ISIS, una estrategia criminal, pero no irracional

mail isisEl asesinato de un segundo periodista por el ISIS, y el anuncio de que un tercer secuestrado correrá el mismo destino han dejado horrorizados y también perplejos a muchos periodistas.

¿Es ISIS un grupo dirigido por psicópatas que aspiran a matar al máximo número de personas antes de acabar ellos mismos muertos? ¿Es una fuerza irracional que se mueve a ritmo de impulsos homicidas? ¿Por qué matar a sangre fría a periodistas occidentales cuando eso puede forzar una intervención militar directa por parte de gobiernos hasta ahora reticentes a dar ese paso?

¿Irracional? La estrategia del ISIS no pasa por adoptar un perfil bajo en Irak o Siria. No declaras un “califato” islámico para luego pasar desapercibido. Su yihad abarca supuestamente todo el mundo islámico y eso le exige más tarde o más temprano enfrentarse a EEUU. Otra opción deseable es forzar la colaboración de Washington con los gobiernos sirio e iraní, lo que le permite presentarse ante todos los suníes como su único defensor.

Muchos medios de comunicación han definido al ISIS como “los bárbaros a las puertas de Europa”, además de las comparaciones de costumbre con los nazis. Supone magnificar el poder del grupo yihadista, que es algo que ellos pretenden conseguir con sólo 10.000 combatientes, quizá hasta 20.000. Presentarse como el gran enemigo de Occidente puede serles de utilidad para aumentar su capacidad de reclutar partidarios en toda la zona y recibir donaciones de millonarios del Golfo Pérsico, sobre todo saudíes y qataríes.

Las declaraciones altisonantes de los gobernantes norteamericanos, algunas hasta ridículas (“les perseguiremos hasta las puertas del infierno”, ha dicho Joe Biden, aunque su jefe también ha dicho que aún no saben cómo) contribuyen precisamente a destacar ese papel.

Muchas portadas, en especial de periódicos populares o sensacionalistas, contribuyen a resaltar el protagonismo de ISIS, y por la misma razón describen al Gobierno de Obama como débil o sin iniciativa. Nada les gustaría más a los que ordenaron la decapitación de los periodistas que respondiéramos a estas atrocidades con otras atrocidades. Para los partidarios de un combatiente en una guerra, los crímenes del enemigo son siempre execrables, mientras que los propios son excepciones obra de manzanas podridas o perturbados.

Las atroces imágenes de un encapuchado vestido de negro iniciando la decapitación de un rehén nos espantan a nosotros, pero no a aquellos que creen estar inmersos en una guerra santa contra los infieles. Las atrocidades de Al Qaeda en Irak, cuando la dirigía Zarqaui, también aparecían reflejadas en los DVD que se vendían en los mercados. Es el terror como forma salvaje de marketing.

Los asesinatos de Foley y Sotloff son además un macabro incentivo para los demás países con rehenes en Siria. David Cameron ha reclamado que se llegue a un acuerdo que impida que nadie pague rescates en caso de secuestros, como hacen Londres y Washington. ISIS obtiene decenas de millones de euros al año por este concepto gracias a que algunos países europeos han pagado grandes cantidades de dinero por sus nacionales.

La escenografía (si se puede emplear una palabra como esta) es otro factor que el ISIS utiliza en su favor. Básicamente, por colocar a los rehenes un mono de color naranja similar al uniforme que llevaban los presos de Guantánamo. Para los ciudadanos occidentales, hay una diferencia entre asesinar a sangre fría a alguien y encarcelarlo, aunque sea sin derecho a juicio, pero para los yihadistas es una excelente forma de cuestionar la credibilidad norteamericana al denunciar sus crímenes de guerra.

En definitiva, decapitar a un hombre indefenso es una forma evidente de terror. Esa es una técnica que ISIS ha utilizado desde el primer momento, y hay que reconocer que le ha sido muy útil. Hasta ahora.

Publicado en Iraq, Siria, Terrorismo | Etiquetado , , | Deja un comentario

La invasión israelí favoreció a Hamás

casa haniye

Una encuesta realizada en Gaza y Cisjordania revela hasta qué punto Hamás ha salido fortalecida del ataque israelí contra Gaza, a pesar del alto coste en vidas humanas o quizá precisamente por eso. No es una conclusión que deba sorprender, porque esa reacción se produjo en años anteriores después de otras invasiones israelíes, pero esta vez los números son aún más claros.

Uno de los políticos que sale directamente favorecido es Ismaíl Haniye, primer ministro de Gaza, muy por encima en apoyo popular sobre el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás. Sin embargo, los palestinos se muestran favorables a la formación de un Gobierno de unidad que incluya a Hamás y Fatah.

El 79% cree que Hamás fue el triunfador de esta última guerra. Sólo el 3% afirma que fue Israel quien venció, y el 17% piensa que ambos bandos salieron perdiendo. Un 79% hace responsable a Israel de las hostilidades, y un 5% a Hamás.

Los bombardeos, que han ocasionado más de 2.100 muertes, la mayoría civiles, no han doblegado el espíritu de resistencia, según este sondeo. Un 86% apoya el lanzamiento de cohetes desde Gaza contra Israel si no se levanta el bloqueo.

Además, los palestinos rechazan algunos de los argumentos utilizados por el Gobierno y Ejército israelíes. Afirman, en un 60%, que las milicias de Hamás no dispararon cohetes desde zonas habitadas por civiles (un 30% dice que sí lo hizo). Hay una división clara sobre si esto está justificado (un 49%) o no lo está (un 46%). Es mayor el porcentaje de gazatíes que piensan esto último (59%) que en Cisjordania.

Un 57% se opone al desarme de las milicias palestinas de Gaza, una condición exigida por Israel. Es una consecuencia directa del ataque israelí, porque en una encuesta realizada en junio por la misma organización ese porcentaje era sólo del 33%.

No todas las respuestas de la encuesta coinciden con las ideas de Hamás. Un 54% apoya la posición de Mahmud Abás por la que se exige a Hamás que un Gobierno de reconciliación entre los dos movimientos debe aceptar los acuerdos firmados en años anteriores por la Autoridad Palestina e Israel.

El examen de la actuación de los políticos palestinos durante la guerra arroja una clara victoria para los islamistas. Un 88% valora positivamente la conducta de Hamás. Sólo un 36% hace lo mismo con el Gobierno de la Autoridad Palestina. Curiosamente, Mahmud Abás recibe una mejor nota en Gaza que en Cisjordania. Abás paga el enfoque más pragmático con que siempre ha enfocado sus relaciones con Israel y la falta de resultados concretos que ofrecer a su opinión pública.

El Gobierno de “reconciliación” que preside el rector universitario Rami Hamdala, sin presencia de Hamás, no recibe mala nota, pero son más los que prefieren un auténtico Gobierno de unidad nacional en el que estén presenten los dirigentes de los principales partidos. La mayoría quiere que el Gobierno de Hamdala se ocupe de controlar las fronteras de Gaza con Egipto e Israel, probablemente porque eso haría más factible el fin del bloqueo, y de pagar a los funcionarios en Gaza, quizá porque tiene más opciones de obtener financiación internacional con la que costear la factura.

El sondeo da excelentes números a Ismaíl Haniye, primer ministro de Gaza. Si se celebraran ahora elecciones presidenciales, Haniye obtendría el 61% de los votos (Abás, el 31%). Incluso su porcentaje sería mayor en Cisjordania que en Gaza. Parece claro que para la mayoría de los palestinos, Haniye, de 51 años, encarna mucho más el espíritu de resistencia palestina frente a Israel que Abás, de 79 años, uno de los últimos representantes de la vieja guardia de la OLP.

Como es habitual en muchos de estos sondeos, la encuesta también enfrenta a Haniye a Maruán Barguti, dirigente de Fatah encarcelado en Israel desde 2002. Es la primera vez en ocho años en que Haniye (49%) aparece por delante de Barguti (45%).

Más de veinte años de negociaciones de paz, siempre concluidas con fracasos, han radicalizado a los palestinos, que ven cada vez menos opciones para que las conversaciones con Israel concluyan con un acuerdo político. Después de una catástrofe como la sufrida en Gaza en este verano, no hay que sorprenderse demasiado de esta conclusión.

La opinión pública está dividida sobre la solución de los dos estados (51%-49%), aunque en el sondeo anterior los partidarios superaban a los detractores por unos pocos puntos. En cualquier caso, un 62% no cree que sea ya factible a causa de la expansión de los asentamientos israelíes. Sólo un 24% está a favor de la existencia de un solo Estado que reúna a israelíes y palestinos.

Para conseguir el objetivo de la independencia, una mayoría del 53% favorece la lucha armada, un 22% las negociaciones diplomáticas y un 20% la resistencia no violenta. Quizá por eso un 54% apoya el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en la zona de Hebrón que Netanyahu utilizó para justificar la operación de castigo contra Gaza. Ese apoyo es mayor en Gaza y se queda en un 42% en Cisjordania.

Foto: un cuadro con la imagen de Haniye entre los escombros de su casa, destruida en un ataque israelí el 29 de julio.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Gaza desde el aire

La mejor forma de apreciar la destrucción de algunas zonas de Gaza es desde el aire. Estas imágenes son del barrio de Shayahía, en Ciudad de Gaza. Ya en julio se pudo comprobar que esa zona quedó completamente arrasada.

Publicado en Palestina | Etiquetado , | Deja un comentario

Prisioneras del ISIS en Irak

Un mujer de Mosul cuenta su experiencia de vida en esta ciudad ocupada por las fuerzas del ISIS desde junio. Aquellos que no huyeron de la ciudad sobreviven en un ambiente de terror, en especial las mujeres, condenadas a permanecer recluidas en sus casas. Esta es una parte de su testimonio publicada por The Guardian:

“Todas las carreteras principales para entrar o salir están controladas por el ISIS. Intentar huir significaría cruzar dos de esos controles, donde pueden decidir tu destino. Lo que es seguro es que te quitarán cualquier cosa de valor, dinero u oro. Quieren que te vayas sólo con la ropa puesta. Ya he hecho una maleta con todas mis viejas fotos y cartas. No soportaría dejarlas atrás.

Por ahora no hay posibilidad de salir. Las carreteras son muy peligrosas y mi padre anciano, y enfermo de diabetes, no podría conseguirlo. Oímos rumores de que las autoridades kurdas no permiten a los hombres jóvenes pasar sus controles por miedo a que sean combatientes del ISIS camuflados. No podemos dejar atrás a nuestros hermanos. Estamos en esto juntos como familia. (…)

Nací y crecí en esta ciudad. Hoy me siento una extranjera. Me he esforzado toda mi vida para tener una educación, completar mi licenciatura y los másters, y estaba a punto de terminar mis estudios de posgraduado cuando se produjo el ataque del ISIS. Éramos 40 estudiantes en las clases de posgraduado, más de la mitad mujeres. Nos han prohibido asistir a la universidad desde el próximo mes. Toda esta educación para al final ser devueltos a la Edad Media y una época de esclavitud impuesta por hombres armados.

Como mujeres, debemos cubrirnos los rostros, algo que nunca me hubiera imaginado que podrían obligarme a hacer. No nos permiten salir de casa sin una escolta masculina. Se espera que los hombres se dejen crecer la barba. Nunca en la historia de Irak se habían visto unas leyes tan draconianas.

Mi única visita a la universidad la hice después de Eid (la festividad tras el fin del Ramadán). Esa mañana, me puse la abaya por primera vez pero entré sin cubrirme el rostro. Me encontré con varios amigos y bromeamos nerviosos sin evitar la tristeza. He dejado de preocuparme sobre la posibilidad de que haya ataques aéreos contra ISIS y las inevitables bombas que caen sobre los civiles. Sólo estoy obsesionada por la obligación de taparme la cara que me persigue incluso en sueños. (…)

La realidad me golpeó al final del Ramadán cuando fui con mi madre a comprar la abaya y el khimar (para cubrir el rostro). Fue surrealista que tuviéramos que pedir un khimar al dueño de la tienda, un hombre al que conocemos desde hace años, para que nos dijera que se habían acabado, como si llevar la cara cubierta fuera el último grito en moda.”

Lo que ISIS espera de las mujeres de Mosul. 12 junio.

Publicado en Iraq | Etiquetado , , | Deja un comentario

ISIS es el nuevo hombre del saco

terror isis

El Gobierno británico ha elevado el nivel de amenaza de atentado terrorista en el país hasta la posición “grave”. En el semáforo con colores, ese es el segundo nivel más alto, por debajo de “crítico”. Eso quiere decir que un atentado es “altamente probable”, pero no inminente. ¿Hay nueva información de los servicios de inteligencia sobre ese riesgo de ataque? No, dijo la ministra de Interior, Theresa May. Y los primos de Washington tampoco cuentan con nada que justifique correr en círculos mientras se lanzan gritos de terror (de momento se contentan con alentar la comparación de ISIS con los nazis; es un truco que ha funcionado antes).

Nunca es necesario concretar cuando es suficiente con pronunciar la palabra ISIS. Ya no es una pintoresca diosa egipcia, sino la suma de todos los miedos.

Posteriormente, el primer ministro elevó el listón de la alarma. Algo había que hacer después de los sucesos de los últimos meses en Siria e Irak, y David Cameron no desaprovechó la oportunidad para dar malas noticias a los británicos. Y a sus hijos. Y a algunos de sus nietos.

Nos encontramos ante una lucha que durará no ya años, sino décadas. ¿De qué me suena eso? Por ejemplo, del viceministro laborista Phil Woolas, que dijo en 2006, y no fue el único, que estábamos en una “guerra perpetua” contra Al Qaeda que duraría una generación entera, o más. Ya no tenemos en primera línea de fuego a Al Qaeda, pero está ISIS con sus avances en Siria e Irak, su repertorio terrorífico de crímenes de guerra y su recién estrenado “califato”. Pero no pensemos que la amenaza se limita a esos dos países. Cameron sabe que ISIS está pensando atacar “toda Europa Occidental”.

No, no tiene ninguna duda, como nosotros tampoco dudamos de que estas declaraciones harán más fácil que el Parlamento acepte aprobar alguna restricción de los derechos políticos o más poderes para la policía después del incremento del nivel de alarma.

En fin, ¿qué se puede añadir a todo esto a lo que contó Charlie Brooker en 2010?

Para el caso de que sea necesario añadir algo más:

¡Alarma! Hay un terrorista bajo su cama.
Cuando el terrorismo hace que los periodistas pierdan el sentido común.
Los terroristas son idiotas, nosotros los convertimos en personas inteligentes.
El terrorismo como impuesto.
‘Megaterror’: cuando la palabra terrorismo ya no es suficiente.

Publicado en Propaganda, Reino Unido, Terrorismo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Dos mil muertos para volver al punto de partida

Una vez que ordenó la retirada de las tropas de tierra, Netanyahu había dado por finalizada la operación de castigo contra Gaza. Había conseguido sus objetivos: proyectar la imagen de dureza contra los palestinos sobre la que ha cimentado su carrera política, salvaguardar la estabilidad de su Gobierno de coalición y hacer más difícil el acuerdo entre Hamás y Fatah.

Para todo lo demás, hay que bucear en el mito fundacional del Estado de Israel: los palestinos sólo entienden el lenguaje de la violencia y quieren acabar con la existencia del Estado judío. Pocos políticos israelíes han visto hundirse su carrera al apostar por esas ideas como eje de su actuación.

Su problema era que Hamás no tenía nada que ofrecer a sus partidarios para justificar el sacrificio, y por eso continuó con el lanzamiento de cohetes, primero permitiendo que otros grupos lo hicieran, luego utilizando su arsenal.

Ahora se ha acordado otro alto el fuego permanente, y Hamás ha adoptado la misma actitud que Netanyahu el 7 agosto. Firmar el papel y declarar la victoria. Es cierto que algunos puntos le permiten esta vez ofrecer algo tangible, por ejemplo el compromiso israelí de abrir la frontera para que entren los materiales con los que iniciar la reconstrucción. La prioridad será el suministro de agua y energía, las comunicaciones telefónicas y el material sanitario. Los pescadores podrán fanear hasta a 12 millas de distancia. De momento.

Todo lo demás (liberación de presos o el levantamiento del bloqueo) queda pendiente de la continuación de los negociaciones a través de la mediación egipcia. Puede ser el comienzo de unas conversaciones lentas pero con avances o el inicio de la nada. Hamás ya debe de saber que no tiene en El Cairo a un aliado, sino a un enemigo. No podrá sorprenderse si al alto el fuego permanente le sucede el impasse permanente.

Y Hamás tendrá que seguir gobernando Gaza y asumiendo la responsabilidad de pagar 40.000 salarios mensuales de funcionarios con dinero que no tiene. Es probable que Qatar asuma parte de la factura, pero el dinero no llega del aire y para eso necesitará el visto bueno egipcio.

No olvidemos que el Gobierno israelí tampoco cumplió todo lo prometido en el alto el fuego firmado tras la ofensiva de 2012.

Según un sondeo del Canal 2 de la TV israelí, el apoyo a Netanyahu ha caído del 82% al 38% en unas pocas semanas. El primer dato era irreal –en la medida en que era producto de la marea belicista en Israel, como también será ahora mismo muy alto el apoyo a Hamás en Gaza–, y el segundo se acerca a la realidad habitual en el fragmentado escenario de la política israelí. Si cala en la opinión pública la idea de que no ha habido vencedores, es muy posible que Netanyahu atraviese momentos difíciles pero podrá superarlos recurriendo al lenguaje violento de costumbre.

Netanyahu no sometió a votación en el Gabinete de Seguridad del Gobierno la propuesta egipcia que ya ha sido aceptada por ambas partes. Sencillamente, se la comunicó a sus aliados por teléfono. Eso dará cobertura a los más ultras para mostrar en público su enfado, no tanto como para amenazar con salirse del Gobierno. Otros respirarán aliviados por no haber tenido que retratarse en la votación. Si la tan comentada “desmilitarización de Gaza” no se produce, el cerco a Netanyahu se estrechará, y entonces aumentarán sus incentivos para volver a llamar a filas a los reservistas.

A corto plazo, es difícil aceptar que 2.133 palestinos muertos (y 64 soldados israelíes) sean el precio que hay que pagar para restablecer otro concepto intocable: la capacidad de disuasión de Israel contra sus enemigos.

La política es en parte un juego con el que manejar las expectativas de la gente. Y las expectativas en Israel son realmente violentas.

 

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Otro edificio de viviendas destruido en Gaza

70 familias vivían en el edificio de 13 plantas que llamaban ‘la pequeña Italia’ y que fue destruido en un ataque israelí.

Si bien se habla que dentro de unas horas entrará en vigor otro alto el fuego, es indudable que el Gobierno israelí había dado por terminada su ofensiva sobre Gaza y que todo lo ocurrido en las últimas dos semanas era una continuación que no le convenía a sus intereses. Más que nada porque le resultaba difícil vender a su opinión publica la idea de que la operación de castigo había concluido con éxito después de la eliminación de la mayoría de los túneles.

Obviamente, Hamás no quería conceder esa victoria a su enemigo.

En la prensa israelí, son numerosos los comentarios que indican que una guerra de desgaste, aunque tenga efectos más dramáticos en Gaza que en Israel, no conviene al Gobierno. La pregunta que se hacen en Israel es: si los enfrentamientos continúan, ¿para qué murieron 63 soldados israelíes? ¿Dónde está la victoria?

La destrucción de hasta tres torres de viviendas es sólo un extra con el que contentar a la opinión pública israelí. Si nuestros civiles sufren, los del otro lado sufren aún más. A eso se reduce la estrategia de Netanyahu de los últimos días.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los Emiratos y Egipto mueven sus fichas en Libia

Si aún esperábamos que algún nuevo acontecimiento nos sorprendiera en este verano de furia y sangre en Oriente Medio, el lunes tuvimos una nueva oportunidad con la noticia de la autoría del doble ataque aéreo contra las milicias islamistas libias por aviones de los Emiratos Árabes con la ayuda logística de Egipto (mapa). A lo que hay que añadir un detalle interesante: los primeros sorprendidos fueron los norteamericanos.

En primer lugar, hay que recordar que los ataques eran conocidos, pero no su autoría. Una primera hipótesis es que procedían de las fuerzas del exgeneral Jalifa Heftir, que intentó hace unos meses sin éxito un golpe de Estado. Heftir, al que se suele calificar de antiislamista, dijo que pretendía acabar con el chantaje de las milicias, pero en realidad sus fuerzas no son más que otra milicia, aunque tiene el apoyo del Parlamento libio.

Hasta la semana pasada, las milicias de las Brigadas Zintán, que reciben financiación del Gobierno o de lo que queda de él, controlaban el aeropuerto, pero fueron desalojadas de él por las fuerzas islamistas Amanecer de Libia, una coalición de grupos islamistas de varias zonas del país, incluida la provincia de Bengasi y la de Misurata. Una descripción de las distintas coaliciones enfrentadas puede encontrarse aquí.

Las Brigadas Zintán y las de Misurata, en especial las primeras, fueron decisivas en el derrocamiento de Gadafi, y ahora luchan entre sí.

La noticia del NYT, que citaba fuentes del Gobierno norteamericano, apuntó el lunes a la autoría de los Emiratos, que junto a Arabia Saudí tiene su propia lista de milicias satélite, que se enfrentan a las milicias apoyadas por Qatar. En este embrollo, llamar a unas islamistas y a otras es tan confuso como dudoso. Más que diferencias ideológicas, que las hay, lo que ocurre en Libia es una lucha por el poder ante la desaparición del Estado.

La inutilidad del segundo ataque, dirigido contra las milicias que sitiaban el aeropuerto de Trípoli, quedó de manifiesto tras ver las imágenes de la terminal en llamas.

El Gobierno egipcio ha negado su implicación en el ataque de forma bastante poco convincente. Un día después, ha anunciado un plan para desarmar a las milicias, pero su prioridad está clara: impedir que su vecino del oeste sea gobernado por fuerzas islamistas, sean o no similares a los islamistas que han sido aplastados en Egipto.

El desconocimiento previo por Washington de esta operación de castigo revela hasta qué punto la Administración de Obama ha perdido el control de los acontecimientos en Oriente Medio. Las Fuerzas Aéreas de los Emiratos cuentan con aviones vendidos por EEUU y pilotos entrenados por EEUU. Hay algo de justicia poética en todo esto, como indica Juan Cole, en especial la denuncia de la interferencia en los asuntos internos de Libia, que comenzó por parte de los países occidentales mucho tiempo antes de que los aviones de Emiratos despegaran de sus bases.

Hay quienes no se creen que este ataque haya pillado por completo por sorpresa a EEUU. “Con tantos buques con el sistema Aegis de la Armada de EEUU en el Golfo Pérsico y el Mediterráneo, no hay ninguna posibilidad de que los Emiratos hayan hecho esto sin que lo supiera EEUU”, ha dicho Christopher Harmer, del Institute for the Study of War. Otra cosa es que EEUU fuera avisado con antelación del ataque.

Es posible que tuvieran algunas dudas sobre el primero, pero ninguna con el segundo, y de ahí la información del lunes. Los Emiratos cuentan con al menos 60 de los modelos más avanzados del F16, y otros 20 de otros tipos, así como 33 Mirage 2000-9 franceses.

Acuciados por lo ocurrido en los últimos meses en Gaza, Irak o Siria, Washington y Londres han aparcado la crisis libia por no tener ni idea sobre una posible salida, mientras otros países de la zona creen que la medicina del uso de la fuerza puede serles de utilidad para sus intereses. Los imperios no son los únicos que creen que la violencia es un argumento legítimo cuando es ejercida en favor de tus clientes. Que eso sea de utilidad o completamente contraproducente para reconstruir un país hecho pedazos es obviamente un asunto muy diferente.

Publicado en EEUU, Egipto, Emiratos, Libia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El castigo colectivo a 40 familias de Gaza

Un edificio entero de 12 plantas (14 plantas según algunos medios) vuela por los aires en Gaza. Es prácticamente una demolición. Dos impactos en el lugar exacto provocan que el bloque entero se venga abajo.

Unas 40 familias vivían dentro. Un residente recibió un aviso por teléfono de que el edificio iba a ser destruido. Salió a la escalera para avisar a gritos a los vecinos de lo que se avecinaba. Todos salieron corriendo aterrorizados. Muchos no se arriesgaron a esperar para recoger lo más valioso, dinero por ejemplo. Veinte minutos después, cayó un misil de poca potencia en la azotea. Otros veinte minutos después, se produjo el ataque definitivo.

22 personas resultaron heridas, entre ellas 11 niños y cinco mujeres.

Todas esas familias perdieron sus viviendas, lo perdieron todo, porque el Ejército israelí dijo que la torre albergaba un “centro de mando” de Hamás. Los vecinos lo negaron.

En el primer párrafo de la noticia, el NYT dice que “el ataque (contra el edificio de viviendas) demuestra que Israel está dispuesta a acciones militares más audaces en Gaza, mientras los radicales palestinos continúan disparando cohetes y proyectiles de mortero sobre Israel”. Las negritas son mías.

En cualquier otra guerra, la destrucción completa de un edificio civil se consideraría un crimen de guerra. La posible existencia de un objetivo militar en su interior nunca justificaría la voladura completa de la torre. A menos que consideres que toda la población civil de Gaza es culpable y se merece cualquier castigo.

También el sábado fue destruido un centro comercial en Rafá que albergaba tiendas y oficinas de abogados, médicos y otros profesionales.

El domingo, 17 misiles lanzados en 20 minutos sobre un barrio de Jan Yunis han causado la destrucción de 13 casas y un centro gestionado por una ONG.

60 palestinos han muerto desde que el martes se reanudaron los ataques con cohetes sobre Israel y los bombardeos de Gaza. La cifra de total de víctimas mortales se acerca a 2.100. La ONU calcula que 17.000 casas han sido destruidas o muy gravemente dañadas.

Publicado en Israel, Palestina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

Cómo se hizo ‘La edad de la inocencia’, de Martin Scorsese. El resto del documental, aquí.

–La entrevista de Robert de Niro en Playboy en 1989.
–El negocio de crear dinero falso para los rodajes de Hollywood.
–Fotos del rodaje de ‘La reina de África’.
–Todas las muertes de las películas de Tarantino.
–Un ebook sobre el rodaje de ‘El gran Lebowski’.
–Internet y los SMS en las películas.
–’Up’ al estilo de Michael Bay.
Frank Miller, genial, obsesivo y desquiciado por el 11S.
–El dictador Robert Mugabe y Wall Street.
–La reseña de George Orwell de ‘Mein Kampf’.
Blindaje artesanal de vehículos en Ucrania.
–Lo raro es que no haya muerto gente con lo del cubo de hielo.
John Oliver, sobre Ferguson y la militarización de la policía.
Los padres negros pegan más a sus hijos que los blancos en EEUU.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario