The Economist y sus portadas de Putin

economist putin

The Economist se burla de Putin en su portada de esta semana colocándolo sobre un tanque, pero con esa pose de ‘macho man’ con la que ha aparecido en fotografías o situaciones montadas por el Kremlin. Nada del otro mundo. El presidente ruso no es el único dirigente del que se ha cachondeado la revista británica en sus portadas.

Pero uno echa la vista atrás y cree que ese es el tratamiento que siempre recibe Putin en The Economist. Incluso cuando no invade una península.

putin mess

En 2006, sale como un gángster.

putin tropas

 

En 2008 al frente de las tropas, incluidos cazas y helicópteros. En plan invasor.

putin infierno

 

La reciente crisis ucraniana con una imagen de Kiev es el “infierno de Putin”. Más recientemente, es toda Ucrania la que ha sido “secuestrada por el Kremlin”.

putin cracks

 

En 2011 aparece en situación muy complicada, pero desde luego con cara de malo. Maquinando cosas.

En 2001 salía al menos sonriente, pero el que daba miedo era el titular: un país gobernado por espías. Para la revista, está claro: una “Rusia fuerte” es motivo de alarma. A nada que te despistes, te puede arrear un guantazo. Definitivamente, Rusia es un país del que no te puedes fiar.

La situación actual condiciona cualquier análisis pero uno se pregunta: ¿ha sido Rusia el país más peligroso del mundo en los últimos 15 años?

Lo que no tengo tan claro es esta portada de 2012. De momento, no parece que hayan acertado con el pronóstico. Lástima, para una vez en que Putin no sale a punto de comerte las entrañas…

putin end

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Periodismo, Rusia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a The Economist y sus portadas de Putin

  1. Iceman86 dijo:

    Esa revista es un panfleto, y no hay que hacerle nada de caso.

    Lo que le jode al The Economist es que bajo el gobierno de Putin metiera al trullo algun que otro oligarca como Jodorovsky, o enviara al asilo a gentuza como Gusinski y Berezovsky. Estoy seguro que el The Economist se relajaria si alguno de sus accionistas tuviera acceso a las materias primas rusas

    Si la prensa anglosajona ladra, es que Rusia lo esta haciendo bastante bien.

  2. Flanker dijo:

    Hace más de diez años este panfleto neocon escrito por adolescentes pronosticaba el desmembramiento de Rusia en varios estados y lo felices que seríamos todos en Wall Street repartiéndonos el botín de las materias primas rusas. Es lo malo de confundir los deseos con la realidad cuando eres periodista.

  3. Pingback: The Economist y sus portadas de Putin

  4. Fer dijo:

    Traer las portadas de The Economist como referentes de algo con respecto a un político es un poco extraño. No creo que ningún político desde que empecé a leer The Economist (hace más de treinta y cinco años) se haya librado de portadas en las que no le hayan dado palos sin problemas. Las que le dedicaban a Margaret Thatcher en los primeros años eran duras y cuando Inglaterra entró en recesión a finales de los ochenta, principios de los noventa; Nigel Lawson y Margaret Thatcher eran caricaturizados hasta el infinito. No digo nada de John Major que sólo tuvo una portada decente, que yo recuerde, cuando ganó las elecciones de 1992. Por cierto respecto al final del artículo, en febrero de 2013, Putin aparecía como un patinador muy bien puesto.

  5. Anton dijo:

    “La gente no acepta esas terribles condiciones por un título, una cruz o una serie de amenazas: tiene que haber otra razón, sublime e inductora. Y esa razón es un sentimiento rara vez manifestado, debido al pudor del pueblo ruso, pero que se oculta en el fondo de cada alma: el amor a la patria. Solo ahora los relatos sobre los primeros momentos del sitio de Sevastópol, cuando aquí no había fortificaciones ni tropas, cuando no había posibilidad física de mantener la ciudad y aun así no existía ni la más pequeña duda de que no se entregaría al enemigo, sobre el tiempo en que Kornílov, héroe digno de la Antigua Grecia, mientras pasaba revista dijo: «¡Moriremos, muchachos, pero no entregaremos Sevastópol!», y los nuestros, incapaces de hacer frases, respondieron: «¡Moriremos! ¡Hurra!», solo ahora esos relatos dejan de ser para usted hermosas leyendas históricas y pasan a ser certezas, hechos. Se hará una idea clara, se imaginará a esas gentes que ahora ha visto, a esos héroes que no cayeron en los momentos difíciles, sino que se elevaron con ánimo y se prepararon con placer para morir no por la ciudad, sino por la patria. Durante mucho tiempo en[…]”

    Pasaje de: Lev Nikoláievich Tolstói. “Relatos de Sevastópol.” , 1855

    Por sí no lo recordabas….

  6. mikel dijo:

    Fer:
    Quien lleva 35 años alimentándose de droga dura, seguirá pensando que controla la realidad ¿No?
    Usted está acabado…

  7. aspallargas dijo:

    Está revista es una muestra del mejor periodismo del mundo junto con el NYtimes, el Washington Post y la bimensual Foreign Affairs. Dos años suscrito y contando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *