Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Cómo no hacer una adaptación en el cine: el caso de ‘Ghost in the Shell’.

–Todo está coreografiado en las escenas de violación en el cine.
El tono de Shepard en las películas de Christopher Nolan.
Woody Harrelson con orejas postizas para hacer de Lyndon Johnson.
–Batalles navales en ‘Juego de tronos’ (spoilers).
–El ántrax que está matando a los chimpancés de Costa de Marfil.
–Qué es lo que no hay que hacer en una catástrofe.
–Una misteriosa estación de radio rusa y su origen en la guerra fría.
–Persiguiendo tormentas.
–Buscando al oso polar en el Ártico.
–¿Puede un pulpo cazar en tierra?
Curiosity, cinco años trabajando duro en Marte.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Quién necesita cobertura sanitaria cuando tienes a Jesús contigo?

La Casa Blanca y el Partido Republicano han fracasado en su intento de acabar con la reforma de Obama que había permitido a decenas de millones de personas contar con cobertura sanitaria por primera vez. Es casi seguro que volverán a intentarlo. Por otro lado, ¿quién necesita tratamiento médico cuando tienes a Jesús contigo?

Publicado en EEUU, Humor | Etiquetado , | Deja un comentario

Tensiones entre Moscú y Damasco sobre las prioridades en la guerra siria

Los planes rusos sobre la guerra en Siria se han encontrado con un inesperado obstáculo: el Gobierno de Asad. Ante una situación militar que le es favorable, Damasco pretende continuar a la ofensiva y lanzarse cuando las circunstancias lo permitan contra la provincia de Idlib, en el norte del país, la única que controlan por completo sus enemigos. Ese paso final deberá esperar a que concluya el avance sobre Deir Ezzor, localidad cercada por el ISIS, pero no sería incompatible con el inicio de los bombardeos sobre Idlib.

Rusia tiene otras prioridades que no pasan por asegurar una victoria militar completa para las fuerzas de Asad, según Bloomberg, que cita a miembros de think tanks que asesoran al Kremlin. Las relaciones entre Moscú y Damasco son tensas, explica Andrei Kortunov: “Rusia no está dispuesta a permitir a Asad continuar la guerra hasta la victoria”. Y no está nada contenta con la sospecha de que el Gobierno sirio bloquea las conversaciones políticas a la espera de que sus victorias militares las conviertan en obsoletas.

La presencia estratégica rusa en Siria va más allá de los intereses personales de Asad y su familia. Moscú explora otras opciones, aún no muy claras, que permitan con el apoyo de EEUU detener la guerra en algunas zonas del país para luego pasar a negociaciones políticas de más entidad. Es decir, congelar la guerra a la espera de pasar a algún tipo de coexistencia entre algunos de los contendientes.

Una gran ofensiva sobre Idlib no es posible sin la intervención directa de los aviones rusos, dice en el artículo de Bloomberg Elena Suponina, de otro think tank que colabora con el Gobierno de Moscú. “El liderazgo sirio se ha equivocado si cree que Rusia les dará la ayuda necesaria para tomar Idlib, como ocurrió con Alepo. Moscú ha optado ahora por contener a los radicales de Damasco, porque la prioridad ahora no es capturar Idlib”.

Los últimos acontecimientos de Idlib pueden serle útiles a Asad si necesita convencer a los rusos. Esa ciudad y la provincia del mismo nombre fueron capturadas por una coalición de grupos insurgentes dirigida por el Frente Al Nusra, vinculado a Al Qaeda (desde entonces se ha desligado formalmente de ella, pero sus ideas son las mismas). El segundo grupo de esa coalición era Ahrar al-Sham. Lo que ha ocurrido recientemente es el que el nuevo Al Nusra –ahora llamado Hay’et Tahrir al-Sham (HTS)– se ha hecho con el control de la mayor parte de Idlib, hasta el punto de que algunas informaciones apuntan que Ahrar al-Sham ha dejado de existir como grupo. Lo que parece seguro es que los enfrentamientos ocurridos se dilucidaron muy rápidamente en favor de HTS y que sus antiguos aliados aceptaron abandonar las zonas que controlaban.

