Los tres frentes informativos de 2016

El programa Newsnight de BBC resume los tres grandes temas de 2016 en política internacional (Brexit, Siria y Trump) en tres minutos.

Publicado en Television | Etiquetado , | Deja un comentario

El ejemplo de un fotógrafo turco y de los políticos alemanes

12436470w

Un policía turco de 22 años vestido con traje oscuro entró en una galería de exposiciones de Ankara para asistir a un acto en el que iba a intervenir el embajador ruso en Turquía. Se situó detrás de él a unos metros, como si fuera un miembro del equipo de seguridad, cuando Andrei Karlov se disponía a pronunciar unas palabras ante un micrófono. Desenfundó su arma y le disparó varias veces por la espalda.

Mientras el resto de asistentes se echaba hacia atrás y se tiraba al suelo, el asesino siguió apuntando al frente y gritó una serie de consignas yihadistas (1) con las que dejó patente su deseo de venganza por lo ocurrido en Alepo. En ese momento, el fotógrafo de AP Burhan Ozbilici, que había ido allí a cubrir una simple inauguración de una exposición de fotos, se mantuvo firme y siguió haciendo fotos. Haciendo su trabajo.

“Esto es lo que pensaba: estoy aquí. Incluso si me dispara, me hiere o me mata, soy periodista. Tengo que hacer mi trabajo. Podría escapar sin hacer fotos. Pero yo no tendría nada que responder a la gente que me preguntara: ¿por qué no hiciste las fotos?”, escribió después en un artículo.

Unas horas más tarde, un camión saltó sobre la acera y arrolló a las muchas personas que asistían al mercado de Navidad de la Breitscheidplatz de Berlín. Doce personas murieron y decenas resultaron heridas. A pesar de la similitud del hecho con el atentado de Niza, las autoridades y la policía alemanas no quisieron alentar especulaciones ni avanzar conclusiones en la noche del lunes. Pidieron a la gente que se mantuviera alejada de la zona, que se quedara en casa y que no difundiera rumores. Sí aportaron información, recogida por los medios de comunicación del país, pero no quisieron precipitarse y convocaron a una rueda de prensa para el día siguiente a las 13.00. Estaban haciendo su trabajo.

La mayoría de los políticos no intentaron ganar puntos políticos ni entrar en suposiciones sobre los hechos. Un eurodiputado del partido de extrema derecha AfD intentó rentabilizar la sangre derramada para convertirla en votos. Dijo que las víctimas eran “los muertos de Merkel” con la presumible intención de culpar a la canciller por haber aceptado la llegada de centenares de miles de refugiados.

Cada uno con su estilo, Burhan Ozbilici y los políticos alemanes marcaron el camino. No sabemos si los ciudadanos de Europa les seguirán, por ejemplo en las elecciones que se celebrarán en 2017 en países como Alemania y Francia. Pero es la postura decente y valiente. El terror contra civiles en Europa –y no hay que olvidar que es en Oriente Medio y el Norte de África donde se sufre de forma más dramática– sólo tiene dos intenciones: crear miedo en la sociedad para hacerle creer que está indefensa y provocar una reacción desmesurada en Europa contra las personas que comparten religión con los autores de estos ataques, pero no sus ideas fanáticas y deseos de venganza. No es un caso de “choque de civilizaciones”, como trató de explicar de forma confusa y entrecortada la vicesecretaria general del PP Andrea Levy anoche en la SER (desde minuto 35).

Los asesinos de civiles no representan a ninguna civilización. No representan a los refugiados, aunque un sospechoso detenido –no el conductor del camión– sea un paquistaní que había solicitado asilo. No representan a todos los musulmanes, de la misma forma que los miembros de ETA no representaban a todos los vascos, ni los del IRA a todos los norirlandeses católicos.

Lo que sí representan es un intento de confirmar su idea de que Europa está embarcada en una guerra contra el islam y de que todos los que no comulgan con su fanatismo, incluidos musulmanes, merecen morir. Se erigen en únicos representantes del islam, un poco en la línea en que Levy desarrollaba su incomprensible argumento. Lo que quieren es que en todos los sitios ocurra lo de Francia: un población musulmana joven resentida con la sociedad y el Estado, una fuerte corriente de apoyo a la extrema derecha, un Gobierno que proclama que esto es una guerra, y un estado de emergencia aplicado después de un atentado que se convierte en permanente. Ese es el caldo de cultivo que creen que les puede beneficiar.

