El padre del capitán Khan, contra Donald Trump

Concebidos como programas televisivos interminables, las convenciones de los partidos en EEUU han perdido la mayor parte de su interés. Ni siquiera los discursos de los candidatos a presidente abundan en propuestas políticas concretas. Eso queda para el programa del partido del que el propio candidato podrá olvidarse si le place en caso de ganar la presidencia.

Sólo el discurso de Ted Cruz y las protestas de los partidarios de Sanders más descontentos se salieron del guión en ambas convenciones. Pero hubo un discurso de siete minutos que sí estaba en el programa oficial del acto demócrata y que puede hacer a Trump mucho más daño que las intervenciones de Clinton y otros. La influencia que pueda tener en la campaña es algo que de todas formas está por ver.

Khizr Khan, abogado de origen paquistaní con la ciudadanía estadounidense, subió al escenario con su esposa por ser el padre del capitán Humayun Khan, fallecido cuando estaba destinado en Irak en 2004. Lo mató la explosión de un ataque suicida al intentar alertar a sus soldados de esa amenaza.

No es lo mismo que un político profesional ataque a otro político profesional. Cuando las críticas las hace un simple ciudadano, todo cobra un mayor aire de credibilidad. Khan representa además un colectivo que no existe en el discurso de Donald Trump. El de los inmigrantes –musulmanes en su caso– que llegaron a EEUU y prosperaron y ayudaron para que el país de acogida prosperara. Y que además pagó un alto sacrificio con la muerte de su hijo.

El momento más impactante de la intervención de Khan se resume en esto: una persona de origen extranjero enarbola un ejemplar de la Constitución de EEUU y se ofrece a prestársela al candidato del Partido Republicano para que la lea. El mensaje es poderoso y tiene una interpretación obvia: Trump es una amenaza para esa Constitución, por sus ideas, su ignorancia o ambas cosas.

“Usted no ha sacrificado nada”, dijo refiriéndose a Trump, una frase que define bastante bien a un multimillonario como él. Aparecerá en muchos discursos de dirigentes demócratas, y no sería extraño que Clinton la empleara como arma en los debates.

Con razón, Fox News hizo todo lo posible para no dar las palabras de Khan.


Domingo

Lo menos sorprendente de la reacción de Trump ante las palabras de Khizr Khan ha sido su propia reacción: como no sabía qué decir, se preguntó en una entrevista por qué su esposa no dijo nada en la convención demócrata. Dio a entender que le habían prohibido hablar. También sugirió que la campaña de Clinton había escrito las palabras pronunciadas por Khan. El daño estaba hecho, pero él podría haberlo mitigado si al menos hubiera reconocido el servicio prestado por el militar muerto y su respeto por los padres. Pero ese no es el estilo de Trump. Él no rectifica, ni siquiera cuando sus palabras indignan a muchos y avergüenzan a otros tantos.

La respuesta a la intervención de Trump ha sido unánime, incluso entre varios dirigentes republicanos. La tachan de infame o afirman que sólo se puede mostrar respeto por la pérdida sufrida por los padres de Khan. Siempre a la búsqueda del momento decisivo, los periodistas norteamericanos afirman que Trump podría haber cometido un error clave. Pero el millonario ha dicho cosas parecidas en esta campaña. A su electorado natural, les guste poco o mucho su reacción, no le preocupan demasiado estas polémicas. Otra cosa es que sólo con ese electorado, no se ganan unas elecciones.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , | Deja un comentario

Sanders lanza el aviso definitivo a sus partidarios

sanders mitin

El camino de Bernie Sanders, improbable y emocionante al mismo tiempo, ha tocado a su fin con la votación en la convención demócrata. Es un formalidad, porque el resultado en las primarias demócratas estaba claro. Más allá del poder del aparato del partido, que no juega allí el mismo poder abrasivo que en Europa, más allá del poder del dinero, que Sanders conjuró con un sinfín de pequeñas donaciones al estilo de lo que había hecho Obama, más allá de la influencia menguante de los medios de comunicación que trataron al senador de Vermont como una simple anécdota, Sanders compitió duramente, sin restregar su campaña por el barro y perdió.

Hillary Clinton obtuvo 15,8 millones de votos en las primarias demócratas. Sanders, 12 millones. La diferencia fue de 3.775.437.

Sanders hizo posible una gran movilización popular dentro y fuera del Partido Demócrata. En los estados en los que podían votar personas no registradas como demócratas, tuvo excelentes resultados. Ellos y ellas no formaban parte del proceso con el que el partido elige a su candidato presidencial. No querían elegir al mejor candidato posible frente a los republicanos. Pretendían elegir a Sanders. Al no conseguirlo, su decepción o ira es comprensible, pero no es el factor que va a desequilibrar las elecciones de noviembre. Muchos no iban a votar de todas formas al candidato demócrata. Y sobre aquellos que podrían hacerlo, eso dependerá de cómo sea la campaña de Clinton, no de lo que diga Sanders en un discurso.

Vámonos 16 años atrás. Al Gore no perdió las elecciones ante George Bush porque un número significativo de votantes apostaron por Ralph Nader. Esos votos no eran de Gore ni le fueron robados en el último instante. Las perdió porque fue incapaz de ilusionar al número suficiente de personas para compensar la fortaleza del rival y superar la forma en que el sistema electoral en muchos estados impide que probables votantes demócratas puedan ejercer su derecho. Los votantes no son propiedad de los partidos, tampoco en EEUU.

Desde luego, que la derrota haya sido ante alguien como Clinton, cuya misma trayectoria es una de las razones por las que Sanders decidió lanzarse a esta empresa quijotesca pero no irracional, es un motivo más para ese enfado que se ha podido ver en el arranque de la convención, una materia prima excelente para los medios. Es legítimo. Estas convenciones son un gran espectáculo, se conciben como tales, y cualquier cosa que se sale del guión es noticia, por definición.

Pero a la hora de la verdad lo que cuenta es lo que pasará en noviembre. Y ahí Sanders ha dado la pista definitiva con sus palabras. Las importantes no son aquellas en las que dijo en la convención que hay que votar a Clinton, sino las que pronunció ante los delegados de California: “Es muy fácil abuchear, pero es más difícil mirar a la cara a tus hijos, que vivirán bajo una presidencia de Donald Trump”.

Al igual que en la segunda vuelta de las elecciones francesas que enfrentó a Sarkozy Chirac y a Le Pen, esos votantes se enfrentan ahora ante una tesitura nada apasionante. Ya deben de saber a lo que se arriesgan, excepto aquellos adeptos a esa idea de ‘cuanto peor, mejor’, que sólo lleva a la derrota y a encadenar después más derrotas.

Los votantes de Sanders en las primarias han tenido la oportunidad de probar algo que les estaba vedado hasta ahora. Influir en las decisiones de uno de los dos grandes partidos políticos de EEUU. Tomemos uno de los temas que más les moviliza (pero no a la mayoría de los votantes demócratas, según los sondeos): el libre comercio. 2016 ha girado el debate sobre este asunto en EEUU sobre los grandes tratados de libre comercio, aceptados hasta ahora como una acto de fe por los principales cargos electos del partido. También hay que decir que ha influido poderosamente en ese debate la victoria de Trump en el bando republicano.

No se puede decir que esos tratados (el TPP o el TTIP) sean ya historia, pero por primera vez en décadas existe una discusión que hasta este año no existía para el establishment. El resultado de ese proceso aún es incierto. Hay una cosa que no deja lugar a dudas: la participación de Sanders en las primarias ha sido un factor clave en el cambio del eje de discusión. No las manifestaciones, ni la movilización que procedía desde ámbitos que siempre han estado en contra de esos tratados.

Ahora hasta Clinton dice que está dispuesta a renegociar NAFTA si sale elegida. Eso no habría ocurrido sin Sanders en las primarias.

El siguiente paso es decidir qué hacer en noviembre. Pueden por despecho o por su rechazo total a la figura de Clinton (y hay múltiples razones de peso para sustentar esto último, pero eso queda para otro día), dejar que un multimillonario racista, un estandarte del 1%, se haga con el poder. Pueden permitir que una versión delirante de Marine Le Pen con peor peinado llegue a la Casa Blanca.

Y luego tendrán que mirar a sus hijos.


Texto íntegro del discurso de Sanders en la convención demócrata.

Publicado en Elecciones EEUU | Etiquetado , , | Deja un comentario

Día de Kubrick

kubrick barry

Hoy es #KubrickDay por la simple razón de que nació hace 88 años. Es una buena excusa para recordar su obra, como también lo sería la fecha en que el cineasta habría cumplido 88 años y 12 días. Todos los días son buenos para ver sus películas y pensar en ellas. Genio, implacable, enigmático, culto, independiente, obsesivo, perfeccionista, arrogante, fascinado por Napoleón…

Los dos películas finales.

Las obras maestras.

Las comedias con Peter Sellers.

Los años con Kirk Douglas.

Las primeras obras. Sigue leyendo

Publicado en Cine | Etiquetado , | Deja un comentario

Los mensajes de Whatsapp de los golpistas turcos

Las copias de los mensajes de Whatsapp que se intercambiaron los responsables de uno de los grupos de militares golpistas en la noche del 15 de julio, en concreto el que operaba en Estambul, dan una idea sobre cómo fue la intervención militar. Proceden de un grupo de Whatsapp en el que estaban dos generales, once coroneles y otros tenientes coroneles, mayores, capitanes y tenientes, todos ellos del Ejército de Tierra. Muchos de estos mensajes se encontraban en un vídeo que apareció en Twitter al día siguiente. Además, hay unas capturas de otros mensajes, en poder de Al Jazeera. La web bellingcat los ha traducido al inglés.

Los mensajes parecen reales al hacer referencia a varios hechos conocidos, aunque tampoco podemos estar completamente seguros. Muestran de forma cruda que los golpistas estaban dispuestos a abrir fuego contra civiles, como así hicieron. También se ve en ellos los problemas a los que se enfrentaron, en especial al no poder contener a los miles de manifestantes que respondieron a la llamada de Erdogan. Aquí incluyo algunos de ellos (en bellingcat están otros, además de algunos vídeos de sucesos a los que se refieren los mensajes).

WhatsApp puente

A las 21.45, hora local, se informa del primer éxito: el bloqueo de dos puentes que comunican la zona europea y asiática de la ciudad. Otros mensajes confirman después que las unidades que se dirigen al aeropuerto, la sede de la televisión pública turca y la sede de la Policía están en camino. Sigue leyendo

Publicado en Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

La discriminación de la mujer es la base legal de Arabia Saudí

mujeres saudies.jpg

Todo el mundo sabe que las mujeres tienen prohibido conducir en Arabia Saudí, lo que limita su libertad de movimientos. Esa no es la discriminación más grave que sufren en ese país. Todo el sistema legal conspira contra ellas y las convierte en ciudadanas de segunda clase con independencia de su edad, ya que no pueden realizar múltiples gestiones sin el permiso de su guardián masculino, que hace las veces de su tutor legal. Siempre están en libertad condicional. Sus derechos están condicionados a la aprobación del guardián.

Lo habitual es que el guardián sea el esposo de la mujer, pero si no es el caso, puede serlo un pariente masculino, su padre o incluso su hijo. En esa minoría de edad permanente, una mujer puede llegar a depender del visto bueno de su hijo mayor, lo que es humillante.

Human Rights Watch ha hecho público un informe que recopila todas estas discriminaciones:

“Las mujeres no pueden solicitar un pasaporte sin la aprobación del guardián masculino y necesitan permiso para viajar fuera del país. Habitualmente, encuentran dificultades para llevar a cabo todo tipo de transacciones sin un pariente masculino, desde alquilar un apartamento a presentar una demanda. El Gobierno no obliga a que las mujeres tengan el permiso del guardián para tener un empleo, pero no sanciona a las empresas que exigen ese permiso. Las mujeres no pueden estudiar en el extranjero con una beca del Gobierno sin permiso del guardián, y un pariente masculino debe acompañarla al extranjero durante sus estudios, aunque este requisito no siempre se pone en práctica. Las mujeres tienen prohibido conducir”.

Las mujeres encuentran muchísimos obstáculos al intentar buscar ayuda o huir de guardianes violentos, ha descubierto Human Rights Watch. Por ejemplo, un esposo mantiene el control (sobre la mujer) incluso durante la tramitación del divorcio. Hay una discriminación profundamente arraigada en el sistema legal, y los tribunales admiten las demandas de los guardianes contra sus mujeres para reforzar su autoridad sobre ellas.

Las mujeres que han escapado de los malos tratos y se han trasladado a un refugio (para mujeres) y las que están encarceladas necesitan que un pariente masculino acepte su liberación. ‘Las autoridades mantienen a las mujeres en prisión hasta que el guardián legal la acoja, incluso si es el que la envió a la cárcel’, dice una activista de los derechos de la mujer. Si un guardián se niega a autorizar la excarcelación de una mujer, las autoridades pueden transferirla a un centro estatal u organizar un matrimonio para ella. Su nuevo marido se convertirá en su nuevo guardián”.

Arabia Saudí es uno de los 187 países que han firmado y ratificado la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Ese apoyo no vale nada porque el Gobierno saudí la firmó en el año 2000 con una reserva. No se siente obligada a respetarla si entra “en contradicción” con las normas del Derecho islámico, es decir, tal y como se interpreta el Derecho en ese país.

Publicado en Arabia Saudi | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Trump, la OTAN y su prodigiosa ignorancia en política exterior

trump julio

Donald Trump ha dado en el último año un montón de sustos al establishment del Partido Republicano. Al acercarse al final de las primarias, con unas pocas excepciones, la mayoría de sus dirigentes terminó resignándose a la idea de que Trump iba a ser su candidato presidencial, y con él su mensaje de aislacionismo, xenofobia, racismo y nacionalismo económico. Los que por su posición en el Congreso estaban obligados a definirse le han prestado su apoyo, no de forma entusiasta. Otros, como casi todos los gobernadores, han preferido quedarse en casa y no asistir a la convención que celebra estos días el partido en Cleveland.

Una entrevista en el NYT ha servido de ariete contra los republicanos que pensaban que la necesidad de unir al partido tras de sí haría que Trump acabara siendo más, digamos, convencional en su mensaje. Confiaban en que al menos redujera sus amenazas o desprecio por sectores de la población cuyo voto necesita o por los países aliados de EEUU.

Pobres idiotas. No sólo no se ha producido eso, sino que en el tema del que Trump lo ignora casi todo –política exterior– ha vuelto a esgrimir su idea de que los aliados están en deuda con Washington. Los tratados firmados o la misma existencia de la OTAN son para él sólo puntos de partida de una negociación similar a sus negocios inmobiliarios en Manhattan. Si no te gusta lo que ofrezco, ahí te quedas y se acaba la discusión. Si me recuerdas mis obligaciones legales y amenazas con demandarme, yo también te demandaré. ¿La OTAN? Una banda de ingratos que no pagan lo que nos deben.

Preguntaron a Trump por las relaciones con los miembros de la OTAN a cuenta de lo que ya había dicho meses antes.

“Lo único que digo es esto. Estamos gastando dinero, y si hablamos de comercio, estamos perdiendo una cantidad inmensa de dinero, según muchas estadísticas, unos 800.000 millones de dólares en comercio. Estamos gastando una fortuna en gastos militares y lo que hacemos es perder 800.000 millones. Eso no me parece muy inteligente. Sólo para que lo entienda, y se está grabando, ya no estamos como hace 40 años. No somos el mismo país y el mundo no es el mismo mundo. Nuestro país debe ahora 19 billones de dólares, y la cifra llegará a 21 billones rápidamente por el presupuesto que se ha aprobado, lo que es increíble”.

Es obvio que EEUU cuenta con un presupuesto gigantesco de defensa que se corresponde con su idea de potencia hegemónica en el mundo. Con independencia de la opinión que tengamos cada uno, está claro que se trata de la estrategia de EEUU desde 1945, sustentada por republicanos y demócratas, en especial por las administraciones republicanas, para las que el recorte en gastos de defensa es por definición algo parecido a una traición.

Y ahora aparece Donald Trump, su candidato, y les dice que todo eso son historias. Si japoneses, surcoreanos, alemanes o polacos no ponen más dinero para financiar la presencia militar norteamericana en sus países, o si no reducen como sea el déficit comercial de EEUU (que obviamente también depende de lo que importa EEUU de esos países), ya pueden olvidarse del compromiso de defensa mutua y las obligaciones del tratado de la OTAN.

El periodista le pregunta después por el caso de las repúblicas bálticas, cuyos gobiernos se sienten amenazados por la política de Putin. El diálogo es interesante:

–Si Rusia cruza las fronteras de Estonia, Letonia y Lituania, lugares sobre los que los norteamericanos no piensan habitualmente, ¿les ayudaría militarmente?

–No voy a decirle lo que haría porque no quiero que Putin lo sepa. Tengo serias posibilidades de convertirme en presidente y no soy como Obama, que cada vez que envía tropas a Irak u otro sitio da una rueda de prensa para anunciarlo.

–Son miembros de la OTAN, y estamos obligados por el tratado…

–Hay muchos miembros de la OTAN que no pagan las facturas.

–Es cierto, pero estamos obligados por la OTAN, olvide la parte de las facturas.

–No se pueden olvidar las facturas. Tienen la obligación de pagar. Muchas naciones de la OTAN no están pagando, no pagan lo que se supone que deben pagar. Eso es importante. No puede olvidarlo.

Aparentemente, Trump cree que cuando Washington despliega tropas o levanta una base en el extranjero lo hace para prestar un servicio militar a alguien necesitado, una especie de empresa de seguridad privada que lógicamente exige un pago a cambio. Ignora por completo que cuando EEUU toma esas decisiones lo que hace es defender sus intereses estratégicos, y no siempre los de los países afectados.

No tiene ningún conocimiento específico de la historia y cultura de esos países, no tiene un plan diplomático preparado. No los necesita. Sobre la rivalidad histórica entre turcos y kurdos, dice que tiene una solución que consiste en… “reuniones”. Juntarlos en la misma mesa y todo se resolverá. Él es un empresario que ha llegado a acuerdos con otros empresarios. Puede hacer lo mismo con naciones que llevan peleadas desde hace un siglo. ¿Por qué no?

Si ya es bastante ridícula la idea de que se puede dirigir un país como si fuera una empresa, ahora vamos un paso más allá. Trump dirigirá el mundo como si fuera una empresa. ¿Qué puede salir mal?

Otra gran respuesta, esta vez sobre el golpe de Turquía y la respuesta de Erdogan. ¿Le presionaría para que respete los derechos civiles? (Erdogan ha ordenado la instauración del estado de emergencia y suspendido la adhesión de su país a la Convención Europea de Derechos Humanos).

“Creo que ahora mismo, en relación a los derechos civiles, nuestro país tiene muchos problemas, y creo que es muy difícil para nosotros implicarnos con otros países cuando no sabemos lo que están haciendo y no vemos las cosas claras en nuestro propio país. Tenemos problemas tremendos, están disparando a los policías en las calles, tenemos disturbios, tenemos Ferguson, tenemos Baltimore. Cuando ves todas las cosas que están pasando en este país, ves que tenemos otros problemas y tenemos que centrarnos en esos problemas. Cuando el mundo ve lo mal que está EEUU, y luego si vamos y hablamos de derechos civiles, no creo que seamos un buen mensajero”.

Trump no tiene una teoría sobre la política exterior de EEUU desde 1945, no cree que su país haya hecho más mal que bien en múltiples conflictos. Sencillamente, aplica la doctrina de no interferencia en los asuntos de otros países que tantas veces han enarbolado Rusia, China, Turquía, Arabia Saudí y otros países: nadie está en condiciones de dar lecciones a otros países, todos tienen graves problemas políticos y sociales, y por tanto uno no debe inmiscuirse en otras zonas del mundo si hay denuncias de violaciones de derechos humanos. Digamos que Trump extiende a todo el planeta, incluidos los rivales de EEUU, el tratamiento preferencial que Washington siempre ha dado a sus aliados.

Con razón, dice que cree que se va a llevar muy bien con Putin.

No nos engañemos. El mensaje de Trump en política exterior no es conservador ni progresista. Tiene poco sentido estar más o menos de acuerdo con algunas de sus frases, también las que habrán puesto los pelos de punta a todos los políticos republicanos que han tenido cargos en el Gobierno de su país en las últimas décadas.

Sus ideas no tienen coherencia, suponen un agudo desconocimiento de cómo funcionan las relaciones comerciales entre países, por no hablar de las obligaciones marcadas por los tratados internacionales. Es el egoísmo de un consejero delegado que sólo se preocupa por su remuneración y la cuenta de resultados, trasladado a las relaciones internacionales. No debe quedarnos ninguna duda de que si un futuro presidente Trump cree que invadir un país le supondrá un beneficio económico a su Estado o político para su imagen personal, enviará los marines tan rápido como pueda.

Con él al frente de EEUU, entraremos en un mundo de amenazas teñidas de xenofobia y del más crudo interés económico. A día de hoy, es imposible que gane las elecciones. Como se dice ahora tanto en la política española, los números no le dan. Pero si de aquí a noviembre se produce algún tipo de cataclismo político o económico, cualquier cosa podría pasar. Y para entonces Trump seguirá sin saber nada de economía o de relaciones internacionales.

Publicado en EEUU, Elecciones EEUU | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un grupo sirio apoyado por EEUU asesina a un niño de 12 años

zinki dosAbdullah Issa es una víctima inocente más de la guerra de Siria. La diferencia con otras muchas es que tiene 12 años, que hemos sido testigos de sus últimos momentos y que ha sido asesinado en Alepo por unos criminales pertenecientes a un grupo insurgente que ha recibido ayuda militar de EEUU.

Issa es un niño palestino cuyo padre combate en las filas de una milicia aliada con el Gobierno sirio en una ciudad dividida y destruida. Estaba hospitalizado por una enfermedad y no era un combatiente, aunque en algunos sitios aparece descrito como un “niño soldado”. Sería ridículo pensar algo así en alguien de su edad en un lugar en el que los combatientes no escasean. Vivía en el campo de Hadarat, donde residen muchos palestinos, en una zona del noreste que acababa de ser ocupada por un grupo que combate contra el Gobierno.

Sabemos de su muerte porque fueron los asesinos los que grabaron las imágenes con un móvil. Son de un sadismo insoportable. Los insurgentes lo habían sacado por la fuerza de un hospital –aún se ve que tiene una vía en un brazo y un vendaje en una pierna–, y lo pusieron en la trasera una camioneta.

Le insultan, le amenazan, se oye a alguien decir “decapítalo”. Issa dice “estoy enfermo”. Por su cara, se ve que está aterrorizado. Se ríen de él, se hacen fotos cerca del niño. Si no supiéramos al ver las imágenes que luego lo mataron, pensaríamos que sólo lo están torturando. Incluso puede que tuviera más valor para ellos como rehén con vistas a un intercambio con la milicia a la que pertenece su padre. Pero es probable que desde el primer momento tenían pensado asesinarlo. Al final, se queda uno sólo con él. Le corta la garganta con un cuchillo, lo decapita y levanta su cabeza en señal de triunfo. La cabeza de un niño de 12 años.

El grupo al que pertenecen los asesinos se llama Nour al-Din al-Zinki (o al-Zenki). Se sabe desde hace tiempo que ha sido armado por EEUU por imágenes en las que se les ve emplear misiles antitanque TOW que la CIA ha entregado a varios grupos. Opera en Alepo, donde ha formado parte de varias coaliciones de grupos, en general apoyadas por Arabia Saudí. También ha recibido apoyo directo, dinero y armas, de Turquía y Qatar. Era uno de esos grupos que, por no formar parte de ISIS o el Frente Al Nusra, reciben en algunos medios norteamericanos la etiqueta de “moderados”. Como se puede apreciar en este caso, sus métodos no son muy diferentes de los de ISIS.

La dirección de Al Zinki ha emitido un comunicado en el que condena el crimen. Dice que los responsables han sido detenidos y que serán juzgados. No puede decir que se trata de una acción aislada cuando los autores se manejan con total impunidad, entran en un hospital y decapitan a su víctima en una calle a plena luz del día. Resulta obvio pensar que han tenido que hacer antes algo parecido. Disfrutaron con el asesinato y lo grabaron para seguir disfrutando de él. La única diferencia con otros muchos crímenes es que en este caso tomaron imágenes que ahora se han hecho públicas.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo el martes que están “buscando más información sobre los hechos”. “Examinaremos cualquier relación o cooperación con este grupo que hayamos podido tener, si estas alegaciones resultan ser ciertas”. Llama la atención que no desmintiera esa relación ni dijera que es antigua, lo que lleva a pensar que aún podría existir.

El exembajador de EEUU en Siria, Robert Ford, se refirió al crimen en un tuit con una frase reveladora: “Si carecen de disciplina, ya no son de utilidad”. Señal de que lo han sido hasta ahora o que podrían volver a serlo. Es la clase de grupos a los que la CIA ha enviado armas y que, según el Gobierno norteamericano, han sido “investigados” hasta llegar a la conclusión de que merecía la pena apoyarlos.

La realidad es que, con la excepción de ISIS y Al Nusra, EEUU y sus aliados no han tenido inconveniente en entregar armas a grupos insurgentes capaces de llevar a cabo atrocidades o que han sido tan ineficaces que sus hombres, y sus armas, han acabado en manos de Al Nusra o ISIS.

Con este grupo, cabe cualquier cosa menos la sorpresa. En un informe difundido el 5 de julio, Amnistía Internacional describió muchos de los crímenes de guerra cometidos en Alepo e Idlib por los grupos insurgentes, “secuestros, torturas y ejecuciones sumarias”. Al Zinki era uno de ellos.

Las imágenes del vídeo pueden verse aquí. No aparece el asesinato que sale en un segundo vídeo.

Publicado en Siria | Etiquetado | Deja un comentario

Por qué fracasó el golpe en Turquía y por qué pudo triunfar

soldados television.jpg

El fracaso en pocas horas del golpe de Estado en Turquía ha hecho pensar a muchos que su preparación y ejecución estuvieron tan llenas de errores que en realidad nunca tuvo posibilidades de triunfar. Como siempre, las conclusiones a las que se llegan en los primeros días pueden no ser las correctas. Algunas imágenes y hechos que se conocen después alteran esa impresión inicial. Lo cierto es que, si bien los errores de los golpistas resultan evidentes, también es posible llegar a la conclusión de que el resultado podría haber sido diferente.

Las primeras noticias sobre el golpe se produjeron unos minutos antes de las 23.00, hora local, cuando varios puentes sobre el Bósforo fueron bloqueados por unidades militares. Quince minutos después, el primer ministro dio la señal de alarma en una comparecencia. No mucho tiempo después los golpistas ocuparon la sede de la televisión pública.

Ahora sabemos que el Gobierno sabía que un golpe estaba a punto de producirse y que es probable que sus autores tuvieron que adelantarlo cuando aún no tenían todo preparado al temer que estaban siendo vigilados. Dentro de unos días, se iba a celebrar una reunión del Consejo Supremo Militar, el máximo organismo de todos los ejércitos. Se esperaba que varios de sus integrantes fueran destituidos o pasados a retiro, entre ellos el exjefe de la Fuerza Aérea, el general Akin Ozturk, que aún conservaba un puesto en el Consejo. Ozturk está considerado uno de los promotores del golpe.

El presidente Erdogan dijo el domingo que supieron que había una “actividad militar” –se supone que sospechosa– “entre siete y diez horas antes” del inicio de la asonada. Es mucho tiempo, tanto que sería en ese caso extraño que el presidente turco no hubiera abandonado antes su lugar de vacaciones en Marmaris, en el sur del país.

Otras informaciones indican que el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Hulusi Akar, supo que algo estaba ocurriendo a las 17.00. Tanto él como otros miembros de la cúpula militar se encontraban en el cuartel general de las FFAA, donde después fueron capturados por los rebeldes. El Ejército estaba dividido, así como las demás armas, pero el levantamiento había cobrado una importante ventaja al neutralizar al alto mando.

La siguiente pieza que necesitaban era la de Erdogan. El objetivo de los golpistas debería haber sido matarlo o detenerlo. No consiguieron ninguna de las dos cosas. Los soldados se presentaron en el hotel de Marmaris donde estaba residiendo en los últimos días. Llegaron una hora tarde cuando era ya de noche; unos pocos minutos, según otras informaciones. La agencia Anadolu ha difundido este vídeo, sacado de las cámaras de videovigilancia del edificio. Hasta 20 soldados pasan delante de la cámara antes de refugiarse para protegerse de una amenaza que no puede verse.

Según una fuente del partido de Erdogan citada por el FT, en el hotel de Marmaris se quedaron varios de los coches de la comitiva presidencial, escoltas y asesores para hacer creer a los atacantes que el presidente aún estaba dentro. Tres de los integrantes del equipo de Erdogan murieron en el asalto.