No sería la primera vez en la guerra siria en que un grupo insurgente que había sido poderoso antes por la ayuda exterior que recibía termina siendo absorbido por otro o pierde a la mayor parte de sus combatientes y armamento al enfrentarse a un enemigo mayor.

Una provincia de Idlib totalmente controlada por los yihadistas del antiguo Al Nusra sería un argumento de peso con el que Damasco intentaría convencer a Rusia de continuar la guerra hasta el final.

El problema para Moscú es más político que militar. Desde hace tiempo quiere dar a entender que la prioridad es poner fin a la guerra o embarcarse en la búsqueda de una solución política en la que pretende contar con la colaboración de la Administración de Trump (una respuesta norteamericana reciente ha sido el anuncio de la orden de Trump de poner fin a la ayuda directa de la CIA a los insurgentes). Una ofensiva general sobre Idlib parecida a la que hubo sobre Alepo desmentiría esa realidad y pondría en las pantallas más imágenes de aviones rusos y sirios destruyendo una ciudad con impunidad desde el aire. En estos momentos, Rusia quiere contar con otras opciones sobre la mesa.

Publicado en Rusia, Siria | Etiquetado , | Deja un comentario

El reportaje de BBC sobre Yemen que los saudíes intentaron impedir

Un equipo de BBC con la reportera Orla Guerin al frente se disponía a volar a Yemen desde Yibuti aprovechando un vuelo fletado por la ONU. Los saudíes, que controlan el espacio aéreo de Yemen, prohibieron el despegue del avión si llevaba consigo a los periodistas con el socorrido argumento de que no podían garantizar la seguridad de los periodistas. Nadie se lo había pedido.

Lo que no querían es que los periodistas documentaran la situación que vive el país a causa de la guerra, incluida la epidemia de cólera. El equipo de Guerin pudo llegar al puerto de Adén tras un viaje en barco de 13 horas. Este fue el resultado de su trabajo.


Publicado en Yemen | Etiquetado | Deja un comentario

El director de Comunicación de la Casa Blanca tiene a bien comunicarnos que no intenta chuparse su p****

Siempre es más fácil cuando las noticias llegan a tu teléfono y no hay que salir corriendo detrás de ellas. Es lo que ha pasado a Ryan Lizza, de The New Yorker, que recibió el miércoles por la noche una llamada del nuevo director de Comunicación de la Casa Blanca. Anthony Scaramucci es obviamente un nombramiento personal de Donald Trump, llevado a cabo contra los deseos de su jefe de Gabinete, Reince Priebus, y de Sean Spicer, que dimitió como secretario de Prensa tras saber que tenía un nuevo jefe.

La comunicación telefónica se originó por un tuit de Lizza –qué raro que todo comience en ese Gobierno con algo relacionado con Twitter– que contaba que Trump y Scaramucci habían cenado en la Casa Blanca con el presentador de Fox News Sean Hannity y Bill Shine, exdirectivo de la cadena. No son exactamente los papeles del Pentágono como exclusiva periodística ni una noticia que ponga los pelos de punta. Hannity es el principal portavoz televisivo de Trump en Fox News y Scaramucci ha colaborado con la cadena en los últimos años.

Pero Scaramucci estaba indignado con esa filtración hasta el extremo de exigir al periodista que le diera el nombre de la fuente, lo que no consiguió (Lizza casi se reía ante la idea de que apelando a su patriotismo fuera a darle esa información). A partir de ahí, el financiero que cree que será el salvador de la imagen del presidente se embarcó en una sucesión de ataques a Reince Priebus, amenazó con despedir a todo el personal de comunicación y se refirió al otro peso pesado de la Casa Blanca, Steve Bannon en términos cómicamente irrespetuosos con un lenguaje procaz.

“Reince es un jodido esquizofrénico paranoide, un paranoico”, dijo Scaramucci sobre el jefe de Gabinete. No está mal lo de acusar al principal asesor del presidente, el hombre que debe ordenar y marcar prioridades en la agenda política del presidente, de tener una grave enfermedad mental. Para cerrar el círculo, le acusó de ser responsable de las filtraciones a los medios, al menos en el caso de la noticia de la cena, y dio por hecho que dimitirá pronto.

La frase sobre Bannon es épica y con ella quería negar que estuviera intentando promocionarse dentro de la Casa Blanca: “Yo no soy Steve Bannon. No intento chuparme mi propia polla. No intento construir mi propia marca a partir de la jodida fortaleza del presidente. Estoy aquí para servir al país”.

Más allá de las dudas sobre la capacidad anatómica de Bannon para llegar tan lejos en dirección sur, y de que la frase nos recuerda lo que decía el señor Lobo en ‘Pulp Fiction’ –”no empecemos tan pronto a chuparnos las pollas”–, es evidente que el ego de Scaramucci le da para eso y mucho más. Y no es tonto. Sabe que Trump vive obsesionado por las filtraciones y pretende presentarse como el único que comprende al presidente y que está preparado para hacer lo que sea necesario con tal de ponerles fin, incluso reclutando al FBI y al Departamento de Justicia en la cruzada. Con muy poca base legal, por otro lado.

Todo es un show. Todos los gobiernos norteamericanos tienen filtraciones que alimentan a los medios de comunicación, también de aquello que la Casa Blanca preferiría mantener oculto. Pero incluso si ningún alto cargo o funcionario de la Casa Blanca hablara con periodistas, el problema seguiría existiendo porque el jefe de Gabinete y su equipo deben estar en permanentemente contacto con el Congreso para que progresen las prioridades del presidente, y los periodistas tienen en los congresistas y sus asesores otra fuente de información sobre lo que quiere hacer la Casa Blanca y sus problemas internos.

La salida de tono de Scaramucci confirma sus pésimas relaciones con Priebus –este impidió durante muchos meses que el director de Comunicación recibiera el cargo que le habían prometido en el Gobierno– y que el funcionamiento interno de la Casa Blanca es imprevisible, errático y poco profesional, nada que nos deba sorprender teniendo en cuenta el tamaño del ego y la escasa experiencia política de Trump.

Como en una Corte donde todos desconfían de todos e intentan ganarse el favor del caprichoso monarca, la Casa Blanca es también un sitio donde vuelan los puñales y todo funciona a golpe de tuits y amenazas. Scaramucci pretende demostrar que nadie es más trumpiano que él para así estar en condiciones de susurrar al oído del rey loco a quién hay que subir al cadalso. No es muy difícil convencer a Trump de que se levante enajenado, señale a alguien y grite: “¡Que le corten la cabeza!”. Mientras en una esquina quizá Bannon esté chupando eso que están pensando.

Publicado en EEUU | Etiquetado , | Deja un comentario

Un tanque contra terroristas suicidas

Un coche cargado de explosivos se dirige hacia un grupo de vehículos militares y civiles en el norte del Sinaí. No se sabe por qué no estalla en ese momento. Un tanque pasa por encima de él y da tiempo a alejarse las personas que están en los coches. El tanque maniobra para volver atrás. Lo más probable es que los ocupantes del vehículo estén muertos, pero unos segundos después salta por los aires.

Publicado en Egipto | Etiquetado | Deja un comentario

Made in America: no en las empresas de Trump

Donald Trump fue el anfitrión en la Casa Blanca de una recepción con motivo de la semana dedicada a los productos hechos en EEUU. Había hasta escobas, palos de golf y bates de béisbol. “Made in America, it’s the best”, dice orgulloso en el vídeo.

Como empresario de larga trayectoria, esa idea siempre le ha influido a la hora de tomar decisiones. No en el sentido que estamos pensando. En la campaña electoral, recordaron a Trump que las corbatas que vende con su nombre están hechas en China. Si fueran sólo las corbatas…

¿Qué hay de las chaquetas, gemelos y gafas de la marca Donald J. Trump? Todas hechas en China. ¿Las camisas Donald J. Trump que no son muy caras? Hechas en Bangladesh. ¿Las camisas Trump más caras? “Importadas”. La marca Trump también tiene un lado femenino, la marca Ivanka Trump. ¿Y de dónde son los vestidos, bolsos, zapatos y otros accesorios que reflejan el gusto de la hija de Trump? De los 838 productos de Ivanka que se anuncian en su web, ninguno está hecho por completo en EEUU. 628 son importados y 354 son hechos específicamente en China.

Lo decía el año pasado Robert Lawrence, profesor en Harvard.

También el año pasado el Washington Post hizo un recuento del origen de muchos de los productos de la marca Trump: China, Holanda, México, India, Eslovenia, Honduras, Alemania, Bangladesh, Indonesia, Vietnam y Corea del Sur.

¿Los hoteles de Trump? Buena parte de sus instalaciones cuentan con equipamiento fabricado fuera de EEUU.

La propaganda de Trump siempre ha tenido un límite: la cuenta de resultados de sus empresas.

Publicado en EEUU | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las ideas de Keynes

Publicado en Economia | Etiquetado | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Así de fuerte arranca ‘Baby Driver’.

–La cabeza de caballo de ‘El padrino’, el picahielos de ‘Instinto básico’, el trineo de ‘Ciudadano Kane’, la espada láser de ‘Star Wars’… ¿de dónde salen esos objetos en un rodaje?
–Lo que distingue una película de Christopher Nolan.
Nueva York, en el cine.
–Cuándo empezó el declive de los Simpson.
–Gary Oldman es un Churchill bastante convincente.
–Hazañas bélicas: la invasión de Disneylandia en 1970.
–No es tan fácil aterrizar en Marte.
–La huida de los hipopótamos de Pablo Escobar.
Hong Kong ya no tiene espacio para su basura.
–Guillaume Néry en la piscina más profunda del mundo (40 metros).

Publicado en Cine, Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

Adiós al portavoz de Trump que nos hizo reír tanto

Al presidente de EEUU con la peor imagen en los medios de comunicación desde Nixon, su secretario de Prensa le ha durado seis meses. Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, ha presentado su dimisión incinerado por un trabajo imposible y enfurecido por el nombramiento del nuevo director de Comunicación de la presidencia.

Una vez más, Donald Trump rompe el manual del sentido común político y elige para trazar la estrategia de comunicación a un empresario financiero, Anthony Scaramucci, sin más experiencia que sus apariciones para hablar de economía en Fox News y que cuenta con el rechazo de varios altos cargos de la Casa Blanca –en especial, del jefe de Gabinete, Reince Priebus–, pero no de la familia (Ivanka Trump y su esposo, Jared Kushner, es decir los que cuentan).

Obligado por sus comparecencias habituales ante los medios a estar metido hasta el cuello en la trinchera, Spicer estaba condenado a perecer en el intento de ser la voz de un presidente que a las ocho de la mañana ya está disparando desde Twitter. Nunca iba a satisfacer el gigantesco ego de su jefe y siempre iba a terminar haciendo el ridículo ante los periodistas.

Su demolición autoinfligida comenzó muy pronto cuando anunció levantando la voz que la asistencia a la ceremonia de toma de posesión de Trump había sido la mayor de todos los tiempos (“y punto”, dijo). Las fotos que la comparaban con la primera de Obama no dejaban lugar a dudas. La intervención de Spicer era un ejemplo del clásico ‘¿a quién vas a creer, a mí o a tus ojos mentirosos?’. Un portavoz sin credibilidad no puede durar mucho en el cargo.

Por todo ello, sólo pasaron unos minutos desde la noticia de su dimisión hasta que aparecieran las primeras recopilaciones de los grandes éxitos de Spicer.

El suyo era un trabajo duro y conseguía hacerlo aún más duro.

El vídeo más célebre sobre sus ruedas de prensa fue uno en el que lo único que se veía eran los rostros de los periodistas al escucharle. Y eso que en estos casos, cuando oyen algo absurdo o falso, suelen controlarse.

En términos humorísticos, nada puede derrotar a la parodia que aparecía en Saturday Night Live en la que la actriz Melissa McCarthy hacía un retrato de Spicer tan salvaje y delirante que de alguna manera representaba mejor que el original la relación de la Casa Blanca con los medios.

Sólo por las risas provocadas, Spicer ya ha encontrado un lugar en la historia, y si esto parece exagerado, hay que recordar que la hipérbole es la posición de partida de Trump ante todo. Scaramucci se ha estrenado ante los periodistas diciendo que el presidente es la persona con el mejor instinto político no ya del país, sino del mundo. Sin duda, es el hombre perfecto para el puesto.

Publicado en EEUU | Etiquetado , | Deja un comentario