Y ahora, ¿quién quiere ser cómplice de esos grupos terroristas?


(1). Escribí consignas yihadistas para describir los gritos del asesino del embajador ruso. La definición es discutible, aunque es posible que el autor de los disparos comparta esas ideas. En parte, venía por la frase “somos los que juramos lealtad a Mahoma en la yihad”. Se trata de la frase de un antiguo poema que es muy utilizada por yihadistas (evoca las guerras de los primeros años del Islam). En la traducción de esos gritos se aprecia que las referencias a Alepo y Siria son constantes.

Publicado en Alemania, Europa, Terrorismo, Turquía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

25 películas de 2016.

–Un ejemplo de la gran actuación de Anthony Hopkins en ‘Westworld’.
–Wes Anderson dirige películas y anuncios. Siempre con el mismo estilo.
–Una conversación de seis directores, incuidos Oliver Stone y Mel Gibson.
–A Scorsese le ha costado casi 30 años hacer ‘Silencio’.
–Las terribles cosas que hacen los actores para ganar peso.
–Una historia oral de ‘South Park’.
–Cómo debería haber acabado ‘Star Wars’.
–150 fotos de la exposición de Guillermo del Toro en Los Angeles.
–Un homenaje a las manos.
–Las razones de los triunfos y el declive de Esparta.
Los gorilas han sorprendido a los científicos que llevan años observándolos.

Publicado en Cine, Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

Mito y realidad de la postverdad

economist-postverdadDesde la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU, hay un nuevo concepto que persigue a los lectores de los medios de comunicación: postverdad. Hasta los diccionarios de Oxford –en sus dos ediciones, la británica y la norteamericana– han elegido ‘post-truth’ como la palabra del año a causa del incremento en su uso en 2016. El aumento es del 2.000%. Es decir, muy pocos la usaban antes y ahora está en todos los sitios.

En su definición, el diccionario explica que “se refiere a las circunstancias en que los hechos objetivos son menos influyentes a la hora de condicionar a la opinión pública que las apelaciones a las emociones y creencias personales”.

La definición es correcta, aunque uno tiene la tentación de pensar que podría encontrar múltiples ejemplos de esa situación en un número no pequeño de países en épocas en que nadie sabía que existía ese término.

Si se habla ahora tanto de postverdad es principalmente a causa de dos acontecimientos políticos: el referéndum del Brexit en el Reino Unido y las elecciones de EEUU. En ambos casos, una parte muy importante del poder político, económico, cultural y periodístico estaba a favor de un resultado que fue derrotado en las urnas (eso es más cierto en el caso británico que en el estadounidense). Esa derrota no se debió sólo a errores propios –y muy evidentes como se ha visto después– de las campañas a favor del sí a la UE o de Hillary Clinton, sino también al triunfo entre el electorado de ciertos prejuicios muy arraigados y no confirmados por los hechos y la realidad económica. Por ejemplo, la xenofobia y el rechazo a la inmigración fueron un factor decisivo en ambos resultados, pero ni mucho menos los únicos.

La apelación a “hechos objetivos” en la definición nos lleva a pensar en uno de los ámbitos profesionales en los que más se habla de objetividad, que no es otro que el periodismo. La extensión del concepto de postverdad no puede desligarse de la crisis de credibilidad de los medios de comunicación, en especial de las grandes cabeceras periodísticas, lo que años atrás se llamaba la ‘prensa seria’ para diferenciarla de los tabloides.

En el Reino Unido, todos los periódicos que llevan ese sello, menos el Daily Telegraph, pidieron el voto a favor de continuar en la UE. En EEUU, periódicos que durante décadas habían apoyado a candidatos presidenciales republicanos, en algún caso desde hace un siglo, rechazaron como absurda la idea de votar a Trump.

Es obvio que los votantes del candidato republicano no prestaron mucha atención a esas recomendaciones.

