Netanyahu adopta el lenguaje de las dictaduras con las ONG

jerusalen-soldados

El Gobierno israelí ya tiene un nuevo enemigo mortal: las organizaciones de derechos humanos, y en especial una, B’Tselem. Desde 1989, este grupo se ha ocupado de denunciar la ocupación de los territorios palestinos. Su principal arma es la información. Son el testigo molesto que cuenta lo que a la mayor parte de la sociedad israelí le molesta que se sepa. En especial, fuera de Israel. Y por encima de todo, en EEUU.

B’Tselem cometió el pasado viernes el pecado definitivo. Su director, Hagai El-Ad, intervino ante el Consejo de Seguridad de la ONU en una sesión especial dedicada a los asentamientos judíos en Cisjordania. El-Ad dejó claro que la presencia israelí allí viola el derecho internacional, empezando por los asentamientos construidos y defendidos con el apoyo del Estado israelí, y explicó por qué ha persistido hasta ahora. A pesar de todas las declaraciones de gobiernos extranjeros, incluido el norteamericano, que dicen que la situación actual es insostenible, la realidad es muy diferente: “Claramente, la ocupación es internacionalmente sostenible. Lo es porque hasta ahora el mundo se ha negado a intervenir de forma efectiva”.

Fue algo más de lo que podía soportar Netanyahu, que ordenó a su embajador en la ONU que pasara al ataque en la reunión mensual del Consejo sobre Oriente Medio. Pero esta vez ocurrió algo poco habitual. El representante norteamericano defendió a B’Tselem y recordó a Israel la diferencia habitual entre una dictadura y una democracia en cuanto al tratamiento de las voces disidentes.

El embajador israelí, Danny Dannon, exigió que la ONU deje de aportar fondos a B’Tselem –tres de sus agencias lo hacen– por ser “una interferencia directa en el proceso democrático de Israel”.

Dannon djo que Israel es una democracia que defiende la libertad de expresión y al mismo reclamó que la ONU no financie a “estas organizaciones extremistas”. Es el lenguaje habitual de las dictaduras que califican como extremistas o terroristas a aquellos grupos que se limitan a contestar con información la propaganda que procede de los gobiernos. Y que desde luego consideran una intolerable interferencia en su soberanía que esos grupos reciban ayuda económica desde el exterior.

El representante norteamericano en esa reunión elogió a organizaciones como B’Tselem y American for Peace Now por facilitar información sobre lo que ocurre sobre el terreno, como hacen otras muchas ONG por todo el mundo. Un portavoz del Departamento de Estado confirmó los elogios al trabajo de B’Tselem, precisamente después de que Netanyahu lanzara desde su página de Facebook nuevas amenazas sobre el grupo. Anunció que ha ordenado que se impida que los jóvenes que objeten al servicio militar puedan realizar el servicio social alternativo en B’Tselem.

Es una medida que puede llevar a cabo por decreto. Otros castigos más duros dependen de leyes que no han llegado a aprobarse en el Parlamento, como la propuesta de prohibirles que reciban financiación extranjera que hasta ahora no ha recibido los votos necesarios cuando se ha llevado al legislativo.

Para Netanyahu, no hay mayor afrenta que se denuncie la ocupación israelí en el extranjero. Su control de la política israelí es completo desde hace una década. La izquierda está domesticada. La Autoridad Palestina se ocupa de hacer el trabajo sucio en las cuestiones de seguridad y no cuenta con la legitimidad suficiente para participar en negociaciones políticas que obliguen a hacer concesiones. Hamás no tiene más aspiración que mantener su control sobre Gaza.

Lo único que no controla Netanyahu es lo que ocurra fuera del país. La movilización de BDS, que reclama un boicot a los intereses económicos de Israel, preocupa especialmente al Gobierno y oposición por deslegitimar al Estado a causa de la ocupación y, aún más, por el creciente apoyo que está recibiendo en EEUU y Europa Occidental.

Por eso, los grupos de derechos humanos son calificados como traidores a la causa de Israel, en palabras de Netanyahu. No simplemente como grupos de oposición de ideas diferentes a las del Gobierno o los principales partidos, sino cómo cómplices de los enemigos del Estado. Y si lo hacen en Naciones Unidas, llevan su traición a la máxima expresión.

Otras ONG han preferido no asistir a esos foros internacionales porque temen que eso les margine para siempre de la sociedad israelí. No han perdido la esperanza de continuar siendo relevantes en el debate público sobre el destino del país. La realidad les contradice, aunque es cierto que en ocasiones consiguen algunos éxitos cuando cuentan con pruebas irrefutables (por ejemplo, un vídeo) de injusticias o crímenes. Pero a lo largo de años no han conseguido aumentar su influencia social. Es más, al contrario. Cada día sienten más la hostilidad de los partidos que dominan el escenario político.

Los argumentos del representante de B’Tselem ante el Consejo de Seguridad son la confirmación de que nada nuevo se puede esperar del proceso cotidiano de contactos diplomáticos y declaraciones sobre Israel con el que se conforman los gobiernos extranjeros. Cada año que pasa, la expansión de los asentamientos, respaldada por los gobiernos israelíes, convierte en imposible cualquier vuelta atrás y en inviable la idea de dos estados. Si no hay una presión efectiva desde fuera, nada cambiará y los gobiernos extranjeros serán tan responsables como el israelí del mantenimiento de una situación típicamente colonial. La reacción airada de Netanyahu confirma que tiene miedo a que esa idea eche raíces en la opinión pública internacional.

Publicado en Derechos humanos, Israel, Palestina | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Trump, según Bruce Springsteen

Bruce Springsteen lo tiene claro. Trump va a perder las elecciones y lo sabe.

Las encuestas que saca Fox News también lo saben.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , | Deja un comentario

Los egipcios están hartos de las promesas de su Gobierno

Un taxista egipcio de 30 años se prendió fuego el pasado sábado cerca de una instalación militar en Alejandría para protestar por el aumento del precio de los alimentos y las difíciles condiciones de vida. Los testigos informaron después que Ashraf Mohamed Shaheen se refirió en concreto al precio de los alimentos y lanzó gritos contra el presidente Sisi antes de rociarse con gasolina y prenderse fuego. 

Shaheen corrió varios metros envuelto en llamas hasta caer al suelo. Varias personas intentaron apagar las llamas hasta que una de ellas pudo hacerlo con un extintor. El hombre fue evacuado a un hospital, donde fue internado en estado grave y con quemaduras en el 95% de su cuerpo, según un comunicado oficial. 

El incidente no fue hecho público hasta la tarde del lunes por medios independientes egipcios y parece haber sido ignorado hasta ahora por la prensa progubernamental de El Cairo. 

En las redes sociales, el suceso se comparó de inmediato con el suicidio en 2010 en Túnez de  Mohamed Bouazizi, cuya muerte en protesta por las penurias económicas de los pobres en ese país desencadenó las protestas que terminaron provocando la dimisión del dictador Ben Alí en la primera de las rebeliones de la Primavera Árabe. 

Sólo unos pocos días antes, otro taxista se convirtió en una auténtica sensación popular en un programa de televisión y después en Internet al lanzar un espontáneo y directo ataque al Gobierno por cómo la crisis económica está empobreciendo a las clases populares, mientras “los de arriba” derrochan el dinero en gastos inútiles. 

El hombre que conduce el típico tuk-tuk local (motocarro que sirve de taxi) hizo los comentarios desde su vehículo en un programa que apareció el miércoles en una cadena privada dentro de una sección que recoge comentarios de gente de la calle, los que no suelen aparecer en los informativos diarios. 

Durante tres minutos, el hombre hizo un repaso general a la situación del país en un lenguaje directo y claro que a buen seguro compartieron todos los telespectadores:  “Un país que tiene un Parlamento y un Ejército y servicios de inteligencia, tanto aquí como en el extranjero, y 20 ministerios, ¿cómo puede estar en esta situación? Se lo juro, antes de las elecciones para la presidencia, teníamos azúcar, teníamos arroz y lo estábamos exportando. ¿Qué ha ocurrido? ¿Dónde se ha ido todo eso? Queremos saber”, dijo el hombre cuyo nombre no apareció.

“Vemos la televisión y nos cuentan que Egipto es como Viena. Vamos a la calle y descubrimos que somos los primos de Somalia. Lo juro por Dios, dígame qué ha ocurrido y cuál es la solución. La gente de arriba lo celebra, perdóneme, pero va a celebrar una fiesta, se traen a 38 delegaciones y se gastan en ellas 25 millones de libras (egipcias), y luego los pobres no pueden comprar un kilo de arroz en la calle”.

El conductor se refiere a la conmemoración del 150º aniversario de la fundación del Parlamento egipcio, que se celebró el domingo en la ciudad turística de  Sharm el-Sheikh, en el Sinaí, y a la que asistieron 400 invitados egipcios y extranjeros, además de los 596 diputados. 

“Y luego salen en televisión y dicen que Egipto se está desarrollando, Egipto progresa, viene y va. Y siguen tirando el dinero en proyectos nacionales que son inútiles, y nuestro sistema de educación es un desastre hasta un nivel que no te puedes imaginar”.

“Cómo puede ser, perdóneme, que una persona que no tiene una educación…”. En ese momento, el periodista le corta y le pregunta: “¿En qué se licenció?”. “Soy un licenciado del tuk-tuk. Déjeme acabar. Cómo puede ser, perdóneme, que una persona que no tiene una educación, que tiene hambre, que tiene mala salud, y que le den proyectos nacionales como estos (refiriéndose a las grandes inversiones que suele anunciar el Gobierno). Me van a volver loco. Estas son las tres cosas que necesita el país para desarrollarse: educación, sanidad y agricultura”. 

El conductor no para y pasa a referirse a algo que ha hecho mucho daño al orgullo nacional egipcio, la ayuda que el Gobierno ha implorado en los países del Golfo Pérsico. Tras el golpe de Estado con el que el general Sisi derrocó el Gobierno de los Hermanos Musulmanes, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos concedieron a El Cairo préstamos y ayudas por valor de miles de millones de dólares. Sin embargo, en los últimos meses, las relaciones entre Egipto y Arabia Saudí se han deteriorado y el grifo de los fondos se ha secado. 

El vídeo del taxista del tuk tuk tenía al día siguiente más de cuatro millones de visitas en la página de la cadena de televisión en YouTube. Sus responsables lo retiraron después sin dar explicaciones y reclamaron a YouTube que eliminara las copias que habían aparecido en otras cuentas. También lo borraron de su página de Facebook.

Publicado en Egipto | Etiquetado | Deja un comentario

¡Que vienen los rusos! (una historia de hackers y candidatos)

que vienen los rusos

El último campo de batalla entre EEUU y Rusia es el ciberespacio y el escenario, las elecciones presidenciales norteamericanas. Lo primero no es sorprendente. Lo segundo no estaba en el manual de las relaciones, ya completamente rotas, entre ambos países. ¿Puede Rusia condicionar el resultado de las elecciones de noviembre? ¿Está en condiciones de hacer algo que, a partir de cierto punto, está incluso fuera del alcance de la Casa Blanca?

Las filtraciones hechas públicas por Wikileaks han sacado a la luz las comunicaciones internas de la dirección del Partido Demócrata y los emails de John Podesta, jefe de la campaña de Hillary Clinton. Si sus autores pretendían propinar un golpe decisivo a la campaña de Clinton, no lo han conseguido, pero es obvio que han servido para cuestionar la reputación de la candidata y su mensaje sobre ciertos temas. Como mínimo, ella ha quedado en evidencia al conocerse fragmentos de los discursos que dio, contratada por bancos como Goldman Sachs, y que ella se había negado a hacer públicos.

Parece claro que Putin desea una victoria de Trump sobre Clinton. Al igual que no es extraño que otros países europeos o de Oriente Medio tengan sus propias preferencias, en este caso, de Clinton sobre Trump. Por más que Trump haya hecho las acostumbradas promesas de amistad eterna con Israel en un candidato republicano, el Gobierno de Netanyahu puede estar más seguro con Clinton. Alemania pensará lo mismo después de escuchar a Trump decir que los aliados de EEUU en la OTAN deberían destinar más fondos a su presupuesto de defensa. Wolfgang Schäuble nunca ha estado muy interesado en aumentarlos.

Desear algo no es lo mismo que presionar para que ese hecho se produzca y, aún más, tener éxito en esa misión. En relación a Putin, es más relevante saber lo que está haciendo en Siria con vistas a una posible llegada de Clinton a la Casa Blanca. En su etapa de secretaria de Estado, se mostró favorable a aumentar la ayuda militar a los insurgentes sirios para que derrocaran a Asad, al menos mucho más que Obama. Pero si cuando llegue ella al poder el 20 de enero, Damasco controla todo Alepo y el desenlace de la guerra está decidido, en ese caso sus opciones se reducen. La ofensiva del Gobierno sirio con el apoyo de la Fuerza Aérea rusa sobre Alepo busca precisamente eso. No ya ganar la guerra, sino además impedir una futura respuesta norteamericana.

Washington ha acusado a Moscú de ser el responsable del hackeo sufrido por el Partido Demócrata. Afirmó que el ataque pretendía “interferir en el proceso electoral de EEUU”. Como es habitual en los asuntos de espionaje, a día de hoy no ha presentado pruebas irrefutables al respecto. Según NBC News, la CIA prepara un ciberataque de respuesta contra Rusia, y específicamente contra Putin, lo que resulta extraño, ya que este tipo de operaciones no se suelen difundir ni filtrar a los medios.

El vicepresidente Biden casi ha confirmado esa información, pero sin concretar nada. Puede ser una amenaza real, una operación de guerra psicológica o un intento de aparentar ante los medios que los rusos se llevarán su merecido.

Es sabido que Wikileaks cuenta con un sistema preparado para no conocer el origen del material que le llega. También es cierto que la cuenta de Wikileaks en Twitter no ha distribuido esa información como si fuera una filtración más. Está bastante claro que Julian Assange está haciendo todo lo posible para que Clinton no sea elegida. La animadversión personal entre ambos no es una noticia que pueda sorprender a nadie. Wikileaks distribuyó 250.000 telegramas diplomáticos del Departamento de Estado, cuando Clinton dirigía la diplomacia norteamericana y le obligó a un intenso ejercicio de control de daños. Assange acusa desde entonces a EEUU de intentar detenerle y encarcelarle, y de ser en última instancia responsable de que lleve varios años recluido en la embajada ecuatoriana en Londres por una acusación de violación y abusos sexuales en Suecia.

Quizá Assange piense que tendría más fácil algún tipo de indulto con Trump como presidente (lo que es dudoso). Quizá el hackeo de los demócratas haya sido realizado por los servicios de inteligencia rusos y hayan conseguido entregar la información a Wikileaks sin dejar rastro. Imposible saberlo ahora mismo.

Varios medios norteamericanos acusan a Assange de haberse convertido en una herramienta de los servicios de inteligencia rusos. El NYT dedicó un largo reportaje a esa conexión. Empezaba reconociendo que no hay pruebas de “una relación directa” entre Wikileaks y Moscú, pero que Rusia se había visto beneficiada “a menudo” por las revelaciones hechas públicas por la organización dirigida por Assange, mientras que Occidente se ha visto perjudicada.

Habría que añadir ahí que entre los grupos favorecidos por Wikileaks ha estado The New York Times, que colaboró con Wikileaks en la difusión de material secreto o confidencial en el pasado. Ya sin ninguna relación con Assange, el NYT también ha publicado artículos sobre los emails del Partido Demócrata y de la campaña de Clinton sin preocuparle demasiado esa ‘conexión’ rusa.

Es una paradoja que no es la primera vez que sucede. Algunos medios atacan a Wikileaks, pero no tienen inconveniente en utilizar el material que difunde cuando cuenta con interés informativo, lo que ocurre con frecuencia. Y como decían en este debate en CNN, es muy interesante leer sobre las deliberaciones internas de una campaña cuando aún no ha terminado.

La campaña de Clinton sostiene que los medios no deberían publicar los emails conseguidos por el hackeo de la cuenta de Podesta al tratarse de material obtenido de forma ilegal. Glenn Greenwald explica en detalle por qué es legítimo informar de su contenido para un medio de comunicación. Hay que considerar antes si esos datos son auténticos y después si es de interés público informar sobre ellos. Si es así en ambos casos (en el caso de los emails de Podesta parece claro que se cumplen las dos condiciones), el periodista no sólo tiene el derecho de utilizarlos, sino incluso la obligación.

Cita también lo que dijo unos días atrás el periodista del NYT que dio la exclusiva sobre la declaración de la renta de Trump en 1995. David Brastow comentó que le daba igual cuál fuera la intencionalidad de la fuente que le pasó el documento de forma anónima. El papel daba pistas sobre lo poco o nada que ha podido pagar en impuestos directos Trump desde entonces. Es una información de interés para el votante sobre un asunto que el candidato se ha negado a informar, a pesar de que es tradición hacerlo en las campañas presidenciales de EEUU.

Pero si la intencionalidad de la fuente nos lleva a Rusia, parece que estas ideas saltan por la ventana y dejan paso a las viejas sospechas sobre el enemigo exterior y sus cómplices internos en un remedo maccarthysta del peligro rojo del pasado. Algunas de las imputaciones son además difíciles de creer. El congresista demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara, expresó en público su temor de que los hackers rusos puedan borrar o manipular los listados de votantes provocando confusión y retrasos el día de votación. Su opinión aparece reflejada en este artículo del NYT, cuyo autor se ve obligado a apuntar entre paréntesis que las máquinas de votación en EEUU no están conectadas en Internet, lo que hace imposible que sean hackeadas desde fuera.

Uno pensaría que un congresista norteamericano sabe cómo funciona el sistema electoral de su país, pero en la situación actual se diría que eso es pedir demasiado.

Hace unos días, el principal portavoz de la campaña de Clinton se lanzó en una serie de tuits a atacar a Wikileaks (“brazo de propaganda del Gobierno ruso”) y los medios de comunicación (“los medios deben de dejar de tratar a Wikileaks como si fuera FOIA (por la ley que permite a los ciudadanos tener acceso a documentos de la Administración). Assange está colaborando con el Gobierno ruso para ayudar a Trump”.

Se puede entender que John Podesta esté enfurecido por la filtración de sus mensajes y se dedique a burlarse de Assange en Twitter, pero el portavoz debería saber que no es muy inteligente pretender dar órdenes a los medios por creer que perjudican a su campaña. Es lo que también ha intentado Trump sin mucho éxito.

Esta loca y delirante campaña electoral ha parecido por momentos una versión política de la comedia ‘¡Que vienen los rusos!’. La confrontación entre EEUU y Rusia es muy real en varios frentes estratégicos y especialmente importante en relación a la guerra de Siria. Pero en términos de interferencia en procesos electorales ajenos, es imposible superar la reputación de EEUU en ese campo. La lista de elecciones en Europa, Latinoamérica, África o Asia en la que Washington ha intervenido desde 1945 para favorecer a un partido político o perjudicar a otro es demasiado larga como para detenerse ahora en ella. Que ahora algunos crean que un país de menor desarrollo tecnológico y militar que EEUU como Rusia pueda influir en la campaña norteamericana es una especie de muerte de la ironía.

James Banford recuerda el caso reciente, conocido gracias a Edward Snowden, del espionaje a la campaña del actual presidente mexicano Peña Nieto. Hay algunas cosas más interesantes en el artículo de este experto en la NSA, sobre la que ha escrito varios libros, como que el país con el mayor poder para emprender una ciberguerra es indudablemente EEUU. La NSA ha sumado sus activos para la ciberguerra con los de las Fuerzas Armadas para crear un gran centro, ahora en construcción, que tendrá 14 edificios y un presupuesto de 3.200 millones de dólares. Snowden le contó que las capacidades de la NSA no son simplemente de vigilancia, sino sobre todo de ataque, como ha demostrado en más de una ocasión.

 

Publicado en EEUU, Elecciones EEUU, Rusia, Wikileaks | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Putin, estrella invitada en Los Simpson

Los Simpson tienen otra vez una escena dedicada a la campaña electoral norteamericana. El cariz que ha tomado el debate público en EEUU por la simpatía de Trump hacia Putin permite que el presidente ruso tenga un papel estelar.

Hay que tener en cuenta que Homer tuvo que abandonar a Trump y convertirse en demócrata por razones de peso.

Publicado en Elecciones EEUU, Humor | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

La aportación de H.R. Giger a ‘Alien’ no se limitó al diseño de la criatura.

–Qué bestialidad el rodaje de ‘Mad Max Fury Road’.
–Hay muchas diferencias entre ‘Tiburón’, la película, y ‘Tiburón’, el libro.
Tacos, juramentos y obscenidades en el cine.
–Cosas que no sabías de ‘Bitelchús’.
–Un análisis de los empleos de Homer Simpson.
–El coche automático no parece tan buena idea después de leer esto.
Tramadol, un calmante que los ciclistas quieren que se prohíba.
–Hay muchos candidatos al título de peor año de la historia.
Diciembre de 1969, el mes que mató a los años 60.
–La guerra de los seres humanos contra las ratas.
–Alguien tiene que limpiar la sangre de la escena de un crimen.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Por qué no ha sido elegida una mujer secretaria general de la ONU?

guterres

En el proceso final para la elección del nuevo secretario general de la ONU, había diez candidatos, de los que cinco eran mujeres. Antes de examinar sus posibilidades, era justo comprobar sus credenciales políticas. Entre las mujeres, las había con experiencia en instituciones internacionales: Irina Bokova, directora general de la Unesco; Kristalina Georgieva, dos veces comisaria europea; Susana Malcorra, exsubsecretaria general de la ONU; y Helen Clark, administradora de UNDP, una agencia de la ONU, con rango de subsecretaria general.

Algunas contaban también con credenciales políticas relevantes en sus países. Clark fue ocho años primera ministra de Nueva Zelanda. Malcorra es la actual ministra argentina de Exteriores. Bokova fue ministra de Exteriores de Bulgaria, y Natalia Gherman de Moldavia.

El elegido fue António Guterres, primer ministro de Portugal entre 1995 y 2001. El hecho de que Guterres fuera alto comisario de ACNUR durante una década hace pensar que puede ser una elección acertada para el puesto.

El secretario general es elegido por el Consejo de Seguridad de la ONU y debe ser ratificado después por la Asamblea General. El primer paso es el importante. Si alguno de los cinco miembros permanentes del Consejo lo veta, ahí se acaba todo.

Y ahora la respuesta a la pregunta del titular en forma de una hoja donde la corresponsal del NYT en la ONU, Somini Sengupta, identifica tres puestos clave en los 15 países que forman parte ahora del Consejo: jefe de Estado o Gobierno, ministro de Exteriores y embajador en la ONU. En total, 45 personas.

Cada punto es una mujer. Los demás son hombres. Sólo hay tres mujeres. La primera ministra del Reino Unido, la ministra venezolana de Exteriores y la embajadora norteamericana en la ONU.

Gracias, Sengupta, por responder a la pregunta del titular.

Publicado en ONU | Etiquetado , | Deja un comentario

Ya sabemos qué dirá Trump si pierde las elecciones

Trump declara la guerra a sus compañeros de partido

Si enfureces a Donald Trump, pagarás las consecuencias. Esta es una lección que aprendieron los demás candidatos en las primarias republicanas y que terminó condicionando sus campañas. El miedo no es un buen asesor si quieres ganar unas elecciones presidenciales. Ahora ha probado la medicina Paul Ryan después de tirar la toalla en relación a Trump y desentenderse del enfrentamiento con Clinton.

Ya el lunes Trump le dio una respuesta rápida, pero eso no fue nada comparado con lo del martes. Así se ha referido al presidente de la Cámara de Representantes y quizá el político de más peso entre los republicanos:

Por resumir el mensaje:

1- Ryan y otros no están ayudando nada en la campaña contra Clinton.

2- Ryan es débil y desleal.

3- Los “republicanos desleales” son unos perdedores que no saben ganar.

4- Hasta los demócratas son más leales que los republicanos.

5- Esos republicanos han sido una rémora en la campaña, pero ahora ya se ha liberado de “las cadenas”.

En resumidas cuentas, son unos traidores que no han ayudado en la campaña y que con su deslealtad han colaborado con el enemigo. Excepto insultar a sus familias (ya lo hizo con Ted Cruz en las primarias, así que no hay que descartar que se anime en esa línea), no se puede decir nada peor de un dirigente republicano durante una campaña. Es algo sin precedentes, ni siquiera en candidatos que presumieron en el pasado de que llegarían a la Casa Blanca para cambiar la forma tradicional de hacer política en Washington.

Con este tipo de mensajes, Trump además empieza a construir el relato con el que podrá justificar su derrota si se produce. Ya damos por hecho que apelará a todo tipo de conspiraciones y fraudes electorales, tenga o no pruebas (eso con él siempre es un detalle secundario). Es seguro que denunciará que una parte importante de la culpa la tendrán los políticos republicanos que le dejaron tirado por una simple “charla de vestuario”, como la llama.

Los republicanos terminarán descubriendo que Trump les ha llevado a la ruina en las urnas, y que muchos de sus votantes les culparán a ellos de la catástrofe. Un día más, el símil del monstruo de Frankenstein que se rebela contra su creador viene como anillo al dedo.

No va a ser todo atacar a los compañeros del partido. Algo hay que dejar para el rival. Este es el anuncio que ha movido Trump contra Clinton. Tose mucho y está muy mayor. Hay que elegir a alguien con más testosterona para enfrentarse a los enemigos de EEUU. Y no tiene problemas en utilizar imágenes de un vídeo de propaganda de ISIS que muestra el asesinato de cristianos coptos egipcios que fueron secuestrados en Libia en 2015. Todo sea por la campaña.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los republicanos asumen que es el principio del fin para Trump

trump-segundo-debate

La lista de enemigos de Donald Trump incluye a Hillary Clinton, los demócratas, las mujeres, los medios de comunicación, los latinos –sobre todo si son de origen mexicano–, los chinos –pero no Putin–, los negros, los sindicatos… y desde hoy el Partido Republicano.

Paul Ryan es el político republicano con un puesto más importante por ser presidente de la Cámara de Representantes. Su relación con la campaña de Trump ha sido uno de los elementos de la intrahistoria republicana más analizados desde el verano. Después de pensárselo mucho, Ryan decidió apoyar en público a Trump, lo que a su vez facilitó que otros muchos congresistas republicanos hicieran lo mismo, no todos con entusiasmo.

Se especulaba con que Ryan y el establishment del partido decidieran marcar distancias con él y centraran sus esfuerzos en mantener la mayoría de ambas cámaras legislativas. Era una especulación con no demasiado futuro, porque buena parte de su base de votantes no se lo habría perdonado. Trump era su candidato, el que había ganado las primarias y enfrente tenía a la odiada Hillary Clinton. Como el rehén de un secuestro, los políticos republicanos estaban obligados a pagar el rescate y hacer lo posible por que Trump fuera elegido.

Hasta este lunes en que Ryan ha optado por hacer lo que en su momento descartó por inviable. En una conferencia telefónica con otros congresistas, ha comunicado que “no defenderá” en público a Trump y que se centrará en conseguir que el partido mantenga la mayoría en ambas cámaras. No dijo que vaya a retirar su apoyo al candidato republicano, porque eso ya sería demasiado. Y recomendó a sus compañeros que se centren en sus respectivas campañas y que cada uno decida qué actitud adopta ante Trump.

Fue una especie de ‘sálvese quien pueda’ y la confirmación de que el liderazgo republicano teme que Trump le arrastre en su caída. En lo que se refiere a la Cámara de Representantes, eso era imposible en verano (el Senado está mucho más igualado). Hasta ese punto ha llegado el pánico entre los dirigentes del partido.

Ryan hizo este anuncio el lunes, al día siguiente del segundo debate entre Trump y Clinton. Este duelo fue más igualado que el anterior, pero quedó condicionado por la agresividad extrema de Trump, dispuesto a escarbar hasta el fondo del armario de los viejos escándalos sexuales de Bill Clinton para atacar a su esposa. Precisamente, lo que evitó hacer en el primer debate. Unos días después de la difusión de la cinta en la que explicaba cómo metía mano a las mujeres, a Trump ya sólo le queda intentar que el barro alcance a todo el mundo.

“Nadie respeta a las mujeres más que yo”, dijo Trump. Las encuestas ya han empezado a decirle que el electorado tiene una opinión diferente.

El impacto de la conversación con Billy Bush en el autobús no se puede conocer de forma inmediata y se corre el riesgo de sobrevalorar su efecto en los estudios que se conozcan esta semana. Nate Silver da el ejemplo de un crash bursátil, cuando la Bolsa se hunde, el miedo posterior incrementa esa caída y luego se necesitan varios días para que la situación se estabilice y se pueda apreciar el coste real de esos movimientos.

Con las encuestas, pasa algo similar. Las primeras pueden revelar un impacto mayor que el real. Nuevas noticias (¿nuevas cintas?) podrían tapar los efectos de las anteriores. Lo malo para Trump es que la reacción de Ryan y otros dirigentes de su partido confirma que el escándalo dejará una huella que ya no se podrá limpiar. Y antes de la cinta y del segundo debate, Trump ya estaba varios puntos por detrás en la media nacional de encuestas y perdiendo terreno en estados importantes en los que en el último mes se había puesto a la par de Clinton o en algunos sitios por delante.

Lo conocido este lunes arroja un panorama tétrico para Trump. La encuesta de NBC y WSJ pone a Clinton 11 puntos por delante (46%-35%). Está hecha el sábado y el domingo, antes del debate y después de que se conociera la charla del autobús. El sondeo de Rasmussen, que suele arrojar cifras favorables para los candidatos republicanos, no es mucho mejor: 45%-38% para Clinton.

Algunos republicanos han recordado a Ryan que su decisión del lunes es como admitir que Trump ya ha perdido y que sólo queda intentar que el hundimiento se limite a la elección presidencial. No les falta razón. En el conservador Weekly Standard, se comenta que el gran derrotado del segundo debate es el Partido Republicano. El argumento, francamente desesperado, es que Trump no estuvo tan mal como para mantener viva la posibilidad de que se retire y deje el campo libre a Mike Pence, algo que por lo demás el insufrible ego del millonario nunca permitiría.

Sí, quedan 29 días en el barro, y cada vez que alguien diga que no se puede caer más bajo en esta delirante campaña electoral corre el peligro de que la realidad le desmienta en cuestión de horas. La única alternativa viable que tienen los republicanos es que Trump muera antes del 8 de noviembre. De muerte natural, claro. Que quede claro que no estoy haciendo ninguna sugerencia.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los saudíes cometen otro crimen de guerra en Yemen

El ataque aéreo del sábado en la capital de Yemen ha tenido las características comunes a otros bombardeos similares en la campaña de bombardeos que se prolonga desde hace más de un año. Primero, un misil destruye el objetivo y provoca un alto número de víctimas. Minutos después, cuando los equipos de emergencia intentan sacar de allí a los heridos, otro misil impacta en el mismo lugar.

Este sábado, se estaba celebrando en un local de grandes dimensiones el funeral por la muerte de una persona que resultaba ser el padre de uno de los principales aliados de las milicias huzíes, que combaten contra los saudíes y sus aliados yemeníes. Centenares de personas asistían al acto para presentar sus condolencias a la familia del muerto.

En estas imágenes se puede comprobar el segundo ataque. Del edificio, ya sale un gran columna de humo a causa del primer misil.

Si como dicen algunas fuentes, hubo tres misiles, y los dos primeros fueron casi simultáneos, es posible que este sea el tercer ataque. Está claro que la intención era que no saliera nadie vivo del edificio. El número de muertos es de 140 y los heridos son más de 500. Es difícil saber con exactitud las cifras, porque muchos de los cadáveres estaban carbonizados o mutilados. “El lugar se ha convertido en un lago de sangre”, ha dicho una de las personas que intentaron ayudar a los heridos.

El fallecido por el que se celebraba el acto era el padre de Galal al-Rawishan, ministro de Interior en el Gobierno apoyado por las milicias huzíes y el expresidente Saleh. También había formado parte del Gobierno del anterior presidente, ahora apoyado por los saudíes, por lo que era una persona muy conocida en la capital. Es posible que hubiera otros dirigentes huzíes asistiendo al funeral.

Un portavoz militar saudí ha negado que el ataque procediera de su aviación, una respuesta habitual en los bombardeos que producen un alto número de víctimas. Ha dicho que la explosión pudo deberse a “otras causas”. Es indudable que se trata de un ataque aéreo, no de la explosión de una bomba colocada en el interior del edificio. Los aviones saudíes y de los Emiratos son los únicos que están en condiciones de realizar ese tipo de ataques en Yemen.

La campaña de bombardeos saudíes no sería posible sin la ayuda militar y logística de EEUU y Reino Unido. Desde el primer día, facilitó información de inteligencia sobre los objetivos que atacar. Y ha suministrado el equipamiento militar que los saudíes necesitan reemplazar.

Mientras en el Consejo de Seguridad de la ONU, EEUU promueve iniciativas para poner fin a los ataques aéreos sobre la ciudad siria de Alepo (este sábado, apoyó una resolución presentada por Francia y España que fue vetada por Rusia), lo único que ha hecho en relación a Yemen es difundir comunicados en los que se muestra “preocupada” por el número de bajas civiles. Mientras tanto, la guerra y el bloqueo naval realizado por las fuerzas saudíes han agravado la situación económica del país más pobre de Oriente Medio, algunas de cuyas zonas se encuentran al borde de la hambruna.

Según Unicef, tres millones de personas no cuentan con comida suficiente para alimentarse, y 1,5 millones de niños sufren de malnutrición, de los que 370.000 son casos graves de malnutrición.


Yemen: Britain’s Unseen War. Un documental de Channel 4 emitido en septiembre.

EEUU sostiene la campaña bélica saudí en Yemen. Guerra Eterna, 18 agosto.

Publicado en Arabia Saudi, EEUU, Yemen | Etiquetado , , | Deja un comentario