fueran unos criminales. Lo eran, pero también hay que ser un grandísimo cínico, para afirmar que esa gente eran/son de izquierdas).

  31. Pepito Grillo dijo:

    Muy bien descrita la panorámica de Pedro José (el del corsé, no lo olvidemos) pero una imprecisión: cuando lo del GAL, Pedro José y su periódico “miraron para otro lado”.
    En otros tiempos (año 1999 con Aznar en La Moncloa) “El Mundo” llevaba 8 y 9 páginas de Telefonica, un día sí y otro también. Mientras los demás diarios llamados “de Madrid” llevaban 1/4 de página o una sola página. Ahora se han vuelto las tornas Pedro José: Ajo y Agua. Lo que no quiero imaginar es a Pedro José convertido otra vez (la primera fue cuando Juan Tomás de Salas le despidió de D-16) en mártir de la libertad de expresión, aunque en su despedida en la redacción ya volvió a las andadas. Que conste desde que Pedro José sacó “El Mundo” la prensa española cambió de formas de actuar, ya no fuñe como antes; fué mucho peor. Pedro José se encargó de envenenar a los periodistas. El solito. Hay un “antes” y un “despues” en las relaciones entre periodistas y medios, con Pedro Jose, director de “El Mundo”. Que donde vaya lleve la paz que deja.

  32. No hay que perder la memoria así que para los que aplauden el “impagable favor a la libertad, la democracia y los DDHH” de D. Pedro J, dos perlas. Hay muchas más de la época.

    “…No hay derechos humanos en juego a la hora de cazar el tigre. Al tigre se le busca, se le acecha, se le acosa, se le coge, y, si hace falta se le mata. Podrán caer cincuenta etarras en combate y las manos de España quedaran limpias de sangre humana….A los policías que disparen contra ellos se les recibirán como valientes…” (ESCRITO POR PEDRO JOTA RAMIREZ, Diario 16. 23 de Marzo de 1981).

    “…A Barrionuevo no había que cesarle por estar consintiendo acciones irregulares en el sur de Francia, sino por cosechar tan pocos éxitos, a pesar de la buena voluntad con que ejerce el cargo. ¿Existe alguna fuerza política o social de cierta relevancia dispuesta a reclamar la cabeza de González por ésta circunstancia?. Desde luego que no…”. (ESCRITO POR PEDRO JOTA RAMIREZ” Diario 16, 23 de Octubre de 1983).

  33. Xaquín dijo:

    Quiero resaltar el efecto colateral que me produce esta buena entrada…entre la basura periodística hay excelentes profesionales (que le dan vida al periodismo)…y se nota además que no resulta fácil ejercer la profesión con responsabilidad…eso (como decía el cantante) los hace imprescindibles…

  34. Merogos dijo:

    Pedro José era un cínico de tomo y lomo. ¿Qué prestó un gran servicio periodístico con lo de los GAL? Para él ese tema solo fue un instrumento como todo lo demás para lograr sus fines. Esto es lo que opinaba del tema cuándo estaba sucediendo:

    “A las bestias se las encierra tras los barrotes más gruesos que existan en la celda. Para ello, primero se las caza mediante todo tipo de tretas. Y si en la aventura muere alguna, mala suerte (o buena suerte). La muerte de ETA es nuestra vida. No hay derechos humanos a la hora de cazar el tigre. Al tigre se le busca, se le acecha, se le acosa, se le coge y, si hace falta, se le mata. Podrían caer cincuenta etarras en combate y las manos de España continuarán limpias de sangre humana… A los policías que disparen contra ellos se les recibirá como a valientes…”.
    Pedro J. Ramírez, 23 de marzo de 1981 (Diario 16)

    “ETA militar es una siniestra camada que España necesita exterminar. Todos los medios represivos al alcance del poder deben ser empleados en una batalla sin misericordia. La lucha contra ETA debe plantearse como una campaña de desratización, aplicando una serie de técnicas tan viejas como la historia del mundo”.
    Pedro J. Ramírez, 15 de abril de 1981 (Diario 16)

    “A Barrionuevo no habría que cesarle por estar consintiendo acciones irregulares en el sur de Francia, sino por cosechar tan pocos éxitos, a pesar de la infinita buena voluntad con que ejerce el cargo. ¿Existe alguna fuerza política o social de cierta relevancia dispuesta a reclamar la cabeza de González por esta circunstancia? Desde luego que no”.
    Pedro J. Ramírez, 23 de octubre de 1983 (Diario 16)

    “Hay que cerrar filas en torno a este buen Gobierno que tenemos formado por hombres competentes y patriotas. (…) Sus aciertos en la lucha antiterrorista deben recibir aplauso, y sus errores comprensión. (…) El Estado español tiene legitimidad moral para recurrir a métodos irregulares”.
    Pedro J. Ramírez, 1983 (Diario 16)

    “El GAL no existiría si ETA no hubiera asesinado a más de quinientos ciudadanos de toda condición en España. Ni el Batallón Vasco-Español, ni la efímera ATE, ni ahora el GAL pueden igualar el siniestro balance de víctimas de ETA”.

    “Si los veintitantos que esta vez han conseguido escabullirse sienten en los próximos tiempos el acoso no solo del GAL, sino también de la Gendarmería, va a ser muy difícil seguir planeando atentados al otro lado de la frontera. Por fin los hechos demuestran que hay alternativas eficaces a la frustrante exhortación a la paciencia que era endémica en nuestra clase política”.
    Pedro J. Ramírez, 15 de enero de 1984 (Diario 16)

    Podría dar muchos más ejemplos de cambios de opinión repentinos de este sujeto según donde soplase el viento.

  35. Libertad de expresión… la que quieras, de IMPRESIÓN…la que quiera tu editor

  36. Pingback: Soynadie Periodismo Urbano » Pedro J. en su laberinto

  37. Pingback: Los agujeros negros de Pedro J. Ramírez | Lejos del tiempo

  38. Juulian dijo:

    Pues yo me quedo con el diagnóstico atribuido al delincuente Trashorras: “trastorno psicoafectivo bipolar, trastorno de personalidad esquizoide y antisocial y trastorno psicótico por consumo y abuso de drogas”( diagnóstico que permite considerarlo como un enfermo pero que sabe discernir entre el bien y el mal) que no descarto que también se le pueda aplicar al Sr. Pedro J, junto con la convicción de que después de ciertos “hechos” leídos y contados en el Periódico “El Mundo”… tanto este como su director pasaron a identificarse con el significado semántico del termino INMUNDO.

  39. Juanjo de la Iglesia dijo:

    Casualmente, a la vez que Luis Fernández salía por una puerta de Tele 5, la gente del CQC salíamos por otra…

  40. Pingback: Pedro J | Maven Trap

  41. jesús cardi dijo:

    ¡Por fin una distitución! La de un mensajero. El problema es que este mensajero ha sido un comunicador en muchos de sus primeras páginas falsas, medio falsas o con verdades intencionadas contra algunos de los políticos de su derecha. No siento su distitución. Me da igual, al fin esta sutitución viene a demostrar que nada en los medios es objetivo. Ni en la prensa escrita, que está muerta, ni en las radios, ni en las televisiones. ¿Para qué leer o escuchara medios? La única libertada que tenía como lector, que tengo como oyente o como televidente es poder escoger mi medio. ¡Pues ya no queda ninguno que escoger!

  42. jesús cardi dijo:

    Quiero decir que ya hace mucho tiempo que yo no tengo medios en el que confiar

  43. Pingback: Destitución de Pedro J., encuesta del CIS y economía sumergida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *