Buy Ambien - Zolpidem online

La fiesta de la libertad de expresión

Lo mejor de cada casa está en la manifestación contra el asesinato de los trabajadores de Charlie Hebdo y los clientes de un supermercado kosher de París. El llamamiento se hace para honrar la libertad de expresión y los valores democráticos. Daniel Wickham nos ofrece los antecedentes de algunos de los políticos extranjeros que asisten a la manifestación.

Publicado en Derechos humanos, Francia, Propaganda, Terrorismo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Partido de la Venganza

abc venganza parisSi hay algo que une a los grupos yihadistas con independencia de su país de origen, es la idea de que el Islam está inmerso en una guerra de supervivencia contra Occidente. Para ellos, liberalismo y socialismo forman una amalgama indistinguible cuyo único nexo de unión es el ateísmo y la agresión permanente al auténtico Islam. Eso no impide que la mayoría de sus víctimas sean musulmanes.

En Occidente, no es difícil encontrar a los que quieren responder al fuego con fuego, los que viven en la ilusión de que la violencia se acabará por completo si el recuento de cadáveres se inclina a tu favor.

Por eso, como se ve en la portada de ABC, la operación policial para detener a los autores de la matanza de Charlie Hebdo y al asesino de cuatro personas en el supermercado kosher de París, a los que mató sólo porque eran judíos, es un acto legítimo de venganza del que es de suponer que todo el país estará orgulloso.

No importa que las imágenes del asalto al supermercado revelen que Coulibaly se lanza disparando sobre los policías que están en la puerta. No había ninguna posibilidad de que lo atraparan vivo. Pero es una muerte violenta y así se satisfacen los deseos de venganza.

La guerra es el escenario más habitual para esos sentimientos. Matar antes de que te maten. No tener piedad con el enemigo porque él no la tendrá contigo y vigilar con cuidado a los que no quieran unirse a la masa que pide sangre.

Da igual que ya hayamos visto esas portadas antes. No por ello hay que dejar de denunciarlas, como hay que cuestionar a aquellos que convierten en actos de guerra lo que son actos criminales. El primer ministro francés ha dicho que estamos en “una guerra contra el terrorismo, contra el yihadismo, contra el Islam radical, y contra todo lo que buscar acabar con la fraternidad, la libertad y la solidaridad”.

No es una guerra porque los que dispararon a los trabajadores de Charlie Hebdo no son combatientes de ningún Ejército. Utilizar un fusil de asalto para disparar a civiles no te convierte en soldado de ninguna causa. No es un acto de guerra, como afirman intelectuales despistados o desquiciados por el dolor como Sami Naïr, porque la solución no está en poner a trabajar a los ejércitos, sino a las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia.

Algunos notorios representantes del Partido de la Venganza estarán el domingo manifestándose en París por la libertad de expresión. La lista encierra todas las ironías posibles. Estará el primer ministro turco, Ahmet Davutoğlu, de uno de los países que más periodistas tiene encarcelados. Estará el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, denunciado por imponer una visión autoritaria antiliberal en el país. Estará el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, de un Estado que detiene a los activistas de la oposición que se manifiestan en la calle. Estará el ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, que no sólo apoya la ocupación militar de Palestina, sino que considera unos traidores a los representantes electos de los palestinos de Israel.

No es para nada extraño que Netanyahu se apresurara a reiterar que los países occidentales no se enteran de lo que está en juego y cuál debe ser la respuesta. “El terror de Hamás, Hizbolá, ISIS y Al Qaeda” no acabará “hasta que Occidente luche contra él físicamente, en vez de luchar con argumentos falsos”. También ha dicho que “el auténtico objetivo del terror islámico es destruir nuestras sociedades y nuestros países. Acabar con nuestra cultura, que se basa en la libertad y una cultura de la libre elección e imponer en su lugar una dictadura fundamentalista”.

Netanyahu pretende hacernos creer en definitiva que el colonialismo israelí forma parte de esos valores occidentales, como también los ataques indiscriminados contra los civiles de Gaza para responder a la violencia del otro lado. Pero hay más, porque en Israel los hay que piensan que Europa ya está ocupada por el Islam (y quien lo dice no es un ultra, sino un periodista que fue dos veces asesor de Rabin). Aparentemente, nos faltan deseos de venganza y ganas de matar.

También estará en París Mariano Rajoy que pretende apoyar en el Parlamento una ley que aumentará el castigo económico (porque la Constitución no le permite aumentar el castigo penal) a los que luchan contra su política en la calle. Y que ahora aprovechará la matanza de París para reformar el Código Penal y reinterpretar a su gusto el concepto de terrorismo. Pobres de los que creen que sólo se utilizará contra los que quieran cometer atentados.

Por eso, y por el aprovechamiento de los crímenes por la extrema derecha europea, Bernard Holtrop, dibujante de Charlie Hebdo conocido como Willem, ha escrito que le dan ganas de vomitar sobre esos nuevos y supuestos aliados frente a los asesinos.

12.50

Inicialmente, se dijo que Netanyahu no viajaría el domingo a París por razones de seguridad. Horas después, el Gobierno anunció que el primer ministro israelí sí asistirá a la manifestación. También lo hará Naftali Bennett, ministro de Economía y líder del partido ultranacionalista La Casa Judía.

“Es duro ser amado por idiotas” (la misma frase que Charlie Hebdo puso en boca de una caricatura de Mahoma).

 

 

Publicado en Francia, Israel, Terrorismo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cómo no conceder la victoria a los autores de la matanza de París

manifa paris

No hay palabras más horribles que las pronunciadas por los autores de la matanza de París: “Hemos matado a Charlie Hebdo”, dijeron, según testigos, los hombres que asesinaron a doce personas en la redacción de la revista satírica.

Esas son las palabras que deberían preocuparnos, y mucho menos otras (“Hemos vengado al profeta Mahoma”), que no son nada sorprendentes. Los fanáticos de todas las religiones han pronunciado frases similares, porque está en su naturaleza creer que sólo ellos representan sus valores religiosos. Todos los demás son unos infieles, también los que profesan su misma religión y no comparten su locura homicida. No hay que olvidar que la inmensa mayoría de las víctimas de estos grupos (Al Qaeda, ISIS o el que sea) no son occidentales, sino musulmanes.

Cuando asesinas a dibujantes o periodistas o pones una bomba en unos trenes, estás diciendo que tu ‘guerra’ no es contra un Ejército, sino contra una sociedad. Es imposible disociarla de una visión extremista de la religión, pero tiene que ver sobre todo con un deseo de derrotar a esa sociedad para que se resigne a ser dominada.

Pero esa idea de haber “matado” a Charlie Hebdo es terrible, porque quizá convenza a otros de que eso es posible. Que asesinando a unas personas pueden imponer  el terror sobre aquellos que no comparten su odio.

Ese odio no crece en un vacío. Es cierto que las guerras en Oriente Medio y Asia Central lo han alimentado hasta adquirir dimensiones terribles, como se está viendo ahora en Siria e Irak. Pero sin esas guerras también existiría porque proviene de un deseo de eliminar a los que no piensan como ellos.

Uno de los dos hermanos franceses a los que fuentes policiales han identificado como sospechosos es conocido por la justicia francesa. Cherif Kouachi fue condenado a tres años de prisión en 2008 por ayudar a otras personas a viajar a Irak para luchar con Al Qaeda en Irak, cuando era dirigida por Zarqaui, para luchar contra los norteamericanos. En el juicio, dijo que había decidido unirse “a la yihad” tras ver las imágenes de las torturas de Abú Ghraib. Kouachi fue detenido en 2005 unos días antes de viajar a Siria, desde donde pretendía pasar a Irak. Por más que el grupo de Al Zarqaui atacara si tenía la oportunidad a las tropas norteamericanas, la mayoría de sus víctimas eran musulmanes, chiíes iraquíes.

Lo que entonces significó Irak para estos fanáticos ahora es la guerra de Siria, con diferentes contendientes.

“Matar” a Charlie Hebdo puede significar dos cosas. Conseguir que el miedo prenda en países como Francia y nadie se atreva a cuestionar a estos radicales. Ese es un riesgo menor, porque obviamente ni en los gobiernos ni en los medios de comunicación o en la socidad occidental se aprecia ninguna connivencia o apoyo a los yihadistas. Antes al contrario.

Eso no quita para que sean especialmente ridículas las opiniones del ministro de Defensa (“Porque a por el primero que van siempre es a por el débil y el cobarde, al que no hace frente a su propia amenaza”), a menos que alguien piense que EEUU en 2001, España en 2004 (cuando Morenés era secretario de Estado de Defensa) y ahora Francia hayan estado gobernadas por cobardes.

La idea de que Europa está a punto de ser sometida por los fundamentalistas islámicos sólo es sostenida por ultras como los del Frente Nacional francés o los que se manifiestan en Alemania en los últimos meses, y que cuentan con el rechazo de todos los grandes partidos y medios de comunicación de ese país. Decenas de miles de franceses han demostrado en la noche del miércoles que no están dispuestos a rendirse.

La otra forma de dar la victoria a los autores de la matanza es dejar que esa amenaza condicione por completo la política interior y exterior de Europa. Creer que la comunidad musulmana británica, francesa o española es la quinta columna del enemigo exterior. Olvidar que los líderes de esas comunidades han condenado el atentado de París, como han hecho antes en el caso de atentados similares, lo que por otro lado es irrelevante para los grupos yihadistas, porque creen que esos dirigentes religiosos están vendidos a los infieles. Defender que la “guerra contra el terror” se ganará invadiendo más países y lanzando más drones, lo que hasta ahora no ha sido precisamente una solución mágica en Yemen o Pakistán. Ignorar que el terror es una herramienta habitual en todas las guerras para convencer al enemigo que no tiene esperanza de ganar o para obligarle a hacer algo que va al final contra sus intereses.

El dolor que nos produce la matanza de París no puede hacernos olvidar que está en nuestras manos negar la victoria a los asesinos.

Publicado en Francia, Terrorismo | Etiquetado , , | Deja un comentario

La tregua de Navidad de 1914

Este documental de BBC emitido en 1981 sobre la tregua de Navidad de 1914 incluye entrevistas con tres soldados británicos que fueron testigos de ese momento. Se trata de uno de los hechos más sorprendentes de la Primera Guerra Mundial, un pequeño oasis de lucidez en medio de una carnicería inhumana.

Christmas-Truce

La censura de guerra en el Reino Unido no impidió que se publicaran semanas después cartas en los periódicos en los que los soldados contaban lo que había ocurrido. Cuenta Adam Hochschild en su libro ‘Para acabar con todas las guerras. Una historia de lealtad y rebelión. 1914-1918′:

“Al observar un tramo de las trincheras alemanas (al sur de Ypres), los soldados británicos vieron que habían alzado un tablón de maderas con las palabras ‘Vosotros no combatís, nosotros no combatimos’. De otra trinchera, más abajo, salió un oficial alemán con una bandera blanca. En el bando británico, varios soldados de los Reales Fusileros de Westminster treparon fuera de la trinchera, saludaron y después volvieron a refugiarse. Al ver que no les habían disparado, salieron por segunda vez e iniciaron, desarmados, un cauteloso avance hacia la tierra de nadie. ‘De repente, se oyeron hurras del enemigo –escribió un soldado alemán a un periódico socialista de Berlín– y, sorprendidos, salimos de nuestras ratoneras y vimos a los ingleses avanzar hacia nosotros. (…) No llevaban fusiles y por eso supimos que sólo podía tratarse de un saludo’”.

Estas incursiones se repitieron en la mayor parte de ese frente. Los soldados confraternizaron, se intercambiaron recuerdos y cigarrillos, y jugaron algún improvisado partido de fútbol (quizá esto forme parte de la leyenda porque el terreno estaba destrozado por las bombas). También se aprovechó para enterrar a los cadáveres dispersos por esa tierra de nadie, como se hacía de forma regular. “Algunos soldados alemanes hablaban bien inglés –escribe Hochschild–, ya que habían trabajado en Gran Bretaña antes de la guerra, a menudo como oficinistas, barberos o camareros”.

Como cuentan los soldados, fue algo que sencillamente ocurrió. Ya en la noche anterior se había producido una especie de competición de villancicos en esa zona del frente. En los días posteriores, no hubo casi actividad militar y los soldados de ambos bandos aprovecharon la ocasión para reconstruir las trincheras. En el documental de BBC, un soldado cuenta que en algunos puntos la tregua se repitió en el día de Año Nuevo.

No fueron sólo soldados los que participaron, también oficiales y hasta coroneles. Hace poco, se ha dado a conocer la carta de un general británico que fue testigo de los hechos, pero que no se atrevió a llegar hasta la tierra de nadie porque temía que le dispararan.

Se cuenta en el libro ‘Silent Night’, de Stanley Weintraub, que Adolf Hitler estaba en el frente como soldado de un regimiento de infantería y que desaprobó la actitud de sus compañeros a los que les dijo: “Una cosa así no debería ocurrir en tiempos de guerra. ¿No tenéis sentido del honor alemán?”.

Doce meses después, el alto bando militar británico y el alemán impartieron órdenes estrictas para que esa tregua no volviera a repetirse.

La tregua de Navidad ha sido adoptada como un momento de celebración del espíritu humano incluso por los gobiernos de los países entonces en guerra. Hasta se han hecho anuncios como el de la cadena de supermercados británica Sainsbury’s recordando ese momento.

Hochschild recuerda en un artículo que no se homenajeará igualmente a aquellos que lucharon contra esa guerra y fueron encarcelados por ello, como Rosa Luxemburg y Bertrand Roussell, ni a los soldados rusos que tiraron sus armas en el frente oriental en 1917 y causaron el fin de la guerra en Europa del Este y la caída del imperio zarista, o los franceses que se amotinaron por centenares de miles en 1917.

Porque en definitiva, como dice él, la mejor forma de homenajear a esos soldados británicos y alemanes que dejaron de dispararse por un día es no iniciar más guerras.

trucemirror2

Publicado en guerra, Historia, Reino Unido | Etiquetado , , , | Deja un comentario

A EEUU se le están acabando los líderes “moderados” en Siria

idlib

Fin de la guerra para Jamal Maarouf, líder del Frente Revolucionario Sirio, uno de los grupos insurgentes sirios a los que se asigna la etiqueta de “moderados” (lo que a estas alturas significa poco más que el hecho de que no son ni ISIS ni el Frente Al Nusra, leal a Al Qaeda). The Washington Post le dedica un perfil al constatar, al igual que otros medios, que su estancia en Turquía no es temporal. Si él era una de las pocas esperanzas de norteamericanos y europeos para propiciar una rebelión contra Asad que no dependiera de los yihadistas, se puede decir que ya es historia.

El caso de Maarouf es tan significativo como habitual en una guerra civil. El líder de antecedentes no militares que ocupa un terreno importante, en este caso fronterizo con Turquía, recibe apoyo extranjero, reúne a miles de personas sin que quede claro si los controla sólo porque tiene dinero, y al final resulta ser poco más que un señor de guerra tan temido como el enemigo por la población civil.

Maarouf fue poderoso en primer lugar por la ayuda que recibió de Arabia Saudí. En la carrera de saudíes y qataríes por elegir al grupo que mejor representaba sus intereses, Maarouf fue el agraciado por el lado de Riad. Qatar no hizo ascos a financiar los insurgentes que más tarde o quizá desde el primer momento estaban agrupados para el paraguas de Al Nusra. Según el Post, Maarouf también consiguió ayuda norteamericana, pero no en forma de armas.

Pero el dinero no venía sólo de ahí. Maarouf inició su campaña en la provincia de Idlib y pronto controló la frontera con Turquía, lo que en esa zona supone aprovecharse del contrabando de petróleo. Todos los camiones cisterna que atravesaban la provincia pagaban el consiguiente ‘impuesto’ (lo que viene a ser la extorsión de la escasa actividad económica que sobrevive a la guerra) a los milicianos de Maarouf.

2012 fue su gran año. Su grupo de unos 7.000 hombres fue el embrión de la coalición Frente Revolucionario Sirio, FRS, (que en total pudieron llegar a ser unos 20.000; todas estas cifras son estimaciones que suelen aparecer en los medios y a veces proceden del intento de esos grupos de presentarse como fuerzas militarmente relevantes). Su fortuna fue creciendo según descendía la presencia sobre el terreno del Ejército Libre de Siria (FSA en sus siglas en inglés), la primera, digamos, gran esperanza blanca de EEUU.

Desde el primer momento, prometió encabezar la lucha contra ISIS, lo que le granjeó unos cuantos titulares de admiración en los medios norteamericanos, ya en la época (principios de 2014) en que su estrella se estaba apagando. “Al final, hemos probado a Occidente y la comunidad internacional que estamos luchando por la democracia y la libertad”, dijo entonces nada menos. Se estaba trabajando la posición de gran líder del grupo que lucharía tanto contra Asad como contra ISIS. Lo que Washington y Londres estaban esperando encontrar.

Los ingredientes estaban ahí: islamista y religioso, pero no yihadista o radical. Partidario de la sharia, pero defensor de todas las minorías sirias. Sólo le faltaba un perfil en Linkedin para que la sección de opinión de The Washington Post o del WSJ le declararan su amor verdadero.

A eso se dedicaron con fuerza los lobistas de la oposición siria en Washington. Uno de ellos, citado en este artículo, se deshacía en elogios hacia Maarouf: “Es alguien con quien EEUU puede llegar a acuerdos. Es el hombre que puede luchar contra las milicias de Al Qaeda y Asad. La mezcla perfecta”. Hasta le comparaba con el afgano Sha Masud, eliminado por Al Qaeda dos días antes del 11S.

Mientras se escribían estas cosas, su suerte ya estaba echada. En un informe para el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores a principios de 2014 escrito por Rania Abouzeid, Maarouf aparecía como alguien a quien se le habían acabado los trucos:

“A finales de 2013, (Maarouf) ya parecía estar acabado. Muchos de sus aliados habían terminado llamándole Jamal Makhlouf, colocándole el apodo de los primos de Asad que disfrutaban de monopolios gracias a la corrupción y el nepotismo. Los jefes militares se quejaban con frecuencia de que Maarouf era más un señor de la guerra que un combatiente, que prometía participar en una batalla en concreto, se aseguraba financiación de sus patrocinadores (principalmente, Arabia Saudí), y luego se retiraba tan pronto como comenzaban los combates, después de asegurarse de que se habían tomado imágenes que se subirían a YouTube para alardear de la participación de su grupo”.

En noviembre, fue Al Nusra, no ISIS, quien dio el golpe definitivo a Maarouf con una ofensiva en noviembre en la provincia de Idlib, su principal baluarte. Al Nusra pretende que la zona noroeste de Siria sea el embrión de su “emirato”, con el cual desafiar la legitimidad de ISIS entre las fuerzas yihadistas tanto dentro como fuera de Siria. Varias semanas después, consiguió su objetivo de expulsar a la milicia de Maarouf, posiblemente con la ayuda directa o tácita de algunos de los grupos que forman parte de la coalición del FRS. Ese es el nivel de colaboración y coordinación habitual en la oposición siria.

Los controles que sacan el dinero a los camiones cisterna han cambiado de dueño. No pasará mucho tiempo antes de que los habitantes de Idlib vean a los milicianos de Al Nusra como otros extorsionadores y quizá eso dé una nueva oportunidad al FRS. Lo único seguro a corto plazo es que los planes de EEUU y Turquía han sufrido un nuevo revés, en el caso de que tengan algún plan.

Haya o no entregado armas Washington a Maarouf (y han circulado en las últimas semanas imágenes de misiles antitanque TOW en poder de Al Nusra que no se pueden comprar en los mercadillos de Turquía), ahora está más claro que la ayuda militar a los grupos insurgentes sirios puede acabar en manos ‘equivocadas’.

Moraleja de todos los conflictos bélicos: nunca te puedes fiar de los señores de la guerra.

 

En este mapa, las zonas que aparecen como “rebels” están en su mayor parte controladas por Al Nusra. Algunas de ellas lo están por alguno de los grupos que forman el FRS. YPG son las milicias kurdas.

Publicado en Siria | Etiquetado , | Deja un comentario

Francisco

Un programa de ’60 Minutes’ dedicado al Papa Francisco: “Inside the Vatican”.

Publicado en Religion | Etiquetado , , | Deja un comentario

El chantaje a las urnas griegas

La campaña electoral griega ya ha comenzado… en Alemania. No es sólo que al poco de conocerse la convocatoria de elecciones anticipadas en Grecia, el ministro alemán de Hacienda, Wolfgang Schäuble, anunciara que el vencedor tendría que continuar con la política del  anterior Gobierno. Ahora hay una amenaza directa y clara. En este juego del ‘chicken game’ (veamos quién se aparta primero para evitar un choque frontal), Berlín tiene prisa por encender las luces y pisar el acelerador.

Continúa en Zona Crítica.

Publicado en Alemania, Crisis, Europa, Grecia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cosas que hacer en sábado cuando no estás muerto

“David Bowie and the Story of Ziggy Stardust”. Documental de BBC.

–Un poco de cámara lenta en 2014.
–Grandes títulos de crédito en cine, TV y videojuegos.
–Directores que torturaban a sus actores.
–Fotos del rodaje de ‘Taxi Driver’.
–Los chinos se gastan 65 millones en una película y el malo es Adrien Brody.
–Una selección de películas sobre Wall Street.
Los flashbacks que cambiaron las historias.
–Cómo debería haber acabado ‘Guardianes de la galaxia’.
–Todas esas imágenes que has visto en redes y que son falsas.
–La limpieza del Big Ben.
Secuestros aéreos en los 70.
–Japón tiene un problema con el sexo.
–Las predicciones de la CIA en el año 2000.
–No sabía que Otto Skorzeny acabó viviendo en Irlanda.
Cuando De Gaulle propuso a Alemania crear una moneda única.

Entrañable regalo de la oficina de prensa del Gobierno ruso en estas fiestas.

Publicado en Cosas del sábado | Etiquetado | Deja un comentario

Contra Nigel Farage y la xenofobia

carta

Una respuesta a Nigel Farage y las ideas xenófobas de los euroescépticos de UKIP en las cartas al director de The Times.

Es una respuesta a la decisión del periódico de elegir a Farage como “británico del año”, no por sus méritos, sino por su capacidad para condicionar el discurso político en el país.

Publicado en Reino Unido | Etiquetado , , | Deja un comentario

El capitalismo de Coca-Cola

Bartow Elmore, profesor de historia en la Universidad de Alabama, ha escrito en el libro ‘Citizen Coke. The Making of Coca-Cola Capitalism’ una historia medioambiental de una multinacional cuya estructura descentralizada basada en la deslocalización es una de las razones de su éxito.

En los últimos años, Coca-Cola ha tenido que enfrentarse a demandas de distinto tipo en varios países, sobre todo del Tercer Mundo. En origen, se encuentran los daños medioambientales denunciados y su inevitablemente alto consumo de agua, lo que es especialmente gravoso en zonas con déficit hídrico.

Pero los cierres de plantas embotelladoras, si se desmuestra que son perniciosas, se da pocas veces: “Las manifestaciones en el desértico Estado indio de Rajastán fracasaron”, cuentan en la reseña del NYT, “a pesar de los estudios que demostraban que las operaciones de Coke suponían algo más que un perjuicio medioambiental en zonas secas con acuíferos que están agotándose. Coke continuó en Rajastán, descubrió Elmore, porque los políticos no querían arriesgarse a perder los empleos”.

“Al no ser dueño de sus muchos distribuidores y al confiar en intermediarios locales en países extranjeros, Coca-Cola podía alegar que era un componente básico de la economía local”, escribe Elmore. Los empleos que generaba eran rehenes de su implantación en muchos de esos países.

Publicado en Economia | Etiquetado , | Deja un comentario