Erdogan tenía que salir de allí y Ankara no parecía el destino más seguro. Ahí pudo aprovechar la ventaja que le dio uno de los factores clave en la derrota de la asonada. El general Umit Dundar, jefe del Primer Ejército con sede en Estambul, no se había unido a los golpistas y convenció a Erdogan de que fuera hasta allí, donde podía protegerle. El viaje en avión supone algo más de una hora y era la mejor opción. Fue en ese momento cuando se produjo otro hecho decisivo.

En el vuelo, dos F-16 de los rebeldes acosaron al avión de Erdogan, según Reuters, que cita fuentes militares turcas. ¿Por qué no dispararon? Las fuentes no lo saben, dicen que es un “misterio”. Cabe la posibilidad de que no supieran quién iba en el avión, lo que es extraño tratándose de un aparato de la presidencia. O quizá sólo tenían órdenes de que ningún avión pudiera acercarse a Estambul. Hay algunas cosas que no sabemos del espacio de tiempo entre que Erdogan supo que tenía que abandonar Marmaris hasta su llegada a Estambul a las 3.20 de la mañana.

En otros lugares, los golpistas no se contuvieron en el uso de la fuerza. Atacaron el Parlamento y otros edificios civiles. En este vídeo, se ve el ataque por aviones o helicópteros a la sede central de los servicios de inteligencia y cómo respondieron desde la entrada los agentes encargados de la seguridad.

Entre el momento en que Erdogan supo del golpe y su llegada a Estambul pasaron muchas horas. Reuters se refiere a un vuelo con un Gulfstream desde el aeropuerto de Dalaman, a una hora y 20 minutos en coche desde Marmaris, que fue localizado por FlightRadar24 y en el que se dijo que podía ir Erdogan. Ese vuelo partió de allí a las 21.40, hora local, lo que confirmaría que Erdogan y los generales supieron del golpe horas antes de que los primeros blindados bloquearan los puentes del Bósforo, y dio varias vueltas al sur de Estambul antes de su aterrizaje. Para entonces, las unidades golpistas ya habían abandonado el aeropuerto.

Indudablemente, hay cosas que aún no están claras. La dificultad en saber exactamente lo que ocurrió, las versiones contrapuestas y la actuación del Gobierno ordenando la detención o destitución de miles de militares, policías, jueces y fiscales en los días posteriores han extendido los rumores sobre la posibilidad de un autogolpe de Erdogan o golpe ficticio con el que justificar la ofensiva posterior contra los partidarios del líder religioso Gulen, que reside en EEUU. La hipótesis es tentadora, pero no hay pruebas que la sustenten, sólo sospechas por los beneficios políticos que Erdogan puede conseguir ahora –eso no es extraño tras el fracaso de un golpe– o su decisión de depurar las filas de la judicatura para controlar el único poder del Estado que se le había resistido hasta ahora.

Si hubiera sido un autogolpe, hay que suponer que Erdogan habría elegido seguir los acontecimientos desde un lugar seguro en el que contara con un equipo de televisión para transmitir a la opinión pública sus mensajes, y que eso no dependiera de la calidad de la transmisión de un teléfono 4G. No se habría visto obligado a coger un avión y arriesgarse en el aire a ser abatido por un caza de los golpistas.

El golpe fracasó porque no tuvo apoyo suficiente en el Ejército de Tierra para llenar de soldados las principales ciudades. El general Dundar ofreció refugio a Erdogan. Los golpistas no neutralizaron al presidente ni contaban con un centro de mando que impartiera órdenes precisas. Ocuparon la televisión pública, pero no los canales privados que cuentan con una amplia audiencia.

Muy pronto, el golpe dejó de parecer irreversible, a pesar de que casi toda la cúpula militar estaba detenida, cuando miles de personas se lanzaron a la calle arriesgando su vida. Los seguidores del partido de Erdogan tenían que recordar muy bien lo ocurrido en Egipto, donde el golpe triunfó en las primeras horas con facilidad y cuando los islamistas se movilizaron ya era demasiado tarde. El mensaje de Erdogan transmitido por un móvil no daba mucha seguridad sobre si realmente controlaba la situación, pero al menos confirmaba que estaba vivo, lo que suponía una llamada a sus millones de partidarios para que se enfrentaran a los golpistas.

Ahora, la depuración de miles de funcionarios públicos permitirá a Erdogan un control casi absoluto del Estado, en especial del mundo judicial que hasta ahora se le había resistido. Tiene ahora otra oportunidad de hacer que se apruebe una reforma constitucional que convierta a Turquía en un sistema presidencialista.

En pocas palabras, los gobiernos autoritarios suelen aprovechar con rapidez las oportunidades que se les presentan para eliminar los últimos reductos de oposición a su mando.

Dos golpes de Estado en Turquía en 24 horas. Guerra Eterna, 17 julio.

Publicado en Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

Dos golpes de Estado en Turquía en 24 horas

erdogan golpe

En menos de 24 horas, Recep Tayyip Erdogan ha pasado de transmitir por teléfono un mensaje desesperado a sus seguidores, cuando no se sabía si podía sobrevivir al golpe de Estado, a encabezar una purga general contra los supuestos responsables del intento de derrocarle. Entre ellos, hay muchos que a buen seguro estaban metidos en la conspiración, algunos altos mandos militares en activo y otros retirados. También hay otros cuya relación con el golpe de momento sólo se encuentra en las declaraciones de las autoridades y en los medios de comunicación progubernamentales. Estos últimos tienen una característica en común: son seguidores del clérigo Fethullah Gulen, que vive en EEUU.

En términos estrictos, con la información que tenemos aún podría ser exagerado calificar de golpe la respuesta del Gobierno que cumple las órdenes del presidente Erdogan. Pero lo que es obvio es que se está procediendo a una depuración en toda regla del poder judicial aprovechando la situación creada en la noche del viernes.

Cualquier poder que sobrevive a un golpe militar debe asegurarse de que no se pueda repetir por una simple cuestión de supervivencia. Si hay una segunda vez, es seguro que los golpistas corregirán los errores de la primera. Lo cierto es que la cúpula militar ha estado al lado del Gobierno legítimo, así como la Policía, pero un número importante de mandos al frente de unidades militares participaron en el intento de devolver a Turquía al pasado.

Las noticias sobre la destitución de 2.745 jueces y fiscales son un asunto diferente. Demuestran que Erdogan pretende aprovechar la oportunidad para eliminar de la Administración a todos aquellas personas con lazos con el movimiento religioso que dirige Gulen. La propaganda gubernamental se ha lanzado a calificar el golpe de gulenista sin aportar pruebas ni responder a la paradoja que esconde esa acusación. Si los golpistas utilizaron un lenguaje similar a los ideales laicos del Estado turco según los estableció Mustafá Kemal Ataturk, ¿qué tienen que ver con el movimiento religioso de corte islamista que fundó Gulen? Además, se sabe que en la judicatura y la Policía hay muchos de sus partidarios, pero no es así en el caso del Ejército.

Gulen tuvo una educación religiosa y trabajó como imán hasta 1981. En 1999 se trasladó a EEUU, probablemente porque iba a ser detenido por el Gobierno de entonces por sus ideas islamistas. Se le acusaba de buscar la infiltración del Estado por sus seguidores, pero no había contra él más pruebas que algunos párrafos de sus discursos sacados de contexto. Un proceso judicial similar llevó a Erdogan a prisión durante varios meses.

Su mensaje no era revolucionario ni radical y pretendía extender el mensaje del Islam en la sociedad turca, no promover un partido político. Su organización, que se llama Hizmet (significa servicio en turco), no tiene una estructura de liderazgo ni lista de militantes, pero lo que sí tiene es poder sobre muchos centros educativos, de los que cuenta con centenares por todo el mundo, y obras sociales. Se calcula que tiene cinco millones de seguidores, la mayoría en Turquía, que donan importantes cantidades de dinero a la organización. Para todos ellos, Gulen es un hombre santo que nunca se equivoca. No es es inusual encontrar reacciones en sus miembros similares al culto a la personalidad.

Por su amplio número de partidarios , su presencia en el mundo educativo y cierto secretismo que rodea a Hizmet, en algunos artículos en medios occidentales se compara al movimiento gulenista con el Opus Dei.

Gulen apoyó la llegada al poder de Erdogan en 2002. Algunos de los miembros de Hizmet llegaron a estar en el grupo parlamentario del partido en el poder, el AKP, y en la Administración. Desde esferas muy diferentes, parecía que Erdogan y Gulen formaban parte del mismo proyecto de islamización y modernización de la sociedad turca dentro de un sistema democrático. Gulen apoyaba el ingreso de Turquía en la UE, rechazaba el terrorismo y promovía el diálogo con otras religiones.

Todo eso se rompió en 2012 y 2013 con las investigaciones judiciales sobre la corrupción en el Gobierno de Erdogan, que incluso alcanzaron a su hijo. El entonces primer ministro acusó a Gulen de utilizar su influencia en jueces y fiscales para acabar con el Gobierno. Se vio obligado a forzar la dimisión de varios ministros, pero a partir de ese momento comenzó a denunciar la existencia de “un Estado paralelo” controlado por su antiguo aliado. Fue la típica respuesta de un Gobierno acosado por las denuncias de corrupción cuando estas se acercan demasiado a la cúpula. Erdogan siempre tiene una conspiración a mano, con frecuencia con intervención de algún país extranjero.

Una primera purga ordenada por Erdogan sirvió para paralizar esas investigaciones con el cese de policías y fiscales cercanos a Gulen. La guerra entre ambos estaba declarada. El gulenismo también disponía del apoyo de varios medios de comunicación. El más importante, el diario Zaman, uno de los más leídos del país, fue incautado por una decisión judicial interpretada dentro y fuera de Turquía como una forma de silenciar a un medio crítico con el Gobierno. La deriva autoritaria de Erdogan ya no tenía vuelta atrás.

La respuesta de Erdogan ante el golpe tras su fracaso no se ha parado en los uniformados. Dos de los 17 miembros del Tribunal Constitucional han sido detenidos, al igual que diez del Tribunal de Apelaciones. Hay órdenes de arresto para decenas de otros jueces, es decir, contra el único poder del Estado no completamente controlado por el Gobierno.

En los medios gubernamentales se les relaciona con la “organización terrorista” de Gulen. El consejo golpista que declaró la ley marcial y el toque de queda es descrito como “la Junta gulenista”. Un ejemplo es este artículo en el que se define las investigaciones anticorrupción de 2013 como un “golpe judicial” que fue neutralizado gracias a Erdogan y su Gobierno.

La versión oficial es que todas estas detenciones son posibles gracias a que se ha encontrado en posesión de los militares golpistas listas con los nombres de las personas que serían nombradas al frente de gobiernos provinciales y otras instituciones. Parece extraño que un golpe tan chapucero, que ocupó las instalaciones de la televisión pública, pero no las de los canales privados, o que no pudo detener a Erdogan cuando su lugar de vacaciones era conocido ni tampoco a los miembros del Gobierno, llegara a tal nivel de detalle para el día después.

Gulen ha condenado el golpe en un comunicado en el que dice que es un insulto que se le relacione con él al ser “alguien que ha sufrido bajo varios golpes militares en las últimas cinco décadas”. De hecho, las relaciones históricas entre el gulenismo y los militares han sido pésimas en Turquía. Es difícil de creer que tras la ruptura de 2013 el gulenismo pudiera infiltrarse en su enemigo de siempre sin que el Gobierno lo impidiera antes.

“Esta revuelta ha sido un regalo de Dios porque nos permitirá limpiar el Ejército”, ha dicho Erdogan. No sólo el Ejército. Ahora con el control total de los tribunales, podrá acabar su obra y eliminar cualquier rastro de disidencia en el Ejército y sociedad turcas.

Una entrevista con Gulen en el WSJ en 2014.

Artículo de Gulen en el NYT en 2015.

12.30

La depuración de las filas judiciales continúa. Según la cadena turca NTV informa que 140 de los 387 jueces del Tribunal de Apelaciones (con funciones similares al Tribunal Supremo español) han sido detenidos. También han sido arrestados 48 de los 156 jueces que forman parte del Consejo de Estado, el máximo organismo judicial para los asuntos administrativos.

El ministro de Justicia ha informado que el número de detenidos es ya de 6.000.

Publicado en Turquía | Etiquetado , | Deja un comentario

Un mono al frente del Foreign Office

boris mirror“Manchester. Una de las pocas grandes ciudades del Reino Unido a la que todavía no he ofendido”. Así empezó Boris Johnson su discurso hace unos años en el congreso anual del Partido Conservador celebrado en esa ciudad. Todos se rieron porque qué mejor que Boris comenzara su discurso mencionando su capacidad innata para enfurecer a grupos numerosos de gente por su verborrea incontenible y su capacidad para burlarse de otros, y también para inventarse cosas que le sirvan a sus bromas y chanzas. La vida no merece ser vivida sin humor y sin impresionar a los demás con tu retórica. Además, si Boris provoca un estropicio, ya serán otros los que recojan los restos.

Este profesional de la política capaz de citar en latín, inventarse noticias y ofender a gente que conoce sólo de forma vaga es el nuevo ministro de Exteriores británico, por decisión de la primera ministra, Theresa May. Cualquier combinación entre las palabras Boris Johnson y diplomacia sólo puede dar lugar a risas o gestos de asombro. Por resumirlo brevemente, en su carrera política y periodística, ha insultado a Obama, Clinton, Putin y Erdogan, despreciado a la cultura e historia de China, se ha burlado de los países de la Commonwealth en el Tercer Mundo con alguna frase de tono un tanto racista, y siempre ha descrito a las instituciones de la UE en los términos más peyorativos. Y qué decir de su defensa del colonialismo en África:

Este jueves, Boris ha asistido al que podríamos llamar su primer acto oficial como jefe del Foreign Office, la recepción en la embajada francesa por la fiesta nacional del 14 de julio. Digamos que no ha sido un gran éxito.

Según un testigo, los que aplaudían cortésmente eran los franceses y los abucheos venían de los invitados británicos. Los primeros estaban ya servidos con las declaraciones de su ministro de Exteriores Ayrault, que le ha llamado mentiroso. A partir de ahí la relación entre Francia y el Reino Unido sólo puede ir a mejor.

La negociación entre Londres y Bruselas se va a prolongar durante años y exigirá considerables dosis de paciencia, un conocimiento preciso del impacto económico de cualquier acuerdo y unas relaciones con los grandes gobiernos europeos presididas por la confianza mutua. Nada de esto forma parte de las credenciales de Johnson.

¿Es una broma su nombramiento? ¿Una provocación de May? Más bien parece una decisión astuta de la primera ministra, que ha optado por asignar todas las funciones que tengan que ver con el Brexit a políticos tories que hicieron campaña por la salida de la UE. En su primer Gobierno, son clara mayoría los que apoyaron el Remain (18 de 24). Pero en aplicación del principio de ‘si lo rompes, tú pagas’, la banda del Brexit tendrá que asumir la responsabilidad de encontrar una salida a este fenomenal desastre: Boris Johnson en Exteriores, Liam Fox en Comercio Exterior y David Davies en una cartera centrada en el Brexit.

Podríamos sumar a esta terna a Andrea Leadsom, la fracasada candidata a enfrentarse a May en las primarias, cuyo ridículo en el proceso y lo que se ha sabido de ella por sus mentiras sobre su currículum bien podrían haber acabado con su carrera política.

May tenía algo reservado para ella, aceptando que Leadsom es muy popular entre las bases tories más euroescépticas por su papel en la campaña del referéndum. Le ha dado la cartera de Medio Ambiente y Agricultura. A Leadsom le corresponderá dejar claro a agricultores y ganaderos todas las subvenciones comunitarias que van a perder. Todo un regalo envenenado. Si te gusta tanto el Brexit, cuéntaselo a los que perderán dinero por su causa.

Hay que valorar el toque maquiavélico de May, que además ha aprovechado la oportunidad para eliminar a los ministros más cercanos a David Cameron y dar al Gobierno un cariz más derechista que el anterior. La apuesta por los ministros del Brexit es, sin embargo, muy arriesgada, casi irresponsable. Johnson por su tendencia a la ópera bufa, Fox por su ultraconservadurismo que le hace desconfiar de todo lo que no sea británico y Davies por su total desconocimiento de la política de Bruselas forman un equipo temible, capaz de provocar un incendio cada pocos meses.

En este punto, hay que recordar que los británicos votaron a favor del Brexit, pero no de qué tipo de Brexit preferían. ¿Pactará May un acuerdo que permita mantener el acceso al mercado único a cambio de autorizar la llegada de más inmigrantes europeos con un cierto control? ¿Lo permitirá la UE? ¿Lo aceptarán los tories euroescépticos más radicales? Bruselas no se lo pondrá fácil ni permitirá la fantasía que maneja Davies por la que Gran Bretaña podría comenzar a negociar acuerdos comerciales bilaterales con los países europeos más dispuestos.

Una encuesta sostiene que los británicos creen que la prioridad en esas negociaciones debería ser mantener el acceso al mercado único. Obviamente, el dato incluye a los que votaron contra el Brexit, cuya opinión también debería ser tenida en cuenta. Lástima que el hecho de que esa sea tu prioridad no significa que Londres esté en condiciones de conseguirla.

No había plan A para el Brexit, y tampoco un plan B. Los encargados de poner en marcha el plan C no inspiran ninguna confianza, a menos que May les diga exactamente lo que deben hacer. La primera ministra no ha sido muy explícita en sus prioridades hasta ahora.

De momento, por utilizar la expresión de The Economist, May ha puesto a un babuino al volante de un Rolls Royce (refiriéndose al Foreign Office). Lo más sensato sería apartarse de su camino. 64 millones de británicos no tendrán esa suerte.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario