Qué pasó en Gaza tras el alto el fuego de 2012

Conté que desde el acuerdo de noviembre de 2012 las violaciones del alto el fuego entre el Gobierno israelí y Hamás habían sido mayores en el primer caso que en el segundo. Aquí hay un recuento (imagen ampliada).

alto el fuego

Fuente.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las victorias que perseguirán a Israel durante años

6509019w

Amira Hass escribe sobre la diferencia entre las victorias militares que busca el Gobierno israelí, y que reclama su opinión pública, y las derrotas morales que tendrán consecuencias durante años. Para entonces, será imposible revertir las consecuencias, aunque quizá sea eso lo que busquen los dirigentes de Israel.

Si la victoria se mide en el número de familias eliminadas en dos semanas –padres e hijos, un padre y unos hijos, una abuela, sus nueras, nietos e hijo, hermanos y sus hijos, y todas las variantes que puedas escoger–, entonces llevamos toda la ventaja. Aquí están los nombres para el recuerdo: Al-Najjar, Karaw’a, Abu-Jam’e, Ghannem, Qannan, Hamad, A-Salim, Al Astal, Al Hallaq, Sheikh Khalil, Al Kilani. En estas familias, los pocos que han sobrevivido a los bombardeos de Israel de las dos últimas semanas sienten celos de sus muertos.

Y no olvidemos a nuestros laureados expertos legales, aquellos sin los cuales el Ejército no da un paso. A causa de ellos, volar una vivienda entera, esté vacía o llena de personas, se justifica fácilmente si Israel define a uno de sus ocupantes como un objetivo legítimo, sea un miembro destacado o menor de Hamás, político o militar, hermano o invitado.

“Si esto es legal según el derecho internacional”, me dijo un diplomático occidental, perplejo por el apoyo de su propio Estado a Israel, “es una señal de que algo huele muy mal en el derecho internacional”. (…)

“Entre todo este sufrimiento y muerte”, me escribió un amigo de Gaza, “hay muchas expresiones de cariño y amabilidad. La gente se apoya mutuamente, se reconforta mutuamente. Especialmente, los niños que buscan la manera de apoyar a sus padres. He visto a muchos niños de no más de 10 años que abrazan y tranquilizan a sus hermanos menores, intentando distraerlos del horror. Tan jóvenes y ya tienen que ocuparse de otros. No me he encontrado a un solo niño que no haya perdido a alguien, un padre, una abuela, un amigo, una tía o un vecino. Y pensé: si Hamás surgió de la generación de la primera intifada, cuando se disparaba con fuego real a los jóvenes que tiraban piedras, ¿qué crecerá de la generación que ha experimentado las masacres continuas de los últimos siete años?”.

Hay victorias militares que se pagan con sangre años después.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Quién es el responsable de la destrucción de Gaza?

netanyahu ejercito

¿Cómo empezó todo? Una vez que comienzan a volar los misiles y los cohetes, el origen pasa a ser secundario para muchos en la medida en que no servirá para poner fin a la violencia. Cada bando recoge una lista de agravios lo bastante amplia como para continuar con los ataques. Pero la pregunta no es irrelevante. Pone a prueba cualquier argumento propagandístico con el que se sostiene la necesidad de matar.

Una declaración del portavoz de la policía israelí para la prensa extranjera a un periodista de BBC ha vuelto a sacar a la luz el hecho que desencadenó toda la serie de sangrientos acontecimientos que estamos presenciando ahora en Gaza. No es una declaración en nombre del Gobierno, pero en realidad no puede sorprendernos demasiado. Una parte de esa historia ya se contó.

Tres jóvenes israelíes (Gilad Sha’ar y Naftali Fraenkel, de 16 años, y Eyal Yifrah, de 19) fueron secuestrados y asesinados el 12 de junio en el sur de Cisjordania cuando estaban de excursión en una zona montañosa. Lo que supo la opinión pública fue que habían sido secuestrados y que su situación era desconocida. Se desató una inmensa caza policial para encontrar a los captores con la esperanza de que eso ocurriera antes de que los jóvenes fueran eliminados.

Antes Hamás y Fatah habían firmado un acuerdo con el que poner fin a sus tradicionales diferencias con la vista puesta en formar un Gobierno de coalición que se hizo realidad el 2 de junio. Netanyahu había intentado sin demasiado éxito provocar la movilización de EEUU y Europa contra el acuerdo.

El secuestro suponía una oportunidad nueva para Netanyahu que no iba a desaprovechar. Comentó que era un ejemplo de cómo el Gobierno de coalición de Hamás y Fatah iba a suponer un “incremento del terrorismo”.

Hasta ese momento seguía siendo un secuestro. Una orden judicial planteada por la policía prohibió a los medios de comunicación israelíes informar de nada que no tuviera el visto bueno oficial de las fuerzas de seguridad, lo que es lo mismo que decir el Gobierno.

Entonces no se sabía que los jóvenes habían sido asesinados muy poco después de su captura. Uno de ellos había conseguido realizar una breve llamada telefónica con su móvil al número policial de emergencias. “Me han secuestrado”, dijo uno de ellos. Luego se oían gritos (“Bajad la cabeza”), disparos, unos quejidos de dolor, más disparos, y unas voces en árabe cantando. Lo contó J.J. Goldberg en la web del semanario judío Forward el 10 de julio.

Al día siguiente, la grabación llegó a manos de la policía. Habían encontrado el coche con ocho impactos de bala y manchas de sangre, cuyo ADN se correspondía con el de los jóvenes.

Esa información fue ocultada a la gente, que confiaba en que un milagro consiguiera salvar a los jóvenes. Se montó una campaña nacional en los medios de comunicación, las escuelas y las redes sociales. “Bring Back Our Boys” fue el lema, recordando el “Bring Back Our Girls” extendido por todo el mundo tras el secuestro de las niñas de Nigeria por Boko Haram. La Oficina del Primer Ministro difundió una foto de la esposa de Netanyahu con ese mensaje.

El 30 de junio, se encontraron sus cadáveres.

El 3 de julio, las primeras unidades de infantería comenzaron a tomar posiciones en la frontera entre Israel y Gaza.

Netanyahu no tuvo dudas. Desde el mismo momento, acusó a Hamás de estar detrás del crimen (“Hamás es responsable. Pagará por esto y continuará pagando”). En una reunión del Gobierno, dijo “que Dios vengue su muerte”, lo que ha sido interpretado como una forma de reclamar venganza. Alguien le tomó la palabra y asesinó quemándolo vivo a un joven palestino en Jerusalén.

Este último crimen provocó un shock en Israel. No había manera de justificar tal atrocidad, y el Gobierno no lo intentó. Y el eje del debate público se estaba alejando peligrosamente de los términos que necesitaba el Gobierno.

Durante el tiempo en que la sociedad israelí pensó que los tres jóvenes estaban vivos, las fuerzas de seguridad lanzaron una operación masiva contra Hamás en Cisjordania. La llamó “El guardian de tu hermano”. Centenares de personas fueron detenidas, incluidos periodistas y miembros de ONG a los que se consideraba cercanos a Hamás. Lo más importante fue la detención de decenas de miembros de Hamás a los que se había puesto en libertad como parte del acuerdo que permitió la liberación del soldado Shavit, y que no tenían ninguna relación con la muerte de los tres jóvenes. Una provocación en toda regla destinada a Hamás.

Hamás no reivindicó el secuestro. Sí es cierto que Jaled Meshal, líder de Hamás en el exilio, elogió a sus autores. Como mínimo, fue una declaración estúpida que parecía redactada por Netanyahu. El poder en Hamás está desde hace tiempo más dentro que fuera de Gaza. La autoridad de Meshal venía en parte por ser el interlocutor oficial de la organización con Siria, y las relaciones entre Hamás y Damasco se habían visto muy dañadas por la guerra civil siria.

Dos nombres habían surgido en relación con el caso. Las fuerzas de seguridad israelíes anunciaron que los principales sospechosos eran Marwan Qawasme y Omar Abu Aysha. El apellido del primero daba algunas pistas. El 2 de julio, cité un artículo que contaba una historia conocida en Hebrón (dos semanas antes, otro artículo planteaba las mismas dudas pero con menos datos).

El clan familiar de Qawasme está relacionado con Hamás, pero desde hace mucho tiempo hace la guerra por su cuenta en un enfrentamiento con Israel lleno de víctimas por ambos lados que va más allá de razones políticas. En ocasiones ha realizado atentados precisamente cuando a Hamás no le convenía, por ejemplo por haber firmado un alto el fuego con Israel con la mediación egipcia. Es muy posible que este secuestro y asesinato fuera su manera de impedir que el pacto entre Hamás y Fatah culminara con éxito.

¿Por qué Hamás no cortó relaciones con este clan hace tiempo? En la lógica de un movimiento insurgente, nunca se rechaza la ayuda de alguien dispuesto a utilizar la violencia para conseguir unos determinados objetivos políticos. Y era una forma de presionar al Gobierno de la Autoridad Palestina, que por otro lado no estaba en condiciones ni de hacer honor a su nombre en Hebrón (por la presencia de fuerzas militares israelíes) ni de controlar a ese clan.

Los ministros ultraderechistas del Gobierno de coalición israelí exigían una represalia directa contra Hamás en Gaza. Netanyahu aún no estaba dispuesto a dar ese paso. Quizá dudaba o quizá esperaba que el Gobierno islamista de Gaza le echara una mano. Desde noviembre de 2012, el número de ataques desde Gaza había sido muy reducido. El alto el fuego conseguido entonces con la mediación egipcia había surtido efecto. No sin dificultades, el liderazgo político de Hamás había convencido a sus milicias y a las de pequeños grupos yihadistas de que no provocaran a Israel. Pero en Gaza Hamás ya no tenía el monopolio de la lucha contra el enemigo. Y en esos casos, la contención en momentos de crisis puede ser interpretada como rendición.

Israel no se había sentido tan obligado por ese acuerdo. Sus violaciones de los términos pactados en forma de breves incursiones habían sido mucho más numerosas que las que se podían adjudicar a Hamás. Por ejemplo, en las fechas cercanas a toda esta historia, el 11 de junio, un ataque aéreo destinado a acabar con Mohamed al-Woo, miembro de un grupo yihadista, no sólo le mató a él, sino también a su sobrino, de siete años, que le acompañaba en la moto.

Hamás cree en la necesidad de responder a la oleada de detenciones y se produce un aumento del lanzamiento de cohetes desde Gaza. Su repercusión no es muy grande. De los 60 que el Ejército dijo haber contabilizado ese mes, sólo 28, y de muy corto alcance, llegaron a Israel causando sólo daños materiales.

Todo cambia en los últimos días del mes. El 27 de junio, un ataque israelí acaba con dos miembros de las Brigadas Tauhid, sin relación con Hamás. Al día siguiente, las milicias de Hamás atacan Israel con seis cohetes, en concreto las zonas más cercanas a la frontera, también sin causar víctimas. Lo más grave son los daños materiales sufridos por una fábrica de Sderot en la que un cohete prende fuego de noche al edificio.

El 29, Israel responde con bombardeos a 12 objetivos diferentes. El ministro de Exteriores, el ultranacionalista Avigdor Lieberman, deja claras las opciones: “La alternativa es clara. O bien atacamos la infraestructura terrorista tras cada ataque, y después ellos vuelven a disparar, o bien vamos a la ocupación completa” (de Gaza).

Unos días después, se toma la decisión política. Es casi seguro que los planes militares estaban ya preparados y actualizados. El 8 de julio, el Gobierno autoriza al Ejército a poner en marcha la llamada a filas de decenas de miles de reservistas. El ministro de Seguridad, Yitzhak Aharonovitch, anuncia en la radio que “el Ejército tiene las manos libres para actuar”.

Ese mismo día, comienzan los bombardeos. 20 personas mueren esa primera noche en Gaza y centenares resultan heridas. Entre los fallecidos, un niño de ocho años en una casa de Jan Yunis.

21 días después, la lista de muertos llega a 1.032, de los que 236 son niños, según el recuento del Ministerio de Sanidad de Gaza.

En noviembre de 2012, escribí una recopilación de los hechos que habían conducido a otra operación masiva de Israel contra Gaza.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los niños de Gaza

Jon Snow, el presentador principal de los informativos de Channel 4, ha vuelto a Londres después de unos días en Gaza: “No me puedo quitar esas imágenes de la cabeza”, dice en referencia a los niños muertos y hospitalizados. Para él, eso es “la esencia de lo que está ocurriendo en Gaza”. Este es su mensaje sobre una crisis de la que, dice, todos somos responsables.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Así cuenta el Ejército israelí su invasión de Gaza

El Ejército israelí ha hecho un resumen en vídeo de la segunda semana de su ofensiva contra Gaza. Como es habitual en la propaganda, tan importante es lo que no se cuenta como lo que se cuenta. No aparece la cifra de militares israelíes muertos (43, hasta el domingo a primera hora) ni la de palestinos muertos (1.047 hasta la madrugada del domingo). Ni imágenes del alcance de la destrucción de zonas civiles.

“Tenéis que prestar atención donde haya escuelas y mezquitas”, dice el mando militar. Se da a entender que es para no atacarlas cuando en realidad ha ocurrido lo contrario.

Se acusa a Hamás de utilizar “escudos humanos”. Esta vez no se acusa a los civiles, como se ha hecho en Twitter, de ser responsables de su propia muerte por continuar viviendo en sus casas o intentar volver a ellas.

Una comparación del número de muertos en Gaza con las cifras de víctimas hasta el 25 de julio:

Publicado en Israel, Palestina, Propaganda | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

The Man With No Name, un documental de BBC sobre Clint Eastwood de 1977.

–Cinco tráilers distintos de Woody Allen.
–Un relato: Guy walks into a bar.
–El proyecto de bombardear la Luna con un arma nuclear.
–Cinco malas lecciones sobre periodismo en los cómics de Superman.
–El autocorrector, esa gran ayuda que da tantos dolores de cabeza.
–La invasión de Nueva Delhi por 30.000 monos.
–Cuando los Bee Gees dominaban la industria musical.
–Cuidado con las tormentas solares.
–En verano, no dejes al perro dentro del coche.
Apollo 11, contado al estilo 2001.
–Jimmy Fallon no resiste la tentación de hacer a Morgan Freeman la entrevista con helio.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Tierra quemada, arrasada

El comienzo de la “tregua humanitaria” de 12 horas en Gaza ha permitido comenzar a recuperar los cadáveres de las zonas más castigadas por la ofensiva israelí. A primera hora de la mañana, se han recuperado 35 cadáveres, a la 1 de la tarde ya eran 76. La última cifra de muertos facilitada por el Ministerio de Sanidad de Gaza es 935.

Los periodistas han podido acceder a zonas hasta ahora demasiado peligrosas. El panorama que han encontrado es dramático. Zonas enteras del barrio de Shayahía, al este de Ciudad de Gaza, y de Beit Hanún han sido arrasadas. Algunas imágenes no son muy diferentes a las que hemos visto de Alepo y Homs, en Siria. La mayoría de estas fotos son de la periodista de BBC Kate Benyion-Tinker.

Resulta imposible contraponer estas imágenes a la idea de ataques “selectivos” de la que habla el Ejército israelí, a menos que la idea consista en seleccionar barrios enteros y destruirlos por completo.

En principio, es necesario poner las comillas a la palabra tregua. De momento, está siendo respetada. El Ejército israelí se reserva el derecho de “localizar y neutralizar” los túneles que utilizan las milicias de Hamás. Esa es la razón, según la prensa israelí, por la que el Gobierno de Netanyahu rechazó el plan de alto el fuego de Kerry. Exige poder continuar la labor de destrucción de los túneles en caso de cese de hostilidades, un ‘alto el fuego’ que le permita seguir atacando.

13.00

La radio israelí prohibió la emisión de un anuncio de una organización de derechos humanos en el que se leían los nombres de niños muertos en Gaza.

Michael Rosen escribió un poema tras oír la noticia.

Don’t name the dead children.
The people must not know the names
of the dead children.
The names of the children must be hidden.
The children must be nameless.
The children must leave this world
having no names.
No one must know the names of
the dead children.
No one must say the names of the
dead children.
No one must even think that the children
have names.
People must understand that it would be dangerous
to know the names of the children.
The people must be protected from
knowing the names of the children.
The names of the children could spread
like wildfire.
The people would not be safe if they knew
the names of the children.
Don’t name the dead children.
Don’t remember the dead children.
Don’t think of the dead children.
Don’t say: ‘dead children’.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

Hamás ofrece una fuerte resistencia

hamas milicia

Las opiniones de varios oficiales israelíes citados en un artículo de Haaretz de hace unos días ofrecen una idea aproximada de la resistencia que los milicianos de Hamás están ofreciendo a la infantería invasora. A diferencia de las operaciones de los últimos años, se están encontrando con un enemigo que ha mejorado sus tácticas de combate.

Un oficial, veterano de varias operaciones en Gaza, que dejó la zona de combate por unas pocas horas, dijo a Haaretz: “He estado en Shayahía antes, pero nunca la había visto así, ni a Hamás. Su equipamiento y tácticas son como los de Hizbolá. Hay trampas explosivas por todos los sitios, y ellos aguantan y pelean en vez de desaparecer como hacían en el pasado”.

La opinión pública israelí siempre parte de la premisa de que lo único que impide al Ejército acabar con Hamás para siempre son las dudas de los gobiernos o la presión de gobiernos extranjeros. Es lo que les han hecho creer sus políticos y periodistas. En el mundo real, la superioridad militar israelí ofrece pocas dudas sobre el desenlace de cualquier enfrentamiento directo, pero eso no quiere decir que el Ejército pueda conseguir todos sus objetivos.

“No es un desastre, podemos ocuparnos y hemos matado a muchos más de sus combatientes de los que han matado de los nuestros, pero están en un nivel superior al que esperábamos”, dice un oficial. “Es fácil comprobar que han aprendido tanto de Hizbolá como de vigilarnos a nosotros”.

Las milicias de Hamás han tenido muchísimo tiempo para prepararse para este enfrentamiento, tanto en el acopio de cohetes como en su perfeccionamiento con la intención de aumentar su alcance. Una campaña de bombardeos aéreos es algo contra lo que no tienen respuesta, pero los combates en el continuo urbano que es la mayor parte de Gaza ofrecen un escenario diferente.

“Quedamos realmente sorprendidos (dice un oficial que conoce los planes operativos para Gaza) por lo que nos encontramos en Shayahía. El único problema es que luchar en un lugar como ese es el escenario soñado por Hamás, porque ofrecemos muchos objetivos. Es exactamente lo que intentábamos evitar”.

Por eso, el Gobierno de Netanyahu retrasó la entrada de las tropas de tierra. Durante mucho tiempo, llevó a cabo una campaña de ataques aéreos o desde el mar que siempre causarán un elevado número de víctimas entre la población civil. El argumento de que los miembros de Hamás se esconden en las zonas civiles es ridículo por obvio. Ninguna fuerza insurgente se sitúa en campo abierto con una diana en la cabeza para que los maten a placer. El liderazgo político de Hamás se encuentra escondido en refugios subterráneos. Los dirigentes de las milicias asumen los riesgos imprescindibles. Sólo tienen que aguantar el mayor tiempo posible y confiar en que sus tropas ejecuten los planes establecidos con mucha antelación.

Como siempre en estos casos, la fuerza insurgente gana cuando no pierde, sabiendo que sufrirá un elevado número de bajas que pondrán sustituirse en el futuro.

La cifra de 32 militares muertos ha tenido un fuerte impacto en Israel, lo que ha hecho que el Gobierno insista en enviar mensajes optimistas sobre la marcha de las operaciones. Esa es una constante que se repite en estas ofensivas. Bien porque es cierto o para elevar la moral de la población, los medios israelíes informan hoy de que Hamás puede estar cerca del punto crítico. Especulan, citando fuentes militares, de que las milicias islamistas han perdido entre 200 y 500 hombres.

Pero ahí vuelve el problema de las expectativas no cumplidas y constantemente alimentadas por el Gobierno. El ministro de Comunicaciones, y miembro del gabinete de seguridad, Gilad Erdan, del Likud, ha dicho que el objetivo es la “desmilitarización de Gaza”, lo que quiere decir la destrucción completa del arsenal de cohetes y la eliminación de todas las milicias. Es una quimera, a menos que Israel vuelva a ocupar de forma permanente cada metro de Gaza. Ni es un objetivo realista ni va a ocurrir.

Un sondeo del Canal 2 de la televisión indica que el 46% de los israelíes quiere que Hamás sea expulsada del poder en Gaza, ignorando que estas operaciones de castigo tienen el efecto opuesto. Los periodistas que están en Gaza han escuchado opiniones críticas sobre el Gobierno islamista, así como el deseo ferviente de que este horror finalice. Pero también la idea constantemente repetida de que en la negociación de un alto el fuego permanente debe incluirse el fin del bloqueo de Gaza, como así exige Hamás.

Los bombardeos indiscriminados de Israel son la mejor forma que tiene Hamás para asegurarse de que en el futuro no tendrá problemas para sustituir a los milicianos caídos en combate. Una nueva generación de víctimas cogerá las armas muy pronto.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Qué hace la ONU en Gaza?

unrwa

Esa es una pregunta fácil de contestar para la gente, sobre todo en Twitter: nada.

No es cierto.

Desde 1947, la UNRWA es una agencia de la ONU que facilita a los refugiados palestinos en varios países ayuda sanitaria, escolar y de emergencia. En el caso de Gaza, eso significa clínicas, escuelas, empleos y ayuda de emergencia, que suele significar comida, en épocas de crisis. La ferocidad de la operación de castigo israelí que se está produciendo este mes ha hecho que más de 140.000 habitantes de Gaza hayan buscado refugio en locales de UNRWA.

La gente también se pregunta qué puede hacer la ONU para poner fin a la violencia en Gaza. En ese caso, la única palanca reside en el Consejo de Seguridad, el único poder propiamente ejecutivo de la organización. Y ahí ya sabemos que el poder de veto que utilizan los cinco países con asiento permanente hace que en muchas ocasiones se convierta en un organismo incapaz de actuar. El veto norteamericano la maniata en cualquier asunto relacionado con Israel, como también ha ocurrido con el veto ruso en el caso de Siria.

La presión sobre la ONU se hace no a través de sus organismos, sino de los gobiernos. Hasta cierto punto, lo mismo se podría decir de la UE, que no tiene más política exterior que la que dictan los países más influyentes de la Unión. Más allá de eso, sólo quedan los comunicados que piden a las partes “contención”.

Pero no se puede decir que la ONU no haga nada, porque la ONU es mucho más que el Consejo de Seguridad. Muchas de las agencias de Naciones Unidas salvan vidas (como la OMS, la FAO o el Programa Mundial de Alimentos).

La UNRWA se financia con aportaciones de los estados, pero también de donaciones particulares. Aquí puedes aportar tu contribución económica a sus programas de actuación o también a las intervenciones actuales de emergencia en Gaza o Siria.

No des por hecho que los estados entregarán el dinero suficiente como para que la organización pueda sostener a las víctimas de la guerra de Gaza.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Y mientras tanto en Libia…

Mientras todas las miradas están puestas en Gaza, Siria e Irak, al menos en Oriente Medio, en Libia se confirma que el Gobierno perdió hace tiempo el control de la situación. Eso es discutible, porque también podría argumentarse que el país lleva tiempo sin un Gobierno que merezca ese nombre.

El aeropuerto de Trípoli fue escenario de violentos combates la semana pasada entre milicias islamistas y moderadas (lo que en este último caso quiere decir no tan islamistas como el resto), que continuaron este lunes. Con las bajas de esta semana, la cifra total de muertos se eleva a 47 y los heridos a 120. Casi todos los aviones que estaban en el aeropuerto quedaron total o parcialmente destrozados.

Es una guerra entre las milicias que derrocaron a Gadafi. Algo me dice que no han llegado a un acuerdo sobre el reparto del botín. La paradoja es que se supone que ambas están a sueldo del Gobierno, lo que quiere decir que se comprometieron a mantener el orden a cambio de recibir la correspondiente subvención.

No es buena idea subcontratar la seguridad de un país a sus milicias.

Publicado en Libia | Etiquetado | Deja un comentario