Bahrein no se rinde

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer en la capital de Bahrein por las reformas políticas que niega la monarquía. La oposición parecía acallada después de la represión, que incluyó a los símbolos de la protesta y cualquier grupo que se uniera a las reivindicaciones. Ni siquiera los médicos se libraron de los actos de violencia oficial que sólo produjeron críticas moderadas en los gobiernos occidentales. De hecho, Londres y Washington no tardaron mucho tiempo en dar al Gobierno de Bahrein el certificado de buena conducta.

Esta entrada fue publicada en Bahrein y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.