Y mientras tanto en Libia…

Mientras todas las miradas están puestas en Gaza, Siria e Irak, al menos en Oriente Medio, en Libia se confirma que el Gobierno perdió hace tiempo el control de la situación. Eso es discutible, porque también podría argumentarse que el país lleva tiempo sin un Gobierno que merezca ese nombre.

El aeropuerto de Trípoli fue escenario de violentos combates la semana pasada entre milicias islamistas y moderadas (lo que en este último caso quiere decir no tan islamistas como el resto), que continuaron este lunes. Con las bajas de esta semana, la cifra total de muertos se eleva a 47 y los heridos a 120. Casi todos los aviones que estaban en el aeropuerto quedaron total o parcialmente destrozados.

Es una guerra entre las milicias que derrocaron a Gadafi. Algo me dice que no han llegado a un acuerdo sobre el reparto del botín. La paradoja es que se supone que ambas están a sueldo del Gobierno, lo que quiere decir que se comprometieron a mantener el orden a cambio de recibir la correspondiente subvención.

No es buena idea subcontratar la seguridad de un país a sus milicias.

Esta entrada fue publicada en Libia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.