Quiénes son los votantes de Alabama que ahora pueden votar a un presunto acosador de menores

Alabama nos permite dentro de unas horas comprobar una vez más hasta dónde llega el poder de Trump en el Partido Republicano. No en las instituciones, sino en el electorado. Dos hombres se disputan este martes el puesto de senador que dejó libre Jeff Sessions al ser elegido fiscal general. El exjuez Roy Moore, de 70 años, que derrotó en las primarias al elegido por el establishment republicano, se enfrenta al demócrata Doug Jones.

Los votantes republicanos de Alabama, una de de las zonas más conservadoras de EEUU, donde Trump ganó en las elecciones de 2016 con el 62% y 27 puntos de ventaja sobre Clinton, tienen un trago algo más duro de lo normal en esta ocasión. Deben votar a una persona que ha sido acusada de acoso sexual a menores de edad décadas atrás y del que ahora se sabe sin asomo de dudas que tenía la costumbre de salir, o de intentarlo, con niñas de 14 años cuando tenía más de 30.

Si en algo se parece a Trump es en que el presidente y Moore son dos ‘outsiders’ de la política sin muchas posibilidades hasta fechas recientes de poder infiltrarse dentro de las filas de los republicanos. Pero al menos Trump salía con mujeres adultas, lo que no se podía decir de Moore cuando era joven.

En cualquier caso, Trump ha apoyado a Moore. No lo hizo en las primarias por consejo de sus asesores, y luego se arrepintió de ello. En Alabama, Moore ha contado con la ayuda en la trinchera de Stephen Bannon, el exconsejero de Trump en la Casa Blanca, que tiene la intención de que esta elección sirva como otra batalla ganada en su guerra contra la mayoría de los dirigentes republicanos. Sólo los más duros están a la altura del credo ultranacionalista de Bannon.

La media de encuestas está bastante igualada y todo depende en buena parte del nivel de participación. Si Jones consigue movilizar a los votantes negros de la zona urbana de Birmingham, y si hay suficientes votantes republicanos que creen que votar a un presunto pedófilo es demasiado para ellos, el demócrata puede convertirse en senador, algo casi insólito en unas elecciones en Alabama de los últimos 30 años.

¿Quiénes son los votantes republicanos que no han abandonado a Moore y que podrían darle la victoria? Frank Luntz, consultor y experto en encuestas cuyos clientes están entre los republicanos, reunió a un ‘focus group’ con esos votantes para Vice News. Las respuestas sobre Moore lo dicen todo de esas personas, incluidas las partes que te dejarán con la boca abierta (está subtitulado en inglés).

Por destacar algunas de sus intervenciones. Es un buen cristiano. Todo el mundo tiene derecho a la presunción de inocencia. ¿Cuántas de ellas (las mujeres que han denunciado a Moore) no están pagadas o han sido presionadas para hacer esto? A todas les han pagado (dicen tres de los participantes). Estas mujeres, sus reputaciones, eran cuestionables en ese momento. Nadie se quitó la ropa (para demostrar que Moore no se sobrepasó). ¿Por qué esperar 40 años más tarde para hacer la denuncia ahora? “Este hombre (Moore) es más integro que todos los que puedas encontrar ahora en el Congreso”. “No caigáis en el plan de asesinato (por difamación) de George Soros”. “Todos sabían que era un mujeriego” (responden a la pregunta de por qué sí creyeron a las mujeres que denunciaron a Bill Clinton).

Uno de ellos hizo una reflexión sobre la sociedad de esa época en Alabama, que por otro lado no era precisamente un paraíso de las costumbres sexuales habituales en otros sitios como Nueva York o California. “Era un mundo diferente hace 40 años en Alabama. La gente podía casarse con 13 o 14 años. Mi abuela estaba casada con 13 años, con 15 tenía dos hijos, un marido y un empleo. Había madres y abuelas que hubieran estado encantadas con que un fiscal del distrito le gustara su hija de 14 años”.

Más allá de esa reflexión sociológica que no sé si es correcta, las respuestas sirven como una forma de confirmar por qué votantes como estos, muy religiosos, muy conservadores, apoyaron a Trump hace un año a pesar de su escasa religiosidad y su ajetreada vida marital. Ni siquiera la grabación con el comentario “grab them by the pussy” les hizo dudar.

Votarían a Satanás si se presentara como candidato republicano a nada que mostrara un gramo de arrepentimiento por los antiguos pecadillos. Cuando los medios –The Washington Post fue el primero en revelar el pasado de Moore–, desvelan el vergonzoso pasado de uno de los suyos, sólo están formando parte de una conspiración para defender a los enemigos de los republicanos. Los hechos denunciados no son tales, sino que forman parte de una denuncia sin credibilidad.

Son votantes impermeables a la realidad que continúan siendo fieles a Trump.

Miércoles

Esos votantes irreductibles de Moore no fueron suficientes para convertirlo en senador. El demócrata Doug Jones ganó con el 49,9% y 671.151 votos. Roy Moore se quedó en el 48,4% y 650.436 votos. Sólo 20.715 votos de diferencia.

Esta entrada fue publicada en EEUU, Elecciones EEUU y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.