Una paliza de la policía israelí

Tarek Abu Khdeir, de 15 años, recibió esta paliza a manos de policías israelíes el jueves. Mientras un agente lo tiene inmovilizado contra el suelo, quizá ya esposado, el otro le golpea en repetidas ocasiones en la cara y lo patea. Luego se lo llevan arrastrándole porque ha perdido el conocimiento. Estuvo cinco horas sin recibir tratamiento médico, según su familia, a pesar de las heridas en la cabeza.

tareqabukhdeirinjury-580x383

La policía lo condujo ante un tribunal el domingo, aún con obvias marcas en la cara por los golpes, donde fue condenado a una multa de 3.000 shekels (646 euros) y a un arresto domiciliario durante nueve días.

Parece que recibir una paliza no fue un castigo suficiente para el tribunal por lo que pudiera haber hecho.

No se conocen muchos más detalles porque, como es habitual en Israel en estos casos, la policía aún no lo ha permitido. Se dice que le han acusado de lanzar piedras a la policía junto a otros cinco jóvenes a los que les encontraron cuchillos.

Su familia dice que fue detenido de forma indiscriminada junto a otros jóvenes, cerca de la casa de Muhamad Abu Khdeir, el joven de 16 años que fue asesinado en venganza por el asesinato de tres israelíes.

Khdeir tiene nacionalidad estadounidense. Vive en Tampa, Florida, y estaba en Jerusalén visitando a unos familiares. Es pariente de Muhamad Abu Khdeir.

Esta entrada fue publicada en Israel, Palestina y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.