559 muertos por la policía

Una simple discusión sobre tráfico, en concreto sobre un coche que no llevaba la matrícula delantera. La conversación entre el policía Ray Tensing y el conductor del vehículo, Samuel DuBose, residente en Cincinnati de 43 años, acaba con el agente pegando un tiro en la cabeza a DuBose. El fiscal ha calificado la situación de estúpida y absurda. Nada en el comportamiento de la víctima justificó que el policía sacara el arma y disparara. Ahora será acusado de asesinato.

Hay que completar la historia con el añadido habitual. El policía es de raza blanca. La víctima, de raza negra.

El fiscal ha reconocido que sin las imágenes, conseguidas gracias a la cámara que Ray Tensing llevaba en el uniforme, es posible que hubiera creído la versión del policía. Los hechos darán más peso a la campaña nacional para que todos los miembros de las fuerzas de seguridad lleven encima cámaras de vídeo para grabar estas situaciones.

Pero como se puede comprobar en este caso, ni siquiera la existencia de la cámara puede impedir que un policía elimine a sangre fría a una persona sin motivo.

Sólo este año la policía ha matado en EEUU (población: 318 millones) a 559 personas, según un recuento de The Washington Post. En siete meses. Casi 80 cada mes. El 25% de los muertos eran negros (140). El porcentaje de la población negra en EEUU es del 12%. 266 tenían menos de 35 años (un 47%).

Otro recuento indica que las fuerzas policiales en EEUU han matado a al menos 5.600 personas desde el año 2000.

Como escribió Frank Serpico, la policía está aún fuera de control en ese país.

Publicado en EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Erdogan quiere implicar a Occidente en su guerra contra los kurdos

erdogan

El Gobierno turco ha tomado una decisión que aparentemente introduce un elemento decisivo en la guerra civil siria y en la guerra de EEUU y Europa contra ISIS. Después de varios años de permitir que los yihadistas utilizaran la frontera de Turquía y Siria como vía de aprovisionamiento de hombres y material, Erdogan decide declarar a ISIS como su enemigo y permitir que EEUU utilice la base aérea de Incirlik para su campaña aérea contra ISIS.

Si bien esta fue la primera interpretación esta semana, muy pronto se vio que las intenciones turcas eran otras. El origen del giro no está en nada de lo ocurrido en Siria o Irak, sino en la propia Turquía y más en concreto en las elecciones de junio que dejaron al partido de Erdogan sin mayoría absoluta. Además, las urnas concedieron un gran resultado a una nueva fuerza política (HDP) cuya mayor fuerza se encuentra en las zonas kurdas, pero que puede convertirse en el embrión de un nuevo partido de izquierdas más allá de su reivindicación de la situación de una minoría.

Cuando digo que pronto se vieron las auténticas prioridades de Erdogan es porque todo resultaba bastante obvio al tomar nota de los primeros ataques de su Fuerza Aérea, casi todos contra bases del PKK kurdo en el norte de Irak, que han continuado este jueves.

Erdogan quiere reiniciar la guerra contra el PKK a sabiendas de que puede producirle beneficios políticos internos a corto plazo. En el mejor de los casos, un adelantamiento electoral quizá le permita ganar algunos votos en el electorado de los dos principales partidos de la oposición (el CHP y en especial el ultranacionalista MHP), a cuyos votantes nunca ha molestado la política de mano dura contra los kurdos. El AKP se quedó a 18 escaños de la mayoría absoluta en los últimos comicios.

Cabe la posibilidad, en función de lo lejos que quiera llegar el presidente turco, de que la ofensiva sea completa y que, como piden algunos medios de comunicación, vaya directamente contra el HDP, el partido de origen kurdo que obtuvo 80 escaños, y al que se intenta implicar en la violencia del PKK. De momento sólo en el terreno de las declaraciones, como han hecho Erdogan y el primer ministro. El Tribunal Supremo podría llegar a ilegalizar el partido o procesar a algunos de sus diputados porque en Turquía los jueces han actuado en el pasado al dictado de los intereses del Gobierno o, en años anteriores, del Ejército.

La detención de decenas de supuestos simpatizantes del PKK y el cierre de webs kurdas e izquierdistas hacen pensar que esta última opción es algo más que una posibilidad.

La última encuesta en Turquía indica que sus habitantes tienen más sentido común que su Gobierno. La mayoría prefiere que sean las milicias kurdas sirias (conocidas por las siglas en inglés YPG y a las que Erdogan acusa de recibir el apoyo del PKK) las que controlen la frontera, en vez de ISIS. Tampoco se muestra partidaria de que el Ejército turco intervenga en la guerra siria.

Eso va contra los intereses de Erdogan y del Ejército. Llevan tiempo intentando convencer a EEUU de que imponga una zona de exclusión aérea en el norte de Siria.  Washington sospechaba que era un intento de dar el primer paso para provocar la derrota de Asad, y no estaba tan seguro de que quisiera romper el empate estratégico en la guerra siria si los beneficiarios directos iban a ser ISIS u otros grupos yihadistas. EEUU no apreciaba las ventajas inmediatas cuando la mayor parte de la frontera ya está controlada por grupos kurdos opuestos a ISIS y a Asad. Pero Erdogan no quiere permitir que esas milicias se hagan fuertes, tanto por ser kurdas como por ser aliadas del PKK.

Según el NYT, hay ahora un principio de acuerdo entre EEUU y Turquía para imponer esa zona de unos 90 kilómetros de largo, pero no está claro aún que vaya a llevarse a la práctica. Los norteamericanos la vigilarían desde el aire, pero es probable que fueran los militares y espías turcos los que la controlaran sobre el terreno. Las milicias kurdas perderían en ese caso buena parte de las ventajas conseguidas en los últimos meses en su lucha contra ISIS.

Turquía intenta implicar a la OTAN en esta campaña militar en beneficio de sus intereses –gracias al hecho de que los países occidentales ya consideran al PKK un grupo terrorista– y obviando el hecho de que el fortalecimiento económico del ISIS con la llegada de voluntarios y la exportación del petróleo a través de suelo turco no hubiera sido posible sin su tolerancia o participación. Un diplomático occidental citado por el WSJ ha descrito la situación en otros términos. “Turquía está atrapada. Creó un monstruo (por el ISIS) y no sabe cómo ocuparse de él”.

Erdogan sí tiene ahora un plan, pero de momento tiene más que ver con los kurdos que con el ISIS.

Publicado en Siria, Turquía | Etiquetado , , | Deja un comentario

El reality de los republicanos nunca decepciona

trump

Las personas acostumbradas a escuchar a Rajoy piensan que la derecha es aburrida. No conocen a los republicanos de EEUU, cuya capacidad de provocar situaciones cómicas se multiplica de forma exponencial en época electoral. Lo que quiere decir casi siempre en ese país.

Antes de ver el vídeo, conviene saber que Donald Trump dio en público el número del móvil del senador Lindsay Graham para vengarse de sus críticas. Ambos son dos de los 16 candidatos republicanos a la presidencia que participan en las primarias.

Todo empezó cuando hace unos días Trump dijo en un acto público junto a otros candidatos que el hecho de que el senador John McCain pasara cinco años encarcelado en condiciones durísimas en una prisión de Vietnam en la guerra no era nada del otro mundo: “No es un héroe de guerra. Es un héroe de guerra porque le capturaron. Me gusta la gente a la que no le capturan” (recibió una gran ovación de la audiencia).

El razonamiento es de una estupidez infinita, pero es el tipo de comentarios que se esperan de este multimillonario de ideas reaccionarias, pero que en realidad no tiene más ideología que su propio ego. Y está el pequeño detalle de que mientras McCain estaba encarcelado, Trump disfrutaba de la buena vida en su país gracias a prórrogas por estudios y razones médicas que no están del todo claras. En una guerra en la que la mayoría de los soldados eran negros y blancos de clase baja, un tipo como Trump tenía todas las posibilidades del mundo de librarse del reclutamiento, y no cabe duda de que las aprovechó.

Trump había irrumpido antes en la campaña con ataques xenófobos contra los inmigrantes de origen mexicano (“Traen drogas, traen crimen. Son unos violadores y algunos, supongo, son buena gente”). Cualquier politólogo imberbe sabe allí que los republicanos necesitan no presentarse como enemigos declarados de la población latina para mejorar sus expectativas en unas elecciones presidenciales, pero da igual. Ante tal insulto, los otros candidatos no reaccionaron con críticas duras. No fueran a pensar sus votantes que ellos estaban a favor de los inmigrantes sin papeles.

Las primarias republicanas son esa contienda política en la que Genghis Khan tendría pocas posibilidades de salir elegido por ser demasiado moderado.

¿Qué paso después de la aparición de Trump en la campaña diciendo estas barbaridades y enfrentándose a políticos muy experimentados?

Ningún medio de comunicación ni político republicano le daba muchas opciones a alguien que nunca ha tenido un cargo político electo. Pero eso no importa en las primarias de ese partido.

Por otro lado, nunca conviene prestar mucha atención a una sola encuesta. En realidad, la experiencia nos dice que todos los sondeos que se publican ahora casi seis meses antes del inicio de las primarias tienen un valor muy reducido. Por comparar, después del verano de 2008, estaba claro quiénes iban a ser los candidatos de ambos partidos. A saber, Hillary Clinton y Rudolph Giuliani. El resto es historia.

post trumo

Luego vino la frase sobre McCain y todo cambió. Los demás candidatos republicanos se lanzaron sobre Trump, y también los medios de comunicación conservadores. No era sólo que estuvieran escandalizados. También vieron que era la oportunidad perfecta para deshacerse de alguien que sólo podía perjudicarles. En primer lugar, arrebatándoles votos conservadores que algunos de ellos necesitan. En segundo, convirtiendo las primarias en un reality vergonzante. ¿Y qué ocurrió?

Sí, Trump aumentó su ventaja en otra encuesta hasta una cifra no alcanzada este año por ninguno de sus rivales.

Las primarias republicanas se han convertido en el típico foro de Internet. Quien marca los términos del debate es el troll, y Trump ya ha sido definido como la quintaesencia del troll. Cuanto más se metan con él, con más fuerza contraatacará. Dominará el debate, atraerá el apoyo de los votantes republicanos más pirados –y hay muchos de esos– y llenará páginas de periódicos y minutos de televisión. Los medios no van a resistir la tentación. Cuanto más barro haya, más espacio le dedicarán a la campaña mucho tiempo antes de que empiece de verdad.

Los debates son el primer espectáculo en directo de la contienda. Ante tal abundancia de candidatos, las normas pactadas indican que sólo los diez primeros en los sondeos podrán participar en el primero, que Fox News emitirá el 5 de agosto. De momento, Trump tiene la plaza asegurada.

Qué razón tiene el director de la campaña del senador Graham: “Las dos personas más encantadas con la candidatura de Trump son Barack Obama y Hillary Clinton. A causa de la ridícula campaña de Trump, no estamos hablando del horrible acuerdo de Obama con Irán y de los planes de Clinton de continuar con la fracasada política de seguridad nacional de Obama”.

¿Pero quién quiere hablar de política cuando puedes presenciar en directo un reality deplorable repleto de risas y bromas de mal gusto?

Publicado en EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Alepo, una guerra de todos contra todos

Si hay una ciudad que destaca a la hora de medir el terrible precio que Siria está pagando por la guerra civil, es Alepo, donde tres periodistas españoles llevan una semana desaparecidos. La mayor población del norte de Siria –y la más habitada del país antes de la guerra con dos millones de personas– se ha convertido en un campo de batalla permanente donde ninguno de los dos bandos se resigna a ceder terreno.

La ciudad está dividida desde que los miembros del llamado Ejército Libre de Siria (FSA en sus siglas en inglés), entraron en Alepo en julio de 2012. Su intento de expulsar a las fuerzas del Gobierno fracasó, pero se hizo fuerte en la zona este, ocupada desde entonces por las fuerzas insurgentes (mientras el Gobierno controla la zona occidental y una parte del centro). Sus posibilidades de completar la misión fueron reduciéndose, y las fuerzas del FSA menguándose hasta ser superadas en número por grupos de corte más islamista, mientras que el Ejército se dispuso a una defensa numantina apoyado por la Fuerza Aérea.

Durante mucho tiempo, las posiciones quedaron estabilizadas, pero en 2015 los insurgentes lanzaron  nuevas ofensivas. Aquí es donde entra otra de las características de la guerra siria y que hacen tan peligroso Alepo. El 2 de julio, una coalición de fuerzas islamistas lanzó una ofensiva denominada Conquista de Alepo. El número de grupos armados reunidos bajo esta bandera es de 34. Los más importantes son el Frente al-Sham y el Ejército de los Muyahidin, ambos enfrentados radicalmente a ISIS, y que cuentan con algunos antiguos y actuales miembros del FSA. Pero hay otra coalición participando en los combates, formada por otros 13 grupos, entre los que están miembros del Frente Al Nusra, grupo yihadista que juró lealtad a Al Qaeda.

Alepo es en realidad una guerra de todos contra todos en la que los insurgentes son incapaces de operar bajo un frente común, y pueden llegar a interrumpir una ofensiva para resolver sus diferencias. Son decenas de grupos dirigidos por señores de la guerra que muchas veces acaban enfrentándose entre sí. Algunos de ellos son tan pequeños que se venden al mejor postor y están dispuestos a subordinarse a milicias mayores en una operación si obtienen a cambio armas y suministros.

En los dos primeros años de la guerra, la presencia de milicianos no yihadistas en las filas del FSA permitió a periodistas extranjeros trabajar en Alepo aun asumiendo un gran riesgo. Al FSA le interesaba presentarse ante EEUU y Europa como una fuerza no radical a la que merecía la pena apoyar. Pero para la población de Alepo, muchos de sus integrantes no eran más que ladrones que les robaban los alimentos que guardaban. Cuando en su mayoría fueron sustituidos en el frente por grupos islamistas que recibían apoyo de Turquía, Arabia Saudí o Qatar, ese escudo para los periodistas occidentales terminó diluyéndose. Alepo no era tan peligrosa como otras zonas con presencia del ISIS, pero dejó de ser un lugar en el que un extranjero podía confiar en los grupos que le permitían acceder al frente. Los rescates millonarios pagados antes por rehenes occidentales eran un reclamo siempre presente.

La última ofensiva de principios de este mes dio como resultado algunos avances de los insurgentes, que llegaron a tomar un punto estratégico en el barrio de al-Rashideen, desde donde el Ejército distribuía munición a otros puestos en la zona occidental de la ciudad que controla. Las fuerzas del Gobierno contraatacaron en los días posteriores. Los insurgentes afirman que resistieron ese avance, pero la superioridad aérea del enemigo pronto les hizo retroceder. Desde entonces, los combates se suceden en las calles de Alepo (aquí un mapa completo), donde ahora es habitual que soldados o milicianos ocupen una posición y sean desalojados días después.

Los bombardeos desde el aire con las llamadas “bombas de barril” –cilindros y bidones llenos de explosivos– han sido una constante en Alepo. Los francotiradores son otra amenaza continua, y por eso en algunas calles se han colocado autobuses en vertical para que sirvan de protección.

Si bien los bombardeos son por definición una forma indiscriminada de atacar, cuando se lanzan por decenas pueden impedir que los insurgentes agrupen sus fuerzas para traspasar las líneas de su enemigo. Estas imágenes muestran cómo son los momentos inmediatamente posteriores a un ataque de este tipo, ocurrido en abril.

Los insurgentes también llevan a cabo ataques cuyo principal objetivo es arrasar las zonas de la ciudad controladas por el Gobierno. Como en otros lugares de Siria, excavan túneles para llegar bajo tierra hasta posiciones del Ejército. Colocan centenares de kilos de explosivos y al hacerlos estallar vuelan manzanas enteras de edificios. En estas imágenes se aprecia el nivel de destrucción de la zona céntrica de la ciudad y el alcance masivo de la explosión.