La discusión sobre la postverdad se vio acompañada en la campaña por la polémica de las ‘fake news’, noticias falsas que la gente comparte gracias fundamentalmente a Facebook. Varios artículos han demostrado que su origen está en una perversa variante del libre mercado. Hay demanda en EEUU para ciertas ‘noticias’ y desde varios países de Europa del Este unos cuantos emprendedores (pocas veces ha resultado tan adecuada esta palabra) ganaban mucho dinero produciéndolas. A veces, se las inventaban; a veces, utilizaban artículos de otras webs y los manipulaban para lograr el efecto deseado en los lectores.

factwarstimecoverEsa demanda existe desde hace tiempo entre votantes conservadores en EEUU que hace tiempo que desconfían de los grandes medios norteamericanos. La oferta es nueva, pero ha resultado mucho más efectiva que la dieta informativa que facilita cada día Fox News.

Esa combinación de postverdad y ‘fake news’ ofrece un panorama sombrío para las democracias occidentales. Es también cualquier cosa menos nuevo. Y las fuentes no son siempre aquellas en que están pensando los que denuncian alarmados este panorama.

The Economist dio antes del referéndum italiano un buen ejemplo de postverdad. En un editorial, criticó los planes de Matteo Renzi y pidió el voto negativo en la consulta (que terminó triunfando por una amplia mayoría). Todos los partidos de la oposición, de diferentes ideologías, pedían el no, por lo que la postura de la revista no debe extrañar. Son los argumentos los que chirrían.

The Economist está a favor de reformas institucionales en Italia, pero no las que propuso Renzi. Pero, como explica este artículo, confunde esa reforma constitucional ahora fracasada con el sistema electoral, abunda en estereotipos típicos sobre Italia (“el país que produjo a Benito Mussolini y Silvio Berlusconi”), comete errores de bulto (sobre la inmunidad de los senadores y sobre la posibilidad de que Beppe Grillo se convierta en primer ministro; no puede), y dice que la idea de que futuros senadores procedan no del voto directo, sino de las asambleas regionales “ofende los principios democráticos”. Esto último sería toda una sorpresa para los alemanes, por el método de elección del Bundesrat, por no hablar del país donde se publica The Economist que cuenta con una segunda institución legislativa llamada la Cámara de los Lores, cuyos miembros son designados por el Gobierno.

Es sólo un editorial y la revista tiene todo el derecho a criticar a Renzi o a cualquier otro político. Es sólo que sus argumentos están más allá de la postverdad. Son una manipulación de la realidad política italiana y ocultan demasiada ignorancia como para pasarla por alto.

Dejemos a un lado The Economist y veamos otro artículo de finales de noviembre de otra institución periodística de larga trayectoria, The Washington Post. Bajo el titular ‘Russian propaganda effort helped spread ‘fake news’ during election, experts say’, el reportaje de 2.000 palabras, que fue destacado en primera página, denunciaba que “un diluvio de noticias falsas (“fake news”) recibió apoyo de una sofisticada campaña de propaganda rusa que creó y difundió artículos manipuladores con el objetivo de perjudicar a la demócrata Hillary Clinton, ayudar al republicano Donald Trump y socavar la fe en la democracia norteamericana, según investigadores independientes que han rastreado esa operación”.

Esta guerra de propaganda psicológica no estaba dirigida sólo contra Clinton, sino que pretendía “atacar la democracia de EEUU en un momento especialmente vulnerable”, decía el artículo en otro párrafo. Para llegar a esa alarmante conclusión, el artículo se basaba en dos informes. Uno de la página web War on the Rocks, con el nada ambiguo título ‘Cómo Rusia está intentando destruir nuestra democracia‘ (uno de sus autores es un exagente de la unidad antiterrorista del FBI). El segundo informe era obra de un grupo desconocido llamado PropOrNot, que si bien tiene su web y cuenta de Twitter es anónimo porque el periódico no dio los nombres de sus responsables ni se pueden encontrar en la web. Sólo dijo que son “investigadores independientes con experiencia en asuntos de política exterior, defensa y tecnología”.

Ese informe contaba cosas conocidas sobre la política propagandística del Gobierno ruso, otras no sustentadas en ninguna prueba y una lista de 200 webs de derechas e izquierdas que habían colaborado con esa operación de guerra psicológica contra EEUU. Por ejemplo, WikiLeaks, Drudge Report, ZeroHedge, Truthout, Truthdig, Naked Capitalism o Antiwar.com. Y decía el artículo del Post: “Algunos participantes en esa cámara de difusión digital, concluyeron los investigadores, intervinieron voluntariamente en la campaña de propaganda, mientras otros eran ‘tontos útiles’, un término originado en la Guerra Fría para describir a personas e instituciones que sin saberlo ayudaron a las campañas de propaganda de la Unión Soviética”.

No había más pruebas que los típicos análisis que se realizan a través de las conexiones de enlaces entre distintas páginas webs, que a veces sirven para establecer el origen de las informaciones entre varios medios y otras no explican nada, a menos que se piense que enlazar un determinado artículo te convierte en cómplice de las intenciones del artículo original.

Lo más alarmante es que la gravedad de la acusación estaba respalda por un informe hecho por una organización desconocida y de intenciones obviamente partidistas que oculta la identidad de sus responsables con el argumento de que no quiere ser atacada “por legiones de experimentados hackers rusos”. Sea o no cierto, el Post dio cobertura a una denuncia anónima de la que sus lectores no tenían derecho a conocer el origen. Ni sus lectores ni los medios que fueron acusados de traición o estupidez.

La lista de medios ya no aparece en el informe de PropOrNot (pero sí en su web), probablemente porque varios de ellos amenazaron con presentar una demanda.

A causa de la polémica generada, el Post terminó incluyendo una clarificación en su artículo en la web, no una rectificación. Afirmó que no había dado los nombres de esos medios señalados ni suscribía las acusaciones concretas realizadas por PropOrNot contra esos medios. No lo había hecho, pero sus lectores habían conocido a esa organización anónima gracias a su artículo y habían leído en él que había una larga lista de medios que estaban colaborando con un intento de acabar con la democracia norteamericana o eran lo bastante idiotas como para picar en el anzuelo tendido por Moscú. Todo ello empleando un viejo truco de la prensa norteamericana de añadir al titular las palabras “experts say”, como si no fueran ellos quienes eligieron a los expertos entrevistados.

Por mucho que intentaran marcar distancias, habían ayudado a difundir una lista negra de la que el senador McCarthy hubiera estado orgulloso en los años 50.

El artículo del Post fue criticado en varios medios y blogs, pero esa reacción tuvo mucha menos repercusión en las redes sociales que la historia original, lo que no debe sorprendernos. A dos semanas de las elecciones de EEUU, recibió una amplia difusión en Twitter y Facebook, en primer lugar a través de las cuentas del periódico y de sus periodistas. Entre ellos, su director, Marty Baron, más conocido por su gran trabajo como responsable del Boston Globe en la historia que contó la película ‘Spotlight’.

No nos engañemos. El Gobierno ruso tiene una serie de medios de comunicación a su servicio cuya función es desacreditar a los adversarios de Putin en Europa y EEUU. Otra institución que comparte un estilo similar es el Partido Republicano de EEUU, cuyos dirigentes han propagado en los últimos años historias falsas o manipuladas sobre, por ejemplo, el certificado de nacimiento de Obama, su ley de reforma de la sanidad o el ataque al consulado norteamericano de Bengasi con la intención de minar a sus rivales. Y en esta última campaña electoral y tras la victoria de Trump, hemos visto al Partido Demócrata intentar presentar la derrota de Clinton no como la suma de serie de una serie de factores políticos y económicos, además de por los errores de su candidata, sino como el resultado de una gran conspiración cuyo origen –al igual que en la época de McCarthy– está en Moscú. Y los medios más cercanos a esos dos partidos, además de hacer con otros temas un gran trabajo, han bebido de esa fuente conspirativa para producir historias insostenibles.

Hay poco material nuevo en el debate sobre la postverdad y las ‘fake news’. No hay que remontarse al incidente del Golfo de Tonkín o al hundimiento del Maine. Todos tenemos que recordar la campaña de desinformación con que se vendió en EEUU y Europa la imperiosa necesidad de invadir Irak en 2003. En cada país podemos encontrar ejemplos similares hasta cierto punto de algo que se repite con frecuencia y que hay definir de esta manera: nadie tiene más capacidad de difundir hechos falsos con intencionalidad política que los gobiernos. Y su herramienta principal suelen ser los medios de comunicación de toda la vida. Los ejemplos que he dado de The Economist y The Washington Post llaman la atención porque no son nada originales.

Ahora hay nuevos protagonistas en eso que podríamos llamar el mercado de la información (y probablemente ninguno es tan poderoso como Facebook) y cuentan con una audiencia que está dispuesta a creerse cualquier cosa si eso confirma sus prejuicios o ideas políticas. Obviamente, el hecho de que esa situación no sea nueva no la hace menos alarmante.

No conocíamos la palabra postverdad, pero lo que esconde nos acompaña desde hace mucho tiempo. Quizá si estuviéramos menos obsesionados por la palabra ‘verdad’ y dedicáramos más tiempo a la palabra ‘hechos’, nos iría mejor, pero estamos muy condicionados por eso que solemos llamar la naturaleza humana.

Publicado en EEUU, Elecciones EEUU, Periodismo, Propaganda, Reino Unido | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Las pruebas de la complicidad de EEUU y Reino Unido en los crímenes de guerra en Yemen

captura_de_pantalla_2016-12-14_a_las_23

Alex Crawford, de Sky News, viaja a Yemen para documentar el coste humanitario de la guerra que Arabia Saudí lanzó hace 20 meses contra las milicias huzíes y contra todo el país, y la complicidad británica en esa ofensiva. Tiene la oportunidad de comprobar restos de armamento británico utilizado por los aviones de Arabia Saudí y los Emiratos. Es el caso de los misiles Storm Shadow, de fabricación británica, o de las bombas de racimo, que supuestamente el Reino Unido ha dejado de producir. Y también descubre qué objetivos son atacados con armamento y munición norteamericana o británica: dos escuelas, una para niños y otra para niñas, que fueron destruidas en ataques sucesivos.

El reportaje comienza con ejemplos de la malnutrición infantil en grado severo que es uno de los efectos del bloqueo naval que impide que lleguen a suministros a Yemen, y de los ataques contra los pescadores y sus empresas, la única fuente de alimentación en las zonas costeras. Yemen, un país de clima desértico, importaba casi todos los alimentos que consumía. Ya era la nación más pobre de Oriente Medio y su economía ha sido destruida por la guerra.

También hay pruebas del uso por saudíes y emiratíes de bombas de racimo de fabricación norteamericana, tipo CBU-105, fabricadas por la empresa Textron Systems, de Rhode Island.

Ni los saudíes ni sus aliados son fabricantes de armamento. No podrían haber emprendido esta guerra sin los suministros entregados por países occidentales. La lógica de esta ayuda es conocida. Son países aliados de Occidente y podrían conseguir esa ayuda militar de otras fuentes si se les negara. Lo que ocurre es que convierte a EEUU y Gran Bretaña en cómplices indispensables de crímenes de guerra, como son todos los ataques contra hospitales, escuelas, mezquitas y la infraestructura civil de un país.

Los saudíes cometen otro crimen de guerra en Yemen. Guerra Eterna, octubre 2016.
EEUU sostiene la campaña bélica saudí en Yemen. Guerra Eterna, agosto 2016.
Armas norteamericanas se utilizaron en el ataque saudí a un mercado de Yemen. Guerra Eterna, abril 2016.
Yemen es una guerra entre suníes y chiíes y algo más. Guerra Eterna, marzo 2015.

The US may be aiding war crimes in Yemen. Vox.

Publicado en Arabia Saudi, EEUU, Emiratos, Reino Unido, Yemen | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La guerra contra los hospitales

En Siria, Yemen y Afganistán, no es una simulación.

Publicado en Derechos humanos, guerra | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Cuántos votos movió Putin en Pennsylvania?

putin-bandera

Obama ha pedido a los servicios de inteligencia que le informen sobre el alcance del presunto hackeo de las cuentas del Partido Demócrata y de la campaña de Hillary Clinton por parte de los servicios de inteligencia rusos. Y que lo hagan antes del 20 de enero, cuando Donald Trump tomará posesión de la presidencia.

La CIA ya lo tiene claro. En el mismo día, The Washington Post y The New York Times han contado este sábado de que la agencia de espionaje ha informado al Congreso y la Casa Blanca de que Rusia fue responsable de un ataque deliberado de ciberespionaje que tenía como objetivo ayudar a Trump a ganar las elecciones. No se trataba simplemente de interferir en el proceso electoral para cuestionarlo, según la acusación.

El Gobierno ruso suele responder a las críticas por la limpieza de las elecciones en su país con el argumento de que también existen problemas en otros países a los que no se les da la misma atención. Pero en este caso fueron más allá, según el análisis publicado en los dos periódicos.

Como es habitual con las informaciones sobre servicios de inteligencia, los artículos no aportan pruebas concretas. En el Post, se dice que se ha identificado a personas que tienen “conexiones con el Gobierno ruso” como los responsables de entregar a WikiLeaks los emails que luego fueron conocidos. No aparecen esos nombres.

El propio artículo del Post establece algunas limitaciones sobre la calidad de esa información: “Por ejemplo, los servicios de inteligencia no tienen información específica que muestre a los responsables del Kremlin “dirigiendo” a los individuos identificados para que pasaran los emails de los demócratas a WikiLeaks, según dice una fuente de la Administración. Estas personas están separadas del Gobierno ruso, y no son funcionarios del Gobierno. En el pasado, Moscú ha utilizado intermediarios para participar en operaciones sensibles de inteligencia y poder así negar su responsabilidad de forma creíble”.

Ese modo de operar, que puede ser cierto, no sólo permite esos desmentidos plausibles de Moscú. También que las acusaciones sean genéricas y que carezcan de pruebas convincentes.

Eso es lo que da la oportunidad al equipo de transición de Trump de afirmar que los denunciantes “son los mismos que decían que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva”.

En un ambiente tan enconado como el actual en la política norteamericana, todo el mundo ha reaccionado en función de sus intereses. Los demócratas dan por hecho que lo que dice la CIA es cierto con la intención de restar legitimidad a la victoria electoral de Trump. Los republicanos, al igual que hizo Trump en campaña, no dan ningún valor a estas revelaciones. Trump incluso retó a los rusos a que difundieran los 30.000 emails desaparecidos de Clinton de su época del Departamento de Estado (lo que era falso). Sus portavoces dijeron luego que sólo pretendía ser irónico.

En toda esta historia hay un margen inmenso para la ironía. Como escribí durante la campaña, en términos de interferencia en procesos electorales ajenos, es imposible superar la reputación de EEUU en ese campo. Y en la campaña norteamericana el papel del Gobierno de Putin quedó distorsionado por un enfrentamiento en el que todos intentaban defender a su candidato y atacar al contrario.

Algunos hechos han demostrado que Putin hacía bien en desear la victoria de Trump. El último es el más evidente. La próxima semana, el nuevo presidente anunciará quién será su secretario de Estado. Varios medios indican que el favorito es Rex Tillerson, consejero delegado de Exxon Mobil. Los negocios en gas y petróleo de Exxon han hecho que Tillerson haya firmado acuerdos con el Gobierno ruso, que conozca muy bien a Putin y que esa relación le sirviera para ser condecorado por Moscú con la Orden de la Amistad. No es extraño que Tillerson se haya mostrado en los últimos años contrario a las sanciones a Rusia.

Es otro hecho indudable que Putin no fue el artífice de que cerca de 100.000 votantes de Pennsylvania, Michigan y Wisconsin abandonaran a los demócratas y dieran a Trump los votos decisivos para ganar las elecciones. En esa parte de la historia, no salen Putin ni la CIA, pero no conviene olvidarla en estos días convulsos de la política norteamericana.

Publicado en EEUU, Rusia, Wikileaks | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Para dirigir la lucha contra el cambio climático, Trump elige a un negacionista

pruitt

Al Gore visitó hace unos días la Trump Tower para reunirse con el futuro presidente y su hija Ivanka y hablar sobre cambio climático y medio ambiente. El exvicepresidente salió de la charla muy satisfecho, según dijo después. La denominó “una búsqueda sincera de una posición común (entre ambos) que continuará”.

Es poco probable que Gore se dé otra vuelta por ese edificio de la Quinta Avenida después del nombramiento del futuro responsable de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, en sus siglas en inglés), conocido en la tarde del miércoles. El cargo ha recaído en Scott Pruitt, fiscal general de Oklahoma, el quinto estado en producción petrolífera en EEUU.

No es sólo su Estado de origen lo que importa. Pruitt es prácticamente un negacionista o al menos alguien que niega que esté comprobado científicamente que el cambio climático se debe a la acción del hombre (que es precisamente lo que sostiene la inmensa mayoría de los científicos).

En un artículo escrito junto al fiscal general de Alabama en mayo, Pruitt dijo que ese debate no está cerrado: “Los científicos continúan en desacuerdo sobre el grado y extensión del calentamiento del planeta y su relación con el ser humano. Ese debate debe fomentarse y producirse en clases, foros públicos y el Congreso. No debe ser silenciado con amenazas de demandas legales. Disentir no es un delito”.

No, no lo es, pero en asuntos científicos es una muestra de ignorancia refutar argumentos sin pruebas e indicios serios o ignorando lo que los expertos llevan años probando.

Pruitt es uno de los fiscales generales republicanos que han intentado acabar en los tribunales con casi todas las normas sobre medio ambiente que han salido de la Administración de Obama, en especial el Clean Power Plan que pretendía reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Como tal, se considera un enemigo de la EPA a la que en ese artículo citado incluía en “la banda del cambio climático” (entendiéndose banda en el sentido delictivo, gang).

“Él ha luchado contra los límites de polución marcados por la EPA en la emisión de sustancias tóxicas como el polvo de carbón y mercurio que incrementan el riesgo de cáncer, asma infantil y otros problemas de salud. Mantiene la falsedad de que el fracking no contamina el suministro de agua potable”, ha dicho Trip Van Noppen, presidente del grupo Earthjustice.

Pruitt siempre ha estado del lado de la industria de combustibles fósiles en todo tipo de demandas judiciales. El NYT demostró en 2014 que las cartas que envió a varios organismos públicos habían sido escritas antes por lobistas de la empresa Devon Energy, de Oklahoma. Pruitt sólo tuvo que ordenar que copiaran el texto en papel con membrete de la Fiscalía que dirige.

Esas empresas han sido generosas con las campañas de Pruitt. Entre 2002 y 2014 recibió 318.496 dólares en donaciones procedentes del sector.

La EPA, que no tiene rango de Ministerio, es uno de los organismos públicos clave en la lucha contra el cambio climático. Ahora será dirigida por un gran aliado de la industria de combustibles fósiles y alguien que no cree que esté probado que el calentamiento del planeta se debe a la acción humana o que las temperaturas medias no han dejado de subir en las últimas décadas.

No cabe duda de que Al Gore perdió el tiempo en su reunión con Trump, a menos que ahora asuma la misión de convencer a Pruitt de que todo lo que ha dicho hasta ahora es falso.

El nombramiento de Pruitt no es el único con el que los republicanos pretenden acabar con la política del anterior Gobierno en relación al cambio climático. El equipo de transición que se ocupa de la NASA está dirigido por Chris Shank, del gabinete del congresista texano Lamar Smith. Shank ha dicho que el cambio climático es una religión y ha comparado a los científicos que lo niegan con Galileo.

La NASA es una de las principales fuentes de la información científica sobre cambio climático. Los republicanos, molestos con el sello de autoridad que confiere, siempre han defendido que la organización debería abandonar esa tarea y centrarse en la investigación del espacio. No quieren que los satélites y mediciones de la NASA aporten más argumentos a los que luchan contra las consecuencias del cambio climático.

Foto: Scott Pruitt. Gage Skidmore CC.

Publicado en Cambio climático, EEUU, Petroleo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La matanza de Filipinas

filipinas-entierro

Los periodistas de Reuters en Filipinas han examinado 51 tiroteos en los que ha intervenido la policía en la región de Manila de los que han informado los medios de comunicación y un organismo público de derechos humanos. Se trata de operaciones antidroga en las que casi todos los sospechosos fallecieron tiroteados. El resultado: cien acabaron muertos y tres salieron vivos (dos de ellos porque fingieron estar muertos).

Las declaraciones de algunos testigos confirman que la policía tiene órdenes de disparar a matar. No hacen ningún esfuerzo por detener a los presuntos delincuentes ni dejaron de utilizar sus armas por el hecho de que los sospechosos no fueran armados.

Según Jun Nalangan, un investigador del CHR (siglas de la Comisión de Derechos Humanos), el patrón revelado por las pruebas apunta a un asesinato. “El informe policial dice que que hubo un tiroteo”, dice. “En nuestras investigaciones, no aparece nada de eso. En vez de una operación antidrogas, están realizando asesinatos extrajudiciales”.

Un portavoz policial dijo a Reuters que la explicación a estas cifras es que los policías tienen buena puntería.

Es la aplicación estricta de la política adoptada por el presidente, Rodrigo Duterte, desde su elección en junio para acabar con el narcotráfico y la delincuencia. Desde entonces, la policía ha matado a 2.004 personas. Siempre en defensa propia.

La policía afirma que 17 agentes han muerto en operaciones antidroga en todo el país desde el 1 de julio. Eso significa que muere un policía por cada 118 sospechosos muertos. En Río de Janeiro, por cada agente muerto en 2015, 24,8 personas murieron a manos de la policía, una ratio que dobla la de Suráfrica y triplica la de EEUU, según un informe de Human Rights Watch.

La mayoría de las muertes son obra de agentes de paisano que entran en casas donde el sospechoso es separado del resto de individuos. Cuando se encuentra a solas con los agentes, invariablemente siempre acaba muerto a tiros.

duterte
Rodrigo Duterte.

Reuters da el caso más conocido, el del alcalde Rolando Espinosa, acusado de estar implicado en el narcotráfico. Fue detenido y encarcelado. Los policías fueron a su celda, supuestamente porque estaba en posesión de armas dentro de la prisión. Acabó muerto a tiros.

Según una investigación del Senado, los policías avisaron a la unidad forense del departamento, responsable de realizar las autopsias, 40 minutos antes de entrar en la prisión.

Dante Siosina es un fotógrafo que cubre en la calle estas noticias. En el caso que se puede ver en este vídeo, el muerto llevaba puestas una esposas. Su cuerpo fue trasladado rápidamente, sin que se hiciera una investigación en el lugar de los hechos. Como en todos los demás casos, la policía dijo que disparó en defensa propia.

“La guerra contra las drogas no es un juego de niños”, respondió un portavoz presidencial a Reuters.

Una encuesta de octubre revela que el 76% de los filipinos apoya a Duterte, un porcentaje que no es muy diferente al que tuvieron otros presidentes al poco de llegar al poder. La mayoría, en un 54%, dice estar muy satisfecha con su guerra contra las drogas, pero un un 71% cree que es muy importante que los sospechosos de narcotráfico sean detenidos vivos.

Foto superior: entierro de un presunto narcotraficante muerto en una operación policial en un cementerio en Manila el 9 de octubre. Foto: EFE.

Publicado en Asia, Filipinas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Periodismo basado en datos falsos

“Hay culpas para todos. Ben Bradlee, el director, se equivocó. Howard Simmons, el director adjunto, se equivocó. Comenzando desde luego con Janet Cooke, todos los que intervinieron este delito periodístico –o que no intervinieron, pero debían haberlo hecho– se equivocaron”.

De esta forma tan sencilla, Bill Green, ombudsman de The Washington Post, resumió uno de los fraudes más conocidos en la prensa norteamericana.  Janet Cooke escribió en 1980 un reportaje estremecedor sobre un niño de ocho años adicto a la heroína. Algunos en el periódico tenían dudas sobre la historia, pero no sólo se publicó sino que Bob Woodward –el mismo de la investigación del Watergate– la envió como candidata a los premios Pulitzer. El trabajo de Cooke recibió ese premio en la categoría de reportajes.

Sólo dos días después de la comunicación del premio, el Post reconoció que era falsa. El niño nunca existió salvo en la mente de Cooke. Seis días después, el diario publicó un completo relato de los hechos encargado a Bill Green que describía el error colectivo. Green hizo unas 40 entrevistas en su intento de hacer una autopsia de todo el proceso de edición.

Ahí aparecía una explicación de Woodward, que había leído el artículo y autorizado su publicación: “Janet había escrito una gran historia. En cierto modo, tanto ella como el artículo eran casi demasiado buenos para ser ciertos. La había visto salir de la redacción para hacer una historia difícil y volver una hora después con una pieza bellamente escrita. La historia estaba tan bien escrita y armada que mi alarma simplemente no se activó. Mi escepticismo me abandonó. Fue una negligencia”. 

Demasiado buenos para ser ciertos. La alarma no se activó, lo que llaman en inglés el “bullshit detector”, que podríamos traducir como el detector de estupideces que todo periodista, sobre todo si realiza labores de edición, debería tener siempre en funcionamiento.

Es el mismo dispositivo que estaba inexplicablemente apagado en la redacción de El Mundo cuando se autorizó la publicación del reportaje de Pedro Simón sobre la lucha de un hombre, Fernando Blanco, por encontrar un tratamiento que salve a su hija, víctima de una rarísima enfermedad que pone en peligro su vida. Cuando no hay nada para Nadia, se titulaba. Lo que sí había era infinidad de historias y anécdotas para alimentar al periodista y permitirle construir un reportaje que a buen seguro conmovió a muchos lectores.

Continúa en Zona Crítica.

Publicado en España, Periodismo | Etiquetado , | Deja un comentario