El referéndum sobre la UE saca lo peor de los políticos británicos

boris

Falta más de un mes para el referéndum británico sobre la UE (23 de junio), pero los políticos británicos han pisado el acelerador como si estuviéramos en el sprint final. Lo que significa afirmaciones absurdas, manipulación de la historia, distorsiones económicas, aviso de todos los males concebibles si sale un resultado distinto al correcto…

Si la cita electoral se celebrara en países como Filipinas, Indonesia o Pakistán, las crónicas periodísticas destacarían la baja calidad de su democracia, el populismo exacerbado de sus dirigentes y la apuesta permanente por el voto del miedo, entre las principales características de la contienda. Como hablamos en este caso del Reino Unido, supongo que hay que hacer hincapié en el vibrante debate democrático y la implicación de sus élites políticas y económicas.

Así que un día los británicos escuchan que la UE es un proyecto de dominación del continente no muy distinto a los planes del dictador que destruyó Europa (según el diputado tory Boris Johnson) y unos días después descubren que los yihadistas del ISIS creen que la salida del Reino Unido de la UE sería un gran éxito para sus planes criminales (según el primer ministro Cameron).

La virulencia de la confrontación confirma algo que ya deberíamos saber. La estrategia del miedo funciona en todas las sociedades, y cuanto más alta es la apuesta, con más intensidad los políticos se afanan en prever todo tipo de escenarios terroríficos en el caso de que ganen los otros.

Pero la estrategia tiene sus limitaciones. Para desgracia de los partidarios de LEAVE (como así se denomina en los medios del país a los que quieren huir de Bruselas), es probable que sus votos ya estén movilizados, la mayoría desde el momento en que se anunció la convocatoria del referéndum. La participación aumentará si el debate se hace más tenso y se radicaliza, lo que supone una ventaja para los que optan por el REMAIN. Los que consideran que la inmigración supone una amenaza para la sociedad británica, los que desconfían de la UE de forma visceral, hace tiempo que tienen decidido el sentido de su voto.

Cameron y otros ministros de su Gobierno, la mayoría de los dirigentes laboristas, los nacionalistas escoceses, la patronal, la City y la mayoría de los sindicatos están a favor de continuar en la UE. El temor a la incertidumbre económica juega en su favor y, al igual que en el referéndum de Escocia, puede ser el factor decisivo que desequilibre el resultado.

La división de los tories es una variable que beneficia a la opción de seguir en la UE. La campaña se ha convertido en una especie de duelo personal entre Cameron y Johnson hasta el punto de que en caso de victoria del no a la UE el primer ministro lo tendría muy difícil para continuar en el puesto. Si se produjera su dimisión, el tory que tendría más posibilidades de rentabilizar el veredicto de las urnas y sustituirle sería el exalcalde de Londres. Los otros candidatos a suceder a Cameron (George Osborne y Theresa May, ministros de Hacienda e Interior) están con él en esta batalla.

En la medida de que la opinión pública entienda esta campaña como una guerra civil entre conservadores, será más fácil que los votantes de otros partidos decidan participar en la votación y votar a favor de la permanencia en la UE.

sondeos uk

Tras el fracaso de las encuestas en acercarse al resultado de las últimas elecciones, conviene examinar con cuidado los sondeos sobre el referéndum. Los de los últimos días dan ventajas significativas en favor del campo del REMAIN. Hay un problema añadido: los sondeos hechos por teléfono tienden a ofrecer números favorables a la UE. Los hechos vía Internet dan resultados opuestos, incluso cuando los hace la misma empresa.

Los que prefieren fijarse en las apuestas verán que la permanencia en la UE es la alternativa más segura.

No son sólo los políticos los que patinan en el tema europeo. Han denunciado ante la comisión de quejas de la prensa británica a tres periódicos –Daily Telegraph, Daily Mail y Daily Express– por sus informaciones algo menos que ciertas sobre la UE. Estando de por medio el Mail y el Express, seguro que cualquier parecido con la realidad es sólo una ilusión.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario

El Gobierno exige a los jueces que cumplan sus órdenes

Fdz Diaz

Emparedados entre dos convocatorias electorales, cuando los partidos tienen motivos para ponerse nerviosos, acabamos de descubrir que la separación de poderes y la independencia judicial continúan gozando de excelente salud en la democracia española. Antes de proceder a destilar la habitual lista de elogios a la Cultura de la Transición™, conviene echar un vistazo a la portada del ABC del sábado 14 de mayo y su titular: “El Gobierno critica la «escasa o nula presión judicial sobre Podemos»”.

Un momento. ¿Esa es una función constitucional del poder judicial? ¿Presionar a un partido para que todo el mundo sepa que está compuesto por individuos peligrosos? ¿Colaborar en la estrategia política del PP de cara a las próximas elecciones? La última vez que revisé el Código Penal no encontré nada que dijera que el Supremo o cualquier otro tribunal estén obligados a tales cosas. De hecho, me pareció apreciar que jueces y fiscales tienen el deber de revisar las pruebas que les presenten –como ya hizo el Supremo– y tomar una decisión sin considerar a nadie culpable hasta que se demuestre lo contrario. Claro que, tal y como está escrito el Código Penal, igual se me pasó alguna parte importante.

Continúa en Zona Crítica.

Publicado en España | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Franco y un magnate petrolero norteamericano

americansAdam Hochschild recuerda en su nuevo libro ‘Spain in Our Hearts: Americans in the Spanish Civil War, 1936-1939’ la aportación de todos los norteamericanos que sintieron como propia la guerra civil española y que la eligieron para luchar contra el fascismo.

En su obra también aparece una figura menos conocida en España, pero fundamental para la supervivencia del bando franquista. Torkild Rieber, máximo jefe de la petrolera Texaco, es ese hombre. “Siempre pensaba que era mejor hacer negocios con los autócratas que con las democracias”, según un amigo suyo citado por Hochschild. “Decía que con un autócrata sólo tenías que sobornarlo una vez. Con las democracias tienes que hacerlo una y otra vez”.

Como admirador de Hitler y los fascismos europeos, Rieber no esperaba preocuparse por los sobornos a Franco. Su petróleo y su dinero eran el mejor regalo que podían esperar los militares sublevados.

“En 1935, la República española firmó un contrato con Texaco, ya dirigida por Rieber, que convertía a la empresa en la principal suministradora de petróleo de España. Al año siguiente, después de que Franco y sus aliados se lanzaran a por el poder, Rieber cambió de opinión y apostó por ellos. Sabiendo que camiones, tanques y aviones no sólo necesitaban combustible, sino también aceite y otros productos para los motores, el consejero delegado de Texaco ordenó rápidamente el envío de suministro a través del puerto francés de Burdeos con un petrolero de la compañía con destino a los necesitados nacionalistas. Fue un gesto que Franco no olvidaría.

Los altos cargos nacionalistas enviaron mensajes con el argumento de que, por mucho que necesitaran el petróleo de Texaco para sus militares, tenían un agudo problema de dinero. Rieber respondió de inmediato con un telegrama –”no se preocupen por el pago”– que se hizo legendario en el círculo más cercano al dictador. No es una sorpresa que poco después fuera invitado a Burgos, al cuartel general de la insurgencia nacionalista, donde prometió cortar las ventas de combustible a la República, mientras garantizaba a Franco todo el petróleo que necesitaba”.

Ese apoyo era ilegal, según la legislación norteamericana, pero eso nunca fue un obstáculo. Todo lo más, Texaco fue multada con 22.000 dólares.

Petróleo, dinero y también información. Los petroleros que la República utilizaba para importar crudo y combustible fueron hundidos gracias a la información facilitada por Texaco a la que la compañía tenía acceso por su conocimiento del tráfico marítimo internacional.

Cuando Franco ganó la guerra pagó todo lo que debía a Texaco. Según Hochschild, Rieber vendió a los franquistas petróleo por valor de 20 millones de dólares (equivalentes a 325 millones de hoy). Además del dinero que debía, Franco concedió a Rieber la Gran Cruz de Isabel la Católica.

De Hochschild se ha publicado también en España ‘Para acabar con todas las guerras. Una historia de lealtad y rebelión. 1914-1918’ y ‘El fantasma del rey Leopoldo’.

Publicado en España, Historia, Libros | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

El arte del montaje.

–Los diez cortes en el montaje de ‘La soga’, de Hitchcock.
–Nueva York a través de los ojos de Travis Bickle (‘Taxi Driver’).
Michael Fassbender y la Inquisición española, más o menos.
–Cariño, he pasado un día horrible en el espacio.
–Viajas en el tiempo, matas a tu abuelo y ya no nacerás, pero…
–Hay ciertas limitaciones a la hora de viajar al espacio.
–La filosofía de South Park.
–Cómo ver y comprender un Picasso.
–44 hechos sobre Bruce Sprinsgteen.
–Adónde va el precio del billete de avión.
–Persiguiendo un tornado (imagen 360º).
–Cómo se hace el tequila.
–Científicos versus Sarah Palin, un duelo desequilibrado.
–La vida (para una mujer) en una empresa de Silicon Valley.
–Por qué tanta gente es adicta al calmante OxyContin en EEUU.
Stephen Curry, MVP y genio.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Brasil estrena un Gobierno de caudillos derechistas, sólo con blancos y sin mujeres

ministros Brasil

Son las caras de los ministros del nuevo Gobierno brasileño. Es fácil apreciar cuál es la característica que les une. Todos son hombres. Forman el primer Gabinete de Brasil que no cuenta con ninguna mujer desde 1979. Un detalle más: todos son blancos, lo que llama la atención en un país en el que el 51% de la población se definió como de raza negra o mulato en el censo de 2010. Pero por otro lado esto último no es sorprendente en absoluto. Han sido nombrados por el nuevo presidente en funciones, Michel Temer, del PMDB, el partido dirigido por los caudillos y caciques regionales del país. No, no hay muchos negros entre las personas que están en esas posiciones de poder.

Habrán visto que en muchos medios de comunicación el PMDB aparece descrito como partido “centrista” o “moderado”. No exactamente. La única razón por la que se le podría denominar así es porque esa formación pactó antes con el partido de Lula y Dilma, como lo hicieron con otros presidentes anteriores. No suele presentar candidatos a las elecciones presidenciales, porque su función es proteger los intereses de los grandes propietarios agrarios e industriales pactando con el partido que gana en las urnas. Eso no le convierte en moderado. De hecho, nos encontramos ante el mayor giro a la derecha en Brasil de las últimas décadas.

El proceso de destitución de Dilma Rousseff recibió esta semana el visto bueno definitivo del Senado, que votó por 55 votos a 22 iniciar el juicio político de la presidenta durante un periodo máximo de seis meses en esa mima Cámara. La sesión no tuvo el aire carnavalesco del debate y votación en la Cámara Baja, pero arrojó el mismo resultado. En ese tiempo el vicepresidente Temer ocupará la presidencia a la espera del veredicto definitivo. Si Dilma es destituida, como opinan la mayoría de los analistas brasileños, Temer cumplirá el resto del mandato que Rousseff ganó en las urnas y que concluye en 2018.

La primera decisión de Temer ha sido nombrar a su Gobierno. Los integrantes dejan pocas dudas sobre sus intenciones. La aguda crisis económica y financiera del país no permite un Ejecutivo de transición. La legitimidad para proceder a un cambio político completo es otra cosa. Para el Ministerio de Hacienda, ha elegido el tipo de persona que suele ser descrito como alguien “que tranquiliza a los mercados”. Henrique Meirelles fue presidente del banco central durante el mandato de Lula, entre 2003 y 2010. Es decir, lo fue durante la época de las vacas gordas cuando Meirelles consiguió reducir la inflación a un solo dígito.

El PMDB tiene ideas claras, no muy centristas, sobre las reformas que hay que aprobar. Temer ha prometido liberalizar algunas de las leyes laborales de Brasil, conocidas por favorecer en general a los trabajadores. Un documento del PMDB sobre las prioridades de la nueva Administración incluye la necesidad de “privatizar todo lo posible en el campo de las infraestructuras”. En sus primeras declaraciones, ha dicho que pretende resguardar de los recortes el programa Bolsa Familia de ayudas sociales a los más pobres, tan popular en el país como detestado por las élites económicas.

Otros ministerios tienen un sello inconfundiblemente derechista, incluso más de lo que hubiera sido un Gobierno de Aecio Neves si este hubiera derrotado a Dilma en las últimas elecciones. Uno de sus ejemplares más notorios es el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, el llamado “rey de la soja” y dueño de la corporación que es la mayor productora de soja del mundo. Maggi es un enemigo declarado de todos los ecologistas. Greenpeace le concedió en 2005 el premio Motosierra de oro por su mandato como gobernador de Mato Grosso. Ha apoyado una enmienda constitucional para que se elimine la obligada declaración de impacto ambiental en todas las obras públicas. No parece que Temer haya pensado que nombrar ministro de Agricultura al mayor empresario agrario del país pueda suponer un riesgo de conflicto de intereses.

La empresa del ministro de Deportes ha participado en las obras de los Juegos de Olímpicos. Él niega que eso pueda ser un problema porque sostiene que el Ministerio no hace las adjudicaciones de esos contratos.

El nuevo ministro de Educación es Mendonça Filho, uno de los principales diputados del PMDB y que ha tenido un papel clave en el proceso de destitución de Dilma en la Cámara Baja. Filho aparece en los documentos filtrados del caso Lava Jato, el mayor caso de corrupción que se investiga ahora en Brasil, como uno de los presuntos receptores de sobornos. También están varios miembros del nuevo Gobierno, lo que no ha impedido su nombramiento. El nuevo ministro de Justicia ha sido abogado del multiimputado Eduardo Cunha, presidente de la Cámara Baja hasta hace poco, ya que las numerosas acusaciones de corrupción han hecho que el Tribunal Supremo haya forzado su dimisión. Justo después de que Cunha utilizara todo su poder para impulsar la destitución de Rousseff.

Pero lo más significativo sobre Mendonça Filho es que su llegada ha causado una gran satisfacción a uno de los predicadores evangelistas más famosos del país, Silas Malafaia, que se considera el “enemigo público número uno del movimiento gay en Brasil”. Malafaia está convencido de que el nuevo ministro “barrerá la ideología de los patológicamente izquierdistas” en educación.

Aún más contento habría quedado si hubiera sido elegido ministro de Ciencia Marcos Pereira, diputado y obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios, que se confiesa creacionista (aunque dice que “respeta el darwinismo”). Pereira dio entrevistas para sostener que sus ideas no serían ningún problema en el Ministerio, pero en el último momento Temer debió de pensar que eso tendría mala venta en el exterior y le dio la cartera de Industria. El Ministerio de Ciencia perdió categoría y pasó a estar englobado dentro del Ministerio de… Comunicaciones.

En el plano científico, hay que destacar lo que ha dicho el nuevo ministro de Sanidad, Ricardo Barros, cuando le han preguntado por la fosfoetanolamina, que en Brasil llaman la “píldora del cáncer”. Ni siquiera se le puede considerar un medicamento, pero está muy extendida en el país por sus supuestas propiedades curativas contra el cáncer, nunca demostradas en ningún ensayo clínico serio. Sobre ese tema, Barros no ha querido pronunciarse en concreto, pero ha dicho que “la fe mueve montañas”. Muy alentador cuando Brasil se enfrenta a la crisis del zika.

Las élites económicas que no pudieron derrotar a Dilma Rousseff en las últimas elecciones han conseguido ahora su objetivo sin pasar por las urnas. Mucho más barato que financiar una campaña electoral.

Carnaval en Brasil. Guerra Eterna, 20 abril.

Publicado en Brasil | Etiquetado | Deja un comentario

Europa también olvida a los niños refugiados

En 2014, ‘Most Shocking Second a Day’ impresionó a todos con un corto promovido por Save the Children para ofrecer un giro a nuestra visión de la crisis de los refugiados. Colocó a los occidentales, a través de una niña, en el papel de los refugiados que huyen de la guerra. “Sólo porque no está ocurriendo aquí no significa que no esté ocurriendo”, decía la frase final.

Ahora, tenemos otro vídeo que va más lejos para incluir la huida de esa misma niña a través de varias fronteras y también de su trayecto en el mar con un naufragio no muy diferente a los que han sufrido niños sirios, afganos, iraquíes y de otras nacionalidades.

Según Save the Children, 325.000 menores de edad han cruzado el Mediterráneo y el Egeo. Se calcula que centenares de ellos han muerto en el último año. Algunos han visto morir a sus padres o han perdido contacto con ellos en algún lugar de Europa.

En enero el Gobierno británico se negó a aceptar a 3.000 refugiados menores de edad que se encontraran en Europa en situación de emergencia. Como es habitual, la única razón alegada es que no se quería provocar un “efecto llamada”.

La polémica creada le ha obligado a prometer a principios de mayo que aumentará el número de niños que se encuentran ahora en territorio europeo (Grecia e Italia, sobre todo) que podrán recibir asilo. Cameron tomó esta decisión porque se arriesgaba a sufrir una derrota parlamentaria a acusa de la fuga de diputados tories que no estaban dispuestos a suscribir una política tan ausente de sentimientos humanitarios.

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 12.47.06

Publicado en Europa | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Delincuentes con uniforme policial

Juan Andrés Benítez murió el 5 de octubre de 2013 tras sufrir una paliza a manos de varios mossos d’esquadra en el barrio barcelonés del Raval. El crimen nunca será juzgado porque no habrá juicio. Las defensas y las acusaciones han llegado a un pacto por el que los policías reconocen una cierta culpabilidad –aunque esto no es cierto en absoluto– y la Fiscalía y la acusación popular han retirado los cargos más graves, en este caso, penas de hasta 14 años por el delito de homicidio.

La maquinaria de la justicia tiene reglas y limitaciones que los profanos desconocemos. Lo que se aplica es la ley, y eso no siempre coincide con la justicia. Para enviar a alguien a prisión, hay que tener pruebas, no sólo sospechas. El fiscal debe valorar si podrá conseguir una sentencia de culpabilidad con los resultados de la instrucción. En un juicio con jurado, intervienen también otros factores que ambas partes no pueden controlar. En este caso, hubo otros elementos que intervinieron en la muerte de Juan Andrés Benítez, pero hay una cosa que está clara. Sin la intervención de los policías, Benítez no habría muerto ese día.

Sin embargo, en el caso de los delitos más graves, el fiscal tiene la obligación de ir hasta el final a nada que la instrucción haya permitido llegar a la conclusión de que los derechos de alguien han sido violentados, en especial si se trata del derecho a la vida. Y si el delito ha sido cometido por funcionarios públicos, por los responsables de hacer cumplir la ley, esa necesidad se convierte en ineludible. De lo contrario, los ciudadanos terminarán convencidos de que ciertas personas con poder gozan de impunidad.

Eso es lo que ha ocurrido en Barcelona, donde un caso de brutalidad policial se ha cerrado con una condena pactada a dos años de prisión para seis mossos – por un delito de homicidio por imprudencia y otro contra la integridad moral– que no supondrá el ingreso en prisión. Además, sufrirán una pena de inhabilitación de dos años que aún no está claro a partir de qué fecha empieza a contar.

Continúa en Zona Crítica.

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La inmensa decepción de Aung San Suu Kyi

suu kyi

Hay pocas decepciones mayores en los últimos años que Aung San Suu Kyi. Pasó 15 años en arresto domiciliario, internada por la dictadura militar de Birmania que había impedido que su partido obtuviera el poder obtenido en las urnas. En 1991, recibió el Premio Nobel de la Paz. Ahora dirige el Gobierno y en la primera crisis importante se ha alineado con el nacionalismo birmano más excluyente, el mismo que profesaban los militares que la mantenían encerrada, contra una minoría que profesa otra religión. Ya antes se había encerrado en el silencio o en la equidistancia para hablar de ese problema. Era una forma de congraciarse con los sectores más nacionalistas para no perjudicar sus opciones de llegar al poder.

Suu Kyi niega a la minoría musulmana rohingya incluso el derecho a usar ese nombre porque no los considera auténticos birmanos. Ha llegado a pedir al embajador de EEUU que no use ese término.

Editorial del NYT:

“No hay duda de que el Estado de Rajine, uno de los (estados) más pobres de Myanmar, es un complejo polvorín de resentimientos sectarios que exige las políticas más cautelosas. Pero eso simplemente no puede basarse en la perpetuación de la persecución sistemática y marginación de los rohingya en la vida política y social de Myanmar. Desde luego que no puede basarse en negar incluso el nombre a los rohingya.

En última instancia, no importa la razón por la que Aung San Suu Kyi no quiere que los norteamericanos utilicen la palabra rohingya. Lo que importa es que una mujer cuyo nombre ha sido sinónimo de derechos humanos durante una generación, una mujer que demostró un valor inquebrantable ante el despotismo, ha continuado con la política completamente inaceptable de los gobernantes militares a los que ella sucedió en el poder”.

Del informe de Amnistía Internacional sobre la situación de la minoría rohingya en 2015 y 2016:

“La situación de la minoría rohingya siguió deteriorándose. La mayor parte de sus integrantes seguían privados de sus derechos como ciudadanos en virtud de la Ley de Ciudadanía de 1982, su derecho a la libertad de circulación continuaba gravemente restringido, tenían acceso limitado a cuidados de salud de importancia vital y se les negaban el derecho a la educación y la igualdad de oportunidades laborales. Se recibieron constantes informes sobre detenciones arbitrarias, tortura y otros malos tratos de rohingyas detenidos, así como de muertes bajo custodia a manos de las fuerzas de seguridad. Los observadores internacionales siguieron teniendo un acceso extremadamente limitado al estado de Rajine.

En febrero, el presidente anunció la revocación de todas las Tarjetas de Registro Provisional —también conocidas como “tarjetas blancas”—, con lo que numerosos rohingyas quedaron sin ningún documento de identidad. Esta medida impidió, de hecho, votar en las elecciones de noviembre a la población rohingya y a los demás titulares de la tarjeta. La exclusión de los rohingyas se acentuó aún más con la inhabilitación de casi todos los candidatos rohingya que solicitaron presentarse a las elecciones. También fueron inhabilitados muchos otros musulmanes por razones discriminatorias.

El deterioro de su situación impulsó cada vez a más rohingyas a abandonar Myanmar. Según el ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, se calculaba que durante el año 33.000 personas —tanto rohingyas como ciudadanos bangladeshíes— habían salido en barco desde la Bahía de Bengala. En mayo, al tomar la vecina Tailandia enérgicas medidas contra la trata, miles de personas —muchas de ellas rohingyas que huían de Myanmar— quedaron abandonadas a su suerte en el mar, en embarcaciones masificadas controladas por traficantes. Muchas de estas personas fueron golpeadas y tomadas como rehenes”.

Publicado en Asia | Etiquetado , | Deja un comentario

La derrota del odio en Londres

khan

El hijo de un conductor de autobús ha derrotado al hijo de un multimillonario en las elecciones de Londres. El hijo de un matrimonio de paquistaníes que emigró a Gran Bretaña ha vencido al hijo de un financiero euroescéptico que creía que los medios de comunicación británicos estaban controlados por comunistas. Sadiq Khan creció en un piso de protección oficial de tres dormitorios con sus siete hermanos. Zac Goldsmith estudió en Eton.

Todo eso es cierto, pero no es lo más importante. La victoria del laborista Sadiq Khan tiene un sabor especial porque ha supuesto el fracaso de una estrategia xenófoba y de odio que ha intentado enfrentar a las comunidades que han convertido a Londres en lo que es: una ciudad en la que conviven con todas las dificultades habituales en una metrópoli gente que procede de todo el planeta. Para salvar a un candidato que iba muy retrasado en las encuestas, se apostó por el juego sucio. Teniendo en cuenta todo lo que está ocurriendo en Europa en los últimos tiempos, los ciudadanos de Londres pueden felicitarse por su buena suerte. Aunque en realidad todo esto no tiene nada que ver con la suerte.

Desde el primer momento, desde antes de que el conservador Zac Goldsmith presentara oficialmente su candidatura, los tories hicieron frente común para presentar a Khan como un peligroso extremista. Se cuidaron mucho de decir que era musulmán. Eso hubiera demasiado obvio. “En Islam y el Partido Laborista, hay un enfrentamiento y en ambos casos Khan, con independencia de sus ideas, está sosteniendo a los extremistas”, dijo el alcalde saliente, Boris Johnson. El ministro de Defensa, Michael Fallon, afirmó que Khan tenía un largo historial de intervenir en actos públicos “junto a extremistas” (refiriéndose a un imán que fue difamado por Cameron en un debate parlamentario)

La ministra de Interior, Theresa May, sostuvo que era malo para la seguridad que Londres fuera dirigida por él cuando afronta “una amenaza terrorista significativa”. Su frase sí que es significativa porque citó los casos en que Khan había defendido a “extremistas”. Se refería a su trayectoria, antes de entrar en política, como abogado experto en derechos civiles y los casos, por ejemplo de abusos policiales, en los que había defendido a personas injustamente acusadas. Eso era una de las cosas que más molestaba a los tories, siempre dispuestos a promover políticas que utilizan la amenaza terrorista para socavar las libertades civiles.

Pero donde la campaña tory demostró sus colores fue cuando envió por correo a personas de la comunidad de origen hindú, sij o tamil mensajes con los que predisponerles contra Khan. El propio David Cameron firmó una carta dirigida a ellos en la que les alertaba del peligro que suponía el candidato laborista. Con él de alcalde, “los londinenses se convertirán en ratas de laboratorio de un gigante experimento político”.

Otros mensajes, menos sutiles, advertían de la supuesta intención de su partido de promover un impuesto a la posesión de joyas, sabiendo que en la comunidad india es tradicional que muchas familias guarden sus ahorros no en dinero en efectivo en el banco, sino en forma de joyas. La intención era clara: presentar al rival como un musulmán del que personas de otras comunidades étnicas deberían desconfiar.

El promotor de esos mensajes era Lynton Crosby, un consultor australiano que inauguró con éxito su estilo en las campañas del primer ministro de ese país, John Howard, basadas en el nacionalismo más excluyente y en los peligros que la inmigración supone para la mayoría blanca de ese país, y que ahora es un fijo en casi todas las campañas tories en el Reino Unido.

Ese estilo es la posición de partida de los conservadores en todas las citas en las urnas, no algo reservado para algunos de sus oponentes. Khan no encajaba en el perfil del peligroso izquierdista. No votó a Jeremy Corbyn en las primarias laboristas y en la campaña se mantuvo alejado de las peleas internas que están desangrando al partido y de muchas de las ideas de su líder actual. Condenó rápidamente las estúpidas declaraciones del exalcalde Ken Livingstone sobre Hitler y el sionismo. Y dijo que la comunidad musulmán tiene una responsabilidad especial en la denuncia del extremismo yihadista. Declaraciones similares le han valido ataques de auténticos extremistas (no los que aparecen en la propaganda tory) y le han obligado a contar con protección policial en algunas ocasiones.

Aunque el alcalde de Londres en los últimos ocho años ha sido el conservador Boris Johnson, los tories lo tenían difícil en la capital, una ciudad que suele votar a los laboristas. Pero la suya no era una campaña teñida de desesperación, sino una estrategia deliberada en épocas electorales: presentar a sus oponentes como individuos que no son auténticos británicos y que se muestran comprensivos con los enemigos internos y externos del país.

Esta vez, la táctica del miedo y el resentimiento racial no funcionó. Khan recibió 1.300.000 votos y tuvo una ventaja de 14 puntos sobre su rival (57%-43%). Y con una participación del 45,6%, la mayor nunca en unas elecciones locales en Londres. Goldsmith perdió con deshonor.

En una época en que Europa ignora los valores que dice defender y se blinda como una fortaleza ante los dramas del exterior, incluidos aquellos en los que tiene una responsabilidad, y en que varios gobiernos de Europa del Este han hecho de la xenofobia su principal activo político, las elecciones de Londres arrojan un breve momento para la esperanza, como lo fueron las derrotas en España de Javier Maroto y Xavier García Albiol.

No todo está perdido.

El sábado por la noche, Khurram Zaki, activista por los derechos civiles en Pakistán, fue asesinado en Karachi mientras cenaba con dos periodistas. Recientemente, había denunciado a un clérigo extremista por sus amenazas a los chiíes de la ciudad. Esto es lo que escribió sobre Sadiq Khan unas horas antes de ser acribillado a balazos.

Publicado en Islam, Reino Unido | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El retrato de Juan Luis Cebrián

dorian

Por pura supervivencia mental o porque ya carecen de valores, muchos líderes del mundo político, económico o cultural terminan negando todo lo que fueron y todas las ideas que fueron suyas. Sostienen la ficción de que ellos no han cambiado, sólo las circunstancias, y claman que las críticas que reciben forman parte de una corriente de conspiraciones que se remontan a mucho tiempo atrás. En general, apelarán a la envidia para desdeñar cualquier crítica.

En el mundo periodístico no hay mejor ejemplo de todo esto que Juan Luis Cebrián. Primer director de El País, fue por tanto el primer responsable de su éxito periodístico y económico. Años después, fue el principal culpable del hundimiento económico de Prisa. En los últimos años, ha debido de ocuparse de conseguir nuevos accionistas para la empresa y de las relaciones con los bancos que se convirtieron en accionistas porque era imposible devolver los créditos recibidos. Cebrián continúa recibiendo una compensación económica multimillonaria, lo que ayuda a explicar por qué a los 71 años sigue en el puesto. La empresa es cada vez más pobre y él es cada vez más rico.

Continúa en Zona Crítica.

Publicado en España, Periodismo | Etiquetado , | Deja un comentario