‘This is America’: cuatro minutos para mostrar a EEUU su rostro violento

Hacía tiempo que un vídeo musical no tenía tal impacto en poco más de 24 horas. Con el nada enigmático título de ‘This Is America’, Donald Glover elige una trama violenta con la que golpear al espectador con imágenes que parecen inauditas en un videoclip, pero que también forman parte de la dieta informativa habitual de la que nos olvidamos rápidamente.

El comienzo es suave, angelical, con una música deliciosa y un coro que anima a bailar. Hasta que empieza la historia de verdad y ya no hay descanso.

Un arma, un disparo en la nuca y alguien recoge la pistola de manos de Glover (AKA Childish Gambino) para guardarla con cuidado en un pañuelo. Porque en esta historia las armas merecen más respeto que las vidas de los seres humanos. This is America.

Lo mismo cuando un coro de gospel, el símbolo perfecto de la religiosidad negra, es abatido con una ráfaga de un kalashnikov. Una imagen comparada de inmediato con la matanza de la iglesia de Charleston, Carolina del Sur, en 2015. O también con todas las guerras, donde la primera víctima es la población civil.

Conviene verlo más de una vez, varias veces, porque una de sus claves es lo que ocurre en la parte posterior del plano. Por detrás de los bailes y el cantante, a veces de forma evidente, otras no tanto, se produce la vida real. Coches ardiendo, disturbios, policías, la violencia que atrapa los titulares durante un breve tiempo. La pregunta que se plantea sobre la responsabilidad de la audiencia y de los propios artistas negros es si esa música, esa excelencia artística (“watch me move”), sirve fundamentalmente para que nos olvidemos de lo otro.

Móviles rodando desde las alturas con los que suministrar la ración imprescindible de imágenes para denunciar lo que ocurre o simplemente porque eso también forma parte del espectáculo. Un caballo blanco al galope que podría ser el primer jinete del Apocalipsis o un miembro del Ku Klux Klan (el jinete lleva una capucha). La escena final, con Glover huyendo aterrorizado entre las sombras y perseguido por un grupo de blancos, también relacionado rápidamente con la película ‘Get Out’ (The Sunken Place, allí donde los gritos de los negros no son escuchados).

Sí, hay que verlo más de una vez.

Publicado en EEUU, Musica | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las consecuencias del ataque saudí a una boda en Yemen

Médicos sin Fronteras difundió un comunicado unos días después del bombardeo por la coalición saudí de una boda celebrada en la provincia yemení de Haya en abril. 33 personas murieron y 41 resultaron heridas, según el primer balance.

El hospital de Haya recibió a sus primeros pacientes a medianoche después de que los ataques se produjeran en torno a las 11pm. Los heridos fueron trasladados inicialmente en burros, porque los únicos dos coches del pueblo habían quedado dañados en los ataques. Los primeros equipos y dos ambulancias del hospital apoyado por MSF llegaron después, pero lo hicieron con retraso porque los aviones aún volaban en círculos en torno al pueblo, lo que hacía temer más ataques.

“Yo estaba dentro de la tienda (una de las dos donde estaban los invitados a la boda) cuando oí las explosiones. Después de eso, caí al suelo y perdí el conocimiento. Cuando desperté, vi a gente huyendo de la tienda. Estaba dentro con mi hermano. El novio era amigo mío. Uno de mis primos murió en el ataque”, dice Kamal, de 12 años.

Darees, que también asistió a la boda, la dejó 20 minutos antes del ataque. Cuando volvió, contempló un lugar en caos con cuerpos destrozados en el suelo cubierto de sangre. Los niños buscaban como locos a sus padres, dice. “Algunos de los muertos eran niños. Los niños estaban jugando fuera mientras sus padres asistían a la boda dentro de la tienda. Ese fue el momento en que se produjo el ataque”, dice.

En el hospital de Haya, las ambulancias llevaban cargadas con hasta seis pacientes cada vez. Los heridos habían perdido en su mayoría extremidades y sufrido heridas de metralla. Al menos tres pacientes sufrieron la amputación de miembros, incluidos dos hermanos que perdieron un pie cada uno. A primera hora de la mañana, muchos habitantes de Haya fueron al hospital a donar sangre. Se recogieron en dos horas 150 bolsas para tratar a los heridos”.

Esta imagen difundida por medios locales permite identificar el origen de la munición utilizada en el ataque. Se trata de los restos de una bomba guiada por láser GBU-12 Paveway II, fabricada por la empresa norteamericana Raytheon.

Restos de bombas guiadas de este tipo se han encontrado en otros ataques saudíes o emiratíes sobre Yemen, como el de la matanza de 140 personas en el bombardeo de un funeral en 2016.

En 2015, la Administración de Obama vendió a Arabia Saudí 4.000 bombas GBU-12 Paveway II. Trump prometió vender 104.000 bombas guiadas a los saudíes. Sin la ayuda militar norteamericana, ni los saudíes ni sus aliados podrían continuar con la campaña de destrucción de Yemen.

Publicado en Arabia Saudi, Yemen | Etiquetado , | Deja un comentario

El show televisivo con el que Netanyahu pretende poner fin al acuerdo con Irán

En materia de secretos de Estado, los gobiernos siempre tienen más información que los medios de comunicación, aunque en pocas ocasiones están dispuestos a difundirla. En Israel, su primer ministro acaba de hacer una gran revelación, no distribuyendo documentos inéditos con el sello ‘Top Secret’, sino con una actuación personal en el ‘prime time’ televisivo con gráficos y atrezzo en el escenario.

Binyamín Netanyahu anunció en un escenario montado a tal efecto que Irán miente sobre su cumplimiento del acuerdo nuclear que firmó junto a EEUU y la UE. El único problema: la información que facilitó pertenece en el mejor de los casos al pasado reciente, a los años anteriores a la firma de ese acuerdo. Aun más, en su mayor parte ya era conocida por los informes de la Organización Internacional de la Energía Atómica.

Varios medios de comunicación han destacado que el público al que se dirigía Netanyahu no era el israelí, sino una audiencia mucho más selecta formada por una persona: el presidente de EEUU. Cabe además la posibilidad de que su intención no fuera convencer a Donald Trump de que EEUU dé por cancelado el acuerdo con Irán, sino darle cobertura propagandística para que adopte una decisión que ya está tomada.

Pero en primer lugar vayamos con el espectáculo.

Después de decir que iba a mostrar algo que “el mundo nunca ha visto antes”, Netanyahu anunció que hace “unas pocas semanas” Israel descubrió “media tonelada de documentos secretos sobre las armas nucleares de Irán”. Se giró y quitó las sábanas negras que ocultaban un armario con archivadores con 55.000 páginas y un panel con 183 cedés (que albergan 55.000 archivos), “una copia exacta” de todos esos documentos. Atrezzo (con unas cifras que suscitan incredulidad). La prueba de que Irán ha mentido y sigue mintiendo, dijo. Su conclusión: el acuerdo aceptado por Barack Obama y los gobiernos europeos “se basa en mentiras”.

No había nada nuevo en la presentación ofrecida por Netanyahu. Lo más importante estaba en el informe que la OIEA presentó en 2011, incluido el aspecto más peligroso, la investigación iraní para conseguir colocar una cabeza nuclear en un misil. El acuerdo se firmó precisamente para impedir que Irán prosiguiera con ese proceso, en el caso de que tuviera como objetivo final y decidido la construcción de un arma nuclear, lo que nunca se confirmó. En cualquier caso, Irán contaba con un programa de enriquecimiento de uranio con un nivel de desarrollo que le permitía obtener material de fisión suficiente para fabricar una bomba o varias.

El acuerdo consistía en que Irán se comprometía a abandonar cualquier proyecto militar y permitía que los inspectores de la OIEA revisaran todas las instalaciones, incluidas aquellas escondidas en lugares fuera del alcance de los aviones israelíes. Según los informes emitidos por esa organización internacional, los iraníes han cumplido hasta ahora su parte del trato.

“Lo que él (Netanyahu) ha revelado con todo detalle no es noticia”, dijo Daryl Kimball, director de  Arms Control Association. “El hecho de que Irán experimentara con diseños de cabezas nucleares, y que en un momento dado tuviera un programa armamentístico activo, hace aún más vital que el acuerdo continúe en vigor para impedir que Irán consiga rápidamente material de fisión suficiente, aunque sea para una sola bomba”.

Buena parte de esas conclusiones ya estaban en el informe de los servicios de inteligencia norteamericanos de 2007 sobre el programa nuclear. Hay que recordar que ese informe fue recibido como una completa decepción por los altos cargos de la Administración de George Bush que promovían un ataque a Irán antes del final de esa presidencia.

Sobre la capacidad de los misiles balísticos iraníes, la información facilitada por Netanyahu desmiente algunas de sus conclusiones. El diseño de la cabeza nuclear que aparece en algunos gráficos no es consistente con los misiles iraníes producidos a partir de 2004.

Netanyahu utilizó quince veces la palabra ‘secreto’ en su intervención televisiva. Un secreto que conoce todo el mundo.

El embajador francés en Washington dejó claro sin citar a Netanyahu por qué el acuerdo es imprescindible: “En un acuerdo de control de armamentos, siempre das por hecho que el otro bando intentará engañarte. El mecanismo de vigilancia consiste en hacer que eso sea muy difícil o a poder ser imposible”.

Viene a ser algo parecido a lo que dijo el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, el jueves, cuando dijo que había leído el acuerdo tres veces y su conclusión era que “está escrito bajo la presunción de que Irán intentará engañar”. Lo que no ha ocurrido hasta ahora, según la OIEA y los gobiernos europeos.

En esto último coincide el jefe de las FFAA israelíes, el general Gadi Eisenkot: “Ahora mismo, el acuerdo, con todos sus defectos, está funcionando y retrasando la realización de la visión nuclear de Irán de diez a quince años”. Lo que es a fin de cuentas la razón de que se firmara el acuerdo.

Los lectores del New York Times tuvieron que esperar hasta el párrafo 17º de la información para descubrir que la información revelada por Netanyahu sobre un programa armamentístico iraní ya era conocida desde hace años, obviamente desde antes de la firma del acuerdo. Esa parte del programa nuclear se suspendió en 2003, cuando la invasión de EEUU acabó en la práctica con la amenaza de un programa iraquí de armas de destrucción masiva, programa que en realidad ya no existía en ese momento.

Las partes supuestamente secretas de esos planes iraníes –incluidas las imágenes de los diseños de las cabezas nucleares– ya fueron comunicadas por la OIEA en 2008 a los gobiernos de todo el mundo.

Eso no impidió que el NYT diera salida en el artículo antes de todo esto a la versión israelí de que los documentos mostrados por Netanyahu fueron sacados por el Mossad en enero de este año de un almacén en Teherán, aparentemente con muy poca protección, después de que fueran localizados en febrero de 2016. El NYT nunca desaprovecha la oportunidad de resaltar la capacidad milagrosa del Mossad de infiltrarse en los lugares secretos más protegidos de sus enemigos. Probablemente, terminen haciendo una película.

La intervención televisiva del primer ministro israelí ha hecho que se recuerden otras, como esta de 2002 ante una Comisión del Congreso de EEUU cuando confirmó sin ningún género de dudas que el régimen de Sadam Hussein contaba con un programa activo de armas nucleares.

La Casa Blanca cometió un tragicómico error al afirmar en un comunicado posterior al discurso de Netanyahu que Irán “tiene” (en presente) un programa de armas nucleares, algo que ni siquiera Netanyahu se atrevió a decir. Luego tuvo que rectificar y poner ese verbo en pasado: “tenía”. Es una singular muestra de incompetencia, pero quizá también el aviso de algo peor y nada divertido, que Trump ya ha tomado la decisión de abandonar el acuerdo nuclear y que todo lo que pase en los próximos días es una representación teatral para preparar la noticia. La intervención de Netanyahu sería entonces sólo un elemento más de esa estrategia de propaganda.

Publicado en EEUU, Iran, Israel, Nuclear, Propaganda | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Diez periodistas asesinados en Afganistán

Shah Marai, fotógrafo de AFP de 41 años, es uno de los nueve periodistas que fueron asesinados el lunes en un atentado reivindicado por ISIS en Kabul. En total, murieron 26 personas. Los reporteros murieron en la segunda explosión cuando el suicida, haciéndose pasar por periodista, se acercó al grupo que había ido a cubrir la primera detonación.

En otro ataque del mismo día, murió tiroteado Ahmad Shah, reportero del servicio en pastún de BBC, en la provincia de Jost.

Shah empezó a trabajar para la agencia como conductor en 1996 y terminó siendo su principal fotógrafo en Afganistán. Entre las víctimas, hay jóvenes reporteros que eran la última generación de jóvenes afganos que trabajan para medios de comunicación. Los más veteranos eran Shah y Yar Mohammad Tokhi, fotógrafo de TOLOnews desde hace doce años.

Publicado en Afganistan, Periodismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Los hermanos Coen se dan una vuelta por el metro de París.

–El movimiento de cámara en ‘Breaking Bad’.
–Cómo se hace ‘Barrio Sésamo’.
–Hay cinco tipos de películas de Nicholas Cage.
–Un paseo por el universo Marvel.
–Las nuevas criaturas de ‘Westworld’.
La gárgola de Alien en Escocia.
–Prince en ‘Nothing Compares 2U’.
–El legado de la música de Lauryn Hill.
–Cien páginas que cambiaron la historia del cómic.
–El astronauta Chris Hadfield explica qué hay detrás de algunos mitos sobre el espacio.
–Leyendo historias en las fábricas de puros cubanos.
–Un tercio de los ganadores de la lotería de EEUU están arruinados.
Centenares de tiburones salen a almorzar.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

La violación por ‘la manada’ que los jueces describieron pero no vieron

La sentencia que condena a los miembros de ‘la manada’ por un delito de abuso sexual, pero no por violación, describe unos hechos probados en los que dos de los tres jueces no aprecian intimidación ni violencia (el tercero pretendía absolver a los acusados). Sin embargo, esos mismos hechos reconocidos describen que la víctima se sintió intimidada, estaba desesperada y su voluntad quedó anulada ante la evidente situación de inferioridad física en que se encontraba ante sus cinco agresores, que se emplearon con indudable violencia.

Pero aparentemente no hubo intimidación ni violación.

La víctima estaba acorralada, en estado de shock, y si sentía algo era miedo.

Pero aparentemente no hubo intimidación ni violación.

La metieron dentro de un portal en un lugar “recóndito y angosto”, sin posibilidad de escapar porque había “una sola salida” y estaba “rodeada por cinco varones de edades muy superiores y fuerte complexión”.

Pero aparentemente no hubo intimidación ni violación.

La sentencia describe cómo la desnudaron y habla de su “sensación de angustia, incrementada cuando uno de los procesados acercó la mandíbula de la denunciante para que le hiciera una felación y en esa situación, notó como otro de los procesados le cogía de la cadera y le bajaba los leggins y el tanga”.

La obligaron “una vez en el interior del habitáculo a realizar diversos actos de naturaleza sexual con cada uno de ellos, valiéndose de su superioridad física y numérica y de la imposibilidad de la denunciante, de ejercer resistencia ante el temor a sufrir un daño mayor y la imposibilidad de huir del lugar”.

Pero aparentemente no hubo intimidación ni violación.

La víctima “sintió un intenso agobio y desasosiego, que le produjo estupor y le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad, determinándole a hacer lo que los procesados le decían que hiciera, manteniendo la mayor parte del tiempo los ojos cerrados”.

Cualquiera diría que se sentía intimidada, pero aparentemente no hubo intimidación ni violación.

La víctima fue penetrada bucalmente, vaginalmente y analmente (“sin que ninguno utilizara preservativo”). La sentencia refleja que la chica de 18 años nunca antes había mantenido relaciones sexuales en grupo, ni con desconocidos, ni había practicado sexo oral.

Nunca antes había hecho algo así. Había bebido (tenía un 0,91 de alcohol en la sangre) y su voluntad sólo podía flaquear.

Pero aparentemente no hubo intimidación ni violación.

La sentencia recoge su testimonio en comisaría ante los policías: “Que preguntada a si ha intentado zafarse de ambos, manifiesta que sí, pero no ha podido, además no podía gritar, puesto que el chico del reloj, le ha tapado la boca continuamente (…). Que cuando han entrado, la han rodeado los cuatro, y la han tirado al suelo, siendo que le han soltado el sujetador, y mientras le sujetaban la boca, para que les hiciera una felación, a la vez que le soltaban los botones del pantalón”.

También recoge su testimonio ante el juez instructor: “Que en ese momento los otros dos la sujetaron y la introdujeron en el portal. Que la declarante iba hablando normal y le dijeron que se callara y no gritara. (…) Que la rodearon entre todos y uno de ellos la cogió de la cara y le obligó en ese momento a hacerle una felación”.

La sentencia da credibilidad al testimonio de la víctima, también cuando dice que no podía gritar, pero aparentemente no considera que fuera intimidada o violada.

En el juicio, la víctima dice, según la sentencia, que le “sorprendió mucho la forma en que me cogieron pero lo que he dicho antes, yo no me imaginaba que iba a suceder lo que pasó, yo que sé… yo sinceramente lo que pensaba es que íbamos a entrar al portal porque querían fumarse un porro, así hablando un poco mal, pero es lo que pensaba que iba a pasar; entonces no me… o sea, me sorprendió la brusquedad pero no pensé que iba a ocurrir lo que ocurrió”.

La sentencia no oculta que la víctima pasó miedo y que estaba en estado de shock. Su voluntad había quedado sometida. “En concreto precisó que cuando llegaron al cubículo empezó a sentir más miedo, porque se vio rodeada por los cuatro y ante determinadas actitudes de ellos se sometió, quería que todo acabara y luego irse, le daba igual lo que pasara”.

En la descripción que aparece en la sentencia de las imágenes de vídeo rodadas con un móvil por los acusados, queda claro el grado de terror de la víctima durante las relaciones sexuales forzadas: “La denunciante durante todo el desarrollo de la secuencia muestra un rictus ausente, mantiene durante todo el tiempo los ojos cerrados, no realiza ningún gesto ni muestra ninguna actitud que impresione de toma de iniciativa respecto de actos de índole sexual, ni de interacción con los realizados por los procesados; apreciamos que los soporta en un estado que nos sugiere ausencia y embotamiento de sus facultades superiores”.

En la valoración del vídeo que hacen los jueces –donde los hombres colocan su pene en la boca de ella y le agarran por la nuca para moverle la cabeza–, “evidencia caracterizadamente la situación de prevalimiento y abuso de la superioridad sobre la denunciante por parte de los procesados; muestra de modo palmario que aquella está sometida a la voluntad de estos, quienes la utilizan como un mero objeto, para satisfacer sobre ella sus instintos sexuales”.

Le quitan la ropa, abusan de ella, la penetran anal, bucal y vaginalmente, la utilizan como un objeto sexual sin que ella muestre ningún placer ni asentimiento, pero aparentemente no se considera que fuera intimidada o violada.

La sentencia explica después por qué condena a los acusados por abuso sexual, pero no por violación. Plantea que el artículo 178 del Código Penal obliga a que haya “medios violentos e intimidatorios”.

Aparentemente, cinco hombres metiendo a una mujer en un cubículo sin escapatoria no es violencia. Cinco hombres metiendo su pene en la boca de una mujer consciente pero aterrorizada no es violencia. Cinco hombres penetrando vaginal y analmente a una mujer que ya no tiene ninguna posibilidad de resistirse no es violencia, o al menos no hay violencia suficiente para que se pueda hablar de violación.

Se requiere, dice la sentencia, “una violencia idónea”, no para vencer la resistencia de la víctima (quizá eso sea demasiado fácil), “sino para doblegar la voluntad del sujeto pasivo”.

Nos recuerda una sentencia del Tribunal Supremo que ha definido cómo debe ser esa resistencia. Hay unos cuantos requisitos. No tiene que ser desesperada, en lo que parece un ardid lingüístico, porque a fin de cuentas todo lo que pasó a esta víctima en Pamplona evoca una situación desesperada. Pero parece que no fue suficiente.

Tiene que ser “verdadera, decidida, continuada y que exteriorice inequívocamente la voluntad contraria al contacto sexual”. Los jueces del Supremo ponen el listón realmente alto a las mujeres violadas en España para que se pueda hablar de violación.

Si una mujer queda paralizada por el terror, entonces es improbable que su resistencia sea suficiente para colmar los deseos del Supremo. Si no es continuada, si sólo se expresa antes de que empiece la violación, quizá los jueces no queden satisfechos. Si todas las mujeres recuerdan los consejos que dan las expertas en estos delitos y no se resisten para no ser gravemente heridas o asesinadas, nunca habrá una violación reconocida en una sentencia.

Una sentencia del Supremo del año 2000, citada en esta sentencia (página 96), contradice aparentemente todo esto, al decir que “sin que sea necesario que sea irresistible desde un punto de vista objetivo, pues no es exigible a la víctima que ponga en riesgo serio su integridad física o incluso su vida en defensa de su libertad sexual”.

Eso es lo que dictaría el sentido común y resulta bastante coherente con la situación sufrida por la mujer violada en Pamplona, pero aparentemente en este caso no sirve para que haya intimidación ni violación.

Los jueces tienen una concepción específica sobre lo que es intimidación. No busquen en el diccionario porque es de creación propia del Derecho español. La sentencia dice que “ha sido definida por la jurisprudencia como constreñimiento psicológico, consistente en la amenaza o el anuncio de un mal grave, futuro y verosímil, si la víctima no accede a participar en una determinada acción sexual”.

Para que haya intimidación, te tienen que amenazar con un mal que se produciríadespués del acto sexual forzado y frustrado por la víctima. Aparentemente, la jurisprudencia no considera que la violación en sí misma sea un mal. El mal es sólo lo que viene después.

Esta sentencia describe con claridad que la víctima se sintió intimidada por varias razones. No se niega en los hechos probados. Pero no importa. Estaba tan intimidada que no tuvieron que amenazarle con ningún mal posterior para poder ejecutar la violación. Por tanto, no es violación y no hay intimidación.

Los jueces tienen una idea muy clara en sus requisitos para que haya violencia: “golpes, empujones, desgarros; es decir, fuerza eficaz y suficiente para vencer la voluntad de la denunciante y obligarle a realizar actos de naturaleza sexual”.

En el caso de Pamplona, no aparecen reflejados de forma específica golpes o empujones, pero sí lo segundo. La descripción de los hechos que hace la propia sentencia revela que hubo exactamente eso, “fuerza eficaz y suficiente para vencer la voluntad de la denunciante y obligarle a realizar actos de naturaleza sexual”. ¿Pero golpes? ¿Hubo golpes que dejaron huella?

Las lesiones por las que le atendieron en el hospital no eran lo bastante graves. Como esa fuerza fue tan “eficaz y suficiente” que no fue necesario dar un puñetazo a la víctima para que se sometiera, no hubo que atenderla de una fractura o hematoma. Por tanto no hubo violación.

Es la violación perfecta, aquella que se comete sin puñetazos, porque así deja de ser violación a ojos de un juez de este país.

En este caso, a la víctima le era imposible “ejercer resistencia ante el temor a sufrir un daño mayor y la imposibilidad de huir del lugar”, como dice la sentencia. Fue humillada. Fue penetrada. Fue aterrorizada. Fue tratada como un objeto sexual contra su voluntad cegada por el miedo. Fue abandonada como un trapo en un sucio portal.

Pero no hubo violación porque la víctima era culpable de sentir miedo a morir.

Publicado en España | Etiquetado , , , | Deja un comentario

A lo loco con la Guardia de Fronteras de Azerbaiyán

Ahora que se acerca el Festival de Eurovision, este vídeo a mayor gloria de la Guardia de Fronteras de Azerbaiyán está a la altura de algunos de sus participantes. Es difícil obtener una versión del kitsch militarizado de gran calidad, porque siempre supone un gran gasto movilizar a fuerzas militares. Pero alguien en el Gobierno decidió que no había que reparar en gastos.

Aceptemos que algunas de las imágenes, aquellas en las que los soldados disparan o los planos del lanzamiento de misiles, proceden de maniobras anteriores (eso incluye la poco habitual estampa de un soldado disparando bajo el agua). Pero todos los planos en los que aparece la banda, impecablemente vestida de uniforme, están rodados para la ocasión, con lo que se ha movilizado a tropas, blindados, helicópteros y fuerzas navales.

Más allá de la indudable calidad del montaje, el vídeo incluye varios planos del presidente Ilham Aliyev, en el cargo desde hace casi 15 años y que fue reelegido para un nuevo mandato de siete años en las elecciones del 11 de abril de este año con el 86% de los votos. Ya ha superado a su padre, Heydar Aliyev, que fue presidente entre 1993 y 2003.

La política en Azerbaiyán es un asunto familiar y sus miembros gozan de un marcado interés por los negocios desde muy pequeños. Cuando tenía 11 años, el hijo del actual presidente compró nueve mansiones en Dubai por un valor de 44 millones de dólares. Las inversiones inmobiliarias de sus dos hermanas hicieron que la suma total alcanzara los 75 millones.

Los yacimientos de gas y petróleo en Azerbaiyán permiten a su Gobierno ser uno de los pocos del mundo que puede presumir de tener buenas relaciones con EEUU, Rusia y la UE. Aquí vemos al presidente y su esposa en su última visita a Washington. Aquí le vemos con el anterior presidente.

En 2015, el Parlamento Europeo exigió a la Comisión y al Consejo Europeo una investigación completa de la vulneración de los derechos humanos en Azerbaiyán, incluida la condena a siete años de una periodista en represalia por sus informaciones sobre la corrupción de la familia del presidente. Es posible que aún estén esperando una respuesta convincente.

Publicado en Azerbaiyan | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los saudíes vuelven a atacar una boda y a matar a decenas de civiles yemeníes

Aviones de la coalición saudí han vuelto a bombardear la celebración de una boda en una zona de Yemen controlada por sus enemigos. El ataque se produjo en la provincia de Haya, la zona noroeste del país controlada por los hutíes. El último recuento de víctimas realizado por autoridades sanitarias locales indica que murieron 33 personas y 41 resultaron heridas. El número de fallecidos puede ser mayor porque la violencia de la explosión hizo que sólo se haya recuperado una parte de muchos de los cuerpos.

Había dos grandes tiendas para los invitados de la boda, una para hombres y otra para mujeres, como es habitual en Yemen. Ambas fueron atacadas. Los responsables del cercano hospital de Al-Jomhouri afirmaron que la novia estaba entre los muertos y que hay al menos 30 niños heridos, algunos en situación crítica.

Entre las imágenes conocidas hasta ahora hay varias fotos de los civiles muertos y un vídeo con un niño aferrado al cadáver de su padre del que no quería separarse.

La llegada de ambulancias se vio dificultada por la presencia continuada de aviones en la zona. Ha ocurrido muchas veces que los saudíes han esperado la llegada de los equipos de emergencia para realizar un segundo o tercer ataque.

En ocasiones anteriores, los saudíes han justificado los ataques a bodas con el argumento de que dirigentes hutíes se encontraban presentes en esas celebraciones. Es una excusa que no puede impedir una investigación por crímenes de guerra, ya que incluso en ese caso no podría estar justificada la eliminación de decenas de civiles. Ser familiar de un combatiente o líder político no te convierte en un objetivo legítimo en una guerra.

Este fin de semana, se produjeron otros dos ataque. Los cinco miembros de una familia de agricultores murieron el domingo en el bombardeo de su casa, también en la provincia de Haya. El sábado, las bombas mataron a 20 personas que viajaban en un autobús con destino a sus puestos de trabajo en la provincia de Mouza.

El Gobierno norteamericano, que lanzó un ataque reciente contra objetivos sirios por un presunto ataque con armas químicas con decenas de víctimas, se limita a responder a estas matanzas en Yemen afirmando que trabajan con los saudíes y emiratíes para aumentar la precisión de sus ataques y reducir el número de bajas civiles.

“Lo que vamos a hacer es continuar entrenándoles en la identificación de objetivos, intentar aumentar sus capacidades en esos temas”, dijo el secretario de Defensa, James Mattis en diciembre de 2017. “Vamos a continuar trabajando con sus pilotos para explicarles cómo llevar a cabo los bombardeos, ese tipo de cosas, haremos cualquier cosa que sirva para limitar las bajas civiles”.

Además de eso, Washington ha vendido armas y municiones a Arabia Saudí y Emiratos sin las cuales no habrían podido continuar la campaña de bombardeos.


El reportaje de BBC sobre Yemen que los saudíes intentaron impedir. Julio 2017.
Las pruebas de la complicidad de EEUU y Reino Unido en los crímenes de guerra en Yemen. Diciembre 2016.
Los saudíes cometen otro crimen de guerra en Yemen. Octubre 2016.

Publicado en Arabia Saudi, Yemen | Etiquetado , | Deja un comentario

Peligro amarillo

La final de la Copa nos ha deparado otro espectáculo deplorable de la utilización de instituciones del Estado en favor de la posición política del partido del Gobierno. No se trataba de impedir que se vulnerara una sentencia del Tribunal Constitucional. Era algo menos dramático. La policía tenía órdenes de que nadie entrara en el estadio con una prenda de color amarillo. La seguridad del Estado estaba en peligro por razones de tipo estético.

Las personas que llevaban esa ropa pretendían llevar a cabo un gesto de disidencia política en un lugar público, en este caso en apoyo de la causa independentista catalana. Aparentemente, eso es algo que el ministro de Interior no podía tolerar. Vivimos en una democracia en la que el responsable de la Policía y la Guardia Civil decide qué ideas pueden defenderse en la calle.

Se ha alcanzado un nivel de ridículo que no se puede desdeñar como la forma en que los políticos mediocres se ponen en evidencia y abusan del poder en sus manos. Estamos en manos de idiotas no vale como reacción, aunque es tentadora.

Los símbolos importan en democracia, nos dicen con frecuencia. Las formas. El respeto a las formas, sobre todo si se trata de instituciones. Puede ser así, pero los derechos son mucho más importantes. Los de todos. No sólo de los que respetan la ley, dan siempre los buenos días y piden todo por favor. No hay democracia, o la hay de una calidad muy baja, si la minoría no puede expresar sus ideas y sus símbolos, incluso si lo hace de forma ruidosa o provoca una convulsión política. La policía no puede arrogarse el derecho de elegir qué símbolos son permisibles y cuáles no.

Ante algo que le parece ofensivo, todo el mundo siente la tentación de preferir que estuviera prohibido. La tolerancia es un virtud complicada de ejercer con alguien cuya conducta nos parece reprobable, ante la que se nos escapa la palabraintolerable. Ese desliz lingüístico es comprensible, a menos que utilicemos ese concepto en su sentido más literal. Porque si sólo toleramos a los que piensan como nosotros, no hay democracia bajo la que cobijarnos.

Este artículo escrito en 2016 explicaba el dislate que suponía la prohibición de banderas esteladas en actos deportivos. Este párrafo es importante:

“Dice el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), y no se corta un pelo la lengua, que la libertad de expresión se predica “no solo de ideas o informaciones  recibidas con agrado o consideradas inofensivas o con indiferencia, sino también a aquellas que ofenden, impactan o perturban. Esas son las necesidades de pluralismo, tolerancia y apertura sin los cuales no hay una ‘sociedad democrática'”.

La lección que nos da ese argumento del tribunal vale para camisetas amarillas, banderas con gallina, raperos cabreados, tuiteros adictos a comentarios aberrantes, chistes de Carrero, tuits de la Fundación Franco, etc, etc, etc.

Cada uno está en condiciones de elegir su ejemplo favorito. Algunos de ellos, y otros muchos más, pueden ponernos a prueba a todos nosotros de una manera u otra. Confiamos en que los responsables políticos tengan más sangre fría que los demás ciudadanos y sepan que  los derechos no se respetan en función de conveniencias políticas. Que sean conscientes de que los enunciados bastante generales de muchas leyes no se escribieron así para encontrar resquicios en los que colar medidas represivas. 

En España, no tenemos esa suerte. Y con independencia de las ideas de quien haga el comentario, eso lo dice todo de la calidad, o falta de ella, de nuestra democracia.

Publicado en Zona Crítica.

Publicado en Derechos humanos, España | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El loco mundo de los mapas en las televisiones

El mundo es un lugar espantosamente grande, como bien saben en los departamentos de postproducción de las televisiones. Llegan los periodistas pidiendo que se hagan mapas de lugares muy lejanos que nadie sabe dónde están y que tienen nombres imposibles. ¿No les vale con un rótulo?

Pero para eso hay estupendas bases de datos que permiten hacer búsquedas rápidas con lo que en muchas ocasiones nos podemos hacer la pregunta: ¿cómo es posible que cometan errores tan cómicos?

Hace unos días, CBS informó del ataque a instalaciones militares sirias con un mapa de Irán. Será porque casi no se habla de Siria en los últimos años. Max Fisher, del New York Times, no desaprovechó la oportunidad y nos recordó algunas de las pifias más memorables de las televisiones norteamericanas.

Al día siguiente, Fisher recordó otro mapa memorable. Esta vez, el error se había producido por una ciudad poco conocida.

Publicado en EEUU, Periodismo, Television | Etiquetado , , | Deja un comentario