Consecuencias de la represión israelí en Gaza

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

Iglesias cae en la trampa de la derecha con una consulta sobre su persona

Dice un lugar común muy extendido en política que cuando estás en un agujero, es mejor dejar de cavar. Y cuando no mire nadie y la gente esté a otra cosa, coger impulso, salir de allí y decir: ¿agujero, ¿qué agujero? Pablo Iglesias e Irene Montero han decidido meter una excavadora en él y empezar a sacar tierra con la pala. No sabemos lo que van a encontrar debajo, pero no creo que sea un tesoro.

Los dos principales dirigentes de Podemos, que resultan ser pareja, han anunciado que convocarán una consulta entre los inscritos del partido. Si no aprueban la compra de su casa en el campo por 600.000 euros –sin chalé, no habría consulta–, abandonarán la dirección de Podemos y el Congreso. Cada uno podrá tener su opinión, pero ya saben el precio de mostrar el rechazo a esa adquisición. Se quedan sin el número uno y el número dos del partido.

Los inscritos de Podemos tendrán que firmar en la línea de puntos de los documentos de la hipoteca. Al menos, no les exigirán que desembolsen dinero.

Lo que antes se definió como un asalto a la intimidad de una pareja o una campaña de manipulación ahora resulta ser motivo para una consulta entre las decenas de miles de inscritos en la plataforma digital de Podemos. Es decir, pasa a ser algo muy público ante lo que todos sus militantes deben votar y todos sus votantes deberían tener una opinión formada. Es en definitiva un asunto legítimo de debate político, porque los líderes de Podemos así lo han decidido.

La política se debate siempre entre el ser y el hacer. Ser alguien con determinados valores y principios y hacer lo que necesita el país a través de propuestas concretas para solucionar sus problemas y aplicarlas si se llega al poder. Ambas nutren la credibilidad de un político. En el mejor de los casos, son la materia prima de eso que se llama carisma.

Al ser un partido nuevo, obviamente sin experiencia de gobierno, Podemos incidió de forma explosiva en el ser. Ellos venían a limpiar la política y a dar ejemplo. Limitación de mandatos, limitación de sueldos, votación de las listas por las bases… Una y otra vez, Iglesias destacó que ellos podían solucionar los problemas de la gente, porque vivían como la mayoría de los votantes.

Como se vio pronto, era una idea ganadora o lo parecía. La vieja política había dado sobradas muestras de no ser consciente del deterioro del sistema político y económico, que había empezado mucho antes de la existencia de Podemos. Vivían en sus despachos y escaños, y de vez en cuando la realidad les estallaba en la cara, como le ocurrió a Zapatero a partir de 2010.

Los rivales de Podemos fueron muy conscientes de esa ventaja y se aplicaron a fondo para anularla. Misteriosas financiaciones extranjeras desmentidas por el Tribunal Supremo. La amenaza del populismo. Hasta cuando los primeros diputados del partido llegaron al Congreso la prensa de Madrid los describió como unos bárbaros que venían a montar un circo y a faltar el respeto a las instituciones.

No era cierto, pero en cualquier caso eso no era lo que más preocupaba a los votantes de Podemos. Cuanto más ruido se oyera, mejor, podían pensar. Cuanto más miedo te tienen en política, más te atacan.

El dinero corrompe la política de muchas formas, y ante eso Podemos adoptó una visión moralista. Con ello, venían a confirmar sin quererlo el viejo prejuicio de la derecha según el cual los de izquierdas tienen que ser pobres, y si no lo son, hay que desconfiar de ellos. Es un reflejo del viejo concepto aristocrático por el que sólo la gente de alta cuna, aunque no tuviera estudios destacados, tenía derecho a empuñar las riendas del país o simplemente a tener un cargo en la Administración.

Ese moralismo, que siempre va a tener mucha tracción en un país católico, fue también una forma de enmascarar las diferencias ideológicas internas con ataques personales, antes a los errejonistas y luego al propio Iglesias, incluso antes de la compra de la casa. En la pelea interna de los partidos, acusar al otro de haberse vendido es un recurso muy extendido.

La coherencia es un activo importante en política, pero está sobrevalorado. Los políticos que nunca cambian de opinión son con frecuencia los más peligrosos.

La credibilidad y el carisma son factores esenciales en el mundo actual, pero da la impresión de que nos iría mejor si elegimos a los políticos no por creer que son mejores personas, sino por tener las mejores ideas. Eso se pierde cuando la política se convierte en una lucha en la que la principal arma es la moralidad. Y en ese campo una hipoteca parece haberse convertido en un crimen nefando.

La compra de una casa, que por otro lado se puede financiar con los sueldos de los dos compradores, podía ser un factor que desgastara la imagen de Iglesias, pero no nos engañemos. Los problemas que acucian a Podemos proceden de cosas más importantes.

La discusión hubiera ido desapareciendo, por ejemplo si los líderes del partido hubieran dicho que el problema de la vivienda tiene que ver no con la residencia de la familia Iglesias-Montero, sino con el precio de los alquileres en muchas ciudades, la falta de vivienda pública y la entrada invasiva de los fondos buitre en el mercado español.

Pero Iglesias ha decidido convertirlo en un referéndum personal (sobre él y su pareja y portavoz parlamentaria). Ha caído en la trampa de la derecha y alimentado una bola que rodará durante días y días en los medios de comunicación.

Una estrategia que consigue que se hable de Iglesias y no de los fondos buitre no es muy inteligente.

Publicado en Zona Crítica.

Publicado en España | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las balas israelíes provocan heridas terribles y secuelas de por vida, dicen los médicos que atendieron a los heridos

El doctor Andy Ferguson es uno de los médicos extranjeros que han trabajado en Gaza para colaborar en el tratamiento de miles de heridos causados por los disparos de los soldados israelíes en la represión de la Marcha del Retorno. Con veinte años de experiencia en zonas de conflicto, cuenta con una amplia experiencia en heridas provocadas por munición de guerra. Aun así, está sorprendido por las características de los impactos de bala de los que ha tenido que ocuparse en Gaza.

“He trabajado en el sector de desarrollo sanitario desde hace 19 años y nunca he visto nada parecido a esto en ningún sitio, sea aquí, en Oriente Medio, en el sureste de Asia, en los Balcanes. No es sólo por los cuidados médicos inmediatos de estas heridas. Las heridas de bala que afectan en concreto a las extremidades inferiores. Son devastadoras y causan discapacidad. Estos pobres pacientes tendrán que pasar por múltiples operaciones a lo largo de extenso periodo de tiempo, un largo periodo de rehabilitación, con un inmenso coste para ellos, sus familias, el sistema sanitario y la sociedad en general. Ese es el problema y el mensaje que queremos que se conozca”.

Ya en abril los médicos que estaban atendiendo a los heridos comentaron que las heridas de bala eran mucho peores de lo que solían ver con frases como esta: “Las balas usadas (por el Ejército israelí) están causando heridas que los médicos locales no han visto desde 2014. La herida de entrada es pequeña. El orificio de salida es devastador, causa que el hueso quede triturado y la destrucción del tejido blando”, dijo un cirujano a la ONG Medical Aid for Palestinians (MAP).

Muchas de estas víctimas, en especial los que sufrieron la amputación de una pierna por la gravedad de las heridas, vivirán con ello durante el resto de sus vidas. El proceso inicial será largo y doloroso para los que puedan salvar la extremidad dañada. El riesgo de infección o sepsis será alto. Un sistema sanitario con las penosas condiciones de Gaza lo tendrá muy difícil para darles la asistencia necesaria.

Médicos sin Fronteras también alertó del mismo problema en abril por “lesiones que incluyen un nivel extremo de destrucción de huesos y tejidos blandos, así como grandes heridas de salida hasta del tamaño de un puño”.

“Estas impresionantes lesiones son obviamente difíciles de reparar y a menudo requerirán injertos. En la mitad de los heridos que hemos recibido en nuestras clínicas de atención posoperatoria, la bala ha alcanzado el hueso, causando fracturas en múltiples fragmentos, lo que significa que el hueso se ha convertido literalmente en polvo”, dijo Thierry Saucier, cirujano de MSF en Gaza.

Las balas también provocaron “desgarros múltiples e irregulares en los tejidos blandos, como piel, tendones, músculos, nervios y arterias”, y todo eso aumentaba el riesgo de infecciones.

Ante las preguntas recibidas desde algunos medios, los portavoces del Ejército israelí han dado la misma respuesta: “En los actuales disturbios de Gaza, se emplea sólo las armas y munición habituales que son legales bajo el Derecho internacional”.

Desde el 30 de marzo, 12.271 palestinos han resultado heridos, de ellos 3.598 por impactos de bala. El número de muertos es de 104.

Foto superior: Aurelie Baumel/MSF.

Dos reportajes en vídeo de la matanza de Gaza. 15 mayo.
La apuesta de Israel por la muerte. 16 mayo.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

La apuesta de Israel por la muerte

Setenta años después de la fundación de su Estado, las autoridades de Israel tienen muy clara cuál es la respuesta necesaria ante sus enemigos o los que protestan contra la ocupación de los territorios palestinos. La respuesta es matar. No hay más consideración política en estos casos que advertir del riesgo que afrontan quienes se atrevan a desafiarles. A partir de ahí, sólo resta apretar el gatillo. Si no os rendís, moriréis. Para que Israel viva, otros deben morir.

Gobiernos, instituciones internacionales y ONG han reaccionado escandalizados ante la muerte de 61 palestinos por fuego israelí en las manifestaciones del lunes en la zona fronteriza de Gaza con Israel. Los francotiradores dispararon a manifestantes, periodistas y personal médico. Entre estos últimos, Musa Yaber Abú Hassanein, de 35 años, que fue enterrado cubierto por el chaleco reflectante rojo que llevaba ese día. O menores de edad como Izzedine Musa Al-Sammak, de 14 años, y Fadel Izzat Khalil, de 15. Doce periodistas resultaron heridos.

En la tarde del lunes, el Ejército anunció que 24 de los 61 muertos eran miembros de “organizaciones terroristas” (no dijo nada de los otros 37). Los periodistas que estuvieron durante diez horas en la zona fronteriza no vieron a nadie enarbolando armas. Ninguno de los muertos o heridos que cayeron tiroteados frente a las cámaras las llevaban.

Amnistía Internacional ha denunciado que la política de disparar a matar contra manifestantes desarmados puede ser un crimen de guerra. No para el Gobierno israelí. Sólo es un problema de balas, y ni siquiera eso. “Las IDF (siglas en inglés de las Fuerzas Armadas de Israel) tienen balas suficientes para todos”, dijo el ministro de Seguridad Interior, Avi Dichter, que preside la Comisión de Defensa y Exteriores del Parlamento. Cuando escribió la misma idea después en un artículo en Facebook, hizo un ligero añadido: “Las IDF tienen balas suficientes para todos los terroristas”.

El cambio es irrelevante. Todos los que se manifiestan contra la ocupación israelí son terroristas y por tanto deben morir. La embajadora israelí en Bélgica insistió en la idea: “Los 55 muertos en Gaza eran todos terroristas”, dijo a Le Soir.

Incluso eran algo peor que terroristas. “El número de muertos no significa nada, de la misma forma que el número de nazis que murieron en la guerra mundial no permite explicar o comprender el nazismo”, dijo el ministro de Asuntos Estratégicos, Gilad Erdan. Son todos nazis, se les puede matar sin problemas.

La solución se aplica también a otros países. Tras las elecciones de Líbano en las que Hizbolá y sus aliados obtuvieron un buen resultado (aunque Hizbolá sólo pasó de 12 a 13 escaños), el ministro de Educación y líder de la cuarta fuerza política del país, Naftali Bennett, dio su veredicto: “Los resultados de las elecciones libanesas confirman lo que ha sido nuestro punto de vista desde hace tiempo. Hizbolá es igual a Líbano”. Si Israel decide atacar Líbano como hizo en 2008, todos sus habitantes son sospechosos de terrorismo, enemigos a los que se puede matar.

Frases como esta no salen de sectores minoritarios fanáticos sin apoyo de la sociedad israelí. Proceden de los miembros del Gobierno donde están los partidos que ganaron las últimas elecciones y que muy posiblemente ganen las siguientes. Celebrar la muerte de los palestinos no quita votos en Israel.

La militarización del lenguaje político es algo habitual en Israel desde hace muchos años, pero estas declaraciones son un paso más allá. Es una glorificación de la muerte, una celebración de sus efectos, y la mayor parte de la opinión pública no muestra ninguna reticencia.

En una encuesta hecha el 24 y 25 de abril, un 83% de los israelíes judíos (en Israel es habitual que en los sondeos se ofrezcan los datos separados de judíos y árabes) consideraba apropiada la política del Ejército israelí de abrir fuego contra los manifestantes de la Marcha del Retorno que se ha celebrado los viernes desde hace varias semanas. Un 67% no creía que Israel deba tomar medidas que puedan aliviar la situación económica desesperada de Gaza.

Han pasado seis semanas desde que comenzó el 30 de marzo la Marcha del Retorno que tenía culminar el 15 de mayo con el Día de la Nakba. Desde entonces, los israelíes han matado a 97 palestinos y herido a 12.271, de los que 3.598 lo han sido por fuego real. La cifra total de heridos es superior a la que se produjo (11.231) en 2014 en el ataque israelí sobre Gaza.

La cifra de víctimas mortales es superior al número de ciudadanos de la Alemania Oriental que murieron tiroteados entre 1961 y 1989 cuando intentaban superar el Muro de Berlín para cruzar al otro lado.

Forma parte de la convicción del Gobierno de Israel de que la muerte de los otros es la mejor salida para sobrellevar el conflicto palestino.

Al otro lado de las vallas y controles, los palestinos tienen derecho a luchar contra el proyecto israelí de colonización que vulnera las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU en 1948 y 1967 para que se forme un Estado palestino.

La respuesta israelí sale de la boca del fusil de un francotirador porque, como decía un ministro, el Ejército tiene balas suficientes para todos.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

Dos reportajes en vídeo de la matanza de Gaza

En este vídeo de Neil Collier y Yousur Al-Hlour, de The New York Times, los autores acompañan a un equipo de emergencias médicas que estuvo el lunes en la zona fronteriza de Gaza donde los francotiradores israelíes mataron a 61 palestinos.

Entre los fallecidos, estaba Musa Yaber Abú Hassanein, de 35 años, muerto de un tiro cuando intentaba ayudar a uno de los heridos. Fue enterrado el martes cubierto por el chaleco reflectante rojo que llevaba en el momento de su muerte.

Este otro reportaje de Channel 4 también cuenta la historia de lo ocurrido el lunes.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

El gesto pragmático de Putin en Armenia

Las informaciones sobre la nueva Guerra Fría y el peligro ruso son tan frecuentes que no hemos prestado atención a unos hechos recientes muy llamativos. En Armenia, ha llegado al poder un político de la oposición llamado Nikol Pashinyan que años atrás criticó con dureza la relación estrecha del Gobierno del país con Rusia.

¿Cuál ha sido la reacción de Moscú? Absoluta tranquilidad. Lo cierto es que tuvieron que pasar algunas cosas para que la crisis de Ucrania no se repitiera en otro Estado salido del fin de la URSS.

Serzh Sargsyan había controlado la política armenia desde 2008 como presidente. Al terminar su mandato en 2018 y no poder renovarlo por mandato constitucional, quiso utilizar lo que podríamos llamar la estrategia Putin y pasar a ser primer ministro, cargo que juró el 17 de abril. Las protestas populares, que comenzaron con una manifestación de sólo 150 personas, acabaron reuniendo a decenas de miles de personas en la capital, Ereván.

Sargsyan se vio obligado a dimitir. La movilización continuó y la élite gobernante que ha controlado Armenia desde los años 90 tuvo que rendirse a la evidencia y aceptó el nombramiento de Pashinyan como primer ministro.

El líder de la oposición tenía muy claras las lecciones de Ucrania, y aparentemente Putin también. Pashinyan no convirtió la revuelta popular en una movilización contra Rusia, aunque el Gobierno de Moscú había sido el principal baluarte exterior del Gobierno de Sargsyan, así como de los anteriores. Putin no presionó al Gobierno armenio para que sofocara la revuelta por la fuerza y, según todos los indicios, negó el apoyo a Sargsyan y bendijo la victoria de la oposición.

Pashinyan estuvo en contacto con la embajada rusa en Ereván y habló también con altos cargos del Ministerio ruso de Exteriores, según fuentes citadas por Reuters. El mensaje: no tenía intención de cuestionar la relación privilegiada con Moscú, con lo que no tenía sentido que le consideraran un enemigo. En la calle, los dirigentes de la oposición insistieron en que la gente sólo llevara banderas armenias. Es decir, las banderas de la UE serían contraproducentes.

Es cierto que en Ucrania sí existía el sentimiento entre una parte importante de la población de que la Unión Europea era una meta por la que merecía la pena luchar, aunque sólo fuera por la esperanza de poner fin a un sistema político caracterizado desde los 90 por la corrupción y el clientelismo (eso no ha cambiado desde entonces, por cierto). Por lo demás, es improbable que Ucrania entre en la UE en los próximos años.

En Armenia, situada en el Cáucaso sur, la UE queda muy lejos de los planes de futuro de sus habitantes.

La información de Reuters indica que no hay pruebas de la intervención directa de Moscú en ningún sentido. El hecho de que el Gobierno de Sargsyan no se decidiera a proclamar el estado de emergencia para utilizar a las fuerzas de seguridad en una solución represiva hace pensar que no tendría el apoyo ruso para dar ese paso. Porque hubo contactos entre Sargsyan y Moscú sin que aún quede muy claro de qué naturaleza.

“Aprendimos de Euromaidan (Ucrania) que una revolución no debería tener un programa internacional”, dijo a Reuters un dirigente de la oposición. Si la prioridad es acabar con un Gobierno autoritario, no es muy inteligente crearse enemigos fuera del país.

Rusia ni siquiera buscó jugar una carta intermedia favorable a sus intereses. Podría haber presionado para que el viceprimer ministro Karen Karapetyan formara un Gobierno de corto recorrido hasta la convocatoria de elecciones. Karapetyan pasó cinco años en Rusia donde fue vicepresidente de Gazprombank –propiedad de Gazprom, el gigante ruso del gas– y consejero delegado de una de las filiales de la empresa. Alguien en el Kremlin debió de pensar que promover a una figura tan ligada a Gazprom, y por tanto a Rusia, no era la solución más inteligente en esos momentos.

Pashinyan, de 42 años, no es un político de la plena confianza de Moscú, aunque sólo sea porque se opuso a la entrada de Armenia en la Unión Económica de Euroasia, la organización internacional promovida por el Kremlin (Armenia también firmó un acuerdo con la UE de valor simbólico y sin consecuencias reales).

Todo esto no quiere decir que estemos ante una derrota rusa. Ambos países tienen firmados acuerdos de colaboración militar. El Gobierno armenio ha comprado armas a Rusia con créditos concedidos o avalados por Moscú. El conflicto permanente con Azerbaiyán por la provincia de Nagorno-Karabaj no permite a Armenia prescindir de la ayuda rusa. Entre otras cosas, porque Rusia también vende armas a Azerbaiyán.

La posición estratégica rusa en Armenia es sólida y no era necesario ponerla en peligro sosteniendo a un Gobierno impopular. La oposición tenía un objetivo: acabar con un poder autoritario, no convertirse en peón de la nueva Guerra Fría. A corto plazo, ambos han salido ganando.

Publicado en Rusia | Etiquetado , | Deja un comentario

La falta de esperanza en Gaza y el aumento de los suicidios

Un reportaje de Channel 4 sobre la situación de Gaza se centra en el impacto del bloqueo y la pobreza en la salud mental de sus habitantes. Al igual que los internos de una cárcel, la salida para algunos gazatíes es intentar acabar con su vida. Como es habitual en una sociedad tradicional y religiosa, existe un tabú muy extendido que impide que se hable de ello en público y el sistema sanitario no tiene medios para afrontarlo. Sólo algunas mujeres están dispuestas a hacerlo.

Publicado en Palestina, Salud | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Por qué el cine está obsesionado con los coches.

‘La cabina’, obra maestra de Antonio Mercero.
–Un ranking de todas las películas de Coppola.
James Cameron responde a preguntas sobre ciencia-ficción.
–Una historia oral de la batalla de NY en ‘The Avengers’.
–Tuits insultantes leídos por las estrellas de Avengers.
–Homer habla con su cerebro.
–Treinta años coleccionando basura en Nueva York.
Cómo cambia la cárcel a las personas.
–Así era el Gran Premio de Mónaco de F1 en 1962.
–El increíble apetito de las plantas carnívoras.
–Un ejemplo de los plásticos que acaban en el mar. Las imágenes son de la costa de Bali.

Publicado en Cine, Cosas del sábado | Etiquetado , | Deja un comentario

Por qué la decisión de Trump pone en peligro la no proliferación nuclear y tres razones más para estar preocupados

La decisión de Donald Trump de acabar con el acuerdo internacional con el Gobierno iraní sobre su programa nuclear tiene repercusiones que van más allá de la siempre dramática situación de Oriente Medio. Lo que está en juego es algo que va más lejos. Lo dijo Emmanuel Macron pocos minutos después del anuncio: “El régimen de no proliferación (nuclear) está en peligro”.

Hay una forma sencilla de apreciarlo. Corea del Norte puso en marcha un programa de armas nucleares y otro de misiles balísticos capaces de albergar cabezas nucleares. Eso aumentó hasta niveles extremos la capacidad disuasoria del Estado norcoreano contra una hipotética agresión exterior.

Hoy, el régimen de Kim Jong-un recoge los réditos. Recibe al secretario de Estado de EEUU y prepara una cumbre con Trump. Cuenta con buenas cartas para negociar.

Irán estableció un programa de enriquecimiento de uranio con miles de centrifugadoras en funcionamiento que podría haberle servido para conseguir la materia prima necesaria para fabricar armas nucleares, lo que no hizo. Finalmente, aceptó ponerle fin y que su desmantelamiento fuera controlado por la OIEA a cambio del acuerdo internacional que le serviría para el levantamiento de sanciones.

Hoy, descubre que no haber violado ese pacto no impide que EEUU se desentienda de sus obligaciones y que se prepare para imponer sanciones aún más duras contra el Estado iraní. No tiene ni las armas nucleares ni los misiles con los que Kim se presenta para su primer contacto con Trump.

Amenazas destinadas a Europa

La segunda víctima de las sanciones que impondrá EEUU son las empresas y gobiernos europeos que se mantengan dentro de los límites del acuerdo que firmaron los segundos y continúen con sus relaciones comerciales con Irán. “Cualquier nación que ayude a Irán en su búsqueda de armas nucleares podrá también  ser objeto de fuertes sanciones por Estados Unidos”, dijo Trump en su discurso.

Hay que recordar que, a ojos de Trump, cualquiera que haga negocios con Irán está colaborando en ese programa militar, porque el Gobierno iraní utilizaría los fondos económicos obtenidos para conseguir armas nucleares (a las que por otra parte había renunciado con la firma del acuerdo).

Para que nadie lo olvide, el embajador de EEUU en Alemania  lo dejó claro en Twitter: “Las empresas alemanas que hacen negocios en Irán deben reducir sus operaciones inmediatamente”. Con la Administración de Trump, las órdenes también llegan a través de las redes sociales.

Franceses, británicos y alemanes pueden presumir de tener su propia política exterior. Será más difícil que sostengan eso en el futuro si se someten a la voluntad de Washington. El Gobierno alemán ya ha dicho que apoyará a sus empresas, pero al mismo tiempo les ha recordado los riesgos legales que afrontan (de los que por otro lado son muy conscientes). Traducción: nuestro apoyo tiene algunas limitaciones que ustedes comprenderán.

Al ser ya un patrón en las relaciones entre los presuntos aliados, The New York Times no tuvo más remedio que elegir este titular:  “Europa, humillada otra vez por Trump, lucha por defender sus intereses”.

Un regalo para los halcones iraníes

Varios diputados iraníes  prendieron fuego a una réplica de la bandera de EEUU y una copia del acuerdo en el hemiciclo. Los ultraconservadores iraníes, enfrentados al presidente Rohaní, tienen ahora la cobertura perfecta para atacar un acuerdo que nunca les gustó.

Salen reforzados políticamente, porque Rohaní se ha quedado sin su principal argumento político: había que firmar el acuerdo para que el levantamiento de sanciones permitiera la recuperación económica de Irán.

Los halcones no podrán hacer nada relevante sin el permiso del líder religioso del país, el ayatolá Jamenei, que controla el Ejército y los servicios de inteligencia.

Los países europeos habían anunciado rápidamente que se reunirán con el Gobierno de Irán para explorar formas de mantener el acuerdo. Si aspiran a renegociarlo para calmar a Trump, no llegarán muy lejos, porque los iraníes no tienen ahora ningún incentivo para complacerles.

“Tampoco confío en estos tres países de la UE”, dijo Jamenei el miércoles en un tuit en tres idiomas. “Si el gobierno quiere hacer un contrato, deben pedir una garantía, o todos harán lo mismo que los EEUU lo hicieron (sic). Si no hay una garantía definitiva, el JCPOA (iniciales del acuerdo nuclear) no puede continuar”.

Jamenei está pidiendo algo que los europeos no le pueden conceder, porque no depende de ellos. Si Irán da por muerto el acuerdo y reanuda el enriquecimiento de uranio, tendrá el tiempo que quiera para hacerlo de forma que una represalia militar de EEUU no pueda ser definitiva.

Euforia en Israel

En ningún país se ha recibido la noticia con más alborozo que Israel. Trump ha adoptado la visión de Netanyahu sobre el acuerdo nuclear, la misma posición que hizo que Barack Obama dijera que las relaciones con el primer ministro israelí eran insoportables.

Las relaciones de Washington y Teherán son de total confrontación desde hace décadas, pero el acuerdo había abierto la posibilidad de un futuro diferente. Eso ha acabado ahora. En relación al acuerdo nuclear, se puede decir que Trump ha subcontratado a Netanyahu todo el asunto: prioridades estratégicas, razones para enfrentarse a Irán y justificación para poner fin al pacto.

Netanyahu ha reiterado en Moscú que Irán  quiere llevar a cabo otro Holocausto. También  acusó en 2002 a Sadam Hussein de desarrollar un programa de armas nucleares que podrían causar otro genocidio. Esa sombría predicción quedó un tanto desmentida por la realidad.

Asediado por investigaciones de corrupción que nunca antes le habían tocado tan cerca, Netanyahu debe moverse rápido. Sabe hacerlo. Por algo fue primer ministro por primera vez hace 22 años y ha dominado la política de su país de la última década. Un enemigo exterior es un recurso muy útil en estas situaciones, y no hay rival más peligroso que Irán para los israelíes. Los palestinos sólo tienen esa reputación en la propaganda difundida hacia el exterior.

Pocas horas después del anuncio de Trump, aviones israelíes atacaron una base militar en las afueras de Damasco. La guerra siria parece estar en sus últimos capítulos, y eso es un problema para Israel, porque le quita razones para seguir matando iraníes en el país vecino y destruir su infraestructura militar en esa guerra o impedir que pueda caer en manos de Hizbolá.

“Sin el JCPOA, EEUU podría quedarse con dos malas alternativas, un Irán con armas nucleares u otra guerra en Oriente Medio”, dijo Obama en un comunicado de 900 palabras.

Al igual que en el caso de Irak en 2003, Netanyahu considera que los riesgos son mucho menores que las ventajas. Especialmente si las tropas las ponen otros.

Publicado en EEUU, Iran, Israel, Nuclear | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Macron, el presidente napoleónico, deja de ser un enigma centrista y paga un precio por ello

La misión de Macron de liberalizar la economía francesa ya ha tenido un efecto claro un año después de su llegada al poder: la disminución de sus apoyos en la opinión pública. No de forma tan abrupta como en los casos de Sarkozy y Hollande, pero sí significativa. 19 puntos menos en un año.

Emmanuel Macron comenzó su presidencia en un punto muy alto, lo habitual en los vencedores de las elecciones francesas, reforzados por el sistema de dos vueltas. La encuesta del Grupo BVA para varios medios franceses indica que estaba en un 62% de apoyo hace doce meses. Hoy está en un 43%.

Hollande (61% >> 34%) y Sarkozy (57% >> 32%) cayeron más rápido. Chirac (62% >> 48%) y Mitterrand (61% >> 51%) se mantuvieron más altos tras su primer año.

La popularidad de Macron comenzó a descender al poco de tomar posesión. Su victoria clarísima sobre Marine Le Pen no podía ocultar el hecho de que en primera vuelta había obtenido el 24%. En esos primeros meses, el nuevo presidente fue perfilando su mensaje económico y las reformas concretas que pretendía poner en marcha. La etiqueta siempre difusa de centrista dio paso a la de derechista o liberal.

En la segunda mitad de 2017, según esta encuesta, el apoyo a Macron disfrutó de un repunte cuando el debate estaba protagonizado por la reforma laboral. Macron comenzaba a cumplir sus promesas, lo que debió de ser bien recibido por su electorado y parte de los votantes conservadores. Este sondeo ofrece un cambio de tendencia en el comienzo de este año con un leve aumento en los dos últimos meses que aún no se sabe si se consolidará.

Macron es mejor valorado en las ciudades de 20.000 a 100.000 habitantes que en París. En la clase alta y media-alta que en las clases más populares. Entre mujeres que entre hombres, aunque por escasa diferencia. Recibe aún un gran apoyo entre directivos, muy por encima del dato de los empleados. Entre los jubilados, un colectivo que daba a Macron nada menos que un 73% hace un año, el hundimiento es evidente, de 26 puntos.

En el voto a partidos, el cambio más llamativo es de los votantes del Partido Socialista. Un espectacular 88% de ellos lo valoraba bien hace un año. Esa cifra es ahora del 30% (58 puntos menos), lo que demuestra que Macron es identificado por ellos como un liberal muy alejado de las ideas del electorado socialdemócrata.

Los votantes conservadores de Los Republicanos aún le dan una buena nota, con un 54% de ellos que le apoyan (quince puntos menos que hace un año).

El pesimismo de los franceses y su escasa confianza en los gobiernos quedan patentes en la encuesta. Sólo en cuanto a la valoración del papel de Francia en el mundo, las opiniones son indudablemente positivas al preguntarse sobre la influencia de Macron y su Gobierno. En cuanto al crecimiento económico, el balance está igualado y en todos los demás aspectos la opinión es muy negativa: sobre inmigración, poder adquisitivo, impuestos, medio ambiente, terrorismo, empleo, Europa…

A pesar de esa opinión, hay varias iniciativas del Gobierno de Macron que reciben un fuerte apoyo: reducción del número de parlamentarios (78% a favor, 18% en contra), la ley contra delitos sexuales (76%-19%), aumento de las clases de colegios en zonas desfavorecidas (72%-25%), o la ley de “moralización de la vida pública” (67%-29%). La reforma de la empresa pública del ferrocarril, que tiene el rechazo de los sindicatos, también es vista de forma favorable: 58%-40%.

En las reformas educativas, la ventaja de los partidarios es escasa. Hay un rechazo a la reforma laboral (41%-54%), a pesar de que los meses en los que se habló mucho del tema coinciden con un periodo de recuperación del apoyo a Macron, y a la ley de inmigración.

Los temas en los que el Gobierno cosecha el suspenso más claro son el aumento de las cotizaciones sociales (15%-82%), la reducción a 80 km/h de la velocidad máxima permitida en las carreteras secundarias (21%-76%) y la abolición del impuesto del patrimonio y su sustitución por el impuesto inmobiliario (26%-70%).

Los encuestados valoran de Macron sus convicciones y su autoridad como presidente. A pesar de su edad (40 años, baja para un jefe de Estado de Francia), lo consideran material presidencial. Eso satisfará a sus asesores, que han insistido en entregar a Macron todos los atributos ‘monárquicos’ de la presidencia francesa.

Le puntúan bajo en su capacidad para unificar a la sociedad tras una idea y en la de mostrarse cercano a las personas. Eso es un problema para el futuro. Si las cosas van mal, lo que antes se llamaba autoridad, pasa a ser arrogancia. Lo que antes se valoraba como símbolo de preparación, después se considera elitismo.

En un artículo en el Financial Times, tan elogioso que dice que en sólo un año Francia ha pasado de ser “el enfermo de Europa a refugio de emprendedores”, algunos entrevistados del partido del presidente admiten que hay algo contradictorio entre ciertas promesas liberalizadoras de Macron y su forma de ejercer el poder. “El estilo vertical de gobierno de Macron es incompatible con sus promesas de renovación democrática, que es por definición horizontal”, dice Gilles Le Gendre, diputado de En Marche.

Uno de sus asesores admite que Macron “siempre ha tenido la tendencia de controlarlo todo”.

El estilo napoleónico de Macron ya ha comenzado a pasarle factura. En un ambiente de profunda desconfianza en la política, eso le convertirá en el centro de todas las críticas. Es probable que el presidente francés crea que no tiene alternativa. Cualquier cosa antes de asumir la imagen de político corriente de Hollande que hizo que al final nadie le tuviera el menor respeto.

Publicado en Francia | Etiquetado , , | Deja un comentario