Hay otro protagonista en esta guerra. Los yihadistas de ISIS controlan posiciones al norte de Alepo y desde allí han atacado este año a los otros grupos insurgentes. En otras zonas de Siria, el Ejército ha atacado a ISIS con bombardeos aéreos, pero en el caso de Alepo le conviene que los grupos insurgentes se desangren entre sí. La prioridad es impedir que la ciudad caiga en sus manos, porque supondría un duro golpe propagandístico para el Gobierno y podría ser interpretado como el principio del fin. Ya tuvo que ceder la ciudad de Idlib y la mayor parte de la provincia del norte de ese nombre en marzo, y otra derrota similar sería un golpe demasiado grave como para permitirlo.

Hace sólo unos días, un jefe militar del FSA fue asesinado después de asistir a una reunión en el centro de operaciones de los insurgentes al norte de la ciudad. Los autores son desconocidos, pero por la zona en que se produjo hace pensar que fue un ajuste de cuentas realizado bien por ISIS o por otro grupo insurgente. Nada de lo que haya que sorprenderse en un lugar como Alepo.

 

Publicado en Siria | Etiquetado | Deja un comentario

Las trampas de Schäuble y de los economistas alemanes

En muchos artículos sobre la visión alemana de la crisis de Grecia y de la eurozona, es habitual encontrar referencias al punto de vista nacionalista y xenófobo del diario sensacionalista Bild, para quien todo se reduce a que los griegos son unos perezosos y manirrotos a diferencia de los serios y austeros alemanes.

Definir lo que piensa un país por los arrebatos de los tabloides no es, desde luego, un criterio muy sólido, por muy influyentes que sean esos medios. Lo que ocurre con Alemania es que no es extraño descubrir opiniones tan maniqueas como esas entre los miembros de la élite económica del país.

El historiador Jacob Soll asistió a principios de julio a una conferencia económica sobre la deuda griega en Munich. No es el tipo de público o participantes que extrae sus análisis de las páginas del Bild. La virulencia de las opiniones de los economistas de ese país le sorprendió (“Germany’s Destructive Anger”). Creyó ver en sus intervenciones un “mensaje moral”: los alemanes son gente honesta mientras que los griegos son “corruptos, nada fiables e incompetentes”.

“Clemens Fuest, del Centro de Investigación Económica Europea y que ha asesorado a Schäuble, seguía recitando números sobre la deuda y el crecimiento griegos, y dijo que los griegos habían fracasado a todos los niveles en los últimos años al gestionar su deuda. Creía que deberían ser expulsados de la eurozona. Henrik Enderlein, del proeuropeo Instituto Jacques Delors, dijo que Grecia debería continuar en la eurozona, pero sólo si aplicaba más austeridad y mejor dirección (a su política económica). Daniel Gros, director del Centro de Estudios Políticos Europeos, teorizó que la deuda y los problemas económicos griegos podían solucionarse con mejores cifras de exportación.”

En sus intervenciones, nunca aceptaban que Alemania tuviera alguna responsabilidad en la crisis griega, como si el dinero con el que los gobiernos anteriores en Atenas construyeron una falsa prosperidad tras su entrada en el euro hubiera llegado de Marte. Tampoco por su insistencia en aplicar políticas de austeridad que no han funcionado desde 2010.

“Cuando comenté que muchos veían la austeridad como una nueva versión del Tratado de Versalles de 1919 del que saldría un Gobierno “caótico y nada fiable” en Grecia en el futuro –uno parecido al que Enderlein avisó que podía producirse en un ensayo en The Guardian–, respondieron que estaban furiosos por haber sido comparados con nazis y terroristas”. 

Esa reacción viene a ser como una Ley de Godwin, pero al revés.

Soll se pregunta cómo puede liderar Europa una Alemania que se considera la víctima de todas estas discusiones. Cuando se trata de uno de los países más prósperos del continente y el arquitecto de las políticas que impone Bruselas.

Si las élites políticas y económicas están difundiendo un mensaje similar al escuchado en esa conferencia, ¿cómo podemos sorprendernos de que los estereotipos sobre el sur de Europa se extiendan entre los ciudadanos alemanes, lean o no el Bild?

Esa negación de la realidad se extiende hasta la cúpula del poder, y a ese nivel no hay muchos que estén por encima de Wolfgang Schäuble. En una entrevista con Der Spiegel, el ministro de Hacienda niega que exista un dominio alemán sobre el resto de Europa (y dice que no existe tal “supremacía” porque Alemania no es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU), y luego consigue contradecirse unas pocas respuestas después.

En primer lugar, vende la idea de idea de que todo es culpa del actual Gobierno de Syriza: “Hace medio año, Grecia estaba preparada para volver a los mercados financieros (y emitir su propia deuda). Hoy, la economía del país está arruinada”.

Esa es la versión oficial que muchos gobiernos europeos sostienen sobre la responsabilidad de Alexis Tsipras. Pero poco después el periodista le pregunta si cree que Grecia se va a convertir ahora en un “protectorado de la eurozona” a causa de las medidas que se van a imponer con el tercer rescate. Su respuesta completa a esa pregunta:

“No. En su mayor parte, los elementos del nuevo programa fueron acordados en 2010. Simplemente, nunca fueron llevados a la práctica, desgraciadamente. Hasta ahora, la economía y la sociedad griegas apenas han caminado en la dirección correcta. Lo que ha cambiado de forma dramática desde principios de este año es la necesidad de financiación adicional. Según las previsiones más conservadoras, se necesita ahora al menos 80.000 millones de euros. Para mucha gente, esa es una suma inimaginable”.

No voy a decir que en la segunda parte de la respuesta Schäuble esté equivocado, pero con respecto a la primera hay algo claro. No puede decir antes que toda la culpa es de Syriza y luego decir que las nuevas condiciones no son tan extraordinarias porque a fin de cuentas entre 2010 y enero de 2015 no se hizo nada por cambiar la economía griega, es decir, que los anteriores gobiernos no cumplieron lo prometido. Y no lo hicieron, a pesar de que supuestamente, según Schäuble, hace medio año Grecia podía poco a poco empezar a financiarse en los mercados por su cuenta.

¿Cómo fue posible tal milagro si antes los gobiernos de Papandreu y Samarás se olvidaron de llevar a cabo reformas supuestamente tan importantes?

Estas cosas pasan cuando uno se cree que una política económica se impone por razones estrictamente económicas, como si fueran unas cuentas que tienen que cuadrar, y que sólo cuando se hace eso se puede salir del agujero. En realidad, son razones políticas las que están detrás de todo esto, y los trucos son también políticos cuando de lo que se trata es de castigar a los otros. Por decirlo de otra manera, cuando el delantero se prepara a lanzar el penalti, se mueve la portería para que nunca pueda marcar el gol. Y luego se le echa la culpa al delantero.

Y ahora algo de humor para contar lo mismo de otra manera. Es del mismo programa televisivo que hizo esa parodia tan buena de Varufakis. En la configuración se pueden poner subtítulos en inglés.

Publicado en Alemania, Crisis, Europa, Grecia, Propaganda | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tsipras, el último hombre en pie en Grecia

tsipras banderas

Los acontecimientos ocurridos en Grecia en el último mes provocarían un terremoto político en cualquier país. Podrían derribar gobiernos, causar una ola de violencia o provocar la aparición de nuevas fuerzas políticas. Podrían. Pero para tener claro qué consecuencias pueden tener, habría que recordar el punto de partida.

Una encuesta difundida el sábado ha desmentido la hipótesis del terremoto. Un 42,5% afirma que votaría a Syriza si se celebraran ahora elecciones, un porcentaje que le daría la mayoría absoluta. Un 73% está a favor de que Grecia continúe en la eurozona (y un 66% de los votantes de Syriza), frente a un 20% que desea la vuelta del dracma. Un 70% apoya el acuerdo pactado con la troika, frente a un 24% que apuesta por la suspensión de pagos y la salida de la eurozona.

Antes que nada, hay que recordar que no conviene sacar muchas conclusiones de una sola encuesta, en Grecia o en otro país. Y también que las encuestas fracasaron al prever el resultado del referéndum. Pero el valor de este sondeo proviene del hecho de que no se diferencia de otras muchas encuestas realizadas antes y después de la campaña del referéndum, tanto en relación al apoyo a Syriza como al deseo de los griegos de continuar en la eurozona.

Los momentos políticos más dramáticos funcionan a veces como un test de Rorschach. Vemos en ellos lo que queremos ver. La decisión de Tsipras de convocar un referéndum en el último momento de las negociaciones con la troika provocó todo tipo de análisis y especulaciones sobre sus intenciones y lo que debería hacer después en función del resultado. Siempre se descartó como alternativa realista lo que Tsipras dijo que iba a hacer y que los votantes entendieron: continuar negociando.

Los acontecimientos posteriores parecieron quitarle la razón, lo que parecía bastante obvio porque él pensaba que el resultado podía influir en la conducta de los gobiernos europeos, y eso era una quimera, teniendo en cuenta la conducta del Gobierno alemán desde el inicio de la crisis de la eurozona.

Al final, Tsipras se vio forzado a aceptar un principio de acuerdo tan malo o peor como el que le presentaban antes del referéndum. En términos políticos, había sufrido una derrota completa que le pasaría factura en su propio país después de que un 61% de los griegos desafiara a la troika con su voto.

Su defensa del acuerdo en el Parlamento no impidió que un número muy significativo de diputados de Syriza votara en contra. Además, tuvo que afrontar la humillación de depender de los votos de Nueva Democracia, Potami y el Pasok para ganar la votación y al mismo tiempo escuchar a los diputados de la derecha decir por ejemplo: ”Al final habéis hecho lo que había q hacer, pero tampoco esperéis que os aplaudamos por ello”. Otro avisó de que votaban a favor, pero que eso no quería decir que fueran a defender todas y cada una de las medidas punitivas incluidas en el acuerdo.

Tsipras apostó por centrar su defensa no en los hipotéticos méritos (inexistentes) del acuerdo, sino en la imposibilidad de encontrar otra alternativa y en sostener que su Gobierno había llegado hasta el final en su lucha por una vía mejor. Ahí no le faltaba razón. La propia convocatoria del referéndum le respaldaba al haber demostrado que podía poner a la UE en vilo con una sola decisión. En otras palabras, hacer algo que Papandreu no se había atrevido a hacer y que Samarás ni se planteó.

Pero no hizo después lo que suelen hacer los gobiernos: buscar algunas medidas y presentarlas como una gran victoria (excepto la promesa de reestructurar la deuda en el futuro). ”Reconozco que el acuerdo es malo, pero todas las alternativas eran peores”, dijo el ministro de Economía, Giorgios Stathakis, que también admitió que no había nada en el acuerdo que pudiera servir para aumentar el crecimiento.

Hay que recordar que Rajoy pidió un rescate de la banca española a la UE y lo vendió como si fuera un crédito para comprar un coche y pagarlo en cómodos plazos en inmejorables condiciones.

Las declaraciones de Tsipras y sus ministros no podían responder a un supuesto plan secreto para forzar una situación –la salida de la eurozona– sin asumir la culpabilidad y conseguir que los votantes responsabilizaran a Berlín, la UE o quien fuera. En ese caso, lo que ocurrió en los días posteriores al referéndum hubiera concedido a Tsipras múltiples excusas para dar el paso que los votantes no quieren que se produzca. Y no lo dio.

En la política griega, Alexis Tsipras (el hombre más odiado de Europa, según los grandes medios de comunicación de unos cuantos países) es el último hombre que queda en pie. No lo es ya Samarás, que dimitió en la noche de la consulta, ni los demás dirigentes conservadores. No lo son los dirigentes de Plataforma de Izquierdas, el ala más izquierdista de Syriza, que defienden la salida de la eurozona, una opción rechazada en todos los sondeos desde hace años y nunca prometida en los programas de Syriza. Una alternativa que sería derrotada en las urnas.

Muchos periodistas en Atenas cuentan que la gente con la que hablan no considera culpable directo de la situación actual a Tsipras. Es una prueba circunstancial, pero relevante. Parecen tener claro, y en eso no están muy equivocados, que el Grexit supondría un salto hacia lo desconocido o una opción incluso peor que la actual. Asocian continuar en la UE (es decir, en Europa) con seguir en la eurozona. Piensan que a Grecia le irá mejor dentro del núcleo duro de la UE que solos en una zona en la que su ventaja cualitativa sobre su gran enemigo histórico, Turquía, será siempre eso mismo, la pertenencia a la UE. Seguro que valoran tener en el Gobierno a un político que no les ha mentido, como lo hicieron los anteriores. Les ha vendido una esperanza inalcanzable, pero hubiera sido demasiado bonito creer que todos los terribles problemas por los que han pasado en los últimos años desaparecerían sólo con poner un voto en la urna.

Evidentemente, todo esto puede cambiar en seis meses o un año cuando Grecia siga en el agujero. Tsipras deberá responder a la pregunta de cómo puede un Gobierno radicalmente izquierdista que cuenta con varios ministros marxistas aplicar políticas neoliberales impuestas desde el BCE o el FMI. Esa es una endiablada ecuación que de momento no tiene solución.

Aun así, parece claro que ahora la política griega sólo tiene a Tsipras.

Publicado en Europa, Grecia | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Tim Burton y el expresionismo alemán.

Chuck Jones, el mayor artista de los dibujos animados.
–El montaje de ‘El bueno, el feo y el malo’.
–Cuando los efectos especiales hacen peores las películas.
–Los peores efectos especiales.
–Honest Trailers hace la autopsia a Terminator 2.
–Stephen Colbert reclama a Neil Degrasse que Plutón vuelva a ser un planeta.
–El desodorante de los años 70 aún es un peligro.
Fernando Alonso sigue siendo bueno en los karts.
–El origen de OK.
–Cómo es un laboratorio de autopsias.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Las muy rentables relaciones entre las televisiones griegas, los gobiernos y la troika

Las principales televisiones privadas griegas formaron un frente unido en la campaña a favor del en el referéndum. No es extraño ni denunciable que una empresa de comunicación tenga ideología. Es más discutible, como ha denunciado mucha gente, que en los debates celebrados antes de la consulta, la inmensa mayoría de los participantes estaba a favor del , y la presencia en las pantallas del no era casi testimonial. Eso es mala televisión, porque en esos casos una presencia nutrida de ambas partes es lo que garantiza interés público y espectáculo.

Lo ocurrido en la campaña no fue una excepción con respecto a lo ocurrido en los últimos años. El periodista Costa Efimeros, productor del documental Debtocracy, escribe sobre las muy rentables relaciones entre las empresas propietarias de las televisiones, los gobiernos anteriores y la troika. Detrás de las compañías están las corporaciones de la construcción, destino de los contratos de infraestructuras concedidos por los gobiernos, y las grandes navieras, uno de los sectores económicos con más poder en Grecia.

Para las televisiones, es un chollo. Han operado durante años en un marco de ilegalidad que les ha salido muy rentable:

“Desde el comienzo de la crisis y la aplicación del programa de austeridad, todos los grandes medios de comunicación se apresuraron a defender las duras políticas de los acreedores de Grecia. No era una decisión unilateral. A pesar de que desde la aprobación del primer memorándum (MoU) hay una norma para imponer un impuesto del 20% a la publicidad televisiva, esta es la única medida que la troika ha permitido que se aplace a través de un decreto que se aprueba el 31 de diciembre de cada años, y ya llevan cinco años consecutivos.

Pero va más allá. Los canales griegos operan en Grecia sin licencia, gracias a una ley de 1989 que les concede licencias por investigación y desarrollo. Y en caso de que no se hayan cansado por esto, hay más: los oligarcas, además de no pagar por sus licencias televisivas, tampoco han pagado impuestos durante años por el uso de frecuencias públicas, según el organismo nacional de contabilidad. Por eso, cuando la troika entró en escena, el compromiso era perfecto: los grandes medios de comunicación apoyaron el programa de austeridad, y los acreedores les permitieron funcionar en una situación de dudosa legalidad (el Consejo de Estado, máxima autoridad legal del país, ha dictaminado en dos ocasiones que es ilegal el uso de frecuencias sin licencia).”

En abril el Gobierno de Syriza dijo que iba a poner fin a esta “anarquía” y exigir a las televisiones que paguen su deuda por el uso de las licencias. La cantidad asciende a 40 millones de euros por los últimos cuatro años.

La respuesta de los medios dice mucho sobre cómo se han hecho las cosas en Grecia en las últimas décadas. Los que hacían favores al Gobierno podían contar con que no tendrían que hacer frente a sus obligaciones fiscales. Algo daban a cambio, pero no precisamente al Estado. Las televisiones dijeron que no iban a pagar porque los partidos se han aprovechado de una ley de 2002 para emitir sus anuncios electorales en esos canales sin pagar nada a cambio.

Las televisiones han apoyado los programas de austeridad todos estos años, incluidos los sacrificios exigidos a los ciudadanos. Pero ellos no sólo no se sacrifican, sino que ni siquiera pagan lo que deben.

 

Publicado en General | Deja un comentario

Así se estrena en Westminster la diputada más joven

En el Parlamento británico es costumbre que los diputados que se estrenan den un breve discurso para presentarse ante los demás parlamentarios de la Cámara. Esta vez ha sido el turno de Mhairi Black, del SNP escocés, de 20 años, la más joven desde el siglo XVII.

El discurso ha sido muy elogiado, tanto por su brío y consistencia como por las historias sobre la lucha contra la pobreza en Escocia, y en especial en su circunscripción, donde –dijo– uno de cada cinco niños se va a la cama con hambre. Y el uso de la ironía. Gracias a que el Parlamento paga a los diputados los gastos de vivienda en una ciudad tan cara como Londres, Black comentó que es la única persona de 20 años a la que el ministro de Hacienda, George Osborne, está dispuesto a ayudar para que tenga acceso a la vivienda.

Y ahora pensemos en cuántos jóvenes políticos españoles podrían estar a la altura de Black.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , | Deja un comentario

El fin de la Primavera Griega

risas troika

Por una vez hay que estar de acuerdo con el ministro eslovaco de Finanzas, Peter Kazimir, uno de los halcones que ha presionado estas semanas con más intensidad para que Grecia fuera expulsada de la eurozona, y quizá de la UE. “El compromiso sobre Grecia que hemos alcanzado esta mañana es duro para Atenas porque es el resultado de su Primavera Griega”, ha escrito en Twitter.

Eso sí, hay que dejar a un lado la perplejidad que suscita que este hombre olvide lo que ocurrió la primera vez que se utilizó la palabra ‘primavera’ para definir una rebelión popular. Igual es que sencillamente es un idiota. Alguien se lo habrá recordado porque ha borrado después el tuit.

Había dos objetivos fundamentales en el cierre de esta crisis: mantener la reputación crediticia de la eurozona en su conjunto con la idea de que la pertenencia al sistema monetario es eterna, y acabar con la rebelión del sur de Europa contra la austeridad, que es ya un sistema político en sí mismo, y no sólo una serie de recetas económicas.

Lo primero ha sido dañado de forma irreversible con la apuesta final de Schäuble de llevar a las negociaciones la idea de Grexit temporal, algo manifiestamente ilegal según los tratados. Los gabinetes de análisis de bancos y fondos de inversiones lo han apuntado en su mayoría, aunque las repercusiones son aún difíciles de adivinar. Al menos formalmente, la eurozona sigue existiendo con todos sus miembros actuales.

Lo segundo ha sido un éxito completo. A lo que dijo anoche el director del FT sobre la “paz cartaginesa”, hay que añadir el lunes numerosos testimonios que no es necesario buscar en las filas de la extrema izquierda. Mohamed El-Erian ha escrito: “La triste realidad de Grcia y Europa: no pasará mucho tiempo hasta que los historiadores establezcan una comparación con episodios históricos de la ‘diplomacia de las cañoneras”. Las propuestas del acuerdo se quedan muy cerca de exigir a Grecia que se convierta en un Estado vasallo de Bruselas”, dice un informe del Deutsche Bank. Wolfgang Münchau ha titulado su columna “Los brutales acreedores de Grecia han demolido el proyecto de la eurozona”.

Todos estos análisis no son nada comparados con lo que ocurrió en las reuniones de la madrugada del lunes. Según el relato que hace el FT, el nivel de violencia verbal fue inaudito, casi estuvo a la altura de una reunión de Al Capone con sus socios del sindicato del crimen de Chicago. El artículo acaba con esta frase:

“Han crucificado a Tsipras ahí dentro”, destacó un alto cargo de la euozona que asistió a la cumbre. “Crucificado”.

Una frase similar pronunció una fuente de la eurozona ante un periodista de The Guardian. “Fuentes de la UE nos contaron que Tsipras fue sometido a un ‘waterboarding mental’ en la reunión a puerta cerrada con Angela Merkel, Donald Tusk y François Hollande”. “Fue una locura, como una guardería”, se leía en una crónica de Reuters del día anterior.

Todos esos detalles se conocen a través de fuentes anónimas. Lo que se ha dado en llamar una jornada histórica se ha desarrollado en secreto y sólo puede saberse a través de ese tipo de testimonios. Así funcionan las cumbres, pero es importante destacar que lo mismo ocurre c0n el Eurogrupo, que opera como una organización casi secreta en cuanto a su funcionamiento interno. En una época en que hasta instituciones muy celosas de sus deliberaciones, como el BCE, la Reserva Federal norteamericana o el FMI, publican con posterioridad sus actas, el Eurogrupo mantiene la ficción de que sólo es un órgano de coordinación entre ministerios de Finanzas.

El destino de Europa se decide en un organismo que ni siquiera aparece en los tratados. Se ha dado la paradoja de que la Comisión Europea, que obviamente sí sale mencionada en los tratados, afirmó hace unos días que no daría una respuesta determinada hasta que se reuniera el Eurogrupo. Así se ha convertido en el instrumento definitivo de los gobiernos para mantener su control sobre la UE, años después de que se nos dijera que la democratización de la institución avanzaba imparable gracias a que se había convertido a la Comisión en un auténtico poder ejecutivo y al Parlamento Europeo en la Cámara legislativa con plenos poderes de control.

Conviene tenerlo en cuenta a la hora de valorar las profesiones de fe europeísta y la confianza en la construcción europea tan habituales en las declaraciones de nuestros políticos y de los expertos que se ganan la vida bastante bien ayudando a conservar ese statu quo.

Siguiendo la lógica del ministro eslovaco, si la ascensión al poder de Syriza fue una Primavera Griega, ¿contra qué dictadura se alzó? La de Alemania, supongo.

En una larga entrevista en The New Statesman, Yanis Varufakis ha descrito cómo han sido las negociaciones dentro del Eurogrupo en los últimos meses, un anticipo de lo que seguramente contará en un libro. Lo describe como una cábala en la que siempre se hace la voluntad de Schäuble. “Es una orquesta bien afinada y él es el director”. Sólo el ministro francés Sapin se aleja algo de la línea oficial –de forma “sutil”–, pero cuando Alemania ha tomado una decisión, Francia se pliega a ella sin problemas.

El sábado en que se celebraron dos reuniones del Eurogrupo, y Varufakis no fue invitado a la segunda, el ministro griego preguntó si eso era legalmente admisible. Ahora cuenta que un abogado le dijo: “Bueno, el Eurogrupo no existe en ninguna ley, no hay un tratado que regule este grupo”. Y Varufakis lo define así:

“Lo que tenemos es un grupo que no existe y que tiene todos los poderes para decidir sobre la vida de los europeos. No responde ante nadie, dado que no existe en ninguna ley, no se elaboran actas, y es confidencial. Ningún ciudadanos sabe lo que se dice dentro. Son decisiones casi de vida o muerte, y ningún miembro tiene que responder ante nadie”.

El nivel de presión ejercido sobre Tsipras ha sido inmenso. Pusieron una pistola apuntando a su cabeza y esperaron a que terminara aceptándolo todo. Hay que decir, y esto es algo de lo que tendrá que hablarse en Grecia en los próximos días, que el fin de la Primavera Griega ha sido tan brutal gracias a un error estratégico de Syriza. Como ya escribí, la premisa de que una victoria del no reforzaría la posición negociadora de Grecia ante sus socios europeos –como sostuvo Tsipras en la campaña– ha resultado ser falsa o una simple ilusión. Es difícil denunciar la “estrategia criminal” de la troika o calificarla de “terrorismo”, como hizo Varufakis, y confiar en que se vayan a ablandar por una demostración de voluntad popular. La diplomacia de las cañoneras no atiende a esas razones en la muy democrática Europa desde la instauración del euro.

Quizá esta debacle griega hubiera sido la misma sin el referéndum. No podemos saberlo con total seguridad. Quizá Alemania sólo iba a aceptar imponer este vasallaje porque la única alternativa que aceptaba era la expulsión de Grecia de la eurozona, y ahí Tsipras no podía llegar tan lejos porque pensaba que su opinión pública no lo hubiera aceptado. Quizá los bancos griegos se hubieran hundido igual por la fuga de depósitos una vez que el país no pudiera hacer frente a los pagos pendientes al FMI o al BCE. Pero lo que es indudable es que el desenlace ha sido mucho peor que lo que contenía la última oferta de la troika anterior a la consulta.

La promesa que aparece en el comunicado final de la cumbre sobre reestructuración de la deuda sólo es eso, una promesa de “posibles medidas” si Grecia cumple todos los términos de la rendición y pasa el humillante examen correspondiente en otoño. Y no incluirá una quita, porque el Gobierno griego se compromete por escrito a cumplir todos los compromisos financieros con sus acreedores, los mismos que le han obligado a firmar ese documento.

Como ha dicho el primer ministro francés, Manuel Valls, “ha sido una victoria para Europa”. Es la Europa que hemos construido.

16.30

Hay gente que no aprende. Peter Kazimir ha repetido el tuit que borró ayer con un pequeño cambio. Donde antes se leía “Primavera Griega”, ahora se lee “Primavera de Syriza”. Sólo le sirve para volver a desmentir la versión oficial del tercer rescate a Grecia: es sólo una venganza.

Foto: Los ministros de Finanzas, Wolfgang Schäuble, Jeroen Dijsselbloem y Pierre Gramegna, en la reunión del Eurogrupo del lunes.

Publicado en Crisis, Europa, Grecia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario