Sanders rompe un tabú sobre Israel en la política norteamericana

El último debate entre Clinton y Sanders en Nueva York ha arrojado un momento inusual en la política norteamericana. Dos candidatos a la presidencia de uno de los dos partidos presentan una visión completamente diferente sobre la responsabilidad de los gobiernos israelíes en su guerra permanente contra los palestinos. Y también sobre la conducta de EEUU. No fue una sucesión de frases hechas y compromisos oídos mil veces antes, sino una auténtica, aunque breve, discusión.

Sanders tuvo el valor de reafirmarse en la opinión expresada unos días antes. El senador de Vermont había destacado la desproporción de la respuesta israelí en Gaza a los ataques con cohetes a partir de la cifra de civiles palestinos muertos o heridos. Le preguntó por ello el moderador y no se echó atrás ni alegó que le habían malinterpretado antes. “Si me pregunta si fue un ataque desproporcionado, como se lo preguntaron muchas personas en todo el mundo, le diré que lo fue”.

Al ser un debate en Nueva York, un sitio donde la gente no tiene complejos a la hora de expresar sus opiniones en público y donde había partidarios de ambos candidatos, hay que anotar la respuesta en ese y otros momentos en los que Sanders se atrevió a criticar la posición, digamos, oficial de los políticos norteamericanos en relación a Israel. Fue ovacionado por una parte importante del público.

Sanders también sacó a relucir la situación dramática de los habitantes de Gaza, por el alto índice de paro, por la situación terrible en que se encuentra su sistema sanitario y escolar, ejemplos de una empatía que no suele mostrar ningún político de su país en una discusión en la que estén presentes los intereses de Israel.

Esa era la prioridad de Hillary Clinton, defender en todo momento la posición israelí. Cuando le hicieron la misma pregunta que a Sanders, ignoró la referencia que hizo su rival sobre las víctimas civiles y excusó cualquier respuesta de los gobiernos de ese país. Y en esa misma respuesta, afirmó que si Yaser Arafat hubiera aceptado la oferta que le hizo Israel en el año 2000, habría un Estado palestino desde hace 15 años.

Sin entrar ahora en si Clinton tiene razón o no en esa declaración cuando menos discutible, está claro que pretendía culpar a los palestinos de lo ocurrido desde entonces. Sanders le dijo que no había respondido a la pregunta sobre el ataque “desproporcionado” a Gaza. Clinton volvió a insistir en la responsabilidad de los palestinos y acusó a Hamás de la situación actual al haber convertido a Gaza en un “refugio para terroristas”.

Sanders dijo después que no habrá paz en Oriente Medio “hasta que EEUU no juegue su papel de forma imparcial”, lo que da a entender que hasta ahora no lo ha hecho: “Si queremos que haya paz allí, tendremos que tratar al pueblo palestino con respeto y dignidad”. Eso era una crítica directa a Clinton por su etapa de secretaria de Estado.

Luego consiguió meter a su rival en una situación apurada: “Llega un momento en que si nuestro objetivo es la justicia y la paz, vamos a tener que decir que Netanyahu no tiene la razón siempre”, en relación a la incapacidad norteamericana de pedir cuentas al político que ha dominado la política de su país en la última década. Ahí hubo otra ovación, porque Netanyahu, que hizo todo lo posible por boicotear las negociaciones de la Administración de Obama con Irán, no debe de ser muy popular entre la base del Partido Demócrata. Clinton sonrió –bien por los nervios o porque se lo veía venir– y se dedicó a excusar las decisiones de Netanyahu sin atreverse a citarlo por su nombre o elogiarlo directamente.

Varios periodistas de medios importantes elogiaron a Sanders por sus referencias a Israel por su capacidad para romper un tabú en la política norteamericana. Alguien como él, de origen judío pero no practicante, que vivió de joven en Israel, que tiene familiares allí, es capaz de criticar a un Gobierno israelí por la conducta de sus Fuerzas Armadas y sentir compasión por la situación en que viven los palestinos.

La discusión tendrá probablemente una influencia escasa en el resultado de las primarias demócratas de Nueva York. Las posiciones de ambos candidatos están ya muy definidas en una contienda que se prolonga desde hace tiempo. Pero este debate ha ofrecido una estampa nada frecuente en unas elecciones norteamericanas. Ver un debate televisado en el que un candidato defiende que los palestinos son seres humanos que sufren y que tienen derechos, y que la discusión sobre el conflicto israelí-palestino no empieza y acaba en la defensa de los intereses de los gobiernos israelíes con independencia de cuál sea su política.

Publicado en EEUU, Elecciones EEUU, Israel | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un día más en la penosa historia de este país

Fue un día más en la España sin Gobierno, con un rey que, según un titular, había tomado la iniciativa para convocar una ronda de consultas en la que los partidos le dirán lo que ya sabemos todos, y los políticos continuaron con su función habitual de contarnos lo que ya nos habían dejado claro antes de forma cristalina en innumerables ocasiones. Y además de eso, en un miércoles normal y corriente…

Continúa en Zona Crítica.

Publicado en España | Etiquetado , | Deja un comentario

Egipto paga con dos islas a Arabia Saudí una factura inmensa

islas egipto

Todas las dictaduras militares intentan asentar su legitimidad sobre el nacionalismo. Los enemigos no lo son del régimen, sino de la nación. En épocas de emergencia, sólo el Ejército puede desempeñar el papel de guardián de los intereses nacionales. Por eso, ha supuesto una gran sorpresa que el Gobierno egipcio decidiera hace unos días ceder (o devolver, según se mire) la soberanía de dos islas de gran valor estratégico a Arabia Saudí. El anuncio se hizo durante la visita de cinco días del rey saudí Salman a El Cairo.

Se trata de las islas de Tirán y Sanafir, situadas en el estrecho de Tirán entre el golfo de Aqaba y el mar Rojo. Las islas están deshabitadas y puede que ahora sólo sean conocidas por los amantes del buceo, ya que las aguas forman parte del parque nacional de Ras Mohamed. Tirán se puede ver desde Sharm El-Sheikh.

En décadas anteriores tuvieron un papel relevante en la confrontación entre Israel y Egipto. Antes de la creación del Estado de Israel, las islas eran posesión de Arabia Saudí, que decidió ceder su administración a El Cairo en 1950 ante su incapacidad de defenderlas. En las guerra de 1956 y antes de 1967, Egipto bloqueó desde ellas el paso de buques israelíes negándoles el acceso al mar Rojo, lo que los israelíes consideraban un casus belli. Después, cumplieron su promesa y gracias a su victoria en la guerra del 67 terminaron ocupándolas.

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 16.04.55

Con la firma del tratado de paz de 1979, Tirán y Sanafir volvieron a pasar a control egipcio. Ahora el Gobierno israelí está informado del cambio. Es probable que no ponga objeciones porque los saudíes han prometido respetar el tratado de 1979 en lo que dispone sobre las islas, aunque en los 80 presentaron algunas objeciones cuando Riad hizo la primera petición de recuperar el control.

Según el Gobierno, las negociaciones entre ambos países llevaban en marcha desde hace seis años, lo que ha sido toda una noticia para los egipcios que no sabían nada de esos contactos. Muchos lo han visto como una entrega de soberanía, una forma de pagar con tierra la inmensa ayuda económica, que se mide en miles de millones de dólares, que la monarquía saudí ha entregado al Gobierno de Sisi desde el golpe de Estado.

Para contrarrestar las críticas desplegadas por Internet incluso por partidarios del régimen, el Gobierno ha hecho pública una lista de los antecedentes históricos y las negociaciones anteriores. Ya hubo la semana pasada una pequeña manifestación en El Cairo contra la devolución (que deberá ser ratificada por el Parlamento), que acabó con once detenidos y está convocada otra para el próximo viernes.

El Gobierno es consciente de que el egipcio es un pueblo muy nacionalista. Por eso, para justificar el golpe denunció que el Gobierno islamista de Morsi estaba permitiendo la infiltración de miembros palestinos de Hamás en territorio nacional y ordenó a los medios afines (a partir del golpe, todos) que atacaran a Washington supuestamente por ser el gran aliado exterior de los Hermanos Musulmanes. Ambas teorías tenían muy poca base o ninguna, pero siempre es más fácil vender el derrocamiento de un Gobierno elegido en las urnas apelando al enemigo exterior.

Está previsto que este miércoles Sisi se reúna con representantes de la “sociedad civil”, elegidos por el Gobierno. De entrada, tendrá que explicar cómo encaja la cesión de soberanía con el artículo de la Constitución egipcia que prohíbe al Gobierno ceder partes del territorio del país.

En muchos comentarios airados, lo que se ha destacado no es tanto la cuestión de la soberanía, siempre discutible, sino la forma en que el Gobierno ha llevado todo el asunto. La falta de transparencia es considerada un insulto. Cuando el diario gubernamental Al Ahram contó que se había informado antes al Gobierno israelí que a la opinión pública, la furia no hizo más que aumentar. Miembros de la élite que hasta ahora se habían dedicado con pasión a alabar a Sisi se atrevieron a criticar al Gobierno, algo que ya no se ve mucho en Egipto.

Lo que no puede Sisi es ocultar que la situación económica de Egipto no le permitía otra cosa que aceptar la reclamación saudí. Sin el dinero del Golfo, la estabilidad económica de su régimen es un objetivo muy difícil de alcanzar. Al llegar al poder, se presentó ante los gobiernos del Golfo Pérsico como el gran enemigo de los Hermanos Musulmanes y luego pasó la factura. Pero cuando la monarquía saudí quiso que pagara los intereses en forma de tropas, El Cairo perdió interés. Riad quería que Egipto enviara soldados para su invasión de Yemen. Pueden destruir ese país desde el aire en su guerra contra las milicias huzíes, pero sus soldados no lo bastante buenos para una guerra asimétrica contra los aguerridos yemeníes. Sisi dijo no, gracias.

Por eso, y a pesar de los anuncios de grandes inversiones comprometidas durante la visita del rey Salmán, la ayuda económica ha dejado de ser subvenciones a fondo perdido para pasar a ser proyectos conjuntos de inversión de futuro dudoso en el caso de que dependan también de una aportación egipcia.

Las promesas multimillonarias de 2015 quedan ya un poco más lejos (recordemos esa conferencia internacional en favor de Sisi en la que había un representante español en la foto, el ministro José Manuel Soria) . Los saudíes han adoptado una agresiva política exterior que obliga a los estados satélite a aplicar las órdenes recibidas. Egipto debería haberse colocado como otro Gobierno dispuesto a colaborar de forma activa en el derrocamiento de Asad, pero Sisi también necesita la ayuda militar rusa y eso le obliga a mantener una complicada equidistancia en relación a la guerra siria.

Al final, Sisi sólo podía pagar con dos islas. Ya ha perdido un pedazo importante de esa legitimidad nacionalista con la que edificó el culto a su personalidad.

Publicado en Arabia Saudi, Egipto | Etiquetado , | Deja un comentario

Otra gran actuación de Dennis Skinner en la Cámara de los Comunes

Dennis Skinner –diputado laborista desde 1970 nada menos y que trabajó como minero durante 20 años– es uno de los parlamentarios británicos de lengua más afilada, lo que quiere decir que practica el insulto político con una interesante mezcla de originalidad y persistencia. En la sesión del lunes en la que David Cameron habló del dinero que ganó gracias a los negocios de su padre en paraísos fiscales, Skinner le llamó “Dodgy Dave” (dodgy significa deshonesto, inmoral).

El presidente de la Cámara le ordenó que retirara la palabra. En los Comunes ni siquiera se permite acusar a otro parlamentario de mentir, con lo que los diputados utilizan todo tipo de subterfugios verbales para atacar al rival sin traspasar los límites. Skinner no es de los que se cortan y, como tantas otras veces, fue expulsado de la Cámara. Como si eso le importara mucho.

Las mejores actuaciones de Skinner, orgulloso republicano, tienen lugar justo antes del discurso anual de la reina, donde se dedica a burlarse del Blackrod, el cargo ceremonial que llega a la Camara para anunciar la llegada de la monarca. Aquí hay una selección de esos momentos.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , , | Deja un comentario

Una portada falsa para el presidente Trump

The Boston Globe ha sacado una portada de ficción imaginando el 9 de abril de 2017 con Donald Trump como presidente de EEUU. Más que una portada, es un artículo de opinión, de hecho, es responsabilidad de esa sección en cuyas páginas salió este domingo. Todos los horrores previsibles están ahí: el inicio de la deportación de inmigrantes sin papeles, una guerra comercial que provoca el hundimiento de la Bolsa, los soldados norteamericanos se niegan a matar a familiares de miembros del ISIS, una nueva ley antilibelo contra la “basura” de la prensa…

Un aperitivo de lo que podría ocurrir, aunque es cierto que las posibilidades de que eso ocurra –la victoria de Trump– en las elecciones de noviembre– son muy escasas. Casi inexistentes. De momento.

globe trump

En el editorial, dirigido al Partido Republicano para que elijan a otro candidato, se dice:

“La mezcla tóxica de intimidaciones violentas, hostilidad a las críticas y utilizar a las minorías como cabezas de turco demuestra que un movimiento político está haciéndose fuerte en América. Si Trump fuera un político que dirige una campaña como esta en un país extranjero, probablemente el Departamento de Estado lo habría condenado. Es mejor perder con la defensa de unos principios (lo dice en relación a los dirigentes republicanos) que aceptar un peligroso acuerdo con un demagogo”.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cómo se hace un anuncio televisivo en una campaña de EEUU

Un político se presenta a las elecciones presidenciales de EEUU. Podemos estar seguros de una cosa: varios de sus anuncios televisivos serán exactamente como este, o muy parecidos. El candidato sonriente, fotos antiguas de él o de su familia, paisajes (sobre todo, campos de trigo), amaneceres, fábricas (“uno de los pocos sitios que quedan donde hacen cosas”), estereotipos de las distintas profesiones (con uniforme se les reconoce mejor), unos pocos representantes de las minorías étnicas pero sin pasarse, jubilados sonrientes, un águila… y la bandera del país.

Está hecho con planos de recurso sacados de un banco de imágenes. Parece mentira que los consultores que se ocupan de estos anuncios facturen tanto dinero. Pero eso es precisamente lo que hacen.

En términos de lenguaje visual, Charlie Brooker nos ofreció algo parecido sobre las piezas de economía que se pueden ver en los informativos de las televisiones británicas y de otros países. Todas iguales.


Volviendo al sistema político norteamericano, tenemos un programa reciente de John Oliver dedicado a la constante recaudación de fondos por los congresistas. Sabemos mucho de la importancia del dinero en las campañas presidenciales, pero es menos conocido que los miembros del Senado y la Cámara de Representantes aspiran en primer lugar a ser reelegidos y eso significa dedicar una parte extraordinaria de su tiempo a hacer llamadas telefónicas y a asistir a desayunos, comidas y cenas con la intención de sacar dinero a sus partidarios. Casi no les quedan horas para aprobar leyes, aunque eso es secundario.

Oliver cuenta que en el último ciclo electoral los candidatos a esos escaños obtuvieron 1.700 millones de dólares, y eso a pesar de que muchos de ellos tienen la victoria asegurada en sus circunscripciones. Algunos no conocen límites como Ileana Ros-Lehtinen, que convirtió la fiesta de su 30º aniversario de boda en otro acto para pedir financiación. La pieza acaba con una entrevista al congresista ya retirado Steve Israel, que celebró 1.600 actos para obtener aportaciones económicas en sus 16 años en el puesto.

Publicado en Elecciones EEUU, Propaganda | Etiquetado , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Nueva York, cuando desaparezcan los seres humanos.

–La complicada relación del cine y las matemáticas.
–Después de los créditos en ‘Interstellar’.
–Esa imagen de un agujero negro que ves es una ilustración.
–Honest Trailers: Star Wars – The Force Awakens.
–65 películas de Charlie Chaplin.
–Un superhéroe muy diferente: Black Panther.
–Cómo funcionaría un ascensor espacial.
–Spike Lee entrevista a Bernie Sanders.
–George Plimpton entrevista a John le Carré en 1997.
–La vergüenza de la Francia de Vichy.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Armas norteamericanas se utilizaron en el ataque saudí a un mercado de Yemen

Un equipo de Human Rights Watch ha estado en el lugar de uno de los peores bombardeos en Yemen desde que se inició hace un año la campaña aérea de ataques saudíes. No fue el primer mercado que fue atacado. Esta vez –fue a mediados de marzo– murieron 97 civiles, incluidos 25 niños. En la zona de las explosiones –hubo dos ataques, y el segundo alcanzó a aquellos que intentaban evacuar a los heridos–, encontraron restos de explosivos y sistemas de guiado fabricados en EEUU. En concreto, de una bomba MK-84 de 900 kilos, y de su sistema de guía vía satélite JDAM. Un equipo británico de la cadena ITV había hallado también restos de ese tipo de bomba, además del sistema de guiado Paveway.

EEUU es el principal suministrador de armas de Arabia Saudí y de los otros países del Golfo. En los últimos meses, ha tenido que enviar nuevos cargamentos de munición para los aviones saudíes para completar las existencias ya utilizadas.

Los saudíes alegaron, después de decir que no sabían nada de ese ataque, que se realizó contra milicianos huzíes, a los que intentan expulsar del poder en Adén. Los portavoces militares saudíes incluso llegaron a decir que era falso que hubiera un mercado.

Es posible que también hubiera combatientes huzíes entre las víctimas. HRW:

“Un testigo que ayudó a sacar los cuerpos dijo que vio los de unos diez combatientes huzíes, a los que ya conocía, entre los muertos. Dijo que los milicianos huzíes comían y dormían habitualmente en un restaurante situado a unos 60 metros de uno de los lugares donde se produjo la explosión. El restaurante no resultó dañado. Dijo que los residentes de la zona estaban en contra de la presencia de los huzíes, pero que no podían hacer nada al respecto. Human Rights Watch no pudo corroborar esta versión con otros testigos. La única presencia militar de los huzíes identificada por el equipo de Human Rights Watch durante la visita fue un control con dos o tres combatientes a unos 250 metros al norte del mercado”.

Matar a un centenar de personas con una bomba de casi una tonelada sólo porque en las cercanías hay un grupo de combatientes supondría un crimen de guerra y debería ser investigado como tal.

Publicado en Yemen | Etiquetado | Deja un comentario

La última victoria de Sanders es una buena noticia para Clinton

clinton

Gran victoria de Bernie Sanders en las primarias de Wisconsin, 57%-43% sobre Hillary Clinton. ¿Cuál es la parte negativa? Según la estimación de CNN, ese triunfo le concedió 48 delegados para la convención, diez más que a su rival. Eso hace que el marcador hasta estas fechas conceda a Clinton 1.280 delegados, frente a los 1.030 del senador de Vermont (sin contar los superdelegados). Una diferencia de 14 puntos en un Estado importante le da sólo un puñado de delegados a su favor. A este ritmo, no llega.

Las siguientes citas relevantes son en Nueva York y Pennsylvania, donde de momento los sondeos dan a Clinton ventajas muy claras.

Sanders ha conseguido inspirar a la base más progresista del Partido Demócrata (y ahí hay que recordar el dato de que Sanders es un senador independiente, no forma parte del grupo de los demócratas en el Senado), y por eso en las encuestas nacionales está muy cerca de Clinton (49,7%-43,8%, según la media de RCP). Pero las primarias se ganan en el recuento de delegados, y ahí Clinton ha aprendido las lecciones de su catastrófica derrota ante Obama en 2008. Una campaña se hace maximizando tus recursos, apostando por los Estados más importantes en los que puedes ser fuerte, gastando sólo el dinero imprescindible en aquellos donde tienes pocas posibilidades, y acariciando la oreja de los sectores más propicios para tu mensaje (minorías, sindicatos, lobbies…).

Las primarias norteamericanas no son una campaña nacional, sino una contienda que se juega paso a paso, Estado a Estado, sumando apoyos, reduciendo el margen de error. A veces, gana el político más brillante; a veces, el político que menos se arriesga (y estos luego lo pasan muy mal cuando se enfrentan al elegido por el otro partido). Como es obvio, no siempre produce el mejor candidato para ganar unas elecciones presidenciales.

Una vez más, en Wisconsin se repitieron las tendencias que han caracterizado el duelo demócrata desde el principio. El apoyo a Sanders fue arrollador entre los votantes de menos de 45 años (73%). Su rival recibió el 62% de los votos de los jubilados. Clinton pasó la mayor parte de su tiempo de campaña en Milwaukee, donde está el 70% de la población negra de Wisconsin. Siete de cada diez votantes afroamericanos votaron a la exsecretaria de Estado. Sanders recibió un apoyo masivo entre las personas más preocupadas por la situación económica y la desigualdad. La población de Wisconsin es de raza blanca en un 88%, lo que daba ventaja a Sanders (no ocurrirá lo mismo en Nueva York y Pennsylvania).

Sanders sabía que tenía que ganar en Wisconsin y gastó el dinero necesario: 3,3 millones de dólares en anuncios televisivos, un millón más que Clinton. Los números que destaca el NYT revelan a las claras que son dos campañas que se dirigen a personas muy diferentes: “En marzo, Sanders recaudó 44 millones, la mayoría en pequeñas donaciones recibidas vía Internet, comparados con los 29,5 millones conseguidos por Clinton, que ha interrumpido la campaña con frecuencia para asistir a actos de recaudación, incluido uno el martes por la noche en el Bronx (Nueva York), en el que se pedía a los donantes que aportaran el máximo de 2.700 dólares por persona”.

Sanders no es Obama. Esta vez, Clinton ha conseguido mantener entre la gente que puede dar dinero a su candidatura la idea de que es la candidata inevitable. Las aportaciones económicas en las campañas de EEUU son una mezcla de idealismo y pragmatismo. A nadie le gusta tirar el dinero y, como comprobó Clinton hace ocho años, pocos aflojan la cartera para sostener una candidatura que hace aguas.

Siendo Clinton como es, su capacidad para decepcionar a sus seguidores es notoria. Esta semana ha dicho que desde luego que es compatible ser feminista con estar en contra del aborto legal. Es una afirmación que tiene que dejar con la boca abierta a muchas de las votantes demócratas a las que ilusiona que haya una presidenta en la Casa Blanca. Pero Clinton no puede evitarlo. Siempre está ‘triangulando’, por utilizar la expresión que se hizo famosa en los tiempos de Bill Clinton, cuando sus asesores intentaban cubrir el mayor espacio político posible: defender políticas progresistas, pero con un ojo puesto en los votantes centristas; apelar a la ilusión de las bases, pero sin dar la impresión de que se desdeña a aquellos que han votado en el pasado a los republicanos.

Eso hace que Clinton parezca lo que es, una política astuta –no brillante– que dirá lo que sea necesario en función de la audiencia que tenga delante. Alguien no especialmente sincero. Por eso, en las encuestas siempre está por detrás de Sanders cuando se pregunta por el candidato más honesto.

El pragmatismo de Clinton no es negativo por definición para sus aspiraciones. Con el espectáculo tétrico de las primarias republicanas, en las que a día de hoy todo se reduce a un duelo entre Trump y Cruz, el votante tradicional demócrata tiene motivos para apostar sobre seguro.

John Judis escribe con razón que lo mejor que le puede pasarle es que Sanders no tire la toalla:

Si Sanders renunciara ahora, o después del 26 de abril, probablemente Clinton pasaría su tiempo con multimillonarios y en interminables reuniones con los mismos asesores responsables de su mediocre campaña. Necesita encontrar la forma de llegar a alguien más que a los jubilados afroamericanos que ya le van a votar de todas las maneras. Continuar la campaña contra Sanders es la mejor forma de conseguirlo.

La única manera de que su campaña no se convierta en un encefalograma plano es que Sanders siga peleando.

He sacado del artículo este párrafo. Hay un gran error. La respuesta equivocada sobre la forma de entrar en el Metro de Nueva York no es de Clinton, sino de Sanders:

“Cualquiera que piense que Clinton sabe de verdad cómo viven sus votantes no reside en este planeta. En Nueva York le preguntaron si sabía cómo se paga para entrar en el Metro (una pregunta como la que hicieron en España sobre el precio de un café a los candidatos). Dijo que se pagaba para conseguir una ficha y se entraba. No sabía que se utiliza un abono de transportes llamado MetroCard. Año en que se puso en marcha ese sistema: 2003.”

Sanders es senador por Vermont y trabaja obviamente en Washington. Nació y creció en Brooklyn, pero eso fue hace mucho tiempo. La anécdota llamaba la atención con Clinton porque fue dos veces senadora por Nueva York. No tanto al revés. Mil perdones.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los documentos de Panamá demuestran que el presidente de Ucrania mintió sobre su imperio económico

poroshenko

En la campaña electoral que llevó a Petro Poroshenko a una fácil victoria en las elecciones presidenciales de Ucrania, hubo muchos votantes que reconocieron que le iban a votar porque el candidato era millonario, uno de los empresarios más ricos del país (se estima que su fortuna actual está entre 700 y 800 millones de dólares). El razonamiento lo hemos oído en unos cuantos países: como ya tiene mucho dinero, no necesitará robar más.

Es un punto de vista cínico que no suele acabar bien, pero hay que entender que después de sufrir una generación de líderes políticos corruptos que confundieron sus negocios personales con las finanzas públicas y que en su mayoría gozaban de una íntima relación con los principales oligarcas del país, resulta difícil exigir más optimismo.

Ahora, con la publicación los ‘papeles de Panamá’ por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, junto a decenas de medios de comunicación de todo el mundo, quizá esos votantes tengan una opinión diferente. The Guardian:

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, montó una sociedad offshore secreta en las Islas Vírgenes Británicas mientras sus tropas estaban siendo aniquiladas en una sangrienta batalla ante tropas rusas y los rebeldes prorrusos. Documentos filtrados desde el bufete panameño Mossack Fonseca revelan que Poroshenko registró su compañía, Prime Asset Partners Ltd, el 21 de agosto de 2014. Los registros en Chipre muestran que Poroshenko era su único accionista. En ellos aparece su residencia oficial en la capital ucraniana Kiev, apartamento 39, calle Hrushevskoho (hoy no vive nadie allí).

Ese registro coincide con uno de los combates más conocidos en la guerra de Ucrania entre el Ejército ucraniano y los insurgentes apoyados por el Kremlin. El 20 de agosto de 2014, las tropas del Gobierno se vieron rodeadas en la ciudad oriental de Ilovaisk. Unos mil soldados murieron cuando intentaban retirarse bajo el fuego ruso y de los rebeldes. Varios centenares quedaron heridos o fueron capturados.

Poroshenko compatibilizaba la dirección de una guerra en la que sus soldados caían como moscas con la gestión de su inmenso patrimonio.

Había prometido antes de ser elegido que pondría a la venta las empresas de su propiedad, incluida la fábrica de chocolate Roshen, cuyos productos le habían ganado el apodo del ‘rey del chocolate’ en su país. “Sólo quiero centrarme en el bienestar de la nación”, dijo en una frase citada por The Guardian. Pero antes tenía que centrarse en su propio bienestar.

La versión de su portavoz es que la formación de esa compañía en un paraíso fiscal tenía como objetivo formar lo que se llama un ‘blind trust’, una compañía de gestores independientes que se ocuparía de sus negocios sin que él tuviera que intervenir y que por tanto no interferiría en los asuntos políticos de la Jefatura del Estado.

¿Para que servía la empresa Prime Asset formada con la ayuda del bufete de Panamá? Los documentos conocidos ahora permiten confirmar que su objetivo era “representar a los holdings de las empresas del Grupo Rohsen”. Poroshenko se había ido muy lejos para encontrar a alguien que se ocupara de sus intereses durante su etapa como presidente. Y quien se ocupaba de ello era una compañía controlada por él mismo.

Según la información del medio ucraniano que ha tenido acceso a los documentos y que forma parte de esta coalición internacional organizada por el Consorcio, el presidente ucraniano mintió cuando dijo antes de llegar al poder que sus propiedades serían controladas de inmediato por un ‘blind trust’ y cuando después dijo que ya había firmado todo lo necesario para que se produjera esa transferencia. Los documentos demuestran que nunca se dio ese paso: “La transferencia real de los activos al trust supone cumplir un alto número de formalidades legales. Un consejero legal se ocupa en estos momentos de cumplir con las formalidades”. Y ya se sabe lo que tardan los abogados con estas cosas.

Esa frase es del 22 de marzo de 2016. Poroshenko es presidente de Ucrania desde junio de 2014.

El objetivo de la formación de la sociedad offshore al otro lado del planeta podía ser vender Roshen. Y si la venta se hubiera hecho desde una empresa radicada en las Islas Vírgenes Británicas, el impuesto que se debería pagar era del cero por ciento. Seguro que mucho menos de lo que se paga en Ucrania por la venta de una empresa del país.

Como ocurre con buena parte de la información difundida gracias a esta exclusiva, hay muchas cosas que aún no sabemos. Esa es la idea cuando se forman sociedades en paraísos fiscales. A día de hoy, Roshen continúa siendo propiedad de Poroshenko y de otros accionistas. No ha habido compradores. En diciembre de 2014, el presidente dijo que no descartaba venderla a plazos a los directivos de la compañía (y que lo haría de una forma “transparente y efectiva”), lo que tampoco se produjo.

En noviembre de 2015 y enero de 2016, Proshenko dijo que el ‘blind trust’ ya estaba formado y que lo llevaba un “respetable banco extranjero de primer nivel”. Las dos cosas eran mentira.

La Constitución ucraniana prohíbe al presidente cualquier actividad empresarial o comercial. Poroshenko montó la sociedad offshore cuando ya era presidente. Nunca informó de que era dueño de una empresa radicada en un paraíso fiscal en su declaración de intereses de 2014 y 2015.

Lo que sí saben ahora los ucranianos es que el presidente que ha dicho que está dispuesto a encabezar una cruzada contra la corrupción que caracteriza al sistema político ucraniano desde los años 90 formó una sociedad secreta en un paraíso fiscal con la probable intención de vender sus activos sin pagar impuestos en su país. Precisamente ahora cuando el Gobierno promueve una campaña contra las sociedades en paraísos fiscales –donde los oligarcas suelen esconder buena parte de su fortuna– ya que podrían llegar a defraudar a la economía del país más de 11.000 millones de dólares al año. Con la colaboración de empresarios como Poroshenko.

 

Publicado en General, Ucrania | Etiquetado | Deja un comentario