Realidad y propaganda de la ‘madre de todas las bombas’

A veces, los titulares pueden ser ciertos, pero no cuentan toda la realidad. Este jueves, hemos sabido que EEUU ha utilizado en Afganistán la mayor bomba no nuclear empleada nunca en un conflicto bélico. No es la mayor del arsenal norteamericano, sino la segunda, pero aun así supone una escalada en un guerra que dura ya más de 15 años. El objetivo era una zona de túneles en la provincia de Nangarhar, en la zona este de Afganistán, controlados por fuerzas de ISIS.

El nombre completo de la bomba es GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast. Las iniciales de las últimas palabras (MOAB) coinciden con las de ‘mother of all bombs’ (madre de todas las bombas), que es como aparece en muchos artículos. Es una coincidencia afortunada para el lenguaje que se emplea al describir todo tipo de armamento. La descripción del poder destructivo de las bombas suele ser de utilidad cuando se pretende meter miedo al enemigo.

Las dimensiones de la GBU-43/B están a la altura de su poder. Mide 9,1 metros y su peso total es de 10,3 toneladas. Su potencia explosiva equivale a 11 toneladas de TNT. Comenzó a fabricarse en 2003. Todo su programa de diseño, desarrollo y pruebas costó 314 millones de dólares, pero el precio de cada bomba es de unos 16 millones. Por su tamaño y peso, sólo puede lanzarse desde un avión de carga a través de su rampa trasera. En este vídeo se pueden ver imágenes de una de las pruebas.

La zona sobre la que se lanzó la bomba ha recibido varios ataques aéreos en los últimos días con la presumible intención de acabar con los miembros del ISIS atrincherados allí y de hacerlo con el menor número de bajas para las fuerzas norteamericanas y afganas. La primera duda es saber si ha conseguido su objetivo y la segunda, si la decisión partió de la Casa Blanca o del mando militar estadounidense en Afganistán.

Lo primero es aún imposible de conocer. Sobre lo segundo, la versión inicial que ha dado la Casa Blanca es que fue una decisión tomada por los militares. Donald Trump ha ordenado que sea el mando militar el que adopte ese tipo de decisiones sin necesidad de pedir el visto bueno de la Casa Blanca, como ocurría en el caso de numerosas operaciones militares en la Administración de Obama. Pero sólo por el precio de cada bomba, hay que suponer que al menos el Pentágono informó previamente a la Casa Blanca.

Una cosa es utilizar ese armamento y otra distinta, comunicarlo a las pocas horas. La Casa Blanca y el Pentágono decidieron hacer pública la noticia muy pronto, y a estas alturas sólo se puede especular sobre sus intenciones políticas, pocos días después del ataque a una base militar siria y cuando se cree que Corea del Norte podría llevar a cabo una nueva prueba nuclear y Trump ha anunciado medidas para impedirlo.

En este punto, la diferencia entre una actuación militar y la propaganda que arrastra tiende a diluirse, aunque es indudable que los avances tecnológicos en armamento cuentan con un evidente poder disuasorio.

Pocas horas después del lanzamiento de la bomba, NBC News informó que EEUU “está preparada para lanzar un ataque preventivo con armas convencionales contra Corea del Norte si la Administración está convencida de que Corea del Norte está a punto de realizar una prueba nuclear”. Según esa información, dos destructores norteamericanos armados con misiles Tomahawk están situados en la zona, uno de ellos a 300 millas del lugar en el que podría llevarse a cabo la prueba.

EEUU nunca ha estado cerca de lanzar un ataque sobre Corea del Norte, aunque es cierto que en la Administración de Obama se llegó a contemplar esa posibilidad, que fue descartada por las consecuencias impredecibles que tendría, además de por las escasas o casi inexistentes posibilidades de acabar con el programa nuclear norcoreano. Resulta poco creíble pensar que el régimen norcoreano vaya a echarse atrás.

Volviendo a Afganistán, hay que recordar que la presencia del ISIS en Afganistán (donde se autodenomina ISIS-Khorasan) no es el mayor de los problemas de los militares norteamericanos en ese país. De hecho, la irrupción del grupo yihadista tan lejos de Oriente Medio supuso de entrada en 2015 una mala noticia para los talibanes que se vieron expulsados de zonas que antes controlaban.

Pero las últimas estimaciones hechas por la OTAN y el Pentágono indican que ISIS sólo cuenta en estos momentos con unos 800 combatientes, una cifra reducida comparada con las decenas de miles de insurgentes talibanes. En otras palabras, el destino de Afganistán no depende ahora de lo que pueda hacer ISIS.

Cualquier comparación con la bomba de Hiroshima, como ha aparecido en algún medio, no tiene ningún sentido. La GBU-43/B puede ser la segunda mayor bomba no nuclear, pero eso le deja muy lejos de esa referencia. La bomba de Hiroshima equivalía a 15 kilotones de TNT.

La GBU-43/B no se había empleado hasta ahora por su gran poder de provocar los llamados “daños colaterales”, es decir, su capacidad para producir un alto número de víctimas civiles en su radio de acción, que supera una milla por ambos lados del punto central de la explosión. Esa es la principal razón por la que nunca se usó en Irak.

La zona elegida en Afganistán está muy poco poblada, lo que no quiere decir que no haya pueblos en las cercanías. Un periodista afgano ya ha contado que en un pueblo situado a cuatro kilómetros la onda expansiva rompió los cristales de varias casas y causó otros daños.

A efectos de comparar esa bomba y sus efectos destructivos, incluida su potencia equivalente a 11 toneladas de TNT, podemos remontarnos a diciembre de 1972, cuando EEUU lanzó una serie de bombardeos contra Vietnam del Norte, en especial su capital, Hanoi. Los B-52 realizaron 741 salidas y en 729 lanzaron toda su carga. En total, los B-52 utilizaron 15.000 toneladas de explosivos y otros aviones lanzaron otras 5.000. El número de vietnamitas muertos superó el millar.

La destrucción masiva de Hanoi se prolongó desde el 18 al 29 de diciembre con la excepción de un día. No hubo bombardeos el día de Navidad.

Las negociaciones de paz de París se reanudaron el 8 de enero y finalizaron a finales de mes en lo que fue un paso decisivo para poner fin a la intervención militar de EEUU en Vietnam. El texto acordado no fue muy diferente al que se estaba negociando justo antes de esta campaña de bombardeos.

No parece que una sola bomba por grande que sea pueda servir para ganar una guerra ni puede provocar tantos muertos como una campaña de bombardeos que dure semanas.

12.45

El Ministerio afgano de Defensa ha informado el viernes que el bombardeó mató a 37 miembros del ISIS y que no se produjeron víctimas civiles. El dato tiene que proceder del reconocimiento aéreo de la zona o de interceptar comunicaciones por radio de los combatientes del ISIS, ya que las tropas afganas que llevan a cabo el ataque aún no han tomado las posiciones defendidas por los yihadistas. Los combates continúan, así como los ataques aéreos con aviones norteamericanos.

“No hay duda de que ISIS es brutal y que han cometido atrocidades contra nuestro pueblo. Pero no sé por qué lanzaron la bomba”, dijo a The Guardian el alcalde de la cercana localidad de Achin. “Aterrorizó a nuestra gente. Mis parientes pensaban que había llegado el fin del mundo”.

Publicado en Afganistan, EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El portavoz de la Casa Blanca tropieza con Hitler y el Holocausto

Ni siquiera los días en que Donald Trump no da muchas señales de vida, hay que relajarse con la Casa Blanca. El espectáculo lo ha dado este martes Sean Spicer, el secretario de Prensa y principal portavoz del presidente. Es el mismo tipo que dijo el 31 de marzo: “Con respecto a Asad, hay una realidad política que tenemos que aceptar”.

Después de esa frase, han pasado unas cuantas cosas: el ataque con armas químicas a una localidad controlada por los insurgentes y el bombardeo norteamericano a una base militar siria. Spicer se ha visto obligado a frenar en seco el coche y hacer un giro de 180 grados en cuestión de unos pocos días. Inevitablemente, se ha estrellado.

En la rueda de prensa y con la intención de denunciar a Rusia por su apoyo a Asad, Spicer hizo una referencia digamos positiva hacia Hitler en términos comparativos. “Nosotros no usamos armas químicas en la Segunda Guerra Mundial. Alguien tan despreciable como Hitler no se rebajó a usar armas químicas”, y siguió refiriéndose a Rusia.

Está el pequeño detalle del asesinato en masa de millones de personas en las cámaras de gas de los campos de concentración que Spicer pasó por alto. Obviamente, le preguntaron de nuevo y el portavoz decidió que aún podía caer más bajo:

“Creo que en relación al gas sarín, él (Hitler) no estaba usando el gas contra su propio pueblo de la forma en que Asad lo está haciendo, no hubo… los llevó a los centros del Holocausto (“Holocaust centers”), eso lo sé, pero lo que digo es que no en la forma en que Asad lo usó, lanzándolo sobre pueblos, sobre inocentes, en mitad de los pueblos”.

¿La diferencia estriba en el método de uso de las armas químicas? ¿Lanzarlas desde un avión es mucho más grave que detenciones masivas e internamiento en campos de exterminio? ¿Las víctimas de Hitler no eran de “su propio pueblo”?

Tras el inevitable escándalo, Spicer tuvo una tercera oportunidad de explicarse, esta vez a través de un comunicado, con resultados menos hirientes: “De ningún modo he intentado minimizar la naturaleza horrenda del Holocausto. Intentaba establecer una diferencia con la táctica de usar aviones para lanzar armas químicas sobre poblaciones”. Al menos en esta última ocasión Spicer no hizo el ridículo, pero el daño estaba hecho, y por eso luego comenzó a disculparse sin más matices.

El Museo del Holocausto de EEUU creyó que era necesario poner este vídeo en su cuenta de Twitter justo después de la rueda de prensa de Spicer.

No es mala idea para un portavoz de la Casa Blanca que llama “centros del Holocausto” a lo que siempre se ha denominado campos de concentración o exterminio (o “death camps” en inglés). Quizá Spicer no esté familiarizado con esa terminología.

La comparación con Hitler es recurrente en los políticos norteamericanos cuando quieren sostener que un líder extranjero es la peor amenaza a la que se enfrenta el mundo. Que un portavoz de la Casa Blanca diga que alguien es peor que Hitler supera con mucho los límites habituales de credulidad. No se le exige a Spicer un conocimiento detallado de la historia de la Segunda Guerra Mundial, pero sí que no tergiverse acontecimientos históricos conocidos por todo el mundo.

Antes de nada, hay que recordar un hecho relevante. Hitler no utilizó armas químicas en el campo de batalla. Tanto él como los demás dirigentes mundiales eran muy conscientes de su uso en la Primera Guerra Mundial. El propio Hitler resultó herido por esas armas cuando combatió en esa guerra. Los mandos militares de ambos bandos sabían que el adversario contaba con esos arsenales y que los utilizaría si alguien daba ese paso. A los alemanes no les interesaba en absoluto emplearlas cuando invadieron Europa. En 1914-1918 se utilizaron para detener ofensivas masivas. Tras el desembarco de Normandía, donde habrían resultado efectivas, podrían haberlo hecho, pero lo descartaron.

Los japoneses sí atacaron con armas químicas en Asia a las tropas chinas. Hay una batalla en Crimea en 1942 en la que es muy probable que los alemanes las emplearan para eliminar a miles de soldados rusos escondidos en una zona de cuevas y túneles. Churchill estaba muy interesado en ellas, como también lo había estado en India (“estoy claramente a favor de usar gas venenoso contra tribus sin civilizar”) y contra los ejércitos bolcheviques rusos, como así ocurrió en 1919. En la IIGM, el mando militar británico consiguió convencer a Churchill de que no era una buena idea (“es absurdo que se considere la moralidad de este asunto cuando todo el mundo las usó en la última guerra sin que nadie se quejara”, dijo antes de terminar cediendo).

Hitler no apostó por las armas químicas en los frentes bélicos por una cuestión estratégica y como forma de proteger a sus propias tropas. Obviamente, tampoco por una cuestión de moralidad (que no preocupaba demasiado a Churchill como hemos visto). Como arma de eliminación masiva de la población civil, incluida la de su propio país, fueron un instrumento imprescindible para llevar a la práctica su política de exterminio de los judíos alemanes y de otros países. Lo hizo en los campos de concentración y a través de unidades móviles, en camiones habilitados para esa función (y también se usó ese método para asesinar a discapacitados y enfermos mentales en Alemania). El uso de zyklon B se adoptó además para proteger a sus propias tropas de las consecuencias psicológicas de tener que eliminar a tiros y luego enterrar a cantidades inmensas de seres humanos.

No, los políticos y sus asesores que intentan justificar complicados giros políticos no deberían citar a Hitler en vano.

Publicado en EEUU, guerra, Historia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Carme Chacón, la mujer que estuvo dos veces a punto de ser líder del PSOE

La exministra socialista Carme Chacón ha fallecido a los 46 años a causa de sus problemas de corazón. Su trayectoria política, cortada ahora de forma prematura, quedó marcada por dos hechos: fue la primera mujer nombrada ministra de Defensa en España y protagonizó un intento frustrado de convertirse en líder del PSOE.

Chacón fue uno de los jóvenes dirigentes del PSOE que se agrupó en torno a José Luis Rodríguez Zapatero cuando este era muy poco conocido por la opinión pública y consiguió que fuera elegido secretario general del partido por una muy escasa diferencia sobre José Bono. Ese relevo generacional tenía a Chacón como uno de sus rostros, pero no llegó a formar parte del primer Gobierno de Zapatero.

Tres años después del regreso a los socialistas al poder, obtuvo su primer cargo en el Gobierno con la cartera de Vivienda. Pero fue en 2008, tras la segunda victoria electoral del PSOE cuando recibió el nombramiento que impulsó su carrera política por el valor simbólico de ser la primera ministra de Defensa de la historia de España.

Sólo cinco días después de tomar posesión, Chacón –que estaba embarazada de siete meses– se subió a un avión para recorrer 6.000 kilómetros y visitar a las tropas españolas destacadas en Afganistán en abril de 2008. “El momento que recuerdo con mayor emoción de mi toma de posesión es cuando pude abrazar a charlar con familiares de vuestros compañeros fallecidos”, dijo a los militares que le escuchaban en Herat, “y cuando un hombre me dijo: ‘Mi hijo tendría ahora su edad, señora ministra'”.

Chacón tuvo que lidiar con una contradicción permanente. El Gobierno vendía la presencia militar española en Afganistán como una “misión de paz”, pero se trataba de un país en estado de guerra en el que las fuerzas militares extranjeras debían hacer frente a la insurgencia talibán sin que la reconstrucción política y económica arrojara resultados evidentes.

Continúa en eldiario.es.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

59 misiles para presumir de comandante en jefe

La república imperial siente una atracción intensa por la guerra. En EEUU, los presidentes adquieren el principal atributo presidencial cuando se embarcan en un conflicto bélico. Con frecuencia, ni siquiera es necesario tanto. Basta con enviar unos cuantos aviones o una lluvia de misiles de crucero. El Tomahawk tiene valor de sello presidencial.

Evidentemente, la propaganda oficial lo vende como la gran aportación de EEUU a la paz y la estabilidad internacional. No sólo en las declaraciones de los responsables políticos. Los medios de comunicación se apuntan a la batalla, reclutan a expertos y llenan las pantallas de televisión de misiles, aviones y buques de guerra. Breaking News.

Después de pasarse más de dos meses describiendo a Donald Trump como alguien indigno de ocupar el cargo, casi como un peligro para la República, muchos de sus adversarios se han rendido ante la nueva imagen del guerrero Trump. Todo por un ataque con 59 misiles Tomahawk a una base aérea siria que no ha conseguido inutilizarla. En la noche del viernes, se supo que aviones de la Fuerza Aérea siria despegaron de allí para realizar ataques en la provincia de Homs. Según AFP, los militares sirios recibieron el aviso de que se iba a producir un ataque, probablemente de sus aliados rusos que a su vez fueron informados por el Pentágono unas cuatro horas antes.

Fue una operación de castigo en represalia por el ataque de armas químicas sobre un pueblo de la provincia de Idlib que dejó las cosas como estaban en la guerra de Siria. En Jan Shijún, tuvieron que enterrar a 70 personas. Ellos pagaron un precio mucho más alto.

Pero en Washington el impacto fue distinto. El coste total de los misiles lanzados se acerca a los cien millones de dólares. Como campaña de marketing, resulta cara, pero sus efectos se miden también con otro tipo de números. Según un cálculo de FiveThirtyEight, 69 senadores apoyaron expresamente el ataque (aunque es cierto que sólo 31 lo hicieron sin reservas y sin mostrar preocupación por los próximos pasos que EEUU tenga que dar en relación a Siria).

Neoconservadores como Bill Kristol y Elliott Abrams están encantados. Abrams, especialmente: “Se puede decir en serio que la Administración de Trump acaba de empezar. El presidente ha sido el ejecutivo jefe desde el 20 de enero, pero esta semana también se ha comportado como comandante en jefe. Finalmente, ha aceptado el papel de Líder del Mundo Libre” (mayúsculas en el original). Y todo eso con 59 misiles. Cien millones de dólares empiezan a parecer un precio moderado para esa campaña de publicidad.

Sólo hay que hacer uso del stock de los Tomahawk para que pases de ser la marioneta de Putin a “Líder del Mundo Libre”. Es un título que se adquiere soltando a los perros de la guerra. Ni siquiera es necesario contar con una estrategia coherente sobre qué hacer el día después y cuál es el objetivo final.

No eran sólo los neocon los que estaban aterrorizados con la presidencia de Trump (de ahí que varios de ellos apoyaran a Clinton antes del 8 de noviembre o se quedaran en casa deprimidos). El ejército de expertos de los ‘think tank’ y la mayoría de los congresistas demócratas y republicanos temían que el mensaje aislacionista de Trump le hiciera abandonar el supuesto papel “esencial” de EEUU en la política internacional.

El lema de “America First”, pregonado en la toma de posesión el 20 de enero, recordaba a cuando los más conservadores hicieron campaña en los años 30 –antes por tanto de Pearl Harbor– para que EEUU no se implicara en la Segunda Guerra Mundial. Trump daba a ese mensaje un toque más contemporáneo con su denuncia de los tratados comerciales y la acusación a los aliados de beneficiarse de la protección norteamericana sin pagar su parte de la factura.

Y con él llegaba a la Casa Blanca Stephen Bannon, su consigliere ultranacionalista para el que la política exterior sólo es una herramienta, no la más importante, para conseguir sus objetivos de política interna. Aparentemente, Bannon estaba en contra del ataque de Siria, pero en esta ocasión Jared Kushner, y su esposa, que obviamente resulta ser Ivanka Trump, pesaron más.

Como era de esperar, Bernie Sanders se desmarcó de ese aire belicista, también extendido entre muchos demócratas. Lo hizo con una condena explícita del ataque realizado con armas químicas, y también resaltando en qué se ha beneficiado los ciudadanos de tres lustros de intervencionismo militar. Es decir, nada.

El punto de vista de Sanders es minoritario en la política estadounidense, aunque no es el único cansado de escuchar que la credibilidad de EEUU no debería medirse por el número de sus operaciones militares. Si todo se limitara a bombardear e invadir, como apunta Micah Zenko, 16 años de guerras habrían colocado esa credibilidad en un punto insuperable.

Por los mismos motivos, Stephen Walt ha recordado que esta situación es cualquier cosa menos nueva. Despliegue del poder militar, algo de destrucción y después de eso ¿qué?

Esa es la pregunta que Donald Trump aún no ha respondido.

La foto fue difundida por la Casa Blanca. Es la reunión en una sala de su residencia de Florida celebrada después del ataque, donde Trump y sus asesores fueron informados. Quizá la intención era establecer un paralelismo con otra foto de hace unos pocos años de un momento algo más importante.

Quizá el ejemplo más delirante del efecto del ataque en los medios de comunicación son estas palabras de Brian Williams, del canal MSNBC.

“Hemos visto estas hermosas imágenes de noche desde la cubierta de estos buques de la Armada de EEUU en el Mediterráneo. Tengo la tentación de citar al gran Leonard Cohen, ‘me guía la belleza de nuestras armas’. Son imágenes hermosas”.

Es un verso de ‘First We Take Manhattan’. Me da que Cohen no estaba pensando en buques de guerra soltando misiles de noche cuando compuso esos versos de amor. Pero también es cierto que periodistas como Williams aman estas imágenes. Sufren un caso recurrente de erección bélica cuando se ponen delante de una cámara y se colocan el uniforme de guerrero de los platós de televisión. Para ellos, Trump se ha convertido en lo que ellos esperan de cualquier presidente del país.

Publicado en EEUU, guerra, Propaganda, Siria | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El ataque con armas químicas puede provocar un cambio en la política de Trump hacia Siria

Dos fotógrafos de AFP fueron rápidamente a los centros sanitarios más cercanos cuando tuvieron la primera noticia de un ataque con armas químicas en la localidad siria de Jan Shijún. Mohamed Al-Bakour cuenta lo que vio:

“Cuando llegué al hospital, había un fuerte olor en todos los sitios. No pude identificarlo. Los niños estaban sobre las camas y los médicos intentaban salvarles. Es un pequeño hospital en Maaret al-Numan, donde vivo, a unos 15 kilómetros de Jan Shijún donde el ataque se produjo. Están poniendo máscaras de oxígeno a los niños. Es una locura. Los niños lloran, los médicos gritan órdenes. Decido centrarme en los niños. Quiero reflejar este horrible crimen”.

Omar Haj Kadur:

“Estoy en el pueblo de Binish, a unos 75 kilómetros de donde me he enterado que ha habido un ataque. He oído que puede haber sido un ataque con armas químicas. Cuando llego al mayor hospital de Jan Shijún, lo primero que me llama la atención es el olor. Hay un olor extraño. No sé identificarlo. Lo primero que veo al llegar es a un hombre con una niña. Los médicos están intentando tratarla. Pero no pueden hacer nada, porque está muerta”.

Un comunicado de la OMS indica que las imágenes conocidas refuerzan la idea de que se produjo un ataque con armas químicas por la falta de heridas externas o traumas físicos y los síntomas similares en los pacientes: una aguda insuficiencia respiratoria como causa de la muerte. Otros signos confirmaban el uso de agentes nerviosos al provocar un fallo completo del sistema respiratorio.

Varias de las personas que atendieron al principio a los heridos y que los tocaron se vieron también afectados y acabaron hospitalizados. El gas sarín puede absorberse a través de la piel o de la respiración, al igual que otros componentes químicos utilizados como arma. Otro de sus síntomas es la contracción de las pupilas, también descubierta entre los heridos. Los cuerpos sin vida conservaban un olor característico, como pudieron comprobar en los centros sanitarios a los que los trasladaron.

“Esto recuerda sin duda a 2013”, ha dicho Jerry Smith, jefe de operaciones del equipo de la ONU que supervisó la entrega del arsenal sirio de gas sarín después del ataque de 2013 con armas químicas contra Ghouta, el suburbio de Damasco controlado por los insurgentes.

Un equipo de Médicos sin Fronteras en la zona dijo que las víctimas atendidas “presentaban síntomas similares a la exposición de agentes neurotóxicos como el gas sarín”.

La cifra de muertos que se dio horas después del ataque superaba los 70. En la noche del miércoles, fuentes locales dijeron que los fallecidos eran ya 83 (35 hombres, 19 mujeres y 29 niños o menores).

El ataque se produjo en torno a las ocho de la mañana del martes en una zona donde viven muchos de los desplazados procedentes de la provincia de Hama. Varios personas vieron a aviones sobrevolar antes la zona. En un primer momento, tanto el Gobierno sirio como el ruso negaron que sus aviones la hubieran atacado ese día. Un portavoz sirio dijo que nunca habían utilizado armas químicas “ni en el pasado ni en el futuro”.

El miércoles, el Ministerio ruso de Defensa cambió la versión y afirmó que aviones sirios habían bombardeado entre las 11.30 y las 12.30 de la mañana (varias horas después del ataque original) un taller donde los insurgentes almacenaban material tóxico para instalarlo en minas. Ninguno de los habitantes del pueblo identificó un ataque aéreo con bombas convencionales contra un edificio anterior al momento en que empezaron a descubrirse los primeros síntomas y los primeros fallecimientos.

El embajador ruso en la ONU dijo en la sesión del miércoles del Consejo de Seguridad, que las fotos que mostraban a las víctimas del ataque habían sido falsificadas. Ese mismo día comenzaron a ser sepultadas las víctimas en entierros cuyas imágenes evidentemente no han sido falsificadas.

El ataque a Jan Shijún puede ser uno de esos acontecimientos que obliguen a algunos gobiernos a adoptar una actitud diferente, y eso puede ocurrir con el Gobierno de EEUU. La derrota de los insurgentes en Alepo casi había clausurado el conflicto desde el punto de vista militar, pero eso no quiere decir que la guerra hubiera terminado. La provincia de Idlib, donde se encuentra Jan Shijún, es el último enclave con el que cuentan los insurgentes y es el objetivo definitivo para las fuerzas militares del Gobierno.

El portavoz de la Casa Blanca explicó el pasado viernes que el Gobierno de Trump había abandonado la idea de deshacerse de Asad. “Con respecto a Asad, hay una realidad política que tenemos que aceptar”, dijo Sean Spicer. Las prioridades eran otras. “EEUU tiene claras prioridades sobre Siria e Irak, y hemos dejado claro que el contraterrorismo, en especial la derrota del ISIS, está la primera entre ellas”.

Eso se traducía en acabar con la toma de Mosul, en Irak, e iniciar en los próximos meses el asalto al mayor baluarte del ISIS en Siria, en la ciudad de Raqqa.

Todo puede haber cambiado con el último ataque, algo de lo que es difícil estar seguro por las singulares características de la Administración de Trump. En la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, la embajadora de EEUU empleó un mensaje duro, muy distinto al escuchado al presidente antes en relación a Rusia: “Una y otra vez, Rusia utiliza el mismo relato falso para evadir la atención sobre sus aliados en Damasco. ¿Cuántos más niños tienen que morir para que Rusia se preocupe?”. Cerró su intervención con un aviso que hace pensar en acciones militares: “Cuando Naciones Unidas de forma reiterada no cumple con su deber, hay momentos en que los estados se ven obligados a actuar por su cuenta”.

Antes, el propio Trump había hecho unas declaraciones no muy diferentes, aunque con su sintaxis habitual. Le preguntaron si el ataque había cruzado alguna “línea roja” en su opinión. “Ha cruzado muchas líneas”, respondió (vídeo). “Cuando matas a niños inocentes, bebés inocentes, bebés, pequeños bebés, con un gas químico que es tan letal, la gente se queda impresionada al saber de qué gas se trataba. Eso supera muchas, muchas líneas. Más allá que una línea roja. Muchas, muchas líneas”.

Antes, no había explicado muy claramente qué hará a partir de ahora, lo que es habitual en él, pero sí dijo: “Mi actitud hacia Siria y Asad ha cambiado mucho”. Quizá su hija, además de las imágenes, tenga algo que ver con ese cambio. Es probable que su opinión sea mucha más importante que la del secretario de Estado.

Publicado en EEUU, Siria | Etiquetado , , , | Deja un comentario

China y el comercio de marfil

China dio hace unos días un paso más en el cumplimiento de su promesa de eliminar el tráfico de marfil en su territorio con la clausura de la mitad de sus tiendas y factorías donde se procesa y vende el material. Para finales de año, toda actividad comercial con marfil quedará prohibida. El país asiático se convirtió en el gran mercado de este producto, como antes lo fueron EEUU, Europa y Japón. Siempre existirá el mercado negro, pero las facilidades para el comercio de marfil han colocado a los elefantes en el camino más seguro hacia la extinción.

Can China’s ivory trade ban save elephants? BBC.
World’s Biggest Ivory Market Shutting Down—What It Means. National Geographic.

Publicado en China | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un exlíder tory enarbola la guerra de las Malvinas como ejemplo para las negociaciones sobre Gibraltar

Michael Howard, exlíder de los tories, ha superado el ya alto nivel alcanzado en las declaraciones alarmantes y, en algunos casos, absurdas de los políticos británicos en relación a las negociaciones para la salida de la UE. En los últimos días, los medios británicos han recogido que entre los principios negociadores del Consejo Europeo hay una referencia a Gibraltar que aparentemente no esperaban:

“Después de que Reino Unido abandone la Unión, ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido se aplicará en el territorio de Gibraltar sin el acuerdo previo entre el reino de España y el Reino Unido”.

El texto ha sido interpretado como la concesión de un derecho de veto al Gobierno español sobre cualquier cuestión relacionada con Gibraltar. Los que opinan así ignoran que esa consecuencia era inevitable, y por eso el Gobierno gibraltareño se opuso lógicamente al Brexit. Cualquier cambio en la posición británica en la UE, más aún la salida, sólo podía perjudicarles o, como mínimo, introducir una incertidumbre inexistente ahora.

Los gibraltareños así lo entendieron y de ahí que el 95% de ellos votara en contra del Brexit.

Como en otros muchos asuntos relacionados con la salida de la UE, nadie sabe exactamente cómo terminarán las negociaciones y si habrá acuerdo. La idea de que el acuerdo no es imprescindible es bastante irresponsable, lo que no ha impedido a algunos políticos defenderla. Pero ninguno ha llegado tan lejos como Michael Howard, de 75 años y actualmente miembro de la Cámara de los Lores y líder de los tories entre 2003 y 2005, en unas declaraciones este domingo a Sky News. Thatcher y las Malvinas, el mejor antídoto para todos los problemas:

“No me cabe ninguna duda de que el Gobierno apoyará a Gibraltar. Hace 35 años esta semana otra mujer primera ministra envió una fuerza militar al otro lado del mundo para defender la libertad de otro pequeño grupo de británicos contra otro país hispanohablante, y estoy completamente seguro de que nuestra actual primera ministra mostrará la misma decisión en el apoyo al pueblo de Gibraltar”.

Ante unas negociaciones complicadas, ¿qué mejor que la amenaza de guerra a otro país miembro de la OTAN para tranquilizar a los que creen que en Londres nadie controla a los tories más lunáticos ansiosos por recuperar las glorias imperiales?

La realidad es que el famoso párrafo de los principios del Consejo Europeo se refiere fundamentalmente a la futura aplicación en Gibraltar del acuerdo comercial al que se pueda llegar con Londres. En ese caso, debería haber una negociación entre España y Reino Unido (que ya no será miembro de la UE). Gibraltar querrá disfrutar de las mismas condiciones que el Reino Unido. Eso a día de hoy no lo tiene garantizado, pero dependerá de las negociaciones.


23.00

No era suficiente con las declaraciones de Howard. El Telegraph quiso dar algo de contexto. ¿De qué tipo? Calcular el potencial naval británico en una guerra con España. En serio. Bienvenidos al siglo XVI.

Para los preocupados por una guerra inminente, no parece que los británicos se lo hayan tomado muy en serio en Twitter. Llevan nueves meses así desde el referéndum con un sobresalto tras otro. Hay que ser comprensivos con ellos.

Publicado en España, Reino Unido | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Los cameos de Scorsese.

Alfred Hitchcock y los cadáveres.
Michael Caine ha dejado una huella muy grande.
–La revolución de los títulos de crédito en televisión.
–China está cambiando Hollywood. Son muchos espectadores.
Fotos del rodaje de ‘2001’ de Kubrick.
–Nunca se ha pagado tanto por un libro como por ‘Los miserables’.
–Si la publicidad de los cereales del desayuno fuera honesta.
–Los jugadores de la NBA beben menos y tienen otras formas de buscar sexo.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

El presupuesto de Trump

John Oliver desmenuza el proyecto de presupuesto presentado por la Casa Blanca. Por muchas bromas que haga, nada puede superar al jefe de la Oficina del Presupuesto afirmando que lo elaboraron convirtiendo en cifras todos los mensajes lanzados por Donald Trump en sus discursos y entrevistas. Y no pretendía hacer un chiste.

Publicado en Economia, EEUU, Humor | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Trump sufre una humillación de proporciones presidenciales

Stephen Bannon se plantó con las ideas muy claras en la reunión en la Casa Blanca con los congresistas republicanos más conservadores y más decididos a no aceptar otra cosa que la abolición completa de la reforma sanitaria de Obama. “Tíos, escuchad. Esto no es un debate. No tenéis más elección que votar a favor del proyecto”. Se refería a la contrarreforma con la que Donald Trump y los líderes republicanos del Congreso pretendían cambiar la llamada Obamacare.

Los congresistas de la más pura estirpe del Tea Party no quedaron muy impresionados por la retórica del principal consejero de Trump. “Mira, la última vez en que alguien me ordenó hacer algo, tenía 18 años. Y era mi padre. Y tampoco le escuché”, dijo uno de ellos.

En 2015, formaron el grupo Freedom Caucus dentro del grupo parlamentario republicano de la Cámara de Representantes, que cuenta con 237 representantes. La mayoría fue elegida gracias a la ofensiva del Tea Party en las elecciones de 2010. Su número exacto no está claro, pero entre los miembros de pleno de derecho y los que piensan como ellos pueden ser entre 30 y 40. Sin sus votos, el proyecto de Trump no podía salir adelante.

El estilo abrasivo y arrogante con el que Trump y su campaña se hicieron con el control del Partido Republicano en las primarias ya no servía a la hora de enfrentarse a un grupo de políticos tan arrogantes como Bannon, y no menos ultras que él. Son gente que no llegaron al Congreso para obedecer órdenes, sino para no ceder nunca, ni siquiera ante la realidad. Forzaron el cierre de la Administración federal en 2013 durante 16 días contra el criterio de sus líderes. Para ellos, es todo o nada. Y en esta ocasión, nada les parecía la mejor opción posible.

A fin de cuentas, para el Freedom Caucus, el Estado federal es el mal absoluto.

El sistema político disfuncional de EEUU que tanto perjudicó a Obama en su primer mandato ahora ha pasado factura a Trump y ha beneficiado a los demócratas. Es muy fácil oponerse a algo en la política norteamericana, pero resulta más complicado aprobar una ley, que es lo que se supone que debe hacer un Parlamento. Durante siete años, los republicanos dijeron que su prioridad si recuperaban la Casa Blanca era acabar con Obamacare, un término que ellos extendieron. En 52 ocasiones, votaron en el Congreso con esa intención. Nunca se preocuparon por presentar un texto alternativo viable, porque les hubiera resultado imposible conseguirlo por encima de sus diferencias internas.

También había congresistas republicanos, a los que en términos relativos se podría llamar moderados, a los que no satisfacía el proyecto, fundamentalmente por los recortes en el programa Medicaid, que facilita asistencia sanitaria básica a los pobres y que es muy popular en sus estados. Es probable que muchos de ellos hubieran terminado votando a favor, aunque sólo fuera por la promesa de que el Senado no iba a permitir esos recortes que a ellos les alarmaban.

Trump y el presidente de la Cámara, Paul Ryan, se podían permitir perder unos 20 votos de republicanos. Al hacer las cuentas, vieron que la cifra de disidentes superaba los 30, y entre ellos estaban los irreductibles talibanes del Freedom Caucus.

Al principio, Trump quería ir a la guerra contra los críticos, obligar a que se votara y que los disidentes quedaran retratados. Ryan le convenció de que era contraproducente, porque en primer lugar sería el presidente de la Cámara quien quedaría en evidencia y porque los principales perjudicados serían los congresistas que aceptaran votar a favor. Cuando se renueve la Camara en las elecciones de 2018, los fieles al proyecto que votaran tenían muchas posibilidades de encontrarse con rivales en las primarias republicanas situados más a la derecha.

En el Partido Republicano, la derecha es un espacio infinito. Siempre hay espacio para ir en esa dirección.

La retirada del proyecto, aunque al final no se votara, es la derrota más humillante para Trump desde su llegada a la Casa Blanca. No es la primera, pero sí la que deja en evidencia lo difícil que va a tener aprobar un texto legislativo que no sea un decreto presidencial. Su veto inmigratorio fue bloqueado por la justicia. La segunda versión de ese veto ha vuelto a ser anulada por dos jueces federales. Tuvo que prescindir de su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn. No ha conseguido eliminar del debate político el asunto de la interferencia rusa en la campaña electoral ni las relaciones de gente de su entorno con Rusia.

Todo eso ha reducido su popularidad, pero él cree que tiene armas para contrarrestarlo (por ejemplo, su cuenta de Twitter) y le es útil para sostener que hay una conspiración de políticos y medios de comunicación decidida a impedir que cumpla su programa electoral.

El fracaso de la contrarreforma sanitaria es mucho más grave. Permite confirmar que ni siquiera con una mayoría republicana en ambas Cámaras puede cumplir lo que prometió una y otra vez en la campaña. Demuestra que es incapaz de levantar las coaliciones necesarias dentro de su propio partido –por no hablar de sus rivales demócratas– para aprobar leyes. Queda claro que no tiene autoridad sobre los mismos congresistas republicanos que celebraron su victoria. Ha demostrado que puede ganar elecciones, pero que aún no sabe gobernar.

La constante retórica de Trump sobre su supuesta fama de conseguir victorias en todo lo que se propone, con el correspondiente desprecio por los “perdedores”, queda ahora borrada por la realidad. Construir leyes en EEUU es más difícil que construir rascacielos.

Publicado en EEUU | Etiquetado , , , | Deja un comentario